En este grupo En todos

Grupo de Política latinoamericana



Evolución y reacomodo político de nuestro continente, es aprovechado para que algunos personajes se quieran perpetuar en el poder de sus países...lo cual es antidemocrático.

Jim
Derecho urbanístico: uso de suelo. col...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 19/12/2010

Opino que nuestra América Latina, es objeto en este momento de una evolucón con el fin de mejorar la calidad de vida de su población, indiferentemente de su ubicación en el continente... El problema es que tal coyuntura, es aprovechada por algunos personajes, quienes utilizando como muleta ejércitos y políticos afines y contrarios corruptos, pretenden perpetuarse en el poder para el beneficio propio y de los suyos...

Ainoa Paz Paz
Psicologia complutense madrid
Escrito por Ainoa Paz Paz
el 19/12/2010

Jim


Ciertamente en Latinoamérica están aún en los días de hoy, en este nuevo siglo los llamados dictadores, en hoy camuflados bajo las llamadas democracias que ni son ni están. Es parte de la falsedad política que reina mundialmente y en el caso de nuestra Latinoamérica se pone aun más de manifiesto. Abusan de la ignorancia y la pobreza de los pueblos creada por ellos mismos par estar en el poder.


Saludos.

Francisco Carrysales
Lic. en contaduria yucatan
Escrito por Francisco Carrysales
el 19/12/2010

En efecto Jim, pienso que con lo que se tiene que empezar primero es con, consolidar la democracia, y consolidar las instituciones, en cada país.


Ya estamos en un nuevo siglo, no es posible que se siga batallando con lo mismo, pienso que la democracia y las libertades del individuo, catalizaran las reformas necesarias para que Latinoamerica, salga de su estancamiento.


Que se logre llegar a un buen consenso, que sea transparente que se busque lo mejor para cada nación y país y sus habitantes, no importando la ideología, si no mas bien importando mas que nada el consenso.

Francisco Carrysales
Lic. en contaduria yucatan
Escrito por Francisco Carrysales
el 19/12/2010


No importando que Ideología sea, si la mayoría lo acepta en base a procesos Democráticos Libres y Transparentes todo debe de ser bien recibido.


Saludos.

Francisco Carrysales
Lic. en contaduria yucatan
Escrito por Francisco Carrysales
el 19/12/2010

Me parece buen punto Isabel que propones para resolver esto.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 22/12/2010

Considero que tambien como pueblo, debemos primordialmente aprender a vivitr en democracia que, en muchos casos, cuando la tenemos, la perdemos.

O esta enmascarada que es mucho peor.


Bendiciones.

Jim Sheridan O.
Derecho urbanístico: uso de suelo. col...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 23/12/2010

La democracia en la pasarela


Ahora veamos a la democracia, desvestida y vuelta a vestirde falsos ropajes...


Sergio Ramírez
Escritor y Político nicaraguense 08:07 a.m. 21/12/2010


El socialismo del siglo veintiuno trae pocas novedades, porque parece más bien un viejo espejo de luna turbia, que repite las imágenes del siglo diecinueve, que es cuando aparecieron en el escenario latinoamericano los caudillos, derribando a sablazos los telones de la democracia. Y además de un juego de espejos, todo parece una representación teatral donde domina el absurdo que espanta y divierte a la vez, como ocurre en La Cantante Calva de Eugenio Ionesco, o en Dos Viejos Pánicos, de Virgilio Piñera.


Veamos, por ejemplo, las más recientes ocurrencias en Venezuela. La oposición al presidente Chávez gana por más de la mitad de los votos las elecciones para renovar la Asamblea Nacional, pero de antemano existe ya una ley que manda que el que pierde, gana, y así la mayoría de los asientos son adjudicados a los derrotados. Y antes de instalarse la nueva legislatura, con la mayoría convertida en minoría, la Asamblea saliente, que pertenece por unanimidad al presidente Chávez, emite una ley que habilita al Líder Supremo de la Patria a legislar por decreto en todas las materias de su gusto y antojo por espacio de año y medio, con lo que de un plumazo, o mejor, de un zarpazo, se arrebata a la Asamblea que aún no se ha instalado todas sus facultades. La cantante calva, se queda sin peluca.

