En este grupo En todos

Grupo de Cultura latinoamericana



América Latina: Un concepto difuso y en constante revisión.

EDUARDO
Contador publico y auditor u.a.n.l.
Escrito por Eduardo Silva Almaguer
el 11/10/2010

Estimada eva,

gracias por la invitacion, super excelente tema, gracias por compartir tus valiosos conocimientos.

saludos, tu amigo

eduardo

Fiofunes Perez
Bachillerato doctor pío romero bosque
Escrito por Fiofunes Perez
el 11/10/2010

Es muy importante tu debate gracias por invitarme a participar

Eva Rivero
Maestra nacional instituto magisterial
Escrito por Eva Rivero
el 11/10/2010

EVANTHIA. Vemos que aún la denominción "Nuevo Mundo" cuando ellos pisaron este mundo era habitado por civilizaciones de rica cultura y tradiciones y riquezas oro plata ,etc que fue ésa riqueza la que determinó su propia destrucción en manos del invasor. Fíjate Uruguay no tenía una civilización adelantada(no conocían metales,eran nómades no cultivaban la tierra ,alfarería naciente) no eran más que una especie de seres sin alma (se discutìa si poseerían alma),entonces los jesuítas fundaron las Misiones en territorio perdido al N. De nuestro país.

SURGEN NOMBRES CRISTIANOS EN LOS INDIOS,no se les reconoce su idioma y en nuestro país se niega su existencia. Cuando yo estudiaba se decía que (Por suere,nuestro país no tenía el problema indígena,LO QUE PERMITÍA QUE NUESTRO DESARROLLO CULTUAL FUERA MAYOR) ¡TENELO EN CUENTA:ÉRAMOS UN PAÍS CULTO PORQUE NO HABÍA HABITANTES ORIGINARIOS) no aclaraban que Rvera los exterminó en una emboscada taimada ,los pocos que quedaron fueron enviados como curiosidad a Francia llevados en la barc L¨EMULATTION por Sr,Curiel. Pero no termina allí la mayoría de los niños tienen lo que se llama mancha mogólica es una mancha parecida a un hematoma que en forma irregular se extiende por la cintura y nalgas al nacer,permaneciedo por meses (desazón de parte de mi marido descendiente de españoles por todos lados) porque los 7 hijos nuestros la tuvieron. No tengo vergúenza de mi sangre americana,al contrario estoy orgullosa. ABRAZOS la vieja de enfrente.

Bicicleta Salado
Córdoba, España
Escrito por Bicicleta Salado
el 11/10/2010

No comento nada porque de lo que se trata es que a lo hecho pecho quiera o no somos latinoamericanos lo de mas ya no importa. Un saludo solo vale de referencia historia lo importante e ahora que nos llevemos como lo que somos hermanos vale dice un refran que la mierda cuanto mas se mueve mas huele

Jim Sheridan O.
Derecho urbanístico: limitaciones al d...
Escrito por Jim Sheridan O.
el 12/10/2010

Gracias, interesante tema, pienso que el nombre de América Latina es irrelevante, pues fue una circunstancia que se dió en su momento, producto del origen de nuestros "conquistadores", como ejemplo te menciono el nombre "Nueva Inglaterra" que se ubica en la parte nor-este de Los Estados Unidos, que fue donde llegaron los pioneros huyendo precisamente de Inglaterra y tratando de establecerse en el "nuevo mundo", ahora bien, se ha dado una subyugación por parte del "primer mundo" es decir Europa, en relación con América Latina desde hace más de cinco siglos, la génesis de ese tipo de relación se da desde que nuestros antepasados creyeron incluso que los hombres de barba montados en un caballo, eran una sola persona de cuatro patas y que su presencia tenía una connotación divina, y así pasó el tiempo, y algunos de nosotros erróneamente, hemos pensado a través del tiempo, que todo lo que viene de Europa era lo mejor -incluyendo su religión-, y que a través de la historia, ellos tenían la razón en todo lo que nos imponían, con unas pocas exepciones. Incluso en la misma Europa, hay países dominantes que han subyugado a sus mismos vecinos, como es el caso de Inglaterra en relación con Irlanda, dominación que persiste hasta nuestros días...

En nuestro "nuevo mundo" ha llegado el momento de liberarnos no de cadenas, no de encomiendas ni de mitas, nos ha llegado el momento de liberarnos mentalmente, y como seres bio-psico-sociales que somos, asumir nuestra responsabilidad y ejercer nuestra capacidad de tomar de acuerdo a nuestra conveniencia, nuestras propias decisiones y hacer valer nuestras riquezas, un paso importante es tomar decisiones no radicales, y erradicar la idea en nuestros países de apoyar sistemas políticos o personas, que se quieren perpetuar en el pòder político, porque creen que son como mesías que tienen el monoplio de la verdad y del conocimiento, como sucedió la semana en nuestro vecino del Norte...

Opino que este es el siglo de América Latina y de América en General, pues Europa es un continente en decadencia...

Por último, la idea que expones un poco discriminatoria de conformar una"Comunidad Sudamericana de Naciones" , pregunto y Centroamérica qué, será que ustedes en Sur América, piensan aplicar las mismas reglas de discriminación que les ha aplicado Europa, en donde acostumbran a llamarlos sudacas... Bueno te digo por ejemplo que mi país, no tiene un territorio grande como el de los países hemanos del sur, pero si te digo que nos hemos destacado en muchas cosas, y es cuestión de hecharle una ojeadita a las estadisticas mundiales... No digo solo americanas, sino mundiales, en cuanto a bienestar de los ciudadanos, mortalidad infantil, espectativa de vida, y avances sociales y en salud, tan es así, que por acá es donde un astronauta tico, está fabricando el motor de plasma para resalizar el próximo viaje tripulado a marte... Creo que por alla ni estan enterados de eso y muchas cosas más, que omito para no sonar petulante...

así es que amigos y hermanos del sur...

Centroamérica también existe y tiene presencia en América y en el mundo, no lo olviden...

Saludos

ANA
Escrito por ANA
el 12/10/2010

Hola Eva

Me parecio excelente tu aporte, y como comentas, el Tema de America Latina , tiene a la fecha muchas controversias y diversificacion de opiniones, por muchisimos expertos en la materia.

Gracias por compartir!


Saludos!

- Highlander - Sergio Eduardo Maguna Herrera
Tecnico electromecanico industrial ( o...

HOLA GRUPO:


Somos quienes queremos, como queremos , cuando queremos y si queremos


Pretendemos protagonismo, pero para ello hay que tomar las decisiones llevarlas a cabo y mantener una linea de conducta.

