En este grupo En todos

Foro de Alzheimer

Galactosamine / Cytoplasm / Life

Gene therapy; Galactosamine push Cells intercellular, Cytoplasm-compartment between transferase enzymes activation, pull on ”Glycosidic linkages, Attachment, Recognition, Transfer – Potenial”/ Solution of Bacteria, Viruses and Glycoconjugates in Cells intercellular, Cytoplasm-compartment between metabolisms obstacles.

陳亦志 / A Tran

Language contact

My mother tongue is Chinese

ERH-HU Co. ,LTD

https://atran.plus.vn/ Mail: atran369@gmail. Com

Tel: +84-62-3810768 Fax: +84-62-3810769

Address:

Phuoc Thien Xuan St. Quarter 2, Phu Hai ward, Phan Thiet City, Binh Thuan province, Vietnam

María Peralta
Buenos Aires, Argent...
Escrito por María Peralta
el 10/06/2010

Buenos días, ¿Cómo están? Mi abuela tiene alzheimer: se orina encima, su lenguaje es indescifrable, no quiere bañarse, no quiere comer y se quiere ir de casa, a la casa de su madre. Tiene 75 años, no me reconoce, confunde a su hijo con su padre. Es desesperante. La está tratando un neurólogo y un psiquiatra, pero no veo mejoras... De hecho, hasta empeoró, le daban una pastilla que la dejaba en la cama, no podía ni levantarse, se caía.
La madre de mi abuela falleció de algo similar y su bisabuela también aunque la enfermedad se manifestó promediando los 90 años.
Me aterra la idea de heredar la enfermedad.
Un saludo a todos, y gracias por compartir sus experiencias no tan gratas.

Elisa Diaz
4 años de psicologia centro
Escrito por Elisa Diaz
el 11/06/2010

Maria :no tengas miedo,menos del 5% de los enfermos de ALZ{ tienen antecedentes familiares. Tienes que evitar las grasas y no fumar. Ejercita tu mente,jueba bridge has crucigramas,juega ajedrez etc.
Arriba ese animo ,distraete y piensa positivo.
Cariños Elisa Diaz Stgo Chile

María Peralta
Buenos Aires, Argent...
Escrito por María Peralta
el 17/06/2010

Gracias, seguiré sus consejos. Mucha suerte a todos, y que sus respectivos parientes mejores... PACIENCIA. Eso es lo que considero que todos necesitamos ante semejante infortunio.
Cariños.

Juan Ernesto Castellanos Díaz
Lae ugm(universidad del golfo de mexico)
Escrito por Juan Ernesto Castellanos Díaz
el 06/07/2010

Hola mi abue, ya tiene 100 años, y padece demencia senil, a veces, se pone agresivo, y otras es muy pasivo, me gustaría saber cómo puedo tratarle, si hay medicamentos, o solo son los cuidados, de hecho todos sus hijos y nietos nos turnamos para cuidarle, pero es agotador... Agradecería mucho la ayuda.
Juan Ernesto Castellanos Díaz
Veracruz, México.

Elisa Diaz
4 años de psicologia centro
Escrito por Elisa Diaz
el 11/07/2010

Ernesto:tengo 17 años de experiencia cuidando a mi marido con Alzheimer o demencia senil ,siempre en casa ,hace 3 años fallecio Q.E.P.D.
Los medicamentos no curan ,solo si se pone muy agresivo,consulten con el medico ,a mi marido lo calmaba el Risperdal, con dosis que el medico indicaba.
El cariño es muy importante y el cuidado en casa. Hay que tener paciencia de santo ,que bueno que se pueden turnar ,se estan ganando el cielo. Al final queda una gran paz de haberlo hecho todo. Animo,si quieren me preguntan mas.
Cariñosamente Elisa Diaz Stgo Chile


marisa
Escrito por marisa
el 28/07/2010

Hola mi madre tiene 77 años tiene demencia senil ya hace unos
años, para mi creo que todavia no es muy grave,tiene dias mas lucidos
dias menos lucidos,no se acuerda de las cosas,tengo que discutir con ella
para que se duche(despues de años para convencerla que canviara la bañera
porque tiene problemas de movilidad,)discutir para que se compre unos zapatos,un
chaqueton,venia el invierno y no tenia,tiene una mania con el dinero,solo quiere ahorrar
no se lo quiere gastar pero hasta el punto de no querer comprarse comida,le ha dado
por ahi,yo no recibo ningun apoyo de la familia(conque hubieran venido a arreglarle
las pastillas y la hubieran llevado alguna vez al medico ya hubiera sido mucho para mi)
encima yo tambien estoy enferma tengo trastorno bipolar desde muy joven y me he tenido
que cuidar yo y a mi madre,lo que pasa esque soy su hija pequeña y enfermita,y no me hace caso de lo que le digo,y no se fia de lo que le hago,con las pastillas tiene un pastillero
semanal,pues ella pobreta para arreglarselas se tiraba horas,yo te las arreglo,se pone
a mirar como se las arreglo y claro yo acabe enseguida,pues decia que yo habia acabado
muy pronto,pues nos fuimos a dormir,seguia con la luz encendida llame a la puerta
y se las estaba arreglando ella(desarreglandolas)que yo no las habia puesto bien que habia acabado muy pronto,
yo hable con mis familiares y me dieron a entender que como yo era la que vivia con
ella,vamos que ya me apañaba yo solita,
bueno ya sigo contandoles estoy algo cansada.
saludos.










Nicolas Ghiano
Capital Federal, Arg...
Escrito por Nicolas Ghiano
el 28/07/2010

Marisa:

Parece que tu padre padece de un tipo de demencia senil que se denomina fronto-temporal, no se caracteriza por muchos olvidos pero sí por agresividad verbal o física y deshinibición (sale desarreglado y hasta a veces desnudo) ya que no le importa lo que pensarán las personas que no lo conocen.

