En este grupo En todos

Grupo de Música y poesía

Vanybel Mar
Experto: interpretación teatral
Escrito por Vanybel Mar
el 16/05/2013

EL HORMIGUERO MAS GRANDE DEL MUNDO


Debajo de una encina, justo en medio del prado más hermoso que existe en primavera, está el hormiguero más grande del mundo.

Hace mucho tiempo en otro prado parecido a este había muchos hormigueros diferentes. Unos más grandes que otros pero todos llenos de hormigas. Todas querían tener el mejor hormiguero de la comarca. Pero la lluvia no se dio cuenta de eso y empezó a caer y caer hasta que los hormigueros desaparecieron.

Imagina cuántas hormigas sin casa. En aquél prado inundado no podían volver a vivir y decidieron buscar un lugar mejor.

Lo encontraron y llegaron a un bello prado soleado, lleno de mariposas, escarabajos, flores y hierba fresca.

Algunas hormigas, las más trabajadoras, se pusieron manos a la obra, hasta que una hormiga les dijo:

- ¿Porqué no unimos nuestras patas y hacemos un solo hormiguero?. Grande, pero donde podamos vivir todas juntas. Si hacemos eso, viviremos mejor y acabaremos el trabajo antes.

Todas las demás hormigas se miraron: ¿Colaborar todas juntas? , decían. Pero si somos diferentes.

- ¿En qué? Preguntó la hormiga.. Y no sabían la respuesta.

¡Colaborar todas juntas! , qué idea tan fantàstica. Trabajaban de dia con la luz del sol y de noche con la de la luna y la compañía de los búhos. Enviaban exploradores a buscar la mejor cosecha de cereales, las mejores casas del pueblo para encontrar el pan recién hecho.

Al cabo de unas semanas tenían el mejor hormiguero. Nunca una hormiga había visto algo así. Era tan grande que había más habitaciones y galerías que hormigas. Pero disfrutaban tanto de colaborar juntas que siempre tenían un lugar para hormigas viajeras que estaban de paso.

Por eso, m ira bien donde pisas cuando paseas. Puede ser que pienses que estás encima de un montón de tierra y sea el hormiguero más grande del mundo.


Autora: Susanna Arjona Borrego.


Vanybel Mar
Experto: interpretación teatral
Escrito por Vanybel Mar
el 16/05/2013

EL PAJARITO AZUL

Cuenta la historia que vivían en un árbol, un pajarito azul y su madre. Era este un pájaro valiente y juguetón.

Mamá pájaro le enseñaba todas las mañanas a volar, desde la rama más alta de su árbol y le decía que cuando aprendiera no saliera de aquella zona porque podía ser muy peligroso.

Cierto día el pajarito azul desobedeció a su madre y se alejó demasiado del árbol.

De pronto, cuando menos se lo esperaba, un lobo empezó a perseguirle para comérselo. El pajarito azul se escondió dentro del caparazón de una tortuga que pasaba por allí y el lobo se fue porque no le encontraba.

Entonces, el pajarito azul le dio las gracias a su nueva amiga y esa tarde le invitó a su árbol a merendar.

La tortuga que no tenía amigos porque era muy lenta, aceptó ir al árbol del pajarito azul y se lo pasó tan, tan, tan bien, que se quedó a vivir en una charca que había bajo el árbol y... Fueron felices y comieron lombrices.


Autora: Lola de Lara Dominguez.



Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
Promotora de salud-taller de primeros ...
Escrito por Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
el 17/05/2013

LA HISTORIA DEL LÁPIZ
El niño miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado, le preguntó:
– ¿Estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, quizá, una historia sobre mí?
El abuelo dejó de escribir, sonrió y dijo al nieto:
–Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.
El niño miró el lápiz, intrigado, y no vio nada de especial.
– ¡Pero si es igual a todos los lápices que he visto en mi vida!
–Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán de ti una persona por siempre en paz con el mundo. Primera cualidad: puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. A esta mano nosotros la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.
Segunda: de vez en cuando necesito dejar de escribir y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final está más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.
Tercera: el lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.
Cuarta: lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.
Finalmente, la quinta cualidad del lápiz: siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida dejará trazos, e intenta ser consciente de cada acción.

