En este grupo En todos

Grupo de Géneros narrativos

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 23/02/2010 | Nivel Avanzado

H. Veracruz, Ver. , 26 de Agosto del 2009.

Cuando desperté por vez primera con la presencia de tu ausencia, me sentí estúpida al notar que respeté tu espacio en el lecho, arrinconada dormí con las rodillas en mi pecho. Y todos los días he tenido que repetirme que ya no estás.

Me ofreciste amor celoso, posesivo y casi cruel, pero era lo que mi soledad cubría y lo único que necesité, porque en mi mundo de maravilla imaginaria eras tú quien lo protegía. Siento desazón en cada paso, sin la angustia del llegar a tiempo; y la libertad me está asustando.

Aún siento el sobresalto de tu llegada, la invasión del espacio. Parece que tus pasos están dibujados en el suelo. Aún tus dedos dejan marca en mi piel sin tocarla. El temor de amar me provoca náuseas y un cuerpo flaco. Esas palabras diarias de “otro amor vendrá” que pronuncian quienes me estiman, también me asustan, no sé si porque son indicadoras de una apariencia desolada o porque son avisos que alguien llegará, otro ser que como tú, atará mis hombros, mis muñecas, mis pies y tirará de cuerdas, devorará mi tiempo, morderá mi cuello y me poseerá enojado, alegre, triste o por poderío y tendré que escapar una vez a un mundo de letras y fantasía, hasta perderme en la demencia.

He tratado de poner espejos en cada tramo de mis paredes, para juzgarme y no volcar en tí culpa alguna y de escuchar que justificas por devoción lo que a mí me ha desmoronado.


Sólo sueño cuando duermo, y me faltan manos, cabezas y horas para el hacer diario, y me he inventado que soy necesaria para llenar mi necesidad sin siquiera saber cuál es. Sé que ya no eres tú y eso me asusta más, me resultaba cómodo saberme tu víctima; en este mundo se nace enfermo o se busca serlo.

Ahora mis miedos ocupan tu ausencia, llenan tu espacio, ahora ellos devoran mis entrañas.

Elizabeth Larrañaga

Mariana Moreno
Psicologia unr
Escrito por Mariana Moreno
el 04/03/2010 | Nivel Avanzado

Apareciste entre medio de la nebulosa del pasado: lastimando el presente con la furia de un huracán, arrasando la serena monotonía de mi sensibilidad interna. ; hiriendo la temporalidad con recuerdos que emergen entre lo divino y lo demoniaco; como un fantasma desprendiéndose del tejido del olvido para dar cuenta de su existencia en la pura forma de mi sentido interno. Y me encontraste en enmedio del camino de mi vida, como Dante en su Divina Comedia lo relata, yo andaba errante por selva oscura…miré hacia ti…y te vi. Te vieron mis ojos y estalló tu imagen ante un llanto emotivo que se escurrió tan rápido como apareció, no se si quería verte…segura estoy de que no quería que me vieras. Es que pasaron tantos años…ya no eres aquel muchachito de cabellos lacios, brillosos, largos, de mirada serena, picara, hurgueteando todos los rincones del mundo que hay por descubrir Hoy te veo y no quiero contarte que las miserias humanas desgarraron mi alma, que dejaron mis sueños convertidos en nada y, si la nada es algo…son lágrimas… Ayer teníamos un mundo por descubrir, todo era posible ¿Que podía interponerse entre nuestros sueños y nosotros? Las promesas de una vida feliz se inscribían en el libro de nuestros días con perfume a futuro, éramos seres eternos porque no sabíamos de la muerte… Hoy, un vacío infinito se abre frente a mi, donde nace el absurdo, donde descubro la vulnerabilidad del ser finito arrojado en la crueldad de este mundo, me siento acorralada por la muerte, que se acerca furtiva silenciosa…esperando el momento oportuno, como un ave rapaz espera paciente por su presa moribunda, para abalanzarse sobre ella. Apareciste y ahuyentaste la angustia de reconocer la debilidad de mi existencia, revelaste el sentido real que me convoca a la vida como mujer; esa mujer que yacía taciturna, inexistente en un rincón solitario de días monótonos, vacíos. Se desprendió tu recuerdo sutil, y tan sutilmente rozó mi vida… pero fue suficiente para despertar de mí somnolencia abriéndome a la posibilidad de vivir…me hiciste libre de mi propia cárcel, de mi misma, de mi propia condena…y sin saberlo, pasaste por mi lado…distraído, sumido vaya a saber en qué pensamientos, pero ignorante de lo que estabas causando en mi… te alejaste sin siquiera decirme adiós.

maria
Escrito por maria
el 06/03/2010 | Nivel Avanzado

Viejo: En mi niñez usabas bigote y pelo abundante, eras màs grande, màs serio, eras enorme.

