En este grupo En todos

Foro de Alcoholismo



Ansiedad

Manuel
Escrito por Manuel
el 13/03/2010

Hola.

Ayer, una amiga y compañera de fatigas de este foro me dio un remedio para superar la ansiedad. Consiste, según ella, en darse un martillazo en el tobillo izquierdo. Yo lo veo un poco salvaje, así que a ver si encuentro algo mas y lo pongo.


La ansiedad es un estado especial de tensión del organismo caracterizado por la presencia de un conjunto de fenómenos emocionales, mentales y físicos que aparecen cuando estamos ante la presencia de un peligro real o potencial ante el cual nos preparamos para la lucha o la huida, según nos convenga.

Se podría decir que la ansiedad es un cierto grado de estrés al que debemos manejar convenientemente para salir del aprieto en que nos encontramos. Cada vez que en la vida cotidiana nos aparecen cambios importantes y debemos tomar una decisión, nuestro estado de paz y tranquilidad generado desde nuestra vida rutinaria se rompe y aparece la ansiedad.


Un cierto grado de estrés o ansiedad es bueno y estimulante ya que nos mantiene ejercitados en esta sociedad tan cambiante y nos sirve para “no dormirnos en los laureles” y estar atento a la más mínima necesidad de cambiar algo que ya no nos sirve.

Sin embargo muchas personas tienen ansiedad y estrés permanentemente y por diversas causas, convirtiéndose en ellos en algo patológico.

Estas personas son por lo general enérgicas, impacientes, apuradas, irritables, odiosos, con metas bien claras de lo que quieren en la vida con una gran ambición. Son muy activos, rápidos, madrugadores y de gran vitalidad.

En el fondo esta ansiedad puede esconder además de grandes ambiciones, temores como a la pobreza, de perder el empleo, a fracasar que podrían ser en realidad el motor productor de sus síntomas.


TIPOS DE ANSIEDAD


Además de la ansiedad generalizada descripta arriba existen ciertos tipos de ansiedad específica referida a ciertas situaciones o circunstancias.


Ansiedad por su propia salud:

En este caso el enfermo está muy preocupado y atento a cualquier síntoma, por más leve que sea, atribuyéndole gran importancia a lo que siente.

En realidad esta preocupación por su salud es más bien como un miedo a padecer una enfermedad grave, o a la muerte o al cáncer o de contagiarse de alguna enfermedad infecciosa.

Cualquier circunstancia que evoque este miedo como sentir un pequeño dolor, ver a otro enfermo, que le comenten sobre una determinada enfermedad o que solo lo haya pensado desencadena su preocupación por su salud.

En general, estas son personas que buscan varias opiniones médicas, sospechan que le están mintiendo, cuando el médico le solicita estudios le atemoriza hacérselos por lo que vaya encontrar en ellos, etc.

Una variante de este tipo de ansiedad es la Ansiedad Hipocondríaca en que el enfermo tiene una gran preocupación por su salud con tristeza, llanto, melancolía que se aviva con cada caso de enfermedad que ve o escucha. Cree que tiene las enfermedades que otros tienen (contagio psíquico).


Ansiedad por otros:

En este caso son personas que viven preocupadas por los demás pendientes de todas sus acciones y movimientos al punto de que se olvidan de sí mismos. Esto les genera además angustia, tristeza, insomnio por los problemas de los demás.

Muchas veces esta preocupación está solo referida a su propia familia. Son las típicas madres o abuelas preocupadas por sus hijos o nietos cada vez que salen o están lejos de ellas y no pueden dormir o tranquilizarse.

En realidad se trata de personas que evitan pensar en sí mismas trasladando la tensión o conflicto hacia otros, con lo cual consiguen mantener en suspensión sus propios problemas a los cuáles inconscientemente no se atreven a enfrentar.


Ansiedad Anticipatoria:

La anticipación es la preocupación excesiva por un evento futuro al cual le temen y quieren evitar a toda costa, aunque no puedan hacerlo, ya que es un compromiso que han asumido y que sienten que no son capaces de afrontar, como un examen, una cita común como ir al cine o a comer, una reunión, una conferencia, ya que detrás de esa ansiedad existen temores como el de fracasar, de hacer el ridículo, de equivocarse al hablar, de entrar en lugares cerrados, o de timidez.

