En este grupo En todos

Grupo de Tradiciones indígenas

Ana
Escrito por Ana
el 30/05/2010

Preciosa historia la que cuentas Cristmar. Me ha gustado mucho, encierra espiritualidad, convencia en armonía, comprensión. Muchas, muchas cualidades humanas. En serio me ha encantado.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 30/05/2010

“Betiyeguagua significa en Camentsá e Inga “Hijo del Árbol” y es un personaje mítico de donde devienen los Camentsá actuales. Betiyeguagua fue castigado por la Madre Tierra y azotó al Valle de Sibundoy con un terremoto, que llevó a que se secara la gran laguna que existía. Betiyegua tuvo que exigirle a uno de sus nietos, quien provocaba los desórdenes en la comunidad porque dañaba y quemaba la naturaleza, que realice un viaje hasta el Cerro Patascoy a pedir perdón para que la Madre Tierra se tranquilice. El nieto regresó con un acompañante, el hijo de la Madre Tierra. Se llamaba Klestrinyé y su misión fue enseñarles las artes de la alegría. El les enseñó todo lo relacionado con la música, el baile y los vestidos. Cuando todos aprendieron a vestirse de colores, a tocar flautas, bombos y cachos, a cantar y a gritar de contentos, Klestrinyé ordenó que un día al año se debe festejar y agradar a los dioses. Ese día bailaron, cantaron y tomaron chicha hasta quedar dormidos por caminos y veredas. Klestrinyé dijo: “ese día se llamará en adelante Besknaté, el Día Grande, fiesta de la alegría y el perdón”. Cuentan que Klestrinyé murió en esta tierra y en su tumba nació un árbol cuyas flores abundantes y de múltiples colores, se utilizaron para perdonarse y alegrarse ese día que Klestrinye florecía”. William Daza.

Dark Crow (foro Tradiciones Indigenas)
Psicologo clinico universidad autónom...
Escrito por Dark Crow (foro Tradiciones Indigenas)
el 30/05/2010

Gracias por sus cuentos y comentarios. Presentaciones por favor hacerlas en el post correspondiente.
Y sip. Lamentablemente el cuento del buitre en varios lugares es realidad. Pero como diria Alce Negro en una ocasion: (No exactamente) "Es necesario que el hombre blanco conozca ls culturas indigenas no para incluirlo o se apropie de ellas como lo ha hecho con otras cosas, sino para que pueda comprender que hay algo mas que su pensamiento y sus ideas y preserve algo de otras culturas y no nos lleve a la muerte".

El primer paso para varias cosas es conocer el mal, pero aqui es conocer aquello que es afectado por este. Lo siguientes es actuar y luchar contra el mal. Y lo terero es no convertirse en el.
En otro foroe specializado (todavia no creado) para no mezclar cosas estare subiendo textos y cosas sobre estructuracion de proyectos productivos, asociaciones civiles y similares en relacion con la segunda linea de accion.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 31/05/2010

Fabricio, puedes aclararme tu spot anterior. No entiendo lo de la presentación, y ahora no sé si mis aportaciones eran correctas respecto a la tematica o no. Me lo puedes aclarar?

Gracias

Dark Crow (foro Tradiciones Indigenas)
Psicologo clinico universidad autónom...
Escrito por Dark Crow (foro Tradiciones Indigenas)
el 31/05/2010

No era para ti. Mas bien de una chica que se presento aqui y pregunt algo ajeno al post. Nuria, tu siguele como ibas.

Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino
el 31/05/2010

DONDE CASI TERMINA EL MUNDO

Adaptación de una leyenda Tehuelche

Dos Aonikenk al lago Cardiel

En el sur de la Argentina, donde casi termina el mundo, donde los inviernos tienden su manto blanco sobre las montañas, y los ríos y los lagos son tan claros que se les puede ver el alma, allí, cuando sopla el viento, suele ser implacable.

Hace mucho tiempo, había en esas tierras, más exactamente en la provincia de Chubut, una tribu de Tehuelches, dueños y señores del lugar que, cansados de los vientos despiadados que los azotaban, decidieron ir en busca de un lugar más reparado donde pasar el largo invierno. Para eso debían levantar el campamento.

- ¿Y Koonek? –preguntó Maún a su madre, mientras la ayudaba a desarmar el toldo que les servía de vivienda-. ¿Dónde está Koonek?

- ¿No estará dentro de su toldo? –dijo la mamá.

- No, en su toldo no está –contestó la pequeña.

