En este grupo En todos

Grupo de Apoyo psicológico y humanitario a usuarios en emergencia

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/09/2011
28
sep
Declinación
Publicado por Pablo el 28 de septiembre de 2011

declinacion.jpg La declinación es un manera de expresar las distintas relaciones gramaticales que pueden darse dentro de una oración; una manera que se realiza de forma morfológica en los sustantivos, en los adjetivos y en los pronombres, es decir, en todas aquellas palabras que tienen la capacidad de actuar como núcleos del sintagma nominal. De esta forma, la declinación es un procedimiento que marca morfológicamente el sujeto de la oración, el complemento directo, el complemento directo y otras funciones sintácticas.

La mayoría de las veces, la declinación se lleva a cabo mediante un proceso de sufijación, infijación, prefijación o metafonía. Todos estos fenómenos entran dentro de la categoría de la flexión nominal (el equivalente nominal a la conjugación, que sería a su vez la flexión verbal), y puede consistir en una simple adición de morfemas o bien en la sustitución o modificación de los morfemas que constituyen la palabra a declinar. El cambio, es importante recalcar, no es de este modo semántico —como lo sería en la derivación— sino estrictamente gramatical.

La declinación es un fenómeno bastante extendido entre las lenguas del mundo, pero ni mucho menos generalizado. Está presente sólo en algunas lenguas indoeuropeas, entre las que destacan los antiguos griego y latón y los modernos alemán, islandés, polaco, ruso y otras lenguas eslavas, así como en las lenguas indoarias. También está presente en muchas lenguas urálicas, altaicas y dravídicas, si bien con importantes características propias (por ejemplo, las flexiones provocadas por la declinación tienen en estas lenguas un carácter aglutinante).

Las declinaciones pueden ser, según el tipo de relación gramatical que estén marcando, de uno u otro tipo, y estas diferencias se conocen normalmente como casos. La principal división la encontramos entre los casos argumentales y los casos oblicuos: los primeros designan únicamente el sujeto y el complemento directo, mientras los segundos se encargan del resto de relaciones gramaticales, que suelen ser el resto de complementos del nombre o de los adjuntos del verbo. Dentro de los casos argumentales encontramos el caso acusativo o nominativo, el caso absolutivo, el caso activo, el caso inactivo, etc.

Así, en la mayoría de las lenguas que utilizan las declinaciones, los sustantivos tienen una serie de terminaciones distintas en función del caso gramatical en el que se encuentren. Para los hablantes de lenguas que no utilizan declinaciones —como el español— esto es difícil de entender, si bien se puede comparar al modo en que los sustantivos varían en función del género y el número. El caso gramatical, con su consiguiente declinación, hará que el sustantivo, adjetivo o pronombre en liza cambie morfológicamente en relación a su función dentro de la oración.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/09/2011

Psicología Escolar

Es de gran utilidad la psicología escolar


La escuela es el ámbito donde se detectan los problemas emocionales y de conducta de los niños, así como también sus dificultades con el aprendizaje, discapacidades motoras, disminuciones visuales y auditivas, síntomas de hiperactividad, falta de atención, impedimentos para relacionarse normalmente, fallas de carácter, así como también los trastornos derivados de un entorno familiar conflictivo, abandonos, falta de recursos, violencia.

Toda institución educativa debería contar con un gabinete psicológico que cuente con la participación de un psicólogo, un psicopedagogo y una asistente social, para la atención de los problemas puntuales de los niños que presenten dificultades, realizar las evaluaciones correspondientes, recomendar las derivaciones necesarias, apoyar a los maestros y contener y aconsejar a los padres.

En general, los problemas de aprendizaje se relacionan con el estado emocional del niño y su situación familiar. Es necesario ponerse en contacto con los padres e investigar sobre posibles malos tratos, desavenencias conyugales, agresiones físicas o verbales, la llegada de un hermanito, mudanzas, fallecimiento de personas significativas, falta de atención y contención familiar, ausencia de los padres, separaciones, divorcios, experiencias de aislamiento y soledad.

En un gabinete psicológico, el psicólogo se ocupa de los problemas de conducta y emocionales del niño, el psicopedagogo atiende las dificultades de aprendizaje y de la adquisición del lenguaje y el asistente social se dedica a conocer y atender la condición social de la familia.

El maestro es el que tiene a su cargo la detección de los posibles trastornos que pueda tener cada uno de sus alumnos que les impida cumplir con los requerimientos académicos.

La actividad del gabinete psicológico se orienta hacia la prevención de los problemas que se pueden agravar con el paso del tiempo.

Las disminuciones visuales y auditivas se suelen detectar recién cuando un niño inicia el ciclo escolar y no alcanza a ver el pizarrón.

Los problemas de hiperactividad se manifiestan en la conducta y la falta de atención y aunque el niño tenga una inteligencia normal, estas condiciones atentan contra su rendimiento en la escuela.

El solo hecho de atender en el gabinete a un niño hiperactivo con problemas de conducta y prestarle atención puede producir cambios, por esta razón es importante también que la maestra ubique a estos niños en los primeros asientos y los incentive con tareas adicionales para mantenerlos ocupados.

A veces ocurre que algunos niños se aburren en clases, principalmente aquellos que están más adelantados que los demás o que han recibido una estimulación más temprana.

El aburrimiento es ansiedad y esta condición impide a un niño mantenerse quieto o sentado y lo obliga a levantarse y pasearse o conversar con sus compañeros, ignorando a su maestra.

Es difícil enseñar en medio del desorden y el ruido, por esta razón el maestro debe comportarse con firmeza estableciendo los roles y las reglas en el momento del inicio de las clases, reglas que también deberá cumplir él mismo.

