En este grupo En todos

Grupo de Policía nacional



Consejos para la entrevista.

Vito
Cádiz, España
Escrito por Vito
el 03/02/2009


Pego estos consejos que nos van a venir de lujo para la siguiente prueba, los he sacado de otro foro, es larguisimo pero merece la pena echarle un ojo, agradecimientos a Chicho del Foro de Todopolicia. ¡Suerte!

Consejos
para la 3ª prueba:

INTRODUCCIÓN

Seguramente usted es una de esas personas que se hace la siguiente reflexión: He participado en varias entrevistas para promocionarme en el Cuerpo Nacional de Policía y creyéndome magníficamente capacitado para el puesto no me han considerado apto, ¿Dónde he fallado? ¿Cómo se afronta una entrevista personal en los procesos selectivos de la Policía española? ¿Cómo reaccionar ante preguntas "demasiado personales" o con clara intencionalidad de perturbar y poner en un aprieto al entrevistado? ¿Cómo transmitir que soy el mejor capacitado para Policía, Subinspector, Inspector, Comisario, etc.? ¿Cómo evitar el inmisericorde "NO APTO"?

La entrevista personal es la prueba decisiva dentro de cualquier proceso de búsqueda de empleo o de cambio de trabajo. Aunque casi siempre existen pasos anteriores: búsqueda de información, realización de balance personal y la preparación del currículum o el historial profesional y su envío al Tribunal calificador; pruebas psicotécnicas o culturales; todas ellas conducen finalmente a un contacto personal con unos interlocutores válidos en el Cuerpo de Policía de que se trate y entrar en un proceso selectivo minucioso. Hay un acuerdo casi mayoritario por parte de los expertos en considerar la entrevista como uno de los métodos más importantes de evaluación del comportamiento humano. Ha sido, y sigue siendo, el instrumento de selección más utilizado, más idóneo y, a juicio de algunos, más seguro.

Podemos definir la entrevista personal como la técnica que se utiliza para conocer y evaluar la personalidad del aspirante a una plaza, en este caso para acceder o para promocionarse dentro del Cuerpo Nacional de Policía. Con método científico trata de recoger unas informaciones en relación a una determinada finalidad.

Dicho de otro modo, es una comunicación fundamentalmente hablada, entre al menos, dos personas, en la cual existen dos roles definidos: entrevistador y entrevistado; con unos objetivos conocidos, al menos por el entrevistador y en el contexto de una relación desigual en virtud de la existencia de unos objetivos y su control por parte del entrevistador.

Para algunos profesionales es considerada como un elemento imprescindible para la elección del candidato idóneo para desarrollar una determinada ocupación o para ocupar un puesto de trabajo. Por ello cada vez se le da más importancia en la selecciones de personal. La misión, por tanto del entrevistado es conseguir hacer ver que él es la persona idónea para desempeñarlo. A la entrevista no hay que acudir ni con la convicción de que es un puro trámite ni excesivamente presionado; hay que concederle su justa importancia. Y para ello, nada mejor que preparar esta prueba concienzudamente, ya que ello le proporcionará confianza en sus propias posibilidades, le dará la necesaria seguridad en sí mismo y no acudirá subestimando sus capacidades. Con estos consejos conseguirá que no acuda a esta prueba con demasiado nerviosismo y/o ansiedad o, por el contrario, que la subestime y lo deje todo en manos de la improvisación. Con una adecuada preparación ganará en confianza, naturalidad, imagen y debería salir exitoso de la misma.

Casi siempre la entrevista se utiliza en combinación o como complemento de otra técnicas (diversos test realizados con anterioridad y referidos a los aspectos más destacables que determinan el perfil psicológico del aspirante a policía).

El profesional que realiza la entrevista puede obtener datos muy precisos, por lo que además de servir como complemento de las otras pruebas psicotécnicas (de inteligencia, de personalidad, proyectivas, etc. ) puede también ser utilizada como técnica única, pudiendo tener lugar en cualquier momento del proceso selectivo.

