En este grupo En todos

Grupo de Incidencia de la filosofía en la arquitectura



El funcionalismo.

Ruby
Arquitectura unet
Escrito por Ruby González
el 04/02/2011

Qué es el funcionalismo?

O qué debería ser?

Dentro de sus sistemas, como se manifiesta, como se percibe?


Personalmente el funcionalismo es realismo primero que nada, contextualización y estética.

Un buen funcionalismo viene condicionado por una critica justa y comprensiva del entorno donde se desarrolle un proyecto, indiferentemente de lo que sea, un urbanismo para pobres, para ricos, una plaza, un edificio cualquiera, una clínica, una tienda.... Etc...

Se pierde la esencia del funcionalismo cuando se cae en pasiones y en corrientes de la arquitectura que desentonan dentro de un contexto que araña por soluciones que fomenten su desarrollo.

Que a la final es una de las razones de la existencia de la arquitectura en la sociedad: solución a necesidades.

Acorde a esto, para ustedes que es una arquitectura funcional?

Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 06/02/2011

Hola Ruby: Qué paz se respira en este foro, parece como un rincón escondido en un parque, donde se puede charlar en paz y tranquilidad, lejos del ajetreo del tráfico de la ciudad, todo lo contrario del foro de filosofía donde hay una bulla constante, para mí es una especie de zoo donde cada uno hacemos de una especie animal, no sabría decir cual exactamente, pero no hay dos animales repetidos y todos tenemos nuestros sonidos característicos y los emitimos casi sin parar con lo cual hay un parloteo incesante que no invita mucho a la reflexión, pero aunque la mayoría de las veces son tontas, hay un contraste de ideas y eso te hace pensar, divertirte y enredar. ¿Qué más se puede pedir?

Para mí las corrientes arquitectónicas, son algo así como las doctrinas en filosofía y religión, está bien conocerlas, pero seguirlas me parece despersonalizarse un poco. Al fin y al cabo, todos somos diferentes, siempre se nos ocurren cosas que aportar, pues cada edificio también es distinto según sea el terreno, el entorno, etc. , hay que intentar comprender y actuar en consecuencia, sin seguir ciegamente los dictados y las normas de una corriente en concreto. Eso es lo que pienso en general de todas las cosas. Intentar ser creativo, sin pasarse de rosca.

Como todas las doctrinas, las corrientes arquitectónicas también acaban degenerando, lo funcional se convierte en lo barato y lo práctico en lo chapucero. El funcionalismo puede convertirse en una forma excelente de ahorrar dinero y no complicarse la vida, pero bueno, no siempre tiene por qué ser así. Cada cual tiene su opinión, gracias a Dios.

Un saludo cordial

Ruby González
Arquitectura unet
Escrito por Ruby González
el 06/02/2011

Demasiada paz.

"Para mí las corrientes arquitectónicas, son algo así como las doctrinas en filosofía y religión, está bien conocerlas, pero seguirlas me parece despersonalizarse un poco."

Estoy totalmente de acuerdo. De allí es que viene el disfuncional. Cuando simplemente se presta el conocimiento para alimentar el capricho de ceder ante las modas. El hecho de prestarle mas atención a la materialización de la corriente arquitectónica en el edificio como tal que la misma solución para la que este esta concebido nos vomita la disfuncionalidad.

Los arquitectos (personalmente) solo somos un titulo. La arquitectura, el diseño, el arte de crear esta en todos, todos tenemos y podemos desarrollar esa capacidad. El arquitecto solo se entrena a nivel académico, pero pocos logran de verdad tener un impacto en la sociedad que sustente tal papel.

Y llegamos a lo mismo, la visión global del edificio, es la misma visión global del conjunto, de esta forma es que se puede generar un cambio que se vaya notando poco a poco, en la calle, en la cuadra, en el sector y luego en la ciudad... (pensando en grande)

Porque tan simple como que la arquitectura esta pensada para darle sin querer queriendo la espalda a la calle, nos olvidamos de que estamos metidos dentro de una gran masa de arquitectura, que junta, debería DEbería_ reajustar los valores de la sociedad a través de espacios que se presten para ello.... En distintos niveles, desde distintas perspectivas y enfoques.

