En este grupo En todos

Grupo de Formación continuada en Urología, y Medicina Sexual



Algunas Consideraciones sobre Anatomía y Fisiología Renal

KHALIL
Medicina valencia
Escrito por Khalil Ahmad Samhan
el 21/04/2013

Los riñones son dos órganos, con la forma de habichuela o alubia de tamaño grande. Existe uno a cada lado de la columna lumbar, de color rojizo. Están situados entre el peritoneo parietal y la pared posterior de la cavidad abdominal. Son órganos retroperitoneales, entre la última vertebra dorsal y la tercera vertebra lumbar, protegidos parcialmente por las costillas 11 y 12. El riñón derecho está algo más bajo que el izquierdo. Los riñones tienen una longitud de 11-12 cm. , una anchura de 5-6 cm. Y un grosor de 2-3 cm. Están envueltos por una capa de grasa, cubierta por delante y por detrás por una capa de tejido conjuntivo (fascia de Gerota). Las hojas anterior y posterior de esta fascia se acercan en la parte inferior del riñón, limitando la cápsula adiposa, que le sirve de apoyo. En el polo superior de cada riñón se encuentra la glándula suprarrenal.

El riñón derecho se relaciona por arriba con el hígado, en su parte media con el duodeno y por delante con el ángulo cólico derecho.

El riñón izquierdo se relaciona por arriba con el bazo y por delante con la cola del páncreas, colon transverso y ángulo cólico izquierdo.

Funciones: Expulsar los productos de desecho. Regular el pH y equilibrio de los líquidos corporales. Los riñónes participan en la regulación del equilibrio del ácido-básico mediante mecanismos que regulan la eliminación de bicarbonatos, fosfatos y amonio, y mantener el nivel normal del calcio y fósforo.

El riñón es responsable de la producción de la eritropoyetina, renina, angiotensina II, prostaglandina, calicreína y cinina, y es activador de 1,25 hidroxicolecalciferol (vitamina D), o eliminador de las mismas de la circulación mediante su catabolismo, sobre todo en las de tipo peptídico. Así, el riñón desempeña un papel en el control de la presión arterial, y regula la cantidad de Na y H2O en el organismo. Control de la hematopoyesis. Intervenir en la conversión de la vitamina D3 en su metabolito activo que estimula la absorción intestinal de calcio. El riñón también contribuye al equilibrio hormonal del organismo como órgano productor de hormonas, cumpliendo, así, una función endocrina.

Nefrona:

La nefrona es la unidad funcional del riñón. Cada nefrona está formada por el conjunto de corpúsculo renal o corpúsculo de Malphigi y túbulo renal. El corpúsculo renal consta del glomérulo y de la cápsula parietal de Bowman, que delimita el espacio urinario o espacio capsular de Bowman. El túbulo renal tiene varias porciones que se denominan túbulo contorneado proximal, asa de Henle y túbulo contorneado distal que termina en el túbulo colector. Cada riñón contiene alrededor de 1.200.000 nefronas.

Las nefronas son similares pero difieren en la longitud. Existen nefronas cortas cuyos corpúsculos están en las capas superficiales de la corteza y las asas de Henle se extienden hasta la mitad de la médula. Los glomérulos de estas nefronas se denominan glomérulos corticales. Las nefronas largas comienzan junto a la médula y sus asas pueden llegar hasta alcanzar la papila. Los glomérulos de estas nefronas se denominan glomérulos yuxtamedulares.

La nefrona se encarga de regular el pH de la sangre, el volumen y la presión sanguínea, controlar los electrolítos y los metabolítos, por lo tanto, en primer lugar se encarga de filtrar la sangre para regular el agua y las sustancias solubles, reabsorbiendo lo que interesa y excretando los productos de desecho.

Las funciones de la nefrona se encuentran reguladas por el sistema endocrino mediante la actuación de unas hormonas como la hormona antidiurética (ADH), la aldosterona y la hormona paratiroidea (PTH).

Corteza renal: La corteza renal es la capa externa del riñón, que está debajo de la cápsula renal de tejido conectivo blando del riñón, presenta un aspecto rojizo oscuro granulado y rodea completamente a la médula renal enviando prolongaciones denominadas columnas renales que se injertan en toda la profundidad medular.

