En este grupo En todos

Grupo de Política latinoamericana



Invasión del ejército Nicaraguense al territorio de Costa Rica...cuales son las verdaderas intenciones del comandante Ortega...

Jim
Derecho urbanístico: limitaciones al d...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 22/12/2010

Existen motivos ocultos... Que desconocen, sobre todo el mismo pueblo nicaraguense... Para llevar a cabo la invasión a territorio costarricense, por parte del ejército del exguerrillero y actual comandante y hombre fuerte de Nicaragua... Se está poniendo a prueba en este momento el Derecho Internacional, instancias a las que ha recurrido Costa Rica, por carecer de ejército, y haber decidido desde hace 60 años convivir en paz con sus vecinos...

Que opinan compañeros... Que final cree que tendrá este conflicto, a todas luces muy claro en cuanto a intenciones...

Jim Sheridan O.
Derecho urbanístico: limitaciones al d...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 22/12/2010

Parece muy interesante que "El Nuevo Diario" de Nicaragua, empiece a reconocer que Ortega podría estar embarcando a los nicas en esta aventura de "Harbour Head"
Managua, Nicaragua

Martes 23 de Noviembre de 2010

- Edición 10874


Perdimos en la OEA, ¿Podemos ganar en La Haya?

Nuestra diplomacia debe salirse del pantano de Harbour Head y emplazar a Costa Rica en el diálogo bilateral en torno a un objetivo estratégico
Carlos F. Chamorro

Una vez más, Costa Rica se le adelantó a Nicaragua al introducir una demanda contra nuestro país ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, por supuestos daños ambientales y violación a su soberanía. Por segunda vez en menos de un mes, Costa Rica ha sobredimensionado este diferendo. Primero intentó colocarlo en la OEA como si se tratara de una invasión militar, y ahora nuevamente desafía a Nicaragua en el terreno jurídico, por un conflicto que surgió en torno a una pequeñísima franja de tierra ubicada en el extremo norte de Harbour Head, en la desembocadura del río San Juan.

A lo inmediato, la demanda tica persigue que la Corte ordene medidas cautelares para frenar los trabajos de dragado que impulsa Nicaragua en ese territorio de apenas dos kilómetros cuadrados, aunque resulta obvio que sus pretensiones apuntan a impedir el dragado a lo largo y ancho del río. El presidente Ortega ha dicho que Nicaragua está preparando una demanda contra Costa Rica en La Haya por los daños ambientales causados a lo largo de los 200 kilómetros del río, a causa de la sedimentación que se origina en el despale costarricense, y que además solicitará el derecho a navegar por el Río Colorado mientras concluyen las labores de dragado. En cualquier caso, ya estamos enfrascados en otra disputa jurídica que seguramente tomará cuatro o cinco años, y requerirá destinar una gran cantidad de recursos económicos --cinco a siete millones de dólares-- en un diferendo en el que las partes no han agotado el esfuerzo de un diálogo bilateral para resolverlo.

A contrapelo del triunfalismo de la propaganda oficial, hay que reconocer que Nicaragua perdió una importante batalla política en la OEA, cuando el gobierno del presidente Ortega se negó a aceptar una resolución que beneficiaba plenamente los intereses de Nicaragua. La resolución de la OEA llamaba a realizar la reunión de la Comisión Binacional entre Nicaragua y Costa Rica programada para el 27 de noviembre, y demandaba a las partes retomar las conversaciones sobre la demarcación de la línea fronteriza, conforme con los tratados y laudos existentes. Eso era exactamente lo que Nicaragua le exigía a Costa Rica cuando estalló el conflicto. Esa resolución ni siquiera hablaba de la supuesta invasión que ahora Costa Rica reclama ante La Haya y únicamente le pedía a las partes “evitar la presencia de fuerzas armadas o de seguridad en el área donde su presencia podría generar tensión”, para facilitar un clima de diálogo. Pero el gobierno se aferró a un malentendido concepto militarista de la soberanía y empantanó a nuestra diplomacia en los suampos de Harbour Head, desperdiciando una oportunidad de oro para poner a la defensiva a Costa Rica y avanzar en nuestros verdaderos objetivos estratégicos: el dragado del Río San Juan y el amojonamiento de la frontera.