La relación maestro alumno deberá incluir un componente afectivo, ya que todo niño aprende fácilmente con alguien que le inspira simpatía y afecto.

Además de brindar información todo maestro tiene la oportunidad de formar a sus alumnos con el respeto por los valores humanos y la conducta ética, que también él deberá respetar, ya que un docente representa una figura significativa que puede influir notablemente en la formación de los alumnos.

Amar y cuidar a la naturaleza, aceptar al otro como es, compartir, tener paciencia, ser bondadoso, honesto y leal, respetar la ley, ser valiente y confiado y amar el conocimiento.

La escuela es el segundo hogar para los niños; y para el que no tiene la posibilidad de contar con una familia contenedora y estable, le quedan sus maestros y compañeros para identificarse y para que lo ayuden a llegar a ser quien es.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/09/2011

Es un trastorno de ansiedad la fobia escolar.


Fobia Escolar

La escuela es el segundo hogar y la maestra puede representar una figura significativa e influir en la formación de la identidad.

Los niños se identifican con personas con las cuales entablan una relación afectiva y este vínculo puede tener importancia en todos los aspectos de la vida, principalmente en el momento de decidir una orientación profesional.

En la actualidad el ingreso a la escuela ocurre en edades muy tempranas, cuando todavía algunos niños se mantienen muy apegados a sus madres o a sus sustitutas y les cuesta abandonar sus casas; donde se sienten seguros, gozan de privacidad e intimidad, de suficiente libertad para hacer lo que les gusta, de poder jugar con sus propios juguetes y de la compañía familiar de personas que conoce y quiere.

En el momento del desarrollo en que los niños son capaces de compartir los juegos, de socializar y de disfrutar más del ámbito hogareño, que es donde se sienten más cómodos y seguros; es cuando deben ingresar a una institución escolar, donde todo es nuevo y amenaza destruir su pequeño mundo.

Esta etapa de cambio exige un grado de adaptación que permita elaborar emocionalmente este proceso, que consiste en integrar la nueva situación como parte del crecimiento y poder así renunciar a la rutina hogareña.

Todo cambio genera estrés, que consiste en un estado de tensión interna que se produce cuando el cuerpo se prepara para enfrentar una situación amenazante; y el stress a su vez, puede producir ansiedad o miedo.

El miedo es la reacción instintiva frente a un peligro concreto.

La ansiedad es un miedo desconocido, vago, que no se puede identificar y que es provocado más por factores internos subjetivos que por un factor específico externo.

La ansiedad puede provocar signos fisiológicos, como sudoración, aceleración del pulso, tensión, tanto por el desconocimiento de la naturaleza de la amenaza que se percibe como de la duda sobre la capacidad para enfrentarla.

La fobia es un miedo irracional ante situaciones u objetos que son inofensivos para los demás pero que para el sujeto resultan amenazantes; y la ansiedad es el síntoma principal.

La fobia por lo general, se considera que se produce cuando el temor experimentado por una situación anterior amenazante, que aparentemente se ha olvidado, se transfiere a una situación similar actual.

Las terapias cognitivas pueden ayudar a superar las fobias mediante la exposición gradual al objeto o situación que provoca ansiedad, de manera que quede demostrada la inexistencia de una real amenaza.

El ingreso escolar por primera vez debe ser gradual si el niño experimentara algún rechazo y la presencia de la madre o sustituta durante los primeros días favorece esta adaptación, que se logra cuando el niño comprueba que no representa ningún peligro para él.

Posteriormente, en los grados superiores, el rechazo a la rutina escolar generalmente puede ocurrir debido a dificultades de relación con los compañeros o con la maestra.

La familia es el ámbito que permite la socialización primaria, fundamental para el desarrollo de un niño, principalmente por su contenido emocional y afectivo que es el que graba con mayor nitidez el aprendizaje.

En la escuela es donde se produce la socialización secundaria, el momento de aprender las pautas sociales y los modos de relación formales, que suelen ser diferentes a las del hogar, y todo ello depende en gran parte del temperamento y del carácter de cada niño.

Este cambio exige aceptar e incorporar nuevos códigos y reglas que es lo que podrá facilitar o dificultar desenvolverse socialmente en el futuro.

El niño debe saber que así como existen leyes, jerarquías y modos de comunicación que tienen que respetar los adultos, también hay normas, jerarquías y formas de relación que deben respetar los niños; y su capacidad para aceptar estas limitaciones estará en relación a la conducta social que demuestren sus padres.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/09/2011


La Indisciplina Escolar

Es difícil lograr la disciplina escolar


La palabra disciplina significa regularizar, metodizar, ordenar, instruir, enseñar.

No se puede enseñar donde no hay orden ni método.

Para un maestro o maestra de escuela primaria o un profesor o profesora de colegio secundario mantener la disciplina en el aula es tarea difícil.

Los chicos y adolescentes en la actualidad están sometidos a un gran caudal de estimulación que los han condicionado a estar constantemente entretenidos y su capacidad de concentración parece haber disminuido.

La indisciplina de los niños y jóvenes no se reduce al ámbito escolar sino que también se experimenta en los hogares.

Las obligaciones laborales de los padres los mantienen mucho tiempo lejos del hogar y los chicos no reciben una educación uniforme sino que son influenciados, en el mejor de los casos por personas que quedan a su cuidado, que piensan diferente, o peor aún quedan solos y aprenden a hacer lo que quieren, cuando quieren.

En muchos hogares la organización familiar es anárquica y los niños pueden llegar a tener las mismas libertades que los adultos. No existen los límites, porque la firmeza y las convicciones firmes se han perdido y muchos padres no saben que lo único que educa a sus hijos es su ejemplo.

