En este grupo En todos

Foro de Desarrollo personal



La Actitud Mental Positiva

Andrés
Economía itam
Escrito por Andrés Mares
el 20/01/2012

El primero de los principios que rigen al éxito de acuerdo con Napoleón Hill y Clement Stone es una Actitud Mental Positiva. La esencia del éxito radica en el poder del subconsciente y, dicho poder, puede enfocarse de manera positiva o negativa. Será positivo si nos centramos en lo que queremos hacer realidad y con el convencimiento de que lo lograremos, aun si no tenemos claro como hacerlo posible; será negativo si centramos nuestra atención en lo que puede salir mal y nos angustia.


Por supuesto el pensar en lo negativo es un mecanismo de "defensa" - muy primitivo, por cierto - en nuestra mente. A través del miedo pretendemos - en un plano inconsciente - protegernos a base de no "exponernos". No obstante, alcanzar el éxito en cualquier ámbito de nuestras vidas implica emprender y arriesgarse; el fracaso no le exige mucho a la persona, sólo le pide que se abstenga de hacer algo por mejorar su situación.


Entonces, hemos de contar con ese mecanismo automático interno que se centra en todo lo que puede salir mal en nuestras vidas sin que nos preocupe demasiado. Inclusive Louis Hay afirma que, cuando experimentemos miedo ante algo le demos las gracias por intentar protegernos. ¡Darle las gracias en lugar de pelearnos con él! Excelente propuesta ¿No crees?


Por ello hay que ejercitar nuestra Actitud Mental Positiva sin estresarnos porque experimentemos una Actitud Mental Negativa en la práctica. Aceptemos esto y, sin pelearnos con nosotros mismos, practiquemos el enfoque en lo positivo aunque se nos presenten imágenes internas de lo negativo.


Y, ¿Cómo podemos comenzar a desarrollar la AMP que nos sugieren Hill y Stone? Bueno, ellos hablan de la confianza que se deriva de la determinación y la "plegaria". Me atrevería a agregar una más: la "Gratitud". Entonces agradece lo que eres, haces y tienes ahora, comienza lo que sabes que puedes mejorar en tu manera de proceder y reaccionar y termina lo que comienzas... Y reza.


"Ahora" es un buen momento para hacerlo, para ejercitar tu AMP, de hecho, es el "único" momento del que dispones para hacerlo.


¡Éxito!