(Paulo Coelho, el El Semanal, nº 882,

Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
Promotora de salud-taller de primeros ...
Escrito por Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
el 17/05/2013

LA VASIJA CON RAJADURAS
Cuenta la leyenda india que un hombre transportaba agua todos los días a su aldea usando dos grandes vasijas, sujetas en las extremidades de un pedazo de madera que colocaba atravesado sobre sus espaldas.
Una de las vasijas era más vieja que la otra, y tenía pequeñas rajaduras; cada vez que el hombre recorría el camino hasta su casa, la mitad del agua se perdía.
Durante dos años el hombre hizo el mismo trayecto. La vasija más joven estaba siempre muy orgullosa de su desempeño, y tenía la seguridad de que estaba a la altura de la misión para la cual había sido creada, mientras que la otra se moría de vergüenza por cumplir apenas la mitad de su tarea, aun sabiendo que aquellas rajaduras eran el fruto de mucho tiempo de trabajo.
Estaba tan avergonzada que un día, mientras el hombre se preparaba para sacar agua del pozo, decidió hablar con él:
-Quiero pedirte disculpas ya que, debido a mi largo uso, sólo consigues entregar la mitad de mi carga, y saciar la mitad de la sed que espera en tu casa.
El hombre sonrió y le dijo:
-Cuando regresemos, por favor observa cuidadosamente el camino.
Así lo hizo. Y la vasija notó que, por el lado donde ella iba, crecían muchas flores y plantas.
- ¿Ves como la naturaleza es más bella en el lado que tú recorres? –comentó el hombre-. Siempre supe que tú tenías rajaduras, y resolví aprovechar este hecho. Sembré hortalizas, flores y legumbres, y tú las has regado siempre. Ya recogí muchas rosas para adornar mi casa, alimenté a mis hijos con lechuga, col y cebollas. Si tú no fueras como eres, ¿Cómo podría haberlo hecho?


"Todos nosotros, en algún momento, envejecemos y pasamos a tener otras cualidades. Es siempre posible aprovechar cada una de estas nuevas cualidades para obtener un buen resultado".


(Autor: Paulo Coelho. Publicado en "El Semanal", nº 729.)

SERGIO JULIO
Escrito por SERGIO JULIO
el 17/05/2013

La radio embrujada



Sentado frente a la ardiente chimenea, el viejo Rodríguez escuchaba los tangos
Que le roncaba su antigua radio. Al viejo le gustaba coleccionar todo tipo de
Objetos antiguos. Asía unos días que había adquirido aquella radio, pero ya
Era uno de sus “tesoros” favoritos.

Como ya era un poco tarde y la noche estaba muy fría, apagó la radio y se fue
A acostar. Despertó al oír música, la radio estaba encendida. Prendió la
Veladora y buscó sus lentes, salió de su habitación bostezando. Recordaba que
La había apagado, pero desde hacía un tiempo había aprendido a desconfiar de
Su memoria, su edad solía pasarle la cuenta.

Cuando llegó a la habitación en donde estaba la radio, vio algo que lo dejó de
Boca abierta. Iluminados por la luz de la chimenea, un grupo de parejas danzaban
Al son de la música. Vestían trajes antiguos y refinados, se movían con gracia y
Atravesaban los muebles como si no existieran, eran fantasmas. De repente
Comenzaron a danzar mas rápido, se movían con ritmo vertiginoso, giraban,
Se movían de un lado al otro, cambiaban de pareja, todo con mucha rapidez,
Como si el tiempo estuviera acelerado.
El viejo Rodríguez reunió coraje y apagó la radio, las parejas fantasmas
Desaparecieron. Decidido a no conservar aquel objeto embrujado,
Arrojó la radio al fuego de la chimenea.

de autores anonimos

Laura
Escrito por Laura
el 17/05/2013

Las mentiras

porto.gif (13189 bytes)

Te beso.