Tampoco estaba en el rojizo bosque de lengas juntando leña; ni a orillas del río viendo saltar las truchas; ni en la loma buscando raíces para comer.

- No nos podemos ir sin ella –le advirtió Maún a su madre. Y, de golpe, todo el apego que sentía por la anciana se le amontonó dentro y parecía que se le quería salir por los ojos.

Noche tras noche, cuando la tribu entera se reunía alrededor del fuego, Koonek era la encargada de regocijar a grandes y chicos contando historias que los hacían reír o que los hacían llorar; que los hacían pensar y, sobretodo, les permitían soñar.

- Sin ella no habrá historias ni fogones, ¡No habrá noches! –concluyó Maún, sobresaltada, mientras seguía buscando a la anciana.

En eso, alguien la llamó desde atrás de una roca. Maún se acercó y vio a Koonek sentada y envuelta en su piel de guanaco.

- ¡Aquí estás! –exclamó la pequeña, sonriendo con toda la cara, y la anciana dijo con voz apacible: "Trae a tu madre, Maún".

Y Maún fue y volvió enseguida de la mano de su madre.

- Ya estoy muy vieja para cambiar de lugar, mis piernas me dicen que están cansadas – les explicó Koonek -. Me voy a quedar aquí. Pero no se preocupen por mí que me las arreglaré muy bien.

- Te vamos a extrañar –dijo la mamá tomando las manos de Koonek entre las suyas. Maún miraba el suelo, no para buscar algo sino para que no se le viera la tristeza.

- Pero... -alcanzó a decir Maún, que había puesto una mano sobre la falda de Koonek pero no se atrevía a mirarla y menos a decirle que tenía miedo de no volver a verla.

- No temas, pequeña. Ustedes se van y mi voz y mis cuentos se van con ustedes. Cuando los árboles se vistan otra vez de verde y el sol caliente de nuevo la tierra, vuelvan que aquí estaré, feliz de volver a verlos –concluyó la anciana para reconfortar a Maún, a quien la unían fuertes lazos.

- Pero yo quiero que Koonek venga con nosotros –le dijo Maún a su padre, mientras cargaban los bultos para abandonar el lugar.

- Todos le tenemos mucho afecto, hija. – afirmó su padre-. Por eso debemos respetar su decisión.

La pequeña y sus padres fueron los primeros en acercarse a saludar a la anciana antes de partir. De a poco, toda la tribu pasó por su toldo a despedirse y cada uno le llevó comida y leña para que tuviera hasta que ellos regresaran.

Mientras se alejaban, Maún miraba cada tanto hacia atrás y saludaba a Koonek con su mano en alto. La anciana le devolvía el saludo con su dulce mirada.

Cuando desaparecieron en la lejanía, Koonek quedó sola.

Desde ese día, todas las tardes se sentaba fuera del toldo, con sus largos cabellos blancos recogidos en una trenza, a observar a las golondrinas, los chorlos, las cotorras y los gorriones que hurgaban el suelo buscando alimento. Y tanto estar quieta observándolos que los pájaros se le acercaban ya sin ningún temor, y hasta se posaban en sus hombros o en su falda.

Ahora que no podía oír las voces de su gente tenía al menos el bullicio de las pequeñas aves. Pero ya estaba entrado el otoño, y aun hurgando constantemente el suelo, encontraban cada vez menos alimento. Hasta que, al recrudecer el frío, no tuvieron más remedio que volar a otras tierras, dejando a Koonek en el silencio absoluto, sólo interrumpido por el soplido del viento.

Pronto empezaron a caer las primeras nieves y la anciana no tuvo más remedio que encerrarse en el toldo, taparse con las pieles y esperar a que dejara de nevar. Entonces se llenaba de recuerdos: los más frecuentes tenían que ver con su pequeña y querida Maún. A veces, el silbido del viento parecía traerle su voz llamándola: " ¡Koonek! ¿Dónde estás, Koonek?"

- Las fuerzas me están abandonando. No sé si resistiré hasta la primavera. Si pudiera acelerar el tiempo y hacer que mi gente vuelva –pensó, una mañana, Koonek mientras se asomaba fuera del toldo y contemplaba la inmensa y blanca soledad. La nostalgia le nubló la vista y se transformó en pesadas lágrimas que al caer desaparecían en el suelo nevado. Hasta que de tanto caer una encima de otra, hicieron un orificio en la nieve. Al rato, por el orificio empezó a brotar una planta que se transformó en un arbusto espinoso repleto de pequeños frutos azulmorados.

