En este grupo En todos

Grupo de Folklore

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 24/11/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 24/11/2011

LEYENDA DEL CEIBO:

Cuenta la leyenda que en las riberas del Paraná, vivía una indiecita fea, de rasgos toscos, llamada Anahí. Era fea, pero en las tardecitas veraniegas deleitaba a toda la gente de su tribu guaraní con sus canciones inspiradas en sus dioses y el amor a la tierra de la que eran dueños... Pero llegaron los invasores, esos valientes, atrevidos y aguerridos seres de piel blanca, que arrasaron las tribus y les arrebataron las tierras, los ídolos, y su libertad .

Anahí fue llevada cautiva junto con otros indígenas. Pasó muchos días llorando y muchas noches en vigilia, hasta que un día en que el sueño venció a su centinela, la indiecita logró escapar, pero al hacerlo, el centinela despertó, y ella, para lograr su objetivo, hundió un puñal en el pecho de su guardián, y huyó rápidamente a la selva.

El grito del moribundo carcelero, despertó a los otros españoles, que salieron en una persecución que se convirtió en cacería de la pobre Anahí, quien al rato, fue alcanzada por los conquistadores. Éstos, en venganza por la muerte del guardián, le impusieron como castigo la muerte en la hoguera.

La ataron a un árbol e iniciaron el fuego, que parecía no querer alargar sus llamas hacia la doncella indígena, que sin murmurar palabra, sufría en silencio, con su cabeza inclinada hacia un costado. Y cuando el fuego comenzó a subir, Anahí se fue convirtiendo en árbol, identificándose con la planta en un asombroso milagro.

Al siguiente amanecer, los soldados se encontraron ante el espectáculo de un hermoso árbol de verdes hojas relucientes, y flores rojas aterciopeladas, que se mostraba en todo su esplendor, como el símbolo de valentía y fortaleza ante el sufrimiento. Tomada de la narración oral.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 10/12/2011

AMANECE EN CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO.-





El dia amanecio hermoso, desde temprano el sol empezo a iluminar con sus rayos tratando de abrirse paso entre las nubes rojas y rosadas que se iban esparciendo sobre el cielo, era como si Dios estuviese dando pinceladas de luces que chorreaban como aguadas de acuarelas artisticas.... Y de pronto decidi tomar el camino largo, que llega por detras a la casona....




Me senti en uno de esos paisajes europeos, con campos de lavanda.... Tengo que mostrarle este camino a Virginia.... Le encantara....








Ya desde lejos se divisa la Casona y envuelta en el perfume de las flores y la brisa fresca y humeda de la manana me dejo llevar... Como si mis pies no tocaran el piso, solo abro mis brazos y dejo caer mis manos queriendo atrapar el aroma, para guardarlo todo... Todo... Dentro de mi....




Atras hay una pergola!... Y un horno viejo de barro... Podemos usarlo y hacer pan amasado y tortillas de rescoldo cubiertas con cenizas y brazas.... Para acompanar el te, calentitas con mantequilla.... Para las mananas de resaca, jaja.... Aunque la unica resaca que siento ahora la llevo dentro y es de emociones.... Me emborrache de lagrimas de alegria....

En cuanto a lo de los caballeros para acompanar a las mujeres temerosas que no se atreven a venir solas... Ummmm!.... No se, el unico que viene a mi mente es Edmond Dantès de la obra El conde de Montecristo de Alexandre Dumas…. O tal vez Don Quijote!.... Imagina un caballero con escudo y armadura para defender a las doncellas que atraviesen el bosque..... Jaja... No se, no se.... Miedo?... Si hay tanta belleza alrededor, tanta luz, aun de noche nos envuelve la Luna.... Veremos... Si tu quieres... Por ahora solo me sentare aqui, en La Pergola... Sin hacer nada... Solo ver pasar el dia....


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 11/12/2011

11 de diciembre: DIA NACIONAL DEL TANGO

cuestaabajo.jpg Corría el año 1965 cuando al autor, compositor, productor musical y promotor artístico Ben Molar le surgió la idea de impulsar la instauración del 'Día Nacional del Tango', que actualmente se festeja en todo el mundo cada 11 de diciembre, en conmemoración a las fechas de nacimiento de los creadores de dos vertientes del tango: el cantanteCarlos Gardel, ídolo y figura representativa del tango y Julio De Caro, gran director de orquesta y renovador del género.