En estos casos es importante primero descartar cualquier causa orgánica que pueda existir (a veces neumonías, infecciones urinarias, alteraciones metabólicas) pueden exacerbar la sintomatología neurológica. Una vez descartadas las mismas hay que comenzar con medicación para la demencia fronto-temporal controlando fundamentalmente el comportamiento (agresividad, deshinibición) hay muchos medicamentos que hacen al respecto ellos son: risperidona, halopidol, quetiapina, etc. Todos estos medicamentos deben ser indicados por un médico previa revisación física y pedido de estudios.

Atte.

Dr. Nicolás Ghiano.

Médico Geriatra

MN: 108. 691

Bs. As.

Argentina.

marisa
Escrito por marisa
el 28/07/2010

Vivo en españa tenemos una compañia medica privada pero el medico de cabecera
solo me decia que tenia demencia senil y que cada vez iria a mas,medicamentos
para la demencia no le ha dado,la lleve a un neurologo le hizo pruevas y dijo que tenia
problemas de circulacion en el cerebro,e intoxicacion por tantos medicamentos y le dio unas vitaminas,a mi familia como siempre les dio igual,yo le dije a mi madre de ir a la psiquiatra pero no quiso,en fin,que aqui no es como en las peliculas que cogen un enfermo
en el hospital y le hacen pruebas hasta definir,se han limitado a que tiene demencia y no han echo nada medicamente,bueno recientemente la han ingresado en una residencia
a mis espaldas,se supone que es temporal porque tiene la pierna rota y no se puede mover,hasta que se cure pero tiene artrosis(recientemente a muerto mi hermano y esta muy decaida)mas la demencia y pasando como pasa mi familia,yo creo que ya no la volvere a tener en casa,aunque quiera sacarla por ser yo enferma mental creo que no me
lo permitiran(pero bueno todo el mundo o casi todo piensa que en la residencia esta bien cuidada)para mi una residencia es una crueldad, es abandonarla.
muchas gracias.

Zita Lugo
Baja California, Méx...
Escrito por Zita Lugo
el 28/07/2010

Mi mamá se le diagnostico demencia senil hace tres años aparte ella padece diabetes, y me da un chorro de tristeza saber que ya no se acuerda con claridad cuando hijos tuvo, los nombres de sus hijos etc.... De un tiempo para aca la miro perdida muy en su mundo, no quiere salir de su casa, si sale se quiere regresar rapido, se le olvida comer, no dice tengo hambre? , no habla, solo cuando se le pregunta ,siempre en la negacion y la comprendo porque no me puedo imaginar como la esta pasando, como se siente... Para ella todo esta bien siempre, aparte de que es una persona muy reservada, su expresion es mas dificil... Ella toma 6 pastillas diarias. Entre diabetes y presion... Pero para estos casos es tener mucha p a c i e n c i a, para aquellas personas que no la tienen aprender a conocerla y asi poder aportar algo positivo a la vida del enfermo.... Hay veces que hasta culpable me siento de no poder dedicarle el tiempo suficiente ya que mi trabajo no me lo permite... Pero bueno ahi vamos pasandola.. Me despido espero seguir escribiendo. Zita Lugo de M E X I C O.....

Zita Lugo
Baja California, Méx...
Escrito por Zita Lugo
el 28/07/2010

"Zita Lugo escribió:

Mi mamá se le diagnostico demencia senil hace tres años aparte ella padece diabetes, y me da un chorro de tristeza saber que ya no se acuerda con claridad cuando hijos tuvo, los nombres de sus hijos etc.... De un tiempo para aca la miro perdida muy en su mundo, no quiere salir de su casa, si sale se quiere regresar rapido, se le olvida comer, no dice tengo hambre? , no habla, solo cuando se le pregunta ,siempre en la negacion y la comprendo porque no me puedo imaginar como la esta pasando, como se siente... Para ella todo esta bien siempre, aparte de que es una persona muy reservada, su expresion es mas dificil... Ella toma 6 pastillas diarias. Entre diabetes y presion... Pero para estos casos es tener mucha p a c i e n c i a, para aquellas personas que no la tienen aprender a conocerla y asi poder aportar algo positivo a la vida del enfermo.... Hay veces que hasta culpable me siento de no poder dedicarle el tiempo suficiente ya que mi trabajo no me lo permite... Pero bueno ahi vamos pasandola.. Me despido espero seguir escribiendo. Zita Lugo de M E X I C O.....

"



Nene Ayuda
Madrid, España
Escrito por Nene Ayuda
el 02/08/2010

Para el alzheimer lo mejor k hay es la huperacia esto se compra en herbolarios y es lo prosimo k pondra sanidad como farmaco para esta enfermedad hace mas efecto k los farmacos kimicos la hupercia la contiene un producto llamado
memory 2 (orthonat) espero ayudar en china se da esto

Carmen Carmen Carmen
Murcia, España
Escrito por Carmen Carmen Carmen
el 13/08/2010

Hola me llamo Carmen,y me gustaria poder hablar con personas en mi misma situacion,
a mi padre le diasnocticaron demencia cognitiva con transtornos de la personalidad,es una situacion dificil y me gustaria poder comentar con otras personas que esten pasando por lo mismo que yo nuestros problemas, situaciones diarias.
Gracias a todos aquellas personas ke puedan ayudarme.
Mi correo es carmen4070@live. Com

Elisa Diaz
4 años de psicologia centro
Escrito por Elisa Diaz
el 15/08/2010

Carmen:en este momento te mando un mail a tu correo,espero lo recibas ,contestame. Si no lo recibes tendrenos que comunicarnos con estos debates ,como ahora.
Elisa D IAZ Stgo CHILE


Elisa Diaz
4 años de psicologia centro
Escrito por Elisa Diaz
el 16/08/2010

Carmen. Mi mail fue devuelto. Preguntame lo que desees y te contesto. Tengo mucha experiencia,17 años cuidando a mi marido, siempre en casa
Mucha paciencia y mucho cariño. Cuidate.
Elisa

Jorge Castillo Castillo
Ciudad Real, España
Escrito por Jorge Castillo Castillo
el 23/02/2011

OLA tengi una pregunta demencia seniel es lo mismo que alzeheimer.

