En este grupo En todos

Foro de Psicoanálisis

Alberto Comparada
Buenos Aires, Argent...
Escrito por Alberto Comparada
el 11/10/2009

Hoy por primera vez en mi vida, TRATE DE BUSCARME INTERIORMENTE, COSA QUE A VECES ME HE HECHO MIL PREGUNTAS PERO NUNCA ME ANIME A EXTERIORIZARLAS, HOY LO HAGO , ENTIENDO QUE UDS(GRUPO) tal vez tengan preguntas para uno mismo, cuales serian, que como tendria que ponerlas en practica, me encanto la idea de poder preparar mi vida , para poder seguir creciendo y poder dar algo mas de lo que puedo dar , de esa manera aceptaran cosas importantes para transmitirlas positivamente con argumentos de vida, gracias por la atencion , un abrazo , BETO.

Manu Rodriguez
Navarra, España
Escrito por Manu Rodriguez
el 25/05/2011

El tema del autopsicoanalisis en la obra de Freud dice clarmanente que todo psicoanalista está obligado a hacerse un psicoanalisis que dura un año como mínimo, cierto es que también se dice que para facilitar el aprendizaje es bueno dejarse psicoanalizar, al final la importancia del autopsicoanalisis es que solo el que alcanza la inteligencia de la teoría es inmune a la neurosis en cierta medida pues la etiología sexual es muy tajante respecto al tema. El rey salomón conoce el lenguaje de los animales según dice la leyenda oriental, la psicoapatología de la vida cotidiana explica que un pájaro no se cae del cielo así como así, todo se puede determinar por la ciencia, todo está determinado en la psique humana, la nerviosidad es común a todo humano, es el reverso creado por el privilegio de ser distinto del animal, solo existen diferencias cuantitativas entre lo normal y lo neurótico.

Manu Rodriguez
Navarra, España
Escrito por Manu Rodriguez
el 30/06/2011

Pues nada lo primero autofelicitarme porque quitar unos sintomas bastante claros que llevaba teniendo toda la vida debido a una neurosis obsesiva, la misantropía y la dipsomanía, más vale tarde que nunca, es muy dificil luchar contra las resistencias que producen las represiones pero bueno, ya me quité con 26 años la neuroisis con grandes tintes psicóticos de creer ser observado o que saben lo que pienso y todo eso pero es que despues de leerme 3/4 partes de la obra de freud unas 100 veces acabando un libro con varios ensayos, entre ellos el yo y el ello y sintoma, ihbibición y angustia resulta que acabo de acabar de estudiar nuevas observaciones sobre la psiconeurosis de defensa, de su época con Breuner, al final se psicoanalizan todas las enfermedades y se debería de psicoanalizar todo el mundo solo por el aumento de la capacidad funicional anímica, aparte me quité una fobia a que me mordieran los animales y la superdivertida y util psicopatología de la vida cotidiana.
Voy a copiar un escrito del mismo Freud sobre el autopsicoanalisis, no hay que creerlo porque sea de él, solo escuchar sus razones del por qué, no se hasta que punto se puede partir de conversaciones que no hayan alcanzado lo dialéctica de Platón pero bueno, Freud nunca lo leyó hasta acabar medianamente su teoría para que no le influyerá al escibirla, recordad que Platón fué el único escritor en afirmar que la histeria tenía una patología sexual aunque no lo pudo demostrar, hasta que 2600 años.... Después apareció este escritor.. Pero bueno no voy a ser hoy misántropo jejeje que mi mente va a la velocidad de la luz despues de la cirujía de estos días..
El porvenir de una terapia. Sigmund Freud, 1910.
b) Pasemos ahora a las innovaciones en el campo de la técnica. Gran parte de ésta espera aún su fijación definitiva, y el resto comienza ahora a determinarse claramente. La técnica psicoanalítica se propone en el momento actual dos fines: ahorrar trabajo al médico y facilitar al enfermo un amplio acceso a su psiquismo inconsciente. Sabéis ya que nuestra técnica ha sufrido una transformación radical. En la época del tratamiento catártico, veía su fin en la explicación de los síntomas; más tarde nos apartamos de los síntomas y nos orientamos hacia el descubrimiento de los «complejos», según el término técnico creado por Jung, e insustituible ya. Por último, hoy en día encaminamos directamente nuestra labor hacia el descubrimiento y el vencimiento de las «resistencias» y confiamos justificadamente en que los complejos emergerán por sí mismos una vez reconocidas y vencidas las resistencias. En algunos de vosotros ha surgido luego la necesidad de poder reunir y clasificar estas resistencias. Os ruego que contrastéis ahora con vuestra experiencia analítica la síntesis siguiente, y veáis si está de acuerdo con ella. En los pacientes masculinos las resistencias más importantes al tratamiento parecen emanar del complejo del padre y resolverse en miedo al padre, hostilidad contra él y falta de confianza en él.

