En este grupo En todos

Grupo de Medicina convencional y medicina alternativa



LA ALIMENTACION SANA

Dr. Christian
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

Me he reunido con mis bellas compañeras ivonne juarez y sheyla andrea para hablar sobre la alimentacion sana y sobre la gran mentira de los productos light.

Esperamos que todos uds. Colaboren con nosotros participando, haciendo comentarios al respecto, asi como poner sus propias expriencias.



Dr. Christian Zimeri Zaid
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

Una buena nutrición y una dieta balanceada ayudan a que los niños crezcan saludables. No importa si su hijo es un niño pequeño o un adolescente, usted puede tomar las medidas necesarias para mejorar su nutrición y formar buenos hábitos alimenticios. Las cinco mejores estrategias son éstas:

  1. Establecer un horario regular para las comidas en familia.
  2. Servir una variedad de alimentos y refrigerios saludables.
  3. Darle un buen ejemplo siguiendo una dieta nutritiva.
  4. Evitar las peleas por la comida.
  5. Involucrar a los niños en el proceso.

Sin embargo, no es fácil tomar estas medidas. Nuestros días están colmados de responsabilidades, y las comidas de preparación rápida están siempre a mano.

A continuación, algunas sugerencias para incorporar las cinco estrategias a su rutina.

Comidas en familia

Comer en familia es una costumbre agradable tanto para los padres como para los hijos. A los niños les agrada la previsibilidad de las comidas en familia, y los padres tienen la oportunidad de ponerse al día con sus hijos. Los niños que participan en comidas en familia con regularidad presentan estas características:

  • es más probable que coman frutas, vegetales y cereales
  • es menos probable que coman refrigerios poco saludables
  • es menos probable que fumen, usen marihuana o beban alcohol

Por otra parte, las comidas en familia ofrecen la oportunidad de presentarle al niño nuevos alimentos y de que usted dé el ejemplo llevando una dieta saludable.

Es posible que los adolescentes no se entusiasmen con la perspectiva de comer en familia; esto no es sorprendente porque están tratando de establecer su independencia. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los adolescentes todavía desean los consejos y la opinión de sus padres, por lo cual la hora de la comida en familia debe usarse como una oportunidad para reconectarse. También puede probar con estas estrategias:

  • Permita que el adolescente invite a un amigo a comer.
  • Involucre al adolescente en la planificación de la comida y la preparación de los alimentos.
  • Haga que la hora de la comida sea un momento agradable y donde uno se sienta a gusto, sin discusiones o sermones.

¿Qué se considera una comida en familia? Cualquier momento en que la familia se reúna para comer; ya sean alimentos traídos de un restaurante o una cena completa preparada en casa. Esfuércese por servir alimentos nutritivos y por establecer un horario en el cual todos estén presentes. Quizá tengan que comer un poco más tarde porque uno de los niños está en una práctica deportiva. Tal vez tengan que fijar una hora especial los fines de semana, como un brunch los domingos, cuando todos pueden reunirse en familia.

Abastecerse de alimentos saludables

Los niños, en especial los más pequeños, comen sobre todo lo que está disponible en la casa. Por eso, es importante controlar las provisiones: los alimentos que sirve en las comidas y los que tiene a mano para refrigerios. Siga estas sugerencias básicas:

  • Incluya frutas y verduras en la rutina diaria, tratando de servir un mínimo de cinco porciones diarias. Asegúrese de servir frutas y verduras en todas las comidas.
  • Facilite que el niño elija refrigerios saludables, teniendo a mano frutas y verduras listas para comer. Otros refrigerios saludables son el yogur, los tallos de apio con mantequilla de maní o las galletas integrales con queso.
  • Sirva carnes desgrasadas y otras buenas fuentes de proteína, como el pescado, los huevos y las frutas secas.
  • Compre panes integrales y cereales, para que el niño ingiera más fibra.
  • Limite el consumo de la grasa, evitando las comidas fritas y cocinando los alimentos en el horno, en la parrilla o al vapor. Elija productos lácteos de bajo contenido graso o descremados.
  • Limite las comidas en restaurantes rápidos y los refrigerios poco nutritivos, como las papas fritas y los dulces. No los elimine por completo de su casa, pero ofrézcalos “de vez en cuando” para que el niño no se sienta privado por completo de ellos.
  • Limite las bebidas dulces, como las gaseosas y las bebidas con sabor a fruta. En cambio, sirva agua y leche descremada.
Cómo dar un buen ejemplo

La mejor manera de estimular al niño a comer de manera saludable es dando el ejemplo. Los niños imitan a los adultos que ven a diario. Si usted come frutas y verduras, y consume menos alimentos poco nutritivos, estará enviándole el mensaje correcto.

Otra manera de dar un buen ejemplo es limitando el tamaño de las porciones y evitando comer de más. Hable sobre el estar satisfecho, en especial con los niños pequeños. Diga algo como “esto está delicioso, pero estoy satisfecho y no voy a comer más”. De igual modo, los padres que siempre están a dieta o quejándose de sus cuerpos pueden fomentar estos mismos sentimientos negativos en los niños. Trate de mantener una actitud positiva en lo que se refiere a la comida.

No pelee por la comida

Es fácil convertir la comida en una fuente de conflicto. Los padres bien intencionados pueden encontrarse en una situación en la que negocian con los niños o los sobornan para que coman alimentos saludables. Una mejor estrategia es permitir que los niños tengan cierto control, pero también limitar los tipos de alimentos que tienen en la casa.

Los niños deben decidir si tienen hambre, qué desean comer de los alimentos que les sirven y cuándo se sienten satisfechos. Los padres controlan los alimentos disponibles para los niños, tanto a la hora de la comida como entre las comidas. A continuación, algunas pautas que puede seguir:

  • Establezca un horario para las comidas y los refrigerios. Está bien elegir no comer cuando tanto los padres como los niños saben a qué hora es la siguiente comida o refrigerio.
  • No obligue el niño a comer toda la comida en el plato. Eso les enseña a seguir comiendo aunque se sientan satisfechos.
  • No soborne o recompense a los niños con la comida. Evite usar el postre como recompensa por haber terminado la comida.
  • No use la comida como demostración de amor. Demuestre su amor abrazando a los niños, dedicándoles un tiempo o elogiándolos.
Involucre a los niños

A la mayoría de los niños les agrada participar en la selección de los alimentos que se sirven en las comidas. Converse con ellos sobre las diferentes opciones y la planificación de una comida equilibrada. Algunos niños quizá deseen ayudar en la compra y en la preparación de los alimentos. En el supermercado, enseñe a los niños a leer las etiquetas para que comiencen a aprender sobre los valores nutritivos.

En la cocina, asígnele a su hijo tareas apropiadas para su edad de modo de evitar que se lastime o se sienta abrumado. Al final de la cena, no se olvide de elogiar al cocinero.

Los almuerzos escolares también pueden servir de aprendizaje para los niños. Es más, si puede lograr que ellos comiencen a pensar en lo que van a almorzar, es probable que pueda ayudarlos a hacer cambios positivos. Sugiérales que digan qué tipos de alimentos les gustaría comer en el almuerzo o vayan juntos al supermercado para comprar alimentos saludables que puedan llevarse a la escuela.

Otra buena razón para involucrar a los niños es prepararlos de modo que tomen buenas decisiones en lo que respecta a los alimentos que comen. Eso no quiere decir que repentinamente su niño preferirá una ensalada a las papas fritas, pero los hábitos alimenticios que usted le ayude a formar en el presente pueden encaminarlo hacia decisiones más saludables por el resto de su vida.



