En este grupo En todos

Grupo de Latín



El verdadero origen de las lenguas romances

Laurentino
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 26/06/2010

El verdadero origen de las lenguas romances

Un pequeño libro aparecido en Francia en junio de 2007(1) viene a inaugurar una posible era copernicana en el mundo de la lingüística. Su tesis fundamental es que hemos estado equivocados durante siglos respecto al verdadero origen de las lenguas romances (el castellano, el catalán, el francés, el italiano, el portugués, el rumano, entre otras). El autor, a lo largo de doce capítulos deliciosos de leer, nos presenta lo que él considera pruebas irrefutables contra lo que él mismo denomina una auténtica aberración lingüística.

La lingüística es una ciencia relativamente reciente. Fue gracias al descubrimiento de las similitudes entre lenguas tan separadas geográficamente como las lenguas de Europa, las lenguas habladas en Irán y otras habladas o escritas en India, que se llegó a la conclusión de que todas ellas deberían tener un origen común. Tal lengua madre ha sido denominada de manera genérica como indoeuropeo, aunque no se sabe con certeza si hubo realmente un pueblo único que la haya hablado. La lengua indoeuropea, a través de oleadas de invasiones sucesivas venidas en el continente europeo, dio origen, siguiendo a la teoría más comúnmente aceptada, a distintas familias lingüísticas de las que proceden a su vez la inmensa mayoría de las lenguas habladas en Occidente.

Una de tales ramas, denominada “itálica”, dio origen a una lengua de campesinos que se impondría, con el pasar del tiempo, en la lengua de un inmenso imperio que albergaba en su seno grupos humanos de las más variadas características: el latín. Originalmente hablado por los habitantes de la región italiana del Lacio, el latín se convertiría con los siglos en la lengua oficial del Imperio romano. Llevada a lomo de caballo y en la punta de las espadas de la conquista romana de Europa, con la decadencia y desmembramiento posteriores del inmenso imperio vendría el inevitable proceso de descomposición del idioma latino. Con las sucesivas invasiones procedentes del norte y este de Europa, el latín, hablado por gentes de todos los tipos y condiciones sociales, fue deformado progresivamente al punto de generar distintas “hijas” que se convertirían luego en las lenguas de las nacientes naciones: España, Francia, Italia, Portugal, Rumania. Es por ello que a estas lenguas, llamadas “romances”, se les llama, alternativamente, lenguas “latinas”.

Una madre que no deja herencia alguna

Lo expuesto anteriormente es la historia oficial de las lenguas romances, incluida el castellano, comúnmente aceptada y que podemos encontrar en cualquier bibliografía sobre el tema. Sin embargo, si unas lenguas evolucionan a partir de otras, deberíamos poder encontrar las huellas de tal evolución. En otras palabras, las lenguas hijas deberían portar en sí mismas las huellas hereditarias de la madre. La constatación que Cortez hace en su libro, de manera exhaustiva, es que eso no ocurre en el caso del latín y las lenguas romances.

En primer lugar, tenemos el vocabulario. Es cierto que podemos encontrar miles de palabras que se asemejan en todas las lenguas romances y que provienen de alguna palabra latina (abyecto, belicoso, eterno, feroz, grácil, honesto, ignominioso, obsequioso, perpetuo, etc.). Sin embargo, la inmensa mayoría de tales palabras son de origen culto, es decir, introducidas por literatos, escritos y otros personajes de gran cultura, que conocían la lengua latina, por lo que tales vocablos no pertenecen al registro del habla cotidiana. Cortez hace una revisión detallada de los vocabularios latino y romance en varios dominios del habla diaria y encuentra un hecho fundamental y sorprendente: el vocabulario de base de las lenguas romances no proviene del latín. Por razones de espacio no puedo aportar abundantes ejemplos, pero tomo uno que parece significativo: la palabra “guerra”. ¿Es posible pensar que un pueblo conquistador como los romanos no haya legado a los pueblos sometidos el vocabulario de la actividad fundamental que llevaba a cabo? Vemos, así, que “guerra” se dice “guerre” en francés, y “guerra” en italiano y portugués, pero se dice “bellum” en latín. Invito a los lectores a hacer la misma comparación con otras palabras del mismo dominio: tratado, matanza, general, soldado, batalla, mariscal… La comprobación de la similitud enorme entre las lenguas romances es tan impactante como la disimilitud total con la palabra latina equivalente. El mismo ejercicio puede hacerse con los vocabularios de la geografía, la ropa, partes del cuerpo, etc.

