En este grupo En todos

Grupo de La fonola



La belleza de recordar

Alba
Escrito por Alba
el 29/03/2011

Saludo con mucho cariño a mis compañeros del Grupo de La Fonola y de cualquier grupo que deseen participar.

Quiero invitarlos a participar en este debate, que más bien yo llamaría una reunión de compañeros, amigos que vamos a platicar de un tema que estoy segura nos hará pasar un rato agradable e interesante.

La idea de abrir este debate me surgió después de asistir a una reunión familiar donde el
tema principal fue recordar y comentar sobre los mejores momentos que recordamos de nuestra niñez, y de ahí surgió el título de este debate.

Siempre hay mucho que conversar a cerca de lo bello del ayer, que forma parte del hoy que hemos construido.
Todo lo que recordamos vuelve a pasar por nuestro corazón y esto hace que se abra la puerta de nuestros sentimientos y despierta memorias dormidas que habían quedado ya en el pasado.
Estos compartires tambien nos brindan la oportunidad de entender algo que se quedó guardado sin comprenderlo..

Si cada uno de nosotros aportamos algo de esos bellos recuerdos podemos hacer un ínteresante debate.

Gracias, Alba
.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011



Recordar es vivir
Los amores que perdí
Y los besos qué te dí
Cuando vivia contigo

Recordar es caminar
Un sin fin dentro de mí
Del amor que conocí
Cuando el corazón te dí

Es vivir ,y navegar
Más allá del infinito
Y saber que este amor
Nunca llegará al olvido

Volverte a encontrar
En las puertas del camino
Con ternura,y emoción
A la orilla de un río

Y mirar el cielo azul
En tus ojos verde mar
Con el dulce palpitar
De tu cariño querido

Para así volverte amar
Entre el fuego del camino
Y tenerte junto a mí
Calentando mí destino

Recordar es revivir
El amor , y el ayer
De tu dulce compañía
Y vivir té junto a mí

Cada día de la vida
Que me que de por vivir
Con el alma a las orillas
Del final qué llegará
Cuando llegue mí partida

Recordarte es vivir
Tu alegría, y la mía
Para nunca más sufrir
La ausencia,y el olvido

En las puertas del adios
Que nos dejan al partir
Dos amores que han querido
Cómo el tuyo,y el mio

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011
Recordar Es Volver a Vivir


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011
¿Cómo recordar los sueños?

dreamersleep En alguna ocasión me preguntaban cómo recordar los sueños ya que muchas personas piensan que no sueñan o sueñan poco porque sólo recuerdan las últimas fases del sueño. En mi experiencia personal para recordar los sueños he seguido el siguiente procedimiento que si bien no es instantáneo, con constancia y voluntad se pueden obtener excelentes resultados:

1. Querer realmente recordar los sueños, esto es, tener un verdadero deseo de recordar los sueños.

2. Durante el día, recordar a diversas horas que se quiere recordar el sueño.

3. Justo antes de dormir, repetirse que se va a recordar el sueño y concentrarse en que se quiere recordar el sueño.

4. Al despertar, quedarse unos 10 minutos en cama símplemente disfrutando del despertar y de la relajación del sueño reparador y poco a poco se irán recordando pequeños flashes de imágenes de los sueños y entonces iremos recordando lo que soñamos.

5. Llevar una bitácora de los sueños y justo después de pasar los 10 minutos de relajación después de dormir, anotar los sueños con el grado de detalle que se quiera.

