En este grupo En todos

Grupo de Seguridad privada en España



Clientes abusones y empresas que se bajan los pantalones

pol
Licenciado en derecho universitat de v...
Escrito por Pol Car Tol
el 30/03/2010

Tan arraigadas están en el subconsciente colectivo laboral frases del tipo: " el cliente siempre tiene razón" "el que paga manda" y demás fraseologia estereotipada que ultimamente quiza por la tan cacareada crisis o más bien por comodidad se han extendido como una negra mancha en el sector de la seguridad privada y más concetamente en las empresas de seguridad las cuales las han incorporado a su manual de estilo haciendo de ellas su modus operandi.
Y ello supone que a la hora de negociar y contratar servicios con el cliente las empresas no ponen frenos ni limites de ningún tipo , en román paladino, se bajan los pantalones y se ponen mirando a Almeria para que el cliente abusón de turno los encalome sin vaselina ni condón. El problema es que al final de la pelicula al que encaloman no es al mandamal negociante sino al pobre vigilante que se tiene comer más con tropezones que con patatas el infumable contrato y por ende servicio pactado con un mónton de exigencias absurdas, caprichosas y en la mayoria de casos ajenas al convenio colectivo de seguridad privada donde taxativamente están enumeradas las funciones del vigilante de seguridad.
Ejemplos hay hasta la saciedad, tenemos desde el vigilante niñera en una urbanización al vigilante telefonista o administrativo , el que fleta mercancias de la tienda de turno o pesa camiones en un almacén de frutas y un largo eccetera de labores pedidas por el cliente aceptadas por la empresa y sufridas y ejecutadas por el vigilante porque a la fuerza ahorcan y hay que seguir comiendo. De esta forma pasamos de ser vigilantes de seguridad a ser un especie de navaja multifunción que hace de todo menos su función que es vigilar y proteger las instalaciones donde presta servicio y a las personas que se encuentran en su interior evitando la comisión de actos delictivos punto y final.
Pero para las empresas es más comodo decir a todo que si con tal de conseguir un servicio o no perderlo porque siempre encontrará un vigilante que muy a su pesar no tendrá más remedio que tragar y al que para colmo de males dejarán tirado a la primera de cambio si el cliente se queja porque han entrado intrusos en el servicio y resulta que el vigilante está haciendo esas tareas absurdas que precisamente le impiden vigilar.
Y es que algunos clientes deben pensar que los vigilantes somos como virus inormaticos que se reproducen a si mismos y puden hacer mil cosas a la vez o que tenenos el don de la ubicuidad,es decir, estar en dos sitios al mimo tiempo o que se yo.
Y es que la verdad del cuento es que no se puede estar en la procesión y repicando pero si algo tmássimple que el mecanismo de un botijo no son capces de entenderlo y aplicarlo los clientes y sobre todo nuestras empresas pues seguiremos como siempre, más vendidos que pavo en Diciembre. Un saludo compañeros y a pesar de todo buen servicio.

Ojoliebre Ojoliebre
E.s.o i.e.s. fuenlabrada 1
Escrito por Ojoliebre Ojoliebre
el 01/04/2010

Pues bien compañero, lo primero darte la enhorabuena por sacar tan buen debate, a lo que te doy mucha razon, pero el problema no erradica solo en la empresa, en mi opinion el problema se fue cultivando desde el momento en que la figura del vigilante empezo a perder su autoridad, es decir, el respeto, y el respeto es la esencia de ser quienes somos, y lo que quiero dejar claro que sin respeto no hay reconocimiento de nuestras funciones.
Otra cosita, el cliente, abuson si, en ocasiones y ademas creen que somos su empleado, y hay esta el problemita, señores no somos su empleado, somos un profesional dando un servicio de seguridad y tenemos nuestras responsabilidades, esta claro, el cliente ha de entender que tiene que comunicarse y relacionarse con nosotros al mismo nivel que el ejerce, o en su defecto con el jefe de equipo, pues llegamos a menejar mucha información y muy importante en ciertas ocasiones, entonces de esa manera se cultiva un respeto mutuo, y con los empleados de nuestro cliente la misma receta pero al nivel de ellos, dandoles la confianza justa y proporcionada para mantener ese respeto y darles seguridad en nosotros.

Mis dos ejemplos que fueron experiencia, realizando mis funciones en determinado centro, el gerente del centro solicito mi presencia en su despacho con la unica intencion de decirme que no puedo hablar con los empleados, a lo que educadamente yo le transmití que entendia perfectamente su postura, pero que el ha de entender que en mi trabajo entra la relacion con los empleados donde yo detecto situaciones y ciertas situaciones, que en el momento que yo valore seran trasmitidas a superiores y al cliente, que no hay otra intencion mas que la laboral y por supuesto somos personas, y que al igual sabemos de decisiones de escalas superiores al empleado, y no por ello han de preocuparse, tenemos un codigo deontologico y es nuestra forma de ser. Desde ese dia viento en popa con el cliente y absoluta confidencialidad, algunos empleados recelosos por tan buena relacion pero todos al fin de cuentas respetan, como persona y como profesional.