En segundo lugar, la gramática de la lengua latina no tiene la menor semejanza con las gramáticas de las lenguas romances. Como sabemos todos aquellos que hemos estudiado lenguas clásicas en el bachillerato o en la universidad, el latín, al igual que una gran parte de las lenguas indoeuropeas, es una lengua desinencial. Los sustantivos se declinan en casos dependiendo de la función gramatical que deben desempeñar en la oración. Ninguna lengua romance declina sus sustantivos, con la excepción del rumano que posee un sistema de casos muy reducido. Igualmente encontramos que todas las lenguas romances poseen artículos (determinados e indeterminados), mientras que el latín no poseía ninguno.

Al igual que el griego, el latín posee el género neutro, además de los géneros masculino y femenino. Ninguna lengua romance lo posee. Y hay más: el latín vulgar, que se llama a la madre de las lenguas romances, era hablado por gente supuestamente bárbara, inculta y sin educación. Pero las lenguas romances poseen una persona gramatical que el culto y aristocrático latín no poseía: usted. Terminemos la revisión rápida de la gramática latina con el indicio más impactante: la sintaxis. Rosa alba est (literalmente: 'la rosa blanca es') se convierte en “La rosa es blanca” y construcciones equivalentes en todas las lenguas romances, y Non tamen abstinuit venturos prodere casus per varias fortuna notas (literalmente “No sin embargo dejó futuros revelar los males por medio de variados azar signos”) en correcto español viene a ser: El azar, sin embargo, no dejó de revelar los males futuros por medio de signos diversos. En otras palabras: la sintaxis latina no tiene absolutamente nada que ver con la sintaxis de las lenguas romances.

Frente a un cúmulo de diferencias tan enorme, los lingüistas tradicionales han hablado de la existencia de un estadio intermedio de la lengua latina que dio origen a las lenguas romances. Este “bajo latín” o “latín vulgar” vendría a ser una deformación de la lengua latina clásica. El problema, según Cortez, estriba en que el tiempo para que tales transformaciones tuviese lugar es demasiado corto, de apenas unos siglos. En el Concilio de Tours (mediados del siglo IX) se habla todavía de una “lengua romana rústica”, que se supone fue la lengua que dio origen a las lenguas romances, pero hay huellas de éstas ya desde los siglos XII y XIII. Estamos hablando, entonces, de un tiempo de generación de apenas 4 siglos. Cortez saca a relucir, a modo de comparación, un fenómeno paralelo y totalmente opuesto: el caso de la lengua griega. El griego y el latín tuvieron igualdad de importancia en la Antigüedad. Las personas cultas aprendían a leer, escribir y hablar en ambas lenguas, que eran enseñadas en todas las escuelas romanas. Pero el hecho significativo es que la lengua griega, en 35 siglos, ha variado muy poco. ¿Cómo explicar eso?.

La verdadera madre

Nos encontramos, entonces, frente a un problema tremendo que los mejores latinistas no han logrado resolver: los intentos de reconstruir el idioma original a partir de las lenguas romances no produce nunca la lengua latina.

Para Yves Cortez, el problema se encuentra en otro lado y no lo hemos aceptado: el latín no es la verdadera lengua madre de las lenguas romances, y llamar a este ascendiente lingüístico romance con el apelativo de “latín vulgar” es un error catastrófico, porque hace pensar que es un latín deformado. La conclusión suya es que era una lengua completamente diferente. No de otra manera puede explicarse que el vocabulario de base, la gramática y la sintaxis sean totalmente distintas.

