En este grupo En todos

Grupo de Colombia es pasión



ESCRITORES COLOMBIANOS.

FERNANDO
Valle del Cauca, Col...
Escrito por Fernando Ramirez Cuellar
el 07/07/2010

Aldemar González González

Bogotá, D.C. (1975). Es autor de los poemarios: La Ruta del Extravío, Los Años Anegados, El Canto del Náufrago Solar y Coautor de los libros: Las Voces del Río, Libando la Palabra, Versos en la Esquina de la Ceguera y Memorias del Encuentro Literario Caminos y Palabras.

Gestor Cultural. Miembro y Cofundador en el año 2000, de la Sociedad del Poema en Emergencia, en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas.
Combina la Pedagogía Musical con el espacio de poesía: Palabras de Abismo , que busca promover dentro y fuera de Bogotá, la obra de poetas inéditos y las más formales voces de la actual poesía en Colombia.



Fernando Ramirez Cuellar
Valle del Cauca, Col...
Escrito por Fernando Ramirez Cuellar
el 07/07/2010

Aldemar González González

GALERÍA DE ESPANTO
¿Y ahora con cuál cárcel huir?
¿Con qué tiempo puntualizar lo propicio?
¿Con cuánta piel nombrar siquiera una desnudez?
¿Con cuál verdad morir?
¿Con cuál país dejar de ser exilio?
¿Con cuánta hambre sanar nuestra despensa?
¿Con qué ausencia mirarnos?
¿Con qué distancia medirnos?
¿Con cuál angustia hacer el nudo en la soga?
¿Con cuál soledad al fin comprender las presencias?
¿Con cuál muerte sabremos responder?

Fernando Ramirez Cuellar
Valle del Cauca, Col...
Escrito por Fernando Ramirez Cuellar
el 07/07/2010

Aldemar González González
EL RELÁMPAGO
es raíz luminosa en el cielo del invierno;
la suma de lo escrito en la tormenta
que algo separa en el tiempo para unirnos;
el estremecimiento de los días
con aquellos poemas que ahora son nuestra brújula.
Él y yo nos servimos del instante.
Su extensión es mi más lento parpadeo;
la parte de un mensaje que hacia el mundo fulgura.
Memoria, pronóstico y llamado del invierno.
Instante de otro instante que quiere señalarnos
lo anterior a su esplendor, lo posterior a su estruendo.

Fernando Ramirez Cuellar
Valle del Cauca, Col...
Escrito por Fernando Ramirez Cuellar
el 07/07/2010

ANDRADE RIVERA GUSTAVO (1921-1974), escritor crítico, dramaturgo, periodista.
Origen: Nació en Neiva en 1921.
Obra: El hombre que vendía talento 1959, Primera mención de la Corporación Festival de Teatro 1960; Historias para quitar el miedo, ganadora de la mención anterior (1961); Remington 22, tragi-comedia ganadora del Primer Premio de la Corporación Festival de Teatro en 1961, incluida en el volumen de la Editorial Aguilar, Teatro breve hispanoamericano 1967; El Camino, Primer Premio en el Festival de Arte de Cali en 1962 (En su versión de cuento, El camino, ganó el primer premio en el Festival de Arte de Cali, en 1964; El hijo de Cándido se quita la camisa (1962), Farsa de la ignorancia y la intolerancia, se conoció también como La hija protestante, finalista en el concurso de la Corporación Festival de Teatro, en 1964; El propio veredicto 1966; El río de las tumbas, guión de cine donde vemos una Colombia azotada por sus profundas contradicciones políticas y socio-económicas. El hombre que vendía talento, Remington 22 y El Camino, fueron, también fueron convertidas en libretos para la televisión colombiana.
Vida: descendía de José Eustasio Rivera. Estudió filosofía en Bogotá, en la Universidad Javeriana y luego especializó en periodismo agrícola, en Costa Rica. Antes ocupó en Neiva varios cargos importantes en la administración municipal y departamental como secretario privado del gobernador del departamento, jefe de la imprenta departamental, director de extensión cultural. Tenía por esposa a Luz Bahamón desde 1942. Llegó a Bogotá en 1959, trabajó como jefe de prensa del Ministerio de Agricultura, del ICA o de Almagrario. Trabajó en la emisora radial bogotana Radio Horizontes. Murió enfermo de cáncer en Bogotá en 1974.

