En este grupo En todos

Grupo de Remansos diarios

Jacileno Merois
Macau, Brasil
Escrito por Jacileno Merois
el 26/10/2013

Não morra pela boca como os peixes!

Marisa Vaquero Lopetegi
Guipúzcoa, España
Escrito por Marisa Vaquero Lopetegi
el 29/10/2013

Con poesía y todo. Seguiré leyendo. Saludos

Maria Elcy Quintero De Marin
Gerencia empresarial, secretariado com...
Escrito por Maria Elcy Quintero De Marin
el 22/11/2013

El extraordinario poder de las afirmaciones


Es importante saber, que nuestro subconsciente no hace juicios, acepta todo lo que decimos y crea en concordancia para nuestra vida, lo que nosotros afirmamos. Por lo tanto, si elegimos conceptos y creencia de pobreza, entonces el subconsciente supondrá que eso es lo que deseamos y continuará dándonoslos hasta que decidamos cambiar nuestros pensamientos, palabras y creencias por otros mejores.
Napoleón Hill , el autor de autoayuda más prestigioso, observaba que uno llega a creer cualquier cosa que se repita a sí mismo, así sea una afirmación verdadera o falsa. Si alguien repite una mentira una y otra vez, con el tiempo la aceptará como algo cierto. De ahí en adelante, la mente comenzará a aceptarla como una verdad absoluta, y actuará de acuerdo a esta nueva realidad que ha programado. Imagínate lo que habría sucedido si Albert Einstein hubiera escuchado a aquel médico que diagnosticó que era un retrasado mental debido a su aparente dificultad para articular las palabras , o al profesor que lo criticaba por sus continuas ausencias mentales durante la clase y que sugirió a sus padres que lo sacaran de la escuela ya que era una distracción para los demás alumnos. Nadie recuerda el nombre o los logros de aquellas dos personas, pero todos sabemos quien fue Albert Einstein y cuáles fueron sus contribuciones en el campo de la ciencia, Así que la próxima vez que alguien emita una crítica acerca de tus habilidades no te apresures a aceptarla sin cuestionar su validez.
Ahora que sabemos un poco más a cerca de lo poderoso que son nuestros pensamientos y palabras , es preciso que reeduquemos nuestra forma de pensar y de hablar, con la práctica de pautas positivas. De esta forma lograremos resultados positivos y maravillosos.