En este grupo En todos

Grupo de Mundo sin fronteras

ALVARO
Escrito por ALVARO
el 11/05/2011

Ver imagen en tamaño completo

ALVARO
Escrito por ALVARO
el 11/05/2011

CAMINEN QUE YO SEGUIRE SU HUELLA...

Cris Martinez
Diseño industrial universidad nacional...
Escrito por Cris Martinez
el 11/05/2011

HOLA ALVARO GRACIAS POR TU INVITACION AQUI TE DEJO MIS HUELLITAS



MIS HUELLAS

Si de pronto se rompiese

el silencio de una noche

tranquila y con estrellas,

es el ruido de la lluvia al caer

porque el cielo llora

presintiendo

nuestra despedida.

Si por aquellos

designios del destino

mi alma emprendiese

el largo viaje sin retorno

y no alcanzare

a proseguir tus pasos,

allí en los albores de lo eterno

voy dejando mis huellas marcadas

que nunca han de borrarse,

para que tu las sigas

y puedas encontrarme.

BEUNAS NOCHES
CRIS

gilberto
Escrito por gilberto
el 11/05/2011

Gracias alvaro por invitarme y comparto mi opinion,
creo que las huellas que traemos y algunas las plasmamos con el diarioo vivir y convivir con las personas , en las distintas etapas muchas veses son huellas tan profundas que no puedo ve el fondo de las mismas sin tener unplan para buscar
despues de mucho recorer encuentro u8n laberinto de caminos que me costara trabajo recorer los para encontrar esas huellas que busco , y en esa busqueda dejo otras huellas que me preguntare si realmente las deje para saber si he encontrado la explicacion a las que buscaba, ya lo dice una cancion caminabte no hay camin o se hace camino al andar y al andar se dejan huellas facilis ho dificiles de encontrar

saludos gracias alvaro

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/05/2011
Dejar huella



Somos buscadores de lo fundamental; tan solo hombres y mujeres capaces de decir que mientras estuvimos vivos elegimos el camino de comprender lo que nos rodeó. Quizás eso sea, ciertamente, dejar huellas... Porque lo verdaderamente trascendental de nuestras vidas no es tener que morir (lo cual es obvio) sino comprender que hemos vivido por algo y para algo y que nos vamos de este mundo sintiéndolo sinceramente así.
Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/05/2011
DEJAR HUELLA...
DEJAR HUELLA... : "Por donde pases, deja una huella. Para eso, no es necesario que pises fuerte, que te hagas notar con autoritarismo, que trates de llamar la atenci�n con bombos y platillos. No... No son tus voces de mando, ni tu aspereza, ni tu rigor lo que marcara el lugar que has ocupado en el trabajo o en tu casa. Sera.. Eso de ti que has dado con amor; la palabra al que necesitaba aliento; la sonrisa al que se acercaba a ti; el consejo
Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/05/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/05/2011
Huellas en la arena

Huellas en la arena

Las huellas, según el diccionario, son los rastros que dejamos . Uno de los deseos que más se repite en la humanidad es el de dejar huella en esta vida, no pasar desapercibidos, ser algo para alguien, influirlo de alguna forma.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/05/2011
  • Blog
  • Photos
  • Links
  • Friends
  • About
  • DEJA HUELLA x DOnDE PIsES..

    Wednesday, 28. November 2007, 11:40

    Anita

    Para eso, no es necesario que pises fuerte, que te hagas notar con autoritarismo, que trates de llamar la atención con bombos y platillos.

    No… No son tus voces de mando, ni tu aspereza, ni tu rigor lo que marcara el lugar que has ocupado en el trabajo o en tu casa.

    Será.. Eso de ti que has dado con amor; la palabra al que necesitaba aliento; la sonrisa al que se acercaba a ti; el consejo al que te lo pedía, la generosidad para comprender los motivos que llevan a algunos a cometer errores, a herir, a golpear.

    Cuando no te agradecen algo que has hecho por otro…piensa que no lo has hecho con sinceridad… pues siempre se agradece lo que es generoso, auténtico.

    Conozco mucha gente que sólo hace favores para que se los agradezcan, o para pregonarlos y que digan: “que bueno”, “que maravilla”.