Dr. Christian Zimeri Zaid
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

10 CONSEJOS DE UNA LAIMENTACION SANA

1 La alimentación debe ser variada: el organismo en crecimiento necesita 40 nutrientes diferentes para mantenerse sano.

2 Frutas, verduras y hortalizas: ayudan a prevenir enfermedades.

3 La higiene esencial: debemos acostumbrarlos a lavarse las manos antes de tocar los alimentos y cepillarse los dientes, al menos dos veces al día.

4 Tomar mucho líquido: es fundamental mantener el cuerpo bien hidratado, por lo que se deben tomar al menos cinco vasos diarios de agua.

5 No intentar modificar los hábitos de alimentación y comportamiento de un día para otro: le parecerá mucho más fácil desarrollarlo de a poco. No les quite todo lo que les gusta, pero intente que la dieta, en conjunto, sea equilibrada.

6 Hidratos de carbono: al menos la mitad de las calorías de la dieta debería proceder de estos nutrientes. Para crecer el consumo de hidratos de carbono, sume productos elaborados a base de trigo y otros cereales, pasta, arroz, papas y legumbres.

7 Mantener el peso adecuado para la edad y estatura: el pediatra debe controlar mensualmente la curva de crecimiento que mide peso y estatura. Haga los controles y obedezca las instrucciones del médico si el niño o adolescente está excedido de peso.

8 Respetar las cuatro comida: desayuno, almuerzo, merienda y cena todos los días aseguran toda la energía que los chicos necesitan para rendir y crecer saludables.

9 No al sedentarismo: una bicicleta que no se usa, acaba oxidándose y con los músculos y los huesos pasa lo mismo, por lo que hay que mantenerlos activos para que funcionen bien. Estimule a sus hijos a la práctica de deportes y no baje la guardia en la adolescencia.

10 No hay alimentos buenos ni malos: equilibrio y variedad son las claves para de una alimentación saludable.



Dr. Christian Zimeri Zaid
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

UNA ALIMENTACION SANA ES UN COMPROMISO PRA TU SALUD Y TU CUERPO...


Alimentación sana implica tener consciencia del compromiso que tienes con el cuerpo que tienes en calidad de préstamo para poder cumplir con tu papel en este mundo y con tu salud, ya que has entendido que la salud es uno de los pilares fundamentales que tienes para tener éxito en cualquier cosa que emprendas.

El compromiso de tener una alimentación sana es una habilidad que debes desarrollar, es algo que se aprende, es una destreza y a medida que la fortaleces te iras convirtiendo en una roca sólida que ningún huracán puede mover .

Los grandes hombres y mujeres como Jesucristo o la madre Teresa de Calcuta que han impactado la historia, son personas que desarrollaron la habilidad del compromiso que los lleva a asumir grandes retos, esta habilidad atrae personas importantes a tu círculo de relaciones, y son las relaciones las que te hacen crecer rápidamente.

¿Cómo repercute una alimentación sana en los compromisos que adquieres?

Una alimentación sana repercute en los compromisos adquiridos más de lo que piensas. Te voy a poner un ejemplo muy común; cuando tú tienes una familia, tu adquiriste un compromiso con ellos muy fuerte, es un pacto inquebrantable que tienes que cumplir.

No solo te comprometiste con tu esposo y con tus hijos a sacarlos adelante, a darles el mejor estudio, la mejor ropa, el mejor ambiente, la mejor comida, etc. , sino que este solo hecho hace que te comprometas contigo misma para dar lo mejor de ti siempre, para ser el motor que impulse siempre a conseguir el éxito de toda tu familia.

Una alimentación sana es algo que te genera energía, ímpetu, ganas de vivir de hacer las cosas bien, así no te gusten, así te sientas cansada, agotada, simplemente porque enlazas los sueños que deseas alcanzar con la actividad que estas ejecutando.

Comer sano es un compromiso con tu salud y tu cuerpo...



Dr. Christian Zimeri Zaid
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

EN UNA DIETA Y EN CUALQUIER DIETA CADA ALIMENTO Y BEBIDA NOS GENERA UNA ENERGIA Y VIBRACION


Cada alimento o bebida que consumas tiene una vibración y una energía que van a interactuar con la vibración y energía de tu cuerpo y elegir una dieta sana significa elegir alimentos que compatibles con la energía de tu cuerpo y eso lo puedes detectar solamente tú.

Una persona que tenga mucho frio, comer mucho crudo no le ayuda porque el crudo enfría, así que en verano comer mucho crudo es fantástico, por lo tanto elegir una dieta sana significa aprender a tener consciencia de la energía, si tienes mucho frio no comas nada húmedo, es mejor comer por ejemplo un plato de lentejas calientes.

Si tienes mucho calor interno, una fogata interior de muchas emociones simultáneas es mejor comer una dieta sana que contenga ensaladas, frutas, zumo de naranja, porque te enfría y te ayuda a bajar esa fogata interna.

Hay que tener un poco de sentido común, me ha tocado ver personadas que están con chaqueta, gorro, botas, guantes comiendo un helado, no tiene sentido ¿Verdad? Si tienes tanto frio porque comer un helado que te baja más la temperatura en vez de comer algo caliente para que te calientes un poco…

Los alimentos que mejor energía tienen son los locales porque tienen mejor vibración y contienen todos los nutrientes de acuerdo al clima, temperatura, altura sobre nivel del mar, etc. Por estas razones una dieta sana implica pensar global y consumir local.

ALIMENTOS CON ENERGIA EXTREMA YANG, DIETA SANA


Entre estos tenemos carnes y grasas saturadas su mismo nombre lo dice saturado bloqueante, quesos secos y salados, huevos, embutidos, pizzas y horneados de harina blanca, condimentos salados y sal, la sal debe consumirse siempre cocida.

ALIMENTOS CON ENERGIA MODERADA , DIETA SANA

Tenemos endulzantes moderados de tipo natural, frutas secas, frutas frescas locales y de estación, semillas y frutos secos, verduras de mar (algas), leguminosas y proteínas vegetales, cereales integrales y pasta integral. Este es el mejor tipo de alimentos en una dieta sana.

Alimentos que ayudar a mejorar la concentración, la memoria y a reducir el estrés en una <u>dieta sana</u>...


Dr. Christian Zimeri Zaid
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

AHORA MIRAREMOS LA ENERGIA DE LAS PERSONAS A NIVEL ENERGETICO, DIETA SANA


Una es la constitución o sea la herencia energética es algo que no podemos cambiar ni con una dieta sana .

Otra es la condición que es la transformación diaria de acuerdo a como observamos la vida y a los alimentos que damos al cuerpo lo cual es manejable con una dieta sana.

Si te sientes hiperactiva/o, agresiva/o, dificultad para relajarse, tendencia a dormir poco, con exceso de calor, peso, apetito, desea muchos dulces, hay retención de líquidos, emociones fuertes como cólera, ira , ideas fijas y rígidas, controlador, apegada/o al pasado, critica/o de sí misma/o y de los demás.

Esto implica exceso de energía Yang (energía de acumulación – tensión)

Por lo tanto evitar: carnes, embutidos, huevos, lácteos, exceso de sal, y condimentos salados.

Adoptar una dieta sana e Incrementar más verduras, ensaladas, frutas frescas y locales, proteína vegetal, usar diariamente cereales, algas y semillas.

