En este grupo En todos

Grupo de Dependencia Emocional



CONSECUENCIAS Y SECUELAS DEL ALCOHOLISMO...

______
Escrito por ______
el 24/05/2010

Como muchas de las personas que accesan el foro por primera vez, desconocen en principio sobre los diferentes documentos que aquí se suben o no tienen el tiempo para buscar el tema de su interés, me ha parecido importante hacer un resumen sobre algunos temas relacionados con la enfermedad. Dado que este es un Foro de Alcoholismo, donde todos venimos con un interés en común no esta de más y siempre es útil conocer en detalle a que nos estamos enfrentando, las consecuencias y secuelas que pueden marcar nuestra vida en un futuro, a menos que se tome la iniciativa de empezar una recuperación y avanzar hacia una nueva vida, plena, libre de esta adiccion.


Existen muchas formas de definir, ya sea el alcoholismo como a la persona dependiente del alcohol, pero de todos es bien conocido que se considera que una persona es alcohólica cuando pierde la libertad de abstenerse de consumir alcohol.

Por tanto, el alcoholismo es una enfermedad adictiva en la que el enfermo no puede controlar el consumo de alcohol que en la mayoría de las ocasiones es un consumo excesivo y prolongado.

Todo lo que se ha expuesto, como lo que se continuará detallando afecta tanto a hombres como a mujeres, por lo que, debemos considerar todo el análisis por igual para ambos sexos. Bien es cierto que se deberán tener en cuenta algunas matizaciones, pero desde un punto de vista globalizador, existen muchos puntos comunes.

Clasificación

Vamos a intentar dar algunos de los criterios para clasificar los diferentes tipos de alcoholismo, evidentemente, no es una clasificación cerrada ni única.
Los adultos pueden clasificarse, según la cantidad de alcohol que consumen, en:

1. - Abstemios.
Serías aquellas personas quienes no disfrutan o muestran un desagrado activo al gusto y a los efectos del alcohol y en consecuencia, no tienen interés en repetir la experiencia.

Igualmente están los no bebedores preocupados, que no solamente se abstienen si no que buscan el persuadir o coaccionar a otros que comparten su abstención.

2. - Bebedores sociales

Beben con sus amigos. El alcohol es parte de su proceso de socialización, pero no es esencial, y no toleran una embriaguez alteradora. Esta embriaguez es rara, puede ocurrir sólo durante una actividad de grupo, tal como una boda, una fiesta o el día de año viejo, momento en que se permite bebida en exceso.

3. - Alcohólicos Sociales

Se intoxican con frecuencia, pero mantienen ciertos controles de su conducta. Prevén las ocasiones que requieren, de modo rutinario, tomar “un par de copas” antes de ir a casa. Son personas que les gusta ir siempre a los mismos lugares de bebida con gran tolerancia al alcohol. Un alcohólico social encontrará tiempo para una copa por lo menos, antes de la cena. Su bebida no suele interferir en su matrimonio ni gravemente en el trabajo mientras mantenga esta situación.

4. - Alcohólicos

Se identifica por su gran dependencia o adicción hacia el alcohol y una forma acumulativa de conductas asociadas con la bebida. El término alcoholismo se aplica al desajuste social que se presenta en las vidas de los individuos adictos y de sus familias.

Causas del alcoholismo

No se podrían dar causas únicas y comunes para todas las personas con problemas de bebida, pues, además, los efectos del alcohol varían de un individuo a otro a iguales dosis, interviniendo factores de orden biológico, psicológico, cultural, social, moral, etc.

Es por ello que, podríamos, considerar como las principales causas que propician el alcoholismo: las costumbres familiares, las presiones personales y sociales, la educación y entorno social en el que el individuo se ha desarrollado y cómo le ha marcado de una forma u otra, posibilitándole desarrollar estrategias de afrontamiento o no, una autoestima no adecuada a las demandas sociales, que intenta suplir con el consumo de alcohol.

