En este grupo En todos

Grupo de Biocombustibles



El dilema de los biocombustibles ante la producción de alimentos

DANIEL
Ingeniero agronomo universidad naciona...
Escrito por Daniel Marín
el 13/03/2011

Anteriormente, los biocombustibles eran aclamados en todo el mundo por su potencial para reducir las importaciones de petróleo y beneficiar a los agricultores. Hoy, los biocombustibles son acusados de todo, desde las desmedidas alzas en los precios de los alimentos hasta la pérdida de biodiversidad.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

Emiten menor cantidad de contaminantes que los derivados del petróleo.

El cambio climático se ha convertido en un tema de mayor preocupación, especialmente desde la firma del Protocolo de Kyoto en 1997, donde 55 países acordaron disminuir sus contaminantes y en consecuencia, contribuir en la reducción del calentamiento global de la tierra.

Esta preocupación se fundamenta en los efectos desastrosos sobre el planeta que los expertos han pronosticado: deshielo de los casquetes polares y glaciares continentales por el incremento de la temperatura; aumento en la variabilidad del clima, sequías e inundaciones entre otros.

Una de las causas principales del calentamiento global es la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, por el uso de combustibles derivados del petróleo en la industria del transporte y plantas industriales.

Una alternativa para la reducción de la emisión de dióxido de carbono es el aprovechamiento de fuentes de energía renovable conocidas como biocombustibles, como el etanol que se obtiene a partir de maíz, caña de azúcar, remolacha azucarera, yuca, trigo, sorgo dulce y cebada; y el biodiesel que se puede obtener utilizando como materia prima canola, soya, jatropha, higuerilla y girasol entre otros.

Los biocombustibles emiten menor cantidad de contaminantes que los derivados del petróleo; pueden propiciar un desarrollo regional en los lugares donde se establezcan las empresas productoras de éstos. Existen países como Brasil que produce etanol a partir de caña de azúcar y han desarrollado tecnología, que demuestra la viabilidad técnica de esta alternativa.

Sin embargo, la materia prima para la producción de biocombustibles compite con la materia prima destinada para elaboración de alimentos para la humanidad, presentándose un dilema que ha provocado controversia en los países que han tomado la decisión de impulsar la producción de biocombustibles, principalmente cuando se utilizan granos básicos como el maíz y trigo.

Sea cual sea la decisión, es necesario iniciar el desarrollo tecnológico para la generación de biocombustibles, desde la identificación de las zonas geográficas con mayor potencial de producción, generar tecnología para la producción de la materia prima, ya que actualmente no se cuenta con suficiente información para la toma de decisiones en proyectos de inversión de esta naturaleza.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

h1

El dilema sobre los biocombustibles sigue sin definición

febrero 24, 2010

Inicialmente festejados como alternativas al efecto invernadero, además de una oportunidad económica para los países subdesarrollados, ya no hay unanimidad respecto a los ‘bio’.

Con el vertiginoso alza del precio internacional del petróleo tras la crisis geopolítica creada por la invasión estadounidense a Irak – el barril pasó a costar de US$ 30, en marzo de 2003, a US$ 133 en julio de 2008, hasta bajar a los US$ 76 actuales – los biocombustibles pasaron a ser celebrados mundialmente como una posibilidad de sustituir a medio y largo plazo las fuentes de energías fósiles. Entre las ventajas más citadas por expertos en este periodo, siempre aparecían la reducción de daños al medio ambiente y la oportunidad de finalmente incluir en el escenario mundial países del Sur olvidados de toda y cualquier decisión en acuerdos comerciales, sobre todo los de América del Sur y África.

Esas argumentaciones siguen siendo consideradas en los debates, pero el aparente entusiasmo inicial ha dado paso a una división con preocupaciones no exageradas sobre la verdadera eficacia de los biocombustibles en la cooperación al desarrollo de los países con potencial para producirlos.

Portavoces internacionales involucrados en el asunto, como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), vienen alertando a través de investigaciones e informes de los desastres que pueden ocurrir en el caso de que los países desarrollados, sobre todo la Unión Europea, no tomen precauciones antes de abrir las puertas de sus mercados a los ‘bio’.