Entonces, no sabemos quienes somos porque segun quien haga la cuenta entraran los de centroamerica y hay mas de cuatro que ni idea de que se quiere decir cuando escuchan Bélice o Surinam,

Somos el sumun del anarquismo burocratico, cada paisito se cree lo maximo, tenemos cada uno "el himno más lindo del mundo", ese orgullo nacional por nuestra graminea, tuberculo, alcaloide, etc. Por los cuales no hicimos nada a no ser arrancarlos del suelo y encontrarles un comprador, porque cuando llegamos ya estaban ahi. Cada uno cuidando su parcela y si está aburrido inventando historias de que el vecino de aca me mira mal y que el del otro lado no lo hace mejor. En fin esa mentalidad de barrio que nos inhibe para hacer algo mejor ( segun las normas mundialmente aceptadas y escritas para otra sociedad).


Admiramos calladamente los logros de los alemanes, pero ni soñar en adoptar esa filosofia de vida, a veces aparece en medio de la masa uno que destaca y lo tomamos como idolo sin darnos cuenta de que lo podriamos haber sido cualquiera de nosostros con el correspondiente empeño.


Somos asi nomás , no seremos tan exitosos segun los parametros que se pusieron cuatro fanaticos en juntar plata, no seremos un referente mundial en cuanto a desarrollo tecnologico armamentista, tenemos mas militares de los necesarios que de vez en cuando salen de maniobras contra los propios ciudadanos, profesamos la religion como mejor nos acomoda o la que mejor nos parece y si no nos convence ninguna, ahi nomas conseguimos cuatro fieles y armamos una a nuestra medida.

Toda la vida fuimos explotados, europeos, americanos de los estados unidos de america del norte, algun asiatico tambien ha hecho miga, pero ninguno nos invadio y pretendió colonizarnos. ¿Pretender que un pais organizado internamente, que tiene parametros establecidos, etc. Se haga cargo de algun pais latinoamericano y pretenda convertirnos en gente ordenada? Esta idea es demasiado peregrina.


Vemos cada tanto que aparece algun gobernante de ciencia ficcion, que habla de San Martin y Bolivar y la union latinoamericana y bla, bla, bla.... Resultando que cuando lo derrocan, quienes lo hacen esgrimen exactamente los mismos argumentos para justificar el golpe. Ya lo vimos hace poco en Honduras, un triste ajuste de cuentas entre delincuentes habituales.


En suma, a mi me gusta vivir aca, con la gente de aca, tratando de evadir todos los impuestos que puedo para evitar que el gobierno me esquilme mas de lo necesario, votando al candidato que mejor ajuste a mis intereses particulares y sin esperar demasiado, jugar a la ruleta rusa con los ahorros relojeando que banco soportara la proxima corrida bancaria orquestada por los propios delincuentes a los que les doy la plata para que me la cuiden. Tener que andar siempre con un dinero de reserva en el bolsillo porque como no soy muy afecto a seguir las normas de convivencia quizas me cruce con alguna coima disfrazada de servidor publico. Anteponer los eventos culturales,sociales, deportivos, familiares, institucionales, religiosos, etc. Al cumplimiento del trabajo.


Somos LO MAS, no hay adjetivo que pueda siquiera acercarse a la dimension de la idea de lo fantasticos que somos, somos la quitaesencia del superviviente a cuanto "ismo" se le haya ocurrido al hombre, hemos pasado pasado por todos los "ismos" y al que no lo hemos erradicado lo hemos transformado en la version "light latino". Ahora nomas esta la onda esa del socialismo de siglo XXI yhay gente que vive de el, de promocionarlo de venderlo, de representarlo, mientras nosotros desde el otro lado del televisor les vemos la facha conocida de politico jodedor profesional y los calibramos a fin de ir conociendo al enemigo de turno.


Saludos fraternos desde Uruguay












Maria Bermudez
Maestría en educación de adultos penn ...
Escrito por Maria Bermudez
el 12/10/2010

Hola, Evanthia:
Gracias por invitarme a participar en este debate tan interesante. Reconozco que la historia y la política nunca han sido mis "platos fuertes", por lo que rara vez discuto sobre ellos, pero en este caso el tema que propones ha tocado mi corazoncito. Y es que más de una vez he vivido la experiencia, cuando viajo al extranjero (o viajaba) y sobre todo a países de habla inglesa, de tropezarme con personas supuestamente "cultas" que ni siquiera saben en qué continente está mi país, lo cual me pone furiosa. Es una bobada, lo sé, en comparación con todos los problemas que confronta América Latina, por eso comparto la propuesta de Jim Sheridan de liberarnos mentalmente de todos esos prejuicios e ideas radicales que, en lugar de hacernos avanzar y desarrollarnos como región y como países, nos esclavizan y nos enemistan a unos con otros, no llevándonos a ninguna parte.
Saludos cordiales a tod@s,
María B.

Pablo Soto D
Licenciatura en enfermeria unerg romu...
Escrito por Pablo Soto D
el 12/10/2010

Descubrir un mundo ya habitado es algo asi como conseguir una casa aparentemente sola y cuando entramos hay personas viviendo alli. Pienso que lo que estos señores que se hacian llamar descubridores de nuevos mundos eran unos oportunistas ,sagaletones,y lamentablemente la historia los engrandece pero a la mera verdad,ya nuestras tierras eran ricas en cultura ,en gente sana ricos en conocimientos ,eran nuestras etnias, tribus ,como lo quieran llamar. Aqui en Venezuela se cambio el nombre del descubrimiento,para tratar de explicar mejor voy a pegar lo siguiente: Imagen de la llegada de Cristóbal Colón a América


El inicio
El 3 de agosto de 1492, el navegante Cristóbal Colón partió del Puerto de Palos (actualmente Palos de la Frontera), en Huelva , Andalucía, España, hacia el occidente del mundo. Iba en una expedición que representaba a los Reyes católicos de los territorios de Castilla y Aragón, y contaba con tres naves: la Santa María, y dos carabelas de menor tamaño, la Niña y la Pinta. Luego de dos meses de viaje, y en medio de un creciente descontento de su tripulación por no hallar nada, avistó en el horizonte la silueta de tierra, pero realmente fue el marino Rodrigo de Triana, vigía de la carabela Pinta, quien vio el lugar a las 2. 00 de la mañana del 12 de octubre. 12 de Octubre: Día de la Resistencia Indígena Debate de definiciones

En la mayoría de los países hispanoamericanos se denomina a la fecha como Día de la Raza, en conmemoración de la jornada donde ambas culturas se fusionaron. El nombre fue creado por el ex-ministro Faustino Rodríguez-San Pedro como Presidente de la Unión Ibero-Americana, que en 1913 pensó en una celebración que uniese a España e Iberoamérica.