Llevado a cabo este procedimiento, los resultados mejorarán poco a poco, y cada vez se recordará más y más de lo que pasa en el mundo de los sueños.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011
COMO RECORDAR A NUESTROS ANCESTROS


Nuestros ancestros indìgenas vivìan en paz y armonìa con la tierra, con la naturaleza y con ellos mismos como hombres. En algùn momento difìcil de determinar esta comuniòn de vida se perdiò,llegaron las guerras entre los hombres,la intolerancia entre las culturas, el dominio de la tierra y la codicia por los frutos antes compartidos. En el comienzo de un nuevo "milenio", con la sabidurìa de nuestros ancestros indìgenas, con el conocimiento que fuimos adquiriendo como pueblo a lo largo de la historia,podemos integrar lo aprendido,articular la sabidurìa indìgena con el conocimiento moderno en la vida cotidiana para que podamos trascender todos los dìas, cada uno de nosotros. Es por ello que invito a todos los integrantes a recorrer el camino de retorno al orìgen y a lo natural, para hacer que la luz del camino ancestral brille nuevamente como un "faro", a fin de iluminar los cuatro puntos cardinales de la tierra,para que nuestros ancestros vuelvan a recuperar su "identidad".

Alba
Escrito por Alba
el 29/03/2011


Mirta quiero darte las gracias por tu participación en el debate.
My interesante toda tu información sobre los sueños.
Luego quiero verlo más detenidamente.
Un saludo para ti, Alba

Gertrudis Martinez Ulloa
Licenciado en educacion instituto univ...
Escrito por Gertrudis Martinez Ulloa
el 29/03/2011

Que bello debate amiga, por que como dijo ALI en una de sius canciones el tiempo nuca pasa, no se va, el tiempo se nos queda dentro y eso es cierto, cada dia recordamos con nostalgias los momentos vividos en nuestra ninez, que de recuerdos hermoso, a pesar de la pobreza, considero que mi ninez fue realmente hermosa, por la candidez y la inocencia de la època y si tuviera qure escoger de nuevo, eligiria cada uno de esos momentos que vivi, al lado de los seres que jamas olvido mis adorado padres...... Gracias besos

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011

Recordar y alimentar a los ancestros en Mesoamérica
Patricia A. McAnany


Ofrenda de día de muertos

Las creencias y prácticas relacionadas con la muerte y la permanencia de un difunto en la memoria social de largo plazo son fundamentales en la herencia cultural mesoamericana. Se han encontrado evidencias de que entre los mayas se recordaba, se valoraba y se alimentaba a los espíritus de los ancestros en sitios como K’axob, Belice, del Preclásico, las capitales dinásticas del Clásico y los códices del Posclásico.


Los mesoamericanos son herederos de filosofías enraizadas en creencias históricas muy profundas; tal vez ninguna sea más compleja que las creencias y prácticas relacionadas con los muertos o la manera de ubicarlos en la memoria social a largo plazo. Ofrenda de Día de Muertos. Museo del Fuego Nuevo, Iztapalapa, D.F. Foto: Boris de Swan / Raíces

E n Mesoamérica, desde el Tlatilco del Preclásico hasta el Tzintzuntzan de la actualidad, los muertos desempeñan un activo papel en la vida de sus descendientes. Se cree que gran parte de la arquitectura monumental y muchos de los contextos mortuorios encontrados a lo largo de toda Mesoamérica se relacionan con prácticas para rememorar a los ancestros a través de construcciones permanentes que incitaran a la memoria colectiva. Lo que nos muestran las costumbres de los Días de Muertos actuales es que el recuerdo de los ancestros no basta. El espíritu de los difuntos requiere ser alimentado con sustentos reales –ofrendas de comida y de bebida. Las prácticas para recordar y alimentar crean una triangulación entre el pasado y el futuro –un reconocimiento de la posición y de la fugacidad de la vida humana en aquello que el historiador Fernand Braudel llamó “el largo plazo”. La herencia filosófica de Mesoamérica es amplia y profunda, pero tal vez en ninguna instancia es más compleja y más estratificada que en las creencias y prácticas relacionadas con la muerte y el lugar que se da al difunto en la memoria social de largo plazo.
Las prácticas del culto a los ancestros tienen hondas raíces en Mesoamérica, y se materializan en las tumbas bajo los pisos de las casas, tumbas reales dentro de pirámides, bultos sagrados que contenían huesos de los muertos “reliquias”, representaciones iconográficas y textos jeroglíficos. El culto a los ancestros fue también parte integral de la cosmología y prácticas de Estado de la región andina. Aquí se aborda la evidencia arqueológica relacionada con el recuerdo, la valoración y el alimento del espíritu de los ancestros en Mesoamérica, en especial en K’axob, Belice, sitio maya del Preclásico, y las prácticas asociadas al recuerdo de los ancestros dinásticos en las sociedades mayas del Clásico.