De todos modos, más adelante volveremos a hacer referencia respecto al “porqué” la gente consumo sustancias tóxicas y mantiene ese comportamiento.

CONSECUENCIAS POR UN CONSUMO PROLONGADO DE ALCOHOL

Los efectos o resultados adversos que se obtienen por el consumo de alcohol mantenido en el tiempo son múltiples, por lo que vamos a intentar destacar las complicaciones que van a impedir desarrollarnos como personas libres en nuestro ambiente familiar, laboral, social, etc.


Problemas y deterioro Físico

La mayoría de las personas no suelen darle importancia a los efectos que el alcohol puede producirles a nivel orgánico, o creen que podrán reconocer el momento en que tienen un problema y dejar de beber por su cuenta antes de que ese problema se convierta en algo serio. Es decir, atacan los problemas a largo plazo con soluciones a corto plazo como dejar de beber durante una semana, tomar vitaminas y no tomar cerveza.

Veamos una panorámica general de los problemas físicos causados por el alcohol. En general, suele ser cierto que cuanto más tiempo y más cantidad de alcohol se haya bebido, mayores serán las consecuencias físicas negativas. Los problemas más conocidos como la cirrosis hepática o el “Cerebro Húmedo” (Síndrome de Korsakoff) suelen producirse después de 15 ó 20 años de beber mucho. Sin embargo, los problemas médicos no surgen repentinamente después de que pasen esos años. La cirrosis o el daño hepático irreparable no ocurren sin antes enviar algunos avisos. Los sistemas corporales están siendo atacados mucho antes; el daño está comenzando a manifestarse.

Las causas de los problemas físicos del alcohol tienen dos orígenes:

1. - El alcohol tiene un efecto directamente irritante sobre todas las partes del cuerpo.

2. - Con el uso continuado del alcohol, una persona puede llegar a estar desnutrida. Ciertas vitaminas o proteínas pueden que no se tomen en la dieta, o puede que no sean absorbidas por el cuerpo.

Ya se ha dicho que los problemas físicos se producen de forma progresiva. De este modo puede que se pase de una etapa en la que no hay síntomas a una en la que comience a haber síntomas de tipo medio y luego a síntomas graves que limitan tu vida muy seriamente. Así, los problemas pueden pasar de ser reversibles a irreversibles o sin posibilidad de mejoría.

Veamos la ruta que sigue el alcohol y los efectos que produce:

El Sistema Digestivo superior.

Pasa a través de la boca al esófago, garganta y estómago, produciendo un efecto abrasivo sobre las capas protectoras. El esófago puede inflamarse y producir esofagitis.

Las paredes del estómago también pueden irritarse; los músculos del estómago pueden volverse más fláccidos, producirse más ácidos, resultando el contenido más irritante, dañando las mucosas y paredes protectoras del estómago y produciendo gastritis o inflamación de las paredes del estómago. Síntomas: acidez, indigestión, vómitos y náuseas constantes.

Si los daños sobre los tejidos continúan se produce la úlcera péptica, dejando las zonas musculares expuestas a dolores o a perforaciones, manifestándose a través de dolores de estómago y sangre en las heces o vómitos.

Para todos estos tipos de enfermedades del tracto superior digestivo, es necesario parar de beber para detener la irritación y disminuir la producción de ácidos. Para la úlcera péptica a veces es necesario recurrir a las intervenciones quirúrgicas para extraer los tejidos dañados.

A más largo plazo, un problema menos predecible y más difícil de controlar que puede ocurrir son los cánceres del tracto superior digestivo. La incidencia de los cánceres de boca, garganta y estómago es mayor en las personas con problemas de bebida.

Tracto digestivo inferior

El alcohol pasa del estómago al intestino delgado, casi sin sufrir transformación alguna, pues el alcohol necesita poca digestión. El alcohol en el intestino disminuye la capacidad para absorber vitaminas importantes. Esta dificultad de absorción de principios alimenticios fundamentales hace posible que se produzcan otras complicaciones físicas debido al alcohol.