Si te sientes débil, necesitas muchas horas de descanso, te levantas muy tarde, dificultad para conciliar el sueño, falta de vitalidad, sistema inmunitario deficiente, falta de memoria, de apetito, víctima de la vida, lenta/o, dudas, falta de control y dirección en su propia vida, mucho frio también porque todo lo Yin enfría.

Elige una <strong>dieta sana</strong> que te permita mejorar la energía de tu cuerpo...


Dr. Christian Zimeri Zaid
Medicina universidad de miami
Escrito por Dr. Christian Zimeri Zaid
el 23/08/2013

¿PORQUE SE DIFICULTA ADOPTAR UNA DIETA SALUDABLE?


¿Porque sucede esto? Porque no hay planeación, lo primero que debes hacer es identificar por qué quieres adoptar una dieta saludable. Hay que darle muchas razones al subconsciente y que sean convincentes para que este te ayude a lograrlo.

Otra de la razones es que como no hay planeación comes lo primero que veas o te dejas llevar por la parte sensorial y si ves la publicidad de comida chatarra donde te manejan la parte visual, auditiva y sensorial como no has reforzado lo suficiente al subconsciente de lo que quieres hacer entonces sales corriendo y te comes t oda la porquería que puedas…

LO QUE COMES TE GENERA TU CONDICION DE SALUD

Conservar las tradiciones de tu familia de tu país es bueno pero si lo adaptas a tus condiciones, por ejemplo hay familias que comen sal en exceso y por lo general son familias donde todos tiene problemas de presión arterial, así que tú debes adaptar los alimentos a la dieta saludable que necesitas para alcanzar tus metas.

Es importante saber lo que tu cuerpo necesita paro no martirizarte contando cada una de las calorías que te comes porque te vuelves una esclava/o de tu dieta y esto se vuelve muy aburrido, por lo tanto tu subconsciente tiende a rechazarlo y la mente te bombardea con recuerdos de alimentos a los que estabas acostumbrada/o y que deseas eliminar porque no hacen parte de una dieta saludable.




Ivonne Juárez
Nutricion san carlos
Escrito por Ivonne Juárez
el 24/08/2013

ALIMENTACION SANA
















Que es la alimentacion sana o la alimentacion saludable?

La salud y buen funcionamiento de nuestro organismo, depende de la nutrición y alimentación que tengamos durante la vida.

Alimentación y Nutrición aun cuando parecieran significar lo mismo, son conceptos diferentes.

La Alimentación nos permite tomar del medio que nos rodea, los alimentos de la dieta (de la boca para fuera) y La Nutrición es el conjunto de procesos que permiten que nuestro organismo utilice los nutrientes que contienen los alimentos para realizar sus funciones (de la boca para adentro).

Los alimentos son todos los productos naturales o industrializados que consumimos para cubrir una necesidad fisiológica (hambre).

Los nutrientes son sustancias que se encuentran dentro de los alimentos y que el cuerpo necesita para realizar diferentes funciones y mantener la salud. Existen cinco tipos de nutrientes llamados: Proteínas o Prótidos, Grasas o Lípidos, Carbohidratos o Glúcidos, Vitaminas y Minerales.

LOS NUTRIENTES:

  • Proteínas

    Son los ladrillos necesarios para crecer y reparar daños en el cuerpo.

    Se encuentran en las carnes (de res, aves, de cacería), pescado, mariscos, crustáceos, huevos, leche, quesos, embutidos (mortadela, salchichas, salchichón), granos como las caraotas, frijoles, arvejas, lentejas.

  • Carbohidratos

    Nos dan energía y calor para movernos y desarrollar todas las actividades diarias. Son de origen vegetal.

    Se encuentran en los cereales: maíz, trigo, arroz, sorgo y sus productos (harinas, pastas) tubérculos o verduras: papa, ñame, apio, yuca, ocumo, ocumo chino, mapuey, batata; plátano; azúcar (blanca o morena), miel y papelón, granos como las caraotas de todos los colores, arvejas, lentejas, garbanzos, frijoles, quinchonchos.

  • Grasas

    Son la fuente más concentrada de energía para nuestro cuerpo y cerebro. Participan en diferentes funciones específicas y forman parte de los tejidos del cuerpo y de algunas vitaminas y hormonas. Son fuente de calorías para los niños, pero los adultos deben consumirla con moderación.

    Se encuentran en las carnes rojas, piel del pollo, leche, mantequilla y queso, aceites vegetales (de girasol, maíz, ajonjolí, algodón), margarina, aguacate, aceitunas, algunas semillas como el maní, merey, pistacho, almendras, nuez.

  • Vitaminas

    Ellas son las vitaminas A, D, E, K, C, complejo B y el ácido Fólico.

    Cumplen funciones esenciales para el organismo. Ayudan en el proceso de transformación de energía y favorecen el sistema de defensa del cuerpo contra las enfermedades.

    Se encuentran en casi todos los alimentos en especial en las frutas, hortalizas y alimentos de origen animal.

  • Minerales

    Entre los principales minerales se encuentran: calcio, hierro, yodo y el zinc.

    Ellos participan en diversas funciones específicas y forman parte de los tejidos del cuerpo (Ej. : el calcio forma y mantiene los huesos y dientes; el hierro forma parte de la sangre). Los minerales intervienen en el crecimiento, reproducción del ser humano, la función muscular, entre otros.

    Se encuentran principalmente en los alimentos de origen animal.

  • Fibra

    La fibra ayuda a expulsar las heces con facilidad, previene el cáncer de colon y reduce el colesterol en la sangre.

    Se encuentra en los alimentos de origen vegetal como hortalizas (zanahoria, tomates, lechugas, pepino), frutas (melón, patilla, naranja, manzana), granos (caraotas, arvejas, lentejas, frijoles), verduras (yuca, apio, nañe, batata) y cereales integrales.


¿CÓMO SE CLASIFICAN LOS ALIMENTOS?

Los alimentos se clasifican en tres grandes grupos básicos, según la función que cumplen los nutrientes que contienen:

Grupo Alimentos que lo conforman
Alimentos plásticos o reparadores
Contienen en mayor cantidad proteínas
La leche, carnes (de res, aves, cacería), huevos, pescado, embutidos, queso, yogurt.


Alimentos reguladores
Contienen en mayor cantidad vitaminas y minerales.
Las frutas (melón, patilla, naranja, manzana) y las hortalizas (lechuga, zanahoria, repollo, tomate).




Alimentos energéticos
Contienen en mayor cantidad carbohidratos y grasas.




Los cereales (maíz, arroz, trigo, sorgo), granos (caraotas, frijoles, lentejas), tubérculos (también llamadas verduras como ocumo, papa, yuca), plátano, aceites, margarina, mantequilla, mayonesa.

Ivonne Juárez
Nutricion san carlos
Escrito por Ivonne Juárez
el 24/08/2013


La alimentación equilibrada es un pilar fundamental de nuestra salud. Una buena nutrición es una condición indispensable para un desarrollo físico, psíquico y social adecuado.


La alimentación en los primeros años de vida es muy importante por varias razones. En primer lugar, porque los niños y niñas que se nutren de forma sana y equilibrada tienen un adecuado desarrollo físico e intelectual. En segundo lugar porque en estos primeros años de vida se adquieren muchos hábitos y rutinas, incluidos los de alimentación, que nos acompañarán el resto de nuestra vida.

¿Qué entendemos por una alimentación sana y equilibrada?

Es aquella que incorpora los distintos nutrientes y grupos de alimentos, en las cantidades y frecuencias adecuadas de acuerdo con las necesidades de cada persona en los distintos momentos evolutivos. La primera clave para una alimentación sana y equilibrada es que los niños y niñas coman de todo.

