En este grupo En todos

Grupo de Diagnóstico organizacional



Diagnótico de la filosofía organizacional

Gaby
Maestría en administración uady
Escrito por Gaby Colli
el 26/09/2010

Realizar un diagnóstico de la empresa debiera reconocela como una entidad económica ficción, creada por el hombre para que a través de ella se obtengan beneficios para él mismo. Los beneficios se dan en la medida que dentro de este “ente ficción” se delimite las áreas de competencia requeridas para el desarrollo de la razón del ser de la organización. Es a través de la suma de todas las actividades especializadas que cada individuo realiza en las organizaciones lo que permite ese desarrollo. La ética se refiere al estudio de los actos humanos conscientes que pueden afectar al mismo ser que los realiza, a otros seres humanos, así como hasta a animales directa o indirectamente, en un contexto de tiempo próximo o lejano. Por estos actos humanos, conscientes que se realizan en una organización, se debe obtener la permanencia o trascendencia de ella incluyendo todas las consideraciones de afectación que dicha actuación conlleva. Esto hace suponer que en las organizaciones la ética no está reñida con la rentabilidad. El desempeño de la actividad empresarial en un entorno ético, o, por el contrario, en un entorno eminentemente utilitarista, tiene efectos económicos muy distintos en base a las nuevas relaciones de la empresa con la sociedad y en base a los nuevos diálogos entre la empresa y sus grupos de interés: clientes, accionistas, empleados, proveedores y sociedad en su conjunto. Para que éste desempeño sea acorde a la ética se han creado y adoptado nomas para la actuación empresarial, sin llegar a la deontología profesional.

Gaby Colli
Maestría en administración uady
Escrito por Gaby Colli
el 05/10/2010

Diagnosticar consiste en emitir un juicio sobre el estado físico, psicosocial y financiero de una organización; representa una manifestación en respuesta a una solicitud para determinar tal estado.

La filosofía de la organización, conformada por la visión, misión y valores, debe ser diagnosticada porque de ella deriva el plan estratégico y operativo que le permitirá, no solo permanecer en el mercado sino cumplir las aspiraciones en cuanto a competitividad.

La problemática radica en determinar las bases sobre las que se realizaría el diagnostico. Si las bases son entrevistas con la alta dirección, estas bajo que premisas se deberían realizar: financieras, de crecimiento, de responsabilidad con la comunidad o todas.

Una vez definido el apego a todas las premisas, sería factible diagnosticar los valores en función de las personas que colaboran en la organización y de todas aquellas que se afectan por la actividad que la empresa realiza.

De acuerdo a diversos estudios sobre valores, como identificar aquellos adecuados para la empresa, entendiendo que la ética se refiere al estudio de los actos humanos conscientes que pueden afectar al mismo ser que los realiza, a otros seres humanos, así como hasta a animales directa o indirectamente, en un contexto de tiempo próximo o lejano. Por estos actos humanos, conscientes que se realizan en una organización, se debe obtener la permanencia o trascendencia de ella incluyendo todas las consideraciones de afectación que dicha actuación conlleva.


Martha Patricia Aguilar Grajales
Maestría en sensibilización educativa ...
Escrito por Martha Patricia Aguilar Grajales
el 19/10/2010

Siguiendo el hilo de las ideas de Gaby, tomando en cuenta que la áctuación de la empresa se sustenta en su filosofía, en lo que se refiere a valores, es recomendable que el diagnóstico incluya la reflexión y decostrucción de éstos, tratando de identificar cómo los valores prevalentes, influyen en su funcionamiento interno (incluyendo por supuesto las relaciones internas del personal) y la proyección de la empresa, en su interrelación con otras organizaciones y con el entorno en general. Lo anterior, no con el propósito per se de sustituir o invalidar lo que existe, sino de conocer y más ampliamente tomar conciencia del porqué de lo que se hace o deja de hacer y sus implicaciones, en lugar de dar por garantizados beneficios en automático sustentandos en creencias ajenas a la realidad operativa, comercial y social. Lo anterior, considerando también, que los valores se actualizan y lo que en un tiempo fue positivo, en el momento presente puede no serlo. La velocidad de los cambios tenológicos puede requerir que se añadan o suplan ingredientes más o menos dinámicos. Agresivos, riegosos, etc. Para interactuar con el entorno de una manera más eficiente y/o competitiva. Tomar en cuenta este tipo de necesidades, es fundamental entre otros renglones, para el diseño de puestos, la detección de necesidades de capacitación y desarrollo de todos los trabajadores y las acciones de mejora en general. Si como en las personas su actuación y decisiones van marcando el rumbo de la existencia, es necesario integrar el análisis del aspecto filosófico al menú cotidiano de sus interacciones y éstas necesariamente requieren de apertura, aceptación y tolerancia del cuestionamiento, sin éste, la actuación empresarial no puede guardar congruencia con la más extraordinaria filosofía: ésta es acción, es la realidad que emerge, lo cotidiano y la manera de afrontarlo en la decisión más compleja y el acto más rutinario.