Con la nariz congelada y los ojos llenos de asombro, Koonek se volvió a sentar dentro del toldo. Estaba tratando de explicarse lo sucedido, cuando escuchó un enorme bullicio afuera y salió a ver qué pasaba. El arbusto espinoso estaba cubierto de chorlos, golondrinas, cotorras y gorriones que se deleitaban comiendo los delicados frutos.

- ¡Coman todo lo que quieran, amigos! –exclamó Koonek alborozada, viendo que aquí y allá estaban creciendo nuevos arbustos.

Al día siguiente, milagrosamente pues era pleno invierno, el sol calentó de nuevo la tierra, derritiendo la nieve, y los árboles despertaron y se pusieron a reverdecer. La gente de la tribu volvió para establecerse de nuevo en el lugar. Lo primero que hicieron Maún y sus padres fue buscar a Koonek para saludarla.

- ¿Has visto, Maún? Aquí estoy, como te había dicho, caminando sobre la tierra –dijo la anciana, luego de los saludos.

- ¿Me cuentas un cuento, Koonek? –preguntó Maún, que no podía esperar a la noche para escucharla en el fogón.

- Ven –propuso Koonek, que nunca se negaba a un cuento -. Te contaré el milagro de los arbustos espinosos.

Y, tomadas de la mano, caminaron a sentarse sobre unas piedras.

El arbusto había logrado que todos regresaran y se deleitaran con sus frutos con los que, luego, los hombres prepararon exquisitos dulces. Los Tehuelches, dueños y señores del lugar, lo llamaron koonek o calafate, en memoria de la anciana de los encantadores cuentos.

Desde entonces, dicen en el sur, allí donde casi termina el mundo y cuando sopla el viento suele ser implacable, dicen, pues, que todo aquel que llega y prueba el calafate se queda para siempre o es inevitable que vuelva.

Maria Mercedes Martinez Hernandez
Profesora de jardine de niños escuela...
Escrito por Maria Mercedes Martinez Hernandez
el 01/06/2010

Hola gracias p`por aceptatrme en el grupo, he leido los aportes y realmente es una delicia el leer tantas cosas peculiares y hermosas de diferentes sitios y dialectos tan ricos y floridos con una exquisites especial, voy a buscar algo hermoso y os lo envio es sobre consejos de madres y padres a hijos antes de casarse no se , no recuerdo si es en nahuathl pero es una belleza un saludo a todos los participantes

Beatriz Bassino
Enfermería profesional, administración...
Escrito por Beatriz Bassino
el 01/06/2010

AMUTUY SOLEDAD.


Ahí están festejando
La conquista de ayer
Con mi propia bandera
Me robaron la fe
Los del Remintong antes
Y sus leyes después
Pisotearon mis credos
Y mi forma de ser
Me impusieron cultura
Y este idioma también
Lo que no me impusieron
Fue el color de la piel
Amutuy Soledad,
Que mi hermano me
arrincona, sin piedad
Vámonos que el alambre
y el fiscal pueden más
Amutuy sin mendigar
Ahí están festejando
Los del sable y la cruz
Como me despojaron
Sin ninguna razón
Sometiendo a mi raza
En el nombre de Dios
Con qué ley me juzgaron
Por culpable de qué
De ser libre en mi tierra
O ser indio tal vez,
Qué conquista festejan
Que no puedo entender
Amutuy Amutuy Amutuy
Vámonos sin mendigar

Dark Crow (foro Tradiciones Indigenas)
Psicologo clinico universidad autónom...
Escrito por Dark Crow (foro Tradiciones Indigenas)
el 01/06/2010

Maria: Si es en nahuatl aunque la version que suele crcular por a red esta obviamente en español. Sera bienvenida tu aportacion.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Beatriz, realmente un poema o cancion desgarrador. Con frecuente referente a este tema yo me cuestiono lo mismo.

Poemas prehispanicos del Perú

Lírica quechua: no es una poesía singular sino de comunidad cuyos temas principales son el culto a la tierra, celebración del éxito militar, el culto a los dioses. En los tiempos más antiguos se solía acompañar de música.

Ejemplo: “Kayllallapi “al cantito

puñanki dormirás.

chaupi tutan Media noche

hamurayki” yo vendré. ”

Lírica coral: el “Haylli”: eran expresiones alegres que presidían festejos religiosos, militares o campesinos. Se <<cantan>> o recitan en coro.

