En este grupo En todos

Grupo de Lectura



EJERCICIO DE COMPRENSIÓN DE LECTURA 1

Camilo
Biología universidad nacional de colo...
Escrito por Camilo Camacho
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Interpretar la simbología del leguaje en la lectura, resulta una tarea cotidiana en los lectores, pero quizá desarrollar la percepción y acercarse a la comprensión de la lectura, resulta en muchos casos, algo un poco más complejo. Con la venia de todos ustedes, presento esta propuesta de compresión de lectura, para que cada uno plasme de su intelecto lo que le transmite la composición que a continuación transcribo:

EL ELEFANTE ENCADENADO

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enrome bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal... Pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir. El misterio es evidente: ¿ Qué lo mantiene entonces? ¿ Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿ por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... Y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta. Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía... Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE . Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás... Jamás... Intentó poner a prueba su fuerza otra vez...

GEORGE BUCAY

Virginia Perchevsky
Participe en varios talleres de violen...
Escrito por Virginia Perchevsky
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola camilo,hermoso cuento,la vida no es permanecer siempre estaqueado,la vida es movimiento,es errar el camino y volver a comenzar eso simplemente es "vivir"!

Gladys Arrayago
Educacion área integral culminados lo...
Escrito por Gladys Arrayago
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola querido Caimilo, de verdad siempre me ha gustado la lectura, imagina, nosotros como seres humanos, somos en su mayoría, el elefante de cuento, luchamos y luchamos, pero cuando las cosas son faciles, hemos luchado tanto que nos rendimos a cualquier intento, fijate, tengo 30 años de matrimonio, que han sido luchados, y ha sido tanto la lucha, que ya no estoy sino por el compromiso, pero me rendi a cualquier lucha

Mariam --- -----
Admon, lic, dis.... usur.... upj......
Escrito por Mariam --- -----
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola Cami..... Para mi el cuento del elefante es igual a nuestra vida, desde pequeños hemos sido delimitados para realizar algo.... Cuando contamos de 0 a 6 años, el nene no tiene responsabilidad aluguna, puesto que es muy pequeño para ello, considero que es el primer delimitante; recordemos que desde que nacemos nos encierran en un corral para que el nene no salga a dañar cosas: ya entrados los 7 años, el niño tiene su uso y razón, lógico que tomara algunas decisiones que no son mayores pero si acordes a su edad, pero, no sin antes ser aprobadas por los padres..... Seguimos en nuestro camino de limitantes, el joven llega a sus 15 años y tampoco logra que se le den responsabilidades puesto que es un adolescente y no tiene el sentido común para tomar decisiones; asi seguimos nuestra vida, llenos de angustias, pesares y limitantes que no nos deja tomar en si una dicisión correcta, y como tal elefante, morimos sin soltar de nuestra pata la cadena o yugo que nos mantiene amarrados a la estaca de la indecisión, de la pereza, de lo que fue, de lo pudo ser y lo que no podrá ser........

Estela Amanda Sanchez
Técnico en educación infantil asociaci...
Escrito por Estela Amanda Sanchez
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo. ¡Interesante debate!
El elefante como animal, se acostumbro y quedo registrado en su memoria que no podia ser libre cuando tenia la cadena puesta, se acostumbro a esta como algo mas de su cuerpo, por lo cual ni siquiera hacia el intento de soltarse.
El ser humano a pesar de ser animal racional, cada vez mas se acostumbra a hacer las cosas como "monitos de Imitacion", como se lo inculcaron desde pequeño, como se lo enseñaron los profesores... Etc ¡Ahí esta nuestro raciocinio e inteligencia! , para intentar cambiar esas cosas, buscar nuevas metas, intentar ser mas libre, sin ataduras a cosas materiales a pesar de que así nos lo inculcaran o nos lo enseñaran.
En esta vida ,todo tiene solución siempre que queramos nosotros... Todo se puede cambiar siempre que luches por ello... En definitiva creo que es lo que nos diferencia de los animales, y algo que me enseñaron "PODER ES QUERER"

Sara Elizabeth Rodriguez
Trabajadora social asistencia social
Escrito por Sara Elizabeth Rodriguez
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo ¡¡¡,gracias por la invitacion. Este es un relato que nos traslada a situaciones que lamentablemente se dan en la vida de los seres humanos,muchas veces estamos fisicamente "atados" a una estaca y otras solamente nuestra propia desicion personal nos deja esclavizados a determinada situacion por diversos motivos que valederos o no ,nos destruye en un sacrificio cotidiano. La simbologia en ese relato es clara, el Elefante admirado por su tamaño y poderio en el mundo entero es simplemente dueño de una fachada que no existe y es tan pequeño como una lombriz siendo incapaz de "tirar" de la cadena y ser libre y sigue atado" como tantos de nosotros a habitos y paradigmas que somos incapaces de soltar y aveces es por simple comodidad, prefiriendo recibir la limosna de la lastima antes que utilizar la grandeza de SER uno mismo,y declararse LIBRE de mochilas impuestas por otros........ Un abrazo