Según el director general de la FAO, Jaques Diouf, aunque haya oportunidades que se deben tener en cuenta, la amenaza de empeorar todavía más la situación social en el Sur es real. “Las políticas puestas en marcha para promover la producción y el uso de los biocombustibles son cada vez más cuestionadas”, asegura.

La principal preocupación es que las políticas de la Unión Europea para reducir sus emisiones de dióxido de carbono, entre las cuáles se encuentra el uso de un 10% de biocombustibles en los carburantes para transporte consumidos por los Estados miembros antes de 2020, genere una carrera para satisfacer tal demanda, lo que en consecuencia puede incentivar a los productores locales a aprovechar la sed europea de energía limpia a expensas de la reducción de la agricultura alimentaria. Otro recelo es que unas cuantas empresas dominen las tierras para sacar lucro financiero y desplacen a los agricultores.

“Los biocombustibles están apropiándose de tierras destinadas a la agricultura, y obligan a los productores rurales a pasarse a tierras que son importantes para contrarrestar los niveles de dióxido de carbono, como los bosques y los pantanos”, señala el informe “Otra verdad incómoda”, de la ONG Intermón Oxfam, citando especialmente casos de países como Indonesia y Malasia.

En ese contexto, suena como una alarma la denuncia del director adjunto de la ONG Sawit Watch, Abet Nego Tarigan, que representa a comunidades agrícolas y a trabajadores de plantaciones afectadas por el desarrollo del aceite de palma en Indonesia. “Las decisiones sobre biocombustibles que se toman en Europa están afectando directamente a millones de personas en Indonesia. En la búsqueda implacable de la UE del “oro” biocombustible, grandes compañías productoras de aceite de palma están expulsando de manera desalmada a comunidades de las tierras que han cultivado durante generaciones, los trabajadores y los pequeños productores están siendo vergonzosamente explotados y estamos perdiendo tierra agrícola valiosa para cultivar lo que necesitamos para alimentarnos y para ganarnos la vida. La política propuesta por la UE sólo empeorará la situación, llevando más gente a la pobreza y concentrando la tierra en manos de unos pocos. ”

Según el mismo informe de Oxfam, otro riesgo es el deterioro de la seguridad alimentaria por la subida de precios. De acuerdo con el portavoz de la ONG para agricultura y cambio climático, José A. Hernández de Toro, si un cultivo vale más como combustible que como alimento, será utilizado para producir combustible. “El incremento de la demanda de biocombustibles para su uso en el transporte en los países ricos hace que se dispare la producción de biocombustibles a costa del aumento de precios de los alimentos”, añadió.

Además, muchas otras organizaciones de protección ambiental, entre ellas la española Ecologistas en Acción, afirman que esta nueva fuente de energía no pasa de una “amenaza disfrazada de verde”. “La iniciativa de frenar el cambio climático puede colaborar para la desaparición de matas nativas, lo que va en contra al propio objetivo”, opina Tom Kucharz, miembro de la ONG.

Por otro lado, los entusiastas de la idea contradicen parte de las acusaciones con el ejemplo de éxito del etanol llevado a cabo en Brasil. Hay un consenso entre los expertos, incluso dentro de la FAO y de Intermón Oxfam, que los biocombustibles de este país, obtenidos a partir de la caña de azúcar, no afectan los precios de los alimentos ni tampoco representan una amenaza al medio ambiente, pues hay áreas suficientes para producirlos sin robar espacio de otros productos agrícolas o invadir los bosques en la Amazonía.

Al contrario de lo que ocurre en los Estados Unidos, donde el etanol es obtenido a través del maíz y ya se ha verificado un desvío de por lo menos un 25% del cultivo de éste para el combustible alternativo, lo que generó un alza sustancial del cereal entre 2007 y 2008, en Brasil el etanol de la caña de azúcar es visto como una de las principales oportunidades para mejorar la vida de más 45 millones de brasileños ubicados en el umbral de la pobreza.

