En este grupo En todos

Grupo de Cultura de Costa Rica



Costa Rica y sus poetas.

EDGAR
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 09/04/2012

En las jornadas de cada día,

Hay una actividad bonita,

Destacando la poesía

De la bella Costa Rica.


Soy venezolano, amigo y amiga costarricense, por favor, quiero conocer la poesia y los poetas de tu maravilloso país hermano.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 10/04/2012

LA POESÍA EN COSTA RICA:
BREVE RESEÑA HISTÓRICA

El ser humano a la par de sus quehaceres, ha buscado en todos los momentos de su historia
la manera de desplegar ante sus semejantes, cuando no la belleza o el bienestar que le rodean, el
vuelo de su espíritu, la inquietud abrazadora de su mente.
En nuestro país, el cultivo de la literatura, sobre todo en cuanto a su labor poética, ha corrido
pareja, desde sus primeros años, con lo reducido de su campo de acción, que no dio lugar ni a la
tradición ni al evento patrio ni a la maduración estética en el individuo, motivos justos en otras
tierras para la realización de las más hermosas concepciones artísticas.
Costa Rica nació y se desenvolvió en campo de sosiego, diríamos de mansedumbre, con
aquel reducido territorio que nos tocó en suerte, con aquella falta de gentes y de elementos de
trabajo y aquella estrechez económica, apenas propicia para la conformación espiritual que
habría de ser con el tiempo en recompensa grata, la democracia de que solemos ufanarnos.

La pequeñez de los núcleos aborígenes que encontraron aquí los españoles, nos privó del
ancestro cultural indígena de que hoy son testimonio las sorprendentes ruinas y los códices
existentes en tantos países del norte y del sur del continente; y nunca participamos de las
contiendas libertadoras del hemisferio americano que colmaron los anaqueles de sus archivos de
gloria y de dolor. El nuestro fue un fondo agreste, sin otra conformación poética que el murmullo
de sus frondas y el susurro de sus ríos. Después de los azarosos días de la colonia gentes de
espíritu simple, casi sin cultura, vinieron los menos difíciles en que ocurrió el proceso de nuestra
independencia nacional y luego los de la formación del estado.
El solar poético en tanto, manteníase con las puertas entornadas. Nadie parecía portar la
flama de que, de cuando en cuando suelen dotar las musas a los hombres. Sin embargo, dentro de
la insuficiencia lírica de esos primeros años, los de la conquista y la colonia, nos dejó de haber
tenues vislumbres de lo que podría ser más tarde en sus concepciones literarias.
En torno a ciertos actos de carácter social y político, el ameno escritor cartaginés don Manuel
de Jesús Jiménez que también los describe hace mención a los festejos de la jura de Fernando
VII con motivo de las pretensiones de Bonaparte en España.
Monseñor Sanabria Martínez recoge en una de sus relaciones históricas un episodio
romántico a comienzos de 1802 figura en los Archivos Nacionales un llamado en décimas del
presunto amante en las cuales da cuenta de su vena poética en almibaradas y seguramente
inoportunas lamentaciones.

