En este grupo En todos

Grupo de Apoyo psicológico y humanitario a usuarios en emergencia



EL AUTISMO.

yolma
Escrito por yolma
el 09/06/2011

El autismo es un transtorno biológico y neurológico,con cosecuencias,spicológicas. Afecta en el aspecto social,de razonamiento,y comunicacion. Desde 1990, el autísmo ha ido aumentando,afectando a uno de cada166 niños en el mundo. Aveces no se sabe la causa Los niños que presentan, este tipo de enfermedad,muchos se ven normales hasta, los dos años. Actualmente hay muchos centros que ayudan a esta clase de niños,. Muchos de ellos ,erróneamente,van a parar, a centros psiquiatricos. Con el proyecto de reforma educativa,se estan incluyendo, dentro de la sociedad,con profesores especializados en esta enfermedad.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/06/2011

Se puede combatir el autismo mediante medicamentos?



Esta información la he obtenido de la revista " Investigación y Ciencia "

Cada vez aumenta mas el numero de investigaciones sobre este problema que de momento no tiene una solución puesto que la búsqueda de medicamentos que curen esta enfermedad así como otras neurológicas de momento no ha dado su efecto. Un ejemplo de ello es la utilización de unos antidepresivos que supuestamente tendrían que controlar mediante serotonina el problema de pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo , no soluciona el problema presente en los autistas, o otros ejemplos como fármacos que potencian la fase REM del sueño inexistente en los niños autistas entre otros. En una investigación realizada por la CNRS de 13 adolescentes que habían inhalado oxcitosina en un principio no obtuvieron ningún resultado puesto que no recurrían de los medios necesarios, sin embargo en otras investigaciones de 996 escolares en el que observaron variantes genéticas entre niños con autismo. Algunas controlaban la sipnasi algo muy buscado en esta enfermedad.


Sin embargo, a pesar de las investigaciones realizadas por Daniel Geschwind (fundador del Autism Genetic Resource Exchange) importante centro de investigación del autismo, todavía separar las causas y realizar los medios de combatir el autismo están muy lejos. Incluso algunos casos como el de Nicholas , en el que sus padres cansados de realizar tratamientos costosos e ineficaces han optado por dejar de realizarlos, aun que el niño , en el que se le descubrió el autismo con dos años, ahora con nueve ha conseguido tener conductas mas controladas. O también es el caso de Jim Landler en el que incluso los médicos "pasaban" de hacer un control al niño por lo que este se ha tenido que apuntar a un colegio de enseñanza básica. Y es que a pesar de estos casos hay muchos otros más que provocan esta enfermedad neurológica, en los cuales los fármacos como los antidrepresivos no tienen efecto , y esperemos que pronto se halle una buena solución que para algunos es de una importancia relativa pero para otros es de enorme gravedad. Es un tema que relaciono con los posteriores temas de Biología que daremos en el cual daremos la eficacia de fármacos en algunas enfermedades.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/06/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/06/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/06/2011

El autismo responde al tratamiento nutricional con una vitamina del complejo B aunque hay que aclarar que solamente en un subgrupo específico de autistas. Otro de los nutrientes que hemos encontrado útil en los pacientes con autismo, es la vitamina C.

Uno de cada 2. 000 niños sufre de autismo infantil, un severo desarreglo cerebral cuyas víctimas no pueden socializarse normalmente y casi siempre exhiben un comportamiento caprichoso. A pesar de la severidad del problema, la medicina nutricional puede ser de mucha ayuda en su tratamiento.

Son particularmente prometedores los resultados de los estudios en los cuales los pacientes con autismo fueron complementados con vitamina B-6 natural. Por ejemplo, en una investigación los niños autistas que parecieron beneficiarse de los complementos alimenticios o continuaron recibiendo los complementos o se les cambió a un placebo bajo las condiciones de doble-ciego.

Solamente aquellos niños que fueron separados de los complementos nutricionales mostraron un deterioro importante en el comportamiento (Rimland, B et al The effect of high doses of vitamin B6 on autistic children: a double-blind crossover study. Am J Psychiatry 135:472-5, 1978). Además de esto, la complementación nutricional con vitamina B6 natural cambia las mediciones electrofisiológicas y bioquímicas anormales de los niños con autismo hacia características más normales (Lelord Get al. Electrsphysiological and biochemical studies in autistic children treated with vitamin B6, in D Lehmann, E Calloway, Ede. Humus Evoked Potentials;Applications and Problems New York, Plenum Press, 1979).

Eso significa que la vitamina B6 ayuda a normalizar la función de las células nerviosas en estos niños (Mantineau J, Gareau B, Barthelemy C, et al. Effects of vitamin B6 on averaged evoked potentials in infantile autism. Biol Psychiatry 1981;16:627-39).

El ácido homovanílico es el principal derivado del neurotransmisor dopamina. Mientras que la complementación nutricional normalmente incrementa la excreción urinaria del ácido homovanílico, se ha podido demostrar que en el caso de los niños con autismo, disminuye su excreción (Lelord G al. Modifications in urinary homovanillic acid after ingestion of vitamin B6: functional study in autistic children. Rev Neurol (Paris) 134 (121:797-801, 1979). Generalmente el magnesio se agrega al tratamiento con la vitamina B6 para prevenir que cause depleción de magnesio. Además también previene la irritabilidad, la hipersensibilidad al sonido y la enuresis que a veces sucede con la complementación nutricional de la vitamina B6 (Rimland B. An orthomolecular study of psychotic children. J Orthomol Psychiatry. 2:271. 7, 1974).