    Esos no dejan huellas, ni corazones encendidos con lámparas votivas.

    Para dejar una huella, hay que quedarse un poco en lo que se hace; la tiza dibujando palabras en el pizarrón del grado, la esposa planchando la camisa del marido, la mano apretando con tibieza la manito del hijo…

    Para dejar una huella… chiquita como una corola de violeta, no importa su tamaño, sino el signo que indique que pasaste por alli.
    Por donde pases, deja una huella.
    Francis Avalos
    Comercio u.a.t.
    Escrito por Francis Avalos
    el 12/05/2011



    Hola Alvaro, gracias por invitarme a este debate, pienso que la unica forma de dejar una huella positiva es seguir las huellas del que no tuvo pecado del que no tuvo mancha e imitarlo a hacer lo bueno por la humanidad y no quedarnos con el don que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros.
    bendiciones
    francis

    Gertrudis Martinez Ulloa
    Licenciado en educacion instituto univ...
    Escrito por Gertrudis Martinez Ulloa
    el 12/05/2011

    Hermoso.... Gracias...


    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 12/05/2011
    Dejar huellas


    Echaba de menos esa mirada tuya. Sí, esa, esa misma. Cálida, afectuosa y, a la vez, cicerone y guía de mi mismo.
    Aún recuerdo aquella playa - ¿Te acuerdas tú? -, nuestros juegos de esquivar el agua entre carreras y risas amenizados por pausas súbitas con abrazos sin receta alguna incluidos. Para nosotros era muy temprano aún, para otros hubiera sido ya demasiado tarde.

    Como hoy, la luna aún se deja ver esa mañana grisácea, intentando robarle un poco de protagonismo a un sol que aún bostezaba con pereza.
    Ahora, camino descalzo por aquella arena. Paso a paso me inunda la duda de hasta dónde podríamos haber llegado, cuánto nos quedó por descubrir y cómo hubiera acabado todo. ¿Me seguirías ahora si me encontraras? ¿Estoy dejando alguna huella en ésta arena? ¿La llegué a dejar en ti?


    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 12/05/2011

    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 12/05/2011
    LAS HUELLAS EN LA ARENA


    Hace un tiempo, uno de mis grandes amigos y hermano me dijo: “ Un gran hombre deja huellas de su paso por la vida, cuando des un paso, trata de que sea firme y seguro para que dejes huellas y estas puedan ser seguidas por los demás”

    Dejar huellas en la vida significa hacer grandes cambios, ser optimista, emprendedor, con valores, también significa ser envidiado, odiado, denigrado, pero a pesar de todo, hay que dejarlas.

    Hace algunos años yo practicaba el deporte marcial más completo que pudiese existir en el planeta, por azares de la vida, dejé todo atrás y empecé de cero, la vida se ha encargado de enseñarme, de colocar en mi camino a las personas precisas para que yo pudiese seguir adelante, sé que no cualquiera se atreve a arriesgar todo, siempre preferimos la seguridad, la comodidad, lo conocido, lo desconocido nos aterra y por eso nos aferramos a lo conocido.

    Las personas con las que compartí una etapa de mi vida siempre se jactaron de que ellos eran lo mejor y yo simplemente lo he dejado al tiempo, debo admitir que no fue fácil, pues las personas que eran mis amigos y que se quedaron atrás, se encargaron de llenar de espinas mi camino, me difamaron, me atacaron, atacaron a mis estudiantes, sin embargo, gracias a ellos pude crecer, pues cada aguijón envenado que clavaban sirvió de estímulo para seguir adelante.

    Ellos siguieron en su nube, jactándose de ser los mejores, sin embargo, la vida los ha ubicado, pues sin darse cuenta (quiero creer), han seguido cada uno de mis pasos, exactamente todo lo que estoy haciendo es lo que tratan de hacer ellos. Si mis alumnos compiten en deportes de piso, ellos también lo hacen, si competimos en cualquier otra modalidad, ellos también lo hacen, como nosotros decidimos emplear armas en nuestro sistema, ellos también han decidido hacerlo, etc.
    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 12/05/2011
    Huellas que perduran en el tiempo
    Estamos llamados a dejar huellas que trasciendan en el tiempo... Estamos llamados a dejar huellas que trasciendan en el tiempo...

