En este grupo En todos

Grupo de Cuentos educativos para la salud



El agua que quería ser fuego (autoestima y autovaloración)

Fanny Vanessa
Ingeniería industrial universidad yaca...
Escrito por Fanny Vanessa Verano Hidalgo
el 01/10/2010

El agua que quería ser fuego.


“Ya estoy cansada de ser fría y de correr río abajo. Dicen que soy necesaria. Pero yo preferiría ser hermosa. Y encender entusiasmos. Y hacer arder el corazón de los enamorados y ser roja y cálida. Dicen que yo purifico lo que toco, pero más fuerza purificadora tiene el fuego. Quisiera ser fuego y llama. ”

Así pensaba en septiembre el agua de un río de montaña. Y, como quería ser fuego, decidió escribir una carta a Dios y pedir que cambiara su identidad.

“Querido Dios: Tú me hiciste agua. Pero quiero decirte con todo respeto que me he cansado de ser transparente.
Prefiero el color rojo para mí. Desearía ser fuego. ¿Puede ser?
Tú mismo, Señor, te identificaste con la zarza ardiente y dijiste que habías venido a poner fuego en la tierra. No recuerdo que te compararas con el agua.
Por eso, creo que comprenderás mi deseo. No es un simple capricho. Yo necesito este cambio para mi realización personal... ”

El agua salía todas las mañanas a su orilla para ver si llegaba la respuesta de Dios.

Una tarde pasó una lancha muy blanca y dejó caer al agua un sobre muy rojo. El agua lo abrió y lo leyó:

“Querida hija: me apresuro a contestar tu carta. Parece que te has cansado de ser agua, yo lo siento mucho porque no eres un agua cualquiera. Tu abuela fue la que me bautizó en el Jordán, y yo te tenía destinada a caer sobre la cabeza de muchos niños. Tu preparas el camino del fuego. Mi espíritu no baja a nadie que no haya sido lavado por ti. El agua siempre es primero que el fuego. ”

Mientras el agua estaba embebida leyendo la carta, Dios bajó a su lado y la contempló en silencio. El agua se miró a sí misma y vio el rostro de Dios reflejado en ella.

Y Dios seguía sonriendo, esperando una respuesta.

Ella comprendió que el privilegio de reflejar el rostro de Dios, solo lo tiene el agua limpia...

Suspiró y dijo: “Sí Señor, seguiré siendo agua, seguiré siendo tu espejo. Gracias.

Liisbethies Sionlis
Psicologia nova southeastern university
Escrito por Liisbethies Sionlis
el 01/10/2010

Bueno yo seguire siendo como el agua...... Que refleja el rostro de Dios.

Guillermo Gomez Archila
Inteligencia emocional aseia asesores ...
Escrito por Guillermo Gomez Archila
el 01/10/2010

Fanny Vanessa, como siempre tus reflexiones son excelentes.
Nos pasa a muchos seres humanos, que teniendolo todo... ¡Añoramos lo ajeno!.
"Cuando no se tiene lo que se quiere, hay que querer lo que se tiene"
"No es más felíz quien más tiene, sino quien menos necesita"

Muchos recorremos el mundo buscando la felicidad ignorando que esta se encuentra en nuestras manos.

Bendiciones.

Ana Elena Murguía
Mestría en ciencias de la educación uane
Escrito por Ana Elena Murguía
el 02/10/2010

El talento es un don que Dios a dado en secreto al hombre o a la mujer indistintamente y que revelamos nosotros sin darnos cuenta a los demás, pues este don siempre absorve la substancia del mismo hombre o mujer que lo tiene, es por eso que nos inclinamos a querer siempre lo ajeno. El talento hace lo que puede, pero la inteligencia lo que debe, allí está el error. Nos creemos inteligentes pero sin talentos...

Así que, el agua es agua y el fuego fuego... El secreto de cada uno es dado solamente a ese elemento... Nosotros podemos colocarnos en su lugar y compararnos... Pero eso de nada sirve... El secreto es dado a cada uno porque es nuestra substancia...

"Somos hechos para... " por eso ninguno tiene el mismo talento del otro, aunque ciertamente puede ser similar... Muchos de nosotros necesitamos que nos den un pinchazo para entender, pero la mayoría de las veces necesitamos el freno para detenernos... Somos muy dados a pensar que sabemos todo y así lo creemos, pero en realidad no nos damos cuenta de que ese don que Dios nos ha dado en secreto, el otro no lo conoce porque hay un misterio en él que ni siquiera nosotros nos hemos dado cuenta cual es, pero hay que "auto-analizarnos" para saber que características tiene ese don que hemos recibido...

De eso es lo que trata tu escrito amiga... Poder conocer los secretos de nuestro propio yo, los dones o talentos que Dios nos ha dado y que nadie más tiene a pesar de que pensemos o envidiemos lo que el otro tiene o vemos en el... Así le sucedió a "el agua" que ni siquiera había pasado por su pensamiento que podía reflejar el rostro de Dios...

El agua solo se veía a si misma "Ya estoy cansada de ser fría y de correr río abajo"... Pero acaso algunos de nosotros ¿No deseariamos ser como "el agua fría que corre rio abajo"? Claro que sí, porque hay libertad, no porque refleje el rostro de Dios, porque en realidad como va a tan alta velocidad que no nos deja ver el reflejo, solo lo hacen las aguas mansas y tranquilas, ¿Me explico a lo que me refiero?... Estamos cansados de lo que somos, sin tomarnos un respiro para reflexionar y pensar diferente y sobre todo ver en nuestro interior que talentos o dones me ha dado Dios... Todo empieza en el pensamiento que luego se traduce en acciones y todo es producto del corazón del ser humano...

Gracias por permitirme reflexionar una vez más Vanessa...

Autoanalizarme y ver mis capacidades y hacer de ellas mis fortalezas y, no ver mis deficiencias y envidiar ---a los que supuestamente tiene cualidades que yo deseo tener y no puedo porque Dios me a hecho con Su Real y Gran Propósito.

Abrazos

Mariela Vivas
Derecho universidad yacambu
Escrito por Mariela Vivas
el 04/10/2010

Gracias Fanny es muy lindo esto mensaje y muy importante la leccion que deja, muchas veces nos dejamos llevar por cosas tan insignificantes y realmente no nos valoramos, no nos detenemos a evaluar las capacidades y destrezas que dios nos ha dado a cada ser humano, de verdad mil gracias por tan enriquecedor cuento.

Dios y la Virgen te bendigan junto a tu familia!

Mariela