Domingo Jiménez y Fray Antonio de Liendo y Goicoechea son las dos figuras que
descuellan en las primeras páginas del florilegio costarricense; y si su obra literaria no tiene otro
mérito, rompe al menos el silencio que nos cubría cual un velo sofocante. Con su aporte lírico
veseles fulgurar como dos llamas trémulas en los hondos comienzos de la literatura patria. Vii
En 1800 la poesía costarricense comienza a dar sus frutos a mediados del siglo anterior se
destaca Rafael Carranza. En 1885 estrenó un paquete cómico en el Teatro Municipal de
entonces. En su lírica tuvo aciertos gratos como A orillas del Tacares.
El folklore, producto de las distintas modalidades en cierto modo artísticas y costumbres
pintorescas de los pueblos, se formó aquí, con los primeros núcleos humanos de nuestro
territorio, al buscar ellos la manera de plasmar sus inquietudes, sus esperanzas y sus desvelos
por medio de la poesía o de la música, las primeras manifestaciones de ese valor popular las
encontramos con ocasión de los festejos reales por la jura de Fernando VII, durante el lapso
colonial. Los romances y las bombas que aquí se dicen y las décimas de Paniagua son folklore,
como lo serán más tarde en grado distinto las estrofas sin aliño de Fray Juan, algunas
composiciones de Lisímaco Chavaría, los romances picarescos de Hine,, las comedias en verso
de Casamiglia, las Concherías de Aquileo J. Echeverría y la tónica que hoy sustenta el poeta
Arturo Agüero. Al través de unos y otros se ha mantenido vivo el viejo sentimiento patrio,
dándoles pábulo a las generaciones contemporáneas en su cariño al terruño, al son de sus toscas
y retocadas liras.
En 1874 la poesía costarricense hasta ahora venía amoldándose a las líneas románticas que
prevalecían en la península ibérica y en gran parte de los países hispanoamericanos.
Atildamiento, acato a las perspectivas literarias, uso de un mismo patrón metafórico, bastante del
sentimentalismo quejumbroso, hubieron de ser las características en la poética de nuestros
hombres de letras.
La modalidad que comenzó a extenderse en los últimos lustros del siglo inmediato anterior,
evolucionó lentamente en los núcleos nacionales, en virtud de las escasas publicaciones que se
recibían del exterior.
El libro, científico literario o filosófico, llegó a ser entre nosotros artículo accesible, objeto
comercial, solo hará unos cuarenta años o poco más.
Al igual que en otros países del continente, pudieron verse entonces los primeros brotes de
un vanguardismo novedoso, que en uno fue mas que todo acomodación a las nuevas formas.
En esta época se destacan Roberto Brenes Mesén, Daniel Ureña, José María Zeledón, Eduardo
Calsamiglia, Raúl Salazar Alvarez, Andrés Meza, Carlos Salazar Gagini,, Max Jiménez (1900-
1947).
En la primera parte se incluyeron autores que aún no eran, lo colonial, el proceso de
formación de la república, en el siguiente período los espíritus que comenzaron a destacarse
como valores efectivos del parnaso nacional, en los últimos sesenta años del siglo anterior; y en
esta, los que se han puesto en primera línea de la actual centuria. No los hemos enumerado por
escuelas o corrientes literarias o estéticas, sino en una ordenación cronológica.
Los poetas de ahora son otros y otros han sido los medios de estudio de que pudieron
disfrutar cuando los buscaron; y si hubieron de hacer frente a la vida con sus semejantes, han
tenido sin duda la buena suerte que se les negó en tanto, si no en todo, a sus predecesores. Viii
Muchas de las revistas literarias de 1915 y años inmediatos como Pandemonium, El Fígaro,
Atenea y aún la vieja Páginas Ilustradas contienen gran acopio de sus primeros versos. En este
período se destaca José Albertazzi Avendaño, Rafael Cardona.
Los juegos florales en Costa Rica se desarrollan con concursos literarios, han constituido una
hermosa práctica espiritual desde los más remotos tiempos. Estos certámenes no representan en
realidad valor alguno para ninguna literatura nacional, pues en ellos se somete al poeta a
condiciones y requisitos que limitan en cierto modo su vuelo, y de ahí que los menos llamados a
intervenir sean los que con más frecuencia tomen parte en ellos. Sin embargo contribuyen, por el
carácter social que siempre asumen, a la formación de un mejor ambiente cultural en el país, por
eso deben fomentarse.
Fue organizado en Costa Rica el primer torneo de esta índole en septiembre 1909 como parte
de las Fiestas de la Independencia por la revista Páginas Ilustradas. Obtuvo el primer premio el
poeta Lisímaco Chavarría.
Otros que ganaron premios fueron Rafael Cardona, Rogelio Sotela Bonilla, Manuel Segura
Méndez y Fernando Centeno Güell.
Antologías nacionales. Además de las del Lic. Sotela existen otras compilaciones, anteriores
y posteriores, carentes algunas de sentido crítico o involucradas, otras, en estudios más amplios.
El primer florilegio nacional que se dio a la imprenta fue confeccionado por el Lic. Máximo
Fernández Alvarado, uno en 1890 y otro 1891 bajo el título de Lira Costarricense.
En su obra figuran los nombres de Alfaro, Braun, Calderón, Cardona, Jenaro Carranza,
Chaverri, Echeverría, Facio, Flores, Gagini, Gallegos, Manuel Antonio, Hine David, Jovel
Machado, Rafael, Mata Valle, Montúfar, Manuel y Pacheco. Después se vendió en las librerías
josefinas un parnaso Costarricense que confeccionó Rafael Bolívar Coronado (guatemalteco),
con los mejores poetas de Costa Rica.
Nuestra lírica ha tenido otros hombres pertenecientes a años anteriores cuyos versos dieron a
conocer o raramente publicaron en revistas y periódicos del país. Entre ellos José Joaquín Salas,
Alfredo Saborío, Rafael Ortiz, Rodolfo Castaing, Víctor Manuel Elizondo.
En pleno siglo XX son otros los espíritus y otras las corrientes literarias que ha de tomar en
cuenta el recopilador en su propósito, sin que generalmente constituyan todavía elemento de
juicio.
Son bastantes los nombres que han venido figurando en el parnaso patrio de la presente
centuria: Rubén Iglesias Hogan, Gonzalo Dobles, Raúl Villalón, Arturo Agüero.
Hállanse entre ellos quienes se ha mantenido dentro de las normas clásicas más cerradas del
habla castellana, quienes las han revestido con ropajes alegres y quienes se han aventurado por
los caminos intrincados del vanguardismo, unos con gran espíritu, en un lado con fervor, cada
cual con su suerte buena o mala. Ix
En esta época se destacan Alfredo Cardona Peña, Arturo Agüero, Gonzalo Dobles. Arturo
Echeverría Loría como autor de una poesía de verso suelto y blanco, en la cual se siente el fervor
lírico tal una segunda naturaleza en él, ha impuesto su nombre en nuestro medio literario con
composiciones de corte moderno, Fernando Centeno Güell, Fernando Luján.