Ese mismo año Molar presentó la propuesta a la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Y recién once años más tarde, el29 de noviembre de 1977, se promulgó el Decreto Nº 5830/77 por el cual se instauraba esta efeméride. En diciembre de ese año se aprobó el decreto a nivel nacional que estableció el 11 de diciembre como el 'Día Nacional del Tango'.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 13/12/2011

EL CEIBO

Pertenece a las familias de las leguminosas. Su nombre científico es Erythrina Cristagalli. Árbol bellísimo cuando está en floración, provisto de aguijones. Puede alcanzar los 20 metros de altura y uno de diámetro en el tronco.

Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 15/12/2011

Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 15/12/2011

saludos de jueves

Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 15/12/2011

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 16/12/2011

Orkut Comentarios - Hola

Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 16/12/2011

“ La tierra no pertenece al hombre, sino el hombre a la tierra ”

En el año 1854 un “salvaje” dwanish, El gran jefe seattle le envió una carta al presidente norteamericano Franklin Pierce que le respondía a la oferta de comprarle las tierras y que serian habitadas por colonos blancos del Norte.




El gran jefe de Washington nos comunica su deseo de adquirir nuestras tierras. A la vez nos expresa su amistad y buenos deseos. Lo cual es muy amble de su parte: comprendemos que también él necesita de nuestra amistad. No podemos menos que tomar en consideración su oferta, entendiendo que, si no, bien podría venir con sus armas a quitarnos nuestras tierras. Por eso le decimos: el Gran Jefe de Washington puede contar con nosotros tan sinceramente como nuestros hermanos blancos pueden contar con el regreso de las estaciones. Pero ¿Cómo es posible comprar o vender el cielo, o el calor de la tierra? No podemos imaginárnoslo. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿Cómo podrán comprárnosla? Cada trozo de estas tierras es sagrado para mi pueblo, cada brillante aguja de pino, cada ribera arenosa, cada niebla en lo oscuro de bosque y hasta el zumbar de cada insecto son sagrados para la memoria y el sentimiento de mi pueblo. La savia que circula por los árboles lleva el recuerdo de los pieles rojas. Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra natal cuando parten rumbo a las estrellas. En cambio, nuestros muertos nunca podrían olvidar esta generosa tierra, que es la madre de todos los pieles rojas. Somos parte de ella y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son hermanas nuestras; el venado, el caballo, el águila son hermanos nuestros. Los cerros escarpados, las praderas humedecidas por el roció, el calor del cuerpo del caballo y del hombre, todos somos una misma familia. El Gran Jefe nos dice que a cambio de las tierras que le vendamos, nos reserva otras donde podremos vivir en paz ;el-agrega-seria nuestro padre y nosotros, sus hijos. Pero el deseo de comprar nuestras tierras, oferta que no podemos dejar de considerar, se nos hace difícil de entender: estas tierras son sagradas para nosotros. Las cristalinas agua de ríos y arroyos no son solo agua son también la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos nuestras tierras, tendrán que recordar que son sagradas y enseñar a sus hijos que lo son, que lo que se reflejen en sus aguas son los hechos y recuerdos de mi gente. Porque las que murmura el agua son las palabras de mi padres. Porque los ríos , nuestros hermanos, sacian nuestra sed, llevan nuestras canoas, alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras tendrán que reacordar que los ríos son hermanos nuestros( y de ustedes) y enseñar a sus hijos que lo son, y que hay que tratarlos como a hermanos. Sabemos que le hombre blanco no entiende nuestra forma de pensar. Para él, tanto de un trozo de tierra como otro: es un extraño que surge por la noche para arrebatarnos las tierras allí donde le apetece. Trata a su madre, la tierra, y a sus hermanos, el cielo, como cosas que se pueden comprar y vender como si fueran objetos, ovejas o cuentas de colores. Su voracidad distribuirá a la tierra, dejando a sus espaldas el desierto. No sé, pero nuestra manera de ser y de vivir es distinta a la de ustedes. Hasta la vista de sus ciudades es desagradable a los ojos del piel roja. Tal vez porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada.... No hay un lugar apacible en la ciudad de los blancos, un sitio donde percibiré el crecimiento de las hojas o escuchar el zumbido de los incestos. ¿Para qué sirve la vida si no podemos escuchar el canto de los pájaros ni el croar de las ranas? Nada es tan apreciado por el piel roja como el aire, ya que todos compartimos el mismo aliento, respiramos el mismo aire. El hombre blanco parece no ser conciente de eso.