El estudio de los ancestros
Hace más de una década publiqué Living with the Ancestors: Kinship and Kingship in Ancient Maya Society (1995, Universidad de Texas). En ese tiempo me interesaba la hermenéutica (marcos interpretativos) de la muerte en la arqueología mesoamericana. Los arqueólogos han analizado y publicado “perfiles científicos” de muertos encontrados durante excavaciones que incluyen mediciones de edad, altura, sexo, paleo-patologías, número de vasijas de cerámica asociada o de los objetos usados para adornarlo. Se prestaba poca atención, en cambio, a un contexto social más amplio –lo que los antropólogos han llamado “la ruta de los muertos”–, a la manera en que el difunto había vivido y fallecido, a cómo era recordado. ¿Cómo llevaban a cabo los pueblos antiguos los rituales mortuorios de sus parientes y miembros prominentes de sus comunidades, en el tránsito de la muerte biológica y social? ¿Por qué se enterraba a algunos de los miembros de la familia, pero no a todos, bajo los pisos de las casas donde vivieron? ¿Por qué algunas de las vasijas funerarias colocadas sobre las cabezas de los difuntos a veces están boca arriba y otras boca abajo? ¿Por qué volvían a abrirse con frecuencia tanto los pozos con entierros simples como las tumbas muy elaboradas para colocar nuevas ofrendas? Había pocos estudios de la zona maya que propusieran algo además de lo ya escrito en el importante texto sobre los rituales mortuorios de Alberto Ruz Lhuillier, publicado en 1968 ( Costumbres funerarias de los antiguos mayas, UNAM, México ). Si hubiera crecido sabiendo que mis abuelos vivían aún con nosotros, es decir, enterrados bajo el suelo de la casa familiar en San Luis, Missouri, y no en un lugar distante en el que los vivos entierran a sus muertos, mis conceptos acerca de la vida y la muerte habrían sido distintos.