Y cuando esto falla es que vemos que de nuevo hay aquí un edificio nuevo que no hizo nada. No pasa siempre? , no volteamos y vemos el desentono? Donde queda la esencia de la solución? Donde está la arquitectura funcional?.....

Y aparte, no es bueno el hecho de no hacer mas de dos edificios con el mismo arquitecto?..

Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 06/02/2011

La ciudad es para la arquitectura lo que la sociedad para el individuo, tienes que intentar integrarte aunque no te guste. Para hacer arquitectura a lo grande, como dices, habría que derribar todas las ciudades y volverlas a empezar. Pues casi todas ellas se han convertido en un entorno hostil para las personas y especialmente para los niños a los que la gente tiene que sujetar fuertemente de la mano si no quiere que se los coma un coche al pasar.

Hay que intentar crear a partir de lo que hay, comprendiendo lo que hay y aceptándolo. La persona tiene que hacer lo mismo en la sociedad, pero al menos puede aislarse de ella, aunque sólo sea por un momento, puede ser ella misma, descansar de la farsa que tantas veces le impone la sociedad, pero el edificio está ahí, siempre estará ahí y tiene que cumplir su función adaptándose totalmente a lo que hay, a lo que la sociedad demanda y circunscribir la creatividad a ese ámbito, porque si lo sobrepasas, te estás pasando.

Luego están las normativas, igual que en la sociedad, cada vez más y cada vez menos realistas. Hay que conocerlas bien y sólo te puedes mover dentro de su irracionalidad y sus contradicciones, la creatividad muchas veces se convierte en una lucha por la supervivencia en medio de esa maraña de normas absurdas y para todos igual, triste límite para la creatividad.

De todos modos no hay que desesperarse, arquitecto o no, la vida es un camino de realización personal. El triunfo no existe, ni siquiera debería ser algo deseable. No hace falta construir un edificio impresionante y único, ni cambiar el mundo y la sociedad para ser una gran persona, sólo hay que intentar dar lo mejor de ti, aprender y evolucionar. Todos los edificios se acabarán cayendo, o eso espero.

Por cierto, yo no he hecho más de un edificio con un mismo arquitecto, nunca dos. Que quede claro, por Dios.

Un cordial saludo

Ruby González
Arquitectura unet
Escrito por Ruby González
el 06/02/2011

Y el individuo para la vida. Todo una cadena infinita. Lo que dices suena netamente funcional. La salvación es individual. Pero el papel del arquitecto se puede sembrar desde una forma diminuta hasta que en algún momento se deje crecer y tenga peso sobre quienes presten atención a su intensión.

Las normativas rigen estrictamente la imaginación, pero es también la imaginación lo que nos contextualiza, definiendo lo funcional, y volviendo en lo posible a la idea neutral de la arquitectura: SOLUCION.

Y es que no batallo sabes? , yo soy la menos pensada para abogar por el mundo. Pero si determino, si observo y analizo. A veces desde un punto muy desinteresado, a veces desde puntos muy pasionales... Depende del clima...

La cuestión es que en algún momento de nuestras vidas nos incrustamos en el sistema, como tu dices, efectivamente crear a partir de lo que hay, pero cuando ves lo que hay no te preguntas: porque estoy en esto? Mas allá del Por Que estoy en esto_

Porque construyo, porque diseño? , porque dejo?

Marañas absurdas, coches come niños...

Aportamos o alimentamos?

O alimentamos mientras aportamos?

También depende del clima?

Será que se pierden todas las ciencias y todas las artes en medio de la "realización"?

Sin embargo. No me desespero. Solo vivo la arquitectura dentro de lo posible.

Ahora el resto desde lo imposible...


Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 06/02/2011

Para mí la salvación no existe, la vida es un camino con un único final. Pero ese camino te hace, te transforma, tienes que intentar ser tu propio arquitecto, porque lo que construyas o no construyas dentro de ti, es lo que más vale de todo. Es como hacer un jardín, hay cosas que cuidas y otras que no dejas crecer. Y todo va cambiando y evolucionando y así te vas haciendo y comprendiendo y asimilando a tu manera lo que llega hasta ti. Claro que el camino no es en línea recta ni mucho menos, a veces te llegas a cansar de tanto meter la pata, de tantos desengaños, al menos en mi caso, pero poco a poco, si quieres ser buena gente…

Hay muchas cosas buenas, pequeñas cosas que están aquí y allí, vienen y van, pero te hacen feliz, si no te las quieres quedar.

Los retos son importantes, te ponen a prueba y te obligan a imaginar y a crecer, aunque a veces es frustrante. Dicen que la experiencia es lo que tienes justo un instante después de que la necesites. El arquitecto no está solo, hay un largo camino entre el diseño en papel y el edificio acabado y hay tantas cosas que hay que aguantar y tanta gente que te intenta joder, todo un mundo de cruda realidad. Un mundo en miniatura en el que tienes que sobrevivir, sin traicionarte. Nada fácil, pero hay que afrontarlo como un reto, con pasión, con ganas y sin miedo siempre sin miedo, no hay que darle ni un palmo al miedo, si no, se puede apoderar de ti. Es difícil pero también estimulante, estamos hechos para luchar, somos guerreros.

Lo que uno hace es lo que cuenta, el sistema cambiaría si todos cambiáramos, pero eso no va a suceder, sólo puedes influir en tu entorno inmediato, en los que te rodean, en los que quieres, en los que ven como eres y también en los que ven lo que haces, cómo trabajas, pero eso no puede ser un objetivo, sólo una consecuencia, cuando actúas para los demás actúas porque lo tienes que hacer y sabes que sólo actúas, cuando lo haces para ti o cuando te dejas llevar, siempre es diferente, auténtico y real.

Las artes y las ciencias sólo residen y cobran vida dentro de la persona, deben estar a salvo ahí. Espero que no te pases con lo de afrontar las cosas desde lo imposible, mejor que no haya heridos, como mucho prisioneros.
Un cordial saludo

Ruby González
Arquitectura unet
Escrito por Ruby González
el 06/02/2011

No hablo de una salvación que nos conduzca a una vida eterna o color de rosa. Hablo de la salvación en la vida ante la inminente espera de la muerte, la personal, la espiritual... Y no es que viva pensando en la mente, es que tenerla presente nos llena mas de vida. Como parte del todo.

Las artes y las ciencias residen en mi, definitivamente. Para mi desde mi. Por mi desde mi.

Yo hablo del resto, desde afuera... Que sucede a la vuelta?...

Te has preguntado, que es lo que resulta de tu existir? De tu poder de decisión al momento de ejecutar directamente sobre otros? (volviendo al funcionalismo)....

Es ahí donde amoldarse suena a alternativa poco llamativa. Me sumo a la creencia de lo imposible, pues en mi es todo aquello que he vuelto vida. Lo concebido y por tal creador de nuevos imposibles.



Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 06/02/2011

La vida no tendría ningún sentido sin la muerte, tiene sus pasos y sus etapas, su principio y su final. Es lo único que hay. La salvación personal para mí es vivir sin traicionarte, ni traicionar. Sin miedo y sin hastío, caminar unas veces con rumbo y otras sin él, con los ojos abiertos y también la mente. Unas veces ligero y otras pesado. Pero qué te voy a decir a ti, que tú ya no sepas, tú te haces todas las preguntas, nadie te dará las respuestas que tú misma no encuentres, aunque a veces no se trata de buscar, se encuentran o no, las hay o no. Si te obsesionas en buscar a lo mejor estás demasiado ocupada para verlo si se te llega a presentar, se trata de vivir con arreglo a lo que crees o vas creyendo, cayendo y levantándote. ¿Qué otra cosa se puede hacer?