Los padres son los modelos principales para la formación de una persona. Los hijos hacen y harán lo que sus padres hacen y no existe juez más cabal que un niño. Por eso es esencial en el hogar priorizar los valores y no emitir mensajes contradictorios.

Los maestros y profesores desde su ámbito deben instruir también a los padres que es probable tampoco hayan tenido la oportunidad de haber sido educados adecuadamente.

Es indispensable que la pareja no se desautorice entre si delante de sus hijos cuando no coincide en la forma de ver las cosas. Luego podrán discutir las diferencias a solas cuando ellos no estén.

En la escuela, además, los chicos generalmente se aburren y no pueden prestar atención

Un niño no se puede quedar quieto y un adolescente tampoco, por lo tanto busca entretenerse conversando o jugando con sus compañeros mientras los maestros se esfuerzan en dar la clase en medio de un ensordecedor barullo.

Sin embargo, hay maestros que cuando dan sus clases logran que nadie hable o moleste, confirmando este hecho que es posible mantener el orden en clase.

Un maestro o profesor, para que sus alumnos lo respeten y no se olviden de él mientras hace su trabajo, debe primero ser una persona que se respeta a si mismo; siendo justo, honesto, sincero y recto.

Además tiene que tener ganas de enseñar y relacionar los conceptos que transmite con la realidad actual, tanto de los chicos como de la sociedad.

Si un niño no participa en clase deja de prestar atención. La participación del alumno es indispensable porque permite que aprendan a expresarse, a usar más vocabulario, a confiar en ellos mismos y a ser más creativos.

Para esto es muy importante colocarlos en círculo para favorecer la participación y mantener el control.

Si esto no fuera posible, los niños o adolescentes difíciles deben sentarse en las primeras filas y los hiperactivos que no se pueden quedar sentados deben ser los ayudantes de su maestro.

Los maestros deben derivar su atención a los peores alumnos e incentivarlos a participar. Generalmente, un niño rebelde suele ser muy inteligente y esa inteligencia puede capitalizarse si se lo trata adecuadamente.

El niño problema necesita más atención y más afecto, porque siempre tiende a ser rechazado no solo por sus compañeros sino también por los maestros y seguramente por sus padres y demás relaciones.

Un maestro debe respetar su rol y no debe dar confianza a un niño, manteniendo las distancias y hasta podría ser de gran ayuda para él evitar tutearlos.

Los niños se identifican con personas significativas y un maestro puede ser un modelo importante para su identidad.

De sus maestros depende en gran parte el destino de un niño.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 29/09/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


oct

Cómo superar un trauma
Publicado por Malena el 10 de octubre de 2011

Todos sabemos que un hecho traumático puede llegar a desequilibrarnos, sin embargo pocos saben que disponemos de muchos recursos para enfrentarlo.

Una enfermedad, una muerte repentina, un accidente, una desilusión amorosa, una pérdida económica, etc. , puede amenazar seriamente nuestra vida, deprimirnos, quitarnos las ganas de vivir y las fuerzas para seguir adelante.

Muchas veces, pasar por una circunstancia difícil nos lleva a experimentar que todo lo que hemos construido parece derrumbarse y nos obliga a cambiar de perspectiva para seguir viviendo.

Según la personalidad que se tenga será el estilo de la estrategia para enfrentar los problemas.

Las personas de acción se preocupan en buscar una solución, una salida; otros prefieren pedir ayuda y compartir el dolor; hay otros que necesitan estar solos sin hablar y también quienes tratan de eludir sus pensamientos para no sufrir.

La persona de acción elabora un mapa de la situación y busca la alternativa más adecuada para enfrentar una situación traumática. Generalmente es una persona que necesita sentirse útil haciendo algo para controlar los hechos, que cree que todo está en sus manos y que es su responsabilidad.

En este caso, no suele buscar apoyo ni compartir su problema con otros y tiende a enfrentar sola el hecho, asumiéndolo como un desafío.

Este exceso de preocupación puede llevar a esa persona a perder de vista cosas importantes como la necesidad de otros que también están involucrados, que pueden estar deseando colaborar.

Los que buscan ayuda y se apoyan en otros en momentos difíciles y hacen lo mejor que pueden, tienden a sentirse más contenidos, con la sensación de formar parte de un grupo y le brindan la posibilidad a los demás de colaborar y sentirse útiles.

Los que huyen frente a una situación grave y se alejan del dolor con la idea de olvidarse, actúan negando la realidad a veces bloqueados emocionalmente para no sufrir o recurriendo a las drogas o el alcohol.

Los que se refugian en ilusiones o en un falso optimismo, esperando una solución mágica, son los que sienten que la fantasía les brindará más satisfacción que la vida real .

El trabajo excesivo también sirve para evitar enfrentar problemas graves, porque es una buena excusa que permite aislarse de las dificultades, a veces hasta tener las fuerzas para encararlos.

El que habla demasiado con todo el mundo de su problema puede aumentar sus sentimientos negativos y su sufrimiento, regodeándose en el dolor. Es necesario saber que frente a un suceso desagradable que perdura en el tiempo, lo mejor es permitirse pasar algún momento gratificante, principalmente para estar en mejores condiciones para enfrentarlo.

Los que capitalizan las situaciones difíciles para salir fortalecidos de ellas o ven los obstáculos como desafíos, son los que se convierten en líderes durante las catástrofes.

Los que se aíslan socialmente y prefieren llevar la carga solos, la estrategia es ocultar sus sentimientos y no dejar que los demás conozcan su situación ni su estado de ánimo.

Los que se esfuerzan en mantenerse calmos, se expresan en forma constructiva y pueden relajarse, son los que pueden evitar desbordes y actuar en forma coherente según las circunstancias.