Pero detrás de tu cáscara dura muchas veces te salía el duende y jugabas conmigo en la cama al CIRCO.... ¿Te acordás papá?. Yo era la equilibrista, la bailarina, la maga, y el cuarto se llenaba de luces de colores y la vieja cómoda y el ropero viejo aplaudían entusiasmados... Hasta el televisor Sonotone se callaba y mirando con el rabillo de la pantalla no se perdía una función.

Y esas noches eran sólo mías y tuyas y tuyas y mías.... Mientras escuchábamos a mamá en la cocina, batiendo sueños perfumados a limón y nosotros nos contabamos bajito cuánto nos queríamos! Y nos seguimos queriendo igual... ¿Sabés porqué papà? Porque el tiempo nos ha hecho màs grandes pero no tan serios y podemos compartir todavía la alegría de reirnos juntos.... Te quiero mucho mari

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 07/03/2010 | Nivel Avanzado

Mariana: Es que dicen que al nacer empezamos a morir. Y es triste lo que escribes y muy real. Es que dicen que el aliento para vivir es propio y no d eotra persona. Bueno , perdona estoy hablando conmigo misma. Me gustó mucho tu carta. Siempre vengo a leerles.

Un abrazo.

Elizabeth

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 07/03/2010 | Nivel Avanzado

María lo que viviste con tu viejo (así le decimos en México con mucho amor y respeto) , yo ahora lo vivo con mis hijos. Ojalá esté en sus buenos recuerdos, como en los tuyos está tu niñez y que aún sigas disfrutando a tu padre.

Un abrazo. Muy linda historia.

Elizabeth

maria
Escrito por maria
el 07/03/2010 | Nivel Avanzado

Gracias Eli... Y sí, gracias a Dios, lo sigo teniendo besote mari

Edu Quiroga
Experto: trabajo en equipo
Escrito por Edu Quiroga
el 08/04/2010 | Nivel Avanzado

.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 17/07/2010 | Nivel Avanzado

Querida Julia Boger:


Traspasé el límite de la cordura; estoy sobrio, no he cambiado de hábito, yo, yo…
Sólo que no encuentro las palabras para llegar a ti, mi Madona de las siete lunas, tu sonrisa es ironía del temporal, el mismo que enreda tu cabello ,largo y dorado que no puedo olvidar y aunque adoro tu candidez , la seda plegada en tus sinuosidad es la imagen que llevo grabada en mi mente y busco saciarme en otros brazos , no, no puedo olvidarte y siento rabia de mi cobardía y niego el amor que nació tan de repente a mí mismo, a todos quienes me interrogan y hasta a ti, te trato con indiferencia y hasta con enojo y tú ángel mío me regalas una tímida sonrisa y me ves como el príncipe de los estúpidos cuentos que llegan a salvar a la dama desvalida por la envidia que despierta entre las mujeres por su belleza.

Temo acercarme a ti y pareces esperarme, siempre imperturbable y yo vivo ansiando comer mundo. Intento en verdad hacerte un poema, pero no pueden salir palabras delicadas y temo parecerte insulso. No sé qué pasa conmigo, has cambiado mi mundo que creí perfecto ahora con tu ternura, tu esplendor, tu querer saber, tu paciencia, tu andar, tu voz, tus ojos oscuros que parecen tener luz propia y esa tez sonrosada, tus manos delicadas y a la vez fuertes y toda la gracia que veo en ti, ¡Te necesito! Llena mi mundo con tu toque celestial y a la vez terrenal que me provoca la locura de querer amarte completamente, entregado a tu piel, a tu aroma y cansar mis ansías y encontrar mi paz en la tuya.

Por favor, mi niña amada, mi mariposa de tierno volar contesta la presente y guarda tu carta en el mismo libro que te proporcióné, desespero por saber que sientes por mí y espero sobre todas las cosas que he dicho perdones mi falta de tacto en el pasado, fue mi orgullo y temor a …
Ahora no sé a que temía, sólo espero mañana verte entrar al recinto, así, con tu cadencia y misterio y deposites el libro en mi mesa mientras envuelves mis sentidos con tu suave aroma y tu tímido saludo.

Siempre tuyo:

Mr. Charles Collins W.

Escrito por José Antonio B P
el 26/07/2010 | Nivel Avanzado

Amar a destiempo

Hola, cielo:

Disculpa que te lo diga por carta y no en persona. Sinceramente creo que es mejor así, nos ahorra un mal trago que no queremos ni debemos sufrir. Desde siempre he meditado mucho sobre nuestra relación, evidencia de que nunca nos resultó satisfactoria al cien por cien. Nos amamos, sin duda, intensa y apasionadamente; yo te amé y tú me amaste, los dos nos entregamos con generosidad, sin reservas. Uno y otro hemos invertido cuanto teníamos en el amor, nuestro amor; nadie nos puede acusar de egoísmo innoble.