El resultado ha sido una tendencia al aislamiento diplomático en América Latina. Países clave en la región como México, Brasil, Argentina, Chile, y hasta algunos de nuestros aliados del ALBA, tomaron distancia de la posición intransigente del gobierno, y aquí en Nicaragua muchos empiezan a preguntarse si el presidente Ortega descartó el camino de una rápida solución, porque le conviene más prolongar este conflicto en función de sus propios cálculos políticos electorales.

En resumen, perdimos la oportunidad de ir al diálogo bilateral con Costa Rica desde una posición no sólo de legalidad sino con mayor legitimidad política. Estamos perdiendo la batalla política en la OEA, al autoexcluirnos de sus actividades, donde sesionarán los cancilleres del siete de diciembre
. Y ahora Costa Rica nos acusa en el máximo foro jurídico de invasión a su territorio, utilizando como prueba los propios mapas que Nicaragua presentó en el juicio de la Haya con Costa Rica (que la Corte falló en el 2,009), según los cuales ese pequeño territorio de dos kilómetros cuadrados que ocupamos en Río San Juan se encuentra en Costa Rica.

A lo largo de esta controversia que ya lleva un mes, hemos insistido en que Nicaragua debe prepararse para ganar, en el diálogo bilateral, en la OEA, y en La Haya, para frenar todas las pretensiones de Costa Rica de limitar nuestros derechos soberanos en torno al Río San Juan.
Por eso hemos llamado la atención, con preocupación y responsabilidad patriótica, sobre algunas contradicciones evidentes que afectan nuestra estrategia de defensa. Por ejemplo, el hecho de que durante más de 100 años los mapas de Nicaragua más bien le sirven de respaldo a los argumentos de Costa Rica en ese punto específico de la frontera en Harbour Head. Dicho sea de paso, los mapas más recientes avalados por el gobierno que cualquiera los puede comprar en una librería, han sido desactivados del sitio web de Ineter sin que nadie haya brindado una explicación.

El argumento oficial es que nuestros mapas nunca fueron verificados en el terreno --lo cual representaría un error imperdonable de todos los cancilleres, desde el gobierno de Zelaya hasta el de Ortega-- y que por lo tanto hay que seguir al pie de la letra o que dice el laudo Alexander de 1897-1900. Pero resulta que el texto del Laudo tampoco refuerza de forma contundente el argumento de Nicaragua sobre la delimitación fronteriza en la boca del Río San Juan. Dice Alexander que “al llegar a las aguas de la laguna de Harbour Head la línea divisoria dará vuelta a la izquierda hacia el sureste y continuará marcándose con la orilla del agua alrededor del Harbour hasta llegar al río propio por el primer channel, (estrecho, caño, canal) que encuentre”. Y luego el margen derecho del Río San Juan se convierte en la línea fronteriza. Y esta descripción está acompañada por un croquis que forma parte del laudo, en el que el extremo norte de Harbour Head no está atravesado por un caño, estrecho, o canal, sino bordeado por un canal en el que aparece de forma punteada la línea fronteriza.

El gobierno también argumenta y con toda razón que la geografía de esta zona ha cambiado drásticamente en los últimos 150 años, producto de la sedimentación del río. Pero las fotografías satelitales que se han presentado hasta ahora, tampoco resultan categóricas para demostrar la existencia de un caño o canal que en el pasado habría conectado Harbour Head con el Río San Juan, en el sitio donde el comandante Edén Pastora, como representante del gobierno, inició el dragado.