Walter Mendoza
Licenciado en ciencias de la educación...
Escrito por Walter Mendoza
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Cual paradoja del destino, creo yo, que algunos hombres todavía vivimos atados a una estaca, la estaca del poder, la estaca de la envidia, del rencor, de la avaricia, de la mezquindad, etc. Los unos; y los otros atados a la estaca de la sumisión, del dominio, del conformismo, etc. Tanto los unos como los otros no hemos podido darnos cuenta que la cadena que nos ata es tan vulnerable y que liberarnos de ella significaría la vida en armonía y la paz en la tierra.
Gracias Camilo, un abrazo, Walter.

Karol Vega
Biologia autonoma de chiriqui
Escrito por Karol Vega
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo! Agradezco la invitación. Esta lectura representa una situación que como seres humanos , muchos han adoptado, de ver que si algo nos mantiene atados y sin salida muchas veces preferimos esta situación, que a luchar hasta lograr salir victoriosos , sin pensar que si volviésemos a hacer un intento nuevamente ,tal vez no fracazariamos, pienso que de eso se trata , el miedo a fracasar, hace que nos estanquemos a no volver a intentar por tener miedo a esa misma decepción. Quizás el Elefante se frustro desde pequeño al no poder romper esas cadenas que lo ataban, que prefirió estar atado a ser libre. Así nos pasa muchas veces por el miedo no rompemos cadenas que nos atan, ya sea un mal matrimonio, el de buscar trabajo y no encontrar nada, esta lectura se adapta a cualquier circunstancia que tengamos en nuestras vidas.

Eva Manzoni .
Bachiller nacional con humanidades. co...
Escrito por Eva Manzoni .
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola ,como estan, el animal carece de raciocinio ,e aqui la diferencia con el hombre , este si no suelta la cadena de niño , probablemente , al crecer y razonar lo hara con plena conciencia , dejando de lado tabues y enseñanzas. Entonces , moraleja , oid el ruido de rotas cadenas , libertad , libertad ,libertad , asi dice un parrafo del Himno Nacional Argentino. , me parecio excelente como cierre de mi parrafo , un beso Eva.

Alexy Garcia Garcia
Pedagogia universidad mexicana
Escrito por Alexy Garcia Garcia
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Muy buen cuento.... Y pues realmente tiene mucho que ver con nosotros... Ya que la mayoria de las veces nos atamos... A recuerdos tristes..... A experiencias pasadas que no son muy favorables para nuestras vidas... Y que muchas veces no somos capaces de realizar otra vez por temor a que nos pase lo mismo. Sin embargo creo que debemos de confiar en nosotros mismos y tratar de salir adelante.... De ver las experiencias como enseñanzas mas no como obstaculos para estancarnos en algo que talvez no volvera a pasar... Buena lectura de reflexion....

Marisella Zamora
Manejo maquinaria industrial confeccio...
Escrito por Marisella Zamora
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo, gracias por tu invitación, pienso que esta reflexión nos invita a quitarnos las vendas de los ojos y ver más allá de nuestras narices. Nos invita a tener la suficiente fuerza de voluntad como para intentar una y otra véz, a pesar de lo difícil que pueda ser recomenzar, o de lo imposible que parezca. Nos invita también a custionarnos diariamente, como diríamos en nuestro país, a no tragar entero, y sobre todo a perder el miedo.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 20/04/2009 | Nivel Medio

hola camilo. Me encanto la historia del pobre elefante y lo comparo con situaciones humans peligrosas: de caer en el costumbrismo. Beso y bendiciones. Mirta.

Encarna (de Murcia)
Murcia, España
Escrito por Encarna (de Murcia)
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Camilo, mis felicitaciones por el debate y gracias por tu invitación. Es un cuento bastante interesante reflexivo y con psicología. El hombre (la persona) por experiencias negativas por luchar y defenderse de situaciones dolorosas y traumáticas y no salir airoso de ellas, opta por adaptarse o resignarse a esa situación creyendo que debe ser así. Por el contrario pienso que debe ser valiente y perseverante, tratando de dar pasos firmes en busca de su propia liberación.