Otras innovaciones de la técnica se refieren a la persona misma del médico. Se nos ha hecho visible la «transferencia recíproca» que surge en el médico bajo el influjo del enfermo sobre su sentir inconsciente, y nos hallamos muy inclinados a exigir, como norma general, el reconocimiento de esta «transferencia recíproca» por el médico mismo y su vencimiento. Desde que la práctica psicoanalítica viene siendo ejercida ya por un número considerable de personas, las cuales cambian entre sí sus impresiones, hemos observado que ningún psicoanalítico llega más allá de cuanto se lo permiten sus propios complejos y resistencias, razón por la cual exigimos que todo principiante inicie su actividad con un autoanálisis y vaya haciéndolo cada vez más profundo, según vaya ampliando su experiencia en el tratamiento de enfermos. Aquel que no consiga llevar a cabo semejante autoanálisis, puede estar seguro de no poseer tampoco la capacidad de tratar analíticamente a un enfermo.

También nos inclinamos ahora a reconocer que la técnica analítica ha de adoptar ciertas modificaciones, según la forma patológica de que se trate y los instintos predominantes en el sujeto. Nuestra terapia tuvo su punto de partida en la histeria de conversión. En la histeria de angustia (en las fobias) tenemos ya que modificar nuestros procedimientos, pues estos enfermos no pueden aportar el material decisivo para la curación de la fobia mientras se sienten protegidos por la observancia de la condición fóbica. Naturalmente, no es posible conseguir de ellos que desde el principio de la cura renuncien al dispositivo protector y laboren bajo la opresión de la angustia. Tenemos, pues, que auxiliarles, facilitándoles la traducción de su inconsciente hasta que se deciden a renunciar a la protección de la fobia y a exponerse a la angustia, muy mitigada ya. Conseguido esto, se nos hace asequible el material cuya elaboración ha de conducirnos a la solución de la fobia. En el tratamiento de las neurosis obsesivas serán también precisas otras modificaciones técnicas, sobre las cuales no podemos pronunciarnos todavía. Surgen aquí importantes interrogaciones, aún no resueltas, sobre la medida de satisfacción que podemos permitir, durante la cura, a los instintos combatidos del enfermo y sobre la diferencia que en este punto haya de hacerse, según se trate de instintos de naturaleza activa (sádica) o pasiva (masoquista).

Así, pues, cuando sepamos ya todo lo que ahora vislumbramos y hayamos llevado nuestra técnica hasta la perfección a que ha de conducirnos el continuo enriquecimiento de nuestra experiencia empírica, nuestra actuación médica alcanzará una precisión y una seguridad poco corrientes en las demás especialidades médicas.

Emagister Responde
Barcelona, España
Escrito por Emagister Responde
el 08/02/2017

Este debate está lleno de respuestas de mucha utilidad didáctica para el Grupo, es por ello que decidimos subirlo a primera página y destacarlo.

Os agradecemos muchísimo vuestra participación, y os animamos a seguir aportando al debate.

¡Gracias Grupo!

Escrito por Pedro De La Torre
el 30/03/2017

Hola,

Me gustaría entrar en este interesante debate, auque me temo que resulto en instancias psicoanaliticas hace ya mucho tiempo. Yo no conozco ninguna orientación dentro del psicoanálisis que contemple como posible el autoanálisis.

Precisamente por las dificultades procedentes de nuestras propias resistencias. Por decirlo de otra manera , nos hacemos trampas. Es como si te miras al espejo y tienes un granito, y temeroso de que te este afeando dices: bah no tiene importancia. Cada vez que te mires al espejo le quitarás importancia, por lo que hasta que no llega otra persona y te da su opinion, no volveras ni siquiera a acordarte de ese granito.

Si debes hacer algo al respecto, será a partir de que reconozcas al grano, antes imposible. On los deseos inconcientes nos pasa lo mismo. Hasta que no hay otro que nos los señala, no podemos reconocerlos. Eso e slo que hace un analisis.

Saludos,


Pedro de la Torre