En consecuencia, para derrotar la demanda costarricense en La Haya y despejar el camino hacia nuestra propia demanda contra Costa Rica,
Nicaragua necesita presentar un arsenal de documentos históricos y mapas de la época referidos al laudo, así como fotografías actuales, inspecciones en el terreno y mapas satelitales, que demuestren de manera inobjetable que ese caño existió donde está dragando el comandante Edén Pastora. De lo contrario, corremos el riesgo de que se repita el fiasco de la OEA con mayores consecuencias, pues afectaría la credibilidad del Estado de Nicaragua y la confianza que toda la nación ha depositado en torno a una política de estado. Porque una cosa es dragar para ampliar el cauce del Río San Juan o reconstruir un caño que ha sido sedimentado, a lo cual tenemos pleno derecho a lo largo y ancho de todo el San Juan, y otra muy diferente es cavar un canal en un territorio que no nos pertenezca, aunque la obra sea sólo de 800 metros. Eso es lo que determinará la Corte en los próximos meses, y por ello desde la perspectiva del interés nacional el gobierno está obligado a corregir las fallas que se advierten en su estrategia. Nicaragua no puede darse el lujo de cometer otro error, porque lo que está en juego es mucho más que un diferendo casi simbólico en torno a dos kilómetros cuadrados de suampos. El desenlace de este primer juicio debería reforzar y no poner en entredicho nuestro derecho en torno al dragado del río, que va mucho más allá de esa pequeña franja de territorio.

Y mientras se inicia este largo y costoso proceso en La Haya, es urgente explorar otras alternativas. Nuestra diplomacia debe salir del pantano en que literalmente se encuentra en Harbour Head y emplazar a Costa Rica en el diálogo bilateral en torno a los verdaderos objetivos estratégicos del país. Para ello se requiere una movida política audaz, un gesto de estadista de parte del presidente Daniel Ortega, reubicando la patrulla de soldados que está en Harbour Head en su base de San Juan de Nicaragua, y manteniendo desde allí la vigilancia sobre la zona. De esa manera, sin renunciar ni perder soberanía, Nicaragua despojaría de pretextos al gobierno de la presidenta Chinchilla para sentarlo en la mesa de negociaciones.

A final de cuentas, se trata de poner a prueba quién tiene voluntad política para desmontar un factor de tensión entre Nicaragua y Costa Rica que puede tener consecuencias impredecibles para más de 500 mil nicaragüenses que viven y trabajan en Costa Rica. El diálogo directo es lo que más le conviene a Nicaragua, con independencia de lo que decida La Haya en el futuro.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 22/12/2010
Costa Rica descarta respuesta de fuerza a invasión de Nicaragua

El diferendo estalló después de que soldados nicaragüenses se acantonaron en Isla Calero, un agreste territorio de 151 kilómetros cuadrados que en los mapas oficiales se ubica en Costa Rica y que ahora Nicaragua reclama como suyo.

Congreso de Nicaragua respalda acción en frontera con Costa Rica (Efe)
EL UNIVERSAL
Jueves 11 de noviembre de 2010 01:18 PM


San José. - Costa Rica sufre una invasión de tropas nicaragüenses pero espera no llegar al extremo de solicitar la intervención de fuerzas extranjeras para detenerla, señaló la presidenta Laura Chinchilla en una entrevista publicada hoy por el diario La Nación .

"Costa Rica se encuentra invadida por tropas extranjeras... Quizá ya se habría puesto en evidencia que esto es así si Costa Rica tuviera Ejército y si hubiera muertos en esa franja territorial costarricense", dijo la mandataria en alusión a Isla Calera, en disputa entre ambos países, aseguró DPA.

Chinchilla llamó a la Comunidad Internacional a que vuelva la mirada hacia el problema que enfrenta su país.