Sofía Maldonado Moreno
Ciencias de la comunicación universida...
Escrito por Sofía Maldonado Moreno
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Gracias Camilo por tu invitación. Me gustaría hacer una comparación de esta gran enseñanza con el título de tu debate. Como adultos, damos por hecho que sabemos leer y , es cierto, sabemos leer porque podemos descifrar un texto escrito en el idioma que dominamos. Sin embargo, cuando nos atrevemos a leer un texto en voz alta, todo cambia. Los signos desaparecen de nuestra vista, cambiamos las letras o las palabras, tartamudeamos... En fin, nos sucede todo lo inimaginable. Y regularmente no intentamos hacerlo, porque cuando éramos pequeños, tuvimos ese problema y el miedo hizo que no lo intentáramos más. Estoy segura de que si leemos en voz alta el texto que transcribiste, muchos de nosotros nos daremos cuenta que sí ocurre lo que comento. Creo que vale la pena hacer la prueba porque cuando leemos un texto, el que sea, en voz alta, podremos captar con mayor facilidad aquello que está escrito "entre líneas" y encontraremos un nuevo significado. Ojalá lo intenten. Saludos desde México

Fernando Barriga Gabin
Medicina universidad nacional federico...
Escrito por Fernando Barriga Gabin
el 20/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo. Gracias por la invitación.

Muy bueno el cuento (o la fábula) de este gran escritor argentino que se desempeña también como terapista gestáltico. Nos habla acerca de la importancia de conocer nuestras capacidades y potencias. Analiza las causas de nuestra conducta y nos sugiere el modo en que podemos cambiarla. Al igual que el elefante de la historia, todos llevamos inconscientemente las cadenas de límites psicológicos que nos marcaron desde pequeños y que deterioraron nuestra autoestima y confianza en nuestras posibilidades. Nos recuerda que estamos marcados por algún “No” castrador en nuestra infancia que, sumado a frases como: “No vale la pena”, o “Ni se te ocurra intentarlo”, amuelan nuestro espíritu y merman nuestro afán de superación. Si estuvimos enfrentados a este tipo de taras, si se nos restringió la libertad para demostrar nuestras potencialidades, aún haciendo travesuras, si se nos limitó nuestra capacidad de expresión, es probable que en el futuro evitemos conductas osadas para no enfrentarnos a un inevitable sentimiento de culpa. Quienes viven esta pesadilla, limitan sus esfuerzos por temor al fracaso, olvidando que todo esfuerzo renovador deja un saldo favorable para uno mismo y para la sociedad, y olvidando también que los fracasos son tan sólo aprendizajes adquiridos en pos de alcanzar el éxito. Esta fábula de Bucay nos recuerda los yugos a que nos expone cualquier espíritu quietista: la rutina en las ideas, la hipocresía en la moral y la domesticidad de la acción. Todo esfuerzo por liberarse de estas ataduras es una expresión del espíritu de rebeldía. La sociedad busca formar elefantes por el temor que genera formar hombres con ideas nuevas, porque todos los que renuevan y crean y se resisten a exhibir una conducta afincada en el pasado, son subversivos contra los privilegios políticos, contra las injusticias económicas o contra las supersticiones dogmáticas. Es más cómodo para las clases dominantes, fomentar la formación de elefantes que desconozcan el verdadero significado de su fuerza interior. Atrincherarse en tradiciones o en taras del pasado (como nuestro elefante) significa renunciar a la vida misma. La obsecuencia al pasado cierra la inteligencia a toda verdad nueva, aparta de la felicidad todo elemento no previsto y niega la posibilidad misma de la perfección al negar el intento de buscarla. El elefante quedó atado al dogma primario de resignación, como el hombre, muchas veces, queda atado al dogma de obediencia. El elefante de Bucay nos recuerda que el arte y las letras, la ciencia y la filosofía, la moral y la política, deben todos sus progresos al espíritu de rebeldía. Stella nos habla de la necesidad de superar la impotencia inicial provocada por una primera experiencia frustrante y nos dice que el elefante está sujeto a un trágico reflejo condicionado que define su destino domesticado. Los domesticados gastan su vida recorriendo sendas de pensamientos ajenos, venerando ídolos, apuntalando ruinas, temiendo intentar una nueva utopía, renunciando a vivir una vida mejor. Debemos intentar (al menos intentar) convertirnos en la antítesis del elefante de Bucay, y en ese intento –aún fallido- descubrir un nuevo mundo de posibilidades.

Un abrazo y hasta la próxima.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 21/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo y a todos un saludo afectuoso. Leí todo los mensajes, en verdad es interesante como el mensaje aunque parecido no llega igual al receptor.