https://www.sinabi.go. Cr/Biblioteca%20Digital/BIBLIOGRAFIA/Bibliografias/Poesiacostarricense/Bib. %20Poesia1. Pdf

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 11/04/2012

E sbozo biográfico Julieta Dobles. Nació en San José de Costa Rica, el 11 de marzo de 1943. Posee una Maestría en Filología Hispánica, con especialidad en Literatura Hispanoamericana, de la Universidad del Estado de Nueva York, Campus de Stony Brook (1986). También cursó Estudios de Filología y Lingüística en la Universidad de Costa Rica (1969-1971); y culminó el Profesorado en Ciencias Biológicas, con programa de cuatro años, en esa misma universidad (1965). Imparte Literatura en la Escuela de Estudios Generales de de la Universidad de Costa Rica, e imparte talleres literarios. Es miembro de la Asociación Casa de Poesía. Fue Co-coordinadora del Taller Literario del Círculo de Poetas Costarricenses (1967-1978). En Costa Rica, ha sido profesora de ciencias y biología, en secundaria (1964-1978); y profesora de Literatura, Comunicación y Lenguaje en la Escuela de Estudios Generales de la UCR. Ha publicado trece libros de poesía, entre ellos: Reloj de siempre(1965); El peso vivo (1968); Los pasos terrestres (1976); Hora de lejanías (1979-1981); Los delitos de Pandora (1987); Una viajera demasiado azul (1990), Costa Rica poema a poema (1997? );Poemas para arrepentidos(2003?) y Amar en Jerusalem.; Hojas Furtivas (2005). Ha sido incluida en diversas antologías de la poesía centroamericana y costarricense, entre ellas, la Antología Crítica de la Poesía de Costa Rica, de Carlos Francisco Monje, 1992. Entre los múltiples premios obtenidos figuran: Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía, a su libro El peso vivo (San José, 1968); Premio Editorial Costa Rica a su libro Los pasos terrestres. (San José, 1976); Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía. , a su libro Los pasos terrestres (San José, 1977); Primer Accésit del Premio Adonais a su libro Hora de lejanías (Madrid, 1981); Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía a su libro Amar en Jerusalén(San José, 1992); Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía a su libro Costa Rica poema a poema (San José, 1997), Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía a su libro Poemas para arrepentidos , (San José, 2003).

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 11/04/2012

Apuestas

Tú pones los silencios auspiciantes,
vestíbulo del ansia
en tu sonrisa de muchacho con soles.
Yo pongo la poesía.
Tú, esas manos de móvil expertez
que trazan tatuajes invisibles y ávidos
sobre el escalofrío de mi piel.
Yo pongo la poesía.
Tú, el beso,
puerta de mudos goznes al deseo.
Yo pongo la poesía.
Tú, las lanzas osadas y profundas,
sagradas armas, siempre nuevas
en la vieja irreverencia del amor.
Yo pongo la poesía.
Tú, esa ternura tuya,
sábana singular
que me rinde y me vuelca.
Yo pongo la poesía.
¿Y la música de los cuerpos,
perdurable en su hermosa brevedad,
triunfante cada día frente a la destrucción?
Ah, esa la ponemos los dos,
Tañedores expertos del deseo…
J u l i e t a D o b l e s P o e m a s

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 11/04/2012

Silogismos de ausencia

Si tu silencio me muerde la alegría,
escribo.
Si no hay música que llene tus ausencias,
escribo.
Si añoro la quemadura de tus manos
sobre mis playas húmedas,
escribo.
Si cuando te nombro me recorre la espalda
una fila de besos emigrantes,
escribo.
Si en tus labios borrados adivino
la única fuente que me mata de sed,
escribo.
Si el vacío de tu voz transforma mis silencios
en tambores ausentes y enervantes,
escribo.
Si toda mi piel grita de soledad y miedo
para ahuyentar la soledad invasora,
escribo.
¡Cuánta poesía entretejen
tu ausencia y mi dolor!

J u l i e t a D o b l e s P o e m a s

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 11/04/2012

Mi tierra costa rica - Poemas de Denia Barrantes Borbón


Poemas » denia barrantes borbon » mi tierra costa rica



Mi tierra costa rica
Poema publicado el 30 de Abril de 2010

Tierra bendita, dulce inspiración mía, dulce como la miel y a veces amarga como la hiel

Tierra de mis amores, y de mis desamores, de mis desidias de mis temores.