El Páncreas. Produce enzimas que transforman las grasas, proteínas y carbohidratos, siendo una parte importante del sistema digestivo. El uso del alcohol altera su funcionamiento, pudiendo provocar Pancreatitis, Diabetes, Peritonitis, etc.

La mortandad por causa de enfermedades relacionadas con el páncreas es alta (30% de las personas que padecen pancreatitis mueren)

Desde el intestino delgado, el alcohol circula por todos los órganos del cuerpo, y se distribuye por todos los tejidos corporales por medio del flujo sanguíneo.

Sistema Nervioso y Cerebro

Los daños que produce el alcohol sobre los tejidos nerviosos se deben a la acción combinada del alcohol como sustancia tóxica, y a la falta de vitaminas, concretamente la B1 o tiamina. Los problemas más comunes del sistema nervioso son:

Neuropatía periférica: las fibras nerviosas de las piernas y brazos están dañadas. Sensación de debilidad muscular, dolor o calambres después de beber. La neuropatía es reversible y la recuperación se produce cuando se deja de beber, se toman vitaminas y se sigue una dieta adecuada.

La Enfermedad de Wernicke: enfermedad reversible que afecta a las células del cerebro relacionadas con el pensamiento, sentimientos y la memoria. Cuando se padece produce excitabilidad, desorientación, pérdida de memoria y problemas visuales. De nuevo, la abstinencia, las vitaminas y una dieta correcta podrán corregir este problema.

Síndrome de Korsakoff: se procede como progresión de la enfermedad de Wernicke y es irreversible. Al producirse, la persona parece estar mentalmente alerta, pero si se observa con más atención, se notará que existen problemas intelectuales. No puede aprender cosas nuevas ni memorizar nada que se le diga. El pensamiento es rígido, no puede cambiar de tema de conversación o sus pensamientos. Sustituye los hechos olvidados por otros que no son tal (confabulación).

Degeneración Cerebelar. El cerebelo es la parte del cerebro que coordina los movimientos y el controla equilibrio. Cuando se ve afectada, la persona puede sentir dificultades para andar. La recuperación no siempre es completa.

Corazón


El alcohol que circula alrededor de los vasos sanguíneos los daña. El resultado final se conoce como Cardiomiopatía Alcohólica El corazón aumenta de tamaño y presenta un tono muscular fláccido. Por ello, tiene que hacer más esfuerzo para poder funcionar bien. El pulso y la presión sanguínea aumentan. Ocasionalmente, la bomba cardiaca se deteriora y “explota”, a causa del exceso de trabajo, produciendo un Fallo congestivo cardiaco. Se producen también, graves dificultades respiratorias, arritmias cardiacas, y edemas (bultos en los pies, piernas, etc. , por retención de líquidos) que pueden limitar y poner en peligro la propia vida.

Hígado

Una vez que el alcohol circula por los fluidos del cuerpo, pasa por el hígado donde es transformado. A veces este órgano se ve influido por el efecto tóxico del alcohol. Podremos encontrar:

Hígado graso: aumento de la grasa en el hígado, porque se queman un menor número de grasas cuando el alcohol, que es un carbohidrato, está más fácilmente disponible que otros compuestos. Los síntomas son: se nota la presencia del hígado bajo el tórax, los análisis del hígado pueden ser anormales y no hay dolor. La recuperación se completa dejando de beber.

Si no se deja de beber, las células del hígado pueden inflamarse, produciéndose La Hepatitis. Los síntomas son: disminución del apetito, náuseas y vómitos, dolor abdominal, ictericia (tono amarillento de la piel y de la parte blanca de los ojos).

Tratamiento largo y abstinencia completa de alcohol, reposo, dieta y vitaminas. Si continúa bebiendo aumentará el número de células muertas y a veces se producen cicatrices en el hígado que forman la Cirrosis. La cirrosis o cicatrización de los tejidos del hígado y disminución de su capacidad de funcionamientos es irreversible.