Aun así, ante un AMOR (en mayúsculas, lo podemos decir sin reparos), por increíble que parezca, existió el desencuentro. Como he dicho, después de reflexionar, de preguntarme por la causa que nos privó de la plenitud, he llegado a la conclusión de que es cierto que nos amamos, sí; pero nos amamos a destiempo. No erramos nosotros, ni nuestros sentimientos; simplemente no hemos coincidido con el lugar ni con la hora. Cuando uno se acercaba el otro se alejaba y al revés, da igual quien amase primero o de último, la distancia entre nosotros fue siempre la misma; insalvable.

Para mí, aparte de un recuerdo grabado a fuego (del dolor de esta decisión prefiero no decir nada), me quedo con una lección: si con amar fuera suficiente... Al final, hasta la carta parece adquirir sentido; absurdo sería no encontrarse para el amor y, en cambio, coincidir en el dolor de la despedida.

Necesito tiempo, que se calme el dolor; continuar con la insalvable distancia para no sufrir en el encuentro.

No te olvidaré, nunca. Ojalá algún día pueda disfrutar del recuerdo de este instante con la misma intensidad que ahora me duele

Un beso, eterno.

Autor: José Antonio

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 29/07/2010 | Nivel Avanzado

José Antonio. Bonita y triste carta. A destiempo. Es cierto a veces no coincidimos ni hora ni lugar , pero a veces hay mayor distancia en la misma vivienda, he escuchado.
Un abrazo, gracias por compartir. ¿Te gustó mi carta? Es imaginaria claro, después traeré la contestación.
Un saludo.
Elizabeth

Escrito por José Antonio B P
el 29/07/2010 | Nivel Avanzado

Elizabeth, en tu carta se ven las dudas, inseguridades e, incluso, contradicciones de los sentimientos. Muy humana, en cierto modo, se muestra a un personaje un tanto perdido, ¿Confundido, quizá? ; pero sí son letras atrapadas y tensas.

Saludos

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 31/07/2010 | Nivel Avanzado

Muchas gracias Antonio y disculpa el atrevimiento de pedirte tu opinión sin conocerme a veces soy muy impulsiva. La verdad puse empeño en la carta, porque quería hacer un personaje, hombre y bueno como lo describes y no imponer mi ideología que me cuesta mucho no hacerlo. Lo reconozco. Muchas gracias compañero.


Elizabeth

Rosafdez1 Fernandez Reviejo
Primarios sanatorio de oza coruña
Escrito por Rosafdez1 Fernandez Reviejo
el 08/12/2010 | Nivel Avanzado

Hola cariño he recibido tu cariños carta, es lo que te lo mereces todo lo bueno de este mundo que estamos.
claro que quiero trabajar contigo, para es un gran placer para mi, es un gusto que tengo por dentro.
tu merteme en lo que me disjistes,pues me parece muy bueno, cariño y si tu puedes buscame un trabajio, que yo pueda hacer, como sicologa de clinica, que me gusta mucho.
el 23 estoy afuera en mi tierra la coruña. Os deseo a ti como a los demas de este grupo tan especial.

una felices fiestas con toda la familia y amigos y un 20011que venga mucho mejor. Miestras que estoy afuera no voy a poder comunicarlo, lo siento me dar pena,pero es asi la vida.
os quiero mucho
rosa

Escrito por Rosa Maria Hernandez Martinez
el 27/02/2012 | Nivel Avanzado

A ti papá

Tu ausencia duele tanto, no se como enfrentar mi realidad sin ti, quisiera regresar el tiempo cuando estabas aquí, como quisiera escuchar tu voz, sentir tu presencia, tal vez en silencio, sin que dijeras nada, sintio frió mucho frió en el alma, mi alma, esta helada. ¿Porqué Dios? , le preguntó y no tengo respuesta, Papá tu eras mi guía, mi luz, mi idolo, te amó, y nunca te lo dije, deje que te fueras, que emprendieras este viaje sin retorno y sin saber todo lo que sentía y todo lo que significabas para mí.

Ahora ya estas al lado del señor, dile que me de valor, fé, esperanza y me ayude a comprender el porque ya no estas más aquí, ¿Sabes papá? A veces pienso que estas de viaje y un día regresaras, pero luego me doy cuenta que no y mis ojos se llenan de lagrimas y mi corazón de tristeza, Te extraño cada día más.

Emagister Responde
Barcelona, España
Escrito por Emagister Responde
el 24/04/2017 | Nivel Avanzado

Destacamos en la primera página este debate por la cantidad y calidad de las intervenciones. ¡Muchas gracias a tod@s los que habéis participado hasta ahora!

Os animamos a seguir activos en el Grupo y que entren nuevas aportaciones.

¡Gracias!