Los que se complacen en buscar culpables cuando se produce un hecho desgraciado, son los que necesitan proyectar su ira sobre otros.

Los que recurren al humor, son los que tienen la mejor actitud para manejar una situación conflictiva y los que pueden controlar con mayor eficacia la ansiedad, viendo el aspecto ridículo que tiene.

Los que han sufrido desgracias personales y transmiten a la sociedad su deseo de evitar que les ocurra lo mismo son los que crean organizaciones para prevenir el sufrimiento de otros y paliar su propio dolor.

Muchos creen que todos están en las mismas condiciones para enfrentar los problemas pero no es así, porque cada uno tiene su propia estrategia y hace lo que puede. Lo mejor es comprometer a los demás con las pequeñas ayudas que puedan brindar porque cada persona tiene un modo de reaccionar frente a la adversidad.

Contar con la mayor cantidad de estos recursos será la mejor condición para enfrentar hechos traumáticos.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011

Es indispensable y urgente tratar, el trastorno bipolar


La Depresión y el Trastorno Bipolar

La tristeza es un estado de ánimo natural cuando las circunstancias de la vida así lo justifican.

El dolor por la pérdida de un ser querido, el disgusto y la inseguridad que producen la pérdida del trabajo, las frustraciones, los accidentes, las enfermedades, las guerras, la inseguridad, la violencia y las catástrofes, pueden provocar un estado de tristeza, que con el transcurso del tiempo una persona normal puede por lo general superar adecuadamente. Porque la naturaleza posee los mecanismos adecuados para que las personas puedan recuperar el equilibrio ante cualquier situación de crisis.

Sin embargo, en la actualidad, cada vez más, el trastorno bipolar impide a las personas la elaboración de los duelos, que comprometen su vida normal, y los hace sentir incapaces de mantener una relación estable, cumplir con eficiencia con su trabajo y hasta de continuar viviendo sus vidas.

El trastorno bipolar denominada también psicosis maníaco depresiva, exige un tratamiento combinado, tanto psicoterapéutico como farmacológico.

Las causas de esta enfermedad, cuando es diagnosticada correctamente, se atribuyen principalmente a factores hereditarios, que se desencadenan a partir de situaciones de conflicto o experiencias de pérdidas vividas.

Desde el punto de vista orgánico la depresión se produce por un desequilibrio químico a nivel de neurotransmisores que afecta el estado de ánimo.

El enfoque psicoanalítico considera la causa de la depresión como un estancamiento de la libido o instinto de vida, sobre el si mismo, energía que las personas normales orientan hacia los objetos del mundo externos, sean éstas, personas, intereses o cosas.

A este proceso de retiro de la catexis de los objetos significativos y de retorno sobre el sujeto, Freud lo denomina narcisismo.

Freud diferencia el narcisismo primario del secundario. El primario es el anterior a las relaciones de objeto, cuando, según él, todavía no existe diferenciación entre el yo y el ello (instancia del aparato psíquico que representa los instintos). Y denomina narcisismo secundario cuando la libido afluye al yo y la retira de los objetos, por las identificaciones con los objetos externos.

El narcisismo indica estados extremos de regresión a etapas muy tempranas del desarrollo psicosexual y se convertirá en una estructura permanente del sujeto y del ideal del yo.

Según Melanie Klein, sólo corresponde hablar del narcisismo secundario que se caracteriza por el retorno de la libido hacia objetos interiorizados, porque desde su origen el hombre establece relaciones objetales y no puede existir previamente un narcisismo sin objeto.

De modo que en la depresión endógena llamada también psicosis maníaco depresiva o trastorno bipolar, al retirar la catexis de los objetos externos, el sujeto concentra toda la libido en si mismo y pierde el interés por el mundo externo.

Freud atribuye a un trauma la fijación de la libido a una etapa del desarrollo psicosexual, y afirma que más arcaica sea esta fijación más difícil de superar será el trauma.

El trauma se produce como resultado de un exceso de frustración o de un exceso de gratificación en una etapa temprana.

Melanie Klein desarrolla este concepto relacionándolo con la depresión. Si el bebé, cuyo objeto de placer es un pecho materno que le produce frustración, se traga simbólicamente el pecho materno para hacerlo desaparecer y recobrar el equilibrio; en las etapas posteriores hará lo mismo, o sea adquiriendo una adicción relacionada con la boca para calmar su ansiedad, ya sea comida, drogas, alcohol, dulces, etc. , debido a su fijación oral.

Si en cambio por el mismo motivo rechaza al pecho materno y lo vomita, podrá manifestarse esta fijación más adelante como anorexia y bulimia.

El peligro más grave del trastorno bipolar es el suicidio, por esta razón, es indispensable consultar al médico cuando se experimentan síntomas reiterados de depresión, para que sea evaluada la condición del enfermo y se pueda realizar un diagnóstico diferencial.

Los síntomas más específicos del trastorno bipolar, en su fase depresiva, son el insomnio, el desinterés, la apatía, no poder levantarse por la mañana, la falta de higiene personal, el desaliño, el abandono, la lentitud de los movimientos y de todo el metabolismo en general. La fase maníaca, se suele manifestar periodicamente, en forma alternativa, con hiperactividad, euforia y dinamismo, contrastando singularmente con su estado anterior.

En la fase depresiva en algunos casos, es común la aparición de alucinaciones visuales o auditivas que expresan delirios persecutorios que recriminan al sujeto supuestas culpas.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011

El Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar, también denominado Psicosis Maníaco depresiva, se caracteriza por un estado de ánimo en que se alternan períodos de depresión con períodos de manía o de algún grado de excitación.