-En este sentido, el Día de la Raza fue establecido en Argentina en 1917 por decreto del presidente Hipólito Yrigoyen, como reafirmación de la identidad hispanoamericana frente a Estados Unidos y la Doctrina Monroe.

-Luego la fecha fue instituida como fiesta nacional en varios países de Hispanoamérica, entre ellos Venezuela, en 1921 por decreto presidencial de Juan Vicente Gómez, aunque en 2002 el actual presidente, Hugo Chávez, y quien era ministro de Educación Superior, Samuel Moncada, lo cambió a Día de la Resistencia Indígena, pues aseveran que no fue un descubrimiento, sino un genocidio donde los aborígenes resistieron la dominación de las fuerzas españolas hasta el último respiro.

-En Chile recibió el nombre de Día del Descubrimiento de Dos Mundos (aunque todavía se usa el antiguo) en el año 2000, y se celebra como festivo el lunes más cercano al 12 de octubre.

-En México se decreta la fecha oficialmente desde 1928 por iniciativa de José Vasconcelos, quien aludió a lo que él llamaba raza iberoamericana, con un significado de mestizaje y sincretismo cultural.

-Uruguay lo denomina Día de las Américas, diferente a la fiesta del mismo nombre que se celebra el 12 de abril.

Blas Felix Reategui
Computación e informática instituto su...
Escrito por Blas Felix Reategui
el 12/10/2010

A mí me parece mas descriptivo "América del Norte" y "América del Sur" en base a un punto de referencia. Como has comentado el origen del término latino tambien tiene su razón de ser, sin embargo, de una u otra forma, sirven como una denominación, y sencillamente eso, creo yo. Lo importante no es si somo latinos, o norteamericanos, o europeos, sino lo que hay en nuestro corazón. En todo continente, existen diversas personalidades, características, virtudes, debilidades. Tenemos un origen común, un solo tronco, y todos estamos hechos a la imagen y semejanza de Dios, es decir, con la facultad de reflejar cualidades que Dios mismo posee, como el amor, la sabiduría, la justicia.

Gracias por permitirnos reflexionar un poco en nuestros orígenes.

Saludos

(editor de: www.miselvaquerida.com)

Pablo Soto D
Licenciatura en enfermeria unerg romu...
Escrito por Pablo Soto D
el 12/10/2010

Latinoamérica o Hispanoamérica?:
A diferencia de la independencia de Brasil, la de los territorios de lengua española se logró a base de largas y sangrientas luchas, algunas de las cuales llegaron hasta nuestros días, como la fronteriza entre Perú y Ecuador, a la que puso fin el Tratado de Brasilia, de 26 de octubre de 1998, recientemente firmado en el Palacio de Itamaraty, con la asistencia de los Reyes de España como testigos privilegiados. O el litigio entre Argentina y Chile sobre los Campos de Hielo, que se zanjó mediante un Acuerdo de 16 de diciembre de 1998. «Tras la guerra, la independencia ; y tras la independencia, la unión y la libertad». Así lo había prometido Bolívar . Después de sus victorias militares, se dispuso a sentar las bases de la futura constitución de las nuevas repúblicas, pero no fue más allá de la Gran Colombia que, por otra parte, habría de dinamitar su compañero el caudillo republicano José Antonio Páez. Era evidente que, roto el vínculo unificador que representaba la Corona española, el entendimiento entre pueblos y, sobre todo, entre los dirigentes, no se alcanzaría nunca. Y no sería por falta de proyectos, orales y escritos: el mismo Bolívar había publicado el «Manifiesto de Cartagena» en 1812, la «Carta de Jamaica» en 1815 -difusa como todas las suyas, según Pi y Margall-; en 1919 pronuncia el Discurso de Angostura, y otro en 1825 ante el Congreso constituyente de Bolivia. En todos insiste en la necesidad de alcanzar la unidad, «una sola nación sujeta al mismo soberano y a las mismas leyes». Pero en el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826 -«mermada asamblea, malograda, escuálida»- Bolívar no compareció. Sus entusiasmos iniciales, sus reiteradas promesas de independencia , unidad y libertad, no pudieron hacerse realidad. Antes al contrario, las divisiones y disensiones brotaban por doquier: luchas internas, fronterizas, personales entre dirigentes, etc. Llevaron a Bolívar a un sentimiento de derrota que le consumía. «La América entera es un cuadro espantoso de desorden sanguinario… Nuestra Colombia marcha dando caídas y saltos, todo el país está en guerra civil… En Bolivia, en cinco días ha habido tres presidentes y han matado a dos…», se lamentaba en 1829. Y más tarde: «la América es ingobernable para nosotros… el que sirve una revolución ara en el mar… nunca he visto con buenos ojos las insurrecciones, y últimamente he deplorado hasta la que hemos hecho contra los españoles». Decepcionado, desilusionado, se retiró en 1830 a Santa Marta, en donde, hospedado en la Quinta de San Pedro Alejandrino, propiedad del español Joaquín de Mier, fallecía de tuberculosis pulmonar el 17 de diciembre de dicho año, a los cuarenta y siete de edad, rodeado de los pocos amigos que le habían acompañado. La unidad sería ya irrecuperable, según habían previsto Humboldt y San Martín, para quienes el único vínculo integrador de aquellas tierras y aquellos pueblos era el elemento hispano, del que ahora renegaban. «Los españoles europeos, nuestros natos e implacables enemigos… los destructores españoles… las barbaridades que cometieron los españoles…, madrastra España…», eran frases que acostumbraban a emplear los insurgentes republicanos, los rebeldes españoles de ultramar, no los indios.