"Este no es un conflicto limítrofe, con toda claridad. El conflicto limítrofe acaba de ser resuelto hace 15 meses por el Tribunal de la Haya (Holanda). Costa Rica entiende que el río San Juan es de Nicaragua y tiene derechos regulados para navegarlo", añadió.

La mandataria lanzó el urgente llamado de apoyo internacional pocas horas antes de que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúna, por segunda vez esta semana, para analizar el caso.

El diferendo estalló después de que soldados nicaragüenses se acantonaron en Isla Calero, un agreste territorio de 151 kilómetros cuadrados que en los mapas oficiales se ubica en Costa Rica y que ahora Nicaragua reclama como suyo.

"Costa Rica no tiene otra manera de defenderse si no es con el Derecho Internacional. Somos una democracia desarmada desde hace 60 años. En segundo lugar, no vamos a responder con el uso de la fuerza porque no podemos y no es nuestra vocación", señaló.

Recordó que en el pasado Costa Rica recurrió ya a mecanismos más cohercitivos como el TIAR, el Tratado de Asistencia Recíproca, cuando se vio en problemas con su vecino.

"Pero esperamos no llegar a esos extremos. Costa Rica de verdad hace todo lo posible para no responder la fuerza con la fuerza. Ningún conflicto entre naciones vale una vida humana", señaló.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 22/12/2010
COSTA RICA-NICARAGUA: Se agudiza la disputa territorial entre Costa Rica y Nicaragua

Por Equipo de Redacción Sat, Dec 04, 2010


Costa Rica denunció que el Ejército nicaragüense invadió su territorio y que el Gobierno de Daniel Ortega es el responsable de un "serio daño ambiental" en la zona fronteriza.

Foto: Río San Juan. Zona de conflicto.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, denunciará una supuesta "invasión" de Nicaragua en Costa Rica durante la vigésimia Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno.

Chinchilla viajó a la ciudad argentina de Mar del Plata para participar del encuentro de mandatarios.

El principal punto de su agenda para dicha Cumbre será la denuncia de su país a Nicaragua.

Costa Rica denunció que el Ejército nicaragüense invadió su territorio y que el Gobierno de Daniel Ortega es el responsable de un "serio daño ambiental" en la zona fronteriza.

La mandataria participará de la Cumbre luego del fracaso de las negociaciones con Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por otro lado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua envió una carta a Costa Rica en la que recordó que los temas limítrofes entre ambas naciones se discutirán únicamente en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

El canciller nicaragüense, Manuel Coronel Kautz, señaló que la Corte Internacional de Justicia estableció los días 11, 12 y 13 de enero de 2011 para escuchar a las partes.

Costa Rica demandó a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia por supuestos daños ambientales causados a un humedal fronterizo.

Por su parte, el Gobierno de Nicaragua manifestó que mantendrá las tropas en la zona de frontera para luchar contra el narcotráfico.

Y defendió su derecho a dragar el río San Juan para hacerlo navegable en toda su extensión, ya que el afluente le pertenece. (PÚLSAR)

Jim Sheridan O.
Derecho urbanístico: limitaciones al d...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 22/12/2010




Por: Carlos Vílchez Navamuel


Una vez más se produce un enfrentamiento en la frontera norte entre Costa Rica y Nicaragua, el último se produjo en 1998 cuando gobernaba el ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán. En aquella época el problema se inició porque los policías “ticos” iban armados con pistolas navegando el río San Juan, la discrepancia llegó hasta la Corte Internacional de La Haya.


Managua, 09 de noviembre, 2010 |

PERIÓDICO LA PRENSA NICARAGUA, Opinión

El conflicto fronterizo Costa Rica-Nicaragua



Ahora los “nicas” se dispusieron a dragar dicho río y el trabajo le fue asignado al conocido comandante Edén Pastora, quien conoce muy bien la zona, recordemos que cuando era guerrillero sandinista se ocultaba en toda esta área, terminada la guerra, y una vez que no encontró espacios políticos para él en su país, se vino a Costa Rica a vivir de la actividad pesquera, precisamente cerca de la actual zona en discordia donde se encuentra la Isla Calero, en la provincia de Limón. Luego años después retornaría a Nicaragua.