Un consejo que podríamos definir como básico para el entrevistado; ya que como hemos dicho, la entrevista es un elemento fundamentalmente de comunicación; es el tratar de "contactar" plenamente con el entrevistador, es decir, con la persona que tiene la responsabilidad de obtener información. No es buena técnica la del entrevistado en este tipo de pruebas el manifestar sentimientos de rechazo, de suspicacia y/o recelo hacia la figura del entrevistador, ya que en éste pueden causar una desfavorable impresión. Por ello hay que procurar que estos sentimientos no afloren en la entrevista ya que enturbiarían el adecuado clima de comunicación verbal y no verbal que debe presidir toda entrevista personal. En su desarrollo el aspirante debe sacar a la luz aspectos concretos sobre su formación, profesionalidad, responsabilidad, motivaciones, etc. Sin embargo, si se mantienen actitudes de rechazo hacia la figura del entrevistador, no se darán las condiciones necesarias para que el mismo juzgue adecuadamente al aspirante. El que entrevista, (hay que tenerlo muy claro) no es un enemigo, ya que únicamente trata de hacer las aclaraciones que crea convenientes sobre el entrevistado. La mejor técnica con la que enfrentarse a este tipo de pruebas es tratar de echar a un lado la comprensible ansiedad inicial y mostrarse cordial y comunicativo.



OBJETIVOS DE LA ENTREVISTA

- Ampliar y completar los datos que aparecen en los test previos.

- Formación y estudios. Aunque esos datos ya los conocerá por otros medios el entrevistador, a este le interesará saber las asignaturas preferidas; porque eligió estudiar una cosa y no otra, si repitió algún curso, si está actualizado en los temas que son propios con el puesto al que se aspira.

- La personalidad. La capacidad de comunicarse con los demás, mantener cierta amistad, comprender y aceptar las opiniones de los demás, etc. El grado de adaptación y resolución frente a los problemas cotidianos. Si sabría y aceptaría trabajar en equipo. En general, no debería tener un carácter colérico, irreflexivo, tozudo, etc.

- Sus actitudes: valoraciones y creencias que tiene de las cosas, de la vida, de los que le rodean, el trabajo de policía. Lo correcto sería mostrar siempre una actitud positiva.

- La motivación. El grado interés real hacia el puesto de trabajo. Se ha de mostrar siempre un gran interés, y a ser posible, demostrarlo o parecerlo.

- Establecer si un aspirante será poco adecuado para el desempeño del puesto.



TIPOS DE ENTREVISTA:

Existen varios tipos de entrevistas, dependiendo de las circunstancias; la finalidad; las cualidades del entrevistado (locuacidad, timidez, etc. ) y del entrevistador (experiencia, formación, etc. ); los datos del entrevistado con que cuente el entrevistador; los datos que necesite y/o desee explorar; etc. La práctica totalidad de las veces, lo normal es que en las selecciones de personal, se combinen las técnicas de las dos variantes de entrevista (interrogatorio y conversación).

Por su grado de estructuración existen las siguientes:

Entrevista estructurada: Es aquella que sigue un texto o secuencia prefijada de preguntas, pudiendo ser las mismas abiertas o cerradas.

Entrevista semiestructurada: Este tipo de no sigue una secuencia de preguntas fijas, aunque sí se adecua a un esquema o pauta general. Es la más utilizada.

Entrevista no estructurada: No existe esquema o plan previo. Es un concepto irrealizable ya que ninguna entrevista alcanzaría este extremo.

Por el número de personas que intervienen, existen los siguientes grupos:

Individual: 1 entrevistador / 1 entrevistado.

Panel: Varios entrevistadores / 1 entrevistado.

En grupo: 1 ó varios entrevistadores / varios entrevistados.

Secuencial: Varios entrevistadores / 1 entrevistado. (Sucesivas entrevistas individuales con diversos entrevistadores para un mismo candidato).

Por el tipo de iniciativa, son las siguientes:

Con iniciativa del entrevistador (interrogatorio): Se le harán todo tipo de preguntas, claras y concisas. Es lo más parecido a un interrogatorio. Son preguntas de las denominadas "cerradas", por ejemplo: " ¿Cuantos años tiene? "; " ¿Cree que sus jefes tienen una formación adecuada?. El entrevistador demanda respuestas del mismo tipo, por ello se recomienda no extenderse en la respuesta a este tipo de preguntas y por el contrario ser explícitos, precisos, sinceros, veraces y seguros a la hora de responder, ya que esta técnica es la que se utiliza cuando el entrevistador conoce suficientes datos del entrevistado. Con un SI o un NO será más que suficiente.