Tierra de volcanes, de montañas de bellas cordilleras, de ríos caudalosos y de maravillosas flores.

De parques nacionales, que mí Dios te regalo, a ti mi bella patria y es ahora nuestro orgullo de mi Costa Rica del alma

Bañada por dos océanos de cálidas aguas, arenas blancas y en su lecho miles de peces que invitan a las gaviotas a tener un festín de ricas proporciones.

Son sus playas abundantes que reciben a miles de turistas, dándole de comer a un pueblo lleno de esperanza

Tierra violenta y misteriosa que se sacude sin piedad, danzando y recordándonos que el cinturón de fuego nos puede azotar.

Tierra de mis amores que llena la vida de tus hijos, de los que amamos esta patria, sin escopetas ni el sonido del cañón

Tierra, mi tierra, mi linda Costa Rica tú has sido mi techo, mi guarida, mi cómplice, tu me has dado noche con estrellas y también sin ellas.

Tu mi tierra, me has dado días de sol y de luna también, en tus regazos he llorado y a tu seno he de volver.

Denia BB 30. 04-2010

Myriam Quirós Ch.
Licenciada en ciencias de la educación...
Escrito por Myriam Quirós Ch.
el 12/04/2012

Rodrigo Quirós Sanabria

Hijo de Miguel Angel Quirós Madrigal y de Rosario Sanabria y nieto de Augusto Quirós Esquivel (Barítono costarricense)

Su poesía fue siempre auténtica y espiritual. Así lo recuerdan quienes tuvieron la oportunidad de deleitarse de los escritos del poeta Rodrigo Quirós, quien falleció el 2 de junio de 1997 a los 53 años. Con Jorge Debravo, Laureano Albán, Julieta Dobles y Alfonso Chase, Quirós fue uno de los cinco pilares de la llamada “Generación Poética de 1960”, considerada por muchos críticos, como una de las generaciones fundamentales de nuestra literatura.

Fuente:

https://www.editlegado.com/quiros-sanabria-rodrigo-altura-sangre-p-1656. Html

Myriam Quirós Ch.
Licenciada en ciencias de la educación...
Escrito por Myriam Quirós Ch.
el 12/04/2012

Aquileo J. Echeverría




Aquileo J. Echeverría


( San José , Costa Rica , 22 de marzo de 1866 - Barcelona , 11 de marzo de 1909 ) fue un escritor , periodista y político costarricense que nació en San José, Costa Rica el 22 de marzo de 1866. Fue bautizado con el nombre de Adolfo Dolores Aquileo de la Trinidad Echeverría Zeledón. Sus padres fueron Aquileo Echeverría y Trinidad Zeledón. El 1 de septiembre de 1885 se casó en Heredia con María Dolores Flores Zamora.

Participó en la campaña militar contra el Presidente Justo Rufino Barrios de Guatemala , quien pretendía restablecer la unión centroamericana. Al finalizar la campaña se estableció en Nicaragua , al servicio del Presidente Adán Cárdenas del Castillo . Fue en ese país donde conoció y entabló amistad con el poeta Rubén Darío , quien posteriormente escribiría: «... Y Costa Rica tiene un Poeta. Tiene, en verdad, otros poetas, pero SU poeta, el poeta nacional, el poeta familiar se llama Aquileo J. Echeverría».

De regreso en Costa Rica fungió como periodista en varios periódicos y revistas, entre los que destacan La República, El comercio, Costa Rica Ilustrada, La Patria, El periódico, entre otros.

Fungió como Agregado de la Embajada de Costa Rica en Washington , Estados Unidos .

En el año 1889 colaboró con Rubén Darío en el periódico La Unión en El Salvador , posteriormente colabora con el periódico Guatemala Ilustrada.

Regresa a Costa Rica en 1893 , donde continúa ejerciendo el periodismo, posteriormente trabaja en la Biblioteca Pública de la ciudad de Heredia , donde se traslada a vivir y establece una Pulpería . En lo económico las cosas no anduvieron nada bien, porque Aquileo no era comerciante pero el trato directo con sus clientes campesinos le proporciono al pulpero, que si era escritor, un material folclórico invaluable que supo aprovechar de maravilla para crear sus famosas Concherías, consideradas hoy como un tesoro en las letras nacionales.

Muere en España el 11 de marzo de 1909 , país al que había viajado para ser sometido a un tratamiento en la Casa de Salud de Barcelona , luego de un serio quebranto de salud. Sus restos fueron llevados Costa Rica en marzo de 1915.

Fue designado Benemérito de las Lenguas Patrias en octubre de 1953 . En 1961 el Ministerio de Cultura Juventud y Deportes de Costa Rica crea el Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en honor a la labor de este autor.