Y el alzehimer pued eser herdiatri es qe en la familia d emi madre su madre y la medre de estas ademas de algunas primas hermanas an perdido la memoria pero es un poco raro porque so le as pasado a las mujeres de esta familia los hombres ninguna a perdido lacabeza

Luis María Sanchez
Licenciatura en física, matemática y b...
Escrito por Luis María Sanchez
el 24/02/2011

Les habla Luis Maria, dirijo un centro de investigaciones sobre alzheimer y he colgado en esta página un documento que se llama Hacia un nuevo paradigma sobre la Demencia Crónica Progresiva, llamada vulgarmente alzheimer. Hace 17 años que estudiamos y atendemos casos y aplicamos un protocolo de recuperación para casos incipientes desde el año 2006. Demencia senil es una denominación ya obsoleta, luego se la denominó arterioesclerosis y últimamente alzheimer. La primera denominación se utilizó por la creencia de que esa demencia era poco más o menos que el fin natural de todos, lo que cuando la gente moría a los 50 o 60, parecía ser cierto; luego se llamó arterioesclerosis porque suponían que la esclerosis de las arterias cerebrales entorpeccía la circulación sanguíneo y la consecuencia era el deterioro mental. Pera ya a principios del siglo XX se había demostrado que tal cosa era errada. Ahora colgaremos en esta página cómo se diagnostica con precisión el llamado alzheimer, pero desde ya por la ansiedad volcada, les diré algunas cosas claves: no es genético, no tiene que ver con el envejecimiento, aunque parezca lo contrario (hay casos reportados de 28, 30, 36, 42, etc. Años), casi totalmente es un problema de las mujeres y entre éstas, aquellas que han construido su identidad alrededor de su marido, o sus hijos, o un hermano o hermana, o el dinero, las propiedades, un amante, etc. , y cuando pierden eso se derrumban, ya se sienten fuera de la realidad y no quieren estar en ella. Pero esa cultura de dependencia total y sumisión obligada y consentida está por suerte en franco retroceso, y con ello este tipo de demencia en las nuevas generaciones de mujeres independientes o por lo menos que construyen su propia identidad, además de ser mujeres, madres, abuelas y cuidadoras. En esa situación psicológica desatienden todo cada vez mas fuertemente, y por lo tanto no graban lo que oyen y ni siquiera lo que en forma mecánica preguntan. El alz no es un problema de la memoria sino de la atención, y hasta que no se entienda ésto, los diagnósticos médicos fallarán constantemente. No hay tal mantenimiento de la memoria del pasado sino meramente reservas de la pulsión de vida recuperando los escenarios y actores de su pasado con los padres y hermanos todos vivos y niños, y no hay tal falla de la memoria a corto plazo sino desatención que impide obviamente grabar los acontecimientos a los que asisten en la vida familiar y social. Precisamente el alz puede comenzar con el indicador precoz más robusto, que es el ensimismamiento, la mirada ciega en lontananza, el cierre de los ojos en vigilia. Para cortar los lazos con la realidad utilizan el mecanismo, que por otra parte todos usamos todos los días, de bloquear las respuestas motoras y cognitivas frente a estímulos no esenciales para la defensa u otras actividades esenciales, y aquí comienza el daño biológico y se van afectando los reconocimiento sensoriales, en los once canales sensoriales: los cinco que aprendieron en el jardín de infantes o el primer grado (visión, audición, tacto, gusto, olfato) a los que hay que agregar el sentido de la gravedad o equilibrio, de la orientación espacial, de la percepción corporal, que vienen todos ellos "de fábrica" y los tres que se desarrollan en la vida de relación y necesitan del procesamiento de la información cargada en redes neuronales en el cerebro: el sentido de lo extraño o de la familiaridad, el sentido del tiempo y el sentido de la ubicuidad.. Progresivamente van dejando de funcionar los reconocimientos sensoriales y estos son los indicadores más claros y terminantes del comienzo de la etapa bio-patológica. Ahora bien, a lo largo de cazsi 20 años hemos identificado al menos 11 síndromes con lo que suele confundirse, y eso es gravísimo, porque se los medica con drogas que se sabe que no sirvern para nada o peor aun, que hacen daño motor y pérdida de peso. Se lo confunde con una crisis depresiva, que es muy fácil diagnosticar porque se puede identificar rápidamente la causa inmediata anterior sobre una estructura psicológica no depresiva, se lo confunde con una agudización de una depresión crónica, cuyo origen es en la infancia cuando la pérdida objetiva o subjetiva, con frecuencia el abandono, el niño no pudo racionalizarlo y se pasa la vida enganchándose con esa situación sin saber bien cual era, se lo confunde con la psicosis por percepción subjetiva de muerte próxima tan frecuente en los hombres, pero que presenta aspecto que son ajenos al alz, como son la agresividad, los enojos, las alucinaciones y las delusiones; se lo confunde con la "rebelión de los 70" o las seventyagers, cuando las mujeres de aquella cultura de la sumisión deciden rebelarse, ante la vista de hijas y nietas libres e independientes que han tomado el mundo en sus manos y ellas ni siquiera pudieron ir a un baile de jovencitas o usar corta las faldas, se lo confunde con meras y menores desatenciones cuando se encuentran subsumidas en preocupaciones personales importantes, se lo confunde con el envejecimiento normal en que va aumentando la lentitud en recuperar información cargada en el cerebro, la mayoría pueril porque de pronto no recuerda la palabra cerilla pero bien sabe qué es, y cómo y para qué se usa, y los familiares les endilgan un alzheimer porque se ha instalado temerariamente eso en el imaginario colectivo. Se lo confunde también con algunas afecciones, como la narcolepsia (dormirse durante el día), cuando que hay drogas que producen ello. Se lo confunde tambien en los casos de personas que "sencillamente", han decidido cerrar el libro de su vida, y ya no quieren hacer más nada, pero no entran en depresión y hasta ironizan. Les vuelvo a recordar que cuentan con un documento (Hacia un nuevo paradigma para la demencia.... ) en este portal. Y estamos a vuestro servicio para lo que fuera menester. Y seguramente me ha quedado en el tintero muchísimas cosas, pero bueno, espero que pregunten y debatan. Luis María