Cuando existe anticipación el enfermo piensa día y noche en ese compromiso sacándole hasta el sueño, poniéndolo muy ansioso y preocupado, ya que piensa en cada detalle de como va a ser ese suceso y de como le va a ir, generalmente imaginándose de un modo muy pesimista.


Ansiedad por el Futuro:

Los que padecen este tipo de ansiedad son aquellos pesimistas o negativos exageradamente preocupados por su futuro. Todo lo ven mal y todo saldrá mal, nada será posible y viven muy preocupados, angustiados por que por más que quisieran intentarlo siente que la suerte y la vida le es esquiva. Se puede dar este cuadro en pacientes que han sufrido una pérdida y no han podido recuperarse del todo y están bajo un gran estrés que los va desgastando en una larga lucha.


Ansiedad de conciencia:

Mejor conocido como sentimiento de culpa como si hubiera cometido un crimen. Es un sentimiento exagerado en relación al hecho. Suele darse en personas muy detallistas o inseguras que cuando algo sale mal se hacen cargo cuando en realidad muy poco o nada tienen que ver.


Síntomas generales:

Dependiendo del tipo de ansiedad los síntomas generales suelen ser estado de alerta, falta de sueño, pesadillas, pensamientos persistentes, preocupación, mareos, dolor de cabeza, embotamiento, palpitaciones con taquicardia, cambios en la presión arterial, sensación de ahogo, transpiración abundante, fatiga, agitación, etc.

Según la HOMEOPATÍA:

La homeopatía contempla todas las variantes de ansiedad conocidas e incluso muchas otras que no figuran en el catálogo de la psicología moderna, aún.

La correcta repertorización llevará al medicamento más similar al caso ordenando al enfermo tanto emocional, mental como físicamente, logrando la desaparición natural de los síntomas al mismo tiempo que logra una mejoría general en todos los aspectos de su vida, mejorando su relación con sigo mismo y con los demás.


Nota: Estos son solo algunos ejemplos ilustrativos para explicar el modo de acción de la homeopatía y toda información vertida en esta y cualquier página de este sitio web no debe ser usada para realizar diagnóstico y menos para medicarse así mismo o a terceros. Siempre debe consultar a su médico.

Manuel
Escrito por Manuel
el 13/03/2010
  • Hay que tener un especial cuidado en el tratamiento mediante fármacos en los pacientes alcohólicos, por la posible aparición de efectos secundarios de los medicamentos, además de posibles interacciones entre los fármacos y el alcohol, otros medicamentos u otras patologias concominantes.
  • Al tratar la ansiedad podemos evitar un alcoholismo secundario al utilizar el paciente esta sustancia como "automedicación". Si aparecen ambos trastornos a la vez, siempre se deberá tratar primero el alcoholismo.
  • En pacientes con determinadas patologías hay que llevar un especial cuidado: Pacientes con antecedentes de crisis epilépticas o alteraciones cerebrales, por ejemplo, ya que cualquier psicofármaco puede producir un aumento de la sedación o de la intoxicación por alcohol. También si el paciente presenta insuficiencia hepática se puede producir un aumento de las concentraciones plasmáticas del medicamento, aumentando sus efectos.
  • Dada la tendencia de estos pacientes a abusar de medicaciones de tipo psicoactivo, siempre se debe tomar la opción de la utilización de sustancias con una bajo potencial de abuso. Hay que esperar un cierto tiempo entre el tratamiento del síndrome de abstinencia y el inicio del tratamiento ansiolítico. La mayoría de especialistas recomiendan esperar de 3 a 4 semanas, aunque si la clínica lo necesita se puede comenzar nada más finalizar la abstinencia.

Los fármacos más usados son : Benzodiacepinas que son los fármacos de elección, pero con debidas precauciones. Otros tratamientos que pueden ser igual de eficaces son los betabloqueantes (propanolol), y la buspirona.