Fue primo del laureado escritor costarricense Manuel González Zeledón , "Magón"; y abuelo de la escritora de cuentos para niños Marilyn Echeverría Zurcher , quien firma bajo el seudónimo de Lara Ríos .

Obra literaria
  • Romances ( 1903 )
  • Romances y misceláneas
  • Concherías ( 1905 )
  • Poesía, concherías y epigramas ( 1918 )
  • Crónicas y cuentos míos ( 1934 )
  • Concherías, romances y epigramas ( 1950 )
  • Concherías, romances, epigramas y otros poemas ( 1953
  • Fuente:https://es.wikipedia.org/wiki/Aquileo_Echeverr%C3%ADa

Myriam Quirós Ch.
Licenciada en ciencias de la educación...
Escrito por Myriam Quirós Ch.
el 12/04/2012

Mercando leña

Aquileo J. Echeverría (1866-1909)

1905

- ¡Hola, ñor José María!
Traiga la leña pa vela.
¿Cuánto cobra?
-Cinco pesos.
- ¡Ave María gracia plena!
¡Los tres dulcísimos nombres!
-Deje la jesuseadera;
yo pido lo que yo quiero
y usté ofrece lo que ofrezca,
que usté manija su plata
y yo manijo mi leña,
y no hemos de disgustalos
por cuestiones de pesetas.
Eso sí, quiero decile
que repare en la carreta,
y que espí si está cargada
con concencia o sin concencia.
Si le cabe un palo más
me lo raja en la cabeza.
Yo soy un hombre legal,
feo decilo; pero vea,
a yo naide me' azariao
hasta l'hora por mi leña.
Esta es quizarrá amarillo,
laurel y madera negra:
de jierro pa consumise,
y pa prendese de yesca.
Con una leñita asina
se lucen las cocineras.
-Sí, pero está muy menuda;
tres pesos le doy por ella.
-Por cuatro se la vaceo.
-Si quiere los tres, vacéla.
-Se la pongo en tres con seis,
nada más que pa que vea
que yo si quiero tratar.
-No mejoro la propuesta.
Acuérdese qu'es verano
y que anda dunda la leña.
¿Sabe en cuánto compró dos
carretadas ña Manuela,
la mujer que vive allí
onde está echada la perra?
¡En cinco pesos!
- ¡Caramba!,
de fijo que era de cerca.
¿Tal vez jocote o güitite?
- ¡Qué va pa güitite!... Buena:
joaquiñiquil y targúa...
-Puede ser que asina sea.
Mas volviendo a nuestro trato
se la largo en tres cuarenta.
-Los tres pesos que le dije.
-Arrímeles la peseta
y tratamos.
-Ni un centavo.
- ¿Dónde le boto la leña?
- ¡Abrite el portón, Jacinta!
- ¡Está con llave, ña Chepa!
-Aspérese, voy' abrile.
- ¡Gui! ¡Güey viejo sinvergüenza!
¡Confisgao tan pachorrudo!
Gui, gui. ¡Jesa, jesa, jesa!
-Entrela en brazaos pequeños
pa librar la chayotera.
Coja por este zaguán
y di'ahi cruza a la derecha,
y en el rincón de l'esquina
me l'acomoda en estebas
de modo que deje paso
al común.
- ¿Sí? ¿De deveras?
¿Con que quiere de remache
que le meta yo la leña
y que di'ahi se la acomode,
y que ha de ser de manera
que dé paso a la letrina?
Dígame, señora Chepa:
¿No le gusta más pelada
y olorosa a yerbagüena,
y con lazos en las puntas,
y aspergiada de canela,
y que además le regale
como a modo de una feria,
el chonete, los güeycillos,
los calzones, la carreta,
y este chuzo, y esta faja,
y'a la zonta de mi agüela?
- ¡Qué hombrecillo tan malcriado!
¡Cargue de pronto con su leña!...
- ¡No! ¡Si la voy a dejar
pa que la queme de muestra!...
¡Que me alce el Patas el día
que güelva a tratar con viejas!

Fuente: https://www.lospobresdelatierra.org/textos/mercandolenna. Html

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 12/04/2012

Hola Myriam, gracias por compartir la información acerca de la poesía y los poetas costarricenses.