Luis María Sanchez
Licenciatura en física, matemática y b...
Escrito por Luis María Sanchez
el 08/03/2011

Indicadores centrales para el Diagnóstico neuro-psico-etológico de la Demencia Crónica Progresiva (llamada vulgarmente alzheimer).

Basados en la teoría psico-socio-biológica, el nuevo paradigma para la comprensión de este fenómeno establece que lo que se ha dado en llamar propiamente alzheimer (antes, salvo gruesos errores, demencia senil o arterioesclerosis) es un proceso que se dispara a propósito de una (o con poca frecuencia más de una) pérdida personal sustancial sin capacidad de afrontamiento y que arrastra tras de ella a la identidad misma de la persona, lo que ella creía que era . Al entender disuelta su posibilidad de ser y quedar anulada su cotidianeidad, que giraba sobre lo perdido (el esposo, o los hijos, un hermano o hermana entrañable, su capacidad de hacer, su casa/sus cosas, un amante, el dinero, etc. ), entra en una depresión peculiar y típica que cursa de inmediato con ensimismamiento y desatención cada vez más resistente a los estímulos normales de la vida cotidiana, que al no grabar lo que le dicen, lo que ella misma dice, lo que ve, lo que siente, etc. , parece que hubiera perdido la memoria, pero que no es tal cosa. La Demencia Crónica Progresiva (DCP) o alzheimer, no es una alteración de la memoria sino de su condicionante elemental previo, que es la atención. La pulsión de vida aflora solo en recuerdos del escenario infantil con todos en su hogar de antaño, padres y hermanos vivos, lo que se ha confundido con mantenimiento de la memoria del pasado, lo que es incierto. Cursa esa depresión con apatía, disolución de las actividades esenciales de la vida diaria (aseo, alimentación, ubicuidad, vinculación familiar y social, autocuidado) y –singularmente- incapacitación de respuestas emocionales básicas, falta de reactividad, aislamiento, introversión marcada. En un momento dado comienza a desconectarse de la realidad que siente que ya no la contiene, y para ello recurre a un mecanismo que todos tenemos como programa biológico que es, en las personas sanas, el bloquear por lapsos cortos las respuestas a estímulos sensoriales que nos llegan y que no son esenciales para la defensa u otras actividades esenciales (como al cruzar una calle muy transitada o ponernos en alerta frente a un posible ataque en un medio de transporte colectivo). En las DCP ese bloqueo es anómalo, no discriminante, persistente sin razón, progresivamente cada vez más firme y va abarcando a los once sentidos que poseemos (visión, audición, equilibrio, tacto, orientación espacial, gusto, percepción corporal, olfato, y los otros tres que se desarrollan a lo largo de la vida de relación: sentido de lo extraño o de la familiaridad, sentido del tiempo y sentido de la ubicuidad). La crisis psicosocial produce aquí una alteración biológica esencial sobre los sentidos, que es puente entre lo psicológico y psico-social, y lo biológico. Ese bloqueo persistente y sostenido, aunque con oscilaciones al principio –entra y sale del túnel donde se ubica- termina por alterar obviamente el mecanismo de reconocimiento de los estímulos que se reciben, esenciales para todo quehacer motor, psíquico, cognitivo o emocional. Todos los comportamientos anómalos que se observan son consecuencia directa o indirectamente del proceso que se ha descripto.

Indicadores de la Fase Incipiente (Psico-social)

1. Aislamiento, introversión, desatención resistente a los estímulos normales cotidianos, ensimismamiento (mirada ciega en lontananza, cierre de los ojos en vigilia) con emergentes anómalos que son leídos equivocadamente por los allegados como pérdida de memoria.

2. Apatía, no inicia nada nuevo y no renueva lo necesario.

3. Estado depresivo, desgano, desinterés por el entorno inmediato, barrial, ciudadano, etc. , real y virtual.

4. Progresiva falta de respuestas emocionales básicas.

5. No ríe, y hasta no sonríe.

6. Ausencia de imágenes cerebrales anómalas.

7. Falta de respuesta positiva a todo tipo de fármacos, excepto al modafinilo en dosis subclínicas (50 mg /día) para la elevación de la atención de alerta , en combinación con estimulación multisensorial y autobiográfica y acciones psicoterapéuticas de ayuda a la elaboración racional del duelo no resuelto. No cura, pero ayuda.

8. Fase reversible por acciones terapéuticas que se corresponde lógicamente con el proceso descripto, centradas en esfuerzos de ayuda a la elaboración del duelo no resuelto, con participación de psicólogos, psicólogos sociales, acompañantes psico-terapéuticos y generales, médicos, enfermeras y cuidadores expertos.