En los últimos años se están utilizando y con gran porcentaje de aciertos los inhibidores selectivos de la serotonina (Paroxetina, Fluoxetina, etc... ), en algunos trastornos de ansiedad con marcada afectividad, y con la ventaja añadida de que se evita la posibilidad de que el sujeto pueda abusar de las benzodiacepinas.

Manuel
Escrito por Manuel
el 16/07/2010

Un vínculo bioquímico entre la ansiedad y el consumo de alcohol

(NC&T) El descubrimiento ha sido efectuado por investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago.

En estudios previos, los científicos de dicha universidad identificaron un gen que controla la ansiedad y el consumo alcohólico.

"Supimos que el gen, llamado CREB, controla la expresión de un determinado número de genes cerebrales importantes", explica el principal autor del estudio, Dr. Subhash Pandey, profesor de psiquiatría, anatomía y biología celular en la Universidad de Illinois en Chicago.

Él y sus colegas demostraron que una proteína producida por uno de los genes controlados por CREB afecta a la ansiedad y al consumo alcohólico, dependiendo de sus niveles en dos áreas del cerebro.

Pandey y sus colaboradores inyectaron una secuencia complementaria de ADN del gen de la proteína, llamada BDNF, en los cerebros de ratas para bloquear el gen que la expresa. El ADN "antisentido" fue inyectado en tres áreas de la amígdala, un área cerebral asociada con la emoción y el miedo.

Los investigadores encontraron que cuando los niveles de BDNF en las áreas central y medial de la amígdala disminuyeron, la ansiedad y el consumo alcohólico aumentaron. Niveles disminuidos de BDNF en la tercera área, llamada amígdala basolateral, no tuvieron efecto.

Cuando los niveles de BDNF en la amígdala central y medial fueron normalizados inyectando BDNF, la ansiedad y el consumo alcohólico disminuyeron.

Los investigadores midieron la ansiedad observando el comportamiento exploratorio de la rata en un laberinto. El consumo alcohólico fue medido ofreciendo a los animales un botellín especial lleno de bebida alcohólica, y otro lleno de agua, y registrando la cantidad de alcohol y la de agua consumidas.

El BDNF desempeña un papel vital en el crecimiento y mantenimiento de las neuronas. Muchos estudios en humanos han sugerido que las variaciones en el gen BDNF pueden estar asociadas con desórdenes de alcoholismo y ansiedad.

En las personas, el alcoholismo se asocia a menudo con trastornos de ansiedad, y está bien establecido que altos niveles de ella promueven el consumo alcohólico y también ejercen un papel crucial en las recaídas alcohólicas de personas que habían abandonado la bebida.

Esta investigación podría abrir el camino para el desarrollo de nuevos fármacos contra la ansiedad y el alcoholismo.

Manuel
Escrito por Manuel
el 22/07/2010

¿Cómo diferenciar entre los diversos trastornos de ansiedad y de adicción alcohólica?

En primer lugar comprobamos que los síntomas vegetativos (nauseas, vómitos, sudor, etc.. ) y la ansiedad componen los síntomas fundamentales del síndrome de abstinencia al alcohol. Por tanto el primer paso para el estudio de un paciente alcohólico con sintomatología ansiosa es descartar entre todos los diagnósticos el de síndrome de abstinencia alcohólica.. Los síntomas de los trastornos de ansiedad generalizada y de la abstinencia son muy similares, diferenciándose principalmente en la cronologia de los sintomas, ya que la abstinencia suele aparecer en los periodos de disminución o interrupción de la ingesta y los trastornos de ansiedad generalizada suele tener un carácter más crónico. También se pueden diferenciar por la clínica, viendo que la presencia de temblor o signos vitales anormales son más sugerentes del síndrome de abstinencia.

Para poder diferenciar el síndrome de abstinencia de los cuadros de ansiedad generalizada, hay que tener en cuenta que en los cuadros de abstinencia, la ansiedad aparece bruscamente junto otros síntomas fisiológicos típicos de la abstinencia, para luego poco a poco ir disminuyendo. Sin embargo en los trastornos de ansiedad, la ansiedad continuará intensificándose durante varias semanas, volviendo a aparecer síntomas propios de la misma que habian sido enmascarados por el consumo del alcohol.