Las rutas de la muerte en K’axob
En Mesoamérica, los restos de los ancestros representaban vida, vitalidad, identidad y espacio social, a pesar de su estado descarnado y desanimado en sentido biológico. Esta paradójica conexión entre vitalidad y descomposición humana es más rotundamente evidente en la práctica de entierros domésticos, bajo los pisos de las casas. Esta práctica de enterramiento bajo los pisos, simultáneo a la construcción de casas, fue común en gran parte de Mesoamérica –y particularmente en la región maya– desde el periodo Preclásico Medio, aproximadamente 1000-400 a.C. En los depósitos del Preclásico de K’axob –antigua comunidad del norte de Belice–, los restos de un hombre mayor (adornado con muchas cuentas de concha junto a dos vasijas de cerámica) y una mujer fueron colocados en una estructura construida alrededor de 800 a.C. (McAnany, 2004). La colocación de estos cuerpos en pozos a los cuales se entraba por el piso de una casa nos hace suponer que vivieron en la casa bajo la cual reposan sus restos, y que tal vez la construyeron. Así pues, desde tiempos remotos, vemos una estrecha yuxtaposición entre la vitalidad de la casa y los restos de los ancestros. Aunque los pozos fueron sellados con estuco y la vida continuaba, se mantenía un vínculo con los ancestros. Esta convivencia con los muertos posiblemente influyó en el ámbito de los vivos.
Aunque los ancestros más antiguos de K’axob estaban enterrados en posición extendida, durante el Preclásico Tardío (400 a.C.-250 d.C. ) fueron más comunes en K’axob y muchas otras partes de Mesoamérica los entierros con los cuerpos sentados y flexionados; asimismo, el cadáver se envolvía firmemente en tiras de algodón, papel y otras fibras vegetales. Esta modalidad es evidente en el corte de la operación 1 de la pared poniente de K’axob. Un viejo fuertemente atado estaba colocado en la base del pozo central y un joven adulto estaba sentado en un pozo a la derecha. Ambos se encontraban en pozos como los excavados en muchos pisos de casas del Preclásico, convirtiéndolos así en lugares donde se conservaba la memoria de muchas generaciones previas. La estratigrafía interna de ambos entierros contiene varias capas, lo cual sugiere múltiples eventos relacionados con rituales mortuorios. El pozo central estaba tapado con una gruesa capa de estuco elevada diez centímetros más o menos sobre el piso de la plaza, lo que sugiere que el pozo central era parte de un altar para los ancestros. Los conjuntos de huesos humanos desarticulados en el lugar del entierro son señal de que durante el Preclásico se realizaban entierros secundarios tras la descarnación de los huesos.
Entre las múltiples vasijas de cerámica colocadas en estos dos pozos, destacan dos grandes cuencos colocados boca abajo sobre los cráneos, al parecer con el propósito de protegerlos. Por el contrario, las vasijas colocadas boca arriba probablemente se encontraban llenas de algún líquido para alimentar a los muertos en su viaje al más allá. La vasija con vertedera en forma de pato fue localizada en otro entierro del Preclásico, en K’axob, y no ha sido examinada para buscar restos químicos de cacao en ella, como los que se han identificado en vasijas con vertedera en otros sitios mayas del mismo periodo.
El compejo ritual funerario –el laborioso manejo de los restos de aquellos destinados a ser sepultados y recordados en un espacio social de la comunidad– es una práctica muy extendida y duradera en Mesoamérica. Los cuerpos envueltos y colocados en bultos se representan en códices del Posclásico Tardío y de tiempos coloniales tempranos tanto de la Cueca de México ( Códice Magliabechiano , f. 66, entre otros) como de Yucatán ( Códice Madrid , lám. XII). En una imagen de la parte superior izquierda del Códice Madrid , un cadáver envuelto y flexionado está colocado junto a una persona sentada bajo un toldo, que ofrece alimento –maíz específicamente– al difunto. La escena parece indicar que los muertos permanecían entre los vivos y que se hacían preparativos especiales para su ceremonia mortuoria final. Evidencia epigráfica del periodo Clásico parece confirmar lo anterior.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/03/2011

A
LOS AMIG@S.-

Alba
Escrito por Alba
el 29/03/2011

Gertrudis gracias por tu participación en este debate.
Es muy hermoso tu comentario pues lo más importante
que vivmos en esa edad es al lado de nuestros padres, y que tu sientas
que han sido los más hermosos, es una fortuna.

Gracias por tu lindo comentario, Alba

Rafael Gonzalez Ornelas
Técnico contable academia técnica cont...
Escrito por Rafael Gonzalez Ornelas
el 29/03/2011

Recordar es vivir..... Reza la frase y es cierto. Cuantas veces oimos una cancion y nos trae infinidad de recuerdos. De nuestra adolescencia, que esta o tal cancion le gustaba a mama, etc.
gracias por crear este debate, recordemos los bellos momentos vividos de nuestras vidas, los malos para que.
recordemos nuestros momentos vividos al lado de nuestros padres, abuelos, familiares, nuestro primer amor, nuestros momentos de estudiante, ahh que bello recordar y volverlo a vivir. ¡Felicidades a todos!y.... Sigamos recordando los buenos momentos.......

Adriana J..
Guatemala, Guatemala
Escrito por Adriana J..
el 29/03/2011

Recordar es volver a vivir!
asi que hay que vivir felices!

