En este grupo En todos

Grupo de Novela negra



Inquisitio

Manuel
Tecnico de mantenimiento autómatas pro...
Escrito por Manuel Cabrera Miranda
el 29/11/2009

Sentaron al pobre condenado sobre la silla de interrogatorio.

La silla estaba llena de afilados clavos sobresaliendo en su asiento, en su posabrazos y espaldar.

Nada más caer sobre ella soltó un terrible alarido al sentir decenas de puntillas penetrando cruelmente en su cuerpo; después fue atado de muñecas y pies a dicha silla, mientras más se movía en sus movimientos espasmódicos, más laceraban su carne aquellos oxidados pinchos y producían desgarros terribles en su cuerpo.

Dos hermanos Dominicos se sentaron frente a él, con sus penetrantes miradas pudieron observar que un frío sudor bajaba a chorros desde su frente.

Ajenos a todo sufrimiento humano cuchicheaban entre sí sobre los métodos a usar para arrancar sus confesiones.

El hermano escribano se sentó en una oscura mesa de madera callosa y tomando pluma y pergamino decidió dejar constancia del interrogatorio.

-Bien sabéis –dijo el Inquisidor- que hemos intentado por todos los medios evitaros este daño, pero no nos dejáis otra opción.

La respiración de la víctima cada vez era más agitada, sus ojos estaban vueltos de dolor, hilillos de roja sangre se deslizaban entre sus piernas, entre sus brazos y formaban espesos charquitos en el suelo.

-Sabemos que un grupo de herejes os reunís en nefando conciliábulo donde habéis apuñalados Hostias consagradas de las iglesias, escupido sobre crucifijos e invocado al Maligno; aparte de cuestionar e insultar las Sagradas Enseñanzas.

- ¡No es verdad, no es verdad! –gritaba la víctima.

Sus agitados movimientos hacían que las puntillas penetrasen más aún en sus carnes hasta llegar al hueso, el dolor era indecible, la fiebre comenzaba a aparecer.

- ¡Vos sois quien mentís! –gritó el Inquisidor- Y Nos, estamos aquí para descubrir esa ignominia…pero seamos condescendientes.

Su tono de voz se suavizó, clavó sus ojos aguileños en la víctima y con una cínica sonrisa le dijo:

-Podemos ser benévolos con vos; si nos proporcionáis los nombres de todos aquellos que se reúnen en dichos conciliábulos, podremos consideraros como retractado y seréis libre, ¡Libre! ¡Vamos, no os lo penséis! No tiene nada que pensar, ¡Los nombres…!

Entre gritos, llantos y lamentos, el condenado suplicó:

-Nunca existieron tales reuniones, hermano…sólo soy un pobre zapatero de la collanía de San Pedro, como vos sabéis…jamás hice algo en contra de nuestra Iglesia…hay quien me quiere mal, quien envidia mi labor y con calumnias y mentiras me han demandado a vos.

Los inquisidores se miraron entre sí, en aquel tenebre silencio tan solo se escuchaba el llanto del desgraciado, las goteras de la humedad que rezumaban las mohosas paredes del castillo.

-Pues bien, ya que decidís no hablar…pasaremos al siguiente tormento…-dijo mientras dirigía su mirada al esbirro.

Keyla Velásquez
Diseño de modas diferentes cursos y es...
Escrito por Keyla Velásquez
el 29/11/2009

Dios mioooooooooo! Que agonía tan grande, no paraba de leer, sinceramente uno analiza las torturas que el ser humano le ha realizado a sus pares en el transcurrir del tiempo y da asco y pena pertenecer a esta especie (la de seres humanos), ni hablar de toda la maldad que se ha hecho en el nombre de Dios quien a su vez volteará el rostro ante tanta perversidad...
Gracias Manuel, sigo pendiente de la continuación y te felicito por el negro tan intenso puesto en el tintero, besos

Luis M.
Escrito por Luis M.
el 29/11/2009

Me recordaba mientras lo leía el libro de Nebrija, EL MANUSCRITO DE PIEDRA.
Muy buena su redacción, el uso de las palabras de la época y el ritmo utilizado.

Estupendo. BEspero siga...

Saludos

Manuel Cabrera Miranda
Tecnico de mantenimiento autómatas pro...
Escrito por Manuel Cabrera Miranda
el 29/11/2009

Gracias por vuestras opiniones, amigo.
Le daré continuidad a la escena.
Un saludo, compañeros.

raquel esther
Escrito por raquel esther
el 29/11/2009

Es triste que se hayan utilizado torturas por cualquier motivo y aún mas triste que se sigan utilizando, nos lo registra la historia a lo largo de milenios.
Excelente narrativa Manuel, bien plasmadas las palabras utilizadas y espero la continuidad.
Saludos

Carmenza Alzate
Especializacion en gerencia de sistema...
Escrito por Carmenza Alzate
el 29/11/2009

Hola Manuel, mucho gusto, he leido su escrito y me parece que recrea muy bien aquella época tenebrosa que aún ahora como dice Raquel estamos viviendo de una u otra manera, y lo peor escudados en dogmas, religiones, heregías, ambiciones, poder etc.... Retrata con esmero esta escena dantesca situandonos en la época... Me ha agradado mucho su forma de escribir...
Un saludo cordial

Addysa Gonzalez
Lic historia, finacista universidad de...
Escrito por Addysa Gonzalez
el 30/11/2009

Me gusto mucho como lo narrastes, me parecia que estaba en esa epoca,te felicito. Cruel pero muy real el mensaje. Saludos.

Manuel Cabrera Miranda
Tecnico de mantenimiento autómatas pro...
Escrito por Manuel Cabrera Miranda
el 30/11/2009

Raquel, Carmenza, Addysa.
Muchas gracias a las tres por vuestras opiniones, amigas. Sin dudas cuesta creer que esto haya existido alguna vez pero por desgracia ahí están los archivos inquisitoriales donde se reflejan los procedimientos usados y los Autos de Fe realizados.
Un abrazo, amigas.