A partir de los dos años, superado ya el período de introducción de los alimentos, los niños y niñas deben alimentarse con una dieta diversificada, que incluya los diferentes tipos de alimentos que les aporten todos los nutrientes necesarios para un desarrollo normal.

¿Cómo se clasifican los nutrientes alimenticios?

Según los tipos de nutrientes que contengan los alimentos se dividen en dos grandes grupos: macronutrientes -los que tienen hidratos de carbono, proteínas y grasas- y micronutrientes -tienen vitaminas y minerales-.

¿Qué nutrientes no son importantes para la salud?

Ninguno. Todos los nutrientes son importantes, aunque tienen funciones diferentes. Algunos alimentos tienen una función plástica, porque ayudan a construir el armazón de nuestro cuerpo y a formar los tejidos de las masas musculares, a través de proteínas de buena calidad y elementos minerales, en especial el calcio.

Otros alimentos tienen una función energética, aportando las calorías necesarias para desarrollar nuestras actividades diarias, a través de los hidratos de carbono y las grasas.

¿En qué alimentos se encuentran esos nutrientes?

A continuación recogemos algunos de los alimentos que contienen un contenido elevado de estos nutrientes:

  • Proteínas: se encuentran en leche y derivados; carnes de pollo, cerdo, vacuno, cordero y conejo; carnes transformadas (salchichas, embutidos, charcutería); huevos; pescados grasos (caballa, boquerón, bonito) y magros (pescadilla, lenguado, merluza); legumbres (garbanzos, alubias, lentejas); frutos secos (nueces, almendras, avellanas); cereales (trigo, arroz, maíz); patata, zanahoria, judías verdes, guisantes, pimiento, tomate.
  • Hidratos de carbono: se encuentran en arroz, pan, pastas, patatas, legumbres; azúcar, mermelada, miel, frutas y dulces en general
  • Grasas: se encuentran en aceites (de oliva, girasol); frutos secos (nueces, almendras, avellanas y cacahuetes; aguacate.
  • Minerales: tres minerales especialmente importantes en la dieta son el calcio, el hierro y el yodo. El calcio se encuentra en productos lácteos (leche, queso, yogur, batidos, postres lácteos en general) y pescados (boquerones, sardinillas en conserva, etc. ); el hierro en hígado, riñones, carne de vacuno, yema de huevo, moluscos (mejillón), legumbres, frutos secos, pasas, ciruelas secas y cereales de desayuno; y el yodo en pescados marinos y sal yodada.
  • Vitaminas: se encuentran en verduras (zanahoria, pimiento rojo y verde, tomate, coliflor, repollo); frutas (naranja, kiwi, fresa, fresón, albaricoque, melocotón, pera, manzana, melón); carnes y pescados variados; huevos y productos lácteos.
¿Cómo se establecen los nutrientes necesarios?

Siguiendo las recomendaciones nutricionales de los expertos, y teniendo en cuenta que una alimentación sana y equilibrada debe incluir:

  • Hidratos de carbono: entre el 50 y el 60% de las calorías totales de la dieta
  • Proteínas: entre el 12 y el 15% de las calorías totales de la dieta
  • Grasas: entre el 25 y el 30% de las calorías totales de la dieta

Disponemos de tablas que establecen los nutrientes necesarios para cada niño de acuerdo a su edad. Evidentemente, esas tablas ofrecen una recomendación genérica, que sirve como base para todos los niños y niñas. Los padres y madres deben hacer una adaptación a las necesidades de su niño o niña, teniendo en cuenta sus necesidades de crecimiento y las actividades que realiza a lo largo del día. La Pirámide NAOS (ver en adjunto) ofrece una guía sobre cuántas veces a la semana deben consumirse cada alimento.

Muchos niños y niñas suelen comer en la escuela. En esos casos, hay que intentar adecuar lo que se les ofrece en casa a la dieta que reciben en el centro escolar, para que los niños se alimenten de forma variada y equilibrada.

¿Cuántas veces al día hay que comer?

Lo recomendable es alimentarse cuatro veces al día: desayuno, comida, merienda y cena. La cantidad de nutrientes que se debe incluir en cada una de ellas es diferente:

Desayuno: debería cubrir, al menos, el 25 por ciento de las necesidades nutritivas de los niños. El sueño a primera hora de la mañana o las prisas para ir al colegio hace que muchas veces los niños y niñas desayunen de forma inadecuada, y eso repercute luego en el rendimiento escolar. El desayuno debe incluir: un lácteo (leche, yogur, queso de cualquier modalidad, evitando los muy grasos); pan, tostadas, copos de cereales, galletas, magdalenas o bizcochos; una fruta o su zumo (cualquier variedad); mermeladas o miel; una grasa de complemento (aceite de oliva, mantequilla, margarina…); y, en ocasiones, jamón o un tipo de fiambre. A media mañana se puede tomar como refuerzo una fruta, un yogur o un bocadillo de pan con queso, sobre todo si el niño o niña no ha desayunado bien a primera hora.


Comida: debe cubrir entre el 35 y el 40 por ciento de las necesidades nutricionales diarias. La comida debe ser lo suficientemente variada como para incorporar los distintos grupos de alimentos, y en el postre debe incluir como primera opción la fruta. La estrategia NAOS propone la siguiente distribución de alimentos en la comida:

  • Pescados y mariscos: 3-4 raciones a la semana.
  • Carnes magras: 3-4 raciones a la semana.
  • Huevos: 3-4 raciones a la semana.
  • Legumbres: 2-4 raciones a la semana.
  • Frutos secos: entre 3 y 7 raciones a la semana.
  • Leche, yogur, queso: 2-4 raciones al día.
  • Aceite de oliva: 3-6 raciones al día.
  • Verduras y hortalizas: más de 2 raciones al día.
  • Frutas: más de 3 raciones al día.
  • Pan, cereales integrales, arroz, pasta, patatas: 4-6 raciones al día.
  • Agua: 4-8 raciones día.

Merienda: no debe ser excesiva ni tomarse muy tarde, para evitar que los niños pierdan el apetito a la hora de la cena. Se recomienda incluir un alimento dulce, una fruta, un lácteo o un bocadillo con queso, charcutería o el clásico pan y chocolate.

Cena: debe aportar aproximadamente el 30 por ciento de la energía diaria. Debe procurarse cenar temprano, para evitar que la proximidad al momento del sueño impida que los niños duerman bien. Se sugiere incluir aquellos alimentos que no se hayan tomado en las otras comidas del día. La cena puede incluir el pescado, la tortilla francesa, las croquetas y el jamón, precedidos por una sopa y complementadas por una fruta y un lácteo.

¿Qué nutrientes son más importantes?
Según los tipos de nutrientes que contengan los alimentos se dividen en dos grandes grupos: macronutrientes -los que tienen hidratos de carbono, proteínas y grasas- y micronutrientes -tienen vitaminas y minerales-.

Todos los nutrientes son importantes, aunque tienen funciones diferentes. Algunos alimentos tienen una función plástica, porque ayudan a construir el armazón de nuestro cuerpo y a formar los tejidos de las masas musculares, a través de proteínas de buena calidad y elementos minerales, en especial el calcio.

Otros alimentos tienen una función energética, aportando las calorías necesarias para desarrollar nuestras actividades diarias, a través de los hidratos de carbono y las grasas.