Perla Amanda
Computacion bachillerato oficial
Escrito por Perla Amanda
el 29/03/2011

Bueno ya lo habia escrito y lo envie ,pero no aparecio alba ---te decia que nos reunimos con amigos los domingos en un pueblito donde naci y creci ,,,y es impresionante lo que recordamos de nuestra infancia ,,,nada que ver con ahora ,,,usos ,costumbres ,palabras etc.. Muy relajante y placentero y nos regresamos con un buen sabor de boca ,,,aparte de la comida jajajaque hermoso es recordar alba. Pero cosas agradables! Un abrazo amiga

Anunziata Buonanno Restino
Profesora de inglés upel -maracay - ed...
Escrito por Anunziata Buonanno Restino
el 29/03/2011

Hola Alba, gracias por invitarme a este debate tan ameno y simpatico. Te digo que todos los

Momentos vividos los recuerdo como los mejores de mi vida , el mejor regalo que pude recibir

De adolescente fue tener unos amigos tan especiales que aún hoy dia los conservo.

Esos tiempos fueron especiales, por tantas cosas que pasaron, buenas y también , no tan

Buenas que me hicieron aprender y crecer como persona. Son recuerdos imborrables que

Que permanecerán en lo más profundo de mi corazón. Muchas gracias y te felicito

Por el debate creado. Saludos amiga.

Dariela Lopez
Bachiller english lab.
Escrito por Dariela Lopez
el 29/03/2011

Recordar es tener la experiencia de lo que hemos vivido y por eso siguen hasta las mismas miradas que teníamos en nuestros ojos, es como estar de nuevo es esos momentos... Pero, eso es lo peor, tambien recordamos lo que no queremos.

Gabriela Velazco
Diseño gráfico instituto superior de b...
Escrito por Gabriela Velazco
el 29/03/2011

Hola Alba, muy interesante es el tema del debate, como siempre uno tiende a recordar más los buenos momentos o los malos, los momentos intermedios no quedan en la memoria.

De mi infancia tengo muy buenos recuerdos junto a mi finada madre, mi hermana y mi hermano que constituían toda mi familia; de mi padre solo tengo recuerdos un poco tristes porque se separaron antes de que yo naciera y me crie con solo ver la foto de mi padre, no conocía lo que es el amor de un padre.

Los mejores recuerdos los tengo de mi adolescencia todo lo vivido en el cole en los compeonatos estudiantiles que eran mi pasión, entregaba cuerpo y alma en pos de la victoria de mi equipo o en juegos individuales; aún recuerdo mi lema "que gane el mejor".
Considero la mejor etapa porque en ella se adquieren los valores que uno va a llevar toda la vida, por mas que uno aprenda cada día, los valores con bases bien sólidas uno no los olvida.

Un abrazo y feliz martes..
Gabriela.

Edgar Eddy Chepe Ramos
Medicina humana - médico cirujano. uni...
Escrito por Edgar Eddy Chepe Ramos
el 29/03/2011

HOLA ALBA. GRACIAS POR LA INVITACIÓN. VEO QUE TÚ SIEMPRE TIENES IDEAS MUY BUENAS Y SOBRE TODO QUE AYUDAN AL PROJIMO. GRACIAS NUEVAMENTE Y QUE DIOS TE BENDIGA. Y AQUÍ TE DEJO UNO DE MIS POEMAS FAVORITOS:

"LAS HORAS DEL SILENCIO"

Evoco un recuerdo de la mente mía...

un instante que jamás ha de volver;

horas fugaces que el tiempo hizo esconder

en las horas furtivas de la eterna lejanía.

Qué triste es vivir soñando todavía :

en una esperanza que no puede retroceder;

una flor marchita que no puede renacer,

ni volver a su tierna lozanía.

Las horas del silencio me hacen meditar...

en los gratos recuerdos del pasado,

no deseo que el olvido los vaya a sepultar.

Ni que la furia del vendaval...

arranque lo que he soñado

en la flor fragante de aquel rosal.

HILDEBRANDO BOBADILLA G


Elisab
Escrito por Elisab
el 29/03/2011