En este grupo En todos

Foro de Urología



Epidemiología de las Infecciones Urinarias

KHALIL
Medicina valencia
Escrito por Khalil Ahmad Samhan
el 13/12/2011

Epidemiología de las Infecciones del Tracto Urinario

DR. KHALIL AHMAD SAMHAN (ESPAÑA)

La infección urinaria (IU) se define como la colonización microbiana en cualquier punto del aparato urinario, desde el meato uretral externo hasta el córtex renal, y si se manifiesta de forma aguda presenta una clínica típica según la estructura colonizada.

Así podemos hablar de uretritis, cistitis, prostatitis o pielonefritis. Cuando falta alguno o incluso todos los síntomas clínicos, los estudios microbiológicos son imprescindibles para un correcto diagnóstico.

Históricamente, la definición de la infección del tracto urinario (ITU) se basa en el hallazgo en el cultivo de orina de más de 100. 000 UFC/ml, de un microrganismo único.

Las infecciones del tracto urinario (ITUs) son ahora las más prevalentes de todas las infecciones bacterianas en los adultos.

Las infecciones del tracto urinario en niños son más frecuentes menores de 2 años. La incidencia en niños de la edad pre-escloar es aproximadamente 2-5% y es 10 veces más frecuente en niñas. 5% de las niñas de la edad escolar experimentan ITU. Es rara en niños varones de la edad escolar. El grupo más grande de pacientes con ITU es el de las mujeres adultas. La incidencia de ITU aumenta con la edad y con la actividad sexual, así en mujeres de edad fertil es de 2-6%, en varones adultos 1%, en ancianas de 10-12%, ancianos de 8-15%.

La ITU no es normal en varones menores de 50 años, y los síntomas de disuria y aumento de la frecuencia miccional se deben habitualmente a infección uretral o prostática. No obstante, la incidencia de ITU en hombres viejos, se debe a la obstrucción prostatica o la instrumentación subsiguiente.

Internacionalmente 1 de cada 5 mujeres puede desarrollar la ITU.

20% de las mujeres de EE. UU. Desarrollan ITU y 20% de aquéllas tienen recurrencia.

La re-infección ocurre dentro de 1-6 meses y habitualmente se debe a un microorganismo diferente. El cultivo de orina se debe realizar en pacientes que tienen una reinfección de orina.

Factores de riesgo:

Típicamente, la ITU en los varones se produce por una colonización bacteriana del tracto urinario, así la infección fúngica u otros tipos son posibles. Las fuentes de estas bacterias u otros agentes pueden variar. Las rutas de la infección incluyen:

-Ascenso directo por la uretra hacia el tracto urinario.

-Ruta hematógena.

-Diseminación desde estructuras contiguas, como la próstata.

-Instrumentación yatrogénica.

La Escherichia coli (E. Coli) causa alrededor del 70-80% de la ITU en adultos. Estas bacterias habitualmente se encuentran en el colon y pueden entrar por la abertura uretral desde la piel alrededor del ano y genitales. Las mujeres pueden ser más susceptibles a la ITU porque su abertura uretral está próxima a la fuente de bacterias (ano, y vagina) y su uretra es más corta, proporcionando un acceso más fácil a la vejiga.

Otras bacterias que causan infecciones del tracto urinario incluyen Proteus mirabilis, Klebsiella pneumoniae, otras Enterobacteriáceas, Chlamydia trachomatis , y Mycoplasma hominis . Hombres y mujeres infectados por Chlamydia trachomatis o Mycoplasma hominis pueden transmitir las bacterias a sus parejas durante el intercurso sexual, causando ITU.

En infecciones nosocomiales, las Peudomonas sp , y los Enterococos son los organismos más implicados (File & Tan, 1986).

Los Estafilococos saprofitos ( 5 a 15% de los casos), son los segundos patógenos después de la E. coli, como causantes de ITU en las hembras (Iravani, 1986; Latham, 1983; Jordan, 1980). La colonización rectal, vaginal y uretral con estafilococos saprofitos han sido asociadas con ITU (Latham, 1983).

El intercurso sexual desencadena ITU en algunas mujeres, por razones desconocidas. Mujeres que usan un diafragma desarrollan infecciones más a menudo, y condones con espuma de espermicida pueden causar el crecimiento de E. Coli en la vagina, que puede entrar por la uretra.

La cateterización urinaria puede causar también ITU al introducir bacterias en el tracto urinario. El riesgo para desarrollar ITU se incrementa cuando la cateterización es requerida a largo plazo, y con manipulaciones genitourinarias.

En niños, las bacterias de los pañales pueden entrar por la uretra y causar ITU. La E. Coli puede entrar también por la abertura uretral en niñas jóvenes al no limpiarse de delante atrás después de la defecación.

