En este grupo En todos

Grupo de Ayuda a las víctimas de maltratos



El SENTIDO DE PERTENENCIA Y SUS ABUSOS

PAULINA
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 12/01/2011

El sentido de pertenencia significa arraigo a algo que se considera importante, como las personas, cosas, grupos, organizaciones o instituciones, que contribuye a alejar o atenuar la soledad, que hoy afecta a los grandes conglomerados humanos, promoviendo insensibilidad, egoísmo, desconfianza, y un sentimiento progresivo de inseguridad y… desamparo.


No es suficiente hacer pareja; se requiere hacer conjunción de intereses, sentimientos, sueños, solidaridad, confianza y lealtad con esa otra persona que nos escogió dentro del conglomerado social para hacernos objeto de su amor, dedicación y compañeros de siempre. Ello afianza un sano sentido de pertenencia a esa persona, haciéndonos ser mejores para no afectarla, frente a el sentimiento recíproco de que también ella nos pertenece, en el camino de hacernos una vida feliz..


No debemos confundir pertenencia con egocentrismo. Es cierto que cuando establecemos relaciones interpersonales llenas de afecto, confianza y comunicación creamos un espacio para la pertenencia, en donde esa otra nos pertenece.


Esta pertenencia se debe vivir como un valor, en donde podamos experimentar una sensación de bienestar con nuestros seres queridos, en donde podamos tener un espacio de crecimiento y un clima de comprensión que nos ayude a ser mejores personas cada día, y por consecuente mejores hijos, mejores hermanos, mejores nietos, mejores amigos, novios, mejores esposos.

Sin embargo, tenemos que tener cuidado y especial atención de que esta pertenencia no se vuelva “ego”, en donde el otro(a) es solo mío o mía y de nadie más. Si llegamos a esto, nos negamos la capacidad de crecer a nosotros mismos y obstaculizamos el crecimiento personal del otro(a)…y eso no es pertenencia, ni siquiera, es afecto.

LOS INVITO A DEJAR SUS MENSAJES TODOS SERAN BIENVENIDOS.

¡PURA VIDA!

PAULY

Manel
Escrito por Manel
el 12/01/2011

Gracias por la invitación Pauly, muy agradecido



Opino que si que, el término pertenencia es un término mal “practicado”, mal entendido. Entiendo que si, que es importante sentirse participe de algo o de alguien, es indudable que todos necestitamos la pertenecia. Lo complicado es cuando preferimos pertenecer a algo o a alguien sin cuestionar críticamente a lo que queremos pertenecer, o dicho en otras palabras, “seguir a alguien ciegamente”, y por ende traiccionarnios a nosostros mismos. Creo que lo que debe hacer la madurez en cada uno de nosotros es, cambiar muchas de nuestras pertenencias incondicionales por participaciones pensadas, meditadas y adultas. El que abusa de la pertenencia hacia alguien o algo, deriva en el fanatismo, la violencia y la intolerancia y seguramente el que no es capaz de pensar críticamente en su pertenecia, se convierta en un esclav@


Cordial saludo

Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 12/01/2011


De:
Buenos Aires, Argent...
Enviado: Enviado a las 14:09 desde el grupo Ayuda a las víctimas de maltratos
Asunto: Re: Paulina Vin Daz Gonzalez quiere recomendarte este debate
Todo fanatismo es malo y el arraigo es tambien una especie de fanatismo de pertenencia. Todo en equilibrio esta bien hecho. Besos



Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 12/01/2011

Existe un grado de disposición que toda persona tiene para seguir la lógica de convivencia o sentido común, mientras más segura se sienta esa persona dentro de un grupo, más elevado será su sentimiento comunitario y por lo tanto la persona estará mas dispuesta a seguir normas.

El sentido de pertenencia no es más que la seguridad que la persona obtiene cuando se siente que ocupa un lugar dentro de un grupo; esto llevara a la misma a buscar conductas que permitan ocupar un sitio.