La cirrosis puede llevar a muchas complicaciones que son causa de muerte. Algunas de éstas son: Varices esofágicas (venas varicosas en la garganta). Ascitis: acumulación de líquidos en la cavidad abdominal. En ambos casos la causa es que la cicatrización de los tejidos del hígado evita el paso de sangre a través de los vasos sanguíneos que conectan el intestino con el hígado. Fallo hepático: cuando el 70 % del hígado está dañado, deja de funcionar produciéndose estupor, coma y finalmente la muerte.

Sistema Respiratorio


Los alcoholes de alta graduación suelen producir una baja resistencia a las infecciones debido a la tensión a la que someten al cuerpo, así como a deficiencias nutricionales, por eso los enfermos alcohólicos son más susceptibles de las Neumonías y Tuberculosis. A la vez podemos encontrar enfisemas, una enfermedad que provoca dificultades respiratorias, así como Cáncer de pulmón.

www.psicologia-online.com




Adan Jorge
Ingeniero técnico industrial escuela u...
Escrito por Adan Jorge
el 24/05/2010

Para complementar lo que escribe Angela en esta web hay un esbozo del Llopis


Saludos y Evolución

______
Escrito por ______
el 25/05/2010

Sindrome del Alcoholismo Fetal

El alcohol (vino, cerveza o licor) es la principal causa evitable de anomalías congénitas físicas y mentales.

Cuando una mujer bebe alcohol durante el embarazo, se arriesga a dar a luz a un bebé que pagará las consecuencias -con deficiencias mentales y físicas- para el resto de su vida.


Signos y síntomas del síndrome de alcoholismo fetal

Las características de los niños con sindrome de alcoholismo fetal son:

1) bajo peso al nacer

2) menor perímetro craneal

3) retraso del crecimiento

4) retraso del desarrollo

5)disfunción orgánica

6) anomalías faciales, incluyendo ojos de tamaño inferior al normal, mejillas aplanadas y surco nasolabial poco desarrollado

7) epilepsia

8) problemas de coordinación y de motricidad fina

9) escasas habilidades sociales, incluyendo dificultad para establecer y mantener vínculos de amistad y para relacionarse en grupo

10) falta de imaginación o curiosidad

11) dificultades de aprendizaje, incluyendo poca memoria, incapacidad para entender conceptos como el tiempo y el dinero, deficiente comprensión

12) lingüística y escasa capacidad de resolución de problemas

13) problemas de comportamiento, como hiperactividad, incapacidad para concentrarse, retraimiento social, testarudez, impulsividad y ansiedad.


Diagnóstico y efectos a largo plazo

Los problemas asociados al sindrome de alcoholismo fetal tienden a intensificarse a medida que los niños se hacen mayores y se acercan a la edad adulta. Estos problemas comprenden problemas de salud mental, problemas con la ley e incapacidad para vivir de forma independiente.

A los niños con EAF a menudo no se les hace un diagnóstico adecuado. Esto también es aplicable a los niños que padecen un trastorno del desarrollo neurológico relacionado con el alcohol (TDNA), un tipo de problema congénito descubierto recientemente que engloba a aquellos niños que sólo presentan los problemas emocionales y de comportamiento propios del sindrome de alcoholismo fetal sin ningún otro signo de retraso del desarrollo ni del crecimiento físico.

A menudo el comportamiento de los niños con sindrome de alcoholismo fetal puede parecer meramente beligerante u obstinado. Muchos de estos niños obtienen buenos resultados en las pruebas de inteligencia, pero sus deficiencias comportamentales a menudo interfieren en su rendimiento. Es fundamental que los profesionales de la salud, los padres y los profesores de estos niños reciban una formación y una educación adecuadas y extensas para que puedan ofrecerles los cuidados y atenciones que necesitan.

