En este grupo En todos

Grupo de Arquitectura y proyección



EL ARTE SACRO VIVE (PARTE 2)

Aquiles Baeza
Historia, literatura, artes unam
Escrito por Aquiles Baeza Jiménez
el 11/11/2008 | Nivel Básico

EL ARTE SACRO VIVE (PARTE 2)

No deberían olvidarse las catedrales de San Cristóbal, donde la fe se vive todos los días a colores, la de Tuxtla Gutiérrez donde doce apóstoles mecánicos cada hora salen a saludar a su público, el Santuario de Atotonilco con sus frescos al estilo capilla Sixtina, donde uno se hace acreedor a sufrir un desdoblamiento (juro que a mí me pasó) o cuando menos una enajenación crónica que es casi lo mismo, la pinacoteca virreinal capitalina con sus paredes ocre, el recién restaurado convento Santo Domingo en Oaxaca, San Juan “pueblo nuevo”, donde el patrono se complace en que sus feligreses entren bailando, el templo de San Miguel Arcángel, del cual Gaudí seguramente se sentiría orgulloso y otras tantas maravillas pertenecientes al arte sacro de las que si nos lo propusiéramos llenaríamos un sinfín de páginas.

Ojalá tuvieran la oportunidad de disfrutar estas magníficas obras de ensueño como yo lo he hecho. Saludos

Escrito por Simonetta Vespucci Cataneo
el 17/02/2009 | Nivel Básico

Si "te paso" lo que juras estabas en el lugar correcto. Ese templo no es igual a los otros...

Los templos bien construidos tienen el don de llevarnos a lugares en donde la razon deja paso a otros estados del ser que son los que nos gobiernan cuando no estamos "razonandolo todo".

Por eso es bueno ir a los lugares en donde nos sentimos bien y orar, meditar o agradecer lo recibido en ellos. Tambien puede sucedernos en medio de la naturaleza, no olvidemos que los celtas tenian sus templos al aire libre, en los claros de los bosques, y las primeras iglesias construidas (en el virreynato del rio de la plata al menos) no tenian techo ,dado que los indígenas se reusaban a entrar en sitios con cubierta para orar. En uruguay por ejemplo hay una sola iglesia dotada de almohadones para meditar sentado en el suelo. Y es una iglesia jesuita, del hermano Ignacio de Loyola.

Aquiles Baeza Jiménez
Historia, literatura, artes unam
Escrito por Aquiles Baeza Jiménez
el 18/02/2009 | Nivel Básico

Hola Querida Simonetta:

Agradezco mucho tu interés en mi escrito de hace ya algunos meses y que te hayas tomado el tiempo de leerlo, analizarlo y luego darme tus comentarios. Es emocionante saber que haya otras personas con los mismos intereses y aficiones que yo. Acabo de reiterar que no soy el único apasionado por estos asuntos, como dicen mis amigos.

En estas líneas lo único que he pretendido fue manifestar el cúmulo de emociones que me produce la cercanía cara a cara o la posibilidad de hurgar más a fondo en las entrañas de los edificios religiosos que se precien de ostentar cierto añejamiento, y experimentar en cada visita una sensación distinta y nueva, es algo muy curioso que tal vez no sea una característica propia del inmueble en sí sino tan solo una singular invención de mi imaginación y sensibilidad acérrima, tampoco me he dedicado a tratar de explicar el misterio (si es que lo hay) y prefiero dejar las cosas así como están ya que encuentro en ello mayor beneficio, placer y felicidad, sin embargo, debo confesarte que es principalmente la edad de la construcción junto con su protagonismo histórico y no precisamente el mucho o poco valor artístico lo que me atrae más de ellos (en ese caso al atractivo se le añadiría una alta dosis de fascinación).

Lo anterior lo señalo porque es exactamente la misma percepción la que me merecen muchos monumentos o vestigios arquitectónicos y urbanísticos pertenecientes a otros rubros muy ajenos en gran manera al sacro. Hablo por ejemplo de los edificios militares como San Juan de Ulúa, en Veracruz (a donde eran llevados los bandidos más peligrosos de la corona), el Castillo de Chapultepec en la capital del país (allí ocurrió el acto más heroico jamás ocurrido), el fuerte de San Miguel en Campeche (desde allí combatían a los piratas ingleses más temidos de la época), asi como de paseos célebres como la calle de Plateros (actual avenida Madero, escenario del poema La duquesa Job , de Manuel Gutiérrez Nájera), de minerales abandonados (o pueblos fantasmas) como Real de catorce, en San Luis Potosí (allí Julia Roberts protagonizó The Mexican ), San Miguel de Allende en Guanajuato (Antonio Banderas allí grabo Once upon a time in Mexico , y se prendó tanto del lugar al grado que tan pronto pudo se compró una casa en la localidad a donde se escapa cada vez que puede), o El Fuerte (el penúltimo destino del Chepe, el tren que recorre la singular sierra Tarahumara desde Chihuahua y que lleva a bordo un excelente bar y un restaurant con las vistas más espectaculares que te puedas imaginar), en fin... Disculpa mi larga conversación.

Te prometo que voy a leer la bibliografía que me recomiendas tan pronto pueda. Actualmente estoy cursando un Master y la mayor parte de mi tiempo y atención la consume la tesis que estoy elaborando. Mi correo electrónico es

xavierpadilla01@yahoo.com.mx por si gustan mandarme algo interesante. Tengo una presentación powerpoint con fotos de catedrales de México que seguro podría alegrarte. Si te parece y no tienes inconveniente mándame tu correo. Te envío un saludo y un abrazo fraternal desde Monclo

violeta
Escrito por violeta
el 24/02/2009 | Nivel Básico

Me encantó este debate en sus dos partes, Me uno a Uds. En su interés por estos edificios y me gustaría que me compartieran sus comentarios o imágenes o vestigios que tengan al respecto. Sigo poniendo atrención a esto.