Muchas gracias Paulina



Nora
Escrito por Nora
el 12/01/2011

Hola Pauly, gracias por invitarme a tu debate, que me parece muy interesante
El sentido de pertenencia, es algo que creo que todos tenemos consigo, creemos que nos da la seguridad en nuestra vida, como por ejm. Mi pareja, mi trabajo, ó es mi escuela, ó mi grupo de amistades, es mi seguridad personal, y es cierto, fíjate, que no podemos vivir en soledad por siempre, necesitamos de otros para subsistir, y escoger el grupo en el que creemos nos va a ir bien.
Sin embargo, no es sano sentir un fuerte u obsesivo apego que pertenecemos a algo, que luego puede desaparecer ó irse de nuestra vida, como lo es el estar demasiadamente ligar a las cosas ó a las personas ¨porque me pertenecen¨. A todo habrá que darle el equilibrio perfecto, en el sentido de que cuento con esto. Para que nuestra persona se vea libre, esté dispuesta a sentir que realmente necesita de aquéllo, pero manteniendo un sentido donde la pertenencia sea de una consideración sencillamente natural.

Te mando un fuerte abrazo desde la distancia.
Nora

Octavio Pérez
Técnico profesional en servicio y mant...
Escrito por Octavio Pérez
el 13/01/2011

Es algo muy dificil de dominar, ya que todo esto se basa principalmente en los sentimientos, y es ahí donde la mayoria de los seres humanos nos confundimos y nos llegamos a extraviar o desviar, lo que mejor podemos hacer en cualquier relación, sea la que sea, es respetar y analizar al que tengamos enfrente, que en el caso de los hijos es un poco más complicado, y con ellos sí debemos de saberlos encaminar de una mejor manera, que es siempre empezar con uno mismo.

Antonio Fernández Rios
Licenciatura en escuela de negocios d...
Escrito por Antonio Fernández Rios
el 13/01/2011

Hola Pauly,

Creo que hasta cierto grado ese SENTIDO DE PERTENENCIA es parte de lo que a cada uno de nosostrso nos da seguridad, por que sabes lo que quieres y que es tuyo, pero como lo han comentado nos es algo tan facil de practicarlo....

Saludos!

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 13/01/2011

Bienvenidos todos

Gracias Pauly por tu debate

Y a todos por su aportes

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 13/01/2011

EL SENTIDO DE PERTENENCIA

Existe un grado de disposición que toda persona tiene para seguir la lógica de convivencia o sentido común, mientras más segura se sienta esa persona dentro de un grupo, más elevado será su sentimiento comunitario y por lo tanto la persona estará mas dispuesta a seguir normas. El sentido de pertenencia no es más que la seguridad que la persona obtiene cuando se siente que ocupa un lugar dentro de un grupo; esto llevara a la misma a buscar conductas que permitan ocupar un sitio.

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 13/01/2011



Nacemos y desenvolvemos nuestras actividades, en lugares específicos, muchas veces consideramos como propios y que el resto de las personas suele reconocer como tales; y en fin, desde nuestro nacimientos o muy cercano a este hecho, se nos asigna un nombre, con el que damos valor legal a los documentos personales, como constancia que legítima nuestra identidad en el conjunto de las relaciones sociales y jurídicas.

Todos estos elementos sirven para que cada persona se reconozca y sea reconocida en su individualidad, lo que contribuye a fijar las diferencias entre "yo" y el "otro".

A rasgos muy generales se menciona entonces la identidad. Como una condición y proceso, a través, y en cuyo curso, se logra establecer los limites y peculiaridades que distinguen e individualizan a las personas; doblemente vinculada a la herencia natural y la experiencia vivencial de cada individuo, única e irrepetible por su singularidad, y a la herencia histórico-social de la cual todos somos portadores.

La identidad, más allá de los elementos perceptibles, no es sólo una cualidad implícita en la condición unitaria del individuo; sino que se perfila y enriquece en el decursar de la vida social; en el contacto multinacional con las instituciones, que comienza en la familia, y luego se amplifica a otras diversas estructuras sociales.