La otra situacion me parecio vergonzosa, falta de educacion total, pero lo solucione, entraba yo a mi puesto de trabajo cuando me encuentro la taquilla de seguridad totalmente desalojada, sorpresa me lleve! Bien, me fui a ver al gerente del centro donde le explico la situación y le pido una respuesta, cual mas grande fue mi sorpresa que me dice que primero son sus empleados para las taquillas, así sin mas! Yo le pedí una solución dandole las razones de la necesidad de que el vigilante de seguridad ha de disponer de una traquilla o cuarto o etc, donde pueda depositar las herramientas y elementos de trabajo y bajo llave, pues bien la siguiente contestación fue que la compartiera con algun empleado suyo! Impresionante! Mi cara de estupefacto por no decir de imbecil que se me quedó creo que le hizo cambiar al gerente de decisión, diciendome y por tercera contestación, que si alguna está libre la utilice. OK sr. GERENTE! Acto seguido retome la posesión de la taquilla que durante 12 meses pertenece al vigilante, y sin llave, directamente un candado.
Señores hay que hacerse de respetar pero con mucho y mucha educacion, que se consigue.

Pol Car Tol
Licenciado en derecho universitat de v...
Escrito por Pol Car Tol
el 01/04/2010

Muchas gracias ojoliebre por participar en mi debate que sin duda has enriquecido con tu experimentada opinión y con tus ejemplos que abundan y clarifican la situación a la que nos vemos abocados diariamente.
Te animo a participar en mis otros debates que los encontrarás en el grupo de seguridad privada tales como: "Mandos intermedios versus personal operativo. ¿Durmiendo con su enemigo? " "Los cuadrantes o la cuadratura del circulo" "Historias del servicio: el relevo o me rebelo" " Prosegur y Seguritas: ¿Primas o hermanas? Y participes en ellos enriqueciendolos con tus acertadas opiniones. Un saludo compañero.

BRUTUS01
Escrito por BRUTUS01
el 19/02/2011

El problema a mi entender es que muchas veces el cliente no sabe lo que tiene contratado , se vende mal el producto ( nosotros ) por el comercial , el cliente no es nuestro jefe y esto si hay que hacerselo entender , no estamos para sus antojos , si no para trabajar.

saludos

Javier Guzman
Relaciones laborales sevilla
Escrito por Javier Guzman
el 03/03/2011

Buenas noches:

A veces no son las empresas o los clientes los que obligan a realizar tareas no contempladas en Ley y Reglamento de Seguridad Privada (creo que esta enumeración es más importante que la del Convenio de turno), sino los propios Vigilantes los que, en aras a agradar, comenten el error de realizar funciones que no les competen. Haciendo un poco de abuelo Cebolleta, yo empece en este sector como Vigilante Jurado de Seguridad, pasando por distintas circunstancias y servicios, para desembocar al final en la figura de cliente; y siempre, también en la actualidad, he dicho a los Vigilantes que tengan cuidado con los "favores" porque al final se convierten en obligaciones.

Recuerdo cuando comenzaba (no existia la Ley de Seguridad Privada) que, en cierta ocasión, sustiuí a un Compañero que realizaba servicio en una empresa; el servicio era siempre de Noche, y cuando llegue allí, el bedel de la empresa me "indicó" cuales eran mis obligaciones: vigilar las distintas naves, ¿Dar de comer a los perros? Y por último y muy importante, regar al finalizar el servicio, el aparcamiento de los directivos de la empresa (eran de albero, arena para los no andaluces).


Pues bien, dí de comer a lo perros porque me dieron pena (no tenían la culpa de nada los pobre bichos), pero no regué ninguno de los días que allí permanecí (una semana), limitándome a realizar mi trabajo: Vigilar. Cuando finalizó la semana, desde al empresa cliente llamaron a mi empresa para indicar el descontento que tenían conmigo, aduciendo la falta que había cometido: no haber regado el aparcamiento de los directivos.

La empresa me llamó para preguntarme lo que había pasado y yo, lógicamente, les dije que nada, que había realizado mi trabajo con normalidad y sin que existiera ninguna incidencia; sacándome a continuación la historieta del riego; volví a insistir que no había tenido ninguna incidencia, dado que las funciones de jardinería no formaban parte de mi cometido y que estimaba que si debían tomar alguna medida disciplinaria debía ser contra el vigilante que normalmente realizaba el trabajo, puesto que realizaba funciones que no correspondían a lo contratado.

Más tarde y por curiosidad (no se me sancionó), pregunte al vigilante destinado en este centro (en una prueba de tiro) por qué existían esas obligaciones y este hombre me indicó que eran funciones que antes hacía el bedel, pero como el se aburría, pues.... Empezó a hacerlas como un favor y acabaron asignándoselas a él (con lo cuál el bedel era feliz, menos trabajo). Conclusión, la Ley de Seguridad Privada, el Reglamento y la nueva Orden de personal de seguridad privada, excluyen la realización de trabajos no correspondientes a los relacionados en estas normas y cuyo incumplimiento puede dar lugar a una sanción ¡Para el propio vigilante!.

Por último un consejo, las normas y obligaciones del servicio deben estar por escrito (Manual operativo, órdenes de puesto, etc. ) y no se deben aceptar órdenes verbales del cliente (salvo las puntuales, por ejemplo: va a venir don fulano y está autorizado a entrar), dado que el VS depende jerárquicamente de su empresa y orgánicamente del cliente; esto es, el cliente le traslada a la empresa las funciones que espera del VS (dentro de las legales) y la empresa se las tiene que trasladar al VS; cualquier otra forma de realizarlo sería ilegal, ya que contravendría el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores, al considerarse una cesión ilegal de trabajadores.

Perdonad la extensión de la respuesta.