Con iniciativa del entrevistado: El entrevistador le dejará que se exprese libremente, por ello le hará muy pocas preguntas y de las del tipo que se denominan "abiertas" o generales. Esta técnica es la que se utiliza únicamente con la finalidad de conocer la personalidad del entrevistado. Para ello el profesional de la entrevista, utiliza técnicas tales como repetir sus últimas palabras, realizar un pequeño resumen de su exposición, comunicación no verbal, tales como sonreírle, afirmar con la cabeza, etc. ; o el empleo de expresiones que le indiquen que está atento a su exposición (" ¿Si? ", "que interesante", etc.). Puede también utilizar la técnica de mantenerse en silencio; no se sienta presionado ni irritado por ello; todo lo contrario, siga hablando, ya que esta es la intención del seleccionador.

Con iniciativa de ambos (conversación): Aquí se combinan los dos tipos de entrevistas anteriores; predominando, sin embargo las preguntas de tipo "abiertas". Con este tercer tipo de entrevistas se favorece una comunicación más fluida y una situación mas relajada. Las respuestas deberán ser acordes con cada tipo de preguntas. En las de tipo abierto, no sea demasiado locuaz; es mejor adoptar una posición intermedia. Son las preguntas que suscitan un determinado comentario que a la vez puede dar lugar a otra pregunta por parte del entrevistador. Aquí el mejor consejo es no limitarse a responder de forma mecánica, sino por el contrario hacerlo con gran interés por todo lo que se está planteando. Preguntas típicas de este tipo de entrevista: " ¿Cual cree usted que son los aspectos más interesantes del puesto al que aspira? "; " ¿Como se lleva y que relaciones tiene con sus compañeros de trabajo?"

Las modalidades de entrevista más frecuentemente utilizadas en el Cuerpo Nacional de Policía, sobre todo en el contexto que nos ocupa (la oposición), suelen ser las entrevistas semiestructuradas, en panel, con iniciativa del entrevistador o de ambos (entrevistador y entrevistado), con el objetivo de valorar aspectos como el estilo de liderazgo, la motivación, la capacidad de trabajo en equipo, la aptitud para la resolución de problemas o de conflictos, etc. Del candidato.

En todos los casos, cuide su expresión; vocalice adecuadamente. Cuide que el entrevistador no tenga que pedirle constantemente aclaraciones o que no le comprenda y llegue a conclusiones equivocadas. Muéstrese colaborador, relajado, tranquilo, animoso y motivado por el puesto al que aspira.



PREPARACIÓN

Le será de utilidad (si puede) el hacer un análisis previo del puesto de trabajo al que se aspira: Características profesionales, de personalidad, de formación, funciones y tareas habituales y extraordinarias, condiciones, las responsabilidades, relaciones con sus semejantes, sus subordinados y/o superiores (si es el caso) etc.

Puede ensayar frente a un espejo o frente a un amigo el tipo de preguntas que le podrán hacer, analizando su expresión verbal y la no verbal.

ASPECTO FÍSICO

¿Quien no desea en cualquier ambiente o circunstancia lucir lo mejor de sí mismo? Aunque pueda parecer frívola la afirmación de que es importante lo exterior, en esta sociedad actual de la imagen, el buen vestir es también primordial en múltiples campos de la actividad laboral. Nuestra apariencia es nuestra carta de presentación. Es lo primero que el entrevistador verá de nosotros. Por tanto, para esta prueba, es muy importante el cuidado de su imagen personal, con el objeto de causar una buena impresión inicial. Aunque este hecho varía según cada individuo entrevistado o entrevistador, en líneas generales podemos decir que es adecuado ofrecer un buen aspecto. Muestre el cabello libre de suciedad, caspa u otras enfermedades del cuero cabelludo. Así mismo, lo mas recomendable sería un adecuado corte y/o arreglo del pelo.



Para el caso de la Policía, es muy recomendable el no usar ropa arrugada, sucia o que desprenda mal olor. Susceptible de ser adaptado a cada gusto, el vestuario tipo o modelo para una entrevista personal sería, en líneas generales, el siguiente: Traje de chaqueta, un blazer azul o una americana de sport combinadas con unos pantalones kakis o de color gris, camisa de algodón blanca o por lo menos que sea lisa, sin ningún estampado, con una corbata de moderados colores y /o dibujos. Unos zapatos negros (si usa zapatos negros, use también calcetines negros). Jamás use sandalias y/o zapatillas de deportes para la entrevista. Fuera de la misma, y si las circunstancias le obligan a usarlas, no utilice calcetines negros para esta clase de calzado, ya que denotan un pésimo gusto. Si se usa cinturón, siempre debe ser del mismo color y material que los zapatos.