Con los hábitos, costumbres, actividades, obligaciones y responsabilidades que contraemos y desarrollamos desde pequeños, en el curso de las distintas interacciones sociales que forman parte de nuestras vidas.

De esta manera, todas las estructuras sociales que componen el tejido de la sociedad, gracias a la huella heredada de una generación a otra y al continuo accionar de las personas que en ellas construyen, reproducen y perpetúan el conjunto de peculiaridades que los caracteriza, logran desarrollar sus propias identidades colectivas, cuyos mecanismos funcionales y principios rectores regulan la relación intragrupal y la mediación con las estructuras externas.

Así se constituye la identidad cultural, como síntesis de la construcción de múltiples significados distintivos, fruto de la complejas interacciones sociales que desarrolla internamente cada grupo y en sus relaciones con otros, mediante las cuales sus miembros se unifican y a la vez, se diferencian de los demás.

La identidad cultural, además de proporcionar elementos concretos de referencia y comparación, resume el universo simbólico que caracteriza a la colectividad, porque establece patrones singulares de interpretación de la realidad, códigos de vida y pensamiento que permean las diversas formas de manifestarse, valorar y sentir.

Sin embargo, no basta con ser partícipe de una realidad colectiva común, ni siquiera es suficiente que poseamos rasgos étnicos comunes o compartamos la misma herencia sociocultural para presuponer la conciencia personal como representante de una identidad determinada.

Se requiere del sentido de pertenencia, como forma de adscripción al universo simbólico de dicha colectividad; como expresión del grado de significación y sentido que los códigos imperantes, los valores, juicios, tareas compartidas y actividades por emprender alcanzan, realmente, para cada sujeto.



DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 13/01/2011



El sentido de pertenencia, con toda la carga afecto-cognitiva que conlleva, es elemento arraigante y movilizador de la actividad grupal, y lo que es más importante, constituye un generador de valencias y cohesión intragrupal.
En la búsqueda de vías más amplias de participación sociocultural relevante, son imprescindibles los conocimientos acerca de la identidad cultural y el sentido de pertenencia, como elementos básicos para el desarrollo del protagonismo


DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 13/01/2011

ANA
Escrito por ANA
el 15/01/2011

Hola Pauly

Gracias por la invitacion, muy buen debate:

Mi opinion es que ante todo, debe existir un equilibrio y limitantes, ser y dejar ser, vivir y dejar vivir, en el caso de la pareja deben llegar a tener acuerdos , los cuales deben respetar al paso del tiempo para asi llevar una vida de tranquila convivencia, de respeto a la individualidad de

Cada uno, a lo que quiere ser, el sentido de pertenencia y egocentrismo nos pueden llevar

Al fracaso inminente si no ponemos atencion desde un principio a los avisos de alerta , esto es importantisimo.

Un abrazo!


DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 15/01/2011

VOCABULARIO MACHISTA

INCITADOR A LA SENTIDO DE POSESIÓN Y DEPENDENCIA?


Zorro = Héroe justiciero
Zorra = Pu-ta

Perro = Mejor amigo del hombre
Perra = Pu-ta

Aventurero = Osado, valiente, arriesgado.
Aventurera = Pu-ta

Cualquier = Fulano, Mengano, Zutano
Cualquiera = Pu-ta

Callejero = De la calle, urbano.
Callejera = Pu-ta

Hombrezuelo = Hombrecillo, mínimo, pequeño
Mujerzuela = Pu-ta

Hombre público = Personaje prominente. Funcionario público.
Mujer pública = Pu-ta

Hombre de la vida = Hombre de gran experiencia.
Mujer de la vida = Pu-ta

Puto = Homosexual
Puta = Puta

HEROE = Ídolo.
HEROÍNA = Droga

ATREVIDO = Osado, valiente.
ATREVIDA = Insolente, mal educada.

SOLTERO = Codiciado, inteligente, hábil.
SOLTERA = Quedada, lenta, ya se le fue el tren.

