En este grupo En todos

Foro de Psiquiatría



Consulta sobre un enfermo de esquizofrenia

Beatriz
Lugo, España
Escrito por Beatriz
el 22/03/2008

Mi marido y yo conocemos a una pareja que tiene un único hijo que padece de esquizofrenia. No sabemos exactamente de qué tipo es, si paranoide o de cualquier otra índole. El caso es que el chico tiene 40 años de edad, sus padres son bastante mayores y quieren tenerlo el máximo tiempo posible en casa porque dicen que a ellos les queda ya poco tiempo de vida. Pero la convivencia con él es imposible entre los tres. A él le suministran Akineton, además de otros tres medicamentos que creo que son antisicóticos atípicos que ahora no recuerdo su nombre. El chico no acepta su enfermedad, cree que están todos en contra de él y cuando la situación se torna en insoportable (dice tacos, grita, dice que no está loco, se ríe descontroladamente, dice que la medicación lo está matando y que se va a morir... ) tienen que ingresarlo en un centro psiquiátrico unos días para que le pongan unas inyecciones cada quince días que son fortísimas y que lo dejan atontado. El centro es prácticamente tercer mundista y las condiciones sanitarias y de convivencia creo que no le ayudan a mejorar en absoluto. De vuelta en casa la historia vuelve a empezar, sus padres se desesperan porque cuando empieza a descontrolar no saben qué hacer, discuten con él, no saben cómo reaccionar ante sus contestaciones cuando dice que no está loco... Llevan varios años así, lo han llevado a Madrid a buenos especialistas, pero parece que no mejora y que incluso va a peor.

¿Cómo podríamos nosotros ayudarlos a ellos y a su hijo?

¿Sería conveniente que acudiese a alguna terapia conjunta?

¿Qué hacemos cuando suelta el discurso de que no está enfermo ni loco y que no quiere tomarse la medicación y que no quiere que lo ingresen?

¿Habría que buscar la opinión de más especialistas?

¿Y cuando grita?, ¿Le decimos que se calme...?


Queremos ayudarles pero no sabemos cómo, lo están pasando realmente mal y no sabemos a quién acudir ni qué hacer por ellos. Además vivimos en una ciudad no muy grande donde estos temas son por aquí un tanto tabúes todavía y creo que no ha gente muy especializada en este tipo de enfermedades mentales tan graves como esta.

Muchas gracias

Escrito por Patricio
el 02/07/2008

Hola. Ante el panorama que describes sólo se me ocurre sugerirte que recomiendes a los padres de este chico unirse a alguna asociación de pacientes y familiares, que incluso es posible encontrarla en poblaciones de mediano tamaño, para que allí reciban algún curso de psicoeducación acerca del modo de actuar que deben llevar a cabo en casa con su hijo, para que la convivencia sea lo más armoniosa posible, dentro de las dificultades que entraña vivir con una persona tan radicalmente afectada por la enfermedad que padece y sin conciencia de la misma.

Por otra parte, leyendo lo que comentas acerca del tratamiento farmacológico que recibe esta persona, tus palabras me sugieren que no siempre la solución a un trastorno tan grave como este está en atiborrar al paciente que lo sufre, de toda clase de medicamentos en dosis lo más altas posible. La medicación excesiva puede tener efectos contraproducentes, y las quejas de este hombre sobre los fármacos que toma podrían no estar tan condicionadas por los síntomas de su enfermedad (y el consiguiente alejamiento de la realidad) como sería lógico pensar. A veces la solución está más en quitar lo que sobra, que en poner aquello que se supone, algunas veces equivocadamente, que falta. Con esto no trato de quitar autoridad a los psiquiatras que lo llevan personalmente y que, por su formación, son los competentes en la materia, sino sólo intento dar mi punto de vista como paciente que sabe que los profesionales no siempre obran acertadamente y, como mortales, por muy preparados que estén a nivel técnico, cometen errores.

Por último, y desde mi experiencia, desconfíen de las "grandes estrellas" de la psiquiatría que es posible encontrar en ciertas clínicas de Madrid, donde la gente acude de todas partes como peregrinando a un santuario en que van a encontrar el milagro. Generalmente, ese milagro no se produce, se gasta mucho dinero, e incluso el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Les deseo la mayor de las suertes.