Para una mujer, nada mejor que un conjunto discreto en cuanto a diseño y colores; con las joyas hay una máxima, que es el no ser ostentosa y procurar lucirlas mínimamente (unos pendientes discretos, una cadena y/o un brazalete serán más que suficiente); tampoco es de buen gusto usar oro y plata a la misma vez; así mismo es buena recomendación el no utilizar demasiado maquillaje o perfumes excesivamente intensos.

Tanto si se trata de un sexo como de otro, hay que procurar no utilizar insignias deportivas o ideológicas.

En resumen, huir de posturas que denoten descuido por el aseo e imagen personal, o lo contrario, demasiada preocupación por su aspecto. Es decir, el mejor consejo en cuanto a una buena presencia, es procurar el término medio, que se traduce en la discreción, en él más amplio sentido; ofreciendo un porte pulcro y aseado, pero sin estridencias.

Un aspecto físico adecuado, junto a la demostración de una mínima educación y respetuosidad al presentarse, pueden muchas veces, ser fundamentales en una entrevista personal. Una adecuada presencia física combinada con una actitud que manifieste amabilidad, educación y respeto, facilitará la mejor opinión que de usted pueda percibir el entrevistador.



COMIENZO Y DESARROLLO DE LA ENTREVISTA

Por lo general las preguntas del profesional de la entrevista irán encaminadas a conocer datos sobre su formación, estudios y conocimientos; su experiencia profesional y sobre su personalidad. Las preguntas se basarán en los siguientes temas:

Formación y estudios: Sus estudios académicos y su formación complementaria (cursos de especialización, cursos ocupacionales y otros) Los rasgos más destacados de este punto ya los conocerá el entrevistador, pero lo que él querrá sabe es cuales eran o son sus asignaturas preferidas, porque eligió estudiar una cosa y no otra, si repitió algún curso y porque sucedió; si es el caso, porque dejó los estudios. En este sentido no debemos dejar nada en manos de la improvisación por lo que haremos previamente a la entrevista un curriculum de nuestra etapa escolar, de nuestros trabajos anteriores, del servicio militar (si se hizo), etc. El manejo o conocimiento de tal o cual programa informático, interés en la actualización de conocimientos técnicos, facilidad y rapidez para usar nuevas tecnologías y métodos de trabajo, etc.

Experiencia profesional: Al entrevistador no le bastará con saber que ya la tiene. Le sondeará para que le detalle de su historial profesional (en qué trabajó antes, por qué cambió de empleo o de puesto de trabajo, su estabilidad en cada uno de ellos, etc. ), cual era su responsabilidad, cual es la trayectoria que ha seguido profesionalmente, cuales eran sus relaciones con superiores, compañeros y subordinados, etc. En este punto su misión será demostrar interés y para ello tiene que manifestar que se ha ido perfeccionando y formando para estar al día en todo cuanto afecta a la profesión. Intente demostrar que aprende rápidamente y que está capacitado por su formación para el puesto al que aspira.

Motivación: Las razones por las que desea ser policía o bien ascender dentro del cuerpo. Pueden ser económicas, profesionales, por seguridad, por la adquisición de un status, etc. Al entrevistador le interesará saber cual es el grado de importancia que le da cada uno de esos factores. También le interesará saber cuales son sus valores y opiniones en general (qué piensa de... , cómo se ves a si mismo/a) etc. Lo ideal es haber elaborado, previamente, una escala de valores o de prioridades sobre las mismas.

Capacidad de comunicación y adaptación: Su gusto por el contacto social, su capacidad de comprender y aceptar las opiniones de los demás, etc. Es evidente que su mayor o menor sociabilidad quedará patente durante todo el desarrollo de la entrevista, por tanto esfuércese en ser comunicativo, en contactar con el entrevistado, ya que este es uno de los datos, que se evalúan con mayor intensidad. Sobre su situación familiar (con quién comparte su vida, si tiene proyecto de matrimonio), si tendría con ellos algún problema al cambiar de ciudad etc. ; sobre su tiempo libre (a qué lo dedica, actividades fuera del trabajo, sus aficiones) etc.