Fernando Ramirez Cuellar
Valle del Cauca, Col...
Escrito por Fernando Ramirez Cuellar
el 07/07/2010

JULIO ARBOLEDA
(1817-1862)

“No, no quiero pasar por inspirado,
ni remontar el vuelo
hasta el séptimo cielo
para caerme lánguido, cansado
y revolcarme en el inmundo suelo. ”
Julio Arboleda.

LA VOZ DEL ROMANTICISMO COLOMBIANO

La vida de Arboleda ha sido en su país parte de la acontecer político, ha surgido de un contexto propio –familiar- político y su muerte ha sido decidida por un premeditado y alevoso plan político: fue asesinado en una emboscada similar y casi en el mismo lugar en que había sido asesinado Sucre. Arboleda escribió en 1850 lo siguiente para destacar la tradición política de su familia: “Soy sobrino de Manuel de Pombo, cuya sangre derramada en la plaza de Bogotá fecundó el árbol de la libertad. Francisco de Ulloa, aquel joven gallardo que murió por la libertad y por su palabra y cuya digna familia, antes opulenta, ha dejado la República en espantosa mendicidad, era mi primo. Francisco José de Caldas, el varón sabio y justo, a quien mató la tiranía, era mi tío. Antonio Arboleda y los demás hijo de Popayán que padecieron y murieron por la libertad, cuyos nombres son los últimos de gloria con que cuenta esta pobre ciudad perseguida y arruinada, todos eran parientes míos... ”

Julio Arboleda nació en Timbiquí el 9 de junio de 1817, su biografía le integra a la tierra de Popayán, cantando con encendido amor la hermosura del Cauca: “Voy recorriendo pensativo y mudo, / con paso lento, la esmaltada falda / por el do el Cauca, entre ribas de esmeralda, / precipita su rápido caudal”. Se educó en Inglaterra y en Italia. Intervino denodadamente desde 1840 en la política atacando desde su residencia campesina (entre 1842 y 1850) las formas tiránicas de los Gobiernos de Ovando, Mosquera y López, siendo perseguido y encarcelado por la valentía de sus dicterios, debiendo incluso emigrar a Perú entre 1851 y 1854. Tomó de nuevo parte en las luchas libertadoras, contra las dictaduras conjuntas del neogranadino Mosquera y el ecuatoriano García Moreno. El 12 de noviembre de 1862, hallándose elegido para la presidencia de la República, viajaba el general Arboleda hacia Pasto por las montañas de Berruecos cuando murió asesinado por el plomo mercenario. Sus poesías fueron publicadas con estudios críticos de M.A. Caro en Nueva York en 1883.

Ana Doris Marin Castañeda
Asistente judicial deempresa
Escrito por Ana Doris Marin Castañeda
el 07/07/2010

Gracias Rosselbery por la invitacion y animo a Zandra para que siga adelante, excelente debate, sabes que tienes apoyo incondicional

Fernando Ramirez Cuellar
Valle del Cauca, Col...
Escrito por Fernando Ramirez Cuellar
el 07/07/2010

Julio Flórez

(Chiquinquirá, 1867 - Usiacurí, 1923) Poeta colombiano, el más popular de los de su tiempo, romántico y becqueriano tardío. De naturaleza enfermiza y de temperamento bohemio y aventurero, pasó algún tiempo en Caracas, fue declarado "ciudadano de honor" en México y estuvo en Madrid como agregado a la Legación de Colombia en España. Su alejamiento de lo nuevo le llevó a ignorar casi el legado de J. Asunción Silva, en contraste con el éxito de su producción. Su nombre aparecía ya en la antología La lira nueva (1886), años antes de que publicara su primer libro, Horas . En su obra se cruzan el fervor religioso, la blasfemia y la entonación pagana; triste y sentimental, su dolor es sincero y con él llega a lo hondo del pueblo y de las cosas. Páginas suyas fueron incluso musicalizadas, como La araña y Flores negras , que alcanzaron gran repercusión pública, ya que gustaba a eruditos y analfabetos.G. Valencia le dedicó Los crucificados , donde Flórez, pesimista y enlutado, recuerda las ocho guerras civiles que asolaron a Colombia de 1867 a 1900. Frecuentó la Gruta Simbólica , cenáculo bohemio de artistas múltiples y fue diplomático en Madrid. Publicó nueve títulos, dos de ellos en España: Fronda lírica (Madrid, 1908) y Gotas de ajenjo (Barcelona, 1909). Fue coronado, poco antes de morir, en su retiro de Usiacurí.