    Fernando Alexis Jiménez

    El barco llegó en la tarde, cuando el sol de Buenaventura es más intenso y en los muelles de la ciudad se aglomeraba la gente para apreciar las novedades de mundos tan remotos como la China, Asia o quizá Japón. Pero aquella nave transportaba algo diferente: treinta toneladas de explosivos. Iban con destino a El Callao, en el Perú, para su posterior distribución en Sudamérica.

    Estaban a quinientos metros del enmaderado en el que atracaban las barcazas pequeñas, cuando alguien advirtió una llamarada que iba tomando fuerza en el cuarto de máquinas. Sobra decir que en aquellos días marzo de 1938, los sistemas de extinción de incendios eran precarios y se limitaban, en el mejor de los casos, a un sinnúmero de baldes que iban pasando de mano en mano, a veces repletos y otras a medio llenar, hasta llegar al sitio en el que el fuego amenazaba propiedades y embarcaciones.

    -- Evacuen el barco... Evacuen el barco... — gritaba alguien desde la plataforma, mientras sus ojos --presas del pánico-- evidenciaban la intuición apocalíptica de que pronto todo terminaría, y que la explosión sería tan devastadora que no quedaría un alma de las quince mil personas que habitaban el próspero terminal marítimo.

    Solo dos marineros arriesgaron sus vidas para tratar, en medio del desespero reinante, de sacar el cargamento mar adentro. Los segundos contaban mucho. Hombres, mujeres y niños corrían en todas direcciones. El sol pintaba destellos anaranjados en las nubes que se perdían en el horizonte. La explosión no se hizo esperar. Los dos ingleses jamás regresarían a sus casas. No verían la mirada expectante de sus esposas al verlos llegar, ni sentirían el abrazo cálido de sus hijos al sentir su presencia cerca. Jamás habría un mañana. Murieron... Pero dieron vida a decenas de personas que nunca olvidarán su hazaña... Dejaron una huella imborrable

    Cris Martinez
    Diseño industrial universidad nacional...
    Escrito por Cris Martinez
    el 21/05/2011

    Cris Martinez
    Diseño industrial universidad nacional...
    Escrito por Cris Martinez
    el 21/05/2011





    CRIS

    Cris Martinez
    Diseño industrial universidad nacional...
    Escrito por Cris Martinez
    el 21/05/2011



    MIS KARIÑOS PARA TODOS
    CRIS

    Cris Martinez
    Diseño industrial universidad nacional...
    Escrito por Cris Martinez
    el 22/05/2011

    Rosa Rios
    Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
    Escrito por Rosa Rios
    el 29/05/2011
    Dejando huellas

    imagen Andres.gif

    "El odio es un veneno que corroe el alma de quien lo posee"

    DEJANDO HUELLAS

    Con pequeñas cosas,
    gestos,
    ternuras,
    mimos,
    sonrisas
    podemos muchas veces cambiar la vida de alguien
    y darle en un segundo de esperanza
    o hacer que brille su mirada
    o tocar su vida y dejar huellas para siempre.

    ¿De qué sirve pasar por la vida de la gente sin dejar huella alguna?

    ¿Sirve el dinero cuando la soledad,
    la enfermedad,
    el dolor nos hacen añicos el alma?

    No,
    no sirve.

    ¿Sirven los títulos,
    los honores,
    los premios cuando nos sentimos solos?

    No,
    no sirven.

    ¿Sirve cambiar la vida de alguien y regalarle una caricia,
    un decirle con la mirada:
    estoy aquí,
    un abrazo que lleve el calor a ese ser que lo necesita?

    Sí,
    sirve y mucho.

    Podemos transformar en segundos la vida de otra persona.

    No hace falta un titulo para ello,
    ni dinero,
    solo amor.

    Un corazón lleno de amor que solo busque dejar en otro ser una huella profunda.

    Seremos recordados por las huellas que dejamos
    y por aquello que dimos con amor.

    Sembremos solo amor.

    Seguramente cosecharemos más de lo que nos podemos imaginar.

    © Graciela De Filippis