Las dosis recomendadas varían mucho de caso a caso. Pero no hay que olvidar que una dosis muy alta de esta vitamina por mucho tiempo puede llegar a causar una neuropatía periférica. Debido a esta toxicidad potencial, la vitamina B6 solamente deberá ser prescrita por un médico nutricionalmente orientado. Al menos un eminente investigador ha sugerido que la vitamina B6 puede estar mejor apoyada por la investigación que el tratamiento con medicamentos convencionales para tratar el autismo (Rimland B. Vitamin B6 versus Fenfluramine: a case-study in medical bias. J Nutr Med 1991;2:321-2). Un estudio cruzado secuencial, doble-ciego encontró que solamente se notaba una mejoría en el comportamiento cuando se dieron los 2 nutrientes juntos, y entonces disminuyó la excreción urinaria del ácido homovanílico y el potencial evocado por la corteza cerebral en el EEG se normalizó (Martineau J et al. Vitamin B6 magnesium, and combined B6-Mg: Therapeutic effects in childhood autism. Biol Psychiatry 20:467-78, 1985). La combinación de vitamina B6 natural y magnesio no cura el autismo, pero la mejoría que se obtiene es casi siempre dramática.

Además, todos los estudios clínicos que son muchos, han reportado resultados positivos. En un censo, a 4. 000 padres de niños con autismo se les pidió que calificaran a los diferentes tratamientos, y la combinación de estos nutrientes recibió la calificación más alta que todos los otros tratamientos biomédicos, con 85 padres reportando mejoría en el comportamiento contra un padre que reportaba empeoramiento con el régimen nutricional.

En cambio, la tioridazina, el medicamento más comúnmente usado en la lista, tuvo una relación de mejoría/empeoramiento de sólo 1. 4 a 1. 0 (Rimland B. Controversies in the treatment of autistic children: vitamin and drug therapy. J Child Neurol 3 Suppl:S68-72, 1988). La cantidad de magnesio usada es lo suficientemente alta como para causar diarrea en algunas personas y otra vez, solamente debe ser administrado por un médico nutricionalmente orientado. Los médicos que utilizamos esta medicina ortomolecular casi siempre trataremos esta combinación de vitamina B6 y magnesio durante por lo menos 3 meses para ver si estos nutrientes ayudan a los pacientes autistas.

La complementación nutricional con otra vitamina del complejo B también ha probado producir algún beneficio en el autismo aunque hay que aclarar que solamente en un subgrupo específico de pacientes autistas.

El ácido fólico juega un papel importante en la síntesis, la reparación y la metilación del DNA (Heimburger DC. Localized deficiencies of folic acid in aerodigestive tissues. Ann NY Acad Sci 669:87-96, 1992). La deficiencia de folato tisular puede provocar una ruptura cromosómica en un sitio frágil, mientras que la complementación con folato puede interferir en la detección de sitios frágiles constitutivos (Yunis JJ, Soreng AL. Constitutive fragile sites and cancer. Science 226:1199-204, 1984). Frecuentemente se ven diferentes comportamientos del espectro autista en los varones con síndrome X frágil (Afrax), el cual es la forma familiar más común conocida de retraso mental y de discapacidad de desarrollo. Muchos hemos especulado que la complementación con ácido fólico puede ayudar a los pacientes que sufren de este síndrome al reducir la ruptura en el sitio frágil en el cromosoma.

Los resultados obtenidos no siempre han sido iguales, posiblemente porque entre más temprano en la vida se inicia la complementación nutricional con el folato, es más probable que sea efectiva. En un estudio, pudimos notar que muchachos con el síndrome X frágil mostraron mejoría en su comportamiento lo mismo que en su habilidad motora después de recibir los complementos nutricionales de folato, mientras que los varones adultos no mostraron cambios. Al mismo tiempo, las células positivas X frágil de muchachos con autismo se hicieron más raras o desaparecieron (Guotavson IG et al. Effect of folic acid treatment in the fragile X syndrome. Clin Genet 27151:483-67, 1985). Dosis altas de folato diariamente por al menos algunos meses parecen ser necesarias para alcanzar los cambios mencionados.

Hemos notado también que algunos pacientes autistas son sensibles a ciertos alimentos (Reichelt KL et al Gluten, milk proteins and autism: dietary intervention effects on behavior and peptide secretion. J Appl Nutr 432 (11:1-111, 1990). Existen varios estudios que confirman cómo una modificación en la alimentación puede producir cambios benéficos dramáticos en estos casos (Reichelt KL et al. Biologically active peptide-containing fractions in schizophrenia and childhood autism. Adv Biochem Psychopharmacol 28:627-43, 1981). Si esto sucede, se recomienda evitar los alimentos comunes, por lo menos una semana y ver si su comportamiento mejora. Así que hay que identificar el o los alimentos inductores.

Otro nutriente que hemos encontrado útil en los pacientes con autismo, es la vitamina C. La razón de su beneficio es porque la vitamina C actúa directamente como un antagonista competitivo en los receptores de la dopamina (Smythies JR. The role of ascorbate in brain: therapeutic implications. J Roy Soc Med. 89 (5):241, 1996). También en otros estudios clínicos se encontró que los complementos de vitamina C atenúan en los autistas la severidad de los síntomas motores (Dolske MC, Spollen J, McKay S, Lancashire E, Tolbert L, A preliminary trial of ascorbic acid as a supplemental therapy for austim. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry 17 (5):765-74, 1993).

Ahora bien, dentro del grupo de los minerales, tenemos que son útiles el magnesio y el calcio. Se encontró que los pacientes con autismo que se dañaban a sí mismos, dejaron de hacerlo o al menos redujeron su auto-agresión (Pfeiffer SI, Norton J, Nelson L, Shott S, Efficacy of vitamina B6 and magnesium in the treatment of autism: a methodology review and summary of outcomes: J Autism Dev Disord 25 (5):481-93,1995). En un ensayo clínico que realizamos, encontramos resultados muy similares a otros estudios en relación con los niveles de magnesio en el cabello. Todos los pacientes autistas tuvieron niveles bajos de magnesio en sus resultados del examen mineral del pelo (Marlow M et al. Decreased magnesium in the hair of autistic children. J Orthomol Psychiatry 13 (2):117-22, 1984).