Ana Doris Marin Castañeda
Asistente judicial deempresa
Escrito por Ana Doris Marin Castañeda
el 07/07/2010

FERNANDO FERNÁNDEZ DE VALENZUELA

Fernando Fernández de Valenzuela nació en Santa Fe de Bogotá en 1616. Fue discípulo jesuita, doctor en teología, predicador general, maestro de artes, notario del Santo Oficio y juez asistente de los exámenes de beneficios curados. Su peregrinación hacia la carrera eclesiástica es una de las más intensas de su tiempo. Después de llevar a España el cuerpo aromático del arzobispo Almansa, se hace cartujo en 1640 y entra al monasterio real de Santa María del Paular de Segovia, con el nombre de fray Bruno. Murió aproximadamente en 1677. Muchos años antes, cuando concluye sus estudios de latinidad (1628), nuestro pionero del teatro ya tiene escrita su obra clave: Thesaurus lingua latinae . Su vocación literaria se hace posible en muchas sendas: los estudios de gramática , los versos a su padre, y finalmente, su tendencia al teatro. A principios del siglo XVI se cultivaba en las universidades españolas, un teatro de intención didáctica . Según José Juan Arrom y José Manuel Rivas Sacconi, dicha tradición pasó a los colegios peninsulares de los jesuitas. Como es natural el efecto no se hizo esperar y se hizo extenso a los colegios americanos. Sobre esta base, Fernando Fernández de Valenzuela funda su experiencia e inicia su sátira al gongorismo bajo el título Laurea crítica en términos españoles.

Ana Doris Marin Castañeda
Asistente judicial deempresa
Escrito por Ana Doris Marin Castañeda
el 07/07/2010

LAUREA CRÍTICA

Entre sus múltiples trabajos, Fernando Fernández Valenzuela ha dejado para la posteridad una obra teatral de mediano calado, más interesante por ser la primera obra esencialmente colonial que por otras virtudes excepcionales. Eduardo Camacho Guizado nos resume así su significación básica: "Es una sátira contra una clase social, contra cierto tipo de intelectuales , pero principalmente contra cierto tipo de estilo literario: el gongorismo". Sobre los rasgos de esta pequeña obra, anota: "Miser Protasio llega a ‘comisión de exámenes’. Ante él se presentan aspirantes a diversos títulos; un caballero, un necio, un preguntador, un acatarrado y, por último, un crítico, don Velialís de Lúbrisis. La mayor parte del entremés consiste en el diálogo entre éste y Miser Protasio, y constituye la sátira contra el gongorismo". Sobre la parodia al gongorismo, se esboza un doble plano: parodia de las formas barrocas y parodia de sus símbolos sociales. Por un lado, Fernando Fernández de Valenzuela ejecuta la demolición del léxico y de la sintaxis de los culteranos. Por otro lado, más allá de esta farsa grotesca

Lingüística, arremete contra los modelos sociales determinados por el caballero, el necio, el interrogador, el crítico fatuo y Miser Protasio, el autor que se burla de este continente de figuras risibles y chinescas.

Los elementos de la obra son sencillos. Se realiza en el interior de una casa. La utilería son dos sillas y una mesa. Esto nos recuerda la economía de recursos del teatro pobre. Allí se desenvuelve la acción estática . Los personajes hablan sin actuar. El protagonista es la palabra paródica.


https://www.monografias.com/trabajos/represlitcol/represlitcol. Shtml

Eva Manzoni .
Bachiller nacional con humanidades. co...
Escrito por Eva Manzoni .
el 07/07/2010

Bueno amgos, dirè que he leido varios libros de Garcìa Marquez, por los otros, siempre es bueno conocerlos, y saber de sus obras, muchas gracias, Eva.