La pregunta que surge inevitablemente ahora es: ¿De dónde provienen entonces las lenguas romances? Para Yves Cortez, la verdadera madre ha estado siempre a nuestro lado, pero la ignorábamos, incapaces de reconocer su papel fundamental. El peso de la tradición y el prestigio de la lengua latina (que fue seleccionada, curiosamente, por la Iglesia católica como lingua franca y luego por los hombres cultos de los siglos posteriores como la lengua de transmisión de los conocimientos) la mantuvo relegada e ignorada, y es en este punto donde radica la originalidad de la tesis del autor. La verdadera lengua matriz, que dio nacimiento a las lenguas romances, fue… el italiano, pero el italiano no proviene del latín como comúnmente se cree, si no que es, y esto forma parte también de su tesis, una lengua más antigua, desprendida en tiempos remotos del tronco itálico. Es la única explicación posible, según el autor, que puede dar cuenta de una transformación tan radical de una lengua desinencial en una lengua preposicional, con cambios tan drásticos además en el vocabulario y en la sintaxis. Esto significa que los romanos que conquistaron Europa hablaban ya una cierta forma de italiano (Cortez la llama “el italiano antiguo”, yo prefiero llamarla “el paleo-italiano” aunque es probable que fuera llamada por los romanos simplemente “el romano”), que fue la lengua que se transformó gradualmente en las lenguas romances que conocemos hoy.

La historia se habría desarrollado de la manera siguiente: los “italianos” habitaban la región que posteriormente fue conquistada por los “latinos” (que hablaban y escribían en latín). Precisamente a causa de esto, la lengua del conquistador latino fue la lengua escrita del gobierno y de manejo de las instituciones. Pero los “latinos”, superiores militarmente, eran inferiores en número y no lograron imponer su lengua antes del comienzo de la fenomenal expansión romana, y aunque el latín siguió siendo la lengua escrita oficial en los siglos subsiguientes, aun después de que el latín desapareciera como lengua oral (se sospecha que el latín era ya una lengua muerta en la época de Cicerón), fue la lengua romana hablada, este “italiano antiguo”, la que siguió su vida como lengua de expresión cotidiana, aunque no se ponía por escrito, conquistando a los conquistadores. Sería el caso primero en la historia de una lengua de los dominados que pasa a ser la lengua de los dominadores.

De tal manera que tres lenguas convivían en la antigüedad romana: el latín, el griego y el “romano” o “italiano antiguo”. Este fenómeno de dualidad, lengua escrita-lengua hablada, no es extraño en la época ni lo es hoy en día. Por ejemplo, en los tiempos de Jesucristo, en la Judea-Galilea-Samaria antigua, se hablaba en arameo, pero se escribía en hebreo. En el norte de África, en el Magreb de hoy, se hablan dialectos del árabe, pero se escribe en francés y en árabe clásico.

Los numerosos puntos comunes al latín y a las lenguas romances provienen de su origen común, el indo-europeo. A esto se agregan los efectos de una coexistencia de casi 20 siglos entre las lenguas romances habladas y el latín como lengua escrita, al punto de que numerosas palabras romances han sido tomadas del latín.

Como es de imaginar, esta novedosa tesis de Yves Cortez ha producido las más ásperas reacciones en el mundo lingüístico. En su contra juegan diversos factores, de los cuales el más importante es la carencia (por los momentos) de textos escritos en este “italiano antiguo”.

Esta hipótesis plantea problemas tremendos. Habría, por ejemplo, que redefinir una buena parte de las etimologías de nuestros diccionarios, pero si bien esta teoría genera más preguntas que las que responde, es, sin duda, un camino digno de explorar.

(1) Bibliografia: Le français ne vient pas du latin, Yves Cortez, Ediciones L'Harmattan, junio 2007, en proceso de traducción al español.

¿Què opinan?

Carlos Xxxxxx
Faro, Portugal
Escrito por Carlos Xxxxxx
el 30/06/2010

Hola, Laurentino:

Hiciste una exposición bastante extensa... Pero siempre se queda corta a la hora de poder analizar los argumentos, para concordar o discordar. Por ahora, yo me mantengo en lo que aprendí: una visión del latín como de otras muchas lenguas: con estratos socioculturales, donde era possível observar un latín literario - del que nos han llegado muchos testimonios o documentos -, así como un latín popular - que corresponde más al lenguaje oral cotidiano, incluso de las clases más altas, con unas características observables en también multitud de documentos - aunque no tan documentado como el otro nivel o estrato sociocultural -.

Me recuerdo haber leído y estudiado, por mi cuenta, la "História do Latim Vulgar", de un linguista brasileño: Serafim da Silva Neto, que dedicaba muchas páginas a esclarecer debidamente el concepto de "latim vulgar", orientándolo sobre todo para que fuese entendido como la "sermo communis" habitual de todos...