El propio presidente del país, Luiz Inácio Lula da Silva, es uno de los mayores defensores de la expansión de los biocombustibles en el mundo. “Estoy convencido que estamos al comienzo de un debate. Depende de Brasil, centro por excelencia de la producción de etanol, demostrar que es totalmente posible compatibilizar la producción de etanol con la producción de alimentos”, dijo momentos antes de una de las cumbres organizadas por la FAO con líderes mundiales para discutir el tema.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

Jose Angel Reyes Flores
Ing agronomo zootecnista centro de es...
Escrito por Jose Angel Reyes Flores
el 13/03/2011

Como biocombustible se entiende aquel combustible obtenido a partir de organismos recientemente vivos y / o sus deshechos. Plantas, estiércol, etc.

Los biocarburantes son variantes de los biocombustibles como el bioetanol, biometanol y diferentes aceites vegetales.

España se ha propuesto que en 2010 haya una producción de biocarburantes que suponga el 5. 8 % del total de combustibles consumidos. Para ello se han construido más de 20 centrales de tratado de biocombustibles.

Pero que supone esto para el medio ambiente?

Que beneficios aportan?

Una producción de 5000 toneladas supondría una reducción de 160 toneladas de CO2, 27 toneladas de CO y 3 toneladas de partículas menos.

Tienen alguna desventaja?

Sí. En cuanto a la contaminación hay varios puntos.

Habrá un incremento en las emisiones de los óxidos de nitrógeno.

Para producirlo se necesitan de substancias químicas. Y los biocombustibles también emiten CO2 a la atmosfera, tanto como el que había retenido la planta. Por lo que no es un proceso totalmente limpio. Aunque comparándolo con la contaminación producida por el petroleo la reducción de esta es muy notable a favor de los biocarburantes.

Otras desventajas derivan de cómo se obtengan. Aquí no debería haber un problema. Bastarían unos sellos certificando la procedencia de los biocombustibles y como fueron obtenidos, así como su composición.

Pero los sucesos en Brasil con la producción de biocombustibles parecen decir que la cosa irá por otro sitio.

Brasil es el segundo productor mundial de biodiesel. Con crecimientos del 300% cada año. Qué les está representando esto? Pues una mayor deforestación del Amazonas. Una expulsión de los agricultores de muchas zonas que quedan en manos de grandes multinacionales productoras de soja y una perdida en la producción de alimentos para consumo en un país con problemas de pobreza.

Se están utilizando además cultivos intensivos. La cual supone uso abusivo del suelo, pesticidas, despilfarro de agua. Y tala de bosques de alto valor ecológico.

Si combinamos esta explotación salvaje con que los países ricos no podrán autoabastecerse y preferirán comprar el combustible barato fuera la nueva plaga está servida.

Detrás del impulso a los biocombustibles están las petroleras (sus dirigentes acompañaban a Bush en su viaje a Brasil). Estas son empresas ávidas de beneficios y con muy pocos escrúpulos. Los antecedentes sobre deforestación para plantaciones de etanol son alarmantes. En el caso de este biocombustible, para producir 1l de etanol, se queman 500g de carbón y se utilizan 4 litros de agua y más de 2kg de maíz.

Resumiendo las consecuencias para el consumo de alimentos de primera necesidad en países pobres serán desastrosas por dos motivos porque habrán menos superficie para cultivar y porque subirán los precios de estas materias hasta hacerlas inalcanzables para ellos.

Hay alternativas a esta explotación? Sí, pero insuficientes.

Es posible producir biocarburantes a partir de aceites domésticos reciclados.

Está España encaminada en la dirección de autoabastecerse y no colaborar en esta explotación?

Parece ser que no. Las plantas que se están instalando están cerca del mar con lo que seguramente apuestan por recibir biocombustibles del extranjero.

Muchas luces y sombras. Ojala pudieramos decir algo al respecto y hacer las cosas bien por una vez pero me da que no será así… Y Bush junto a Lula aun es para ponerse más nervioso…

Editado: Nuevos artículos al respecto. Panorama de los biodiesels en España , curiosidad: video de coche diesel funcionando con aceite de girasol .



Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

El cambio climático se ha convertido en un tema de mayor preocupación, especialmente desde la firma del Protocolo de Kyoto en 1997, donde 55 países acordaron disminuir sus contaminantes y en consecuencia, contribuir en la reducción del calentamiento global de la tierra.

Esta preocupación se fundamenta en los efectos desastrosos sobre el planeta que los expertos han pronosticado: deshielo de los casquetes polares y glaciares continentales por el incremento de la temperatura; aumento en la variabilidad del clima, sequías e inundaciones entre otros.

Una de las causas principales del calentamiento global es la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, por el uso de combustibles derivados del petróleo en la industria del transporte y plantas industriales.

Una alternativa para la reducción de la emisión de dióxido de carbono es el aprovechamiento de fuentes de energía renovable conocidas como biocombustibles, como el etanol que se obtiene a partir de maíz, caña de azúcar, remolacha azucarera, yuca, trigo, sorgo dulce y cebada; y el biodiesel que se puede obtener utilizando como materia prima canola, soya, jatropha, higuerilla y girasol entre otros.

Los biocombustibles emiten menor cantidad de contaminantes que los derivados del petróleo; pueden propiciar un desarrollo regional en los lugares donde se establezcan las empresas productoras de éstos. Existen países como Brasil que produce etanol a partir de caña de azúcar y han desarrollado tecnología, que demuestra la viabilidad técnica de esta alternativa.

Sin embargo, la materia prima para la producción de biocombustibles compite con la materia prima destinada para elaboración de alimentos para la humanidad, presentándose un dilema que ha provocado controversia en los países que han tomado la decisión de impulsar la producción de biocombustibles, principalmente cuando se utilizan granos básicos como el maíz y trigo.

Sea cual sea la decisión, es necesario iniciar el desarrollo tecnológico para la generación de biocombustibles, desde la identificación de las zonas geográficas con mayor potencial de producción, generar tecnología para la producción de la materia prima, ya que actualmente no se cuenta con suficiente información para la toma de decisiones en proyectos de inversión de esta naturaleza.

*Artemio Martínez Ruiz es especialista de la Dirección de Consultoría en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

Amartinezr@fira.gob.mx

El cambio climático se ha convertido en un tema de mayor preocupación, especialmente desde la firma del Protocolo de Kyoto en 1997, donde 55 países acordaron disminuir sus contaminantes y en consecuencia, contribuir en la reducción del calentamiento global de la tierra.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011
Sigue el dilema: ¿Más biomasa o más alimentos?
En Alemania se planea usar gasolina súper con bioetanol, pero no todos los automóviles están preparados. Además, los cultivos de biomasa acentúan el dilema de proteger al medioambiente o producir alimentos.

Muchos de los automovilistas alemanes que están empezando a cargar la nueva gasolina Súper E10 no saben si sus vehículos la toleran. Algunos, incluso, alternan la E5, con 5 por ciento de etanol, con la E10 que, como su nombre lo indica, contiene un 10 por ciento de este biocombustible.

Es decir, que aún reina la confusión en las estaciones de servicio acerca del nuevo producto ecológico, que proviene de energías renovables y, en realidad, no es ninguna novedad para los alemanes. Hace años que a la gasolina súper se le agrega bioetanol. El diesel también contiene hasta un 7 por ciento de biodiesel. Pero las empresas petroleras añaden ahora un 10 por ciento de bioetanol a la gasolina súper, apoyándose en una regulación de la Unión Europea.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

Proteger al medio ambiente para producir biomasa

“Desde el punto de vista político es algo bueno”, dice Thomas Hagbeck, vocero del ministerio alemán de Medioambiente. “El objetivo de la UE es aumentar las ventas de biocombustibles, lo cual es bueno para el clima y para el abastecimiento energético”, señala Hagbeck.

En Alemania, los biocombustibles deben producirse partiendo de materias primas renovables y emitir, como mínimo, un 35 por ciento menos de gases invernadero que los combustibles derivados del petróleo. La emisión total de gases tóxicos se mide empezando por el cultivo, es decir, tomando en cuenta el abono que se utiliza, el consumo de combustible de los agricultores, así como las emisiones dentro de la cadena de transporte y elaboración.