Pero como todos sabemos —o sospechamos— los verdaderos motivos de estos enfrentamientos han tenido un fondo político electorero, Alemán lo hizo en su oportunidad cuando su imagen estaba muy deteriorada, Ortega lo emula ahora, sabe que para unir a los “nicas” la mejor receta es crear un problema fronterizo con Costa Rica.




El periodista y director del periódico La República, Luis Alberto Muñoz Madriz, lo señaló de forma muy clara hace unos días cuando dijo: “El dragado del barco bautizado “Soberanía” nació con este fin, sembrar cizaña tras trillados discursos populistas”, además agregó que el dragado era “financiado por el Alba y a cargo de un comandante, custodiado por militares”


.

Esto último y el hecho de que miembros del Ejército de Nicaragua hayan tomado el lugar y colocado una Bandera nicaragüense complica más el problema, sabemos que quien dirige el Alba es el presidente venezolano Hugo Chávez, hábil para agitar aguas calmas.



Costa Rica apeló a la OEA como primer instancia para solucionar el problema, se presentaron las pruebas con fotografías aéreas del momento y mapas “ticos y nicas”. Sin embargo, Nicaragua se defendió con fotografías y mapas satelitales de Google (que no son oficiales). Por cierto es bueno destacar que esta reconocida empresa reconoció recientemente el error y ha dicho que está por corregirlo.


La OEA, como organización internacional, sigue “contaminada” actualmente por el grupo del Alba y su imagen está muy deteriorada, el secretario general José Miguel Insulza no tiene el poder ni las herramientas diplomáticas para solucionar este tipo de discusiones.



El “cachorrillo” de Chávez, Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua, afirmó que el problema lo llevará a la Corte Internacional de La Haya, la Presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, le dijo al secretario de la OEA que si los “nicas” no retiraban a los militares de tierra “tica” llevaría el asunto a las Naciones Unidas.


Conociendo el verdadero propósito de Ortega, me temo que el conflicto lo explotará al máximo para tener entretenidos a los “nicas” y de paso darle unas palmaditas a Chávez, quien al fin y al cabo es el que lo financia. Esperamos estar equivocados y que el asunto se resuelva lo más pronto posible.

Jim Sheridan O.
Derecho urbanístico: limitaciones al d...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 22/12/2010



Parece que Ortega se ha olvidado que se dio cobijo en Nicaragua a Pablo Escobar Gaviria.

UNA DISPUTA INTERNACIONAL INNECESARIA
Escribe: Guillermo A. Cochez
Embajador de Panamá ante oea gcochez@covad. Net 10:27 p.m. 19/11/2010



La presentación por Costa Rica del agravio fue clara y contundente. Demostró que Nicaragua había invadido su territorio y que, por carecer constitucionalmente de Ejército, acudía al auxilio de las instancias internacionales como la OEA. Con gráficas y argumentos irrebatibles, el Embajador tico, Enrique Castillo, exministro de Justicia, probó la premeditada acción nica. Por su parte, el embajador de Nicaragua, general Denis Moncada, presentó como excusa el hecho de que era un problema de límites con su vecino –hecho que Costa Rica desconocía– y que no había cooperación tica en la lucha nica contra los narcos, el tráfico de armas y el crimen organizado en la frontera de ambos.


En mapas y gráficas que presentó (que no aparecen en las transmisiones de la OEA) señaló la supuesta ruta que llega a Nicaragua de un grupo de narcos –que denominó operación “Los Tarzanes”– provenientes de Colombia, pasando por Panamá y Costa Rica, dando a entender que había connivencia de los países que atravesaba al no combatir el flagelo. Inmediatamente que terminó su intervención, a nombre de mi país catalogué lo desafortunadas de sus declaraciones, tildándolas como una insolencia inaceptable.