9. Ocurren ocasionalmente remisiones espontáneas cuando circunstancias familiares especiales les produce una remotivación vital, como el cuidado de familiares enfermos en mujeres, que les activa el mandato antropológico de contención y cuidado.

Indicadores de la Fase biológica (Psico-socio-biológica) no patogénica.

1. Ya son menos frecuentes y más cortos los regresos a la normalidad, aunque sí bajo estimulación masiva multisensorial y autobiográfica.

2. Progresiva disolución de las actividades esenciales de la vida diaria: aseo, alimentación, autocuidado, autoseguridad, vinculación familiar y social, autocontención, autoestima.

3. Comienzo de fallas en los reconocimientos sensoriales, frecuentemente comenzando por lo visual, lo olfativo, la orientación espacial. No obstante aun en esta etapa y más claramente en las anteriores, la persona sigue grabando estímulos sensoriales que le llegan cuando están en esporádicas vigilias.

4. Ausencia de imágenes cerebrales anómalas. Ausencia de comportamientos agresivos y de alucinaciones y delusiones, a diferencia de otros síndromes.

5. Falta de respuesta positiva a todo tipo de fármacos, excepto al modafinilo en dosis subclínicas (100 mg/día) para la elevación de la atención de alerta, en combinación con estimulación multisensorial y autobiográfica y acciones psicoterapéuticas de ayuda a la elaboración racional del duelo no resuelto.

6. Son recuperables por acciones concertadas con una familia claramente involucrada en la perspectiva, con terapéuticas plurales por un equipo de psicólogos, psicólogos sociales, médicos, acompañantes psico-terapéuticos y generales y cuidadores expertos.

7. Se presentan remisiones ocasionales como en la fase anterior.

8. El inconsciente fluye libremente y se expresa en la negación de los familiares con quienes ha tenido conflictos serios.

9. Una mudanza y retiro de sus pertenencias produce un agravamiento importante por el fenómeno de la des-vestidura (la persona siente que se la ha desnudado).

Indicadores de la Fase biológica patogénica

1. Las fallas en los reconocimientos sensoriales se extienden progresivamente a todos los sentidos. Implica el comienzo de la disolución del ser.

2. La alteración del sentido del gusto, posiblemente el más grave- desencadena la inapetencia, y luego fallas en la deglución y por última alteraciones en la digestión que conducen a la pérdida de peso difícil de superar.

3. La alteración del sentido de la gravedad (equilibrio) puede ocasionar caídas con riesgos importantes, y de la percepción corporal golpes contra muebles y marcos de puertas que en personas muy mayores suelen tener quebraduras con consecuencias importantes.

4. Quietismo, bamboleo, profunda introversión, aislamiento.

5. Los mandatos sociales primigenios de la infancia se disuelven (continencia, ubicuidad, etc.)

6. La incomunicación con el entorno por las fallas en los reconocimientos sensoriales en todos o casi todos los sentidos impide el acceso a la persona, y obviamente de ésta con aquél.

7. Ningún fármaco tiene efecto, excepto los que pueden corregir anomalías metabólicas o fisiológicas que aparecen o ya estaban presentes desde antes.

8. Comienzan a aparecer imágenes cerebrales anómalas con reducción y vacíos, y amiloidosis (aumento de proteínas amiloides, indicadores de ausencia de trabajo cerebral).

9. Se observa en buen número de casos lo que se muestra como dificultades serias e interrupciones en la respiración.

10. Ya no estamos frente a ningún aspecto esencial e intrínseco de la naturaleza humana, salvo que la fisiología puede seguir funcionando en forma asistida.

Listado de diversos síntomas con que suele confundirse

a) Crisis depresiva, fácilmente identificable porque la causa es expuesta por la/el paciente apenas se le pregunta, sobre una estructura psicológica sin tendencia a la depresión. No debe medicarse porque evoluciona positivamente sólo fortaleciendo el autocuidado y autoprotección. Es eventualmente de tratamiento psicológico.

b) Desatención por atravesar una situación estresante (la enfermedad del nieto o el hijo, la pérdida del trabajo, una separación, un daño moral, el afloramiento de un acontecimiento penoso del pasado (abuso sexual, pérdidas, abandonos, traiciones, culpa, etc. ), el padecer una enfermedad, la pérdida de un amor oculto o de la situación económica, etc. Como la atención condiciona obviamente lo que se graba en el cerebro, parece una pérdida de memoria, que no lo es, y se sale de esa situación cuando se le explica esto y la persona lo reconoce y también la familia. Con sólo hablarle o ayudándose simultáneamente con modafinilo 50 mg (subclínico) se mejora la situación notablemente. No debe medicarse. Es de tratamiento psicológico. Debe combatirse el imaginario social y médico de que es un paso hacia la Demencia Crónica Progresiva (alzheimer).

c) Enlentecimiento y dificultad para recuperar inmediatamente nombres de personas, lugares u objetos que no les fueron muy familiares últimamente, y que se cree subjetivamente que ello tiene alguna importancia, por ejemplo saber al acto si Darwin era Winston o Charles. Es un proceso de envejecimiento normal que puede aliviarse por reactivación de la memoria autobiográfica. Son de tratamiento por psicólogos sociales y psicólogos y recurriendo a acompañantes psico-terapéuticos.

d) Episodio puntual perturbador sobre una estructura de depresión crónica. Esta se debe a un hecho penoso de larga data que no estaba entonces en condiciones de racionalizarlo, permaneciendo en el inconsciente y aflorando en todo momento en que la persona tiene oportunidad de subsumirse en ello, pero que se mantiene latente por la imposibilidad racional de afrontarlo. Es de tratamiento por psicoanálisis, hasta encontrar el origen del evento(s) que provocara la depresión, con frecuencia abandonos reales o subjetivos. No debe medicarse.