De acuerdo con Elmar Baumann, director de la Asociación Alemana de la Industria de Biocombustibles, en el cultivo de vegetales para biomasa, o sea, en el caso del etanol, la remolacha azucarera, el trigo, el centeno y un pequeño porcentaje de maíz, la vegetación originaria no se debe modificar. Lo que significa que, el suelo donde se planten esos vegetales debe ser un terreno en el que ya se haya plantado lo mismo, y no una pradera natural o pastizal. Y tampoco se permite talar bosques para ese fin.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

El consumidor paga más

Estas normas de protección al Medioambiente atacan el bolsillo del consumidor que debe cargar más cantidad de E10, ya que este biocombustible posee un valor energético menor que la gasolina tradicional.

Además, cerca de un 10 por ciento de los automóviles registrados en Alemania no están preparados para su uso, por lo cual se producen daños en el motor. Aún no se conocen datos sobre cuáles son los vehículos que podrían resultar dañados por la E10. Los consumidores pueden obtener más información consultando a un mecánico en automotores o averiguando por su cuenta en Internet.

Klaus Reindl, del Automóvil Club Alemán (ADAC), piensa que esta situación perjudica a los ciudadanos. “La responsabilidad principal la tiene la industria petrolera”, opina Reindl. Según él, las empresas tuvieron tiempo suficiente como para preparar una campaña informativa sobre el E10.

Por su parte, Elmar Baumann cree que “en el futuro nos esperan cambios más importantes para los que hay que estar preparados”. El pequeño porcentaje de bioetanol en la E10 no sería nada en comparación a los desafíos por venir.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/03/2011

¿Ecología o alimentos para todos?

Actualmente, un 6,25 por ciento de los combustibles que se venden en Alemania deben ser, por ley, biocombustibles. Y, para cumplir con la cuota, las petroleras siguen ofreciendo el bioetanol E5, pero, al mismo tiempo, colocaron en el mercado una gasolina del tipo súper-plus con alto contenido de octanos. Eso es lo que les rinde económicamente, ya lo que los clientes la prefieren por no saber si sus automóviles toleran el biocombustibles E10.

Es claro que la lucha por proteger el medioambiente sigue siendo un difícil equilibrio entre las dos caras de la moneda de la ecología: para producir biocombustibles se necesita quemar alimentos y talar bosques, para plantar aceite de palma, por ejemplo. El hambre en el mundo y los pulmones verdes que disminuyen cada vez más son un argumento en contra de estos procedimientos.

Por el otro, están las emisiones de gases tóxicos de la industria petrolera tradicional, que tampoco son la solución. Es por eso que el debate seguirá ocupándonos un largo tiempo. Elmar Baumann, de la Asociación Alemana de la Industria de Biocombustibles, cree que toda la producción agrícola mundial debería someterse a normas de sostenibilidad, ya que, de lo contrario, los terrenos de cultivo certificados se utilizarán, en el futuro, cada vez más para la bioindustria y la explotación de la naturaleza continuará para la producción de alimentos.

Rodrigo Guirado
Santa Fe, Argentina
Escrito por Rodrigo Guirado
el 13/10/2011

Hola a todos.

En estos tiempos se están comenzando a implementar normas de sustentabilidad para los biocombustibles. Con ello se buscan dos objetivos principales: no avanzar la frontera agrícola sobre zonas de importancia ambiental como bosques nativos o humedales por ejemplo; y por otro lado, asegurar que la obtención de estos biocombustibles genere un real ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero. Desde mi punto de vista, estos planteos de sustentabilidad vienen a curar uno de los planteos en contra que sufren los biocombustibles. Otro punto en contra es la competencia con la producción de alimentos. Por el momento, los llamados biocombustibles de segunda generación aun no son rentables, además de que otros productos para obtener biocombustibles tampoco han terminado las pruebas necesarias, estan en etapa experimental todavía.

Por mi parte considero que los biocombustibles no son la respuesta a muy largo plazo, sino que son una realidad hoy en día, buscando la transición desde combustibles fósiles a fuentes de energía y combustibles renovables y amigables con el medio ambiente.

Saludos