FUENTE: WWW.kidshealth.org. COM


______
Escrito por ______
el 27/05/2010

El alcoholismo ocasiona diversas y graves enfermedades y muchos problemas familiares, emocionales, laborales y legales, gastos innecesarios y hasta impotencia sexual

Los efectos que ocasiona el alcohol en la salud pueden ser inmediatos, debido a que su absorción se produce desde el estómago y pasa directamente a la sangre, llegando al cerebro y al sistema nervioso en pocos minutos o a largo plazo por favorecer el desarrollo de enfermedades como la cirrosis o la encefalopatía hepática.

Sus efectos inmediatos son:

Euforia y desinhibición, conductas que promueven su consumo sobre todo en jóvenes y adultos con baja autoestima, inseguridad o que suelen ceder a los retos de los compañeros.

Mareos con sensación de “bienestar”.

Náuseas y vómitos cuando se han excedido los niveles tolerados por cada persona.

Después de haber ingerido 2 o 3 copas te afectan los centros motores del cerebro y se inicia una marcha incierta con torpeza en otros movimientos.

A las 3 o 4 semanas de su consumo habitual, se inicia una degeneración grasosa del hígado provocando una hepatitis alcohólica, que ocasiona insuficiencia hepática con graves consecuencias nutricionales.

Si este tipo de intoxicación continúa, la degeneración del hígado se hace fibrosa y se presenta cirrosis hepática, enfermedad crónica que provoca una insuficiencia hepática gradual que provoca trastornos mentales severos como es la encefalopatía hepática, conductas violentes y puede conducir a la muerte.

Si la persona sigue bebiendo, como el alcohol ya no puede ser metabolizado por el hígado pasa al cerebro provocando daño permanente, convulsiones y delirios.

El alcoholismo además ocasiona gastritis, indigestión, úlcera estomacal, trastornos hormonales e impotencia sexual.

La ingestión sistemática de alcohol, disminuye el hambre e interfiere en la absorción de nutrimentos importantes como la vitamina B, E, A, K y C, así como de proteínas, por lo que el alcohólico tiende a sufrir de desnutrición y avitaminosis.

Por si fuera poco, la falta de defensas en el organismo ocasiona el desarrollo de enfermedades infecciosas frecuentes, entre ellas la neumonía.

Otros daños son la esofagitis, la pancreatitis con graves daños en las células productoras de insulina, dermatitis inespecíficas, dolores en varias partes del cuerpo, pérdida de la visión en uno o ambos ojos.

También se puede desarrollar una alteración sexual, ocasionando disfunción en la erección del pene en el hombre y una desaparición de la menstruación en la mujer. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, produciendo el llamado síndrome fetal del alcohol.

______
Escrito por ______
el 26/07/2010
Creemos que el tomar alcohol es cuestión de una noche o una forma de diversión. Lo que muchos no saben, es que en un momento de diversión, una mala decisión con respecto al alcohol puede durar para toda la vida. Las personas que toman y deliberadamente se sientan detrás de un volante o viajan con alguien intoxicado con drogas o alcohol, están echando a la suerte su futuro. Las consecuencias legales y cargos criminales que tienen que enfrentar por manejar bajo los efectos del alcohol como se conoce en inglés DWI, dura en el historial personal del individuo al menos por siete años. Estos cargos hacen más difícil las posibilidades de becas de estudio y trabajo, además de gastos extras en costos de seguros, abogados y cortes, entre otros. Secuelas físicas y emocionales Para quienes sobrevivieron un percance relacionado con el alcohol, las consecuencias legales son las menos serias. Muchos jóvenes quedaron atados a una silla o cama debido a un momento de locura en la que el alcohol estaba relacionado, y en cuyos casos sus habilidades para funcionar normalmente quedaron limitadas. Algunas personas no pueden caminar, otros perdieron su movilidad desde la cabeza hacia abajo, o en algunos casos los daños cerebrales les impiden hasta hablar. Vivir con las consecuencias del alcohol, en la mayoría de los casos, dura para toda la vida, son daños irreversibles, ya que es el cerebro el que por lo general se ve afectado. Para los familiares de las personas que tienen la costumbre de beber alcohol, las consecuencias son menos notorias, pero igual de importante para quien las sufren. Por lo general, los hijos de alcohólicos sufren de baja autoestima, nivel excesivo de responsabilidad y trabajo, dificultad para establecer relaciones con otras personas, sentimientos de culpabilidad, y otras alteraciones emocionales. Estas secuelas también los acompañan por el resto de sus vidas, a menos que busquen el consejo profesional de un consejero o sicólogo, que les ayude a liberarse del alcoholismo de sus padres y superar los traumas.
______
Escrito por ______
el 25/08/2010

