En este grupo En todos

Grupo de Apoyo psicológico y humanitario a usuarios en emergencia



CREER EN UNO MISMO

Mirta
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 03/09/2010
Creer en uno mismo.
En un día cualquiera , puede ser el más tranquilo o no tanto , sucede que de pronto ocurre las situaciones más imprevistas ,tal como las señalaba tiempo atrás en mis escritos de "LO IMPREDECIBLE" , lo cual nos deja sin respuesta a dicho acontecer, entonces de esas innegables e indesmentibles hechos como sea te vuelves a levantar y empiezas a buscar nuevas formas de enfrentar lo que ha de venir más adelante.

Una cosa negativa ,casi siempre viene de la mano de otra y no se porque será así , pero ocurre más de las veces , y claro en ello si no estabas preparado para lo primero , y comenzabas a encontrar una posible salida al problema mayor , te das cuenta que no podrá ser como piensas o anhelas y ¿Qué hacer? , ponerse a llorar por siempre jamás? O tomar la bandera de la lucha del diario vivir y enfrentar el camino e ir al encuentro de otras sendas?

Tiempo atrás escribí el poema " ¿DE DONDE NOS VIENE EL ALIENTO?" , y claro, muchos no dijeron nada y más de alguien esbozaría una breve reflexión sobre esto , muchas respuesta en su interior para otros , frente a una pregunta abierta y desafiante , y como poeta dirigí la senda de mi sentir por las cavilasiones propia del ser y es así, más que repensarlo ,lo confirmo , lo apropio , me lo apondero o reaprendo ese saber que muchas veces es desconocido , pero que sin embargo está ahí latente y es la preciosa joya que tiene cada ser viviente de este planeta y eso es CREER EN UNO MISMO , no es tan simple o a lo folclórico como se dice "creerse el cuento" , que tampoco deja de tener sentido; creer en uno es saber porque estás aquí vivo o viva , saber que nada está fuera de tí , sino dentro de tí mismo , que nada vendrá a tu puerta a entregarte todo a manos llenas , que debes salir a la vida , de nuevo tal como lo hicistes antes y jugarte todas las batallas.

Ejemplos sobran de aquéllos que se jugaron por sus sueños y los hicieron verdades, pues quien no sueña está con el espíritu seco y extraviado y este mundo le agota, le cansa y le martiriza.

Es cierto , hay muchos que truncan sus reales vuelos por la imposición de terceros, que a fuerza de su poder los encierran tras sus murallas , también ejemplos sobran en este planeta azul tan violentamente herido, pero lo que los déspotas no saben es que por más que coloquen un piso o paredones , nunca podrán con la historia , nunca podrán con la vida , porque esos mensajeros de la muerte, de la muerte agorera , arrastran ahí , sus propios miedos y con ellos a los que controlan , pero los que tienen sueños , saben tocar la dimensión infinita , el traspaso oculto del universo , sólo aquel que sabe eso ,sabe que la libertad es un remedo del hombre queriendo ganarle a la misma existencia sin fin , por donde realmente trasunda la real vida.

Quizás, sin saberlo y por el impulso de sus corazones y sus sueños, fue que los primeros colonos que llegaron a poblar la zona del pueblo de Chaitén ,atravezaron en lancha a velas desde Chiloé , hasta el borde de la cordillera andina por los años 40 y otros también aguerridos bajaron con sus pilcheros sorteando por el otro lado de la montaña y allí se encontaron ; se dieron cuenta que no estaban solos y unidos levantaron con sus manos y machetes sus casas al borde mar y ahí se establecieron y permanecieron hasta hoy.

Así , sea ese impulso que tome mi camino ,porque aunque no fui colona , pero si supe también forjar sueños azules en los ojos de sus hijos que pasaron por el aula de mi escuela, que yace en la soledad y el abandono, más lo que se hizo con fuerza, con convicción no puede dormirse o tirarse al vacio , aquello y mucho más es lo que da poder para otra vez ,como en los años ochenta cuando salí de mi casa materna en Valdivia , rumbo al sur , digo firmemente : SI, CREO EN MI , CREO EN MIS SUEÑOS y para allá se dirige mi barca , porque aguerrida como mi madre supe crecer y creer que lo que forjan tus manos, al fin es la única ganancia verdadera.