En esa sesión extraordinaria, se acordó enviar a las áreas en conflicto al Secretario General, José Miguel Insulza, quien visitó a los presidentes de los dos países, sobrevoló dichas áreas y, lo más importante, puso a hablar telefónicamente a los presidentes Laura Chinchilla y Daniel Ortega, entendiéndose que habría un entendimiento de reanudar las conversaciones entre ambos, que incluía el retiro de los diez o veinte soldados que Nicaragua tiene sobre el área reclamada por Costa Rica y que en su mayor parte son humedales o tierras inutilizables. Para esos días ya había quedado claro que los mapas usados por quien hacía el dragado sobre el Río San Juan (El comandante Edén Pastora) no eran oficiales sino de “Google Maps”, descubriéndose luego que eran errados.

El 9 de noviembre, el secretario Insulza presentó el informe sobre su misión, concluyendo que se debía, “con el fin de generar un clima propicio para el diálogo entre ambas naciones, evitar la presencia de fuerzas armadas o de seguridad en el área donde su presencia podría generar tensión”. El Secretario General no calificó a nadie como invasor como pretendía Costa Rica; aún así aceptó y apoyó el informe. Nicaragua se negó. Ortega daba un cambio de 180 grados a lo que verbalmente se había comprometido con su colega Chinchilla.


El 12 de noviembre, luego de varias dilaciones por parte de Nicaragua y de varios días de intensas negociaciones, fuimos al Consejo Permanente Extraordinario para decidir qué hacer. Al filo de la medianoche de ese día se aprobó el informe del Secretario General por 26 votos a favor –Panamá incluida–, dos votos en contra –Nicaragua y Venezuela– y tres abstenciones –Ecuador-Guyana y Dominica–. Bolivia, presente en el Consejo, decidió “no votar”. En un gesto sin precedentes –votar sin llegar al acostumbrado consenso–. El Consejo Permanente aprobó la petición de Insulza: los militares nicas debían dejar el área en conflicto.

Declaraciones repudiables. Al día siguiente, el presidente José Daniel Ortega Saavedra, molesto con la esperada decisión de la OEA, calificó la resolución aprobada como “manipulada, mañosa y mentirosa”, lamentando que “Colombia, México, Panamá, Honduras y Guatemala, países infestados por el narcotráfico, hicieran causa común”. Parece que se le olvidó que Nicaragua ha sido uno de los pocos países que aún está en contra del reintegro de Honduras a la OEA. Estas declaraciones del jefe sandinista han generado el repudio de los países que irresponsable y temerariamente han sido involucrados en una red internacional de narcotráfico.


Pareciera que Ortega se ha olvidado de los años (entre 1985-1990) en que se dio cobijo en Nicaragua al narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, durante su primer gobierno. Siempre recuerdo que para decir mentiras y comer pescado hay que tener mucho cuidado, sobre todo cuando estamos en presencia de un conflicto internacional innecesario.


UNA DISPUTA INTERNACIONAL INNECESARIA


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 22/12/2010

Exacto amigo, parece que vivimos en el olvido y el manoseo de muchos politicos.

Me voy a trab ajar.

Bendiciones.

Enrique Centelles
Arquitectura etsav
Escrito por Enrique Centelles
el 24/12/2010

Costa Rica tomó una valiente decisión y un ejemplo para el mundo al disolver su ejército. Es un experimento que le puede costar caro dadas las mezquindades de ciertos gobernantes de querer hacerse con territorios aunque sean agrestes. Tanto cuesta pensar en Global? No tienen otra cosa en qué pensar los sandinistas que en desestabilizar la región y su propio país?
Esperemos que entre los Nicaragënses impere el sentido común, algo que no se halla en sus actuales gobernantes.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 16/01/2012

Como no hay mas deseos de participacion.-