Me abrazas.


Nos mentimos.



Fragancias se entrelazan con la penumbra que nace de nuestras miradas cabizbajas. Nos atrapan y nos retraen hacia el otro, pero caminamos contracorriente sin dejar ver las lágrimas que se deslizan por nuestras mejillas y las grietas que se forman en nuestros corazones.


Aquel atardecer en que nuestras miradas se encontraron por primera vez… Con superficiales palabras llamaste mi atención; no la suficiente, vale aclarar. Resoplé tus vagos intentos de aproximación, por lo que te asomaste decididamente al tomarme del rostro. Me estremezco; me queman tus yemas en el rostro.


Alguna noche te transmití mis esperanzas de detener los numerosos desencuentros que el amor plantaba como minas bajo mis pies descalzos. Recuerdo que reíste suavemente al ritmo de mis latidos y me tomaste de la mano. Como si no bastara el haber tomado mi vida; ya lo habías logrado, sí, raptar mi existencia y encapsularla en un vestidor de murallas, de impedimentos.


Te miento, pero quiero que sepas que fingir un planteamiento de historias entre tú y yo es un armamento que la vida construye entre risas maliciosas… No soy yo la que planeaba anclarme a tus andares aquel atardecer, aquella noche, para estar en este crepúsculo pensando y explicándome cómo es que no te amo y nunca lo haré, cómo no podría enamorarme de tus burdos placeres y falaces atracciones, cómo me disgustan tus desamores fugaces y tus miradas desde la puerta de mi habitación.


A veces te vas, yo siempre me quedo. Pero quieta jamás; me doy la vuelta, te cierro el paso, y me miento. Quizás yo soy la que me planto las minas. Tal vez mis murallas vengan pre fabricadas con esa obsesión que tienen las personas por ese pecado llamado amor. De repente jamás seremos lo que anhelamos ser.




Pero, lo que sí… Siempre queda la posibilidad de levantar la cabeza y volvernos a mirar con sinceridad.

porto.gif (13189 bytes)

Laura
Escrito por Laura
el 17/05/2013

Me dijeron que a mi lápiz le quedaba poca tinta pero no les creí...... mpph.gif (3239 bytes)

Laura
Escrito por Laura
el 17/05/2013

Cuento Corto: Las aventuras de Pasado, Presente y Futuro
ANI3DhrRedBarC.gif (4505 bytes)

Presente: ¡Ábreme o tumbaré la puerta!, ¡Se que están juntos!

Pasado salió de la cama y se asomó por la ventana. Presente estaba furico porque futuro lo había abandonado.

Pasado: ¡Nos descubrió! , te dije que se daría cuenta tarde o temprano. ¿Que piensas hacer?

Futuro: No puedo darle la cara, es que simplemente me cuesta dejarte…

Pasado: Decidiré yo entonces, no puedes seguir huyendo de presente. El te busca por todos lados, esta agotado…

Futuro: ¿Y si me olvidas?

Pasado:Me tocará hacerlo, no puedo esclavizarte a los recuerdos y presente sufre mucho por eso.

Futuro se levantó y abrió la puerta. Miro a presente sentado en el piso y le dijo:

Futuro: Párate, ya no tengo nada que hacer aquí. Tengo mucho que ofrecerte y pasado no lo aprovechó, así que te lo daré a ti porque eres mi presente. ANI3DhrRedBarC.gif (4505 bytes) ANI3DhrRedBarC.gif (4505 bytes)

Christiane ,
Escrito por Christiane ,
el 17/05/2013

¡Hola! Leyendo , Leyendo









Joél Kardín Ospino
Arquitectura universidad santo tomas d...
Escrito por Joél Kardín Ospino
el 17/05/2013

Saludos para todos.