Según un estudio comparativo realizado por el Dr. Miklowitz, profesor de psicología y psiquiatría de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, una psicoterapia más prolongada es significativamente más efectiva que el tratamiento a corto plazo, para aliviar la depresión asociada con el trastorno bipolar.

Además, las drogas para tratar la depresión son de uso limitado en el tratamiento de los episodios depresivos repetidos en el trastorno bipolar.

En cuanto a los distintos tipos de psicoterapia, la terapia familiar resultó más efectiva que las terapias individuales.

Este tipo de estudios es importante porque no hay muchas industrias farmacéuticas que les interese investigar sobre la eficacia de las psicoterapias, ya que los laboratorios consideran más efectiva la administración de medicamentos.

Para una persona con trastorno bipolar recibir un tratamiento combinado es lo ideal, o sea en la mayoría de los casos se les administrarán drogas antidepresivas y al mismo tiempo realizarán una psicoterapia familiar, a largo plazo, que resulta a la luz de estas últimas investigaciones, el tratamiento psicológico más eficaz.

El costo de las psicoterapias a largo plazo suelen ser elevados para los sistemas de medicina prepaga, cuyos directivos se resisten a pagarla, pero evitar esos costos podría resultar mucho más oneroso en el futuro, para el cuidado de esos mismos pacientes, si no reciben en su momento la atención adecuada.

La enfermedad bipolar es un trastorno que se comienza a manifestar en edades tempranas. Como casi todas las enfermedades mentales graves, no aparecen signos orgánicos asociados de relevancia como para confirmar un diagnóstico, pero se considera que existe un desequilibrio químico a nivel de neurotransmisores cerebrales.

La personalidad de los pacientes aquejados de esta dolencia se caracteriza por la poca tolerancia a la frustración y a las circunstancias de la vida, por una actitud pesimista frente a los hechos y por graves dificultades de adaptación.

Suelen ser narcisistas y dependientes, concentrando toda su energía en sí mismas en forma autodestructiva, incapaces de proyectarse en el mundo hacia los demás, como otros separados de ellos, e independientes.

En sus relaciones afectivas crean vínculos simbióticos entendiendo a sus afectos como prolongaciones de sí mismos, por lo que la convivencia les resulta muy difícil.

Tienen baja autoestima y un sentimiento de culpa que algunas veces se manifiesta con delirios persecutorios.

Según la teoría de Freud, la depresión es una enfermedad grave porque su raíz se encuentra en una etapa muy temprana del desarrollo, la etapa oral, cuando el niño todavía está siendo amamantado. Según Freud, durante ese período, se produce el trauma, por exceso de frustración o de gratificación, que ocasiona la fijación oral.

El sujeto introyecta la pulsión que le resulta excesiva, virtualmente se la traga, y posteriormente se transforma en una energía autodestructiva.

Esta operación psíquica hace desaparecer al objeto de placer, tragándose simbólicamente el pecho materno, generándole culpa.

Este mecanismo se reitera en toda oportunidad que se asemeje a la primera, aunque el objeto del deseo sea diferente.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011

La depresión bipolar y la pareja

La depresión bipolar no es sólo un estado de ánimo transitorio, resultado de un hecho traumática, sino que también se trata de una enfermedad, que se relaciona con una irregularidad a nivel de neurotransmisores cerebrales, en las sinapsis de las neuronas, que a veces puede detectarse mediante procedimientos médicos y otras no, y que puede ser hereditaria.

Esta patología exige tratamiento psiquiátrico y psicológico, que en general resultan efectivos, a veces en forma permanente y en otras en forma cíclica, durante la fase depresiva, de lo que se conoce como bipolaridad maníaco depresiva.

A veces, las personas afectadas por este trastorno, se niegan a ser atendidas, precisamente por su falta de motivación para vivir y para intentar curarse, pero la falta de atención de estos enfermos puede tener consecuencias fatales, ya que uno de sus síntomas característicos es la idea del suicidio.

La vida de estas personas, si recibe el tratamiento adecuado, puede ser normal, o sea que pueden trabajar, relacionarse, tener parejas e hijos y desarrollar cualquier actividad intelectual.

Sin embargo, en la vida de pareja, puede suceder generalmente, que el que sufre de este síndrome, tenga la tendencia a relacionarse con el otro en una forma simbiótica.

Desde el punto de vista psicoanalítico, la depresión tiene su origen en un trauma de la infancia temprana, específicamente en el período oral, es decir en la etapa del desarrollo psico sexual en el que el modo de satisfacción era la succión del pecho materno, cuando todavía no había diferenciación entre el yo y el no yo.

Un trauma en este período del desarrollo, que puede producirse ya sea por un exceso de frustración como por un exceso de gratificación, da lugar a una fijación en esa etapa, que se reflejará en el futuro en el modo de relacionarse afectivamente.

De manera que una persona que sufre depresión bipolar, desde esta perspectiva, tenderá a establecer relaciones simbióticas, o sea dependientes, considerando a los otros, no como otros sino como prolongaciones de si misma.

Esto ocurrirá con todas sus relaciones afectivas, tanto con sus parejas como con sus hijos, sus amigos, padres, hermanos, etc.

Cuando la pareja es una persona con las mismas características de personalidad, aunque no sufra de depresión, se establecerá un vínculo simbiótico y terminarán siendo solo una, y la persona afectada por depresión bipolar no tendrá vida propia sino que podría llegar a convertirse en la sombra del otro o bien identificarse mutuamente.

Pero si esta persona se vincula con alguien independiente, la vida en común puede llegar a ser difícil , así como la crianza de los hijos que no serán considerados por ella como personas individuales sino dependientes y no diferenciados.

Por lo tanto, es conveniente que no sólo sean tratados con drogas antidepresivas sino que también sean sometidos a una psicoterapia de tipo profunda, para lograr elaborar emocionalmente el trauma de la infancia y llegar a relacionarse normalmente.