¿En qué alimentos se encuentran esos nutrientes?
A continuación recogemos algunos de los alimentos que contienen un contenido elevado de estos nutrientes:
  • Proteínas: se encuentran en leche y derivados; carnes de pollo, cerdo, vacuno, cordero y conejo; carnes transformadas (salchichas, embutidos, charcutería); huevos; pescados grasos (caballa, boquerón, bonito) y magros (pescadilla, lenguado, merluza); legumbres (garbanzos, alubias, lentejas); frutos secos (nueces, almendras, avellanas); cereales (trigo, arroz, maíz); patata, zanahoria, judías verdes, guisantes, pimiento, tomate.
  • Hidratos de carbono: se encuentran en arroz, pan, pastas, patatas, legumbres; azúcar, mermelada, miel, frutas y dulces en general
  • Grasas: se encuentran en aceites (de oliva, girasol); frutos secos (nueces, almendras, avellanas y cacahuetes; aguacate.
  • Minerales: tres minerales especialmente importantes en la dieta son el calcio, el hierro y el yodo. El calcio se encuentra en productos lácteos (leche, queso, yogur, batidos, postres lácteos en general) y pescados (boquerones, sardinillas en conserva, etc. ); el hierro en hígado, riñones, carne de vacuno, yema de huevo, moluscos (mejillón), legumbres, frutos secos, pasas, ciruelas secas y cereales de desayuno; y el yodo en pescados marinos y sal yodada.
  • Vitaminas: se encuentran en verduras (zanahoria, pimiento rojo y verde, tomate, coliflor, repollo); frutas (naranja, kiwi, fresa, fresón, albaricoque, melocotón, pera, manzana, melón); carnes y pescados variados; huevos y productos lácteos.
Ivonne Juárez
Nutricion san carlos
Escrito por Ivonne Juárez
el 24/08/2013


Ivonne Juárez
Nutricion san carlos
Escrito por Ivonne Juárez
el 24/08/2013


Ivonne Juárez
Nutricion san carlos
Escrito por Ivonne Juárez
el 24/08/2013


Dieta Equilibrada y Pirámide de los Alimentos



U na buena alimentación es imprescindible para gozar de buena salud y prevenir enfermedades. Alimentarse mal puede hacernos víctimas de: sobrepeso, hipercolesterolemia, diabetes y muchas otras enfermedades asociadas a una mala alimentación. Nosotros tenemos la posibilidad de escoger la cantidad y la calidad de nuestros alimentos, así como el momento de consumirlos. Por regla general comemos más de lo necesario y con alimentos que poseen un alto contenido en grasas de origen animal que colman nuestras arterias y dañan nuestro corazón, entre otras cosas. Algunas de las anomalías al alimentarnos son:
–Exceso de consumo de calorías diarias.
–Preferencias hacia productos de origen animal.
–Exceso de consumo de grasas.
–Elevada ingesta de proteínas.
–Escaso suministro de hidratos de carbono.
–Escaso aporte de fibra.
Somos lo que comemos. ¿Cómo establecer una dieta equilibrada y saludable? Estando en contacto con nuestro cuerpo y comprendiendo por tanto sus necesidades. También, y de manera práctica, la hora del día en que consumimos los alimentos y la cantidad adecuada. Las claves de la salud hoy día están básicamente en reducir la ingesta de alimentos, así como en hacer ejercicio regularmente para mejorar la calidad de vida.
Comprender las necesidades del cuerpo significa entender la forma como los diferentes grupos de alimentos –carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y oligoelementos– cubren estas necesidades.

Grupos de Alimentos
Analicemos brevemente los diferentes grupos de alimentos y sus funciones en la nutrición: En cuanto a la proporción es importante acercarse al equilibrio ideal entre proteínas, grasas y carbohidratos, que aunque es personal puede calcularse de forma general en 15/25/60, respectivamente.
A veces se insiste, de manera genérica, en el consumo de proteínas y grasa como indicador de nutrición adecuada. Pero es recomendable reducir el consumo de proteínas y sobre todo el de grasas, en beneficio de un mayor consumo de carbohidratos. Con ello se pretende reducir la "acumulación" de energía a largo plazo, como son las grasas, y obtener más energía "inmediata" como la que proporcionan los carbohidratos o azúcares.
Los carbohidratos suministran energía rápida al cuerpo, entre los cuales se hallan los cereales, las pastas, las papas, el arroz y representan 50-60% del total de las calorías que se ingieren. Las proteínas se utilizan para formar tejidos y se encuentran en la carne, el huevo, el pescado, las legumbres y los lácteos; en una dieta equilibrada representan 15-20% del total de calorías ingeridas. Las grasas son empleadas por el organismo para generar energía de reserva, de uso lento y para ciertas estructuras. Se pueden encontrar en las grasas animales –con mayor daño para el organismo– y los aceites vegetales. Conforman 20-30% de las calorías totales que se ingieren y, dentro de sus tipos, se recomienda la siguiente proporción: Menos de 10% de grasas saturadas; menos de 6% de ácidos grasos poliinsaturados; 80% de ácidos grasos monoinsaturados.
Asimismo, no hay que olvidar la importancia de beber mucha agua, directamente o a partir de alimentos que la contengan en gran cantidad, como la fruta. Recuerde que "somos" 65% de agua. Además, las sales minerales y las vitaminas juegan un papel muy importante en el correcto funcionamiento de nuestro organismo, por lo que se debe ingerir alimentos que los contengan.
Se recomienda ingerir 3% de fibra (celulosa, pectina) que se encuentran en los cereales, las leguminosas, las verduras, las frutas y los frutos secos; todos ellos son necesarios para activar la movilización dentro del intestino, con la consabida eliminación del estreñimiento y sus consecuencias.


Pirámide Alimenticia
La pirámide de alimentos ilustra de manera fácil lo expuesto anteriormente. En la parte baja de la pirámide encontrará los alimentos que deben formar la base de la dieta equilibrada de todas las personas. Conforme se ascienda en la pirámide hallará los alimentos menos necesarios junto con las porciones que se deben ingerir. Esta pirámide es una guía de fácil aplicación; lo recomendable es que la aprenda y utilice diariamente

Ivonne Juárez
Nutricion san carlos
Escrito por Ivonne Juárez
el 24/08/2013



Dra. Sheyla Andrea
Escrito por Dra. Sheyla Andrea
el 24/08/2013

La alimentacion sana es aquella que esta equilibrada y que sirve a nuestro organismo, en ocasiones las personas por bajr de peso, descuidan este equilibrio o bien cuando se someten a cambios de alimentacion por lo que es importante consultar con un medico en nutricion medica.

Muchas personas se han preguntado ¿Como hacer para comer menos o bien como puedo dejar de comer, quiero bajar de peso. Estas dos preguntas muy frecuentes y estan intimamente relacionadas.

Es un hecho que la mayor parte de los que están obesos es porque comen mal y de más y además tienen una vida sedentaria. Esto es una obviedad. Lo que no es tan obvio es que esa ingesta de alimentos y su correspondiente sedentarismo corresponden más a problemas psíquicos, emocionales o afectivos que a “que simplemente les gusta la comida”.

Puede ser que alguna comida les guste, pero la mayor parte de lo que comen empieza en otro lugar. Me siento solo. Mal con mi vida. Tengo ciertos problemas, no importa cuales. Necesito satisfacción inmediata y por ende como. Aumento de peso, me siento peor. Con menos autoestima. Me veo más gordo. Me arreglo menos. Me siento peor y entonces como más y más me siento frente al televisor para evadirme. Es un perfecto círculo vicioso que puede no parar nunca. Por eso es que los obesos son afectos a los dulces, generalmente. Porque los dulces nos ofrecen gratificación inmediata. Es simplemente químico.