Juego de espejos. He hablado de un juego de espejos, que copia las imágenes arcaicas del caudillo del siglo diecinueve paseándose orondo sobre el tablado, sable en mano para desgarrar todos los decorados constitucionales, pero quizás me equivoque. El espejo lo que devuelve son imágenes mejoradas, porque aquellos viejos caudillos no tenían tanta imaginación para pasar las leyes por los filtros y redomas que las vuelven dúctiles y maleables, de modo que pueden asumir cualquier figura que el taumaturgo en el poder quiera darles, y aún deslizarse debajo de los resquicios de las puertas como el Hombre de Goma, el superhéroe de las historietas cómicas de mi niñez, que hacía de su cuerpo lo que mejor le convenía.


El presidente Chávez ha anunciado que ya tiene un buen manojo de decretos listos, que una vez firmados de su puño y letra se convertirán en leyes de la república bolivariana, capaces de afrontar con ellos cualquier clase de emergencia, desde asonadas hasta huracanes. Una voluntad única sobre un conjunto de voluntades concertadas, que es lo que las cámaras legislativas se supone que representan, lo cual no es sino una clausura virtual del recinto legislativo, las sillas de los diputados vacías, u ocupadas por sus propios fantasmas.

Volvamos otra vez al teatro del absurdo, e invoquemos Las sillas de Ionesco. Es el escenario hay cada vez más sillas, todas vacías, tantas que ya no caben más. Entonces aparece el Gran Orador para decir su discurso, un discurso capaz de redimir a la humanidad entera. Comienza a hablar frente a las sillas vacías, pero de su boca no salen sino estertores y sonidos guturales, porque es sordomudo. ¿Estamos en el siglo veintiuno ante la democracia de las sillas vacías, o vaciadas, y de los redentores sordomudos?


Redentores sordomudos que firman decretos frente a las sillas vacías, una nueva técnica del golpe de Estado, arte este que conoce infinitas variantes, tantas como la viciada imaginación del poder absoluto quiera. Ya lo habíamos visto antes, cuando fue elegido alcalde de Caracas alguien que al Gran Orador no le gustaba. Lo despojó de sus funciones, también de un plumazo, o de un sablazo, y nombró por encima de él a un funcionario de facto que las asumió todas.

Disfraz de democracia. Ahora veamos a la democracia, desvestida y vuelta a vestir de falsos ropajes, recorrer la pasarela que termina frente al estrado del mago. El mago prestidigitador que en lugar de vaciar las sillas, transforma a sus ocupantes con actos de ilusionismo, cambiándolos de sustancia. Para presenciar un acto semejante, tenemos que cambiar de teatro, y de escenario. Al instalarse la Asamblea Nacional de Nicaragua en enero de 2007, el partido del presidente Daniel Ortega tenía 38 asientos de un total de 90, de acuerdo a los resultados electorales, muy lejos de la mayoría absoluta; hoy, sus artes de prestidigitación han elevado ese número a 52, por lo menos.

A la luz de los reflectores que lo siguen con su luz blanca, el mago va hasta los curules de la oposición, toma de las orejas a los conejos vociferantes e intransigentes, algunos de ellos verdaderamente rabiosos, regresa al escenario, los introduce dentro de la chistera, y cuando vuelve a meter la mano lo que saca son conejos risueños y complacientes, dóciles a más no poder, tanto que en lugar de conejos podríamos hablar más bien de palomas. Pero dejémoslos mejor en su naturaleza de conejos, que son los que mejor se prestan a los experimentos científicos.


Porque aunque se trata aparentemente de un acto de magia, ya sabemos que los magos dependen de la ciencia con que manejan sus trucos, y las conversiones políticas de esta naturaleza siempre tienen trasfondos, resortes, palancas y recovecos. ¿Cómo personas de cerrada reputación de derecha, que juraban hasta hace poco enemistad eterna al sandinis- mo en el poder, que fueron dirigentes de la contrarrevolución en los años ochenta, confiscados unos, exiliados otros, hoy se muestran convencidos de que el comandante Ortega, desde su estatura de líder preclaro, es el faro que ilumina con sus rayos potentes el destino de la nación?

Para alivianar el misterio, quizás sea mejor recurrir a la sabiduría siempre presente de don Quijote, que en su célebre Discurso sobre las Armas y las Letras declara: “los hemos visto mandar y gobernar el mundo desde una silla, trocada su hambre en hartura, su frío en refrigerio, su desnudez en galas, y su dormir en una estera, en reposar en holandas y damascos... ”. ¿De dónde tela, si no hay araña? , preguntaría algún chusco.