Se observa también una variabilidad entre los distintos subtipo de ansiedad, al estudiar las formas de comienzo de los síntomas de pacientes con problemas alcohólicos o afectos de trastornos de ansiedad. Así, los distintos tipos de fobia suelen preceder al inicio del trastorno por alcohol, mientras que por otra parte los síndromes obsesivo-compulsivos o los trastornos de pánico pueden comenzar antes, simultáneamente o después de la aparición de la adicción al alcohol.

Como norma general:

  • Se debe sospechar la coexistencia de un trastorno de ansiedad en un paciente con adicción alcohólica, cuando se presente una mala respuesta o falta de cumplimiento del tratamiento de deshabituación, elevado nivel de ansiedad, aparición de problemas físicos difíciles de diagnosticar, demanda insistente de benzodiacepinas o antecedentes familiares de trastornos de ansiedad.
  • Sospecharemos en un paciente con trastorno de ansiedad una coexistencia de problemas de alcoholismo, cuando exista un consumo importante de alcohol o una historia de abuso de fármacos, sobre todo, benzodiacepinas o barbitúricos, poco cumplimiento del tratamiento con pobres resultados y antecentes en la familia de problemas con el alcohol.
Manuel
Escrito por Manuel
el 24/08/2010

Ansiedad y alcohol

En la sociedad española el alcohol es una droga de curso legal, socialmente aceptada, que mueve importantes divisas y ocasiona no menos importantes quebraderos de cabeza, familiares y sanitarios. Vivimos en una sociedad vinícola donde el acto de beber está asociado a multitud de acontecimientos diarios. Existe una gran presión social para beber, pero a la vez hay una clara falta de información sobre los problemas que produce el consumo reiterado. Además, las bebidas alcohólicas son de fácil acceso y se venden a un precio muy asequible para la mayoría de la población. La oferta de ocio está en exceso orientada al consumo de alcohol y otras drogas. A esto hay que añadir que su consumo es alentado a través de los medios de comunicación, asociándolo a diversión, sensualidad, encuentros sexuales, patrones de vida deseables o a modelos de comportamiento exitosos. Existen, además, una serie de mitos, socialmente extendidos, sobre supuestas propiedades “milagrosas” de las bebidas alcoholicas (antes llamadas “espirituosas”): por ejemplo, sirve para afrontar mejor los problemas (en la mayoría de películas el primer paso ante un problema es servirse una vaso de whisky), tranquiliza, ayuda a dormir, aumenta la potencia sexual... Propiedades que, naturalmente, no tiene.

Síndrome de abstinencia: produce los efectos contrarios a la intoxicación. Hay hiperactividad autonómica, agitación, crisis comiciales, insomnio, alucinaciones, y ansiedad. Este sería el síndrome de abstinencia típico que se produce entre las 7 y las 48 horas después de la última ingesta de alcohol, y que desaparece a los 7 días sin necesidad de tratamiento. Se asocia fundamentalmente con la dependencia física de la sustancia. Se puede complicar en un delirium tremens , estado de disminución de la consciencia con alteraciones perceptivas visuales. Luego se hablaría de otros tipos de síndrome de abstinencia que se relacionarían más con la dependencia psicológica (deseos de la sustancia por sus efectos reforzantes o por que elimina sensaciones displacenteras). Serían el síndrome de abstinencia tardío y el síndrome de abstinencia condicionado que aparecen tras semanas de dejar la sustancia, pudiendo durar meses o años. Se deben a que ante la presencia de determinados estímulos internos o externos, se produce una inquietud psicológica en forma de ansiedad y una desregularización de las funciones psíquicas superiores. Este estado incita a la búsqueda y a la consumición del alcohol. La persona se siente como recién desenganchada, y muy ansiosa, con lo que es fácil que se produzcan recaídas en la conducta de beber. Esta dependencia psicológica es más difícil de tratar que la dependencia física.


Manuel
Escrito por Manuel
el 31/08/2010
Delirium tremens

Es una forma grave de la abstinencia alcohólica que involucra cambios neurológicos o mentales repentinos y severos.