      • Tema religioso: “ Yo soy rico en plata,

yo soy rico en oro;

de Viracocha, el creador,

yo soy su adorador. ”

      • Tema militar: “Beberemos del cráneo del traidor;

de sus huesos haremos flautas;

de su piel haremos un tambor;

usaremos sus dientes en un collar;

después bailaremos. ”

    1. Lírica íntima: el “Harawi”: es la poesía popular. Tiene los siguientes subgéneros:

      • Aymoray: canto de las siembras y de las cosechas. Ambiente campesino.

      • Huacataqui: composición pastoral. Figuras de animales domésticos.

      • Urpis: amor a la familia, tierra y hogar; es nostálgica, lamentosa por el sentimiento de los indígenas que tenían que marcharse de su pueblo para ir a trabajar a otro, pero con esperanza de volver al hogar:

“Con el fuego sagrado

llegará el día de reunirnos

entonces con nuestros amigos

tendremos fiesta y alegría. ”

      • Elegías: se distinguen dos tipos de composiciones, el “ayataqui” que es el canto de la muerte y el “wanka” que es la expresión del dolor ante la muerte. Ejemplo de wanka :

¿Qué árbol me prestará ahora

su sombra?

¿Qué cascada me dará su canción?

¿Cómo he de poder quedarme

tan solo?

El mundo será un desierto

para mí... ”

      • Aranway: composición sarcástica, irónica, burlesca.

      • Wawaki: se recitaban en las festividades de la Luna, se aprecia un refinamiento poético dentro de las expresiones campesinas.


Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Ollantay

Ollanta es uno de los mejores generales del inca Pachacútec, quien en recompensa de sus triunfos lo ha nombrado gobernador del Antisuyo. Ollanta es un guerrero victorioso, pero no pertenece a la alta aristo­cracia incaica. Sin embargo, se ha enamorado de una hija del Inca, la princesa Cusi Coyllur, con la cual incluso se ha casado en secreto. Aconsejado por el sumo sacerdote Huillca Umac, en una entrevista a solas con Pachacútec, le recuerda los grandes servicios que le ha prestado y pide en recompensa la mano de Cusi Coyllur. Pachacútec se muestra indignado por las pretensiones de un hombre de origen social inferior y rechaza airado el pedido.

Pachacútec decide castigar a los amantes y manda encerrar a Cusi Coyllur en un calabozo del Aclla Huasi. Ollanta consigue evitar el castigo huyendo hacia el Antisuyo, donde logra organizar una gran rebelión contra la autoridad del Inca. La lucha entre los rebeldes y las tropas incaicas se prolonga por largos años. Muere el inca Pachacútec y le sucede su hijo Túpac Yupanqui. Rumi Ñahui, general de las tropas del inca, planea entonces capturar a Ollantay, y le hace creer que ha caído en desgracia y ha abandonado la causa del inca. Se gana la confianza de Ollantay y aprovechando la oportunidad de una fiesta, logra hacer entrar a sus tropas en la fortaleza de Ollantay y capturarlo junto con sus lugartenientes. Ollanta es conducido ante Túpac Yupanqui y cuando parece que va a ser ejecutado, el inca le perdona la vida e incluso le confiere nuevos cargos. Aparece entonces en escena Ima Sumac, hija de Cusi Coyllur y Ollantay, nacida cuando su madre estaba en prisión y su padre luchaba en el Antisuyo. Ima Sumac pide al inca la libertad de su madre prisionera. En el Aclla Huasi, Ollantay reconoce a su mujer y Túpac Yupanqui a su hermana. La obra culmina con la feliz reunión de los esposos gracias a la generosidad de Túpac Yupanqui.


Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Fabricio algunas veces es dificil decidir si una historia es un cuento o un mito, así que el resto lo pondré en el debate de mitologia que creo es el que le corresponde.

Luego vuelvo con poesias si encuentro alguna.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Nací como lirio en el jardín y así fui criado, y como

había que envejecer, envejecí, y como había de morir, así

me sequé y morí.



Pachacuti Inca, su autor, fue hijo de Viracocha Inca,

quien construyó la residencia Nunca Morirá, hanan huanuco,

y no murió. Huayna Capac, nieto de Pachacuti, conocerá las

invisibles vanguardias de la invasión muriendo de viruela

cuando los extranjeros aún no habían pasado de las

Antillas. Instituyó el culto de los muertos que hasta hoy

realizamos en Noviembre. Es el ciclo de los Incas que

extienden el mundo a la comunidad de los muertos.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Tu eres noble del Cuzco, yo soy noble de Colla. Juntos

beberemos y comeremos sin que nadie intervenga. Yo soy de

los que usan asiento de plata; tu, de los que usan de oro;

tu eres de los que adoran a Viracocha, preceptor del

mundo; yo soy de los que adoran al Sol.


