En este grupo En todos

Foro de Alcoholismo



APRENDAMOS MAS SOBRE ALCOHOLISMO

Maria
Capital Federal, Arg...
Escrito por Maria Rosa
el 09/05/2008

 Parte de este texto se extrajo de la LAC Grupos de Familia Al Anon.

... "El alcoholismo es una enfermedad "de la familia". El hecho de beber compulsivamente afecta al alcohólico y al mundo que lo rodea: amistades, empleo, hijos, padres, novia, matrimonio; todos sufrimos los efectos del alcoholismo. Los que quedamos más profundamente afectados son los que estamos más en contacto directo con el alcohólico y los que nos preocupan más por él, quedamos envueltos en su comportamiento. Reaccionamos ante el comportamiento del alcohólico. Tratamos de controlar la bebida del alcohólico, pero vemos que no logramos hacerlo. Nos avergonzamos de las escenas que el alcohólico hace en público, pero en privado esta vergüenza se convierte en acusación. No tardaremos en sentirnos culpables, conllevando las heridas, temores y culpa del alcohólico.

Pocos nos damos cuenta de que los alcohólicos de nuestras vidas a menudo sufren enormemente, a veces más que nosotros. Al escuchar, aprendemos a separar la persona de la enfermedad, a tener compasión de sus esfuerzos y su dolor y a reconocer que ellos también son impotentes ante el alcohol.

La mayor parte de los alcohólicos sufre amnesias parciales, períodos en que todo lo que dicen o hacen desaparece de la memoria. Después de una noche de un comportamiento alcohólico excesivo, puede ser difícil creer que el alcohólico no recuerde las espantosas acciones que se grabaron a fuego en nuestras mentes. En esas situaciones, muchos acusan a sus seres queridos de mentir. Pero estas amnesias son en realidad síntomas de la enfermedad del alcoholismo, borrando al azar aún los acontecimientos más memorables. Cuanto más sepamos sobre la enfermedad, mejor podremos responder al comportamiento alcohólico con compasión, entendiendo que estamos tratando con una persona enferma y no con un ser malvado, débil, estúpido o cruel.

El alcoholismo es una enfermedad progresiva que puede detenerse pero no curarse. Por ende, nosotros, afectados por el alcoholismo de otra persona, podemos garantizar mejor nuestra propia serenidad continua si aprendemos a depender de nosotros mismos por nuestro bienestar, en lugar de depender de la sobriedad de otra persona. Al tomar cada vez mayor conciencia de nuestro comportamiento, nuestras decisiones, y el papel que nos corresponde o nos correspondió en la situación alcohólica, podemos con mucha más facilidad introducir cambios que nos permitan crear una vida de la que podamos enorgullecemos.

Las principales características que tiene la persona alcohólica y todos lo que convivimos con ella (familia, amigos compañeros de trabajo, etc. ) son:

OBSESION: Todo nuestro pensamiento se concentra en lo que hace el alcohólico, en lo que no hace, y en lo que podría hacerse para que deje de beber….

ANGUSTIA: Es muy doloroso contemplar de qué forma un ser humano se va matando lentamente con el alcohol. Cometemos el error de encubrirlos y de arreglar todo por ellos: los excusamos, mentimos tratando de enmendar relaciones que se echaron a perder, y nuestra preocupación va en aumento…

IRA: "Tarde o temprano, el comportamiento del alcohólico hace que nos enojemos. Nos damos cuenta de que el alcohólico descuida sus responsabilidades, que   miente y que está aprovechándose de nosotros…

NEGACION: "Los más allegados al alcohólico empezamos a fingir. Aceptamos promesas, creemos que el problema ha desaparecido cada vez que hay un período de sobriedad. Y aunque el sentido común nos dice que hay algo que no anda bien respecto a la bebida y comportamiento del alcohólico, aún seguimos ocultando nuestros sentimientos y pensamientos..

SENTIMIENTO DE CULPA: Quizá el peor daño que sufrimos los que hemos vivido con un alcohólico es el pensamiento persistente y tenaz de que la culpa es de nuestra; sentimos que no hemos estado a la altura de las circunstancias, que no somos lo suficientemente atractivos, que no poseemos la inteligencia suficiente para haber resuelto el problema de su ser querido. Y lo atribuimos   a algo que hicimos o dejamos de hacer"...

Lo peor es que todo esto lo aplicamos en todas nuestras relaciones y es por eso que, sin darnos cuenta,   nos convertimos en personas que no deseamos ser. Controladoras, vivimos culpando a otros, creemos que el mundo esta en nuestra contra, que somos victimas, etc. Etc. Todo esto nos lleva al descontrol de nuestra propia vida.

Como es una enfermedad de contagio familiar, los familiares somos una copia exacta del alcohólico solo que no bebemos, y así como el enfermo niega que necesita ayuda   para dejar de beber y cambiar sus actitudes, los familiares también negamos que necesitamos ayuda porque también hemos sido afectados por la enfermedad familiar del alcoholismo.

María D. Maer291295@hotmail. Com

Escrito por Gui
el 07/06/2008

Las principales características que tiene la persona alcohólica y todos lo que convivimos con ella (familia, amigos compañeros de trabajo, etc. ) son:

 


OBSESION: Todo nuestro pensamiento se concentra en lo que hace el alcohólico, en lo que no hace, y en lo que podría hacerse para que deje de beber….

 


ANGUSTIA: Es muy doloroso contemplar de qué forma un ser humano se va matando lentamente con el alcohol. Cometemos el error de encubrirlos y de arreglar todo por ellos: los excusamos, mentimos tratando de enmendar relaciones que se echaron a perder, y nuestra preocupación va en aumento…

 


IRA: "Tarde o temprano, el comportamiento del alcohólico hace que nos enojemos. Nos damos cuenta de que el alcohólico descuida sus responsabilidades, que   miente y que está aprovechándose de nosotros…

 


NEGACION: "Los más allegados al alcohólico empezamos a fingir. Aceptamos promesas, creemos que el problema ha desaparecido cada vez que hay un período de sobriedad. Y aunque el sentido común nos dice que hay algo que no anda bien respecto a la bebida y comportamiento del alcohólico, aún seguimos ocultando nuestros sentimientos y pensamientos..

 


SENTIMIENTO DE CULPA: Quizá el peor daño que sufrimos los que hemos vivido con un alcohólico es el pensamiento persistente y tenaz de que la culpa es de nuestra; sentimos que no hemos estado a la altura de las circunstancias, que no somos lo suficientemente atractivos, que no poseemos la inteligencia suficiente para haber resuelto el problema de su ser querido. Y lo atribuimos   a algo que hicimos o dejamos de hacer"...