En fin, sería interesante obtener más datos concretos en los que se apoyó el fallecido Yves Cortez.

Ah! Encontré esto que aquí dejo:

10 septembre 2009

Etymologie des langues indo-européennes

Chers amis, chers linguistes,

C'est avec une très grande tristesse que je vous annonce le décès d'Yves Cortez, survenu en Mai 2009, à la suite d'une longue maladie.

Avant de nous quitter, il a réuni toutes ses forces pour mettre par écrit son dernier ouvrage, intitulé :

Etymologie des langues indo-européennes

par la méthode oronale

que je vous invite à découvrir à l'adresse suivante: https://www.etymologie-langues-indo-europeennes.fr/

L'ouvrage reste cependant à compléter et il comptait sur une jeune génération de linguistes, passionnés comme lui par l'étymologie pour reprendre le flambeau et poursuivre ses recherches.

Annabelle Cortez, sa fille ( annacortez@yahoo. Fr )"

Sin más, por hoy,

Carlos

Carlos Xxxxxx
Faro, Portugal
Escrito por Carlos Xxxxxx
el 30/06/2010

El site de donde saqué lo que introducí al final del mensaje anterior es éste:

https://yvescortez.canalblog.com/

Y voy a transcribir algunas palabras de allí:

Estimados amigos

Este portal les propone algunos extractos de mi libro “ Le français ne vient pas du latin ”. Prolonga la reflexión y la profundiza en algunos puntos. Esto es de suma importancia considerando que había subestimado la oposición a la que me enfrenté, pensando un poco rápidamente que cualquier persona dotada de sentido común aceptaría esta nueva teoría, ya que la teoría oficial presenta tantas incoherencias. Encontrarán extractos en español en el sitio “El castellano no viene del latín”.

Feliz lectura


Carlos Xxxxxx
Faro, Portugal
Escrito por Carlos Xxxxxx
el 30/06/2010

Subí al grupo un documento a informar sobre el blog: El castellano no viene del Latín,

Donde copié un artículo de Yvez Cortez con el título: "El Latín, lengua muerta en el siglo I"

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 01/07/2010

Carlos, de nuevo gracias por tu aporte.

Rose Mary Perez Y Perez
Q.f.b. mèdico cirujano. maestrìa en sa...
Escrito por Rose Mary Perez Y Perez
el 02/07/2010

Laurentino, como interesada en estos temas, pero ignorante en ellos, he encontrado muy interesante el planteamiento y explicaciones de por qué no son de orígen latino, me parece fascinante no sólo por lo histórico sino porque en neuroling´¨uistica me pone muchas preguntas e intereses,bajo todos los documentos que nos ofrecen en línea y los estudio como aficionada. Mil gracias. Saludos

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 07/07/2010

Rose Mary, bienvenida al debate. Gracias por el comentario.

Victoria Crisol Teruel
2º bachiller, humanidades ies virgen d...
Escrito por Victoria Crisol Teruel
el 24/07/2010

Bien es cierto que,al menos por lo que yo he estudiado,la mayoría de las palabras que nos llegan del latín es de un latín hablado,popular,quedando fuera de esto los llamados ''cultismos''. En mi opinión las lenguas romances sí vienen del latín,pero no únicamente de éste. Se aprecia(pongo de ejemplo el español)una alta influencia de griego clásico,árabe y todos los estratos anteriores.

Para mí las lenguas romances tienen una fuerte base latina,pero sus cimientos son una mezcla de las influencias de distintas leguas(dependiendo de cada lugar) que se unen para formar el francés,castellano,italiano,etc...

Lo que creo es que cualquiera que haya estudiado un poco de latín puede apreciar cómo muchas palabras están presentes en las distintas lenguas romances,e incluso en el inglés y el alemán, pero es mi opinión.

Un saludo a todos los que como yo,aman el latín y el griego.