Propaganda norteamericana Ni la amenaza procedente del Norte fue suficiente para promover la unidad de las jóvenes repúblicas. En 1821 se formuló la doctrina del «destino manifiesto» que se remató en 1822 con el mensaje de Monroe al Congreso: «América para los americanos». Y a partir de entonces, la marcha hacia el Sur, hacia el Pacífico, a base de tratados, ocupaciones y astucias: Texas, Arizona, Nuevo México, Colorado, Nevada, California y Utah, son incorporados a la Unión. La raza anglosajona amenaza a la raza latina, según denuncia el colombiano José María Torres Caicedo en su poema «Las dos Américas». Y los años siguientes demostraron hasta la saciedad cómo la política exterior y la diplomacia norteamericanas seguirían en esa dirección. Francia, que se consideraba defensora de la latinidad, no podía permanecer indiferente ante esta invasión. Y como España no estaba en condiciones de asumir la defensa de lo hispano, y menos de lo latino, el economista francés Michel Chevalier, que había viajado por el Nuevo Mundo, y a la sazón era consejero y ministro de finanzas de Luis Napoleón, ideó y perfiló el concepto de Europa Latina para oponer al de América Sajona. Planteado como un conflicto étnico, era necesario trasladarlo a América para construir la defensa a fin de evitar que los dominadores anglosajones del Norte traspasen la línea del Río Grande o Bravo. Y se aprovechó esta ocasión para el envío de tropas a México, con cuya ocupación se preparaba el desembarco para restaurar una monarquía latina. La frustrada operación, que se saldó con el fusilamiento del emperador Maximiliano, en 1867, tras un efímero imperio de tres años, obligó a la retirada de Francia, en un final previsto por Prim, comunicado en carta a Napoleón III, así como por Castelar. Y en 1856 aparece el nuevo concepto de la América Latina, Latinoamérica, con objetivos político-culturales, en textos del citado Torres Caicedo y del chileno Francisco Bilbao, que escribían desde París. Y aunque estos términos empiezan siendo utilizados como equivalentes o sinónimos de los entonces vigentes América Hispana o Hispanoamérica, lo cierto es que estos últimos dejan de emplearse poco a poco, a impulsos de un movimiento indigenista de raíz antiespañola, encabezado por Vasconcelos, quien lo abandona para confesar, poco antes de morir, que «parias del alma nos quedamos al renegar de lo español que había en nosotros». Si bien el nombre de América es el resultado de un error del cartógrafo Waldseemüller, ahora se corre el riesgo de perder el apellido de Hispana, que se pretende sustituir por uno igualmente erróneo. Es el «coste semántico» de que habla Rubert de Ventós. Las nuevas expresiones fueron prácticamente desconocidas en España. En «La Ilustración Española y Americana», de 1876, se lee que «México es el centinela de la America Latina». Y aún a finales del siglo XIX, nadie, escritor, historiador o filólogo, usaba los términos de America Latina,latinoamérica, según escribió en 1918 el historiador Aurelio Espinosa. Por su parte, los mismos franceses usaron durante cuatro siglos el nombre de Amérique Espagnole ; los ingleses y norteamericanos, el de Spanish America . Una gran revista científica y una importante entidad cultural en Estados Unidos se llaman respectivamente «Hispanic American Historical Review» y «The Hispanic Society of America». Los norteamericanos decían y dicen todavía The Spanish Península cuando se refieren a la nuestra. Las propias jóvenes repúblicas nunca se consideraron latinas sino siempre españolas, hispanas, hispánicas, hispanoamericanas. El cubano José Martí y el nicaragüense Rubén Darío hablaban frecuentemente de nuestra América. El canónico mexicano José Mariano Beristain de Souza publica en 1816 una obra de erudición que titula «Biblioteca hispano-americana septentrional». Y en 1845, el político e historiador francés François Guizot se refería a ellas como «las repúblicas españolas de América». Los nuevos términos afrancesados no dejaron de producir enérgico rechazo. Don Juan Valera preguntaba: « ¿Qué tiene que hacer el Lacio con nuestros países? » Y el uruguayo José Enrique Rodó escribió en su Ariel: «no necesitamos los sudamericanos cuando se trata de abonar esta unidad de raza, hablar de una América Latina; no necesitamos llamarnos latinoamericanos para levantarnos a un nombre general que nos comprenda a todos, porque podemos llamarnos iberoamericanos, nietos de la heroica y civilizadora raza que sólo políticamente se ha fragmentado en dos naciones europeas; y aún podíamos ir más allá y decir que el mismo nombre de hispanoamericanos conviene a los nativos del Brasil…» En los primeros años de este siglo los nuevos términos tampoco tuvieron mucha aceptación, ni en España ni en el extranjero. Cuando el historiador francés Fernand Braudel procede al estudio de la América del Sur, dice que «recientemente, primero en Francia (en 1865 y entonces no sin segundas intenciones) y después toda América, han concedido el epíteto de Latina». Ante los renovados intentos de las últimas décadas, para restablecer la vigencia de las nuevas expresiones, se han producido, asimismo, idénticas reacciones. Así, dice Américo Castro que el término de América Latina o Latinoamérica es tan inoportuno como lo sería el de Amércia Germánica aplicado a los Estados Unidos fundándose en que el inglés es una lengua germánica. Y añade que «para un español el término latinoamericano es artificial». Por su parte, Salvador de Madariaga se pregunta « ¿Qué habrá en Hispanoamérica que con tal de evitarla a tales contradicciones lleva? » Y Julián Marías, tras confesar que lleva meditando sobre el tema más de treinta años, escribe:

    «para los países hispánicos de América, la mayor tentación ha sido el intencionado mito de Latinoamérica, palabra acuñada con propósitos políticos a mediados del siglo XIX, y cuya falsedad se revela por el hecho de que nunca se incluye a Quebec; esa expresión finge una unidad suficiente sin referencia a España, es decir, al principio efectivo de vinculación de sus miembros entre sí. Si se elimina el ingrediente español en los países hispánicos, se volatiliza toda conexión social que pudiera llegar a articularlos en un mundo coherente».

En el Congreso de Academias de la Lengua, celebrado en Bogotá se acordó que la denominación oficial fuese Hispano América, lo que supuso el rechazo implícito de otras que se habían propuesto: Amerindia, Latinoamérica… El Diccionario, que publica la Real Academia Española en su XXI edición, Madrid, 1992, define hispanoamericano «perteneciente a españoles y americanos… de los países de América en que se habla español…, de los individuos de habla española»; en tanto por latinoamericanos entiende el «conjunto de los países de América colonizados por naciones latinas:España, Portugal o Francia». La gubernamental «Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura» (OEI), de ámbito hispano-portugués-americano, emplea solamente los vocablos Iberoamerica/Iberoamericanos tanto en sus Estatutos como en su Reglamento Orgánico. No hay una sola referencia a lo latino ni a la latinidad. «Pensamiento Iberoamericano, Revista de Economía Política», es el título de una publicación patrocinada por el ICI de España y la CEPAL de las Naciones Unidas; en la misma hay una excesiva proliferación de latinoamericanismos. Y el mismo ICI (Instituto de Cooperación Iberoamericana edita desde 1948 «Cuadernos Hispanoamericanos», que acaba de cumplir medio siglo con un número sobre «El 98 visto desde América». Sin una acusación expresa de rechazo, pero sí de condena al utilizar las clásicas expresiones, hay infinidad de personalidades, empezando por don Juan Carlos, que siempre, en todos sus discursos pronunciados en innumerables ocasiones, dentro y fuera de España, emplea los términos Iberoamérica, Hispanoamérica, pero nunca los de Latinoamérica o América Latina. El Príncipe de Asturias, si bien alguna vez aludió a Latinoamérica, en la mayor parte de sus intervenciones sigue la línea hispana. Esa es la actitud de la mayoría de los escritores españoles, más respetuosos con la verdad histórica que con las nuevas tendencias pseudoprogresistas. Hay otro grupo de escritores que utilizan unas y otras expresiones, sin atender a diferencias entre ellas, como sinónimas. Y dentro del terreno oficial hay ejemplos. Conviene recordar que por Ley de 31 de diciembre de 1945, el primitivo «Consejo de la Hispanidad» fue transformado en el «Instituto de Cultura Hispánica». Pasó a llamarse «Centro Iberoamericano de Cooperación» en 1977 y, desde 1979 ostenta la denominación oficial de «Instituto de Cooperación Iberoamericana». Es de desear y esperar que no se «afrancese».