LA PRINCESA QUE NO ERA.

Un príncipe, no de sangre azul pero tampoco roja por ser plebeyo, esperó hasta que llegara la hora de encontrar a su bella princesa. Del momento más inesperado surge la imagen viviente como flor intocable y de aromas emergentes que a su corazón embrujaba. Tras dos años de encanto y pureza sin tener el más mínimo mal pensamiento, la lleva al altar como joya intocable; el corazón del príncipe era tan fuerte , que venció la muerte cuando las tinieblas quisieron arrebatarle la vida, al conocer lo más inesperado: el momento que felicitaban a los pequeños pajes que llevaban las argollas de su madre que en ese momento se casaba con un príncipe. El amor era tan grande y sincero que estuvo por encima de todo y aun así se casaron y fueron felices por siempre.
Para los amores verdaderos. Joél.



Christiane ,
Escrito por Christiane ,
el 18/05/2013







Christiane ,
Escrito por Christiane ,
el 18/05/2013























Joél Kardín Ospino
Arquitectura universidad santo tomas d...
Escrito por Joél Kardín Ospino
el 18/05/2013

El Doctor que enloqueció de pena.

En cierta ciudad en época de guerra, había un Doctor que curaba enfermos y heridos; la guerra se extendió a lo largo de la región, por lo cual sus servicios fueron solicitados a una tierra muy lejana mientras su amada esposa también Doctora con su pequeño hijo, cuidaba de los enfermos de su ciudad; El Doctor en su primer viaje permaneció una semana, y cada vez que era solicitado, duraba más tiempo sucesivamente. En su último viaje llevaba cerca de dos años que no regresaba a los brazos de su amada esposa, mientras su hijo ya cumplía los 5 años de edad. Su enamorada esposa preocupada, decidió viajar para saber de su esposo, y cuando llegó con su hijo, lo encontró en brazos de su amante enfermera, quien en todo ese tiempo fue arrebatando el corazón del Doctor. Su esposa huyo junto con su hijo al no poder resistir lo que sus ojos veían y lo que su corazón no pudo aceptar; La amante enfermera murió de una penosa enfermedad, y el Doctor anda vagando por el mundo, tratando de encontrar a su amada esposa Doctora y a su hijo y así poder curar el mal que lo atormentaba. Cuenta la historia que el Doctor enloqueció, mas nunca la halló. Para los que dejan el amor de su vida por una ilusión pasajera. Joél.
(otra pequeña historia de amor, original y de inspiración de Joél Kardín Ospino).

Joél Kardín Ospino
Arquitectura universidad santo tomas d...
Escrito por Joél Kardín Ospino
el 18/05/2013

UN AMOR IMPOSIBLE HASTA LA MUERTE

Una joven y bella doncella de familia acomodada, conoce repentinamente al hombre que se adueñara de su corazón para siempre; su Familia a descubrir que aquel hombre era un pobre de profesión pintor quien constantemente más la enamoraba obsequiándole flores pintadas en un lienzo mes tras mes, decide llevársela lejos para que nunca más volviera a verlo; Ella tanto como él prometieron que su corazón y ese inmenso amor que se tenían jamás pertenecería a otra persona respectivamente. El llanto diario de la joven doncella era consolado con las flores pintadas en los lienzos que sin falta él le enviaba según una promesa para que ella nunca lo olvidara. Mas un día después de tanto tiempo, él muere de pena al saber que no podía volver a verla; diez años más tarde ella muere de vejez y en todo ese tiempo las lagrimas cayeron sobre las flores pintadas en el lienzo que nunca dejaron de llegarle mes tras mes. (Un amor para este mundo y el más allá). Joél.

Laura
Escrito por Laura
el 19/05/2013

Había Una Vez quería abandonar el cuento, y Colorín, colorado lo siguió....