Con respecto a los aminoácidos, ahora sabemos que el aminoácido esencial conocido como triptófano está involucrado en modular el comportamiento autista.
Según los resultados de un nuevo estudio, las dietas bajas en triptófano pueden hacer que los síntomas del autismo empeoren mucho (Mc Doughle, Arch Gen Psychiatry: Nov 1996; 53:989-96).

Por otro lado, hemos hallado que aproximadamente el 49 % de todos los pacientes con autismo, que hemos estudiado, tienen niveles elevados de metales tóxicos. Durante 1988, el Dr.E. Courchesne encontró que una porción anatómica específica del cerebelo es mucho más pequeña y menos desarrollada en los niños con autismo que en los niños normales.

Por otro lado, el Dr. Hans-Arne Hannson del Instituto de Neurobiología de la Universidad de Goteborg en Suecia, reportó que la breve exposición a microondas resulta en un daño en las estructuras celulares nerviosas después de 2 meses de dicha exposición.
Se encontró que los cambios anatómicos patológicos fueron producidos específicamente en los cerebelos de los recién nacidos. Por el momento, no podemos estar seguros si las lesiones reales en los cerebelos de los niños con autismo igualan a la de los cerebelos de los animales que fueron expuestos o a campos de frecuencia de poder o a microondas. Sin embargo, el surgimiento aparente del autismo como un problema clínico, a principios de los años 40, sí coincide con el incremento marcado en nuestro uso de la energía electromagnética. El hecho de que ambos los niños autistas y los animales experimentales hayan mostrado lesiones en la misma porción del cerebro, es una coincidencia notable que debe de estudiarse profundamente.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este articulo tiene una función meramente informativa.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/06/2011

INVESTIGACIÓN SOBRE AUTISMO MI HIJO Y YO NOTICIAS PELÍCULAS PERSONAL PREMIOS

28/04/11
Cómo saber si su hijo tiene autismo en cinco minutos


Se sabe que la detección precoz del autismo es un factor importante para lograr un buen pronóstico, ya que la intervención en los primeros años es fundamental. En base a esto, os traigo un artículo de Patricia Matey publicado en el mundo. Es que nos presenta las claves para la detección del autismo de una forma rápida y sencilla.

Si durante el primer año de vida su hijo no mira hacia donde otros señalan, tiene falta de interés en juegos de interacción como el 'cucú-tras', no imita de forma esporádica o su tono postural, postura y patrones de movimiento son anómalos debería consultar con su pediatra. Porque todos estos síntomas delatan la posible existencia de un trastorno del espectro autista (TEA).

Los TEA, que en España afectan a uno de cada 5. 000 niños y niñas, son un trastorno del desarrollo infantil que se manifiestan en los primeros tres años de vida. Es un hecho internacionalmente aceptado que su detección y la intervención precoces mejoran el pronóstico de los menores, especialmente en el control de comportamiento, las dificultades de comunicación y, en general, en sus habilidades funcionales.

Pero la realidad es bien distinta: los estudios indican un retraso de entre 11 y 30 meses, desde la primera consulta realizada por los padres hasta la obtención de un diagnóstico específico. Por este motivo, la publicación de una nueva estrategia eficaz para su diagnóstico temprano (en los 12 primeros meses de vida) en la consulta del pediatra es una buena noticia.

Máxime cuando se valoran los datos de investigaciones como la llevada a cabo por el Grupo de Estudio de los TEA (GETEA), del Instituto de Salud Carlos III, con 650 familias españolas. En ella se constata que sólo un 5% de las mismas asegura que fue el pediatra el primero en sospechar la existencia de la patología, aunque cuando la reconoce lo hace antes que los familiares.

La propuesta, bautizada como 'Un chequeo adecuado durante el primer año' y de tan solo cinco minutos de duración, llega de la mano de científicos de la Universidad de California (EEUU) y ha visto la luz en el último 'Journal of Pediatrics'. Dirigido por Karen Pierce, los investigadores montaron una red de 137 pediatras en la región de San Diego a los que se les instruyó sobre el autismo durante un seminario.

Una oportunidad
Los datos revelan que 184 de los pequeños tuvieron que ser reevaluados. "Un total de 32 de ellos ha recibido un diagnóstico provisional o definitivo de autismo; 56, de retraso en el lenguaje, nueve de déficit de desarrollo y otros 36 por otros tipos de problemas en el crecimiento. El valor predictivo de esta técnica fue del 75% y se realiza en tan solo cinco minutos", determinan los investigadores.

Dada la falta de un "chequeo universal para estos trastornos, este programa podría adoptarse en las consultas de pediatría, sin coste alguno", insisten los investigadores. Antes de la realización de esta investigación, "la mayoría de los profesionales participantes reconoció que no solía hacer chequeos sistemáticos de TEA. Tras el estudio, un 96% consideró la prueba como muy positiva y todos han anunciado que seguirá utilizándola".

Siempre que haya recursos
A la doctora Mara Parellada, coordinadora de la Unidad de Autismo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, la nueva propuesta le parece muy interesante, aunque detrás se necesitan equipos asistenciales que sepan qué hacer con estos diagnósticos. "Está claro que el dictamen precoz es importante, pero no tiene sentido realizar un programa de cribado si posteriormente no existen recursos con los que establecer un diagnóstico cerrado y atender a los afectados".
Reconoce que en España se están llevando "a cabo este tipo de chequeos en determinadas zonas de Andalucía y Castilla y León, pero lo más importante de estas pruebas es la detección de déficits a nivel de desarrollo psicomotor o de lenguaje, dado que así se puede realizar una intervención temprana en el colegio o por parte asuntos sociales. El diagnóstico cerrado del autismo no es posible en algunos casos porque hay procesos del desarrolló del bebé que se producen más tarde de los 12 meses. Además, también existe el autismo de regresión (desarrollo aparentemente normal hasta los 18 o 24 meses)".