Pablo Soto D
Licenciatura en enfermeria unerg romu...
Escrito por Pablo Soto D
el 12/10/2010

Unión Europea:]
En la Unión Europea suele distinguirse entre Centroamérica y Latinoamérica como entidades distintas e independientes. En el Parlamento se emplean unas y otras denominaciones como sinónimas, si bien a la hora de titular algunos Informes se hace mención a «El Parlamento Europeo e Iberoamérica». Y cuando se dice América Latina es para referirse a sus relaciones con el Parlamento Latino-Americano, en el cual figuran las Antillas Holandesas junto con las naciones iberoamericanas; y con el Parlamento Andino, integrado por Bolivia, Colombia , Ecuador, Perú y Venezuela. No obstante, cuando se indicó a intérpretes y traductores que fuesen fieles al uso de los términos Hispanoamérica, Iberoamérica, etc. En su versión a los demás idiomas, rechazaron la observación por «improcedente». Existe un último grupo de escritores, singularmente en la rama del periodismo, para quienes es válido únicamente el término Latinoamérica/América Latina. Nunca suelen referirse a la América Hispana, Iberoamérica, Hispanoamérica, que consideran términos nefandos cuya invención atribuyen al franquismo; o, cuando menos, obsoletos, impropios o simplemente, dotados de una carga ideológica que rechazan frontalmente. Hay constancia de ello en algunos actos y publicaciones oficiales. En 1984, la Asociación de Periodistas Europeos y el Instituto de Cooperación Iberoamericana celebran un Seminario para estudiar los cambios en el «Cono Sur de América Latina». En 1985, el Instituto de Cooperación Iberoamericana, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Comunidad Autónoma de Madrid crean un organismo que se denomina «Centro Español de Estudios de América Latina» (CEDEAL), y su Director, Juan Marichal, expresó en sus primeras palabras «un muy sincero sentimiento de respeto ante Latinoamérica». La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) convoca becas para el Curso 1997-98, en cuyo programa se introduce por primera vez el vocablo latinoamericano en sustitución de iberoamericano. La misma Casa de América dependiente de la Secretaría de Estado para Iberoamérica, emplea con demasiada frecuencia las expresiones América Latina/Latinoamérica; aunque hay que reconocer que a veces se ve forzada por el título de las mismas personalidades o instituciones que protagonizan sus actividades. Si bien últimamente parece que, poco a poco, van desapareciendo y se emplean las más correctas.

Y así no es de extrañar que muchas empresas públicas o privadas, utilicen esas expresiones. La Compañía Iberia anuncia que nos «acerca más a Latinoamérica» con sus vuelos a Bogotá, Quito, Lima, Puerto Rico , Panamá, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y La Habana». Y la Telefónica participa el éxito de «su penetración en Latinoamérica». Los Bancos Exterior de España y Bilbao Vizcaya se felicitan por su «presencia en Latinoamérica». La obsesión por eliminar lo iberoamericano, lo hispanoamericano, es patente en algunos medios de expresión. Así, «El País», ya desde sus orígenes; el 11 de julio de 1994 dice que la banda de «rock» zaragozana llamada «Héroes del silencio» regresa de unas actuaciones en México, Chile y Argentina, lo que supuso «un triunfo en Latinoamérica». El 19 de octubre de 1998 llama «Cumbre de países latinoamericanos» a la celebrada en Oporto los días inmediatamente anteriores, cuya denominación oficial era y es VIII Cumbre Iberoamericana; si bien es de justicia señalar que en el editorial del mismo día se respeta, como no podía ser menos, la denominación oficial de la citada Cumbre. No obstante, el día 22 siguiente, su colaboradora Maruja Torres nos cuenta «las miradas de los líderes latinoamericanos reunidos en Oporto». Y el 15 de diciembre de 1998, señala que la Asociación de Ligas Iberoamericanas contra el Cáncer» despliega su actividad en Latinoamérica. También en «El Mundo» se publican noticias como ésta: «dos latinoamericanos se disputan la dirección de la OIT: el chileno Juan Somavía y el argentino Héctor Bartolomei». ¿No estarían mejor calificados como hispanoamericanos? En realidad, si las nuevas expresiones hacen referencia a un ámbito estrictamente cultural, no parece que hay inconveniente en su aceptación, si bien adecuadamente precisados su alcance y su significado. Pero deben rechazarse cuando se pretende aplicarlos a un territorio geográfico determinado o a una época histórica, y, sobre todo, siempre que pretendan sustituir a las expresiones que venimos considerando como clásicas. Si se dice América pre-hispánica y no pre-latina, lo procedente es nominar a la época siguiente como América hispana, y no América Latina.