Letty Mendo Alonso
Lic, en psicologia ceu
Escrito por Letty Mendo Alonso
el 07/07/2010

Alejandro Burgos
(Bogotá, 1970). Inició sus estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Nacional de Colombia; obtuvo una beca del gobierno italiano y los concluyó en la Universitá degli Studi di Roma “La Sapienza”. Allí también –en colaboración con el MACRO-Museo d’Arte Contemporanea di Roma- realizó estudios de maestría en curaduría de exposiciones de arte contemporáneo. Actualmente reside en Bogotá.
Los textos aquí seleccionados pertenecen al libro Dulcamaras (Premio Internacional de Poesía Gabriel Celaya, 2001) publicado en Valencia, España, ese mismo año



Alfonso Carvajal. Nació en Cartagena de Indias en 1958. Ha publicado los libros de poesía Un minuto de silencio (1992) y Memoria de la noche (1998). Sus poemas han aparecido en Panorama inédito de la poesía colombiana (Procultura, 1986), en una antología bilingüe de poesía colombiana en la revista parisina Creacione y en una antología de Poesía colombiana (1931-2005) de la UNAM.
En narrativa ha publicado las novelas El desencantado de la eternidad (1994) y Hábitos nocturnos (2008).Y Los poetas malditos: un ensayo libre de culpa (2000). Con El ciego obtuvo el segundo lugar en el Concurso Nacional de Cuento de la ciudad de Barrancabermeja (2005). Es columnista literario del periódico El Tiempo, y ha publicado artículos literarios en las revistas Fractal, Puesto de combate, Casa de las Américas, Semana Libros, Número y Arcadia. Ha sido editor de Germán Espinosa, Noé Jitrik, Gutiérrez Girardot, Mario Monteforte, Fernando Charry Lara, Roland Anrup, Miguel de Francisco, Santiago Mutis Durán y Evelio José Rosero, entre otros




Nació en Bogotá en 1923. Autor de los poemarios: Los elementos del desastre (1953), Reseña de los hospitales de ultramar (1955), Los trabajos perdidos (1965), Summa de Maqroll el Gaviero (1973), Caravansary (1981), Los emisarios (1984), Crónica regia y alabanza del reino (1985), Un homenaje y siete nocturnos (1986). De las obras de narrativa: Diario de Lecumberri (1960), La mansión de Araucaima (1973), La nieve del almirante (1986), Ilona llega con la lluvia (1987), Un bel morir (1989), La última escala del Tramp Steamer (1989), La muerte del estratega (1990), Amirbar (1990) y Abdul Bashur soñador de navíos (1991), Tríptico de mar y tierra (1993).

Además del Premio Cervantes (2001), fue galardonado con el Premio Nacional de Poesía de Colombia (1983), Premio Xavier Villaurrutia (1988), Premio Médicis Étranger (1989), Premio Roger Caillois (1993), Gran Cruz de Alfonso X El Sabio (1996), el Premio Príncipe de Asturias (1997), el Premio Reina Sofía (1997) y Premio Ciudad de Trieste (2000).


Poeta, narradora y ensayista. Ha publicado los libros: Huracanes de sueños (Poesía), Ediciones La Catedral, Bogotá, 1983-1984. Gota ebria (Poesía), Ediciones Embalaje, Museo Rayo Roldanillo (Valle) 1987. Territorio de máscaras (Poesía), Hojas Sueltas. Bogotá, 1990. La casa leída (Antología de autores universales sobre el tema de la casa), Común Presencia Editores, Bogotá, 1996. Migración de la ceniza (Poesía), Cooperativa Editorial Magisterio, Bogotá, 1998. Omar Rayo, Geometría iluminada (Entrevista), coautora, Ediciones Embalaje, Roldanillo (Valle), 2001. Antología esencial (Poesía), Colección Los Conjurados, Bogotá, 2001. Memoria absuelta (Poesía), Colección Viernes de poesía, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2004.
Es Editora General de la Revista Literaria Común Presencia , galardonada por el Ministerio de la Cultura de Colombia, como la más importante publicación en su género en el país y codirectora de la colección Internacional de literatura Los Conjurados, en la que han aparecido 45 títulos en los géneros de Poesía (Juarroz, Adonis, Trakl, Ungaretti... ); Cuento y Testimonio (donde son de gran importancia las versiones en español de los Discursos de los Premios Nobel de Literatura, compiladas en tres tomos). Varios de sus poemas han sido traducidos al inglés, árabe, francés, italiano, portugués, húngaro, alemán, rumano, ruso y sueco.
En la actualidad y desde 1989, está frente a la Presidencia de la Fundación Literaria Común Presencia , entidad dedicada a la investigación, recopilación y difusión cultural.
Obtuvo la primera Mención del concurso Plural de México (1989) y la beca nacional de poesía del Ministerio de Cultura (1994). Ha representado a Colombia en varios encuentros internacionales de literatura, entre los que destacan Argentina, Venezuela, Brasil, Perú, Ecuador, Puerto Rico, México y Estados Unidos.
Es co editora del periódico virtual Con-Fabulación. Trabaja en la actualidad un libro de entrevistas a grandes creadores universales, realizadas durante la última década.