Yo creo que el elefante, no representa a todo el género humano, sino a un tipo de personalidad, ¿Encadenarías a un gato? O acaso un perro acepta de la misma forma tal condición, claro que no, ladra todo el tiempo y una vez suelto reacciona, hasta algunas aves se pican y lastiman con tal de zafarce y así cada especie; lo mismo sucede con el individuo; para mí el elefante (en el relato) representa a la persona que teniendo todas las cualidades, el poder, la nobleza, fidelidad y muchas más cosas, no enfrentan las situaciones que son adversas,aún pudiendo vencerlas facilmente, están llenos de complejos y traumas que no los dejan avanzar y prefieren hasta cierta forma la comodidad y rutina por temor, a sufrir una derrota o desengaño, pudiendo ser los más admirados y respetados son presos de su propia cárcel, se dejan influenciar y viven en el pasado que los inhibe. Es que la mente puede ser nuestra mejor herramienta y a la vez poderosa arma destructiva sobre nuestro propio ser.

Un abrazo para todos.

Tulio Melo Rodriguez
11 grado colegio seminario san juan ap...
Escrito por Tulio Melo Rodriguez
el 21/04/2009 | Nivel Medio

Lectura muy simbolica.

Yo lo reflejaria con la etica costumbrista que por lo general rige la vida de la sociedad común, donde lo que se impone y no se cuestiona, se acepta sin posteriores analisis criticos que va a terminar dejando secuelas graves en la personalidad de cada individuo que se suproma por un "hoy no pude".

Y dejando sentimientos de frustracion y sumision perjudicial en extremo no solo para un animal sino para nosotros como homo sapiens sapiens (hombre que piensa lo que piensa)

Otra Lectura que deseo recomendarles es el niño y el buey de rafael pombo que tambien deja interesantes simbolismos y moralejas aun para el adulto o el adulto joven como yo (ja!)

Carol
Escrito por Carol
el 21/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo;
interesante comparcion. Nosotros tambien vivimos como ese elefante. Aunque somos seres pensantes estamos atados y esclavizados.
Si leemos con atencion podriamo s preguntarnos cuantas y cuales estacas nos atan y no nos damos cuenta. Crecemos y vivimos condicionados por un recuerdo y portamos ese mensaje que nos aprisiona a nosotros mismos.
Hay que encontrar esas estacas y poner todo el empeno en eliminarlas, com mucho teson y firmeza para lograr nuestro desarrollo tanto en nuestra vida personal como en la profesional.

Elia Quesada
Canto, armonía, piano,composición, téc...
Escrito por Elia Quesada
el 21/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo. Gracias por tu invitación.

Me encanta este cuento de Jorge Bucay en el que para guiar a el joven Demián lo intenta a fuerza de contarle fábulas y parodias en las que se encuentra el elefante encadenado. El pobre elefante del cuento ha perdido su libertad porque ha aceptado una única lectura de la realidad, se ha resignado a ella. Es así un ejemplo de las llamadas profecias se autocumplen, la realidad pronosticada es producida por el mismo pronóstico. Pero tampoco creamos que podemos andar por el mundo sin tener ninguna interpretación de él… nuestra libertad siempre es una libertad encarnada, y esta encarnación implica la aceptación de la carne, de nuestro humano mundo construido. Nuestra libertad consiste en poder elegir a qué reglas encadenarnos -porque sin reglas (explícitas o implícitas) tampoco se puede vivir- y poder decidir también si hay que reformular el camino decidido. Depende mucho de cada uno, del grado de influencia que tenga del exterior, de la fortaleza en sus decisiones, de sus ideales, de su terquedad, capacidad de aceptación de lo diferente, del orgullo… Las diferentes versiones de la realidad pululan… de nosotros depende captarlas y además captarlas como tales, no como agresiones al propio mundo, como enemigos o lava-cerebros…

Dejaros esta frase de Nietzche.

No hay hechos sino interpretaciones.

Un saludo a todos.




Susana Bazán
Lic. en cs. de la educación (incomplet...
Escrito por Susana Bazán
el 21/04/2009 | Nivel Medio

Hola Camilo, gracias por tu invitación!

Es una lectura preciosa realmente, no voy a decir mas de lo que ya se dijo aqui, pero me sirve especialmente para mis emprendedores, pero no para todos, sino para aquellos quienes ante la primera dificultad regresan a ser empleados convencionales cerrándose a nuevas oportunidades, por temor, desconocimiento, desinformación, soledad, en fin, yo creo que la vida es como tu la miras, no como te la enseñan, la capacidad de raciocinio sumada a la valentía necesaria en algunas instancias de nuestras vidas, nos permitirá siempre avanzar y crecer en el sentido en que nos proponemos, no creo en los determinismos, soy una rebelde de cuna, y aunque en mi crecimiento y educación recibí declaraciones que actuaron en principio atomizándome, nunca esas cadenas me aprisionaron mas allá de mis decisiones de libertad.

Saludos Camilo y encantada de estar en tu debate.