Según Freud, cuanto más arcaico y temprano es el trauma, más severa puede ser la patología, sin embargo, hoy en día existen drogas muy eficaces que ayudan considerablemente en el proceso de la psicoterapia.

Por esta razón, una terapia combinada es la atención adecuada para estas personas

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011
Programación neurolingüística en educación
Publicado por Hilda Fingermann el 10 de octubre de 2011

La programación neurolingüística en el área educativa tiende a investigar a los educandos para que tanto ellos mismos como quienes tienen que guiarlos (los educadores) puedan diseñar estrategias personalizadas, pues es una técnica que estudia la comunicación para mejorar el rendimiento del proceso enseñanza-aprendizaje .

La programación neurolingüística nació en California en 1976, estudiando el por qué podía lograrse por ciertos expositores una comunicación exitosa, concluyendo que eran personas que sabían mucho sobre características suyas y de los demás.

En el aprendizaje influyen múltiples factores: el modo ver el mundo, la ideología, los valores , el comportamiento. Cada persona tiene un modo diferente de vincularse con el material de estudio, de captarlo, de memorizarlo, de transmitirlo, que a ella le resulta más eficaz, ya sea este canal, visual, auditivo gustativo, olfativo o kinestésico. Lo percibido a través de los sentidos, recibe una respuesta neurológica que se traduce en acciones comunicacionales, que podemos controlar si sabemos cómo funcionan.

Si tanto el propio alumno como su docente descubren que el educando tiene mayor aptitud para aprender a través del canal visual, lo alentará a hacer gráficos o láminas; si tiene mayor facilidad para aprender escuchando, le dará mayores explicaciones teóricas o lo estimulará a leer en voz alta; y en el caso de los kinestésicos se les facilitará el acceso a la experimentación, etcétera, dirigiéndose a cada uno a la manera en que ellos lo necesitan.

Este conocimiento del alumno y sus modos mentales de operar le servirán para fomentar la motivación, armar grupos de tareas donde combine a distintos tipos de maneras de aprender a fin de que se complementen, y ayudará a los alumnos a adquirir autonomía en su aprendizaje a través de su metacognición.

Esto es mucho más fácil de aplicar en cursos de número reducido.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011

6
oct

Intereses del alumno
Publicado por Hilda Fingermann el 6 de octubre de 2011

Los intereses del alumno varían de acuerdo a la etapa escolar en que se encuentre y de sus características personales. No podemos pretender que un niño en su escolaridad primaria o secundaria tenga la misma motivación intrínseca que un estudiante que se está preparando para ejercer la futura profesión que él mismo eligió.

En los niños pequeños los intereses son concretos, y por eso hay que mostrar la tarea como un desafío, una competencia con los demás o con él mismo; un poco más grandes ir explicando el por qué debe aprender ciertos temas y adoptar ciertas conductas, muchas veces trayendo ejemplos de la vida cotidiana, donde se muestre que el conocimiento es necesario, para tratar de lograr que en cualquier etapa del aprendizaje el interés del alumno se centre en aprender como una herramienta útil para su vida presente y futura, y no solo para que sus padres se pongan contentos u obtener buenas calificaciones. En esto se basa la motivación intrínseca versus la motivación extrínseca, aunque nada impide y es deseable, que ambas puedan coexistir.

El maestro debe indagar qué cosas les preocupan a los niños o los motiva intrínsecamente, para usar esos temas como disparadores para despertar el interés mediante la motivación extrínseca. Siempre se aprende mejor cuando se ve la utilidad que reporta y el tema parece relevante. Por ejemplo en la adolescencia se puede partir del embarazo precoz, y usarlo para hacer estadísticas en Matemática, o ver en qué países es más habitual aprendiendo así Geografía, o en Lengua hacer una redacción sobre el tema, o en Historia ver cómo se fue dando este hecho a través del tiempo y en las diferentes culturas, y obviamente es fundamental su tratamiento desde la Biología. El juego es también muy útil como forma de aprender (un ejemplo concreto es cómo los niños saben las banderas de los países por los juegos de video de fútbol).

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


El sujeto del aprendizaje es el educando, considerado tradicionalmente como receptor de conocimientos, y actualmente como partícipe activo del proceso.

Cada etapa evolutiva requiere ser tomada en cuenta en su peculiaridad, a efectos de seleccionar los contenidos y las estrategias metodológicas, sobre todo considerar los cambios que ocurren psicofísicamente durante la pubertad y la adolescencia, donde se requiere mucha paciencia y comprensión en el educador.

Además de estas consideraciones sobre las características generales del grupo, debe analizarse a cada alumno en su singularidad, para que cada uno alcance el mayor grado de desarrollo de acuerdo a sus intereses y potencialidades.

Al alumno le agrada ser considerado parte de un todo (el grupo de la clase a la cual pertenece) pero además lo motiva que se lo tome como persona particular, con necesidades y gustos propios. Es bueno que el maestro o profesor los llame por su nombre de pila, que les pregunte por sus inquietudes y preferencias, e ir adaptando en la medida de lo posible, las tareas a cada uno de ellos. Si por ejemplo, a un alumno le gusta dibujar, se lo debe alentar para que ilustre los contenidos, ya sea de ciencias, naturales o sociales, o algún cuento de literatura. Si le agrada redactar, estimularlo en ese aspecto, encargándole los discursos de los actos escolares o alentarlo a que participe en concursos literarios.