Actitud organizativa: Cualquier trabajo, y el de policía no menos que el resto, necesita un grado mínimo de organización. Serán examinadas de forma general, las cualidades organizativas del aspirante, y para ello deberá demostrar sus capacidades.

El comienzo de la entrevista es quizás el momento mas trascendental de esta prueba porque el clima que se establece al principio, puede determinar en gran medida el posterior desarrollo de la misma. Casi siempre empieza con una presentación y un saludo. Si le ofrecen la mano, estréchela de forma firme pero sin apretar tanto que parezca que son amigos de toda la vida; es decir, de una manera normal. Procure mientras lo hace, mirar directamente a los ojos del entrevistador.

No permita que los rumores que haya podido percibir sobre esta prueba o de los profesionales que le examinaran salgan a la luz y le traicione; olvídese de todo lo que haya escuchado sobre ello. Por el contrario, muéstrese sin recelos, animoso, motivado para el diálogo y distendido. Tate siempre de actuar con aplomo, aunque por dentro se esté muriendo del nerviosismo. Nadie se come a nadie. Pero si su preocupación le sigue aturdiendo, recuerde el siguiente consejo: imagínese a todos los miembros del tribunal desnudos. No se amilane por la situación: Tiene que hacerse a la idea de que es la persona más importante de mundo. Y creérselo también.

Colóquese donde le indiquen (seguro que no será demasiado lejos de él) y póngase cómodo, pero recuerde que ello no significa tomar una postura que pueda interpretase como irrespetuosa (siéntese de forma que no esté ni muy relajado ni muy erguido). Aunque durante la entrevista podrá cambiar de postura varias veces; sobre todo si se alarga demasiado, no lo haga muchas veces porque si no estará delatando sus nervios, impaciencia, intranquilidad, inquietud, etc. Para evitar estos sentimientos es muy importante imbuirse de autoconfianza en la propia valía personal.

Para evitar la angustia, lo que hay que hacer es no pensar directamente en ella y sustituya ese pensamiento por una situación vivida que le hizo feliz o muy feliz. Pero tampoco se concentre tanto en ello y le haga perder el hilo de la entrevista.

No trate de adelantar acontecimientos y por tanto evite las consecuencias de esta prueba. Tampoco piense en las capacidades de los otros aspirantes-competidores para ser policías o para promocionarse en el cuerpo.

Como ya dijimos antes, no vea la entrevistador como a un enemigo, sino como un amigo.

Seguramente el entrevistador hará unos comentarios triviales o intrascendentes con objeto de distender el ambiente ("que frío hace hoy", " ¿Conocía de antes la sede de la entrevista? ", etc.)

Mostrarse seguro, y no dar la impresión de parecer tímido y débil, controlando adecuadamente el nerviosismo y la ansiedad, pondrá de manifiesto que tiene un alto grado de madurez, que siempre será interpretado como positivo; y por otro, que está suficientemente capacitado para resolver las tareas que le serán propias.

Lo contrario, la manifestación de la ansiedad, hará difícil y complicado el desarrollo de la entrevista y que el entrevistador perciba las potencialidades de usted, de forma equivocada.



FINALIZACIÓN DE LA ENTREVISTA

Suele terminar cuando el entrevistador, antes de dar por terminada la entrevista, pregunta al entrevistado sobre si desea hacer alguna ampliación sobre lo antes expuesto o si tiene algo que decir o preguntar. No dude en preguntar si quiere que le aclaren algo, pues con ello dará la imagen de que realmente si tiene interés por la profesión o el puesto al que aspira.

Despídase con la misma cordialidad y amabilidad que lo hizo al principio al finalizar la entrevista.



EXPRESIÓN VERBAL Y NO VERBAL (CORPORAL)

El entrevistador tomará nota de todo lo que suceda en estos dos niveles de comunicación.

Expresión verbal: Informaciones habladas que el entrevistado aporta a lo largo de la prueba. Debe hablarse por tanto, de forma pausada clara y con clama, vocalizando adecuadamente. El tono de voz que no sea ni demasiado bajo ni demasiado elevado. Termine todas sus frases con seguridad y sin titubeos. No utilice palabras rebuscadas y evite los "dejes" o muletillas. Construya las frases adecuadamente para no aportar datos de manera inconexa. Tampoco haga manifestaciones dogmáticas.