DIOS = Creador del universo y cuya divinidad se transmitió a su Hijo varón por línea paterna.
DIOSA = Ser mitológico de culturas supersticiosas, obsoletas y olvidadas.

SUEGRO = Padre político.
SUEGRA = Bruja, metiche, etc.

MACHISTA = Hombre macho.
FEMINISTA = Lesbiana.

DON JUAN = Hombre en todo su sentido.
DOÑA JUANA = La mujer de la limpieza


María Cristina Aliaga Luna
Orientadora del hogar universidad de c...
Escrito por María Cristina Aliaga Luna
el 16/01/2011

El grave problema surge cuando un hombre o una mujer ,siente que tienen "posesiòn" del otro, como si fuera un trofeo. Y esto, solamente, nace por lazos afectivos mal encauzados y cuando se llegan a dar cuenta del tremendo error, ya es tarde,pues, generalmente, las mujeres no dejan a los hombres maltratadores, por miedo, por seguridad econòmica o por ese amor enfermizo.

Lo ideal es que se hagan asesorar por un profesional para hallar la justa salida de ese problema,que destruye finalmente a la familia, y en casos extremos se llega a la muerte,.

Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 16/01/2011

Compañeros: sus aportes de gran enriquecimiento todos.

Resumiendo: inconveniente seguir a alguien ciegamente, no abusar de la pertenencia, Manel

Todo fanatismo el malo. Jorge

No es sano tener un fuerte y obsesivo apego. Nora


Analizar maduramente lo que tenemos enfrent. Octavio

En cierto grado nos da seguridad. Antonio

El sentido de pertenencia es la seguridad de ocupar un lugar dentro de un grupo. Estela

Grave problema cuando un hombre o una mujer sienten que tienen posesión de otro como si fuera un trofeo. Cristina.

Debe existir equilibrio y limitantes, ser y dejar ser. Ana María.


Delia Vos como administradora de un grupo en donde la violencia y la agresión son la tónica y tu lucha de cada día por el rescate de las víctimas es invaluable hacés unos aportes valiosos sobre el tema. Esa forma despectiva con la cual se trata a las mujeres por parte de sus parejas rs impresionantemente irrespetuosa, y es el pan nuestro de cada día en el dominio de parejas.


Gracias a todos.


¡PURA VIDA!



Pauly







Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 16/01/2011

Con relelación al sentido de pertenencia, enfocándolo de una manera sana creo que el ser humano necesita tener su identidad propia, su criterio sano, manejar su libetad, su capacidad de decisión sobre las situaciones. Y la comodidad que experimenta en cada una de ellas.



Cuando se abusa del sentido de pertenencia se anula el criterio personal, se apagan las ilusiones propias para vivir viendo al mundo por medio de de la ventana que nos quiera abrir el que nos domina la mente.


No tenemos opiniones propias,l nos da miedo hablar, externar opiniones sanas a cerca de lo que somos o queremos ser, de nuestros gustos, de nuestras aspiraciones como seres humanos, siempre andamos buscando la aprobación de esa persona de la cual creemos ser su extensión, su propiedad.


Es vivir con las manos libres de cadenas,pero con la mente encadenada en función de.



¡PURA VIDA!




Pauly






Nora
Escrito por Nora
el 17/01/2011

Hola Pauly

Aquí te agrego algo más sobre el sentido de pertenencia que me encontré

Existe un grado de disposición que toda persona tiene para seguir la lógica de convivencia o sentido común, mientras más segura se sienta esa persona dentro de un grupo, más elevado será su sentimiento comunitario y por lo tanto la persona estará mas dispuesta a seguir normas. El sentido de pertenencia no es más que la seguridad que la persona obtiene cuando se siente que ocupa un lugar dentro de un grupo; esto llevara a la misma a buscar conductas que permitan ocupar un sitio.

INTRODUCCION

Cada persona tiene rasgos físicos, cualidades personales, manifestaciones peculiares en su forma de ser v relacionarse con los demás. Posee recuerdos, experiencias, motivaciones, intereses y expectativas como parte de su constelación personal que caracteriza el modus propio con que aparece a los ojos de los demás y se reconoce a sí mismo.