e) Narcolepsia. Muy poco frecuente. Tiene diagnóstico médico y tratamiento farmacológico. Unos cuantos fármacos la producen como efecto adverso. En vigilia no presenta ningún comportamiento típico de la DCP (alzheimer).

f) Rebelión del los 70`, o las seventy-agers. Un porcentaje de alrededor del 10 % de mujeres de entre 60 y 70 años provenientes de culturas androcéntricas atrasadas, desarrollan una rebelión contra toda una vida de sumisión y dependencia, posiblemente insufladas por asistir a los novedosos posicionamientos sociales y personales de las mujeres actuales (sus hijas o sus nietas ante ellas). El cambio notable produce desubicaciones en familiares y médicos, pero los comportamientos rebeldes nada tienen que ver con una demencia, sino más bien todo lo contrario. Debe empatizarse como valiente, positivo, simpático y deseable que al menos a una edad avanzada la persona ponga fin a décadas de sumisión obligada o consentida. Son de contención por parte de psicólogos sociales y psicólogos y acompañantes terapéuticos, pero descartando cualquier connotación patológica, que rechazan terminantemente. No deben medicarse, y en especial descartar el uso de antipsicóticos.

g) Psicosis por percepción subjetiva de muerte próxima, sobre una estructura psicológica previamente psicótica. Presenta agresividad, alucinaciones, delusiones, desubicaciones, refugio en su casa, rechazo a las vinculaciones sociales. En el hombre es frecuente la conversión de su mujer en madre (la llama mami; regreso al útero), el rechazo a las visitas masculinas (el contra espejo de su degradación física); y en las mujeres la agresión a mujeres más jóvenes. Son casos psiquiátricos y se trata con seguimiento estricto con dosis leves de antipsicóticos según respuesta del paciente y seguimiento estricto.

h) Personas que han decidido cerrar el libro de su vida. Abandonan toda exploración, es decir, lo esencial que diferencia a los hombres de los animales.

Los psicólogos sociales pueden ayudar a las personas a morir en paz y hasta con satisfacción, y también a los familiares. Mantienen el espíritu jocoso y las ironías no agresivas, lo que los distingue. Mucho más frecuente en varones.

i) Hábitos de la “maestra de niños pequeños”, que le produce un desplazamiento del equilibrio atencional normal hacia la atención de alerta en detrimento de la atención focalizada, por lo que sólo graba débilmente las acciones que debe llevar a cabo en un tren de muchas otras, por lo que muestra supuestos “olvidos” que en forma equivocada son re significados como pérdida de memoria.

j) Combinaciones de los síndromes señalados.

Documento del Area de Acción Comunitaria,

Centro de Investigaciones Neuro-psico-etológicas y Proyecto Alzheimer Argentina,

Director Prof. Lic. Luis María Sánchez,

Universidad Autónoma de Entre Ríos, Facultad de Ciencia y Tecnología, Belgrano 707, Concepción del Uruguay, TE 54 3442 43 1442 Móvil 0054 3442 15488803

Luis María Sanchez
Licenciatura en física, matemática y b...
Escrito por Luis María Sanchez
el 08/03/2011

No haytal diferencia. Loque antes se llamaba demencia senil, desde hace unos 20 añoscomenzó a llamarse alzheimer, y ahora, con más precisión y neutralidad, se llama Demencia Crónica Progresiva. Demencia senil sugería el fin natural de la vida, lo cual se mostró y demostró errado al aumentar en forma notable la cantidad de adultos mayores que seguían sanos hasta el fin de sus días. Era una expresión estigmatizante.
Luis Maria

Luis María Sanchez
Licenciatura en física, matemática y b...
Escrito por Luis María Sanchez
el 08/03/2011

Indicadores centrales para el Diagnóstico neuro-psico-etológico de la Demencia Crónica Progresiva (llamada vulgarmente alzheimer).

Basados en la teoría psico-socio-biológica, el nuevo paradigma para la comprensión de este fenómeno establece que lo que se ha dado en llamar propiamente alzheimer (antes, salvo gruesos errores, demencia senil o arterioesclerosis) es un proceso que se dispara a propósito de una (o con poca frecuencia más de una) pérdida personal sustancial sin capacidad de afrontamiento y que arrastra tras de ella a la identidad misma de la persona, lo que ella creía que era . Al entender disuelta su posibilidad de ser y quedar anulada su cotidianeidad, que giraba sobre lo perdido (el esposo, o los hijos, un hermano o hermana entrañable, su capacidad de hacer, su casa/sus cosas, un amante, el dinero, etc. ), entra en una depresión peculiar y típica que cursa de inmediato con ensimismamiento y desatención cada vez más resistente a los estímulos normales de la vida cotidiana, que al no grabar lo que le dicen, lo que ella misma dice, lo que ve, lo que siente, etc. , parece que hubiera perdido la memoria, pero que no es tal cosa. La Demencia Crónica Progresiva (DCP) o alzheimer, no es una alteración de la memoria sino de su condicionante elemental previo, que es la atención. La pulsión de vida aflora solo en recuerdos del escenario infantil con todos en su hogar de antaño, padres y hermanos vivos, lo que se ha confundido con mantenimiento de la memoria del pasado, lo que es incierto. Cursa esa depresión con apatía, disolución de las actividades esenciales de la vida diaria (aseo, alimentación, ubicuidad, vinculación familiar y social, autocuidado) y –singularmente- incapacitación de respuestas emocionales básicas, falta de reactividad, aislamiento, introversión marcada. En un momento dado comienza a desconectarse de la realidad que siente que ya no la contiene, y para ello recurre a un mecanismo que todos tenemos como programa biológico que es, en las personas sanas, el bloquear por lapsos cortos las respuestas a estímulos sensoriales que nos llegan y que no son esenciales para la defensa u otras actividades esenciales (como al cruzar una calle muy transitada o ponernos en alerta frente a un posible ataque en un medio de transporte colectivo). En las DCP ese bloqueo es anómalo, no discriminante, persistente sin razón, progresivamente cada vez más firme y va abarcando a los once sentidos que poseemos (visión, audición, equilibrio, tacto, orientación espacial, gusto, percepción corporal, olfato, y los otros tres que se desarrollan a lo largo de la vida de relación: sentido de lo extraño o de la familiaridad, sentido del tiempo y sentido de la ubicuidad). La crisis psicosocial produce aquí una alteración biológica esencial sobre los sentidos, que es puente entre lo psicológico y psico-social, y lo biológico. Ese bloqueo persistente y sostenido, aunque con oscilaciones al principio –entra y sale del túnel donde se ubica- termina por alterar obviamente el mecanismo de reconocimiento de los estímulos que se reciben, esenciales para todo quehacer motor, psíquico, cognitivo o emocional. Todos los comportamientos anómalos que se observan son consecuencia directa o indirectamente del proceso que se ha descripto.