Laura
Escrito por Laura
el 19/05/2013

Hace mucho tiempo existió un dragón que quería ser el más grande y fuerte de todos. Hubo una noche en que el dragón observó la luna, y al verla tan bella y majestuosa, deseó devorarla. Se disfrazándose de nube y sigilosamente se metió entre las estrellas. Cuando, aún siendo nube, la tragó, se percató que la luna seguía brillando dentro de él. La sensación lo hizo rugir en el cielo nocturno; y así la luna comenzó a derretir al dragón desde dentro, precipitando una gran tempestad. El dragón llovió por noches y días enteros, desatando una tormenta como no se recuerda. De esta forma, en algunas culturas que cuentan esta historia, se canta la


Canción de la Tempestad.

Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
Promotora de salud-taller de primeros ...
Escrito por Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
el 21/05/2013

El Sol

Un nuevo día había llegado y nuestro amigo el Sol ya estaba listo para salir.

Desde bien temprano, ya estaba preparándose para que el día fuera " Un Gran Día ".

Sin darse cuenta llegó su hora y el cielo se vistió de luz y color.

Nuestro amigo el sol estaba muy contento, pues ninguna de esas nubes traviesas habían venido a tapar su resplandor hoy.

Desde el cielo, veía a los niños jugar y reír en el parque, la playa... Y se sentía feliz porque sabía que en parte era gracias a él.

Observando a un grupo de niños, escuchó como contaban lo que iban a hacer cuando se hiciera de noche, el Sol escuchó muy atento como uno de esos niños decía: " Que ganas tengo de que se haga hoy de noche, porque son las fiestas de mi pueblo y esta noche van a celebrarlo, llenando el cielo de brillante cohetes, cohetes que son como estrellas..."

El Sol se puso muy triste y no quiso seguir escuchando. El también tenía ganas de ver esos cohetes, pero sabia que no podía ser.

Llegó la noche y el Sol se escondió. Esa noche estuvo muy triste pensando en lo bien que se lo estaría pasando todos viendo esos bonitos cohetes.

Tan triste estaba que estuvo varios días sin salir, se pasaba todo el día escondido.

Un día cansado de esa soledad decidió salir y se dio cuenta de que todos al verle estaban muy contentos y se notaba que le habían echado mucho de menos.

Entonces se sintió muy feliz y se dio cuenta de que, aunque no siempre podemos hacer lo que nos gusta debemos sentirnos felices de lo que somos e intentar que todos los demás también lo sean

Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
Promotora de salud-taller de primeros ...
Escrito por Maria Del Carmen Balmaceda Arguello
el 21/05/2013

Aburrimiento



La lluvia cae sin cesar sobre el parque desolado del inmenso castillo. Los pájaros asustados se esconden debajo de los cobertizos y los cisnes blancos del estanque se refugian en una cabaña que el rey mandó construir para protegerlos.

Laura, la princesa, aburrida mira el paisaje gris que se extiende de su castillo hacia el infinito. Nada la distrae de su cansancio y de su aburrimiento. Sola, abandonada de todos inventa juegos y amigos que no acuden para distraerle. Que largo y pesado es el día. No ocurre nada, no viene nadie para amenizarle las horas que se suceden unas detrás de otras.

Laura cansada de estos momentos vacíos llama a sus criadas una por una para que le sugieran alguna distracción. Más las buenas mozas, bostezando a cada instante, no tienen mejores ideas que su joven dueña. Enfurecida, Laura las despide, las castiga y les prohíbe hablar hasta que llegue la noche.

La princesita coge su espejo y mira su dulce rostro ensombrecido por el hastío. De repente, en el fondo del espejo, se enciendo una luz ambarina que destella como un diamante. La joven pasa sus dedos sobre la luz que repentinamente le quema.