Myriam Quirós Ch.
Licenciada en ciencias de la educación...
Escrito por Myriam Quirós Ch.
el 13/04/2012

Concherías
Aquileo J. Echeverría (autor)

Bodas, velorios, visitas de pésame, invitaciones a comer, compras de productos, serenatas: las escenas poetizadas por Aquileo Echeverría están tomadas de la vida cotidiana de los personajes, situaciones sencillas de la vida campesina o la pequeña aldea.
Así como estos mínimos acontecimientos, ajenos a la heroicidad de los grandes hechos, constituyen la materia de las Concherías, también son pequeños y conocidos los lugares en que esas acciones tienen lugar: la casa de habitación, el pueblo, el campo de labor, ámbitos conocidos y, hasta cierto punto, protegidos.
Las Concherías de Aquileo Echeverría son como un espejo en el que podemos contemplar una imagen imposible de nosotros mismos. Pero, a diferencia de lo que ocurre en la vida, entre más nos alejamos de ese espejo, más anhelamos reflejarnos en él.
Comentario de
FLORA OVARES

Myriam Quirós Ch.
Licenciada en ciencias de la educación...
Escrito por Myriam Quirós Ch.
el 13/04/2012

Carmen Lyra

Nació un 15 de enero de 1888 en San José, Costa Rica.
Su verdadero nombre fue María Isabel Carvajal Quesada, pero siempre utilizó como seudónimo Carmen Lyra por sugerencia de otro gran escritor costarricense: Joaquín García Monge.
Carmen Lyra, realizó sus estudios primarios en el Edificio Metálico, y sus estudios en secundaria, en el Colegio Superior de Señoritas, allí obtiene el certificado de Maestra Normal. También estudió en Europa gracias a becas de gobierno y donde conoció las teorías educativas de María Montessori.

Funda un kindergarten junto con su colega Luisa González. Llega a ser profesora de la Cátedra de Literatura Infantil de la Escuela Normal de Costa Rica.
En Costa Rica, trabajó en varias escuelas de San José y en la escuelita rural de El Monte, en la provincia de Heredia.
Fue fundadora del Partido Comunista y fue parte de la lucha contra la dictadura de Tinoco. Estuvo en la en la quema del periódico estatal "La Información" y se le llegó a reconocer como una de las más importantes líderes del comunismo en Costa Rica.
Su participación abarcó también la creación de escuelas, el Patronato Nacional de la Infancia, el sufragio para la mujer y la lucha por la igualdad de salario entre hombres y mujeres.


Fuente: https://es.shvoong.com/humanities/1943220-biograf%C3%ADa-carmen-lyra/#ixzz1rsO93djJ

Myriam Quirós Ch.
Licenciada en ciencias de la educación...
Escrito por Myriam Quirós Ch.
el 13/04/2012
Cuentos de mi tía Panchita

Cuentos de mi tía Panchita

Carmen Lyra es el nombre artístico de María Isabel Carvajal, la escritora más significativa de las letras costarricenses y una figura entrañable para varias generaciones educadas con sus relatos a partir de los años cuarenta, cuando, en cada aula, se acostumbraba cerrar el día embelezando a los niños con las travesuras de Tío Coyote y Tío Conejo. Nació en 1888 en San José y murió exiliada en México en 1949. Fue educadora por antonomasia, luchadora cívica, renovadora en la narrativa y la docencia, cuentista y novelista. Entre su vasta producción figuran numerosos artículos en Repertorio Americano y otras revistas literarias; los libros Fantasías de Juan Silvestre, Bananos y hombres y Relatos Escogidos; varios ensayos políticos y didácticos; el manual escolar Patria Grande y la novela En una silla de ruedas.

Cuentos de mi tía Panchita los editó por vez primera Joaquín García Monge, en 1920, y son una recopilación de relatos ya existentes en la tradición oral que la autora captó con encantadora maestría, en un lenguaje popular costarricense auténtico e inolvidable.

De remoto origen europeo y esparcidos en América por la dominación española, los primeros trece cuentos son mágicos relatos que —como La cucarachita Mandinga y La Flor del Olivar — han animado los juegos infantiles de casi toda la gente menuda de este país. Los últimos diez son las fábulas de Tío Conejo y Tío Coyote, pícaro sabihondo, el primero, y víctima suya, el segundo, que, si bien descienden literariamente de África, Carmen Lyra los nacionalizó con inigualable encanto, colorido y célebre humor local, hasta el punto de convertirlos en un clásico de la literatura costarricense. La presente edición tiene un mérito adicional: es ilustrado por el trazo incomparable del maestro Hugo Díaz.

Fuente:

Cuentos de mi Tía Panchita consta de 23 cuentos: El tonto de las Adivinanzas; Uvieta; Juan, el de la Carguita de Leña; Escomponte Perinola; La Mica; El Cotonudo; La Cucarachita Mandinga; La Suegra del Diablo; La Casita de las Torrejas; La Flor del Olivar; La Negra y la Rubia; El Pájaro Dulce Encanto; Salir con un Domingo Siete; Tío Conejo y Tío Coyote; Porqué Tío Conejo Tiene las Orejas Tan Largas; Cómo Tío Conejo les Jugó sucio a Tía Ballena y a Tío Elefante; De Cómo Tío Conejo Salió de un Apuro; Tío Conejo Comerciante; Tío Conejo y los Quesos; Tío Conejo y los Caites de su Abuela; Tío Conejo y el Yurro; Tío Conejo y el Caballo de Mano Juan Piedra; y Tío Conejo ennoviado.