Hasta que un buen día, tocamos fondo porque nos miramos al espejo y aquella foto de hace apenas algunos años atrás ya parece de otra persona. Estoy seguro que muchos de los que lean esto se sentirán identificados. Es como que uno está atacado por dos frentes, uno el emocional, que probablemente sea la causa, el otro el físico, porque lo que comienza en nuestro complicado cerebro, que muchas veces no entendemos, termina trasladándose a nuestro cuerpo.

Si entendemos esto, y lo asumimos, y tenemos la voluntad de solucionarlo, entonces hay que responder en ambos frentes. El costado psíquico con terapia. Para el emocional funcionan muy bien los grupos de autoayuda. Pues la verdad es que uno se siente una “cucaracha”, la “única cucaracha” y la verdad es que es mucha la gente que tiene ese problema. En los Estados Unidos, por ejemplo, es la mitad. Mucha gente.

Si además contamos los que tienen otros problemas, seguramente es muy poca la gente que realmente se siente plena con su vida. Los grupos de autoayuda como gordos anónimos o comedores compulsivos, solo por mencionar dos de ellos, funcionan bien porque allí encontraremos al “recién llegado” y al que después de un tiempo de acción y concurrencia ha superado el problema y se encuentra en franca recuperación. El concurrente se siente identificado, tiene quien lo guíe que padeció ese mismo problema, y además emocionalmente contenido.

El otro frente también hay que pelearlo y será paralelo. Es comenzar a cambiar los hábitos de alimentación y el sedentarismo. Si no podemos correr, bueno pues al menos caminemos una hora por día. Cualquier persona puede caminar una hora por día. Reemplacemos los antojos y atracones. Comamos fresco y natural. Verduras, frutas, cereales, menos carne y que sea magra. Más pescado. Lácteos descremados.

Cuando tengamos hambre bebamos un vaso de agua, eso funciona. Reemplacemos una adicción, porque eso es lo que es, por otra. Funciona. En lugar de un chocolate una zanahoria o una manzana. Comamos repartido en el día. En lugar de dos a lo bestia. Comamos porciones chicas y más veces. Evitemos toda comida que no sea natural. Alimentos procesados o refinados, golosinas, repostería. Comamos integral y variado. Lo que al principio puede parecer inalcanzable, con tiempo se transforma en una forma de vida. Igual que la anterior.

Cuando comer mas es comer menos

¿Qué es lo que determina cuánto comemos y cuánto pesamos? ¿Es la cantidad de grasa en los alimentos, los carbohidratos, el tamaño de las porciones, lo que bebemos, ese rasgo difícil de encontrar llamado voluntad? Los consejos populares pueden llevar a los que desean adelgazar a abandonar antes de empezar.

Las buenas noticias, basadas en estudios, aseguran que uno puede comer más, probablemente más de lo que está comiendo, y pesar menos, si elige el tipo de comida correcta.

En un reciente encuentro sobre obesidad realizado en Minneapolis, la doctores, expertos en saciedad, presentaron importantes revelaciones sobre cómo obtener un exitoso manejo del peso. Comenzó su presentación sobre ese control con esta afirmación irrefutable: "Las calorías cuentan, no importa lo que se lea en la prensa. Las leyes de la termodinámica siguen aún vigentes."

Con respecto a ganar y perder peso, las leyes de la termodinámica pueden traducirse así: las calorías consumidas deben ser utilizadas o se almacenarán como grasa corporal. Cuando se adopta un cuidadoso control de las calorías, que la cantidad de grasa de la dieta sea del 25% o del 45% de las calorías tiene poca influencia en la pérdida de peso.

La gente que dice que puede comer todo lo que quiere y que pierde peso cuando evita ciertos tipos de alimentos, en realidad está comiendo menos calorías que antes.

El volumen cuenta

Muchas características de las comidas afectan la saciedad: la apariencia, el gusto, cómo se sienten en la boca, cuánta masticación requieren, los nutrientes que contienen, la densidad en que se encuentran las calorías e, independientemente de la densidad calórica, el volumen de alimento consumido.

La especialista no discute la premisa popular de que los macronutrientes (proteínas, grasas, carbohidratos, alcohol y fibras) influyen en la ingesta y el uso de calorías. Entonces, ¿Qué es lo que hace que su cuerpo diga que ha comido lo suficiente? Los estudios de saciedad han demostrado que la cantidad de calorías en un determinado volumen de alimento es la que establece la diferencia en el número de calorías que la gente consume en una comida, y durante todo un día. En términos de nutrición, esto se llama densidad energética de los alimentos.
Cuanta mayor es la densidad energética -cuantas más calorías se almacenen en determinado peso o volumen de alimento- más fácil es comer de más.

"La gente tiende a comer una cantidad constante de comida". Cuando se consume un alimento denso en calorías, alto en grasas, es probable que las personas coman más calorías para lograr la cantidad que las satisfaga. ¿Pero qué es lo que incrementa el volumen de lo que se ingiere sin agregar calorías? Adivine: el agua. ¿Y qué alimentos contienen naturalmente más agua? Así es: frutas y vegetales.

"La gente a la que se le da el mensaje de que coma más frutas y vegetales pierde significativamente más peso que aquellos a los que se les dice que coman menos grasas -aseguró-. Los mensajes positivos sobre lo que se puede comer son más efectivos que los restrictivos, que marcan lo que no se puede comer."

El agua

El agua tiene gran impacto en la cantidad de alimento que podemos comer. Los alimentos con bajo nivel de humedad aumentan el número de calorías que comemos."
En los estudios, la gente comió un peso constante de alimentos, pero si había agua en el peso y volumen de la comida consumía un tercio menos de calorías. Cuando los participantes recibieron un primer plato rico en agua, sopa o ensalada antes de la comida principal, consumieron significativamente menos calorías en total que si se les diera directamente el principal sin la entrada de baja densidad energética.

Así, disminuyendo la densidad energética de lo que ingería, la gente comía naturalmente menos, no sólo en una comida sino durante todo el día.

Fracasos

Los estudios explican por qué tantas personas que reducen las grasas en sus dietas no logran perder peso e incluso engordan. "Cuando el contenido graso de la dieta se reduce, pero la densidad energética se mantiene constante no se disminuye la ingesta calórica. " Así, si se reemplazan las grasas por carbohidratos de alta densidad energética es posible que no se reduzcan las calorías, sino que se incrementen. Los hallazgos son una buena noticia para los que aman las pastas y pueden estar evitándolas por la manía actual de las dietas bajas en carbohidratos.

Tazones y cucharas pequeñas son importantes para comer menos

Los investigadores creen que su hallazgo es el resultado de la tendencia perceptiva humana a juzgar tamaños de objetos basándose en comparaciones con los artículos vecinos.

Los participantes en el estudio, por ejemplo, se sirvieron un 31 por ciento más de helado cuando les dieron un tazón de 1 litro en lugar de uno de medio litro.

Sus porciones aumentaron en un 14,5 por ciento cuando les fue dada una cuchara de 85 mililitros en vez de una de 57. Cuando se proveyeron con una cuchara grande y una taza grande, la gente se sirvió un 56,8 por ciento más de helado. Pese a la notable diferencia, no se percataron de la mayor cantidad de helado.