Indicadores de la Fase Incipiente (Psico-social)

1. Aislamiento, introversión, desatención resistente a los estímulos normales cotidianos, ensimismamiento (mirada ciega en lontananza, cierre de los ojos en vigilia) con emergentes anómalos que son leídos equivocadamente por los allegados como pérdida de memoria.

2. Apatía, no inicia nada nuevo y no renueva lo necesario.

3. Estado depresivo, desgano, desinterés por el entorno inmediato, barrial, ciudadano, etc. , real y virtual.

4. Progresiva falta de respuestas emocionales básicas.

5. No ríe, y hasta no sonríe.

6. Ausencia de imágenes cerebrales anómalas.

7. Falta de respuesta positiva a todo tipo de fármacos, excepto al modafinilo en dosis subclínicas (50 mg /día) para la elevación de la atención de alerta , en combinación con estimulación multisensorial y autobiográfica y acciones psicoterapéuticas de ayuda a la elaboración racional del duelo no resuelto. No cura, pero ayuda.

8. Fase reversible por acciones terapéuticas que se corresponde lógicamente con el proceso descripto, centradas en esfuerzos de ayuda a la elaboración del duelo no resuelto, con participación de psicólogos, psicólogos sociales, acompañantes psico-terapéuticos y generales, médicos, enfermeras y cuidadores expertos.

9. Ocurren ocasionalmente remisiones espontáneas cuando circunstancias familiares especiales les produce una remotivación vital, como el cuidado de familiares enfermos en mujeres, que les activa el mandato antropológico de contención y cuidado.

Indicadores de la Fase biológica (Psico-socio-biológica) no patogénica.

1. Ya son menos frecuentes y más cortos los regresos a la normalidad, aunque sí bajo estimulación masiva multisensorial y autobiográfica.

2. Progresiva disolución de las actividades esenciales de la vida diaria: aseo, alimentación, autocuidado, autoseguridad, vinculación familiar y social, autocontención, autoestima.

3. Comienzo de fallas en los reconocimientos sensoriales, frecuentemente comenzando por lo visual, lo olfativo, la orientación espacial. No obstante aun en esta etapa y más claramente en las anteriores, la persona sigue grabando estímulos sensoriales que le llegan cuando están en esporádicas vigilias.

4. Ausencia de imágenes cerebrales anómalas. Ausencia de comportamientos agresivos y de alucinaciones y delusiones, a diferencia de otros síndromes.

5. Falta de respuesta positiva a todo tipo de fármacos, excepto al modafinilo en dosis subclínicas (100 mg/día) para la elevación de la atención de alerta, en combinación con estimulación multisensorial y autobiográfica y acciones psicoterapéuticas de ayuda a la elaboración racional del duelo no resuelto.

6. Son recuperables por acciones concertadas con una familia claramente involucrada en la perspectiva, con terapéuticas plurales por un equipo de psicólogos, psicólogos sociales, médicos, acompañantes psico-terapéuticos y generales y cuidadores expertos.

7. Se presentan remisiones ocasionales como en la fase anterior.

8. El inconsciente fluye libremente y se expresa en la negación de los familiares con quienes ha tenido conflictos serios.

9. Una mudanza y retiro de sus pertenencias produce un agravamiento importante por el fenómeno de la des-vestidura (la persona siente que se la ha desnudado).

Indicadores de la Fase biológica patogénica

1. Las fallas en los reconocimientos sensoriales se extienden progresivamente a todos los sentidos. Implica el comienzo de la disolución del ser.

2. La alteración del sentido del gusto, posiblemente el más grave- desencadena la inapetencia, y luego fallas en la deglución y por última alteraciones en la digestión que conducen a la pérdida de peso difícil de superar.

3. La alteración del sentido de la gravedad (equilibrio) puede ocasionar caídas con riesgos importantes, y de la percepción corporal golpes contra muebles y marcos de puertas que en personas muy mayores suelen tener quebraduras con consecuencias importantes.

4. Quietismo, bamboleo, profunda introversión, aislamiento.

5. Los mandatos sociales primigenios de la infancia se disuelven (continencia, ubicuidad, etc.)

6. La incomunicación con el entorno por las fallas en los reconocimientos sensoriales en todos o casi todos los sentidos impide el acceso a la persona, y obviamente de ésta con aquél.

7. Ningún fármaco tiene efecto, excepto los que pueden corregir anomalías metabólicas o fisiológicas que aparecen o ya estaban presentes desde antes.