Fuente:https://cuentosdehadas.peliculasyjuegosonline.com/2011/03/cuentosdemitiapanchitacarmenlyra. Html

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 13/04/2012

Pasar

Pasar de vos
sin verte,
tocarte,
y dejar de mí
el rastro
sediento,
aluvión de rosas
en mi pecho.

Pasar de vos
sin apremio ni amargura,
gratificante dolor,
médula inocua,
abierta.
Pasar de vos
sin quererte
y no dejar tendido
entre nuestras manos
el fraterno duelo
de palomas candentes.

Pasar de mí,
pasar de vos
de lejos,
que no pueda tocarte,
tenerte.
Pasar de vos y olvidarme,
comenzar el día sin vos,
sin mí,
y que todo se aleje...

y pase.

De Gustavo Solórzano Alfaro.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 13/04/2012

Fantasmas

Juro que los he visto,
en algún bar buscando ángeles borrachos,
mendigando bajo mis calles un poco
de resurrección.

Gustavo Solorzano Alfaro.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 13/04/2012

Gustavo Solórzano Alfaro

Gustavo Solórzano Alfaro
Costa Rica (1975 -

Gustavo Solórzano Alfaro nació en 1975 en la ciudad de Alajuela. En la Universidad de Costa Rica estudió Filología Española y obtuvo una Maestría en Literatura Latinoamericana. Desde 1993 ha participado en recitales y ha organizado diversas actividades culturales y artísticas, tanto en la escuela de Letras de la Universidad de Costa Rica como en el Instituto México, la Casa España, la Alianza Francesa y las Torres del Colegio de Costa Rica. Formó parte del Círculo de Escritores Costarricenses de 1993 a 1997. En el año 2000 co-fundó y editó la revista de teoría y crítica literaria y de artes Fijezas, de la cual se editaron dos números. También, se ha dedicado a la carrera docente, como profesor de lengua y literatura. Actualmente se desempeña como editor filológico y literario de la Dirección Editorial de la EUNED.
Sus poemas han aparecido en revistas de Nicaragua y en periódicos de Costa Rica. Ha publicado dos poemarios: Del sudor de tus ojos (Líneas grises, San José, Costa Rica, 1994) y Las fábulas del olvido (EUNED, San José, Costa Rica, 2005). Este último fue seleccionado en primer lugar para la publicación anual de poesía de la EUNED en el año 2003.

Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 15/04/2012

Hola Edgar, gracias por escoger este grupo para crear tu debate, estuve de vacaciones por eso no hbía participado, pero aquí te envío algo de lo nuestro.


Biografía de Jorge Debravo
WEBMASTER: Mauricio Masís

Jorge Debravo nació en Guayabo de Turrialba (Costa Rica) el 31 de enero de 1938 y murió en San José el 4 de agosto de 1967. A los 29 años cumplidos.

Sus padres fueron Joaquín Bravo Ramírez y Cristina Brenes, campesinos pobres. Jorge era el mayor y único varón de cinco hijos. El papá fue analfabeto. Jorge anduvo toda su infancia descalzo; debía levantarse a las tres de la mañana, y nunca le compraron libros. En Guayabo no había escuela y la más cercana, en Santa Cruz, estaba a cuatro horas de camino.

La mamá le enseñó a poner el nombre y las letras. Él escribía en hojas de plátano con un palito. Y más adelante compraba casquillos y hervía bayas que le daban una tinta color morado oscuro.

Para ayudar al papá trabajaba hasta las dos de la tarde. De esa hora en adelante hizo una milpa y con lo que sacó se compró un diccionario. Fue el primer libro que tuvo.

En la escuela de Santa Cruz la maestra, doña Teresa de Albán, se movió y le consiguió una beca de la junta de educación para que fuera a terminar la primaria a Turrialba. Ya entonces tenía 14 años y entró en quinto grado; duró un mes y lo pasaron a sexto.

Allí en Turrialba comenzó a darse a conocer publicando sus primeros versos en "El Turrialbeño". En turrialba vivía con su abuelita paterna y cuando llegó a tercer año se sintió ya mayor, dejó de estudiar y comenzó a trabajar de empleado del Seguro Social.

En 1959 contrajo matrimonio con Margarita Salazar y en 1960 tuvieron una hijita, Lucrecia, y al año siguiente Raimundo.

En 1961 la Caja del Seguro lo mandó a San Isidro del General como inspector. Le dieron ese ascenso porque tenía muy buen trato con los trabajadores y se mudó con su familia allá. En 1965 terminó su bachillerato.

Al año siguiente lo pasaron para Heredia, siempre en la Caja. Ese oficio de inspector le permitió conocer de cerca muchas miserias. En Naranjo un eminente político tenía un beneficio con más de 200 trabajadoras, pero se negaba a pagarles un seguro. Además por miedo no le querían decir su nombre a Jorge. Vivían muy temerosas de que las despidieran. Él por sin logró ganarse la confianza de una, que le dio todos los nombres. Y así logró asegurarlas a todas.

