En este grupo En todos

Foro de Historia



Exploraciones y exploradores españoles

Cesar
Madrid, España
Escrito por Cesar Jimenez Quintana
el 18/05/2010

Buenas, soy bastante lego en la materia y me interesaría aprender de ustedes de la aportación española a la mejor comprensión y conocimiento del mundo mediante sus descubrimientos geográficos y expediciones científicas, desde la llegada de los neandertales a la actualidad. Dejando de lado el tema de conquistas y colonizaciones, que ya se trata en otros foros.

Cesar Jimenez Quintana
Madrid, España
Escrito por Cesar Jimenez Quintana
el 18/05/2010

Como nadie comienza el tema, voy a empezarlo yo por la tangente, por una expedición que aunque no fue un viaje de exploración, si lo fué de aventura, de ciencia y sobre todo de Humanidad. Me refiero a “La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna” conocida como “Expedición Balmis”.

Durante una de las devastadoras epidemias de viruela que asolaban el mundo, en 1776 el médico inglés Jenner descubre la vacuna contra la viruela y en 1978 la vacuna llega a España. En 1803 el médico de la corte Dr. Balmis aconseja a Carlos IV organizar una expedición para extender la vacuna por todos los dominios de ultramar, donde causaba estragos. Para conservar viva la vacuna durante todo el trayecto Balmis propone llevar en la expedición un número de niños incluseros para irse pasando la vacuna unos a otros mediante pequeñas heridas.

Se fleta el Martínez Pita con 22 niños de 8 a 10 años inoculados con la vacuna viva, acompañados de Balmis, un cirujano, 2 médicos, 2 practicantes, 3 enfermeras y la directora del orfanato y se lleva la vacuna hasta las Islas Canarias, Colombia, Ecuador, Perú, México, Chile, Bolivia, Venezuela, Cuba, Filipinas y China.

El cirujano José Salvany, se adentra en Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Bolivia durante siete años, y muere por las calamidades del viaje en Cochabamba en 1810.

Balmis viaja a Caracas y a La Habana. En Méjico toma a otros veinticinco huérfanos para que mantengan viva la vacuna durante la travesía del Pacífico. A bordo del “Magallanes”, parte de Acapulco a las Islas Filipinas, donde con ayuda de los religiosos vacuna a los indígenas. Desde Manila cruza a Macao y luego atraviesa China hasta la provincia de Cantón. A la vuelta a España vacuna en la británica isla de Santa Helena. Su viaje duró tres años.

Jenner, al saber de la aventura, dijo: No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este.

Humboldt escribió: Este viaje permanecerá como el más memorable en los anales de la historia.

Documentación: wikipedia y https://www.aeped.es/balmis/libro/5. Pdf

[

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 26/05/2010

Lo que no dices es que esos niños que actuaron de cobayas eran de hospicios gallegos. Y que partio del puerto de La Coruña.

Cesar Jimenez Quintana
Madrid, España
Escrito por Cesar Jimenez Quintana
el 30/05/2010

Hola Maria Teresa,

Ya lo dices tú bien. Se eligió el puerto de La Coruña porque tenía la exclusividad de los buques correo con destino a La Habana, Montevideo y Buenos Aires, barcos ligeros que además trasladaban viajeros y mercancías. El barco en el que se partió era el “Maria Pita, y se utilizaron cinco barcos distintos durante la travesía.

[ Los niños parece que fueron: 4 de hospicios de Madrid y 22 de la Casa de Expósitos de La Coruña llamados los “galleguitos”, junto a su regidora. La vacuna se mantenía por inoculaciones sucesivas a lo largo de la travesía de brazo a brazo entre niños que no hubieran pasado la viruela y también se transportó una carga de suero de la vacuna guardada entre placas de vidrio sellado. Asimismo Balmis llevaba miles de ejemplares de un Tratado en el cual se recogía como se debía vacunar y como había que conservar el suero. La viruela era endémica en América desde el periodo de la Conquista, desde que apareciera por primera vez en Veracruz en 1520, enfermedad muy infecciosa y con una mortandad del 20%.

Los viajes transatlánticos duraban como mínimo un mes, en consecuencia una persona vacunada al partir ya habría desarrollado toda la enfermedad durante la travesía y no serviría como fuente para obtener linfa vacunal. Por esta razón se reclutaron niños para irlos vacunando progresivamente. Al partir fueron vacunados dos niños que a lo largo de una semana desarrollaron las vesículas características de la viruela vacuna. De estas vesículas frescas se obtuvo linfa con la que se vacunaron otros dos niños y así sucesivamente. Las linfas de las vesículas más frescas se conservaban al vacío en ampollas de cristal especiales. De esta forma se conseguía llegar a las distintas etapas de la expedición con vacunas en perfecto estado.

Los niños actuaron como auténticos reservorios naturales de la vacuna que garantizaban el transporte de tan precioso material biológico en perfectas condiciones. No fue fácil reclutar suficiente cantidad de niños tanto para el grupo inicial que se embarcó en A Coruña como para los grupos que se fueron creando en las distintas etapas en tierras americanas. Las condiciones requeridas eran que estuvieran sanos, que tuvieran edades entre 8 y 10 años y que no hubieran pasado la viruela "natural" ni estuvieran ya vacunados. A estos niños se les prometía alimentación, vestido y cuidados a cargo del erario público y una buena educación hasta que pudieran desempeñar una profesión digna. A pesar de lo atractivo de la oferta pocas madres se mostraron dispuestas a ceder sus hijos a esta aventura por lo que hubo que recurrir a niños expósitos, abandonados, hijos de madres solteras o de familias desestructuradas.

En esta dirección se encuentra el libro sobre la expedición de la Asociación Española de Pediatría en el que se trata a fondo el tema. https://www.aeped.es/balmis/libro-balmis. Htm

Un saludo


Cesar Jimenez Quintana
Madrid, España
Escrito por Cesar Jimenez Quintana
el 30/05/2010

Para más aclaración:

La técnica de Jenner consistía en inyectar en la piel no el líquido de una lesión de un enfermo de viruela humana como en la "variolización" sino el líquido (o "linfa") de la vesícula provocada por la inyección de una lesión de viruela vacuna. Una vez "vacunada" (empezó a utilizarse la palabra) una persona se extraía "linfa" de la vesícula provocada por la "vacunación" para vacunar a otra persona. De esta forma fue transmitiéndose "brazo a brazo" una medida eficazmente protectora frente a la terrible enfermedad de la viruela.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 30/05/2010

Se sabe algo del resto de la vida de los niños y si la experiencia supuso alguna particularidad en ellos?

Cesar Jimenez Quintana
Madrid, España
Escrito por Cesar Jimenez Quintana
el 30/05/2010

Si, la principal particularidad es que ninguno llegó a padecer la viruela.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 30/05/2010

Bueno, eso era de esperar.