(Cali, 1951 - Cali, 1977). Su obra es considerada como una de las más originales de la literatura colombiana. Lideró diferentes movimientos culturales como el grupo literario los Dialogantes, el Cineclub de Cali y la revista Ojo al Cine. En 1970 ganó el I Concurso Literario de Cuento de Caracas con su obra " Los dientes de caperucita ", lo que le abriría las puertas a un reconocimiento intelectual. En su obra ¡Que viva la música! (publicada por Colcultura días después de su suicidio) asegura que vivir más de 25 años era una vergüenza. Contrario a la escuela del realismo mágico, se inspira en la realidad social.









Luisa Caputo
Operador de pc,reparación de pc,pag.we...
Escrito por Luisa Caputo
el 07/07/2010

Gracias por invitarme y por hacer conocer escritores de tan importante valia..... Saludos y sigan asi..... LU

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 08/07/2010

DASSO SALDÍVAR



Escritor y periodista, vive en Madrid hace 35 años, en sintonía con la literatura colombiana y sus vivencias de los primeros años en Antioquia.


Nació en San Julián (Antioquia) en 1951. Hizo bachillerato en el Liceo Antioqueño de Medellín, y comenzó estudios de Derecho en la Universidad de Antioquia, que dejó para venirse a España. Cursó Ciencias Políticas en la Universidad Complutense y vive en Madrid desde 1975. Ha ejercido la crítica literaria y el periodismo en diversos periódicos y revistas de América y Europa, y ha trabajado como asesor y redactor de programas culturales de Televisión Española.


Su libro más famoso es “García Márquez: El viaje a la semilla” (Alfaguara 19 97) el cual ha tenido traducciones a más de 15 idiomas. También ha publicado XIX del siglo XX” sobre 19 de los más notables escritores colombianos del siglo pasado. Trabaja desde hace años en una obra de ficción sobre Manuelita Sáenz, que se llamará “La subasta del fuego” y en varias novelas referidas a la infancia en una finca cafetera, la primero de las cuales sería “Los soles de Amalfi” .

Sobre su nombre ha escrito: “Fue en segundo de bachillerato, al empezar a escribir y publicar mis primeras cositas, cuando me inventé el pseudónimo de Dasso Saldívar. Dasso viene de Darío Antonio Sepúlveda Ochoa, luego le agregué otra s por mi admiración a Picasso. (…) Aunque pueda parecer lo contrario nunca me ha gustado llamar mucho la atención sobre mi persona, ni para bien ni para mal. Así me sentí contento cuando mis amigos y compañeros del Liceo Antioqueño leían mis cosas en la prensa, pero más cómodo y divertido me sentía cuando muchos no sabían quién era ese tal Dasso Saldívar. Lo cierto es que estando ya en Madrid, un día quise dejar el seudónimo, pero el juego se había vuelto tan serio que me fue imposible firmar cualquier texto con mi nombre de pila. De hecho, no estoy seguro de que Dasso Saldívar y Darío Sepúlveda sean la misma persona”

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 08/07/2010

814318


Bienvenida al grupo amiga, hacías falta, buen regreso



Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 08/07/2010

Gregorio Gutiérrez González, clásico de la poesía antioqueña

Gregorio Gutiérrez González (La Ceja del Tambo 1826 – Medellín 1872).

Uno de los poetas más americanos que ha existido”, dijo de él don Marcelino Menéndez y Pelayo. Su poema “Memoria del cultivo del maíz en Antioquia” es un viaje épico por la siembra de este grano, en un lenguaje bucólico, regional, sencillo. “Yo no escribo español sino antioqueño”, afirmaba.


¿POR QUÉ NO CANTO?