Lo que llegue desde afuera no lo puedes controlar, lo puedes querer u odiar, te sirve para aprender, seguir, vivir, amar, llorar,… Es la vida, lo que hay. Intenta mirarla a los ojos, cuando puedas, si puedes y ella te enseñará o te machacará, según le dé, depende del clima.

Yo nunca he traicionado a nadie, al menos conscientemente y pretendo seguir haciéndolo. Eso es lo que resulta de mí existir y para mí es suficiente. Ya sólo me relaciono con la gente a la que quiero, porque al mundo no lo soporto, tampoco quiero nada de él, no lo necesito, lo cierto es que nunca lo he soportado, ni él a mí. Ha sido una relación turbulenta, hasta ahora, ahora tengo paz, siempre he querido tener paz.

Nunca me he amoldado, aunque lo recomiendo, no amoldarse de verdad, sino como algo funcional, práctico, fruto de la inteligencia. Yo nunca lo he conseguido, ni lo he querido, nací con esa incapacidad y eso genera mucho dolor, tal vez demasiado, no lo sé.

¿Cuáles son tus imposibles?

Ruby González
Arquitectura unet
Escrito por Ruby González
el 07/02/2011



"Nunca me he amoldado, aunque lo recomiendo, no amoldarse de verdad, sino como algo funcional, práctico, fruto de la inteligencia. """

Eso sí que es funcionalismo dentro de la sopa diaria. Asumo que a la arquitectura pecho, ni modo. Pero si que te he entendido....

Imposibles míos? , nos saldríamos totalmente del funcionalismo. Conmigo si que si!

Bien afuera del tema y sus tantos : ¿ ? ¿ ? ¿ ?

Sin embargo te digo, el funcional existe. Una vez conocí a una persona que era funcional, poco relacionada con el mundo, poco amante de lo que le rodeaba, poco casi nada podría decir, incluso de su familia. Solo amaba la naturaleza y a los animales... De resto funcionaba como una maquina negra incrustada en los días.

Con él aprendí que es posible, ser casi casi funcional. El con todo fluía, era fácil hacerlo, cualquier cosa colaba... Lo demás sobraba.

Pero no es así con el resto de los mortales incluyéndome. Los imposibles mios con la arquitectura son más de la sensibilidad con lo artístico, sencillo, puro y maravilloso.... Espacios llenos de luz, paz y color.... Vegetación. Calidad de vida.

Y te digo Julio: siempre miro a la vida a los ojos, así los tenga llorosos. No tengo prisa y corro. Corro y voy inerte. Entiendes? , por eso pienso en la arquitectura como una herramienta que debo usar con inteligencia como dices, masticando el pasar de los días vacíos, rutinarios, masticando la basura del ECO_organico_verde_green_acologista_deconstructivista_fractal_concreto a millón_acero volador_piso rascacielo_islas sobre el hambre_etc_etc_Etc

.... Pero a veces sufro pensando en el hecho de que gracias a ello (a la arquitectura) alimentaré la mentira de una huella minima de conciencia en el espacio donde desarrolle algun proyecto, huella minima de progreso disfrazado. Porque a la final pasamos sobre tantos en la realización de esas metas materiales.... Así como muchos pasan sobre nosotros. Pero derepente siento culpa. Y me siento mal por eso.

Claro, yo nunca he construido un edificio. Espero hacerlo y no vivir mortificandome por ello. Pasar como pasan todos. Sin amoldarme. Mejor no hacerlo.

Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 07/02/2011

El funcional existe, pero no es un tipo raro, como el que describes, la mayoría de la gente es funcional, pero además por convencimiento, se adapta, se amolda, se integra tiene sus pequeños objetivos y hace lo que sea necesario para conseguirlos, lo que sea y además no sufre por ello, lo considera normal, ni sabe de valores, ni cree en ellos, cuando engaña a alguien se siente feliz, superior, más inteligente, aunque lo único que haya hecho haya sido traicionar la confianza que alguien le ha dado. Ése es para mí el ser adulto estándar de nuestra época. La vida le ha golpeado, como a todos, no es excesivamente inteligente y se vale de otras mañas, porque hay que sobrevivir y no tiene un horizonte visual, no se valora, ni se deja de valorar, apenas levanta la vista para tratar de comprender nada que esté más allá de sus propias narices. Si intentas mantener un diálogo con él que se salga de esos estrechos límites te mira como si fueras un extraterrestre, o te dice que eso es filosofía, como si la filosofía fuera algo totalmente ajeno a la vida. Deja crecer libremente en su interior todo tipo de sentimientos repulsivos, la envidia, la avaricia, la mezquindad, el odio, el rencor, la maledicencia, etc. Pero suele ser un buen actor, la vida le ha enseñado a serlo, lo importante es lo que pareces, no lo que eres. Es sumiso con el poderoso y abusa del indefenso, pero no se da cuenta de lo que hace, es una inercia, como lo es creer todo lo que dicen en las noticias, careciendo del menor espíritu crítico, de la menor idea propia y original. Ése es el genuino hombre (y mujer) funcional. A lo mejor me he pasado, porque no todo el mundo es así, sobre todo cuando se es muy joven y aún se mantienen intactas las ilusiones y la fe en la verdad y en las personas, cuando la vida aún no te ha dado unos cuantos golpes para demostrarte lo equivocado que estás, pero si me he pasado, tampoco creas que ha sido demasiado, o a lo mejor sí. Bueno, que Dios me perdone si lo he hecho.

También hay gente buena y sincera, creo que tú eres una de ellos, pero difícil de encontrar, la vida malea a la gente, esta clase de vida que nos ha tocado vivir, y ese tipo de gente tiene cierta tendencia a apartarse de los demás.

****Los imposibles míos con la arquitectura son más de la sensibilidad con lo artístico, sencillo, puro y maravilloso.... Espacios llenos de luz, paz y color.... Vegetación. Calidad de vida. ****

Ojalá lo consigas, tendrás que trabajar duro para, tan siquiera, llegar a tener esa posibilidad, pero aunque no lo consiguieras, recuerda lo que te digo, lo importante es el camino, no la meta y en el camino te transformas y tal vez esos espacios maravillosos los vayas construyendo dentro de ti, sin darte cuenta, sólo manteniéndote fiel a ti misma aprendiendo y comprendiendo, que lo que de verdad vale siempre está dentro de ti.

****.... Pero a veces sufro pensando en el hecho de que gracias a ello (a la arquitectura) alimentaré la mentira de una huella mínima de conciencia en el espacio donde desarrolle algún proyecto, huella mínima de progreso disfrazado. Porque a la final pasamos sobre tantos en la realización de esas metas materiales.... Así como muchos pasan sobre nosotros. Pero de repente siento culpa. Y me siento mal por eso. ****

Si haces lo mejor que puedes y das lo mejor que tienes, por qué habrías de sentirte mal, al contrario, entre los sueños más maravillosos y las realidades más horribles hay un montón de espacio en el que se puede y se debe actuar, sin traicionarte a ti misma, pero ajustándote a la realidad, hacer viviendas tan dignas y agradables como se pueda es más que suficiente, ya lo verás. Te hará sentir feliz.

Tú sigue así Ruby, porque eres especial.

Un saludo

Ruby González
Arquitectura unet
Escrito por Ruby González
el 09/02/2011

Julio.

Tan fiel has sido a ti mismo durante toda tu vida que consideras que el verdadero encuentro está en no traicionar?

Jamas te has dicho: yo no pensé que haría esto?

Yo no soy así? ---

Nunca te has dado con una piedra en los dientes?

.......

Sabes, difiero de ti un poco. Pues a mordiscos la vida me ha enseñado que desafiarla no es mejor que fluir con ella, y con ella conmigo misma.