Pero, si les vendemos nuestras tierras, tendrán que recordar lo inapreciable del aire, que comparte su espíritu con la vida a la que sustento. El viento, que infundió en nuestros antepasados el soplo vital, recibirá nuestros últimos halito, el postrer suspiro. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deberán conservarlas como sagradas que son, como un lugar donde incluso el hombre blanco pueda sentir el suave viento aromado por las flores de la pradera. Otra condición tendrá que aceptar el hombre blanco si decidimos venderle nuestras tierras: deberá tratar a los animales como hermanos. Yo, un salvaje, no comprende la vida de otra manera. He visto miles de bisontes que, muertos a tiros por los blancos desde un tren en marcha y abandonados, estaban pudriéndose en las praderas. Como soy un salvaje, no alcanzo a comprender por que un humeante caballo de hierro puede ser mas importante que el bisonte, al que nosotros matamos solo para sobrevivir. ¿Qué es el hombre sin los animales?

Si todos desaparecen también desaparecen los hombres. Si les vendemos nuestras tierras, tendrán que enseñar a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros antepasados. Que la tierra ha sido regada con la sangre de sus semejantes. Que la tierra es nuestra madre. Que todo cuanto le ocurra a la tierra , le ocurrirá a los hijos de la tierra. Que cuando los hombres escupen a la tierra se escupen a si mismo.

La tierra no pertenece al hombre, sino el hombre a la tierra. Todo esta unido, como una familia por la sangre. El hombre no tejió la tela de la vida; el es solo un hilo; lo que le haga a la tierra se lo hace a si mismo; lo que haga con ella, lo hará consigo. También los blancos pueden llegar a sufrir la suerte que sufren nuestras tribus. Sigan contaminando su lecho y una noche se asfixiaran en su propio deserto. Cundo los bisontes sean exterminados, los caballos salvajes domesticados, saturados por el hombre los mas recónditos rincones de los bosques, el follaje y la maleza habrán desaparecido, el águila se habrá ido. La vida dejara su lugar a la supervivencia. Estas cosas escapan a nuestro entendimiento. Quizás podríamos comprenderlo si supiéramos cuales son los anhelos del hombre blanco, que esperanzas trasmite a sus hijos en las largas noches de invierno, que porvenir bulle en sus pensamientos.... Pero somos salvajes, los sueños del hombre blanco nos están vedados, y no nos queda sino seguir, nuestro propio camino. Consideraremos la oferta del Gran Jefe de Washington.

Si llegamos a un acuerdo será para asegurar nuestra conservación; tal vez en la reserva que nos ha prometido podamos pasar el poco tiempo que nos queda. Cuando el piel roja desaparezca de estos lares y sus recuerdo solo sea la sombra de una nube sobre la pradera, el espíritu de mi gente seguirá impregnando esta tierra, a la que aman como ama el recién nacido los latidos del corazón de su madre. Si les vendemos estas tierras, ámenla como nosotros, desvélense por ellas como nosotros, manténganlas tal como las entreguemos. PRESERVENLAN PARA SUS HIJOS. Y AMENLAS COMO DIOS AMA A TODOS NOSOTROS.


Copia textual de la carta de Gerónimo


Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 27/02/2012

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 27/02/2012

comentarios e diapositivas

Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 09/07/2012

Gilda Noemí
Escrito por Gilda Noemí
el 09/07/2012

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/07/2012

Maria
Escrito por Maria
el 04/11/2012

Mirta una buena idea para el 10 de noviembre


Buena idea

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 04/11/2012

ME PARECE MUY BIEN ISABEL.-

Maria
Escrito por Maria
el 07/11/2012

Emagister Responde
Barcelona, España
Escrito por Emagister Responde
el 18/01/2017

Subimos este debate a la primera página, por la cantidad y valor didáctico de las respuestas. Agradecemos a todos los participantes.

¡Excelente debate! ¿Os animáis a seguir comentando? ;-)