El sujeto del aprendizaje es un todo: es mente, cuerpo, sentimientos, preocupaciones, ansiedades, y el conocimiento y dominio de todas esas áreas por parte del propio alumno y del maestro, se traducirá en un buen desempeño en clase. Si el alumno logra un conocimiento acabado de sus fortalezas y flaquezas, y aprende a convivir con ellas, aprovechando las primeras y mejorando las segundas, con la ayuda del maestro, con quien comparte esas experiencias, seguramente el resultado será positivo.

El diálogo participativo es fundamental, para conocerse, para integrar en los trabajos grupales a alumnos con inteligencias diferentes, a efectos de acrecentar su espíritu de colaboración y ayuda mutua, potenciando las habilidades con el trabajo de todos.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


Siempre se ha reconocido que en el aprendizaje se producen fenómenos internos, dentro de la mente del sujeto que conoce con referencia a un objeto, que al conocerlo, modificará su estructura mental y su conducta. El aspecto conductual es lo observable y medible y es lo tenido en cuenta por la corriente conductista. Por ejemplo medimos resultados de aprendizaje cuando aplicamos una test de evaluación.

El aprendizaje cognitivo pone por el contrario énfasis en lo que ocurre dentro de la mente, indagando cómo se acomoda el nuevo conocimiento con respecto a los ya adquiridos. Para esta posición el aprendizaje se construye conformando una estructura, en un proceso dinámico. Los estímulos no son determinantes directamente de la conducta, sino los procesos internos por los cuales el sujeto procesa esos estímulos, a través de la percepción, la memoria, el lenguaje, y el razonamiento, que le permiten resolver problemas.

Como antecedente podemos mencionar a la Gestalt, que consideró al proceso perceptivo como una totalidad, y la existencia de procesos internos al sujeto que median entre los estímulos percibidos y nuestra experiencia, oponiéndose al conductismo, como asociación estímulo-respuesta. El todo para esta teoría es mucho más que la suma de las partes. En la evocación, por ejemplo, al recordar una parte, tiende a surgir el todo en la conciencia, como una estructura. Para esta concepción en las aulas puede enseñarse el todo, y no es necesario hacerlo con esquemas analíticos.

El cognitivismo propiamente dicho, tuvo sus manifestaciones más trascendentes en autores como Piaget (1896-1980) y Bruner , nacido en 1915, que se ocupan de las etapas del desarrollo cognitivo. Ausubel (1918-2008) se opuso al aprendizaje repetitivo o memorístico, pero no negó el aprendizaje por recepción al que consideró eficaz junto con el aprendizaje por descubrimiento siempre que la nueva información se acomode en el andamiaje de la estructura cognitiva significativamente , asociado a las ideas previas del sujeto. Esto permite que la nueva información sea almacenada en la memoria a largo plazo, pudiendo ser evocada por un plazo mucho más largo que el aprendizaje que se ubica arbitrariamente en la memora a corto plazo, que durará muy poco tiempo y se perderá. Vygotski (1896-1934) introdujo la noción de la zona de desarrollo próximo.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


Ya vimos que el pensamiento deductivo recorre un camino que va de lo general a lo particular y que el inductivo realiza el camino opuesto. En este caso, el pensamiento transductivo se mueve entre datos singulares o particulares estableciendo relaciones comparativas entre ellos (buscando similitudes y diferencias). Por esta razón al pensamiento transductivo también se lo denomina analógico.

Se lo considera un pensamiento creativo ya que desarrolla la imaginación y es fuente de recursos literarios como comparaciones y metáforas en la etapa del pensamiento formal. Es no lógico y surge en la etapa preoperacional del desarrollo mental expuesto por Piaget como algo natural e incontrolado. Los niños hasta los 7 años tienden a comparar objetos sin proponérselo al descubrir maravillados el mundo que los rodea. Son formadores de preconceptos de los cuales no tratan de descubrir su verdad o falsedad. Por ejemplo si un niño observa que su madre limpia la casa porque vienen visitas, cada vez que vea a su madre limpiar esperará la llegada de invitados. Más adelante el pensamiento transductivo seguirá operando pero con mayor control por parte del sujeto, que orientará su pensamiento a cómo y qué comparar.

Bruner considera al método transductivo, junto al deductivo y al inductivo los que promoverán un aprendizaje por descubrimiento . Al descubrimiento transductivo lo asocia con la creación y el arte, debiendo el docente que pretenda usar esta forma de descubrimiento tomar en cuenta los materiales a presentar, la familiaridad que el niño pueda tener con ellos y que tenga el tiempo suficiente para cotejarlos.

Puede iniciarse la aplicación de este pensamiento en las etapas de razonamiento concreto pero las creaciones más importantes en el campo literario o musical advendrán cuando ya esté instalado el pensamiento formal. Es un método interactivo donde el sujeto aporta su imaginación, su mirada sobre lo observado para hacer sus analogías que podrán llegar a ser altamente creativas, al determinar el sujeto al objeto de conocimiento y a su vez sentir su influencia.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


Piaget estructuró el pensamiento en etapas evolutivas siendo la última, la del pensamiento formal, caracterizado por la posibilidad de abstracción, típica de los adultos. Sin embargo, estudios posteriores permiten concluir que luego de la etapa formal, en la edad adulta madura, aparece un pensamiento más abierto, flexible, relativista, intuitivo y emocional integrado con lo objetivo, más contextualizado y pragmático, que puede llamarse pensamiento post formal, integrando la experiencia a la lógica formal.

El pensamiento post formal busca respuestas impensadas desde el punto de vista de vista lógica, adapta puntos de vista y no se remite a polarizaciones, por eso es relativista pues puede hallar soluciones intermedias, y tal vez más de una para una misma cuestión que puede deberse a multiplicidad de causas, algunas de tipo social o emocional.
En esto se saldría del esquema de Piaget donde cada etapa mental es superadora de la anterior, ya que en este caso se integra el pensamiento formal y abstracto con el concreto a buscar soluciones prácticas o pragmáticas. Piaget no toma en cuenta las emociones en su modo de pensamiento, y muchas veces son ellas las que determinan ciertas decisiones. En cieryto modo se acercaría a lo que Daniel Goleman denominó inteligencia emocional.