Causas
Causas

El delirium tremens puede ocurrir después de un período de consumo excesivo de alcohol, especialmente si la persona no ingiere suficiente alimento.

También se puede desencadenar por un traumatismo craneal, infección o enfermedad en personas con antecedentes de alto consumo de alcohol.

Es más común en las personas que tienen antecedentes de abstinencia alcohólica abstinencia alcohólica , en especial en personas cuyo consumo es equivalente a 1. 8 a 2. 3 litros (4 -5 pintas) de vino o 3 1/2 a 4 litros (7 u 8 pintas) de cerveza (o medio litro de licor "fuerte") todos los días, durante varios meses. El delirium tremens también afecta frecuentemente a aquellas personas que han tenido antecedentes de consumo habitual de alcohol o alcoholismo alcoholismo durante más de 10 años.

Síntomas
Síntomas

Los síntomas se presentan con mayor frecuencia dentro de las primeras 72 horas después de la última bebida, pero pueden aparecer hasta 7 ó 10 días después. Los síntomas pueden empeorar rápidamente y pueden abarcar:

  • Temblores corporales
  • Cambios del estado mental
    • agitación, irritabilidad
    • confusión confusión , desorientación
    • disminución del período de atención período de atención
    • disminución del estado mental
      • sueño profundo que persiste durante un día o más
      • estupor estupor , somnolencia, letargo
      • suele ocurrir después de síntomas agudos
    • delirio delirio (pérdida severa y aguda de las funciones mentales)
    • excitación
    • miedo
    • alucinaciones (las más comunes son ver o sentir cosas que no existen)
    • alta sensibilidad a la luz, los sonidos, el tacto
    • incremento de la actividad
    • rápidos cambios en el estado de ánimo cambios en el estado de ánimo
    • inquietud inquietud , excitación
  • Convulsiones
    • más comunes durante las primeras 24 a 48 horas después del último trago
    • más comunes en personas con complicaciones previas por abstinencia alcohólica
    • usualmente, convulsiones tonicoclónicas generalizadas
  • Síntomas de abstinencia alcohólica
    • ansiedad ansiedad
    • depresión depresión
    • dificultad para pensar con claridad
    • fatiga fatiga
    • alteración o nerviosismo
    • sensación de temblor
    • dolor de cabeza, general, pulsátil
    • insomnio insomnio (dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido)
    • irritabilidad o excitabilidad fácil
    • Inapetencia Inapetencia
    • náuseas náuseas
    • piel pálida piel pálida
    • palpitaciones palpitaciones (sensación de percibir los latidos cardíacos)
    • cambios emocionales rápidos
    • sudoración sudoración , en especial en la cara o en las palmas de las manos
    • vómitos

Los síntomas adicionales que pueden aparecer son:

Pruebas y exámenes
Pruebas y exámenes

El delirium tremens es una emergencia médica.

El médico llevará a cabo un examen físico. Los signos pueden abarcar:

  • Sudoración profusa
  • Incremento del reflejo de sobresalto
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Problemas en el movimiento de los músculos oculares
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Temblores musculares rápidos

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:

Tratamiento
Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son:

  • Salvar la vida de la persona
  • Aliviar los síntomas
  • Prevenir complicaciones

Se requiere hospitalización. El equipo médico regularmente verifica:

  • Los resultados del análisis bioquímico de la sangre, como los niveles de electrolitos electrolitos
  • Nivel de líquidos en el cuerpo
  • Signos vitales (temperatura, pulso, frecuencia respiratoria y presión arterial)

Los síntomas, como convulsiones y arritmias cardíacas, se tratan con los siguientes medicamentos:

  • Anticonvulsivos como la fenitoína o fenobarbital
  • Depresores del sistema nervioso central, como diazepam
  • Clonidina para reducir los síntomas cardiovasculares y disminuir la ansiedad
  • Sedantes

El tratamiento puede requerir el mantenimiento de un estado de sedación del paciente durante una semana o más hasta que la abstinencia sea completa. Con frecuencia, se utilizan medicamentos con benzodiazepina, como el diazepam o lorazepam, que también sirven para el tratamiento de convulsiones, ansiedad y temblores.