Gustavo Matheus Jugo
Táchira, Venezuela
Escrito por Gustavo Matheus Jugo
el 06/09/2010

Amigo Laurentino:
Interesantísima la teoría expuesta por el lingüista Yves Cortez, pues realmente existen serias y profundas diferencias entre las lenguas latinas y su lengua madre.
Valdría la pena como lo recomiendas de explorar tales conocimientos y pensamientos, a pesar de las reacciones en contrario.
Recibe un gran saludo,
Gustavo Matheus Jugo
Tàchira - Venezuela

Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 20/11/2010

Victoria y Gustavo, gracias por sus comentarios.

Abrazos.

Luis Florez
Antioquia, Colombia
Escrito por Luis Florez
el 18/01/2011

Es de verdad muy polémica la dicha teoría, pero tambien se puede decir, que así como hay "serias y profundas diferencias", también hay "serias y profundas similitudes" entre las mismas.
Es una deliciosa polémica, y tomo asiento para no perder palabra..
Muchas gracias y muchas felicitaciones a todos los expositores, por permitirnos compartir sus saberes..
Luis Florez

Ligia López-de-castilla
Desarrollo y defensa centro de altos e...
Escrito por Ligia López-de-castilla
el 02/02/2011


He encontrado apasionante la teoría acerca de que nuestras lenguas romances provienen de un paleo italiano y no son hijas del latín. Por cierto que hay controversia. A fin y al cabo, los expertos tampoco se ponen de acuerdo sobre muchos aspectos de nuestra evolución a humanos y están a la búsqueda de más evidencias. Igual, los investigadores buscan documentos escritos, el "esabón perdido" de las lenguas romances.
Gracias por introducir un debate sobre este tema. No soy especialista, soy una periodista que quiere saber más sobre los orígenes de la cultura, cómo llegamos a donde estamos,cómo se forjaron las lenguas que hablamos.
Saludos a tan ilustradas personas que integan este grupo.

Augusto Lavernhe
Buenos Aires, Argent...
Escrito por Augusto Lavernhe
el 12/04/2011

Hola! Soy Augusto:

Haciendo un análisis de la exposición de esta teoría creo que las lenguas romances, como ya menciono Victoria, si descienden del latín lo que ocurre es que para hacer un estudio de este tipo debe tenerse muy en cuenta el sustrato indígena. Todos los pueblos que habitaron Italia y los sometidos por la conquista romana seguramente fueron influídos por el latin arcaico pero ¿Cual fué el idioma primigenio antes de la llegada de los pueblos indoeropeos? Se sabe que los actuales italianos descienden de los latinos, sabinos, samnitas (todos pueblos autóctonos de la península itálica) , de los etruscos (probablemente venidos de asia menor o del norte de africa;que no está del todo claro), de los posteriores invasores griegos, fenicios, celtas, germanos, etc pero al meztisaje genético, cultural y lingüistico de estos pueblos que modificaron relativamente las bases del latin habría que agregar un dato que se nos escapa. ¿Acaso el latín como deribación de una rama del indoeuropeo, heredero este a su vez sanscrito, no pudo haber sido influído por alguna lengua prehistorica local propia de los ancestrales habitantes descendientes de la cultura cromagnon?... Los pueblos mas primitivos de italia fueron ni mas ni menos que el resultado de la fusión de los descendientes de los hombres de cromagnon que se mezclaron con los invasores indoeuropeos para conformar luego con la fusión de los etruscos al pueblo romano. El devenir histórico posterior tambien influyó pero este es un dato nada desdeñable... SALUDOS!

Pedro León
Filosofía uned - universidad nacional ...
Escrito por Pedro León
el 22/07/2011

Creo que la obra de Cortez está muy lejos de crear alguna "revolución copernicana" en el estudio del latín. Aunque el autor piensa que "cualquiera con sentido común" verá la veracidad de su propuesta, la verdad es que sus argumentos tomados de aquí y allá (como ya otros han observado) sólo pueden encandilar mentes ingenuas en este sector del saber. En resumen: negar el influjo decisivo del latín (omnipresente en toda la europa occidental) en las lenguas romances y sustituirla por un fantasmal "italiano antiguo", que ni siquiera el mismo autor ha podido encontrar en ninguna parte, sólo puede ser calificado como una tesis estrafalaria. ¿Y las dudas que plantea? Nadie ha afirmado jamás que sea sencillo y completamente claro el desarrollo que siguieron las distintas lenguas romances: los estudios etimológicos, con mayor o menor éxito, hace siglos que se esfuerzan por echar luz en los intrincados y a veces caprichosos caminos que siguen las lenguas: falta mucho por saber (y algunas cosas quizás nunca se sepan) acerca del desarrollo y conexiones de las lenguas en la epoca romana y en la edad media, pero no es serio complicar más las cosas "sacando del sombrero" una lengua imaginaria.