[Francia:]
La importancia de precisar todos y cada uno de estos conceptos se observa si se tiene en cuenta que todo francés, que deliberadamente dice América Latina y no Iberoamérica para referirse al Nuevo Mundo, habla de Africa francófona y no se le consentiría hablar de Africa Latina que, en buena lógica, comprendería la lusofonía y la francofonía, excelentes ejemplos de latinidad. Es impensable un debate en la Asamblea Nacional sobre Africa Latina. Pero no escandaliza que la XX Cumbre franco-africana ( ¡No latinoafricana! ) de noviembre de 1998 reciba con los brazos abiertos al presidente de la República Democrática del Congo Laurent Kabila, denunciado por violación de derechos humanos. Y es que, quiérase o no, Francia sigue empeñada en hacer notar su presencia y su influencia en las repúblicas hispanoamericanas. Revive sus nostalgias del fracasado Imperio, y en las últimas décadas reorienta su política exterior hacia aquellas tierras. Recuérdense los viajes presidenciales: desde De Gaulle en 1964 a todos los países del Continente, con su uniforme de General. Y los de Giscard d'Estaing a Brasil en 1978 y a México en 1979, a donde llegó procedente de Quebec, a cuyos habitantes llamó francófonos, en tanto a los mexicanos ofendió calificándolos de latinoparlantes y no de hispanoparlantes. Y los de Chirac, en marzo de 1997, visitando en ocho días Brasil, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Argentina; y proponiendo en Brasil como original iniciativa personal suya, la celebración de una Cumbre entre los Jefes de Estado y de Gobierno Iberoamericanos y los de la Unión Europea, ignorando olímpicamente que tal propuesta había sido presentada con anterioridad por el Presidente Aznar, el 11 de noviembre de 1996, con ocasión de la VI Cumbre Iberoamericana celebrada en Viñar del Mar.. Y aún más recientemente, con ocasión de los desastres del huracán «Mitch», que según las noticias asoló a Centroamérica, no a Latinoamérica, el defensor de la latinidad ha volado a Guatemala, en donde se ha dejado retratar con Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz, a la que prometió ayuda para reconstruir el país. Pero la obsesión de eliminar el componente hispano continúa. En enero de 1985 se inaugura en Burdeos la Maison des Pays Ibériques, que se encargará de centralizar, informatizar y canalizar todos los trabajos que se realicen en Francia relacionados con la Península Ibérica y con el mundo hispanoamericano. Esta Casa reagrupa a siete Centros e Instituciones dedicados a estudios ibéricos, ya existentes en Francia, ninguno de los cuales, por cierto, tiene el apellido de latinoamericano. Con ocasión de los trabajos preparatorios para el ingreso de España a la Comunidad Económica Europea nuestro país tomó la iniciativa, en mayo de ese mismo año 1985, para liderar las relaciones con Iberoamérica. Se anticipó, así a una posible operación de corte francés, que se hubiera beneficiado sin duda alguna de la favorable circunstancia de que la Presidencia de la Comisión y el Comisario de las Relaciones con Sudamérica eran los franceses Jacques Delors y Claude Cheysson, respectivamente. Todavía, en 1991, al constituirse la Conferencia Iberoaméricana de Guadalajara, México, los franceses fracasaron en su intento de que su denominación fuese Latinoamericana. Prevaleció el parecer de quienes entienden que el reflejo de lo que allí hicieron españoles y portugueses se expresa con mayor acierto en el término aceptado. Y pocos meses más tarde, en marzo de 1992, Francia apoyada por Gran Bretaña, vetaría la extensión de las actividades crediticias del Banco Europeo de Inversiones a las naciones Iberoamericanas de habla hispana, pese al informe favorable presentado por la Comisión Europea y el propio organismo bancario. Asimismo, al aproximarse la celebración del V Centenario del Descubrimiento, el Centro Georges Pompidou, de París, organizó para esas fechas unas actividades con el fin de exponer todo lo relativo a las artes, la literatura, el cine y el teatro de todo el continente. Y la relativa al arte se denominó Arte en América Latina (1911-1968). Aunque sea a título anecdótico, vale la pena recordar que «Le Monde», al elogiar los éxitos del cantante Julio Iglesias en 1992, le llama «caballero latino».

Luis de Camões (1524-1580) Por considerar erróneamente que las expresiones tradicionales obedecen a consignas del régimen anterior, hemos visto tambien cómo se intenta enviar al baúl de los trastos otras palabras como Hispanidad o la más entrañable expresión formada por dos términos aparentemente contradictorios como es la Madre Patria. La palabra Hispanidad, se debe al sacerdote español don Zacarías de Vizcarra que en un artículo publicado en «El Eco de España», en Buenos Aries para conmemorar el «Día de la Raza», proponía llamar «Día de la Hispanidad». La difusión del vocablo corrió a cargo del propio Maeztu en su obra titulada, precisamente, Defensa de la Hispanidad, en donde dice que hispánicos son todos los pueblos que deben la civilización o el ser a los pueblos hispanos de la Península. Hispanidad es el concepto que a todos los abarca. Y aporta los testimonios de Camoens : «Unha gente fortissima de Espaha llama en «Os Lusiadas» (canto I, estrofa XXXI); del humanista André de Resende, que dice «Hispani omnes sumus», en frase que elogia Carolina Michaëlis de Vasconcelos. De Almeida Garret cuando afirmaba: «Somos Hispanos, e devemos chamar Hispanos a quantos habitamos a Peninsula hispánica». Y el más expresivo de Ricardo Jorge, que ha dicho: «Chámese Hispania a peninsula, hispano ao seu habitante ondequer que demore, hispánico ao que he diz respeito». Más recientemente, el Director del Instituto Camoens en Lisboa , con ocasión de una intervención en la Casa de América, decía que Portugal forma parte de la Lusofonía, con Brasil y los cinco paises africanos más Goa, y de la Hispanidad. La poetisa portuguesa Natalia Correia, nacida en Azores, escribió un libro cuyo título reza así: Todos somos españoles.

La Defensa de la Hispanidad de Maeztu, tiene en la América Hispana aparte de la resonancia poética de Rubén Darío o de Pablo Antonio Cuadra, el acompañamiento de José Enrique Rodó, Barreda Laos, Gustavo Kosting, Carlos Lacalle, Jaime Eizaguirre, Enrique Corominas, Juan Carlos Goyeneche y Oswaldo Lira, entre otros, para todos los cuales «la unidad hispanoamericana procede de España y luego la comprende con el nombre de Hispanidad». En España, el doce de octubre de cada año se celebra el Día de la Hispanidad. Tambien se prescinde de la expresión Madre Patria por extrañas razones, entre ellas la de que no gusta a los americanos. Pues no desagrada, por lo menos, a Andrés Bello, quien en su Resumen de la Historia de Venezuela escribe: «Los conquistadores y los conquistados, reunidos por una lengua y una religión en una sola familia, vieron prosperar el sudor común con que regaban en beneficio de la Madre patria una tierra tiranizada hasta entonces por el monopolio de la Holanda». Y el colombiano Liévano Aguirre, al narrar la reunión que vencedores y vencidos celebraron tras la batalla de Ayacucho, dice que en ella se puso de relieve el verdadero vínculo que en el futuro habría de unir a la Madre Patria y a sus hijos del Nuevo Mundo: la hidalguía del carácter español, que los americanos llevaban en la sangre. El ex-Gobernador de Puerto Rico , Rafael hernández Colón, recuerda en la Casa de América que José de Diego, Presidente de la Cámara de Diputados de Puerto Rico, pronunció una conferencia en el Ateneo de Madrid en mayo de 1916, y en el diario ABC publicó un artículo en el curso de cual afirmaba que él, hijo de un soldado de Asturias, había cruzado el Océano por venir a la Madre tierra de España. Y César Leante, dice en «Cuadernos Hispanoamericanos», con referencia a Cuba que no siempre marchó todo sobre ruedas en las relaciones culturales entre la Madre Patria y su último retoño americano. Y en términos parecidos, el norteamericano Allan J. Kuethe. En julio de 1984 se celebró en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander un Seminario sobre Iberoamérica y la crisis financiera internacional y en su intervención, Hernán Cubillos Sallato, Vicepresidente del Banco de Crédito e Inversiones de Chile, dijo: «Vengo de Chile, el país Iberoamericano que geográficamente está más distante de esta Madre Patria».