¿Por qué no canto? ¿Has visto a la paloma

que cuando asoma en el oriente el sol,

con tierno arrullo su canción levanta,

y alegre canta

la dulce aurora de su dulce amor?

¿Y no la has visto cuando el sol avanza

y ardiente lanza rayos del cenit,

que, fatigada, tiende silenciosa

ala amorosa

sobre su nido, y calla, y es feliz?

Todos cantamos en la edad primera

cuando hechicera inspíranos la edad,

y publicamos necios, indiscretos,

muchos secretos

que el corazón debiera sepultar.

Cuando al encuentro del placer salimos,

cuando sentimos el primer amor,

entusiasmados de placer cantamos,

y evaporamos

nuestra dicha al compás de una canción.

Debe cantar el que en su pecho siente

que brota ardiente su primer amor;

debe cantar el corazón que, herido,

llora afl igido,

si ha de ser inmortal su inspiración.

Porque la lira, en cuyo pie grabado

un nombre amado por nosotros fue,

debe a los cielos levantar sus notas,

o hacer que rotas

todas sus cuerdas para siempre estén.

Pero cantar cuando insegura y muerta

la voz incierta triste sonará...

pero cantar cuando jamás se eleva

y el aire lleva

perdida la canción... ¡Triste es cantar!

¡Triste es cantar cuando se escucha al lado

de enamorado trovador la voz!

¡Triste es cantar cuando impotentes vemos

que no podemos

nuestras voces unir a la canción!

Mas tú debes cantar. Tú con tu acento

al sentimiento más nobleza das;

tus versos pueden, fáciles y tiernos,

hacer eternos

tu nombre y tu laúd... ¡Debes cantar!

¡Canta, y arrulle tu canción sabrosa

mi silenciosa, humilde oscuridad!

Canta, que es solo a los aplausos dado

con eco prolongado

tu voz interrumpir... ¡Debes cantar!

Pero no puedes, como yo he podido,

en el olvido sepultarte tú;

que sin cesar y por doquier resuena

y el aire llena

la dulce vibración de tu laúd.

No hay sombras para ti. Como el cocuyo,

el genio tuyo ostenta su fanal;

y huyendo de la luz, la luz llevando

sigue alumbrando las mismas sombras que buscando va .


Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 08/07/2010

Rafael Pombo, poeta y fabulista


Rafael Pombo (Bogotá 1833 – 1912)

Gran fabulista en verso, es también apreciado por los poemas filosóficos “Hora de Tinieblas” y “Elvira Tracy”. Su obra fue comentada por José Martí, quien lo incluyó en su lista única e incomparable de héroes y poetas, teniéndolo por un león encerrado en una jaula de pájaros.

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 08/07/2010

ALFABETO IMAGINARIO

Letras son las mudas que hablan

Almas pintadas que vuelan

Las que al ausente consuelan

Levándole un corazón.

Lenguas del muerto y del ido,

Cuenteras de lo pasado,

Herramientas y alumbrado

Que dio el cielo a la razón

Contiene el abecedario

Veintinueve, de las cuales

Cinco se llaman vocales,

Consonantes las demás.

Las vocales suenan solas;

Mientras que una consonante

Sin vocal de acompañante

No se hace escuchar jamás.

A

La A recuerda la campana

Con que nos llama el Señor;

Y el techo, nido de amor,

De madre, esposa, hija, hermana.

B

La B y sus dos buches son

Un tercio sobre otro tercio,

Enseñando que el comercio

Hará engordar la nación.

C

Mas la corcovada C,

Cuarto menguante de luna

Anuncia mengua en fortuna

Donde haya ocio y mala fe.

D

Es la D luna sin cuernos

Por la mitad bien cortada;

O el sombrerón de empanada

Que usan los héroes modernos.

E

Plan de cocina o salón

Pinta la E; y estando abierta

Vemos enfrente a la puerta

Algo entre altar y fogón.

F

La F es la E no concluída,

Que abajo pared no han hecho,

O es un portal con su techo

Y con la llave prendida.

G

¡Jesús, qué arete tan lindo

Es la agachadita G!

Cuando con mi novia esté

En la oreja se lo guindo.

H

Entre dos palos de pie

Hay un palo atravesado

Haciendo una H, un cercado

Que paso a bestia no dé.

CH

Daré un chelín de contado

Al que explique bien la CH

Pues para mí no es más que

Una C con H al lado.

