En este grupo En todos

Grupo de Novela negra



Destino - Final

SERGIO J.
Operador de pc icat (instituto de capa...
Escrito por Sergio J. Roda
el 10/03/2010

Colgó la campera en la silla y encendió el televisor para no aburrirse mientras esperaba a su amigo. Los recuerdos volvían para preocuparlo pero intentó concentrarse en la película que estaba entretenida. Una hora después, Gustavo se rendía al cansancio; cabeceó dos veces y se hubiera quedado dormido con seguridad, si no lo hubiera sobresaltado un repentino disparo. Se levantó del sillón con dificultad y miró la puerta que comunicaba la cochera con la casa. Quiso mirar su pecho y antes de hacerlo cayó al suelo. Sus brazos se deslizaron junto a su cuerpo, movió el derecho hasta su abdomen y observó la sangre en sus dedos.
Desde el piso de mosaicos giró el cuello para volver a mirar la puerta, y emitió una sonrisa intentando evitar cualquier gesto de ironía; no creyó haberlo conseguido. Allí estaba Marcelo, con una mirada aterrorizada fija en sus dedos blancos de tanto apretar la pistola que empuñaba. Recordó de nuevo aquellas recomendaciones en caso de necesitar algún día entrar a la casa de su amigo cuando estuviera ausente:

“La llave la guardo debajo del alero de la ventana de atrás. Con el perro no tendrás ningún obstáculo, ambos se conocen bien. Entrá siempre por la puerta trasera y de inmediato encendé la luz de la cocina. Es lo más importante, nunca lo olvides; jamás camines a oscuras. Si mantenés esa rutina con precaución, el peligro de que te confunda con un ladrón será nulo. Sabré de inmediato que se trata de tu visita”.

La luz... Pensó Gustavo, olvidé... Encenderla...

Marcelo se acercó a su amigo herido. Había salido esa noche para evitar que se cumpliera el sueño de su esposa; parecía difícil de creer pero siempre se cumplían. Cuando atendió la llamada en el aeropuerto ella le dijo entre llantos y balbuceos que algo muy grave sucedería esa noche en la casa. Él le contestó que no se preocupara pero continuaba diciéndole que una tragedia los rodeaba. Al verla demasiado nerviosa, decidió invitarla a cenar para tranquilizarla pensando escapar, con esa elección, de su trágico destino profetizado.

Acercó su oído a los labios del joven herido creyendo que iba a decirle algo, pero mantuvo silencio. Entonces habló él.

- No pensé que aún permanecías aquí. Deberías estar en ese avión, rumbo a España. Pensé que un ladrón...

Calló. Era vano seguir hablando; ya no escuchaba. Oyó la voz de su esposa, proveniente de la habitación contigua, llamando a la policía para dar aviso que le dispararon en defensa propia a un ladrón que había invadido la propiedad durante su ausencia.

Aún sin reaccionar, las lágrimas y los remordimientos aparecerían al día siguiente, se sentó en el suelo frente a su amigo.

Luego de observarlo unos momentos, le cerró los ojos.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 10/03/2010

Excelente mi amigo sergio cada dia me sorprendes más, me habias dicho que ya has escrito, después me informas que titulos tienes en el mercado amigo, un abrazo.

Julia Correa
Magisterio granada
Escrito por Julia Correa
el 10/03/2010

Gracias, Sergio!

Definitivamente, me gusta leer lo que escribes.

Con una descripción clara, concisa y precisa. Sin divagaciones ni reiteraciones. Creo que no sobra nada, pero tampoco falta nada.

Consigues mantener la atención y el interés desde el principio hasta el final, sin saltar ni una sola frase.

Graciela Román
Licenciatura en enfermería universidad...
Escrito por Graciela Román
el 10/03/2010
Destino - Final

Amigo es un orgullo que seas bueno y Argentino. Aqui se gesta un escritor.

P**** ****
Capital Federal, Arg...
Escrito por P**** ****
el 11/03/2010

Querido amigo. Tendrías que hacer una serie televisiva de suspenso con tus escritos.!
besos

raquel esther
Escrito por raquel esther
el 11/03/2010

Realmente muy bueno Sergio, toda la trama muy bien llevada, de principio a fin, las predicciones de la gitana nos tuvieron en suspenso.

Saludos

Sergio J. Roda
Operador de pc icat (instituto de capa...
Escrito por Sergio J. Roda
el 11/03/2010

Gracias por sus comentarios; de verdad me halagan demasiado.

Un abrazo a todos.

Alejandra Almirón Cartier
Artes visuales y diseño gráfico public...
Escrito por Alejandra Almirón Cartier
el 11/03/2010

Hola Sergio, gracias por invitarme a este grupo.

Me encantó tu cuento y cómo escribes, logras crear una atmósfera de suspenso y misterio.

FELICITACIONES y continúa escribiendo

Un abrazo

Loli González Prada
Todos los de egb san jose obrero
Escrito por Loli González Prada
el 13/03/2010

Qué destino más trágico ¡¡¡
¿Puedo decir que me parece que está muy comprimido?
Para mí, que se podía hacer más extenso. Tantos detalles en treinat líneas me parecen pocas para un buen relato con un final inesperado.
un besooo

María Antonia
Escrito por María Antonia
el 13/03/2010

Totalmente de acuerdo con la compañera Loli, es tan bueno, que treinta líneas, nos dejan con ganas de más. Anímate, escríbenos una novela con el mismo argumento. Tengo entendido que ya has publicado algunos de tus relatos.

Sergio J. Roda
Operador de pc icat (instituto de capa...
Escrito por Sergio J. Roda
el 13/03/2010

Loli, María antonia gracias por esas sugerencias. Veré que puedo hacer al respecto, por ahora lo dejaré así por falta de tiempo pero es tentadora la idea de ustedes.


Saludos.

Luis M.
Escrito por Luis M.
el 15/03/2010

Hola Sergio, la confianza, dicen aquí en España que da asco, es por eso me voy a permitir ser un poco más crítico con tu escrito si me permites. La idea es soberbia y muy bien estructurada, pero creo le sobra texto. Le das al lector todo ya "mascado". Yo la habría terminado en la frase: " La luz... Pensó Gustavo, olvidé... Encenderla... " El coloquio que le sigue le quite fuerza al relato.

Saludos

Addysa Gonzalez
Lic historia, finacista universidad de...
Escrito por Addysa Gonzalez
el 16/03/2010

Sergio, aunque en verdad hubiera sido mas impactante si lo hubieras terminado como indica Luis, la idea y la narracion me gustaron mucho,felicidades.

Sergio J. Roda
Operador de pc icat (instituto de capa...
Escrito por Sergio J. Roda
el 17/03/2010

Luis me gusta tu opinión; y muchas veces pasa que escribes mas de la cuenta y ahí es cuando un cuento comienza a perder fuerza; en un cuento no vale extenderse de más hay que colocar las palabras justas y me doy cuenta que en el desenlace no supe cuando retirarme a tiempo. Muchas gracias por hacermelo notar; ya veré que hago con ese final y ver qué frases sobran.

Saludos Luis y addysa

Luis M.
Escrito por Luis M.
el 17/03/2010

Bueno Sergio, solo te di una apreciación muy particular. En los miós (Mis relatos) he tomado cambios que me han indicado en algunas ocasiones serían positivos, pero en cuanto a la extensión, que muchas veces me dicen " Podías hacerlo más largo", soy de la opinión de guardarlos así como quedaron y mejorar en los sucesivos. Me sirven de tirón de orejas cuandolos vuelvo a releer.

Un abrazo