Aconseja a los padres que la "forma más eficaz de saber si su hijo puede tener un TEA es observando todo lo que tienen que ver con la forma de comunicarse y relacionarse. Un bebé de menos de un año mira, sonríe, pide, llama la atención de los padres, tirando cosas para que se las den... Es un factor muy importante".
Gloria Monzón
3º fp2 administrativo centro formacion...
Escrito por Gloria Monzón
el 10/06/2011

Yolma muy buen tema.
complicado, una enfermedad complicada
digo complicada por que se diagnostica siempre tarde y no todos son iguales, hay multitud de grados de autismo, es muy complejo.
mucho apoyo a los familicares y pautas educativas, por que a veces se les viene el mundo encima. Un saludo.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 10/06/2011

Los debates que se inician, deben ser continuados por su creador, respondiendo a los participantes, de otro modo no tienen sentido y mucho menos, seguir subiendo mas.

bendiciones.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/07/2011

El autismo es un trastorno que suele diagnosticarse en la infancia temprana. Los principales signos y síntomas del autismo afectan la comunicación, las interacciones sociales y las conductas repetitivas.

Los niños con autismo pueden tener problemas para hablarle, o no mirarlo a los ojos cuando les habla. Es posible que tengan que alinear sus lápices antes de poder prestar atención, o decir la misma frase una y otra vez para calmarse. Pueden agitar los brazos para indicarle que están contentos, o hacerse daño para mostrarle que no lo están. Algunas personas autistas nunca aprenden a hablar.

Dado que las personas con autismo pueden tener características y síntomas muy diferentes, los profesionales de la salud consideran que el autismo es un trastorno de "espectro". El síndrome de Asperger es una versión más leve del trastorno.

No se conoce la causa del autismo. El autismo dura toda la vida de una persona. No existe una cura, pero el tratamiento puede ayudar. Los tratamientos incluyen terapias conductuales y de comunicación y medicinas para controlar los síntomas.

NIH: Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/07/2011

¡Su hijo ya no es más un bebé! El comienzo de la escuela les recuerda a los padres que sus hijos están creciendo.

Los niños entre 6 y 12 años de edad crecen y maduran a velocidades muy distintas. Es difícil definir lo que es "normal". Pueden existir grandes diferencias de altura, peso y contextura entre los niños sanos. Algunos factores relacionados con ello son la dieta, el ejercicio y los genes. Algunos niños comienzan la pubertad o están cerca de ella antes de ser adolescentes.

Los niños empiezan a ser más independientes de sus padres. Pueden volverse rebeldes. También admiran lo externo, como a sus amigos, quienes suelen ser del mismo sexo. La aprobación de sus pares es muy importante. Su hijo puede probar algunos comportamientos nuevos para ser parte del "grupo". Éste puede ser un momento en el que los padres o los maestros identifican trastornos del aprendizaje o problemas de conducta en los niños. Estos problemas pueden empeorar a medida que pasa el tiempo, de modo que es importante buscar ayuda lo antes posible.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/07/2011

La salud mental es como pensamos, sentimos y actuamos cuando lidiamos con la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con otras personas y tomamos decisiones. Al igual que la salud física, la salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la edad adulta.

Mantenerse mentalmente sano no siempre es fácil, especialmente durante tiempos difíciles. Estos son algunos consejos que pueden ayudar:

  • Obtener el apoyo de familiares y amigos
  • Encontrar tiempo para cuidarse a sí mismo y relajarse
  • Tener un estilo de vida saludable , ejercitar regularmente

También es importante reconocer cuando es posible que necesite la ayuda de un profesional. Los trastornos mentales son comunes, pero existen tratamientos disponibles.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/07/2011

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo . Es más leve que el autismo pero comparte algunos de sus síntomas. Es más común entre los niños que entre las niñas.

El principal síntoma es un interés obsesivo en un sólo tema. Algunos niños con SA se convierten en especialistas en dinosaurios, marcas y modelos de automóviles, hasta en objetos aparentemente extraños como son las aspiradoras. Sus conocimientos, altos niveles de vocabulario y patrón formal del lenguaje, los hace parecer pequeños profesores.

Los niños con SA tienen dificultad para interpretar situaciones sociales e identificar los sentimientos de otras personas. Pueden tener movimientos extraños o tics nerviosos. Todo esto les dificulta hacer amigos. Los problemas con las habilidades motoras también son comunes en los niños con SA. Por ejemplo, pueden aprender a andar en bicicleta o atrapar una pelota más tarde que otros niños. El tratamiento se enfoca en tres síntomas principales: insuficiencia en las habilidades para comunicarse, rutinas obsesivas o repetitivas y torpeza física.

NIH: Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrame Cerebral

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/07/2011

Traducido del inglés: lunes, 4 de julio, 2011 HealthDay Logo

Imagen de noticias HealthDay

Tema relacionado en MedlinePlus

LUNES, 4 de julio (HealthDay News / www.HolaDoctor.com) -- Al contrario de lo que se piensa actualmente, los factores ambientales podrían desempeñar un papel más importante que los genes compartidos en el desarrollo del autismo, sugiere un estudio reciente con gemelos.

Un segundo estudio en la misma revista encuentra que los antidepresivos durante el embarazo podrían ser un importante desencadenante ambiental.