En algunos casos de personas con alucinaciones, puede ser necesario el uso de medicamentos antipsicóticos como el haloperidol.

El tratamiento preventivo a largo plazo puede comenzar después de que el paciente se recupere de los síntomas agudos. Esto puede implicar un período de "desalcoholización", durante el cual no se permite el consumo de alcohol. La abstención total y de por vida se recomienda para la mayoría de las personas que sufren de abstinencia. El paciente debe recibir tratamiento para el consumo de alcohol o alcoholismo,

Manuel
Escrito por Manuel
el 09/09/2010

-Ansiedad y alcoholismo

La relación existente entre trastornos psiquiátricos y el consumo de alcohol es de carácter bidireccional, uno da lugar al otro y viceversa. Esto se conoce a nivel científico como patología dual que viene definida como la relación de todas las sustancias de abuso y dependencia, con determinados trastornos psíquicos; aunque actualmente este concepto no se considera muy acertado ya que a nivel práctico psiquiátrico la comorbilidad de varios procesos ha sido siempre una constante, y de hecho da lugar a varios tratamientos, siendo importante no el tipo de tratamiento sino el discernir sobre que aspectos hay que actuar de forma principal al comienzo y cuales hay que dejar en un segundo plano.

Es comprensible que una persona alcohólica no debe ser a la fuerza una persona ansiosa, y una persona afecta de síndrome de ansiedad no tiene por que acabar con un problema de abuso o dependencia del alcohol como medida para mitigar sus males. Pero si que se sabe que:

Muchos pacientes afectos de ansiedad, buscan el alcohol como una forma de tratar su enfermedad y alejarse de sus problemas.
El consumo de alcohol que realizan los pacientes alcohólicos es el origen de su ansiedad.

Así comprobamos que en pacientes con trastornos de ansiedad la presencia de trastornos de alcoholismo se sitúa entre el 15-33%. La diferencia del intervalo depende del trastorno de ansiedad estudiado siendo máximo en trastornos de fobia social y menor en trastornos de pánico o de agorafobia.

En la gran mayoría de pacientes el trastorno de ansiedad aparece con anterioridad a la dependencia de alcohol, debido probablemente a que estas personas utilizan esta sustancia como un medio de autotratamiento para intentar disminuir las manifestaciones de ansiedad debido a las conocidas propiedades ansiolíticas del alcohol.

De otro modo comprobamos que en personas con trastornos de adicción al alcohol aparece de forma frecuente un síndrome de ansiedad. , relación que se encuentra según estudios entre el 23% y el 69%. Variabilidad que depende del sexo, edad, o tiempo de adicción alcohólica.

También hay que entender que todos los estudios están sesgados debido a que la población general con problemas de adicción busca más ayuda para su rehabilitación a nivel médico que la población con los mismos problemas pero que además padece algún tipo de psicopatología.

Por todo ello hay unos conceptos básicos que hay que tener en cuenta en todos estos procesos:

Esta serie de pacientes requieren un abordaje menos rígido que aquellos pacientes alcohólicos sin patologia psiquiátrica acompañante.
Hay que tratar ambas patologías de forma integral.
Se observa una tasa de recaidas más frecuente, probablemente debido a una gran dificultad en conseguir una estabilidad o curación simultánea de ambos procesos.

Manuel
Escrito por Manuel
el 17/09/2010
¿Cómo se siente al parar de beber?
Cuando usted bebe su cuerpo trata de reemplazar los efectos depresivos del alcohol. Esto hace que usted aumente su tolerancia al alcohol, lo cual puede causar síntomas de abstinencia graves cuando la gente que consume mucho alcohol trata de dejarlo.


Los síntomas de abstinencia graves incluyen ver cosas, tener convulsiones y el delirium tremens (confusión, ver imágenes claras, tener temblores fuertes, sentir mucha desconfianza) e incluso pueden incluir la muerte. Esta es la razón por la que usted necesita el cuidado de su médico si usted ha estado bebiendo demasiado y está tratando de parar.