En conclusión, nos parecen muy atinadas las precisiones que propone Guillermo Díaz Plaja, al distinguir:

  • LATINO-AMERICA comprende todas aquellas zonas pobladas del Nuevo Continente cuya cultura proviene de la Europa Latina, en lo que se distinguen de los que proceden de la Europa Sajona. Así, dice, serán latinoamericanos los habitantes del Canadá y la Guayana francesa, Haití y algunos Estados de la Unión, como Luisiana , Texas, California, etc.
  • IBEROAMERICA comprende aquellos países que, colonizados por España y Portugal , conservan orgullosamente tal origen, aunque a veces renieguen de él, pero sin aceptar la paternidad indígena; tales son Brasil y los que hemos dado en llamar
  • HISPANOAMERICA, con cuya hermosa expresión, agradable para todo buen nacido español, comprendemos el área restringida de los que, descendientes de nuestros compatriotas, que emigraron, hablan y rezan en nuestra lengua. En cualquier caso, concluye Díaz Plaja, es más perdonable llamar hispano a un portugués que decir que Argentina y Chile forman el cono Sur de Latinoamerica.

Será difícil convencer a algunos extranjeros, franceses especialmente, para que acepten que LATINOAMERICA, IBEROAMERICA e HISPANOAMERICA no son vocablos sinónimos, ya que cada uno de ellos tiene su propio significado y alcance. Pero es de esperar que los españoles, conociendo el origen de los mismos y, sobre todo, la segunda intención de alguno de ellos, pongan un especial interés en precisar su adecuado uso, dejando al margen posiciones falsamente progresistas que, en el fondo, muestran un evidente deseo de mostrarse como un neoafrancesado cuando no un inexcusable ignorante de la Historia. (Enviado por M. Martí)

Eudes A Zambrano A
Geografía, facultad de ciencias forest...
Escrito por Eudes A Zambrano A
el 13/10/2010

Partiendo del título, el mismo se puede aplicar a un análisis geopolíticamente global: el conceptualismo es bastante difuso, impreciso y extemporáneo actualmente, es decir y en una palabra: caduco (véase, por ejemplo, el pensamiento complejo, impulsado por Morin y seguidores). Como geógrafo, no puedo menos que estar de acuerdo con la integración, pero no sólo de unidades geográficas o de instancias (organismos supranacionales de carácter político-administrativos regionales, así como financieros) multilaterales, sino de infraestructuras funcionales, que realmente integren un desarrollo en iguales condiciones. No obstante, en vista de la complejidad del mundo actual, también se corre el riesgo de que, desde la misma construcción de la integración regional, surja el imperio que domine tal conformación geopolíticamente (caso Brasil, el cual veo como un subimperio actualmente en crecimiento y expansión económica). Culturalmente, se hace necesario, pues la diversidad de la misma nos facilitaría alcanzar el desarrollo sustentable de carácter fuerte (en los tipos analizados por especialistas en la materia, como Altieri, Leff y Lara González, para sólo nombrar los nuestros más destacados, quienes han enfatizado el discurso neoliberal de la sustentabilidad débil o de valoración económico-ecológica como un "negocio más" de las transaccionales y nuestros gobernantes) en vista de la riqueza en conocimientos tradicionales, con sabiduría ancestral, y la modernidad que ha alcanzado. Gracias por la invitación. Saludos..

Carlos Borda Blacutt
Quimica industrial universidad mayor d...
Escrito por Carlos Borda Blacutt
el 14/10/2010

Evanthia:

Revisando los datos historicos, los relatos y las crónicas, siempre tenemos grandes vacios que dificilmente podremos llenar con exactitud. La historia de poblaciones precolombinas en territorio de las américas es distante ; en mesoámerica, la cultura de los Olmecas imprime con efinges de caras negroideas y achinadas un hito de quien como y de donde aparecen esos monumentos hace 3110 a 4000 años a.c. Las poblaciones del sur, avasalladas por conquistadores ( incas) tienen fechas más recientes es el siglo XIV y otro tanto en el territorio del Brasil.
Los trabajos de Americo Vespucio lo más próximo hace 500 años, la conquista española y la violeta población de europeos que llegan a nuestra america, imponen a estas poblaciones de menor desarrollo, bélico, tecnológico y religioso caracteristicas que imprimen nuestra cultura actual que es herencia de ellos y otro poco de de las poblaciones originarias.
Una situación que es clarísima esta referida a la actualidad, vivimos en ciudades, pueblos, villas y campos los mestizos que desarrollamos el quehacer y estamos ensamblados en la maquina del consumismo como todo el mundo en el siglo XXI, con la caracteristica que poblaciones pobres de estos sitios ( ciudades, pueblos etc. ) no tienen un mínimo de competitividad con el adelanto existente y son villas miseria, además que en el campo y en regiones alejadas, tenemos poblaciones nativas hasta el grado de tribus casi incomunicadas en sitios selvaticos o mapochos que aún no han conseguido el estatus de ciudadanos con derechos y obligaciones.
Que hacer con esta realidad? Las respuestas necesariamente deben ser políticas, me atrevería a plantear una revolución americana para incorporar a todas las poblaciones que estan en estado de incógnitas y que deben participar en la economía para que en etapas lleguen a un estado de inclusión total. Esta revolución devbe ser eminentemente proyectada con presupuestos de cada estado.
De esta manera podremos evitar terrorismo y delincuencia a nombre de los pueblos infradesarrollados con que cuenta el continente y que algunos, achacan al colonialismo español o europeo de hace siglos, cuando nosotros los mestizos del presente no somos capaces para resolver estas injusticias. Si conseguimos el arranque de un plan, evitaremos que la ONGes con subsistecia europeas nos impongan los enlatados de los movimientos sociales o su socialismo trasnochado, o que se trafique con el narcotráfico so pena de golpeas al imperio como dicen sus slogan.