Alcohol y adolescencia: nuevos datos sobre las graves secuelas físicas

Según un estudio, el consumo “social” de bebidas alcohólicas por parte de los adolescentes también podría impactar negativamente en las funciones sexuales .

Hasta ahora , las investigaciones científicas habían comprobado que consumir alcohol de forma crónica durante la juventud podía aumentar los riesgos de contraer problemas hepáticos, gástricos, en el sistema inmunológico y hasta daño cerebral .

Pero las amenazas del abuso de la bebida durante la edad de maduración sexual podrían extenderse mucho más allá. En el mediano plazo, los adolescentes que hoy consumen alcohol de forma crónica o “social” estarían expuestos a severas alteraciones en la conducta sexual, disminución de la líbido y el deseo, cambios en la producción de testosterona y hasta hipogonadismo.

La alarmante predicción se desprende de las conclusiones de un estudio que realizan investigadores españoles sobre los efectos en el sistema endócrino del consumo de alcohol en los organismos durante la etapa de maduración sexual. El trabajo -que se desarrolla en el departamento de Biología de la Universidad Complutense de Madrid - fue presentado esta semana a científicos platenses en el Instituto de Biología Celular de la CIC y el CONICET .

La investigación toma como base el comportamiento físico de las ratas ante la exposición sostenida al alcohol. A partir de ese modelo, el análisis del sistema endócrino investigado arrojó resultados que la directora del proyecto, la científica española Ana Esquifino, no duda en calificar como “muy importantes”.

El consumo sostenido de alcohol (es decir, en varios días de la semana) y “social” (una importante cantidad pero en pocos días de la semana) repercute negativamente en la función gonadal de producción de hormonas sexuales. Y podría afectar, a futuro, en el aspecto reproductivo.

Estos resultados obtenidos en animales, claro, deberán ser trasladados luego al organismo humano. “Pero podemos decir que en un 99,9 por ciento de los casos se corroboran. Es que a pesar de estar alejados de nosotros, los mecanismos de los roedores se manifiestan igual”, afirma Esquifino.

Para los especialistas consultados, los datos que se desprenden de esta investigación “se conocían a grandes rasgos, pero aún no habían sido estudiados profundamente”.

Así lo señala, por caso, la doctora platense Silvia Ranze, que tiene una larga experiencia en el tratamiento de pacientes con problemas con el alcohol en comunidades terapéuticas y centros asistenciales.

“El impacto del consumo de alcohol en el aparato reproductor es claro, porque el consumo afecta a las células que intervienen en la fecundidad. Además, hay una evidente pérdida de la potencia sexual tanto en mujeres como en hombres. Esto no está muy estudiado en humanos, pero se sabe a grandes rasgos que desemboca en una falta de deseo porque altera el sistema neuroendócrino” , afirma Ranze.

Las conclusiones del trabajo presentado en La Plata vuelven a encender una luz de alarma sobre las consecuencias en el cuerpo de una conducta que, a juzgar por los estudios de organismos públicos, cada vez se naturaliza más entre los jóvenes.

En efecto, según los datos surgidos de la Segunda Encuesta Nacional a estudiantes de Enseñanza Media, la prevalencia de consumo de alcohol en la provincia de Buenos Aires ronda el 50%.

EL IMPACTO EN EL CUERPO

El diagnóstico que dibujan los especialistas en la relación entre jóvenes y alcohol también incluye un panorama claro sobre los hábitos de consumo. En nuestro país , indican, lo más frecuente es que los adolescentes no tomen o tomen poco durante la semana y que consuman en grandes cantidades el viernes y sábado a la noche.