Será, piensa Laura, una ficción creada por el brujo del palacio que hoy también se aburre. Más la luz empieza a tener formas, contornos... Y se sale del marco del espejo, vagando por la habitación con gran estruendo. Al ruido caótico se une un fuerte perfume a fresa y frambuesas del bosque.

Laura, asustada, pide auxilio, pero ni los reyes, ni la servidumbre oyen sus gritos. La llama, presa de una risa insostenible, le pregunta lo que le ocurre, impresionándole aún más.

Laura llora y pide clemencia a esta “ cosa” que le provoca tanto terror. Por fin, la llama concluye con sus risas y voces y indica a la princesa que no piensa causarle ningún daño. Le explica que es el reflejo del propio aburrimiento. Hastiada en el fondo del espejo quería hacer algo divertido para cambiarse las ideas y de paso alegrar a la muchachita.

Todas las tensiones desaparecen y Laura decide convertirse en la amiga de la llama. Tranquila y serena, la princesita cuenta su mal estar por este día lluvioso sin sorpresa y sin fin. La llama le aconseja que coja un libro de cuentos y le lea algún párrafo con el fin de encontrar un remedio a esta situación.

Y Laura lee, lee, lee cuentos y cuentos a la llama hasta que caiga la noche. Sin darse cuenta, las horas van corriendo hasta el anochecer y Laura no vea el tiempo pasar. Cuando, muy tarde, la princesita se percata que no tiene la suficiente luz para seguir leyendo, advierte también que la llama del aburrimiento ha desaparecido y que está sola en su habitación.

Laura acaba de comprender el poder de la lectura. En unas pocas horas, ha dado la vuelta al mundo, ha conocido millones de amigos, ha descubierto valiosos tesoros. Gracias a los libros ha vencido al aburrimiento.


Christiane ,
Escrito por Christiane ,
el 22/05/2013


Augusto Monterroso ( Tegucigalpa , 21 de diciembre de 1921 – Ciudad de México , 7 de febrero de 2003), fue un escritor hispanoamericano conocido por sus relatos breves e hiperbreves.

Augusto Monterroso nació el 21 de diciembre de 1921 en Tegucigalpa , capital de Honduras , 1 hijo del guatemalteco Vicente Monterroso y de la hondureña Amelia Bonilla. Pasó su infancia y adolescencia en Guatemala , país qué consideró clave en su formación:

El medio y la época en que me formé, la Guatemala de los últimos treinta y los primeros cuarenta, del dictador Jorge Ubico y sus catorce años de despotismo no ilustrado, y de la Segunda Guerra Mundial, contribuyeron sin duda a que actualmente piense como pienso y responda al momento presente en la forma que lo hago.


Es considerado como uno de los maestros de la mini-ficción y, de forma breve, aborda temáticas complejas y fascinantes, con una provocadora visión del mundo en el universo y una narrativa que deleita a los lectores más exigentes, haciendo habitual la sustitución del nombre por el apócope

Christiane ,
Escrito por Christiane ,
el 22/05/2013

La rana que quería ser una rana auténtica
[Fábula. Texto completo.]

Augusto Monterroso


Había una vez una rana que quería ser una rana auténtica, y todos los días se esforzaba en ello.

Al principio se compró un espejo en el que se miraba largamente buscando su ansiada autenticidad. Unas veces parecía encontrarla y otras no, según el humor de ese día o de la hora, hasta que se cansó de esto y guardó el espejo en un baúl.

Por fin pensó que la única forma de conocer su propio valor estaba en la opinión de la gente, y comenzó a peinarse y a vestirse y a desvestirse (cuando no le quedaba otro recurso) para saber si los demás la aprobaban y reconocían que era una rana auténtica.

Un día observó que lo que más admiraban de ella era su cuerpo, especialmente sus piernas, de manera que se dedicó a hacer sentadillas y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores, y sentía que todos la aplaudían.

Y así seguía haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cualquier cosa para lograr que la consideraran una rana auténtica, se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuando decían que qué buena rana, que parecía pollo.

FIN