Enfermedad subyacente severa (ej. Diabetes, cálculos), puede desencadenar ITU.

Anomalías anatómicas que predisponen a ITU pueden ser: Hipertrofia de próstata, uropatía obstructiva superior por litiasis o estenosis.

Otros factores de riesgo:

-Sexo femenino. Edad vieja. Historia de ITUs previas.

-Obstrucciones de la salida de la vejiga (cálculos, HBP, otros).

-Condiciones que causan vaciado incompleto de la vejiga (ej, lesiones de la columna espinal).

-Anomalías congénitas del tracto urinario (ej. Reflujo vesicoureteral).

-Sistema inmune deprimido.

-Pacientes no circuncidados.

-Algunos grupos sanguíneos capacitan las bacterias para adherirse más fácilmente a las células uroteliales, causando ITUs recurrentes.

-Como la flora vaginal cambia, y el pH intravaginal aumenta, se crea un ambiente más compatible con el crecimiento de organismos gram-negativos (Parson, et al, 1977). Sí las bacterias son capaces de adherirse a la superficie vesical, la uretra y la vejiga van a estar colonizada progresivamente que resulta en infección bacteriana (Mulholland, 1986), que se resume en las pautas siguientes: contaminación del área urogenital con organismos intestinales; adherencia bacteriana al epitelio urogenital, penetración en la mucosa; e iniciación de una reacción inflamatoria.

La colonización del tracto urinario mejora cuando los mecanismos de defensa del tracto urinario se interrumpen debido a la presencia de cuerpos extraños o tejido cicatricial. La producción de ureasa por algunos microorganismos infecciosos que elevan el pH de la orina, puede resultar en la precipitación de cristales de estruvita o carbonato-apatita adyacentes a estas superfices inertes.

Prevención:

Las medidas siguientes pueden reducir el riesgo de infección urinaria adquirida tanto en el hospital como en el domicilio del paciente:

A) Evitar productos irritantes de la uretra como alcohol, tomates, especias, chocolate, cafeína, bebidas cítricas, edulcurantes artificiales y comidas ácidas.

B) Lavarse bien con agua y jabón neutro el área genital antes del intercurso sexual.

C) Cambiar los pañales de los niños cuanto antes.

D) Beber agua abundante para eliminar las bacterias del tracto urinario.

E) No resistir la urgencia para orinar de forma rutinaria.

F) Tomar duchas en lugar de baños.

G) Orinar después del intercurso sexual.

H) Mujeres mayores y menores deben limpiarse de delante atrás después de orinar, para prevenir la contaminación de la uretra con bacterias del área anal, seguida por lavarse bien dicha zona con agua y jabón neutro.

I) Corregir la patología obstructiva en todo el tracto urinario:

Todas las enfermedades de las vías urinarias tanto obstructivas como no obstructivas pueden estar asociadas o no a infecciones urinarias, por lo que se debe proceder a su tratamiento y su reparación si procede lo más pronto posible. Entre ellas se destacan:

Reparar la estrechez de la unión ureteropiélica, eliminar los cálculos urinarios en riñón, uréter, vejiga y uretra (mediante tratamiento expulsivo, litotricia por ondas de choque, maniobras endoscópicas, cirugía mínimamente invasiva o abierta en casos difíciles), extirpar los divertículos (caliciales, ureterales, vesicales o uretrales), reparar la estrechez de la uretra (mediante uretrotomía endoscópica o uretroplastia), reparar las anomalías urinarias congénitas (renales, ureterales, vesicales y uretrales), reparar el reflujo vesico-ureteral (mediante técnicas anti-reflujo), eliminar la retención urinaria aguda o crónica (mediante punción vesical suprapúbica temporal tomando todas las medidas profilácticas), extirpación de riñónes atróficos malfuncionantes causados por pielonefritis crónica o pionefrosis (mediante nefrectomía parcial o total), corregir las hidronefrosis (eliminando la causa de la obstrucción), extirpación de tumores de riñones y del tracto urinario (pueden ser pielocaliciales, ureterales, de vejiga, o de uretra), tratar de corregir las enfermedades de la próstata (tratamiento médico o quirúrgico de cáncer de próstata e hiperplasia benigna de próstata), corregir la estrechez del meato uretral y la fimosis, tratar la enuresis nocturna, tratar adecuadamente las enfermedades de transmisión sexual, evacuar abcesos (perinefrítico, lumbar, perivesical, prostático,o perineal) o seromas (perinefrítico, lumbar, perivesical, periuretral, o perineal), etc.

Para más amplia información, puede consultar mis libros, haciendo clic en el enlace siguiente: Http://www.authorhouse.com/Bookstore/BookSearchResults. Aspx? Search=KHALIL-AHMAD%20SAMHAN