En este grupo En todos

Grupo de Orientadores Profesionales



EL LIDERAZGO ACADEMICO EN LA EDUCACION BASICA

mabel lucia
Por terminar escuela
Escrito por Mabel Lucia Tula
el 02/10/2012

En el contexto de la educación básica abundan escuelas que no producen avances significativos debido al tipo de liderazgo que tradicionalmente se viene ejerciendo en su forma de organización y dirección De sobra sabemos que este tema es una parte álgida de la educción o quizás es la más importante para un proceso educativo de calidad que se demanda en nuestro tiempo.


La administración, dirección o gestión escolar no puede abordarse de manera ligera. Es necesario partir de cierto conocimiento del medio que conduzca a un análisis responsable del por qué hay bajos índices de aprovechamiento en la educación básica. El liderazgo que se viene aplicando en cada una de estas escuelas es incongruente con la visión y la misión de la educación pública que debe impartirse con calidad para todas las regiones del país, de manera especial a las comunidades marginadas.


Este comentario está dirigido a quienes tienen la oportunidad de prestar sus servicios en escuelas secundarias generales con la intención de reflexionar acerca del desempeño del personal directivo que sirve en este nivel de educación. Cada vez se incrementa el número de directores de secundaria interesados en producir cambios en sus escuelas y de ellos tenemos que aprender para generarlos hacia los demás centros educativos. Es muy probable que esos cambios se produzcan desde la perspectiva de los directores tradicionales, cambios lentos, con cierto grado de anarquía al interior de esas escuelas o bien con escasa mejoría en los procesos que se realizan.


Estos pequeños logros tal vez puedan incrementarse cambiando de formas de liderazgo. Son muchas las escuelas con problemática elevada que impiden su crecimiento, existen problemas internos entre trabajadores, los grupos antagónicos están a la orden del día, escasa o nula comunicación entre ellos, hay trabajo de grupo pero no de equipo, inexistencia del colegiado escolar porque las decisiones son unilaterales, falta de vinculación con la comunidad, etc.

Los cambios deben generarse desde la perspectiva de quienes participan en el proceso: estudiantes, padres de familia, personal escolar, sociedad de padres y la comunidad. Estos cambios se están generando desde la mira del propio director con alguna participación esporádica de otros elementos involucrados.

Son contados los directores que están produciendo cambios sustanciales en concordancia con la nueva gestión escolar. Los demás enfrentan el paradigma entre modificar sus propios esquemas para adaptarlos a nuevos contextos de organización o continuar con la práctica de hace veinte o treinta años, porque se consideran maestros con demasiada experiencia y no necesitan adoptar modelos que desconocen. Son los que aplican más la intuición y el sentido común para dirigir que un proceso sistémico basado en realidades y comportamientos. ¿Se estará contribuyendo de manera inconsciente a incrementar la estadística y el concepto de que somos un país de reprobados? Es tiempo de que el personal directivo de las escuelas secundarias generales se preocupe por solucionar problemas tan añejos como el bajo aprendizaje de los estudiantes, la desintegración del personal a su cargo, desvinculación social, poco aprecio por los valores cívicos y éticos, alejamiento de nuestro patrimonio histórico, autodestrucción del adolescente que carece del apoyo familiar suficiente, adoptando comportamientos que los apartan de los propósitos escolares.