Y estos participantes del estudio eran expertos en nutrición, un grupo del que uno podría esperar que exhibiera más moderación al servirse alimentos y consumirlos. Los investigadores invitaron a estos 85 expertos en nutrición, que no tenían conocimiento del estudio, a un lugar donde resultaron ser los participantes de un experimento camuflado en un evento social. "Aunque no está claro aún cómo de precisa es la gente normal a la hora de estimar peso y calorías, se creyó que este grupo haría uso de una mayor exactitud, teniendo en cuenta su condición de expertos en nutrición", señala van Ittersum. "Cuando alguien se sirve alimento de más, es probable que acabe comiendo en exceso. Eso ocurre porque las personas comemos, en promedio, un 92 por ciento del alimento que nos servimos".




Dra. Sheyla Andrea
Escrito por Dra. Sheyla Andrea
el 24/08/2013

PRODUCTOS LIGHT VERDAD O MENTIRA

El consumo de productos light se ha incrementado en los últimos años y esta tendencia parece no tener freno, debido a la mayor preocupación que los consumidores mostramos por nuestra salud y apariencia física.

En la actualidad, los alimentos light siguen presentes de manera destacada en el mercado, y cada vez son más numerosos y variados. La creciente preocupación por seguir una dieta equilibrada y el excesivo culto a la delgadez son algunas de las razones que explican el creciente consumo de este tipo de alimentos. Su adquisición no tiene lugar sólo durante la temporada estival (época de mayor preocupación por el aspecto físico) y muchos de ellos forman parte de la dieta habitual de un buen número de familias. Por ello, es de gran importancia que el consumidor sepa interpretar la información que le aporta el etiquetado nutricional, ya que existe una gran variedad de productos bajos en calorías y algunos de ellos en realidad no son tan ligeros como intentan parecer.

¿QUE ES UN PRODUCTO LIGHT?

Un producto light es aquél cuyo aporte energético -la energía se mide en calorías y en julios- es al menos un 30% más bajo que el de su alimento de referencia, es decir, el mismo alimento pero en su versión natural. La reducción energética se consigue disminuyendo la cantidad o sustituyendo los azúcares o las grasas por otros componentes menos calóricos.

¿SON REALMENTE UTILES O NECESARIOS?

En personas que se encuentran en buenas condiciones de salud no está justificado recurrir a este tipo de productos, si bien se consideran adecuados para quienes deben limitar el aporte energético de su alimentación o la cantidad de grasas y/o azúcares, debido a que sufren algún trastorno o enfermedad.

ACLARANDO CONCEPTOS IMPORTANTES

Los productos light no son adelgazantes
El hecho de que aparezca en los envases la palabra light, "sin azúcar añadido", "bajo en grasas" o similares, no significa que sean adelgazantes. Es verdad que su aporte calórico es inferior respecto a los alimentos a los que imitan, pero algunos de ellos contienen grasas y azúcares en cantidades significativas. Tal es el caso de la mayonesa, los quesitos o el paté, alimentos ricos en grasa por naturaleza, aun tratándose de sus versiones ligeras.

Esto se traduce en que el consumidor que hace uso de estos productos debe moderar de igual modo la cantidad o ración.

De no ser así, sus efectos resultan contrarios a lo que se busca, produciendo incluso aumentos de peso. Para tener una idea más clara, una cucharada sopera (15 gramos) de mayonesa convencional contiene unas 100 calorías y unos 10 gramos de grasa, mientras que la versión light aporta en torno a 50 calorías y 5 gramos de grasa. Por tanto, si la persona cae en el error de que por ser un producto light puede tomar el doble o mayor cantidad, al final estará consumiendo las mismas calorías y gramos de grasa que si se tratara de la mayonesa convencional.

Su empleo indiscriminado puede alterar la salud
Si se abusa de ellos aumenta el riesgo de desequilibrios nutricionales. Las grasas y los azúcares son nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo, consumidos sin exceso ni defecto. Si se sustituye muchos de los alimentos convencionales por sus versiones light, puede haber riesgo de carencia de nutrientes esenciales; es decir, aquellos que el organismo no puede producir por sí solo, más aún si el conjunto de la dieta no está correctamente diseñada. La grasa es vehículo de ácidos grasos esenciales (linoleico y linolénico) y de vitaminas liposolubles o solubles en grasa (A, D, E, K), que cumplen funciones de gran importancia.

Por otro lado, si se consume poca cantidad de hidratos de carbono, el normal funcionamiento del organismo también puede verse alterado. Esto último sucede si se suprimen o limitan al máximo alimentos ricos en hidratos de carbono como cereales y sus derivados (pasta, pan, pastelería, etc. ), patatas, legumbres, verduras y frutas, dulces. Y la situación se agrava si a ello se suma el empleo de productos "sin azúcar". Si no se consume la cantidad adecuada de hidratos de carbono -nuestro principal combustible energético- se produce un "autoconsumo" de las propias reservas corporales de efectos perjudiciales para la salud.

Imprescindible leer las etiquetas
Antes de introducir un producto light en la dieta hay que leer los datos que indica su etiqueta, en especial en lo referente al etiquetado nutricional y la lista de ingredientes, que por ley se presentan en orden decreciente a su peso; es decir, el de más peso es el que primero aparece, incluidos los aditivos.

Conviene comparar la lista de ingredientes del producto light con la del alimento tradicional de referencia, así como la composición energética y nutricional de ambos, no sólo por cada 100 gramos, sino también teniendo en cuenta la porción o ración de consumo, puesto que puede haber más de una sorpresa. Por ejemplo: si se compara la composición de dos tipos de galletas, ligeras y normales, por 100 gramos, la diferencia en calorías puede ser notable, pero ya no lo es tanto si se toma como referencia la ración de cuatro unidades. La comparación de las características de los productos light y sus equivalentes tradicionales permite establecer si en verdad son adecuados o no a las necesidades de la persona, conocer la composición de lo que se está comiendo, así como la relación entre calidad y precio.

Comer light sin productos light
En general, las personas buscan comer alimentos de similares características a los tradicionales, pero de menor aporte energético. Desde el punto de vista dietético y nutricional resulta adecuado que el consumidor desee alimentos menos grasientos y con menos azúcares, si bien cabe tener en cuenta que para ello no es indispensable recurrir a los productos light. Comiendo menos de 'ciertas cosas' y cocinando los alimentos de la manera adecuada, se consigue reducir las grasas y los azúcares sin necesidad de optar por los productos light, que por lo general son más caros y no resultan tan apetecibles como los alimentos a los que pretenden imitar.

VARIEDADES DE PRODUCTOS LIGHT

Productos con menos grasa Son útiles para diversificar la alimentación de quienes tienen que controlar la cantidad de grasas de su dieta, como en caso de hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, ciertos trastornos hepáticos o de la vesícula biliar, problemas pancreáticos y de exceso de peso. Los de mayor empleo son: salsa fina tipo mayonesa ligera, margarina y mantequilla light, quesos y jamón cocido bajos en grasa, leche y yogures desnatados, etc.

Productos con menos azúcar o sin azúcar Son útiles para quienes han de controlar el consumo de azúcares, como es el caso de la diabetes, de la hipertrigliceridemia, del sobrepeso y de la obesidad. Hay que destacar que no todos los productos en los que se incluye el mensaje "sin azúcar", "sin azúcar añadido", "con fructosa", "apto para diabéticos" son light o bajos en calorías. Son bajos en calorías si emplean edulcorantes no calóricos, mientras que si incorporan fructosa (azúcar presente en frutas, hortalizas y miel) en lugar de sacarosa o azúcar común, pueden aportar la misma energía o incluso algo más que los alimentos convencionales, en función del resto de sus componentes, por lo que no sería adecuado para quienes tienen exceso de peso.