Carlos Borda Blacutt

Celia Bettinardi
Letras universidad nac. de cuyo
Escrito por Celia Bettinardi
el 14/10/2010

Muy buen debate,Evan!

Es real que hay países que pudieran llevar el liderazgo dentro del contexto denominado Latinoamérica;la diferencia puede estar en la unión de bloques que economico o culturalmente,aspiren a los mismos intereses,sin prevalecer unos sobre otros,como lo está demostrando el ALBA,tarea ardua,pero no imposible.

También acuerdo con la opinión de Jim Sheridan,pues los países centroamericanos son un grupo importante que no deben quedar aislados del resto de los países latinoamericanos.

Eva Rivero:me he quedado sorprendida con tu relato! Desconocía semejante historia:gracias por contarla.

Saludos


- Highlander - Sergio Eduardo Maguna Herrera
Tecnico electromecanico industrial ( o...

Hola grupo: Hoy me levanté preguntón

EVA: ¿Como es tema de la mancha mogólica? Realmente es la primera vez me anoticio de esto y me gustaría si pudieras abundar más.

Saludos fraternos desde... Aca nomás

esperanza
Escrito por esperanza
el 16/10/2010

Cordial saludo.


Gracias a Evanthia por crear el debate y a todos los participantes por sus aportes.


Hola Sergio. No soy la indicada para contestarte porque es Eva quien tiene la experiencia, pero busqué un poco y encontré estos artículos sobre el tema.

la mancha mongólica.


Es la lesión de la piel más frecuente en los recién nacidos. Tiene un color azulado, verdoso o gris, formas variadas, bordes difusos y se localiza en la zona de la espalda, glúteos, hombros, más raramente en los muslos y en los pies. Su medida puede variar entre 4 y 12 cm. Son confundidos muchas veces con hematomas del parto. Desaparecen espontáneamente en los primeros años de edad. Puede tardar hasta 10 años en borrarse totalmente, aunque la mayoría desaparece antes de los 2 años. Aparecen en el 90% de las personas de raza oriental, indios y raza negra. En los caucásicos solamente en el 1 y hasta el 5%. Toma el nombre de mancha Mongólica por aparecer con tan alta frecuencia en esa raza. No tiene ninguna relación con la enfermedad del Síndrome de Down o Mongolismo. La creencia popular en muchas culturas orientales es que el alma no quería reencarnarse en ese bebé, y los espíritus superiores le dan una patada para empujarlo a la Tierra, dejándole un "moretón". La mayoría de los padres se preocupan, creyendo que son hematomas por traumatismos del parto. Esta lesión no requiere de tratamiento y se cura sola.


LA MANCHA MONGÓLICA EN LOS DESCENDIENTES INDÍGENAS


Existen estudios científicos y estadísticos acerca de la presencia de la llamada mancha mongólica en un porcentaje significativo de la población uruguaya.
Antes de entrar en los detalles ya podemos concluir que uno de los marcadores genéticos típico en los charrúas, y lo más importante, de sus descendientes, incluso lejanos en el tiempo, tienen alta probabilidad de presentar en el momento del nacimiento la citada mancha.
Nos basaremos en los estudios realizados por la antropóloga uruguaya Mónica Sans y el Dr. Mañé-Garzón iniciados en 1985, a instancias de este último.
La presencia de la mancha en los asiáticos es superior al 90% y por razones de parentesco genético, aparece también en la gran mayoría de los indios americanos.
También se encuentra en un porcentaje aproximado del 80% en los individuos de raza negra y sus descendientes.
En los blancos está casi ausente y solo en Coimbra (Portugal) ocurre con una frecuencia entre el 10% a 20% de la población, lo que se atribuye a la cantidad de esclavos que fueron introducidos a través de la historia.
Dado que la mancha puede desaparecer en el transcurso del tiempo los técnicos uruguayos eligieron niños recién nacidos para realizar sus estudios.
En el Hospital de Clínicas se observó que el 41% de los niños presentaba la mancha. Dado que en Montevideo se atribuye tradicionalmente un 90% de la población de origen caucásico (blancos), el porcentaje es altísimo. Teniendo en cuenta que también en los blancos se puede atribuir que existe en un 10% como máximo y en el 80% de los amerindios y negros considerados en conjunto, aplicando la formula de Bernstein- que no la vamos a detallar- resulta un índice de mestizaje del 45%.
En el CASMU la frecuencia de la mancha mongólica fue del 30%, lo que indica un valor de mestizaje del 28%.
Promediando lo resultados de hospitales públicos y mutualistas privadas se obtuvo un promedio en la frecuencia de la mancha mongólica del 36% y un valor para el mestizaje del 37%.
Esto significa que de acuerdo a este marcador genético algo más de un tercio de la población capitalina tiene un ancestro negro o amerindio.
Pero algo muy interesante sucedió en Tacuarembó, en el Hospital, la presencia de la mancha llegó al 50% de los recién nacidos y en la mutualista al 33%. Esto nos está hablando de un altísimo mestizaje en este departamento.
También señalemos que hay una correlación con el ingreso socio-económico. En Tacuarembó los niños que presentaban la mancha eran pertenecientes a un nivel socio-económico bajo. Y los que tenían valores menores, alrededor del 31% pertenecían a nivel socio-económico medio y alto. Pero lo importante es que en todos los grupos había valores que indicaban la existencia de mestizaje, principalmente con indígenas, ya que es escasa la población de origen negro.


Feliz fin de semana


Esperanza

- Highlander - Sergio Eduardo Maguna Herrera
Tecnico electromecanico industrial ( o...

HOLA GRUPO: Gracias Esperanza por el informe, muy completo por cierto.

En mi caso particular no recuerdo haber oido a mis padres hablar sobre el tema , pero tampoco fue necesario ya que por mis caracteristicas raciales soy claramente definido y sin lugar a dudas como descendiente directo de una orgia en la ONU.

Saludos fraternos desde Uruguay

Celia Bettinardi
Letras universidad nac. de cuyo
Escrito por Celia Bettinardi
el 21/11/2010

Muy bena exposición acerca del tema

Gracias Esperanza!

esperanza
Escrito por esperanza
el 28/02/2011

Gracias Evanthia por tus aportes al grupo y a las personas que hicieron sus aportes.


El debate ha tenido muy poca participación y se encuentra inactivo. Creo que se ha cumplido su ciclo y por lo tanto procederé a cerrarlo,

Sabes Evanthia que aqui tienes un espacio abierto siempre


Un abrazo.


Esperanza