8. Comienzan a aparecer imágenes cerebrales anómalas con reducción y vacíos, y amiloidosis (aumento de proteínas amiloides, indicadores de ausencia de trabajo cerebral).

9. Se observa en buen número de casos lo que se muestra como dificultades serias e interrupciones en la respiración.

10. Ya no estamos frente a ningún aspecto esencial e intrínseco de la naturaleza humana, salvo que la fisiología puede seguir funcionando en forma asistida.

Listado de diversos síntomas con que suele confundirse

a) Crisis depresiva, fácilmente identificable porque la causa es expuesta por la/el paciente apenas se le pregunta, sobre una estructura psicológica sin tendencia a la depresión. No debe medicarse porque evoluciona positivamente sólo fortaleciendo el autocuidado y autoprotección. Es eventualmente de tratamiento psicológico.

b) Desatención por atravesar una situación estresante (la enfermedad del nieto o el hijo, la pérdida del trabajo, una separación, un daño moral, el afloramiento de un acontecimiento penoso del pasado (abuso sexual, pérdidas, abandonos, traiciones, culpa, etc. ), el padecer una enfermedad, la pérdida de un amor oculto o de la situación económica, etc. Como la atención condiciona obviamente lo que se graba en el cerebro, parece una pérdida de memoria, que no lo es, y se sale de esa situación cuando se le explica esto y la persona lo reconoce y también la familia. Con sólo hablarle o ayudándose simultáneamente con modafinilo 50 mg (subclínico) se mejora la situación notablemente. No debe medicarse. Es de tratamiento psicológico. Debe combatirse el imaginario social y médico de que es un paso hacia la Demencia Crónica Progresiva (alzheimer).

c) Enlentecimiento y dificultad para recuperar inmediatamente nombres de personas, lugares u objetos que no les fueron muy familiares últimamente, y que se cree subjetivamente que ello tiene alguna importancia, por ejemplo saber al acto si Darwin era Winston o Charles. Es un proceso de envejecimiento normal que puede aliviarse por reactivación de la memoria autobiográfica. Son de tratamiento por psicólogos sociales y psicólogos y recurriendo a acompañantes psico-terapéuticos.

d) Episodio puntual perturbador sobre una estructura de depresión crónica. Esta se debe a un hecho penoso de larga data que no estaba entonces en condiciones de racionalizarlo, permaneciendo en el inconsciente y aflorando en todo momento en que la persona tiene oportunidad de subsumirse en ello, pero que se mantiene latente por la imposibilidad racional de afrontarlo. Es de tratamiento por psicoanálisis, hasta encontrar el origen del evento(s) que provocara la depresión, con frecuencia abandonos reales o subjetivos. No debe medicarse.

e) Narcolepsia. Muy poco frecuente. Tiene diagnóstico médico y tratamiento farmacológico. Unos cuantos fármacos la producen como efecto adverso. En vigilia no presenta ningún comportamiento típico de la DCP (alzheimer).

f) Rebelión del los 70`, o las seventy-agers. Un porcentaje de alrededor del 10 % de mujeres de entre 60 y 70 años provenientes de culturas androcéntricas atrasadas, desarrollan una rebelión contra toda una vida de sumisión y dependencia, posiblemente insufladas por asistir a los novedosos posicionamientos sociales y personales de las mujeres actuales (sus hijas o sus nietas ante ellas). El cambio notable produce desubicaciones en familiares y médicos, pero los comportamientos rebeldes nada tienen que ver con una demencia, sino más bien todo lo contrario. Debe empatizarse como valiente, positivo, simpático y deseable que al menos a una edad avanzada la persona ponga fin a décadas de sumisión obligada o consentida. Son de contención por parte de psicólogos sociales y psicólogos y acompañantes terapéuticos, pero descartando cualquier connotación patológica, que rechazan terminantemente. No deben medicarse, y en especial descartar el uso de antipsicóticos.

g) Psicosis por percepción subjetiva de muerte próxima, sobre una estructura psicológica previamente psicótica. Presenta agresividad, alucinaciones, delusiones, desubicaciones, refugio en su casa, rechazo a las vinculaciones sociales. En el hombre es frecuente la conversión de su mujer en madre (la llama mami; regreso al útero), el rechazo a las visitas masculinas (el contra espejo de su degradación física); y en las mujeres la agresión a mujeres más jóvenes. Son casos psiquiátricos y se trata con seguimiento estricto con dosis leves de antipsicóticos según respuesta del paciente y seguimiento estricto.

h) Personas que han decidido cerrar el libro de su vida. Abandonan toda exploración, es decir, lo esencial que diferencia a los hombres de los animales.

Los psicólogos sociales pueden ayudar a las personas a morir en paz y hasta con satisfacción, y también a los familiares. Mantienen el espíritu jocoso y las ironías no agresivas, lo que los distingue. Mucho más frecuente en varones.

i) Hábitos de la “maestra de niños pequeños”, que le produce un desplazamiento del equilibrio atencional normal hacia la atención de alerta en detrimento de la atención focalizada, por lo que sólo graba débilmente las acciones que debe llevar a cabo en un tren de muchas otras, por lo que muestra supuestos “olvidos” que en forma equivocada son re significados como pérdida de memoria.

j) Combinaciones de los síndromes señalados.

Documento del Area de Acción Comunitaria,

Centro de Investigaciones Neuro-psico-etológicas y Proyecto Alzheimer Argentina,

Director Prof. Lic. Luis María Sánchez,

Universidad Autónoma de Entre Ríos, Facultad de Ciencia y Tecnología, Belgrano 707, Concepción del Uruguay, TE 54 3442 43 1442 Móvil 0054 3442 15488803