Pedro León
Filosofía uned - universidad nacional ...
Escrito por Pedro León
el 04/08/2011

Voy a decir todavía algo más:
Las supuestas "pruebas decisivas" : que "el vocabulario diario esencial no proviene del latín" (!? ) se desmorona nada más mirarlo por encima:
la palabra "guerra" es verdad que no proviene del latín... Y aquí sería de esperar que se dijese que proviene del "italiano antiguo" , pero no es así. Pues "guerra" proviene de las lenguas germánicas "werra" y entonces ¿Esto que prueba? Qué casi toda Europa fue invadida por tribus germánicas.Y ¿Qué demuestra respecto al italiano antiguo?....
Lo mismo ocurre con "batalla" del francés "bataille" y "mariscal" del franco (marhskalk).
Y las otras palabras : "general" (del latín "generalis"), "soldado" (del latín "solidus"), justamente demuestran lo contrario.
¿Y por qué no se usó "dux" o "imperator" o "praefectus"? No lo sabemos, pero esas palabras siguen vivas en las lenguas romances: duc (frances), duca/duce (italiano), duque. Y de prefecto y emperador ni siquiera es necesario decir más.

Néstor Mondolfo
Filología clásica universidad de granada
Escrito por Néstor Mondolfo
el 17/08/2011
Pero es que me parece que estás poniendo de latín, el latín clásico, eso es como el español de la RAE, anquilosáo, teórico, las lenguas vienen y devienen por los hablantes, de lo que habla la RAE o que se tiene que decir: anduve, quién dice eso? Jeje. El latín estándar duró mientras estaba unido el imperio, y luego todo substrato desde el océano atlántico hasta oriente, imagínate, durante siglos y siglos, xronia kai xronia como dise la vieja del nanone. Pero eso es ya la ininteligibilidad, es más la pérdida de /-s/ final o /-m/ se documentá por escritos desde a.C. , en Pompeya también y un largo etcétera, y es que eso es el "latín vulgar" o el latín que se hablaba, como ahora el español que oyes por la calle: no "cantado" si no en la mayoría de la Hispania se dice "cantáo", y es que esto son fenómenos comunes a todas las lenguas y que se dan en todos los momentos, aparecen desaparecen se vuelven a repetir, pura dinámica de idiomas. Es mucho más: hablamos latín 2011.
No me leío to el artículo, es la impresión que me ha dao del principio!
Edgar Ysaac Perez Romero
Vargas, Venezuela
Escrito por Edgar Ysaac Perez Romero
el 19/01/2013

Parto del mismo punto de vista de Laurentino ya que la

Lingüística es lo mismo que la historia hay hechos pasados que desmustran situaciones que realmante no acontecieron , como un refrán que dice: "Se dice tanto una mentira que termina por ser cierta".

Es como los indigenas suramericanos de la cultura inca que sometieron a los pueblos circundantes de las misma region anexandolos y elimando culaquier indicio de la tribu conquistada aun el idioma. Tornando la otra cultura del pueblo conquistado inexistente , es por eso que no existe nada escrito que de testimonio de la existencia del tipo de vida que llevo el pueblo sometido , pero como ningun crimen es perfecto siempre se halla algun rastro arqueológico. Del mismo modo pudo haber pasado en el imperio romano , solo un pueblo o elite social y politica que ostenta el poderio sobre otro limita al pueblo sometido a algunas cosas o de su cultura.


Laurentino Rodríguez Contreras
Filosofía y humanidades sergio arboleda
Escrito por Laurentino Rodríguez Contreras
el 20/01/2013

Gracias a todos por sus intervenciones. Tal vez sea cierto que la obra de Cortez no llegue a ser una "revolución copernicana", de la misma forma se ha dicho sobre la teoría de que los chinos llegaron antes que los españoles expuesta por Gravin. Sin embargo, ha hecho algo de mella. A Edgar le agradezco su participación. Y os invito a reactivar este debate.

Gracias,

Laurentino