Nacemos y desenvolvemos nuestras actividades, en lugares específicos, muchas veces consideramos como propios y que el resto de las personas suele reconocer como tales; y en fin, desde nuestro nacimientos o muy cercano a este hecho, se nos asigna un nombre, con el que damos valor legal a los documentos personales, como constancia que legítima nuestra identidad en el conjunto de las relaciones sociales y jurídicas.

Todos estos elementos sirven para que cada persona se reconozca y sea reconocida en su individualidad, lo que contribuye a fijar las diferencias entre "yo" y el "otro".

A rasgos muy generales se menciona entonces la identidad. Como una condición y proceso, a través, y en cuyo curso, se logra establecer los limites y peculiaridades que distinguen e individualizan a las personas; doblemente vinculada a la herencia natural y la experiencia vivencial de cada individuo, única e irrepetible por su singularidad, y a la herencia histórico-social de la cual todos somos portadores.

La identidad, más allá de los elementos perceptibles, no es sólo una cualidad implícita en la condición unitaria del individuo; sino que se perfila y enriquece en el decursar de la vida social; en el contacto multinacional con las instituciones, que comienza en la familia, y luego se amplifica a otras diversas estructuras sociales.

Con los hábitos, costumbres, actividades, obligaciones y responsabilidades que contraemos y desarrollamos desde pequeños, en el curso de las distintas interacciones sociales que forman parte de nuestras vidas.

De esta manera, todas las estructuras sociales que componen el tejido de la sociedad, gracias a la huella heredada de una generación a otra y al continuo accionar de las personas que en ellas construyen, reproducen y perpetúan el conjunto de peculiaridades que los caracteriza, logran desarrollar sus propias identidades colectivas, cuyos mecanismos funcionales y principios rectores regulan la relación intragrupal y la mediación con las estructuras externas.

Así se constituye la identidad cultural, como síntesis de la construcción de múltiples significados distintivos, fruto de la complejas interacciones sociales que desarrolla internamente cada grupo y en sus relaciones con otros, mediante las cuales sus miembros se unifican y a la vez, se diferencian de los demás.

La identidad cultural, además de proporcionar elementos concretos de referencia y comparación, resume el universo simbólico que caracteriza a la colectividad, porque establece patrones singulares de interpretación de la realidad, códigos de vida y pensamiento que permean las diversas formas de manifestarse, valorar y sentir.

Sin embargo, no basta con ser partícipe de una realidad colectiva común, ni siquiera es suficiente que poseamos rasgos étnicos comunes o compartamos la misma herencia sociocultural para presuponer la conciencia personal como representante de una identidad determinada.

Se requiere del sentido de pertenencia, como forma de adscripción al universo simbólico de dicha colectividad; como expresión del grado de significación y sentido que los códigos imperantes, los valores, juicios, tareas compartidas y actividades por emprender alcanzan, realmente, para cada sujeto.

El sentido de pertenencia, con toda la carga afecto-cognitiva que conlleva, es elemento arraigante y movilizador de la actividad grupal, y lo que es más importante, constituye un generador de valencias y cohesión intragrupal.
En la búsqueda de vías más amplias de participación sociocultural relevante, son imprescindibles los conocimientos acerca de la identidad cultural y el sentido de pertenencia, como elementos básicos para el desarrollo del protagonismo. Veamos más de cerca sus peculiaridades.

Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 18/01/2011

Relaciones padres e hijos

Hay muchísimas cosas en las que tanto un hombre como una mujer no quieren perder, sobre todo cuando se está acostumbrado a tener autoridad y sentido de pertenencia, hacia otra persona, y es por ello que a veces los padres, tienden a ser sumamente controladores con sus hijos y aun siendo adultos, no los dejan vivir su propia vida.


