En este grupo En todos

Grupo de Filosofía



Aporías de la Psicología Experimental radical

Maruan
Madrid, España
Escrito por Maruan
el 17/06/2006

En nuestros días se habla del avance de la ciencia, de todo aquello que la ciencia ha hecho por nosotros e incluso se prevee que la ciencia curará todos los males, al igual que podrá apaliar todos los estados de ánimo de una persona, y todo ello con el propósito de un mundo mejor.

Como era de esperar estas premisas han sido rasladadas al campo de la psicología, formándose así la psicología experimental.

Así los psicólogos actuales (la gran mayoría) obran como meros científicos investigando con coballas. Y si pudieran aplicarían conductas radicales para apaliar conductas o comportamientos vistos mal por la sociedad.

La psicología contemporánea tiende a ser conductista, y por ende tiende a negar la libertad en el hombre. El conductismo es la doctrina psicológica que sostiene que el comportamiento humano está formado única y exclusivamente por reflejos incondicionados y reflejos condicionados a partir de los instintos. Esta psicología moderna da por hecho que el hombre no es libre, es decir, no posee libertad de querer, o libre albedrío, y por tanto, al no ser libre no tiene culpa de aquellos males que el mundo posea. La psicología experimental, solo busca condicionar al hombre para qeu desaparezcan posibles patologías o para que el hombre realice conductas bien vistas socialmente. Esto, en ciertos casos puede ser beneficioso, así Skinner utiliza los refuerzos positivos y negativos para condicionar a una persona de una manera suave y que realice una conducta, sin embargo, aquí los psicólogos cometen un error:

Dan por hecho que en el hombre solo hay conductas determinadas por su pasado, y así se olvidan de la psicología filosófica. Al igual que Sigmound Freud aseguraba qeu el hombre no era libre, pues se encontraba sujeto a su subconsciente formado por fuerzas represoras y reprimidas, los conductistas creen que el hombre no es libre pues está sujeto a conductas mecánicas. Esto desemboca en el determinismo fiseológico.

Las terapias conductistas pueden ser útiles para subsanar algún comportamiento o alguna patología, pero me parece radical extender todo esto a toda la conducta humana pues creo que el hombre está dotado de libertad, el hombre es libertad.

El largo camino recorrido por Gómez Pereira, pasando por Descartes, llegando a La Mettrice, desemboca en la neopsicología o psicología experimental.

Esta postura está muy extendida en la sociedad y es muy nombrada, sin embargo me parece que la gente que la apoya no entrevee el alcance de su posición, pues negar la libertad del hombre supone negar la responsabilidad, crear el concepto de predestinación con su respectiva desesperación y negar la condición libre naturalmente hablando del hombre.

La psicología, rama de la filosofía sumamente útil se tiene que tratar desde un punto de vista no experimental que al menos reserve la libertad del hombre y que no trate a l hombre como una máquina. Así hay que desechar la postura radical de la psicología e intentar usar medios más filosóficos para resolver el estado de ánimo acompañados de la ciencia misma.