Dra. Sheyla Andrea
Escrito por Dra. Sheyla Andrea
el 24/08/2013

Aconsejar a la población el consumo de alimentos Light es una mala praxis si la hace un médico, y debería ser un delito si lo hace un comerciante. La mayoría de alimentos Light no solo no son necesarios para bajara de peso sino que hacen comer porciones mas agrandes debido a que se subestima las calorías y por que además el cuerpo pierde la capacidad de reconocer el real contenido calórico de un alimento, perdiendo una regulación automática.
Aconsejamos no emplear alimentos Light en la rutina diaria; y solo emplear los tres alimentos verdaderamente light (mayonesa Light, la gaseosa Light y los lácteos descremados), durante un programa de descenso de peso controlado por un médico.



Dra. Sheyla Andrea
Escrito por Dra. Sheyla Andrea
el 24/08/2013

RAZONES PARA SER VEGETARIANO

¿Por qué debería ser vegetariano?

Antes de elegir ser vegetariano, muchos se preguntan "qué razones válidas existen para que me haga vegetariano". Bastan 10 razones, o menos, para entender por qué muchos eligen el camino vegetariano o vegano.

10) Las dietas vegetarianas tienen alto contenido de fibra y antioxidantes. La dieta vegana posee también alto contenido de fibra y fitoquímicos, todo lo necesario para mantener el cuerpo sano y elsistema inmunológico fuerte. Por ejemplo hallarás vitamina C, poderoso antioxidante, en muchos vegetales y frutas como naranjas, pomelos, pimientos rojos y verdes, kiwi y toda la familia de las fresas; y vitamina E en cereales, semillas de girasol, almendras y avellanas, aceites variadas de semillas, nabos, tomates, calabazas, zapallo y vegetales de hojas verdes oscuras.

Muchos médicos sostienen que dietas veganas pueden reducir el riesgo de enfermedades como Alzheimer y cáncer.

9) Ayuda al medio ambiente: Cada año, en las granjas de los Estados Unidos, se producen unos 2 mil millones de estiércol considerada por la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) como uno de los contaminantes principales del medio ambiente. Sin siquiera tomar en cuenta el gas metano que liberan los animales: amonia (orina), gases venenosos que emanan de lagunas de estiércol, químicos tóxicos derivados de los pesticidas y maquinarias. Todos fuertes contribuyentes a los gases de invernadero.

8) Las dietas veganas y vegetarianas ahorran mucha agua. Primero que nada dejemos en claro que el agua para beber no es un lujo, sino una necesidad. Sin embargo gran cantidad de ella es usada para criar animales que específicamente son usados solo para alimentación humana.

7) Es excelente para mantener un corazón saludable. Según la Asociación Cardiaca Americana las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los Estados Unidos debido a que la dieta típica americana está sobrecargada de grasas saturadas y colesterol derivadas de carnes y productos animales derivados. Un americano promedio con una dieta carnívora corre con el 50 por ciento más de riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. Si dejara de comer carne, el riesgo se reduciría a un 15 por ciento. Si abandonara las carnes, huevos y lácteos bajaría a un 4 por ciento en parte también porque las frutas y vegetales poseen un alto contenido de antioxidantes que protegen, enriquecen y fortalecen al corazón.

6) No estás solo. Considérate parte del grupo de vegetarianos famosos: Platón, Pitágoras, Sir Isaac Newton, Albert Einstein, Leonardo Da Vinci, Charles Darwin, Henry Ford, Mahatma Gandhi, etc.

5) Ayuda a reducir el hambre mundial. Organizaciones mundiales sostienen que la cantidad de proteína vegetal usada para alimentar animales de ganado criados para producción puede alimentar casi en su totalidad las poblaciones de India y China-unos dos mil millones de personas.

4) Ayuda a reducir la deuda nacional. Los americanos gastan entre unos 60 y 120 mil millones anuales para tratar y prevenirenfermedades cardiacas, cáncer, obesidad, causadas principalmente por dietas basadas en carnes animales.

3) Perderás peso y te mantendrás en un peso, sano, natural y regular. En promedio, los vegetarianos y veganos son más delgados que los carnívoros y tienden con facilidad a mantenerse en un peso sano y se mantienen lejos de los riesgos potenciales de sufrir de colesterol alto, diabetes, derrame cerebral y arteriosclerosis. Ello se debe a que las dietas basadas en proteínas vegetales son bajas en calorías y grasas. Las grasas que poseen son grasas naturales y vegetales necesarias para la salud del cuerpo en general, tejidos, energía y hasta para el cerebro.

2) Desintoxicarás el cuerpo y en consecuencia te sentirás más lleno de energía y saludable. La EPA estima que existe, en nuestra dieta, aproximadamente un 95 por ciento de residuo de pesticidas proveniente de carnes rojas, pescado y productos lácteos. El pescado en particular contiene elementos cancerígenos como PCB y DDT, y metales pesados como mercurio, arsénico, plomo y cadmio los cuales no pueden ser eliminados con el proceso de cocción o congelamiento. Tanto la carne como los productos lácteos están también relacionados con esteroides y hormonas.

1) Tú eres la razón número 1. Partiendo del principio que somos lo que comemos entonces verás que lo que ingieres se relaciona directamente con la manera en que te ves, quieres y respetas. Tener conciencia de lo que comes es una forma elevada de autoestima que por ley natural termina reflejándose en cómo te relacionas con los demás y el mundo, genera un impacto positivo y expansivo en el resto de la sociedad y el planeta.

Por que deberia ser vegetariano



Dra. Sheyla Andrea
Escrito por Dra. Sheyla Andrea
el 24/08/2013

La nutrición comprende una serie de procesos mediante los cuales los alimentos son utilizados por el organismo humano para mantener un estado funcional óptimo. Estos procesos incluyen a la digestión de los alimentos, en la que éstos son desintegrados, liberándose las diversas sustancias que contienen (sustancias nutritivas), que posteriormente son absorbidas y transportadas a las distintas células, donde serán utilizadas. Por último, se procede a eliminar los correspondientes residuos.

Los procesos nutritivos tienen tres finalidades principales:

1. Suministrar la energía que necesita el cuerpo humano. Función energética.

2. Proporcionar los materiales que se requieren para la formación de las propias estructuras corporales. Función plástica.

3. Proveer sustancias que son necesarias para que se lleve a cabo el metabolismo (conjunto de reacciones, que tienen lugar permanentemente en todas nuestras células y que son las responsables, en definitiva, del funcionamiento del cuerpo humano). Función reguladora.

Dra. Sheyla Andrea
Escrito por Dra. Sheyla Andrea
el 24/08/2013

El alimento desde un aspecto social, tiene un profundo sentido religioso, emocional cultural y tradicional que influye decisivamente en el momento de seleccionarlo y salvo contingencias extraordinarias, cada uno es dueño y señor de los alimentos que come y sólo procederá con sabiduría sí posee los conocimientos.

Una mayor conciencia por parte de la población sobre los beneficios de una alimentación sana, ejerce presión sobre la industria para que produzca alimentos más saludables.

Es preciso conocer que cada alimento aporta nutrientes específicos al organismo y que estos nutrientes desempeñan un papel particular en el desarrollo del mismo. Además los requerimientos alimentarios de los seres humanos varían según la edad, sexo, momento biológico (niñez, embarazo, lactancia, vejez), estatura y trabajo-