Y allí estaría el buen Sancho Panza para responderle:“que no falte unguento para untar a todos' porque, si no están untados, gruñen más que carretas de bueyes”.

Masatepe, diciembre 2010

Jim Sheridan O.
Derecho urbanístico: uso de suelo. col...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 23/12/2010

Golpes desde el Estado


Hoy, en Latinoamérica, hay una variante del modelo autoritario clásico

Ivo Hernández Politólogo ivoricardo@hotmail. Com 08:07 a.m. 21/12/2010


Mirando hacia atrás desde la perspectiva que nos proporciona este fin de año y de década, podemos decir que América Latina ha cambiado sustancialmente. La que fue región de dictaduras y Gobiernos de facto, así como reducto de movimientos “insurgentes” de izquierda, es hoy un lugar en donde se está dando una decidida transición de países que abandonan el remoquete de “tercermundistas”. El mapa del Tercer Mundo se está encogiendo, y algunos en la región son quienes trabajan por ello con denuedo. Tienen problemas, ¿Quién lo duda? , pero los resultados relativos superan con creces cualquier comparación con el pasado.

Hay resultados mensurables en índices que no se manipulan fácilmente, pues obedecen a metodologías mundiales. Calidad de vida, acceso a sistemas de salud, educación, seguridad, se está experimentando cómo servir mejor a la ciudadanía desde las instituciones públicas, y el camino, salvo para Venezuela y Haití, únicos países que decrecerán económicamente, ha probado ser seguro incluso ante crisis financieras como la del 2008-2009.


Conceptos superados.
Uno de los conceptos políticamente superados por la región son los “golpes de Estado”, así como las llamadas “revoluciones”, a pesar de algunos sainetes recientes para provecho de algún grupo político. Apegándonos al concepto, ningún militar contemporáneo en sus cabales está dispuesto a arrojarse a la aventura de intentar el poder por asalto sabiendo que contará, ipso facto, con el repudio activo del mundo entero. Además, apenas atente contra el Estado de derecho, comenzará la cuenta regresiva del reloj que medirá las horas para que esté ante la corte penal nacional o internacional.

En cuanto a “revoluciones”, visto el triste resultado de todas ellas, donde aparte de enormes fortunas para los “rebeldes” muy pocas mejoras sociales se han producido, se ha comprobado que el camino institucional democrático es el mejor para todos. Farsas revolucionarias vueltas monarquías hereditarias al estilo cubano, mueven a piedad y condolencias para con sus pueblos y no a imitación. Ambos temas están socialmente superados.


En cambio hay una variante del tema autoritario clásico para lo cual sí existen ejemplos palpables entre nosotros. Son los “golpes” en cámara lenta donde desde el ejecutivo se empiezan a fagocitar y absorber a los demás poderes e instituciones democráticas, y a conculcar uno a uno los derechos de la ciudadanía. Son movimientos pausados que suceden como la rotación de la tierra: constantes, aunque no nos demos cuenta. Esos no son ya “golpes de Estado” tradicionales, sino “golpes desde el Estado”. Quienes los ejecutan están dentro del sistema y no se arriesgan en una movida bélica o de insurrección. En cambio, van usando los beneficios y libertades del sistema democrático para aprovecharlo y arruinarlo, dejando al Estado de derecho como un cascarón vacío e inoperante.

Parálisis estatal. Las últimas cartas y pronunciamientos democráticos que los mandatarios de la región han producido, desde Lima a la reciente de Mar del Plata, no aluden ni dan cuenta de este proceso que visiblemente se está dando en Venezuela, Bolivia y Nicaragua. El proceso de desmembramiento y parálisis institucional del Estado, urdido desde el ejecutivo, actúa como un programa de computación que se aplica de acuerdo con las características del sustrato existente en cada país.


El gran perdedor es siempre la ciudadanía, pues grupúsculos con ambiciones iguales a las de antes, pero con otros métodos, han aprendido a solaparse con los derechos de la democracia para destruirla. Todo hasta apropiarse del poder. El fin último es el mismo: pasar la sociedad a saco, enriquecerse y perpetuarse en el mando. Esas cartas democráticas, especie de garantías de los Gobiernos para protegerse entre ellos, no deben olvidar cuál es el cometido de la política moderna: empoderar al ciudadano y sus derechos. Lo demás es resucitar al viejo caudillo del pasado.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 16/01/2012

Como no hay mas deseos de participacion.-