Conducta no verbal: Son todos los actos comunicativos que no son palabras. Su manifestación puede llegar incluso a contradecir aquello que se está diciendo. A través de ellos se pueden interpretar distintos factores:

a) Expresan nerviosismo, ansiedad e inseguridad:

- Moverse continuamente en el asiento; mover insistentemente algún miembro (pies, dedos, manos, etc.... ); morderse los labios, gesticular continuamente con brazos o manos; sentarse en el borde del asiento.

b) Expresan confianza, seguridad y sinceridad:

- Mirar directamente a la cara (pero no hacerlo de forma continuada), mantener una postura erguida y natural al estar sentados.

c) Expresan atención o interés:

La inclinación hacia delante; asentir con la cabeza.

d) Expresan educación y respeto: dar tratamiento de usted al entrevistador, no bostezar, no sentarse demasiado próximo al entrevistador (50 cm. Es una óptima distancia, sino se le indica lo contrario). Si decide fumar (pero es aconsejable no hacerlo durante la entrevista); pida previamente permiso para ello al entrevistador y si se lo da, fume de manera relajada, sin inhalar demasiadas veces en cortos espacios de tiempo y en bocanadas cortas, ya que esta actitud denotará su nerviosismo. Tampoco dirija el humo hacia la cara del entrevistador.



RESUMEN Y CONSIDERACIONES FINALES

Algunos procesos de selección utilizan cuestionarios psicológicos, familiarícese y entrénese con ellos.

Hay que tener en cuenta que en los casos que haya habido un cuestionario previo de personalidad, es esencial que hayamos sido sinceros al máximo ya que la rigurosidad de esa sinceridad se va dejar ver también en la entrevista personal. Muchas veces la entrevista personal sirve para contrastar opiniones o rasgos de personalidad extraídos de los resultados de esos cuestionarios previos. Por tanto, la contradicción es un síntoma que valorará negativamente el tribunal calificador.

La idoneidad de un candidato se precisa por las características del puesto de trabajo a cubrir; por tanto analice cuales son a su juicio las características del mismo y si usted las posee.

Aproveche cada entrevista para aprender a hacer mejor la siguiente.

Todas las entrevistas son distintas; no hay normas fijas. Sin embargo se puede decir que habitualmente una entrevista de selección sigue las siguientes etapas: saludo, charla inicial, introducción, preguntas y respuestas.

Tiene que demostrar desde el primer momento una especial motivación hacia el puesto de policía. Y que está capacitado y preparado para ello. Conteste a las preguntas poniendo el máximo interés. Tenga claro cuáles son sus objetivos, cuáles sus potencialidades y cuáles sus carencias, le dará seguridad.

No pierda el control. Tenga en cuenta que todo cuanto diga o haga supondrá información para el entrevistador. No baje por tanto la guardia en ningún momento y preste mucha atención a los detalles aparentemente intrascendentes, en todo momento.

Analice bien el puesto de trabajo al que aspira viendo sus características y requisitos. Recabe información sobre: funciones, cometidos, dependencias y servidumbres, legislación, etc.

Repase bien su currículum profesional, la entrevista se basará en él. Sea sincero; por tanto no mienta ni trate de ocultar deliberadamente información. Lo contrario puede acarrearle, sin que se dé cuenta, en contradicciones. Además tenga en cuenta que hay detalles que pueden ser verificados por diversos medios.

Por tanto no trate de ofrecer resistencia a una determinada pregunta; responda con naturalidad y seguridad, pues es una forma de ganar la consideración que esperamos del entrevistador. No trate de justificarse demasiado, sobre todo cuando la justificación sobre alguna conducta no se corresponda con la realidad. Pero si el entrevistador le invita a que lo haga, entonces es cuando deberá hacerlo. Como el viejo refrán decía: "En boca cerrada no entran moscas", es mejor permanecer callado, que no ser sincero.

Manifieste en todo momento colaboración y respeto, pero en su justa medida. Cada uno juega un papel en la entrevista, por tanto no se lo tome como una agradable charla entre amigos ni como un atroz interrogatorio. Muéstrese animoso tanto consigo mismo como con el entrevistador. Debe salir a relucir un clima optimo de colaboración por parte del entrevistador que se traduce en la disposición de responder a las preguntas del entrevistador y al establecimiento de un diálogo fluido.

No se muestre intimidado si el entrevistador toma notas de lo que usted diga o haga. Esto es normal, ya que si tiene que entrevistar a muchos aspirantes, al tomar notas conseguirá recordar datos sobre usted con posterioridad. Los datos desfavorables sobre usted, serán recordados más fácilmente que los favorables y por tanto pueden influir más.