I

Es la I el niño menor

De la familia: un palito

Siempre a plomo y derechito

Cual hombre que odia el licor.

J

Y así es la J (quizás

Tienen las dos parentesco)

Mas calza botín chinesco

Y está viendo para atrás.

K

A la K le quebró

El palo de la derecha

Que como punta de fl echa

Contra el centro se dobló.

L

Es la escuadra que en la mano

Ver del carpintero sueles:

Y la LL son dos ELES

Como un mellizo y su hermano.

M

La M es la muela, y nos manda

Trabajar para comer;

Sudar cada cual su haber

O morir en la demanda.

N

¡Oh N, oh viga entre dos hilos

malamente atravesada!

Debajo de tu enramada

No dormiremos tranquilos.

Ñ

Y aun más temor la Ñ da,

Que es la N con un sombrero,

Pájaro de mal agüero

Que encima volando va.

O

Cuando un bobo exclama ¡Oh!

Vemos la letra en su boca.

A ti adivinar te toca

Cómo fue que se le vio.

P

Puño de espada es la P,

Y aun se ve la hoja truncada.

¡Plegue a Dios que toda espada

trozada así pronto esté!

Q

La Q es naranja o melón

Sentadito sobre un ramo;

O un reloj que dice al amo:

¡No pierdas tiempo, holgachón! ”

R

La R no es fruta, es mujer

Que está sentada en su silla;

Mas sólo pecho y rodilla

Falda y pie se deja ver.

S

El borracho y la serpiente

Pintan la S al caminar,

Y a ambas debes evitar

Cuidadosísimamente.

T

Cruz sin cabeza es la T

O ancho martillo de herrero,

O lezna de carpintero

Como la usó san José.

U

La U es el dedal, el castillo

Del dedo de la mujer;

O un pocillo de beber

El chocolate en pocillo.

V

La V o U de corazón

Es el corazón: tesoro

Mejor que el poder y el oro

De un feroz o de un collón.

W

La W es la M al revés;

Dos corazones atados:

Cifra de dos bien casados

Que haciendo uno solo ves.

X

La X es tijera abierta

Para cortarle la lengua

A aquel que diga algo en mengua

De persona ausente o muerta.

Y

La Y griega, o Ye servirá

De horqueta de colgar ropa,

O de apuntalar la copa

Que el árbol rindiendo va.

Z

Y es la Z la N acostada

Que está pasando un desmayo;

O es como el surco del rayo

Que al herir nos vuelve nada.

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 08/07/2010

José Asunción Silva, máximo colombiano

José Asunción Silva (Bogotá 1865 – 1896)

Precursor del modernismo en Colombia y uno de sus principales poetas. El “Nocturno” es considerado una obra maestra.


Nocturno I

A veces, cuando en alta noche tranquila,
Sobre las teclas vuela tu mano blanca,
Como una mariposa sobre una lila
Y al teclado sonoro notas arranca,
Cruzando del espacio la negra sombra
Filtran por la ventana rayos de luna,
Que trazan luces largas sobre la alfombra,
Y en alas de las notas a otros lugares,
Vuelan mis pensamientos, cruzan los mares,
Y en gótico castillo donde en las piedras
Musgosas por los siglos, crecen las yedras,
Puestos de codos ambos en tu ventana
Miramos en las sombras morir el día
Y subir de los valles la noche umbría
Y soy tu paje rubio, mi castellana,
Y cuando en los espacios la noche cierra,
El fuego de tu estancia los muebles dora,
Y los dos nos miramos y sonreímos
Mientras que el viento afuera suspira y llora!
.....................................................................................
¡Cómo tendéis las alas, ensueños vanos,
cuando sobre las teclas vuelan tus manos!


https://www.escritorescolombianos.com/JOSE-ASUNCION-SILVA-MAXIMO-POETA-COLOMBIANO/19

Hector 8a Y 8a
Dfgred frgfsw
Escrito por Hector 8a Y 8a
el 08/07/2010

La verdad no conozco a ninguno, pero aqui me informo. Gracias por la invitación al debate.


Héctor

Hector 8a Y 8a
Dfgred frgfsw
Escrito por Hector 8a Y 8a
el 08/07/2010

La verdad no conozco a ninguno, pero aqui me informo, gracias por la invitación al debate. Saludos.


Héctor