Es cosa de meter los pies bien en el barro para decir: hayyy,,,,q cagaD@!

No te ha pasado?

Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 09/02/2011

Hola Ruby:

Me preguntas si he sido siempre fiel a mí mismo y te tengo que decir que he debido ser una de las personas más confusas y estúpidas que he conocido, casi desde que nací. De esos que no se amoldan, ni integran, ni a patadas en las pelotas. Un asco de chaval. No conseguía comprender qué era esto, ni lo que me pasaba o por qué y eso me devoraba, estaba más perdido que un pulpo en un garaje y así sufres bastante. Otra de mis agradables características era un rechazo casi patológico a la autoridad, hasta el punto de sentirme humillado si tenía que obedecer a alguien. Esto me ha pasado siempre. He metido tantas veces la pata que prefiero no acordarme, tenía un amigo con el que bastaba que prohibieran una cosa, para inmediatamente hacerla. Por supuesto he consumido todo tipo de drogas y alcohol en abundancia, a lo bestia, en juergas de éstas de varios días. Vamos que más o menos era el hijo que ninguna madre querría tener. Inteligencia emocional cero. Encefalograma plano.

No me daba tiempo a pensar “yo nunca pensé que haría esto”, porque antes de pensarlo ya lo había vuelto a hacer. Es como si estuviera enganchado a la sensación de euforia y libertad o huyendo de mí mismo. Un inconsciente patológico.

Luego he cambiado poco a poco y tengo mis ideas que son pocas, pero forman parte de mí, tengo la sensación de que te las he repetido con demasiada insistencia, como si yo supiera algo. En plan apóstol o consejero espiritual, la verdad es que lo siento, el que nace tonto, muere tonto.

Sí que creo en las cosas que te he dicho, es casi en lo único que creo, nunca me han gustado las doctrinas, ni nada de eso. Es mi manera de tener principios, pero nunca quise presumir de ello o dar esa penosa impresión. Para mí son esenciales, pero cada uno tiene su forma de ser.

Lo de fluir con la vida y contigo misma me gusta bastante, eso trato de hacer yo, pero ya casi sólo fluyo conmigo mismo y con las personas que quiero, del resto prefiero mantenerme apartado, porque siento que me condiciona y me hace ser o comportarme como no quiero ser.

Espero que me contestes pronto y también al debate sobre arquitectura y sociedad, lo que se te ocurra, porque a mí ya ves, necesito colaboración, yo pensaba que aquí no había nadie y me quedé sorprendido cuando Mauricio me contestó. Parece buena gente.

Un cordial saludo

Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 09/02/2011

Una cosa más, al fluir con la vida no puedes limitarte simplemente a dejarte llevar, necesitas creer en algo, dentro de ti, profundo y cuando lo tengas claro mantenerte firme, siempre firme. En la vida uno se encuentra con muchas situaciones y personas con las que hay que ser firme, el secreto consiste en saber cuáles son. Tampoco te preocupes si te equivocas, porque hacerlo muchas veces es lo normal. Como ves no lo puedo evitar, debería haber sido cura.

Julio Urrutia Leon
Experto: gestión de promoción inmobili...
Escrito por Julio Urrutia Leon
el 10/02/2011

Te pongo este capítulo del Eclesiastés, que es pura sabiduría, acerca del fluir con la vida. Espero que te guste.

El momento oportuno
3: 1 Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa
bajo el sol:
3: 2 un tiempo para nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;
3: 3 un tiempo para matar y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;
3: 4 un tiempo para llorar y un tiempo para reír,
un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;
3: 5 un tiempo para arrojar piedras
y un tiempo para recogerlas,
un tiempo para abrazarse
y un tiempo para separarse;
3: 6 un tiempo para buscar
y un tiempo para perder,
un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;
3: 7 un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,
un tiempo para callar y un tiempo para hablar;
3: 8 un tiempo para amar y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra
y un tiempo de paz.

Un cordial saludo