En el primer estudio, investigadores de la Universidad de Stanford identificaron a 192 parejas de gemelos de un registro estatal de California de niños que reciben servicios por discapacidades del desarrollo. Al menos uno de los gemelos había sido diagnosticado con un trastorno del espectro autista, que los investigadores confirmaron mediante exámenes y pruebas con cada niño.

El estudio incluyó a 54 parejas de gemelos idénticos (lo que quiere decir que comparten todos los genes) y 138 pares de gemelos fraternales (que comparten la mitad de los genes).

En alrededor del 42. 5 por ciento de los pares de sexo masculino y 43 por ciento de los de sexo femenino de gemelos idénticos ambos gemelos sufrían de autismo. En cerca del 12. 9 por ciento de los pares fraternos de sexo masculino y 20 por ciento de los de sexo femenino de gemelos fraternales ambos gemelos sufrían de autismo, apuntaron los investigadores.

No es sorprendente que en los gemelos idénticos ambos tuvieran más probabilidades de tener autismo, dado que compartían todos los genes, explicó el autor líder del estudio, el Dr. Joachim Hallmayer, profesor asociado de psiquiatría y ciencias conductuales de la Universidad de Stanford. La investigación ha sugerido que la genética tiene que ver con el desarrollo del autismo.

Sin embargo, si un trastorno se debiera totalmente a la genética, ambos hermanos en cada pareja de gemelos idénticos lo sufrirían, lo que no sucede en el autismo.

Eso significa que el ambiente, ya sea en el útero o a inicios de la vida, tiene un papel importante, explicaron los investigadores

Según sus cálculos, esto significa que los genes dan cuenta del 37 por ciento del riesgo de autismo "clásico" o grave, y 38 por ciento del riesgo de trastornos del espectro autista más leves. Según los mismos cálculos, los factores ambientales podrían explicar el 55 por ciento del riesgo de autismo y 58 por ciento del riesgo de un trastorno del espectro autista, concluyó el equipo de la Stanford.

"Me sorprendió mucho. La influencia ambiental es mayor de lo que pensaba", dijo Hallmayer. "Esto no quiere decir que los genes no tengan nada que ver, pero tal vez no tanto como se pensaba".

Estudios anteriores con gemelos habían sugerido que la genética da cuenta de alrededor del 90 por ciento del riesgo de autismo. Sin embargo, los investigadores señalaron que a diferencia del estudio de la Stanford, esos estudios no incluyeron evaluaciones clínicas estándares de los diagnósticos de autismo.

El estudio de la Stanford aparece en la edición en línea del 4 de julio de la revista Archives of General Psychiatry .

La investigación es interesante, y un buen recordatorio de que es importante que los investigadores busquen desencadenantes ambientales del autismo, comentó el Dr. Gary Goldstein, presidente y director ejecutivo del Instituto Kennedy Krieger en Baltimore.

Sin embargo, un vistazo más cercano a las estadísticas muestra que tal vez no sean tan potentes como parece, dijo Goldstein. Las estadísticas tienen un amplio "intervalo de confianza", o rango de incertidumbre. Por ejemplo, para la influencia genética en el autismo el intervalo de confianza fue de entre 9 y 81 por ciento, o sea que hay una probabilidad de que la cifra real caiga en cualquier punto de ese rango, señaló.

"Creo que todos los que están en el campo consideran que la genética es importante para el autismo, y que el ambiente también debe estar involucrado. Pero no sabemos exactamente cuáles son esos factores ambientales, y cómo interactúan con los genes", comentó Goldstein. "Este estudio respalda aún más que debemos observar tanto los genes como el ambiente".

Las influencias "ambientales" son todo lo que no esté en el código genético. Investigaciones han sugerido que una variedad de factores posibles, entre ellos una edad materna o paterna avanzada, la tecnología de reproducción asistida y la inseminación artificial, las infecciones de la madre en el embarazo, los partos múltiples, la prematuridad, el bajo peso al nacer y las complicaciones del parto podrían estar entre los factores ambientales.

Una teoría muy publicitada que ha sido desacreditada era que la vacuna SPR era un desencadenante, pero se halló que la investigación fue fraudulenta. "Este estudio no debe llevar a un replanteamiento del tema de las vacunas", advirtió Goldstein.

Otro posible factor ambiental es el uso de ciertos fármacos durante el embarazo, entre ellos los antidepresivos.

En otro estudio que también aparece en la edición en línea de la revista, los investigadores encontraron un riesgo doble para un trastorno del espectro autista entre los niños cuyas madres tomaron antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) durante el embarazo, y ese riesgo era más de tres veces mayor si las madres tomaron los fármacos a inicios del embarazo, frente a niños que no sufrían del trastorno.

Entre los ISRS se encuentran antidepresivos ampliamente usados como Celexa, Paxil, Prozac y Zoloft.

Sin embargo, los investigadores del Programa de Atención Médica de Kaiser Permanente del Norte de California advirtieron que el número de niños del estudio expuestos a ISRS en el útero fue bajo. Señalan que se necesitan más estudios para validar los resultados.

Alrededor del 6. 7 por ciento de las mujeres que tenían un hijo con autismo reportaron tomar antidepresivos en el embarazo, frente a 3. 3 por ciento de los controles, o mujeres que no tenían un hijo con autismo, dijeron los investigadores.

Aunque los riesgos y beneficios de tomar cualquier fármaco en el embarazo se deben sopesar cuidadosamente, la Dra. Natalie Meirowitz, jefa de la división de medicina maternofetal del Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, aconsejó a las futuras madres que sufren de depresión no abandonar sus medicamentos.

La depresión en sí conlleva un riesgo para madre y bebé. Las mujeres deprimidas pueden automedicarse con drogas y alcohol, no comer bien ni acudir a sus citas prenatales, o ser incapaces de cuidar a sus bebés tras el nacimiento, apuntó Meirowitz.