Es por esto y por los trabajos que sufrió desde niño que su poesía está empapada de tanto humanismo, de ese amor al prójimo que convierte en Ley suprema para seguir adelante, para acabar con el hambre y la miseria.

Muere en 1967 cuando acababa de matricularse en la Universidad. Recién había comprado una moto para movilizarse por asuntos de su trabajo y un conductor ebrio lo atropelló cegando así la vida del poeta de Costa Rica.





ESTA CANCION AMARGA

Sufro tanto que a veces ni siquiera
sé si sufro por mí o por el obrero.
El sufrimiento nace, simplemente.
Es como un árbol ciego.

No lo busco, lo llamo ni lo aguardo.
Nace cuando lo quiere.
Es como un chorro de alcohol, como una
almohada de alfileres.

Es amargo y sangriento a medianoche
y a veces -sin permiso- en las aceras.
Me anuda la camisa hasta asfixiarme.
Me riega ácidos malos en las venas.

Sin embargo, hermanos, cuando falta
es como si mi carne estuviera vacía.
Como si no corriera el jugo de mi sangre.
Como si a chorros, roja, se me huyera la vida.



PURA VIDA!



PAULY


Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 15/04/2012
Frases de Jorge Debravo

Desnudo

Creo en el corazón del hombre, creo que es de pura caricia a pesar de las manos que a veces asesinan, sin saberlo, y manejan fusiles sanguinarios.



Manos

El hombre no ha nacido para tener las manos amarradas al poste de los rezos. Dios no quiere rodillas humilladas en los templos sino piernas de fuego galopando, manos acariciando las entrañas del hierro, mentes pariendo brasas, labios haciendo besos. Digo que yo trabajo, vivo, pienso y que esto que yo hago es un buen rezo, que a dios le gusta mucho y respondo por ello. Y digo que el amor es el mejor sacramento, que os amo, que amo y que no tengo sitio en el infierno.



Más que cualquier olor, es delicioso el perfume del hombre.

Perfume

Mi cuerpo es una sola verdad y cada músculo resume una experiencia de entusiasmo.

Entusiasmo

¡Ah, qué suaves son tus labios! El beso que acabamos de atrapar es tierno y majestuoso como un gran árbol con un follaje nuevo.



PURA VIDA!


PAULY



Paulina Vin Daz Gonzalez
Secretariado comercial escuela contabl...
Escrito por Paulina Vin Daz Gonzalez
el 15/04/2012

Fotografía © Karla Coreas
Esbozo biográfico Julieta Dobles. Nació en San José de Costa Rica, el 11 de marzo de 1943. Posee una Maestría en Filología Hispánica, con especialidad en Literatura Hispanoamericana, de la Universidad del Estado de Nueva York, Campus de Stony Brook (1986). También cursó Estudios de Filología y Lingüística en la Universidad de Costa Rica (1969-1971); y culminó el Profesorado en Ciencias Biológicas, con programa de cuatro años, en esa misma universidad (1965). Imparte Literatura en la Escuela de Estudios Generales de de la Universidad de Costa Rica, e imparte talleres literarios. Es miembro de la Asociación Casa de Poesía. Fue Co-coordinadora del Taller Literario del Círculo de Poetas Costarricenses (1967-1978). En Costa Rica, ha sido profesora de ciencias y biología, en secundaria (1964-1978); y profesora de Literatura, Comunicación y Lenguaje en la Escuela de Estudios Generales de la UCR. Ha publicado trece libros de poesía, entre ellos: Reloj de siempre (1965); El peso vivo (1968); Los pasos terrestres (1976); Hora de lejanías (1979-1981); Los delitos de Pandora (1987); Una viajera demasiado azul (1990 ), Costa Rica poema a poema (1997? ); Poemas para arrepentidos (2003?) y Amar en Jerusalem .; Hojas Furtivas (2005). Ha sido incluida en diversas antologías de la poesía centroamericana y costarricense, entre ellas, la Antología Crítica de la Poesía de Costa Ric a , de Carlos Francisco Monje, 1992. Entre los múltiples premios obtenidos figuran: Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía, a su libro El peso vivo (San José, 1968); Premio Editorial Costa Rica a su libro Los pasos terrestres. (San José, 1976); Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía. , a su libro Los pasos terrestres (San José, 1977); Primer Accésit del Premio Adonais a su libro Hora de lejanías (Madrid, 1981); Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía a su libro Amar en Jerusalén (San José, 1992); Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía a su libro Costa Rica poema a poema (San José, 1997), Premio Nacional Aquileo J. Echeverría en Poesía a su libro Poemas para arrepentidos , (San José, 2003).