Todo padre debe saber dos cosas:

1. - Nuestros hijos no nos pertenecen, aunque son un regalo para nosotros, ellos están bajo nuestro cuidado y protección, pero ese cuidado y protección, requiere simplemente "Mayordomía" que implica cuidar algo que no es de uno, como si fuese, asumiendo una responsabilidad , como si fuésemos los dueños absolutos. Los seres humanos tenemos la tendencia de pretender adueñarnos de todo lo que es nuestro, y hasta de la vida incluso de otros seres humanos. Pero tenemos que comprender de que no somos dueños de nada, somos mayordomos, responsables, administradores.


2. - Cuando tenemos a otros seres humanos bajo nuestro cuidado y protección, debemos tener propósitos claros, de que queremos lograr con ellos, de que deseamos, y sobretodo de que es lo mejor para ello, pero sin pretender nunca pasar por encima, de sus propios intereses personales, (sobre todo cuando ya son adultos) cada ser humano esta en la capacidad de tomar decisiones sobre su propia vida, y nuestro deber como padres no es decidir por ellos, sino darles herramientas , para que ellos puedan manejar con seguridad sus propias decisiones. Cuando estamos claros de que les hemos dado las herramientas necesarias para la vida, y los hemos enseñado a usarlas, no solamente de palabras sino de hechos, entonces podemos descansar creyendo que ya ellos deben tener la madurez suficiente, para tomar las mejores decisiones en la vida, y para afrontar las consecuencias de sus propios errores cuando, no tomen las decisiones correctas, nuestro deber es darle herramientas, su deber es usarlas, el trabajo que ellos hagan con su vida, será ya su propia responsabilidad, déjelos crecer, madurar, y experimentar.


Analizar estas sugerencias, pareciera que nos hiciera, pensar en que debemos perder a nuestros hijos, pero no, "para ganar a veces hay que perder", tal vez puedas que creas perder a un hijo, pero si lo dejas soltarse de la mano, y andar, recogerás un gran hombre! Pierdes un hijo, pero ganas a una mujer o a un hombre maduro, ganas el fruto de tu trabajo , y sentirás que nunca perdiste tu tiempo , y que valió la pena, soltarlo y dejarlo avanzar. Si no lo sueltas nunca, nunca sabrás que tan lejos llegara!


Así como lo tuvimos que perder, de nuestro vientre para que estuviera fuera de nosotros, pero si no hubiese sido así, nunca hubieses podido conocer su rostro, su cuerpecito, a quien se parece, etc... Así como lo soltamos para que diese sus primeros pasos, y aunque se cayera, lograra aprender a caminar, así como tuviste que dejarlo ir a la escuela , y hacer muchas cosas sin ayuda, para que pudiera crecer, ahora, déjalo libre si es varón, deja que sea un hermoso jefe de hogar, y que aprenda a manejar ese timón de su barco, y si es mujer déjala que crezca como mujer, como esposa, como madre, déjales sea hombre o mujer, que sea mayordomo de su propia generación que vienen detrás de ellos. Cuando lo hagan, ese triunfo te pertenecerá a ti, por haberlos dejado ir, y volar muy lejos y muy alto, a su propio ritmo, alcanzar sus propios sueños, y lograr sus propias vidas, cuando los hayas soltado, creerás que perdiste un hijo, pero te has ganado la felicidad de tu hijo, y la tuya también.


A veces son los hijos los que no entienden esto, y nunca quieren alcanzar las cosas sin ayuda de sus padres, pero esa características de suma dependencia con los padres, no los dejará llegar lejos, somos nosotros los padres, los principales responsables, en alimentar en nuestros hijos cierto grado de dependencia, pero también cierto grado de independencia , nosotros los padres no le vamos a durar toda la vida, y si nos vamos, ellos quedaran dependiendo siempre de alguien, pero si los enseñamos a desarrollar autonomía, ellos podrán salir adelante siempre con y sin ayuda. Si eres padre, dejémosle crecer, y si eres hijo, permítete crecer.


El respeto continúa jugando un papel fundamental.


¡PURA VIDA!