"El embarazo es una época muy emotiva para las mujeres, y sabemos que una mujer que abandona sus medicamentos necesita mucho respaldo", dijo. "La decisión de abandonar un medicamento se debe tomar muy cuidadosamente, junto con el psiquiatra, el obstetra y la pareja de la mujer. No se debe tomar a la ligera".


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Joachim Hallmayer, M.D. , associate professor, psychiatry and behavioral science, Stanford University School of Medicine; Natalie Meirowitz, M.D. , chief, division of maternal fetal medicine, Long Island Jewish Medical Center, New Hyde Park, N.Y. ; Gary Goldstein, M.D. , president and CEO, Kennedy Krieger Institute, Baltimore, Md. ; July 4, 2011, online Archives of General Psychiatry

HealthDay
Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 14/11/2011

El autismo es un trastorno que suele diagnosticarse en la infancia temprana. Los principales signos y síntomas del autismo afectan la comunicación, las interacciones sociales y las conductas repetitivas.

Los niños con autismo pueden tener problemas para hablarle, o no mirarlo a los ojos cuando les habla. Es posible que tengan que alinear sus lápices antes de poder prestar atención, o decir la misma frase una y otra vez para calmarse. Pueden agitar los brazos para indicarle que están contentos, o hacerse daño para mostrarle que no lo están. Algunas personas autistas nunca aprenden a hablar.

Dado que las personas con autismo pueden tener características y síntomas muy diferentes, los profesionales de la salud consideran que el autismo es un trastorno de "espectro". El síndrome de Asperger es una versión más leve del trastorno.

No se conoce la causa del autismo. El autismo dura toda la vida de una persona. No existe una cura, pero el tratamiento puede ayudar. Los tratamientos incluyen terapias conductuales y de comunicación y medicinas para controlar los síntomas.

NIH: Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 14/11/2011

Los niños autistas podrían tener demasiadas neuronas

Un pequeño estudio halla un número excesivo de células cerebrales en una región responsable de la comunicación

Traducido del inglés: miércoles, 9 de noviembre, 2011
Imagen de noticias HealthDay

"Por primera vez, tenemos el potencial de comprender por qué comienza el autismo", aseguró el autor del estudio Eric Courchesne, profesor de neurociencias de la Facultad de medicina de la Universidad de California en San Diego y director del Centro de Excelencia en el Autismo. MARTES, 8 de noviembre (HealthDay News) -- Los cerebros de los niños autistas tienen muchas más neuronas en la corteza prefrontal que los cerebros de niños no autistas, halla un estudio reciente que podría avanzar la investigación sobre el trastorno.

"Crear neuronas y el número correcto de ellas es absolutamente esencial para construir el cerebro", dijo Courchesne. "Si hay un número excesivo de neuronas, esto debe tener una consecuencia negativa en la forma en que el cerebro se programa u organiza".

En este pequeño estudio preliminar los investigadores examinaron tejido cerebral postmórtem de siete chicos con autismo y seis chicos sin autismo, que tenían entre 2 y 16 años al morir.

Los niños autistas tenían en promedio 67 por ciento más neuronas, un tipo de célula cerebral que es la unidad esencial del sistema nervioso, que los chicos sin autismo de una edad similar.

Específicamente, hallaron que los niños autistas tenían 79 por ciento más neuronas en la corteza prefrontal dorsolateral, y 29 por ciento más neuronas en la corteza prefrontal medial, que los demás niños.

La corteza prefrontal es clave para los pensamientos y comportamientos complejos, que incluyen el lenguaje, la conducta social y la toma de decisiones. La corteza prefrontal dorsolateral se relaciona muy íntimamente con la "función ejecutiva", lo que incluye la planificación, el razonamiento y "la cognición de nivel muy alto", señaló Lizabeth Romanski, profesora asistente de neurobiología y anatomía del Centro Médico de la Universidad de Rochester, quien no participó en la investigación. Se cree que la corteza prefrontal medial es importante para la socialización y otras conductas y emociones.

Mientras los niños en desarrollo normal tenían unas 1. 16 mil millones de neuronas en la corteza prefrontal, los niños autistas tenían unos 1. 94 mil millones.

El estudio aparece en la edición del 9 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association .

El autismo es un trastorno del desarrollo neural que se caracteriza por problemas con la interacción social, la comunicación y conductas e intereses restringidos. Se calcula que uno de cada 110 niños de EE. UU. (muchos más chicos que chicas) sufre del trastorno, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Las neuronas solo se generan durante el desarrollo fetal, específicamente entre las 10 y 20 semanas, dijo Courchesne. Aunque las neuronas siguen creciendo en la niñez, y las conexiones cerebrales se desarrollan y se eliminan, el número de neuronas sigue siendo constante desde el nacimiento.

Esto significa que lo que sea que sucede en el autismo se inicia en el útero, lo que debería ayudar a enfocar a los investigadores que buscan las causas o desencadenantes, incluso genes específicos o exposiciones prenatales.

"Ahora, debemos hallar qué genes o qué afecciones uterinas no genéticas llevan a un exceso de neuronas", planteó.

Investigaciones anteriores también han documentado un "crecimiento cerebral excesivo" en los niños autistas, pero esos estudios se hicieron midiendo la circunferencia cerebral o mediante IRM, apuntaron los expertos. En este estudio, los investigadores lograron ser más específicos al contar las células de la región prefrontal.

"Esto encaja muy bien con investigaciones previas e intenta explicar a qué podría deberse el incremento en el tamaño del cerebro, y lo que hallan es que se debe a un mayor número de neuronas", apuntó Romanski.

Tras un periodo de proliferación en el segundo trimestre, las neuronas también se "podan", o sea que pasan por una muerte celular planificada. "Este proceso, la muerte celular, es una parte muy importante del desarrollo cerebral", aseguró Romanski.