No trate de adivinar lo que el entrevistador piensa sobre usted ni tampoco quiera predecir lo que va a suceder ya que ello sólo le va reportar nerviosismo y harán mas negativa su calificación. Este sentimiento puede hacerle manifestar, inconscientemente, algún nerviosismo, sobre todo si usted piensa que el entrevistador tiene una opinión negativa de usted. Confíe por tanto, en sus propias capacidades y métase en la cabeza que el entrevistador sólo piensa de usted sobre lo que conoce.

No se precipite al contestar. Sobre todo no lo haga precipitadamente a preguntas complejas. Tampoco sea demasiado indeciso ni muestre dudas al responder. Simplemente repase unos segundos antes de hacerlo y dé una respuesta. Ello proporcionará la imagen de reflexión.

No monopolice la entrevista siendo demasiado locuaz o divagando la conversación. La dirección de la prueba la lleva el entrevistador. Tampoco se muestre tímido porque provocaría lo contrario, la intervención continua del entrevistador, tratando de obtener información.

No hable nunca mal de sus anteriores jefes, compañeros o subordinados ni de sus anteriores puestos de trabajo.



ESQUEMA RESUMEN DE CONSEJOS

Las recomendaciones que se relacionan esquemáticamente a continuación son una enumeración básica para afrontar con un mínimo de garantías la entrevista personal. Son consejos de diversa índole, que no hay que desestimar. Son un conjunto que sólo será efectivo si somos capaces de aprender y aplicarlos todos. Son las siguientes:

- Máxima puntualidad.

- Vestimenta adecuada y discreta.

- No fumar durante la entrevista.

- Mantener una actitud relajada, natural e interesada, sin llegar a la camaradería.

- Utilizar un tono de voz enérgico / pensativo.

- No tratar de responder antes de que el entrevistador termine la pregunta. Organizar la respuesta y responder después de unos segundos. El silencio puede expresar control y confianza en sí mismo.

- Cuidar el territorio del entrevistador. No poner nada (carpetas, etc. ) encima de la mesa.

- No hablar demasiado.

- No contestar con monosílabos.

- No enfadarse infantilmente ante preguntas que puedan parecer impertinentes. Son las reglas del juego.

- Fingir que se está pasando un rato agradable.

- Nunca decir que no se tienen defectos. Explicar los más inocuos y suavizarlos lo más posible.

- Convertir virtudes en defectos ("Soy demasiado exigente conmigo mismo", "Mi mayor defecto es que trabajo demasiado").

- Ser siempre muy diplomático en los comentarios, aunque el entrevistador haga juicios de valor sobre personas o instituciones.

En lo referente a la comunicación no verbal:

- Evitar posturas rígidas, pero no inclinarse demasiado hacia delante o hacia atrás.

- Evitar balanceo de pies o piernas.

- Procurar no cruzar piernas, brazos o dedos.

- Enfatizar las explicaciones con moderados movimientos de las manos, pero sin exagerar.

- Imitar en lo posible los gestos y posturas del entrevistador.

- No mirar de forma fija (constante) al entrevistador, lo que no quiere decir que cuando se intercambie una mirada, se haga directamente a los ojos del mismo.

Emiopositor
Cádiz, España
Escrito por Emiopositor
el 03/02/2009

Hola vito soy Emi, de la premier te dejo mi msn aqui y me agregas cuando tu puedas ok?
Enga tio ya hablamos. Saludosss
heroedecadizz@hotmail. Com

Kike Sas
Alicante, España
Escrito por Kike Sas
el 04/02/2009

Gracias por los consejos, serán de gran ayuda

Elenacnp Apellido
Licenciada urjc
Escrito por Elenacnp Apellido
el 04/02/2009

Gracias Vito. A ver si puedo ponerlos en práctica y "fingir" que estoy pasando un rato agradable cuando en realidad esté pensando en salir corriendo del "matadero".

Saludos.

Vito
Cádiz, España
Escrito por Vito
el 04/02/2009
jajajaa, es complicado tia, pero tedremos que intentarlo, ¡SUERTE!
Vito
Cádiz, España
Escrito por Vito
el 04/02/2009
Que pasa Emiiiiiiiiiiiiiiiii! Agregado, ya estamos en contacto