En este grupo En todos

Grupo de Teatro del absurdo



El Violín

Alberto
Escrito por Alberto
el 24/11/2011




El Violín




Desperté un doce de noviembre de un onírico e inusual insomnio, un sueño desgarrador que toda la noche, sino es que parte de ella estuvo presente, dijo parte, porque dicen que los sueños son cortos, son como relámpagos donde uno no puede mirarse, ni al espejo, ni encender la luz, porque siembre hay luz. Recuerdo no poder dormir, deambular por habitaciones desconocidas y a la vez más desconocidas a mi memoria. Ignoraba como ignoran las aves, como ignoran los perros, los búfalos, los hipopótamos, los camellos. Ignoraba todo y cuando ignoro aparecen voces, no las escucho, aparecen, entonces sé que ignoro. Sólo un sueño liso y llano, donde no hay escaleras ni laberintos, porque los sueños con escaleras y laberintos pagan derechos de autor y a mí no me gusta tener que pagar peaje… Sólo liso y llano en habitaciones nada conocidas, como en un cuarto de hotel exento de objetos, que si uno quisiera apoyar un vaso no existiría donde, salvo en el suelo, donde es imposible dormir por su verticalidad. Pero los sueños son cortos, dicen. Son como relámpagos de día, que es mentira el recuerdo y la evocación es sólo el deseo de soñar. Son tan cortos que no los recordamos, inventamos la historia para tener algo que contar, síndrome asiático, así es como los europeos lo llaman, supongo que los asiáticos lo llamaran síndrome americano y los americanos síndrome americano. Supongo, siempre supongo, como supongo soñar un insomnio.


Alberto
Escrito por Alberto
el 15/12/2011

Felices Fiestas!

Alberto
Escrito por Alberto
el 15/12/2011

.