Una pregunta que debe ser explorada es si los cerebros autistas generan más neuronas o tienen un proceso de "poda" que funciona mal, planteó.

Nicholas Lange, profesor asociado de psiquiatría y bioestadística de la Facultad de medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, advirtió que el estudio fue pequeño. También comentó que hay que más cosas que averiguar, entre ellas si las neuronas excesivas en la corteza prefrontal ocurren solo en el autismo o en otras afecciones del desarrollo, o incluso también en niños que se desarrollan con normalidad.

Algunos de los niños con autismo tenían muchas neuronas adicionales, pero no todos tenían cerebros fuera del rango normal para su peso, como cabría esperar. "La relación entre un mayor conteo neuronal, el crecimiento excesivo del cerebro y un mayor peso cerebral en el autismo es compleja", escribió Lange en un editorial acompañante.

Conducir estudios postmórtem de tejido cerebral es un proceso largo porque hay muy pocos cerebros disponibles, lamentó Courchesne. Ocho de los trece niños cuyos cerebros fueron estudiados se ahogaron.

"Es muy poco común que en ese momento las personas tomen la decisión de donar el tejido cerebral de sus hijos para la investigación, y ante la ausencia de tejido cerebral para la investigación, ésta progresa muy lentamente", señaló.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Eric Courchesne, Ph. D, professor, neurosciences, University of California, San Diego School of Medicine, and director, Autism Center of Excellence; Nicholas Lange, Sc. D, associate professor, psychiatry and biostatistics, Harvard Medical School, Boston; Lizabeth Romanski, Ph.D. , associate professor, neurobiology and anatomy, University of Rochester Medical Center, Rochester, N.Y. ; Nov. 9, 2011, Journal of the American Medical Association

HealthDay
(c) Derechos de autor 2011, HealthDay

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 30/11/2011

El autismo es un trastorno que suele diagnosticarse en la infancia temprana. Los principales signos y síntomas del autismo afectan la comunicación, las interacciones sociales y las conductas repetitivas.

Los niños con autismo pueden tener problemas para hablarle, o no mirarlo a los ojos cuando les habla. Es posible que tengan que alinear sus lápices antes de poder prestar atención, o decir la misma frase una y otra vez para calmarse. Pueden agitar los brazos para indicarle que están contentos, o hacerse daño para mostrarle que no lo están. Algunas personas autistas nunca aprenden a hablar.

Dado que las personas con autismo pueden tener características y síntomas muy diferentes, los profesionales de la salud consideran que el autismo es un trastorno de "espectro". El síndrome de Asperger es una versión más leve del trastorno.

No se conoce la causa del autismo. El autismo dura toda la vida de una persona. No existe una cura, pero el tratamiento puede ayudar. Los tratamientos incluyen terapias conductuales y de comunicación y medicinas para controlar los síntomas.

NIH: Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 30/11/2011

Relacionan el tamaño de la cabeza con el autismo regresivo en los chicos

Una mayor circunferencia de la cabeza no se observó en el autismo de inicio temprano ni en las chicas, señala un estudio

Traducido del inglés: martes, 29 de noviembre, 2011
Imagen de noticias HealthDay


Las diferencias en el tamaño de la cabeza no se detectaron cuando los chicos eran recién nacidos. Sin embargo, entre los 4 y los 6 meses de edad, los chicos que luego fueron diagnosticados con autismo regresivo tendían a tener cabezas significativamente más grandes que otros niños, según el estudio. LUNES, 28 de noviembre (HealthDay News) -- Los chicos que sufren de autismo regresivo tienen una mayor circunferencia de la cabeza y cerebros más grandes que otros niños, halla un estudio reciente.

En el autismo regresivo, los niños parecen desarrollarse normal o casi normalmente y luego pierden las habilidades de lenguaje y sociales marcadamente entre los 18 y los 24 meses.

Los investigadores no hallaron cabezas ni cerebros más grandes entre las chicas con autismo regresivo ni entre los niños de ningún sexo con autismo de inicio temprano, que surge alrededor del año de edad.

Aunque los síntomas de autismo regresivo no se hacen obvios hasta que los niños se acercan a los dos años de edad, los hallazgos sugieren que cualquier proceso que ocurra y lleve a la enfermedad se inicia mucho antes.

"No se podía detectar ninguna diferencia al nacer. Pero más o menos de los 4 a los 6 meses de edad, los niños que tenían autismo regresivo comenzaron a desviarse y sus cerebros eran significativamente más grandes que los de los niños que se desarrollaban con normalidad", apuntó el autor líder del estudio David Amaral, director de investigación del Instituto MIND y profesor de psiquiatría y ciencias conductuales de la Universidad de California, en Davis.

"Con frecuencia, los padres se preocupan de que lo que provocó la regresión del niño es algo que les sucedió justo antes de que la regresión ocurriera. Nuestros datos sugieren que es posible que este no sea el caso. Se trata de un proceso continuo que se inicia cuando los niños son más pequeños, y solo se ve cuando el proceso ha alcanzado una etapa crítica", explicó Amaral.

El estudio aparece en la edición en línea del 28 de noviembre de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences .

Investigaciones anteriores han hallado que los niños autistas tienden a tener un crecimiento cerebral acelerado a principios de la vida. Este estudio alcanza más detalles sobre cuáles niños experimentan ese crecimiento y cuándo, señaló el Dr. Joseph Horrigan, vicepresidente asistente y director de investigación médica de Autism Speaks.

Si los hallazgos se sostienen en trabajos posteriores, la circunferencia de la cabeza podría algún día servir como señal de advertencia temprana de que un niño está en riesgo de autismo, añadió.