Esta forma de pensamiento debe ser utilizada en las tareas que se les encomienden a quienes se dedican a la educación de adultos , que si bien tal vez no tengan tanta memoria como los más jóvenes poseen este tipo de inteligencia, post formal mucho más propicia para la resolución de problemas reales y complejos, donde intervengan en su resolución; su experiencia, sus emociones y la flexibilidad de su intelecto.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


El pensamiento convergente es la antítesis del pensamiento divergente, este último basado en la innovación y la creatividad en la búsqueda de la solución al problema planteado. El pensamiento convergente no innova, ni imagina posibles soluciones sino que utiliza la lógica y lo ya conocido para encontrar la solución al problema.

Sigue una única línea vertical, no baraja posibles alternativas y por lo tanto el producto hallado como respuesta es único. Es el razonamiento típico de las Ciencias Exactas y apunta a la objetividad. Queda excluida la imaginación y la flexibilidad. Es un tipo de pensamiento que debe descartarse en un artista, en un Médico o en un Abogado. Esto no significa que una persona que tiene un pensamiento convergente no pueda además usar el divergente en otras situaciones (por ejemplo un ingeniero pintor o escritor). Se utiliza el pensamiento convergente en las pruebas de tipo objetivas, o en los problemas físicos o matemáticos. No intenta innovar, sino seguir el camino de la Lógica convencional. Sin embargo, quienes descubren nuevas leyes físicas y matemáticas usan pensamiento divergente.

El psicólogo estadounidense Joy Paul Guilford (1897-1987) distinguió entre las operaciones mentales, la cognición (lo que puede saberse a partir de lo ya conocido); la memoria (como proceso de almacenamiento de contenidos); la producción divergente (las varias posibles respuestas que pueden elaborarse a partir de datos específicos, con los cuales se sigue un camino de pensamiento lateral o ramificado en diferentes caminos o direcciones); la producción convergente (obtención de un solo resultado considerado el válido o mejor a partir de una operación lógica lineal) y la valoración (cuando la decisión se alcanza por criterios selectivos).

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


Poder llegar a dominar el pensamiento abstracto es un ideal en materia educativa. Significa ir más allá de captar de un objeto, de un hecho o de una información mucho más de los que se nos muestra en su simple contacto sensitivo. Poder crear en nuestra mente una imagen mental de algo sin necesidad de tenerlo presente ya sea físicamente o en nuestro recuerdo. Recordemos que los sustantivos abstractos son aquellos que se refieren a cosas que no podemos ver y tocar. El pensamiento abstracto hace referencia a aquellos que podemos elaborar sin necesidad de que se nos muestre lo que se necesita aprender ante nuestros ojos.

Si tenemos pensamiento abstracto podemos imaginar, extrapolar lo aprendido a nuevas situaciones, construir esquemas, ubicarnos en otros tiempos y lugares, deducir, sacar conclusiones, comparar.

El pensamiento abstracto puede usarse en todas las asignaturas siendo su uso más común en Matemática. Despejar incógnitas por ejemplo, es un típico ejercicio de abstracción. Otro ejemplo sería construir en Lógica las tablas de verdad.

Para Piaget el pensamiento abstracto recién se logra luego de haber pasado la etapa sensorio-motriz y el del pensamiento concreto, y esto ocurre aproximadamente a los 12 años, donde progresivamente se va desarrollando hasta alcanzar su consolidación cerca de los 15 años.

Para enseñar a un niño pequeño a sumar es probable que le tengamos que mostrar dos elementos y luego otros dos, para demostrarle que dos más dos son cuatro. De a poco podrá hacer éstas y tras operaciones cada vez más complejas sin tener por delante los objetos.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011


Tomando las etapas que propone Piaget, podemos decir que el desarrollo cognitivo, cualitativo, tiene cuatro fases, que se irán desenvolviendo de acuerdo a las características hereditarias, el proceso madurativo y su experiencia, individual y social.

La primera es la senso-motriz, que comienza cuando el niño nace y concluye alrededor de los dos años. Los movimientos que surgen como “reflejos innatos”, espontáneos, se transforman en movimientos hacia un propósito definido, regidos por la voluntad, y le permite contactarse con su medio, que a su vez le aporta al niño, experiencia. Así va a ser capaz de reconocerlo, en su tamaño, forma, color, etcétera. Esto le permite desarrollar sus esferas intelectual, social y afectiva.

La segunda etapa se extiende desde los dos años hasta los ocho (todas las edades son relativas) y se la conoce como pre operacional, donde el niño adquiere el lenguaje. Con esto ya puede darle nombre a lo conocido o hacer reclamos, lo que facilita el desarrollo del pensamiento intuitivo, pues ya logra evocar lo que identifica. Es un pensamiento centrado en la percepción sin establecer relaciones. Este momento coincide con la escolarización, donde comienza su adaptación social; en un principio, a través del juego.

Al término de la etapa anterior, comienza la de las operaciones concretas, caracterizadas por su reversibilidad, donde todas las partes están relacionadas y puede observar el inicio de una experiencia, las diferentes alternativas, clasificarlas arribar al final y volver al comienzo, pero siempre con los objetos a su alcance. Van apareciendo las nociones de reglas y valores sociales.

La cuarta etapa, de operaciones formales aparece con la pubertad, donde surge la posibilidad de pensamiento abstracto.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/10/2011