En este grupo En todos

Grupo de Formación continuada en Urología, y Medicina Sexual



Cáncer Epidermoide del Urotelio Superior

KHALIL
Medicina valencia
Escrito por Khalil Ahmad Samhan
el 29/06/2012

Cáncer Epidermoide del Urotelio Superior
DR. KHALIL AHMAD SAMHAN

Es conocido que diversos factores irritantes son capaces de producir modificaciones a nivel de las células uroteliales. Estos factores comprenden ciertas sustancias químicas y medicamentosas, la infección, las radiaciones y las irritaciones mecánicas provocadas por los cuerpos extraños, entre los que se destacan las litiasis.

Estas modificaciones consisten en hiperplasia o metaplasia del urotelio. Son estados patológicos que se consideran lesiones precancerosas, siendo ésta la razón por la que muchos autores incriminan a la litiasis de cancerígena (Forni 1972; Fraley 1978; Mazeman 1972, y Melamed 1960).

Dada su presencia con un gran porcentaje de afectados en la zona de los Balcanes se le denomina Nefropatía de los Balcanes.

Basándome en la experiencia de mi servicio en ocho casos, la litiasis provoca alteraciones del urotelio, encontrándose las alteraciones por medio de estudios citológicos y de Papalicolaou.

Parece que el grado de atipias celulares está en relación directa con la duración de la enfermedad calculosa, y con la duración del factor irritante (Cypers 1975; Uta 1976).

Martin y Merts (1917) señalaron que la litiasis se asociaba frecuentemente a un carcinoma urotelial de la pelvis renal. Lazarus y Mark (1945) informan que los tumores no papilares se acompañan de litiasis en 17,5% de los casos.

Por último, hay que resaltar que tanto en mujeres como en hombres jóvenes con litiasis renal raramente se desarrollan células atípicas, predominando éstas en sujetos ancianos.

La localización del carcinoma escamoso primitivamente renal es una tumoración rara asociada a infecciones de repetición y litiasis.

Se trata de enfermos mayores de 60 años que se presentan con hematuria total y caprichosa, acompañándose de dolor en fosa lumbar, sordo y continuo, y en ocasiones adquiere el carácter de cólico nefrítico, con astenia, anorexia y pérdida de peso, síndrome miccional irritativo y fiebre. Puede afectar a cualquiera de los riñones y a ambos sexos.

A la exploración se palpa una masa dura en el flanco, que llega a la fosa ilíaca, puñopercusión renal dolorosa, a veces hepatomegalia de 2-3 traveses de dedo por debajo del reborde costal.

Coincidimos con la mayoría de los autores en que existe una triada de síntomas como: hematuria, dolor renal y masa palpable.

En los análisis clínicos demuestran un aumento de VSG, anemia, alteraciones de las pruebas hepáticas, aumento de fosfatasas alcalinas, aumento de alfa-2 globulinas, hipoproteinemia, e hipoprotrombinemia,

La citología urinaria demuestra células atípicas con núcleos voluminosos y anomalías de la estructura y del reparto de la cromatina. Son células sugerentes de malignidad.

La ecografía demuestra un riñón voluminosos con varios ecos anómalos en un riñón de distribución irregular.

La urografía excretora de mala calidad en la que se demuestra una anulación funcional de un riñón con varias imágenes de cálculos a ese nivel, estando normal el otro riñón.

Se realizó una pielografía ascendente bilateral demostrando una gran cavidad hidronefrótica en el polo inferior del riñón, cáliz inferior afilado donde comienza la cavidad con varios defectos de replección y múltiples cálculos, estando el riñón opuesto normal.

La serie ósea metastásica demuestra en el cráneo unas imágenes osteolíticas y en el tórax con una invasión linfangítica metastásica.

Con el diagnóstico de presunción de litiasis renal asociada con tumor pielocalicial y metástasis se practica una nefrectomía radical con linfadenectomñia regional..

El estudio histopatológico de la pieza operatoria demuestra un tejido renal con inflamación crónica acompañada de ulceración o erosión, y una tumoración que partiendo del epitelio transicional invade en profundidad hasta la cortical. Células pleomórficas con citoplasma abundante y claro, imágenes de mitosis atípicas con marcada tendencia a la queratinización y formación de globos córneos.

Diagnóstico de certeza: Pielonefritis crónica, nefrolitiasis y carcinoma urotelial pielocalicial epidermoide.

El pronóstico es extremadamente pobre, y las metástasis a distancia por vía linfática se sitúan entre 40-60%.

Como conclusión podemos decir que tanto los estudios radiológicos como los citológicos nos orientan sobre la existencia de un tumor del urotelio superior acompañándose de litiasis renal múltiple, siendo el diagnóstico de certeza por medio de el estudio histopatológico que confirma un carcinoma epidermoide que afecta al epitelio de las cavidades pielocaliciales.

Debemos destacar la importancia de las litiasis como factor irritante crónico del urotelio de la vía excretora, dando lugar a lesiones malignas o premalignas, que a la larga producen metástasis linfáticas tanto regionales como torácicas o craneales.