"La circunferencia de la cabeza es una medida relativamente sencilla y no invasiva que se puede tomar durante las visitas de rutina y las visitas clínicas", señaló Horrigan. "Podría emerger como herramienta potencial de exploración en el primer año de vida, sobre todo cuando se trabaja con un niño de una familia de alto riesgo que ya tiene un hijo con un trastorno del espectro autista".

En el estudio, los investigadores analizaron expedientes médicos que incluían medidas de la circunferencia de la cabeza durante los chequeos en consultorios pediátricos de 180 niños desde el nacimiento hasta los 18 meses de edad. Aunque la circunferencia de la cabeza no es una medida directa del tamaño del cerebro, es un dato representante de éste, según el estudio. A los niños también se les hizo una IRM para medir el cerebro a los tres años.

El estudio incluyó a 61 niños con autismo regresivo, 53 niños con autismo de inicio temprano y 66 niños con un desarrollo normal.

En general, los niños con autismo tenían una mayor circunferencia de la cabeza que los que no sufrían del trastorno. Pero eso se explicó sobre todo con el 10 por ciento de los niños, todos chicos con autismo regresivo, que tenían cabezas muy grandes, o cabezas más grandes que el 97. 5 por ciento de los niños con desarrollo normal, señaló Amaral.

Cuando los niños con autismo de inicio temprano se separaron, el tamaño de sus cabezas y cerebros fue similar al de los niños que se desarrollaban normalmente.

En el estudio, alrededor del 53 por ciento de los niños con autismo tenían la forma regresiva, apuntó Amaral.

Horrigan anotó que el estudio tiene limitaciones, que incluyen que las IRM solo se hicieron una vez; el estudio incluyó a un número relativamente bajo de participantes; y los datos sobre la circunferencia de la cabeza fueron retrospectivos, o sea que se habían recolectado previamente y luego estudiados tras el hecho.

Aún así, añadió, "hay que replicar estos interesantes hallazgos preliminares".

El autismo es un trastorno del desarrollo neural que se caracteriza por problemas con la interacción social, la comunicación y conductas e intereses restringidos. Se calcula que uno de cada 110 niños de EE. UU. (muchos más chicos que chicas) sufre del trastorno, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: David Amaral, Ph.D. , research director, MIND Institute and, professor, psychiatry and behavioral sciences, University of California, Davis; Joseph Horrigan, M.D. , assistant vice president, head of medical research, Autism Speaks; Nov. 28, 2011, Proceedings of the National Academy of Sciences , online

HealthDay

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 12/12/2011

Los adolescentes autistas con epilepsia con frecuencia son fotosensibles

La incidencia es de alrededor de 30 por ciento entre los adolescentes con ambas afecciones, halla un estudio

Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: lunes, 5 de diciembre, 2011
Imagen de noticias HealthDay


La combinación significa que ciertas conductas comunes en los niños autistas, como agitar las manos frente a sus rostros, podrían aumentar las convulsiones por fotosensibilidad. LUNES, 5 de diciembre (HealthDay News) -- Los adolescentes autistas que también sufren de epilepsia con frecuencia padecen de fotosensibilidad, o sensibilidad a la luz, apuntan investigadores.

Aunque la fotosensibilidad ocurre en hasta el 14 por ciento de los niños epilépticos, la tasa alcanza el 30 por ciento entre los adolescentes que sufren tanto de epilepsia como de un trastorno del espectro autista, descubrieron los investigadores del Hospital Pediátrico de Boston.

"Nuestro estudio halló una alta incidencia general de fotosensibilidad en 25 por ciento de los niños mayores de quince años con un trastorno del espectro autista, y una tasa aún mayor de 29. 4 por ciento en los niños de ese grupo de edad que sufrían tanto de epilepsia como de autismo", comentó en un comunicado de prensa de la Sociedad Americana de la Epilepsia (American Epilepsy Society) la autora del estudio Jill Miller-Horn. "Este hallazgo no se ha reportado antes".

Hace falta más investigación, sostuvo.

"Se necesitan estudios prospectivos a mayor escala para confirmar esta tendencia", señaló Miller-Horn. "También se necesitan más estudios para identificar la importancia de estos hallazgos en la patofisiología de la epilepsia en los niños que tienen un trastorno del espectro autista".

El estudio será presentado este lunes en la reunión anual de la Sociedad Americana de la Epilepsia, en Baltimore. Los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista reseñada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: American Epilepsy Society, news release, Dec. 5, 2011

HealthDay

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 12/12/2011

Los niños epilépticos deben ser evaluados por autismo y retrasos del desarrollo

Expertos señalan que con frecuencias las afecciones ocurren en el mismo niño

Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: lunes, 5 de diciembre, 2011
Imagen de noticias HealthDay


Investigadores del Hospital Pediátrico Conmemorativo de Chicago pidieron a padres de niños epilépticos menores de cinco años que rellenaran cuestionarios de evaluación. Los resultados mostraron que el 75 por ciento de los niños también tenían un retraso del desarrollo, mientras que 41 por ciento sufrían de autismo. LUNES, 5 de diciembre (HealthDay News) -- Los niños atendidos en las clínicas para la epilepsia deben ser evaluados en cuanto a retrasos del desarrollo y autismo, porque las afecciones con frecuencia ocurren al mismo tiempo, sugiere una investigación reciente.

Más de una tercera parte de los niños no habían sido diagnosticados con autismo ni con retraso del desarrollo anteriormente, anotaron los investigadores.

Los resultados "respaldan la evaluación rutinaria de los casos de epilepsia pediátrica, tanto de nuevo inicio como establecida", señalaron los investigadores en un comunicado de prensa.

El estudio será presentado este lunes en la reunión anual de la Sociedad Americana de la Epilepsia (American Epilepsy Society), en Baltimore. Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: American Epilepsy Society, news release, Dec. 5, 2011

HealthDay