¨Pauly

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 22/03/2011


Ladependencia emocional de la pareja puede equipararse actualmente con el concepto de “ adicción al amor". Son muchas las personas que tienen la necesidad de tener una pareja , y si la relación fracasa buscan rápidamente otra relación amorosa.


La adicción al amor, como cualquier otra adicción, hace que la vida de la persona adicta gire en torno al objeto amado (la pareja). Su bienestar personal estará en función de la satisfacción que le produzca su pareja, buscará continuamente estar en su presencia y sufrirá cuando no está cerca de ella. Las rupturas amorosas las vivirán como un gran trauma, y tendrán la necesidad irrefrenable de recuperar la relación o buscar una nueva pareja.


Características de las personas emocionalmente dependientes

¿Cómo podemos saber si somos emocionalmente dependientes o si podemos llegar a serlo en algún momento de nuestra vida?.

Vamos a ver algunas características que comparten las personas con dependencia emocional:

  • Baja autoestima. La autoestima es la valoración que hacemos sobre nosotros mismos. Se forma con las experiencias que tenemos a lo largo de la vida. Cuando esta valoración es negativa, podemos decir que tenemos baja autoestima. Un concepto muy ligado a la autoestima es el autoconcepto, que es la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos. La autoestima es, por tanto, una valoración (positiva o negativa) del autoconcepto. Las personas emocionalmente dependientes tienen una baja autoestim
  • Necesidad excesiva de aprobación. Muchas personas sienten la necesidad de ser aprobados constantemente por los demás y si esto no ocurre lo perciben como algo negativo. Lo que los demás piensen influirá de forma decisiva en cómo se van a percibir a sí mismos. Si los demás aprueban sus conductas y pensamientos se sentirán bien, pero si no lo hacen, lo percibirán como algo muy negativo.
  • Miedo al abandono. Muy relacionado con los conceptos anteriores. Las personas con miedo al abandono creen que si los demás deciden terminar con las relaciones (amistad, pareja, etc. ) no encontrarán a nadie que pueda sustituirlos. Perciben el abandono como algo horrible.
  • Anteponen las necesidades de los demás a las suyas propias. Estas personas no expresan opiniones personales contrarias al resto, ni reclaman o exigen sus derechos. Simplemente se dejan guiar por lo que creen que se espera de ellos para poder conseguir el cariño que tanto necesitan. Asimismo, hacen todo lo que su pareja o la persona de la que dependen, les pida. Creen que estar de acuerdo con los demás les otorga valor, y serán merecedores de su cariño o amistad.

Respecto a las relaciones amorosas


Ya hemos visto que las personas con dependencia emocional poseen una serie de características con un objetivo común: sentirse queridos. Por esta razón, buscarán pareja continuamente en el caso de no tener, y harán todo lo posible por mantener la pareja en el caso de tenerla.

  • ¿Dónde está el error? Tendrá excesiva ilusión al inicio de una relación amorosa o ante el intento de que ello suceda. Tener una relación amorosa es lo más deseado por estas personas.
  • Manifestará necesidad de controlar a su pareja: llamadas constantes con el fin de saber qué hace en cada momento.
  • Demandará relaciones exclusivas: no quiere que su pareja tenga otras relaciones (amistad, compañeros de trabajo, etc. ) por el miedo a perderla.
  • Demandará atención de forma excesiva: cualquier excusa será buena para mantener a su pareja cerca.
  • Creerá que las necesidades de su pareja son más importantes que las suyas propias: hará cualquier cosa para mantener el amor y la atención de la persona de la que depende emocionalmente.
  • Vivirá la ruptura como algo excesivamente traumático. Una vez aceptada la ruptura buscará rápidamente una nueva pareja.

Los dependientes emocionales piensan que sometiéndose a la persona o personas de las que dependen, mantendrán el cariño que necesitan. Sin embargo, podemos ver, que dada la forma de comportarse estas personas, pueden producir el efecto contrario.


La pareja debe formarse en la igualdad, donde ambos miembros den y reciban lo mismo, respetando siempre la individualidad del otro y exponiendo las propias necesidades.