En este grupo En todos

Grupo de Competencias



Fortalezas y debilidades de la certificación de 1ra, 2da y 3ra. parte

OSCAR
Economía agrícola universidad autonoma...
Escrito por Oscar Prudencio
el 14/08/2010

Antecedentes.

La primera experiencia de certificación de competencias laborales en latinomárica se llevó a cabo en México, bajo una normativa que apuntaba a la tercería de parte, es decir que quien otorgaba el certificado, NO está involucrado en la formación, ni evaluación de la competencia.

En Colombia y Chile, se ha seguido este modelo que evita el interés de parte y otorga transparencia a todo el proceso de certificaicón de competencia laboral.

Sin embargo es sabido que esta modalidad es costosa, sobre todo, en el caso chileno, donde por ejemplo, las insitituciones de formación son distintas a la que evalúan el desempeño y la que otorga el certificado. En el caso de las instancias de formación, estas no pueden evaluar ni de manera cruzada, es decir, que un/a facilitador/a forme y otro del mismo plantel (instituto) evalúe, (como se hacía en México hasta hace pocos años).

Actualmente México acaba de cambiar su reglamentación y ha abierto la posibilidad de que los institutos de formación técnica y otros, puedan formar, evaluar y certificar a sus estudiantes/participantes.

Puntos a debatir:

1. La certificación de primera parte (una sola instancia forma, evalúa y certifica) puede garantizar transparencia a través de un sistema de gestión de la calidad.

2. La certificación de segunda parte (una instancia forma y evalúa, y otra instancia certifica) es el justo medio para no encarecer la certificación y otorgar transparencia al proceso.

3. La certificaicón de tercera parte (una instancia forma, otra evalúa y una tercera certifica) es la única modalidad que otorga garatía de transparencia al proceso.

Patricio Sixtos
Ing. quimico metalurgico unam (ciudad ...
Escrito por Patricio Sixtos
el 14/08/2010

Hola Oscar: Creo la mejor forma de realizar la certificación y que no genera insertidumbre es la segunda, ya que una institución forma y evalua, pero una tercera deberá certificar, tal es el caso de los sistemas de gestion de calidad, ya que un consultor ayuda a su implementación y la misma empresa puede realizar la auditoria interna y/o formar un grupo de auditores internos de la empresa, sin certificación, no así la auditoria de certificación, que tendria que participar un organimo de certificación acreditado.

Oscar Prudencio
Economía agrícola universidad autonoma...
Escrito por Oscar Prudencio
el 16/08/2010

Gracias por tu comentario Patricio,

Ayer respondí largo, pero cuando envié me había desconectado y el softwere de emagister no tiene memoria y pues perdí lo que escribí, así que ahora trataré de ser mas brere.

Mi experiencia al frente de un organismo certificador en México, cuando operaba la certificación con tercería de parte, me permitió ver desde dentro las fortalezas y debilidades de la certificación con instancias acreditadas como centros de formación y a la vez como centros de evaluación. El problema no es forma, es decir si un facilitador/a forma y otro (del mismo plantel) evalúa, no hay problema (repito, por mi experiencia): pero si evalúa el mismo facilitador/a, entoces puede haber interés de parte , sobre todo si el centro de formación es privado, pues le combiene otorgar todo el "combo". Esta situación y seguramente otras más, ha llevado al modelo chileno a ser mas purista que el papa (con todo respeto) pues no permite que los centros de formación sean evaluadores acreditados y por tanto encarcen innecesariamente el costo total de evaluación y certificación...

Ahora bien, me parece que debería existir flexibilidad en la certificación de 2da parte, de forma que cuando se trate de candidatos que están aptos para su proceso de evaluación se opere como operan los SGC, ahí estoy de acuerdo contigo, pero cuando los candidatos hayan pasado por procesos de formación previos y vinculados a su evaluación de competencias, el modelo debería exigir la evaluación cruzada , de esta forma se hace menos honeroso el costo y se cumple con los criterios al menos de transparencia, validez y universalidad de la certificación de competencias.