En este grupo En todos

Grupo de Derecho social

Alfonso G. Arreola
Licenciado el derecho universidad auto...
Escrito por Alfonso G. Arreola
el 01/07/2010 | Nivel Medio

Si analizamos los diferentes países y vemos en cuál se vive mejor y se cometen menos delitos, podemos imitar sus costumbres y enseñar lo que se traduce en más bienestar para un número cada vez mayor de personas.
DEBEMOS UNIRNOS TODOS EN UN LENGUAJE COMÚN; Y cambiar lo absurdo por lo que beneficie a más personas, buscando la cooperación y la ayuda MUTUA. COOPERANDO TODOS, se logrará QUE MÁS PERSONAS TENGAN LOS MEDIOS INDISPENSABLES PARA SATISFACER SUS NECESIDADES Y PARA ALCANZAR SU PLENO DESARROLLO

Carlos Dante Bocci
Abogacia instituto de la policia feder...
Escrito por Carlos Dante Bocci
el 16/10/2010 | Nivel Medio

Buenas Tardes, la educación no tiene que tener fronteras, ni status sociales, de eso deben darse cuenta los gobernantes, pero tambien la sociedad.
A mi entender la educacíón debe estar al alcance de todos, me inclino por una educación privada, van a decir que es una contradicción, porque a la educación privada no tienen todos acceso, eso es solucionable con becas, becas para los que tengan ganas de estudiar, garantizadas por el estado, la educación publica en mi país es mediocre, es politica, los chicos no aprenden, y no repiten, la consigna es haganlos pasar igual aunque no sepa, no se dan cuenta que en vez de ayudarlos los perjudican, los chicos vienen mal educados desde la casa, no tienen contención, los maestros no estan capacitados para contenerlos, se hacen encuentros pedagogicos, durante los dias de clase, lo que resta tiempo de estudio a los alumnos, y no se logra nada. Nuestra sociedad se esta basando en cualquier cosa menos en valores, parece a nadie importarle nada, sin educación no hay futuro, ni para jovenes ni para viejos.
Saludos

Manuel Enrique Llancapan Lefiqueo
Primero universidad catolica de temuco
Escrito por Manuel Enrique Llancapan Lefiqueo
el 18/10/2010 | Nivel Medio

La vida, la esperanza y la sociedad actual.

Ayer conocí una historia, más que una historia, conocí una realidad, una realidad compleja, una realidad llena de sentimientos, de frustración de impotencia.

Era un joven nacido en un contexto, un contexto difícil, un contexto que muchas personas están condenadas a vivir por un tipo de destino preestablecido pareciera, un contexto donde la salida pareciera ser rendirse, rendirse a vivir, mejor dicho a morir, morir entre la basura, entre la calle, entre el alcohol y los perros, que puede esperar un niño nacido en la pobreza, que puede esperar de una sociedad en que el dinero es el motor de la vida y las relaciones. Me pregunto que hubiera hecho yo en su lugar, que salida hubiera seguido en sus condiciones, este joven se sintió atrapado, todo lo que le rodeaba era la maldad, todo se cerraba, la oscuridad lo perseguí a cada instante a cada momento, la mejor solución era morir, era aceptar que le tocaba un lugar en la sociedad, de ser uno más de los que hacen de la calle su casa, uno más de aquellos que necesitan pedir alguna limosna en la esquina, uno más de aquellos que tienen como amigo a sus perros, alcohol y cigarros.

No había salida, no habían derechos, no habían deberes, no había comida, no había amor, no existía esperanza ni oportunidad alguna, solo existía frio, existía hambre, enfermedad, pobreza, existían algunos sentimientos que con el alcohol se eliminaban; me pregunto, que salida hubiera escogido yo en esta situación, no lo sé y no lo sabré. No soy el, no puedo decir que hubiera yo hecho en su lugar, porque él es único, sus sentimientos son únicos, su vida y historia es única, que puedo hacer para ayudar, que puedo hacer para sacarlo de donde está y que pueda vivir, para que no siga muerto, siento de una manera su sufrimiento, me duele ver su situación, me duele ver y analizar su vida.

Algunas veces siento que la sociedad es muy injusta, siento que la vida es muy injusta, me pregunto por qué el ser humano hemos creado una sociedad de este tipo, porque hemos dejado que la maldad nos domine y domine nuestra vida. También pienso en la existencia de Dios y me pregunto dónde está el cuando ocurren ciertas injusticias , donde esta cuando esta la persona en peligro, pero encuentro injusto decir que el culpable es Dios siendo que el hombre ha creado este mundo el hombre ha creado la desigualdad e injusticia, y claro el hombre pareciera estar actuando por una fuerza oculta que va entretejiendo la sociedad y donde el solo sigue el diseño de aquel tejido, no se puede terminar con la pobreza, con la desigualdad, ni con la injusticia social, por que el tejido bastante avanzado se diseñado con estas bases, eliminar la injusticia, la pobreza y desigualdad conllevaría a acabar de una manera con la sociedad, que para algunos pocos es lo más grandioso que se ha conseguido. Con esta creo que la esperanza siempre seguirá existiendo, que el joven pudiera vivir en un tiempo futuro, pero que depende de cómo nosotros los seres humanos podamos ir transformando la bases de la sociedad actual.

Manuel llancapan.