Capac Yupanqui fue el inca que intuyó la presencia de

Pachacamac Viracocha, razón silenciosa que rige los ciclos

constantes del universo, causa del sol, del mundo, del que

el sol y el mundo son su huella.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010


Instigador de la mentira, demonio furibundo, en mis

momentos de desdicha y de extravío y de alucinación, a ti,

maestro de los adversarios del Cuzco poderoso, te rendí

adoración con toda mi entereza, con todo mi poder, en

holocaustos y festines, y todo lo sacrifiqué por ti,

maestro de ladrones avaros. Quizá vosotros, malvados y

ruines, sois los malignos adversarios que ha venido

persiguiendo el Creador de los hombres. Ojalá que así

siempre y con estas palabras todos mis hijos y mis nietos

se dirigieran a vosotros. Y este siervo sumiso de

Viracocha, educador del mundo, supremo juez que siempre

alcanza, a vosotros, maestros del mal, siempre os deteste.



Pachakuti Yamki Salkamaywa escribe este poema ya sometido

el Cuzco.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

¡Oh, Dios soberano, poderosa raíz del ser! Señor, que

dijiste: Sea éste hombre, sea ésta mujer. Creador de todos

los elementos, ¿Donde estás? ¿Acaso no podría verte? ¿Está

arriba o abajo o en el medio tu trono soberano?

Contéstame, tu que extiendes el mar del cielo y que

también afirmas el mar de la tierra. Gobierno del mundo,

Señor, creador del hombre, nosotros tus siervos, con

nuestros ojos entreabiertos dirigidos hacia ti, ansiamos

verte. Cuando pueda ver y saber y entender y meditar, tu

me verás y me conocerás. El sol, la luna, el día, la

noche, el otoño, la primavera no son en vano; obedecen a

un mandato, de modo pensado y cabal llegan. ¿Quién eres,

tu, que me concediste el cetro imperial? Contéstame,

escúchame, antes que caiga rendido, muerto.



He aquí la teología de Pachacamac Viracocha en su pureza,

expresada por voz del inca.

La intuición del Inca Capac

Yupanqui, equilibrada por Inca Roca, por Yahuar Huacac,

llega a su apogeo, lanza su canto angustioso en busca de

una respuesta.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Del creador del hombre serías, dicen, mayordomo y siervo.

Recuérdame, tu que me colocaste como rey del Cuzco, Señor,

Tarapaca Tunapa. Aunque me muero, al que hiciste rey no

olvides. Y cuando muera, piensa en mi ánima y dale

fortaleza y sustento. Si me permitieras saber quien eres,

¿Podrías ser tu el que derrota y espanta a los genios del

mal? ¡Ojalá pudiera conocerte y saberlo todo! Tu, que me

hiciste de arcilla y me formaste, repara en mi. ¿Quien

eres? Ya soy viejo, de tierra y agua.

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

Por si se me habia olvidado comentarlo, son poesias incas. Como estas de autor desconocido:

"Las gotas de agua

que en las flores amanecen

son lágrimas de la luna

que de noche llora."


"Una llama quisiera

que de oro tuviera el pelo.

brillante como el sol,

como el amor, fuerte;

suave como la luna

que la aurora deshace

para hacer un quipu

en el que marcaría

las lunas que pasan,

las flores que mueren."


" ¿Dónde estás, mi urpi?

De noche y de día te busco.

Acaso lloras, perdida

por una "jalca" lejana

sin tener como volver.

Pregunto a todos por ella:

tal vez encuentre su rastro

para correr en su busca.

¿Dónde estás, mi urpi?

De noche y de día te busco"

Nuria Cugota Gomez
Bachillerato gili y gaya
Escrito por Nuria Cugota Gomez
el 01/06/2010

n este poema, también traducido del quechua por Jesús Lara, la separación se produce por la negativa de los padres de la muchacha a entregarla como esposa al poeta:

......................................................................

"Si fuera flor de chinchircoma

en mis sienes y en el vaso de mi corazón

te llevaría.

Pero eres un engaño

igual que el espejo del agua.

Igual que el espejo del agua, ante mis ojos

te desvaneces.

¿Te vas, amada, sin que nuestro amor

haya durado un día?

He aquí que nos separa

tu madre desleal para siempre

He aquí que la enemistad de tu padre

nos sume en la desgracia.

¡Cómo el recuerdo

de tus ojos reidores me embeleza!

¡Cómo el recuerdo de tus ojos traviesos

me enferma de nostalgia!..."