En este grupo En todos

Grupo de Panadería y bollería



Comida y moda: extraña mezcla

Francisco José
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 02/01/2011


Posted: 01 Jan 2011 10:00 AM PST


Probablemente a muchos os habrá venido a la mente el vestido de carne que lució —es un decir— Lady Gaga en los MTV Music Awards del año pasado, pero el ejemplo que os traigo hoy es anterior (del 2009) y se acerca más al arte que a la mera provocación.

Se trata de un ambicioso proyecto de nombre Hunger Pain que involucró a 15 diseñadores, con Ami Goodheart a la cabeza, y al fotógrafo Ted Sabarese .

Para cada vestido hicieron falta varias horas entre la preparación de la comida y el ensamblaje sobre el modelo. En este caso no se trata de un vestido que se pueda llevar a una gala, sino de pequeñas obras de arte efímeras que quedan inmortalizadas por el fotógrafo.

En mi opinión, aunque con la comida no se juega, existen excepciones en las que no solo se entiende su uso, sino que se puede admirar sin reticencias el magnífico trabajo de estos artistas. A mi me gusta especialmente el vestido hecho con alcachofas, para el que la modelo estuvo más de seis horas inmóvil mientras lo montaban hoja a hoja. El efecto conseguido con las hojas de alcachofas es realmente impresionante.

Respecto a la garrulada que la cantante llevó a aquella gala para llamar la atención, mejor no me pronuncio más, no vaya a ser que entre mis lectores haya algún fan acérrimo que se sienta ofendido.

Y a vosotros , ¿Qué os parece la mezcla de comida y moda? ¿Arte o desperdicio?

Vía | Toxel

Edible Clothing


Edible Dress


Francisco José Rodríguez Valero
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 09/05/2011

Aroma de pan y humo, lo que me faltaba por ver

Aroma de pan y humo

Probablemente, muchos de vosotros también lo hagáis, pero tengo la costumbre de leer los ingredientes de las cosas que como. A veces por pura curiosidad mientras desayuno y otras para averiguar si no me la están dando con queso en el supermercado, como ocurre con el vinagre de Módena .

El caso es que esta misma mañana, compartiendo mesa con mi madre, nos ha dado por leer los ingredientes del pan de molde que comíamos. El frontal rezaba algo como pan de horno. Así que ahí estábamos riéndonos del escaso parecido con el verdadero pan de horno cuando entre los ingredientes hemos encontrado aroma de pan y humo; lo que me faltaba por ver.

¿A qué punto ha llegado la sociedad para que tengamos que añadirle aroma de pan y humo a algo que lleva por nombre “pan de horno”? A veces tengo la sensación de que la sociedad de consumo se nos está yendo de las manos, que nos ha perdido la comodidad y por ella hemos renunciado a demasiadas cosas. O igual es que estamos en Navidad y me ha entrado la vena melancólica



Fuente