A pesar de que, según la creencia popular, beber sólo un par de días a la semana no implica mayores riesgos para la salud, la investigación de los científicos españoles demuestra que el impacto puede ser el mismo.

“Ambas conductas repercuten en todo lo que tenga que ver con la función gonadal. Lo que está claro es que los dos tipos de consumos van a generar a la larga un hipogonadismo y, por lo tanto, algunas alteraciones en la conducta sexual como la disminución de la líbido de la apetencia”, explica.

“La frase que escucho muchas veces es: ‘yo bebo sólo un día o dos a la semana’. Y este trabajo, justamente, es una contribución para demostrar qué se altera en el cuerpo cuando se abusa de alcohol, aún cuando se lo hace de forma social, los fines de semana“, señala la investigadora Ana Esquifino.

Así, al presentar los resultados de su trabajo, Esquifino pone énfasis en subrayar que el impacto en el sistema endócrino que trae aparejado el consumo desmedido de alcohol se produce cuando se bebe muchos días a la semana pero también cuando se lo hace uno o dos días pero en grandes cantidades.

“Quizás, entonces, la llamada de atención para muchos jóvenes tenga que venir desde un punto más técnico. Mostrarles que el abuso del alcohol no es bueno, aunque se haga de manera alternada y social”, afirma.

Aunque se muestra cauta y prefiere no sacar conclusiones que excedan los límites de su investigación, Esquifino asegura que, en el futuro, las generaciones expuestas a los actuales hábitos de consumo de alcohol podrían sufrir inconvenientes en las funciones reproductivas.

“Evidentemente hay muchos problemas. Cuando uno habla con un andrólogo o con un ginecólogo marcan alteraciones evidentes. Pero ese no es exactamente mi campo. Desde mi investigación, sólo puedo decir que el consumo prolongado de alcohol modifica la actividad gonadal y lo hace de una manera negativa, es decir, disminuyendo la actividad”, explica.

Este aspecto también es destacado por los especialistas locales.

“Cuando se consume alcohol hay un aumento del deseo sexual, pero que progresivamente desemboca en la disminución del deseo y de la potencia. Incluso, a largo plazo puede generar inconvenientes en el aspecto reproductivo. Como hay una alteración celular, el abuso puede desembocar en infertilidad”, señala Silvia Ranze.

OTRAS CONSECUENCIAS

Si, como afirma Esquifino, los resultados de su investigación en animales pueden trasladarse con un 99,9% de eficacia a los humanos, cientos de miles de adolescentes argentinos podrían sufrir las consecuencias del consumo de alcohol desmedido en el mediano plazo.

Para los especialistas, las consecuencias más preocupantes de esta práctica “habitual” entre chicos están relacionadas a las alteraciones en la conducta y a los efectos psicológicos y psiquiátricos que trae aparejado el abuso de la bebida.

“Sabemos que el alcohol repercute en el sistema digestivo, por ejemplo, con la irritación a nivel gástrico. Además, aumenta la producción de ácido clorhídrico, lo que desemboca en gastritis, en úlceras. Y, si hablamos a nivel digestivo, el hígado es el órgano más afectado“, explica la doctora platense Silvia Ranze.

Además, destaca, a largo plazo el alcohol repercute muy negativamente en el aspecto nutritivo del organismo . “Generalmente, lo que se presenta es una disminución del apetito. Como el individuo no se alimenta bien a causa de la bebida, se puede producir avitaminosis , que desemboca en carencias nutritivas“, indica.

Al actuar como un depresor del sistema nervioso central, el alcohol trae aparejado, con el correr del tiempo, la posibilidad de secuelas en las funciones cerebrales, afirman los expertos. “Se observa la falta de autocrítica y consecuencias en la motricidad y coordinación. A nivel psiquiátrico, además, aparecen las depresiones , que son origen y resultado de la ingesta de la dependencia a la bebida”.