Médula renal: Es la porción interna del riñón, en la cual se produce la orina. Contiene millones de nefronas, que se componen de:

1) Córpúsculo renal que está compuesto por:

A) Glomérulo cuando las arterias renales entran a los riñones, se subdividen cada vez más para formar las arteriolas, que entran en los nefronas denominandose arteriolas aferentes. Estas arteriolas se doblan muchas veces sobre sí mismas, formando un ovillo cada una; la arteria sale de allí denominándose arteriola eferente, todo eso es llamado glomérulo renal.

B) Cápsula de Bowman es la capa externa del glomérulo y consta de una doble capa de células.

2) Túbulo renal: parte de la cápsula de Bowmann y se divide en túbulo corntorneado proximal, le sigue el Asa de Henle y a continuación el túbulo contorneado distal, que conecta con los conductos colectores.

La médula renal presenta doble de espesor que la corteza y unas estructuras de color rojizo muy claro con forma de pirámides, denominadas pirámides renales, que se separan por las columnas renales. Las papilas renales se distribuyen cada una dentro de un cáliz menor en forma de embudo, tomando en cuenta que cada riñón humano posee 8 a 18 pirámides renales, existiendo también de 8 a 18 cálices menores, y de 2 a 3 cálices mayores.

Glomérulo: El glomérulo u ovillo capilar del corpúsculo renal tiene una estructura compleja, formada por capilares agrupados en ocho a diez lobulillos (arquitectura lobulillar). Los capilares se disponen en forma helicoidal alrededor de un eje, correspondiente al mesangio, a lo largo de todo el lobulillo hasta reunirse en la arteríola eferente glomerular. El mesangio está formado por células mesangiales. Todos los capilares glomerulares están revestidos en su interior por células endoteliales, cuyo cuerpo celular se sitúa generalmente hacia el mesangio, y que distalmente emite una delgada lámina de citoplasma con numerosos poros u orificios, la lámina fenestrada. El glomérulo está cubierto en su superficie externa por los podocitos: células epiteliales viscerales especializadas, del mismo origen que el epitelio tubular y que se continúan con las células del epitelio parietal de Bowman.

Túbulo renal: El tubulo renal que sale de la cápsula de Bowman se denomina en su porción más proxima al glomérulo tubulo proximal, que se prolonga en un tubo largo sinuoso, el tubulo contorneado o sinuoso proximal, que va seguido por un tubo en forma de U, el asa de Henle, que presenta una porción descendente y una porción ascendente, para continuar con el tubulo contorneado distal, desembocando éste en el tubo colector. La orina formada en la nefrona se recoge en los tubulos colectores. Los tubos colectores van confluyendo entre sí a distintos niveles haciéndose de mayor calibre a medida que se vayan adentrando en la zona medular. Finalizan en grandes conductos (conductos de Bellini), que abren directamente en los cálices renales.

El túbulo contorneado proximal es la continuación del corpúsculo renal y presenta dos zonas, una situada en la corteza renal y otra en la zona medular, siendo esta última mucho más recta que la primera. La pared del túbulo contorneado proximal está constituída por una capa de células epiteliales apoyadas sobre una membrana basal. Las células tubulares proximales se encargan del transporte activo del 80% del sodio que pasa del líquido filtrado a la sangre de los capilares .

Asa de Henle: Es una estuctura tubular de la nefrona que se localiza entre el tubulo proximal y el tubulo distal. Tiene dos porciones una descendente y una ascendente. La zona descendente es permeable al agua, mientras que la ascendente es impermeable. Su función es proporcionar el medio osmótico adecuado para que la nefrona pueda concentrar la orina, usa un mecanismo de multiplicador de contracorriente en la médula para reabsorber el agua y los iones de la orina.

Pirámides de Malpigio: La zona medular o interna del riñón la ocupa la parte final de los túbulos uriníferos; todos ellos constituyen una unidad denominada pirámide de Malpigio. Cada una de las pirámides de Malpigio abre en los cálices renales, y éstos desembocan en la pelvis renal. Las pirámides de Malpigio son unas pirámides cónicas situadas en la médula renal. Existen entre 8 y 18 pirámides en cada riñón. La base de cada pirámide se coloca hacia el exterior y el vértice hacia el hilio renal. En el vértice de cada pirámide existe una papila renal. Entre las pirámides se encuentran las columnas renales o columnas de Bertin.

Aparato Yuxtaglomerular: Es una estructura renal en la que se pone en contacto una parte del tubulo contorneado de la nefrona (mácula densa) y la arteriola renal aferente. En este punto de contacto se determina la activación del eje renina angiotensina. Las células de ambos secretan la enzima renina hacia la sangre para activar el sistema renina-angiotensina.

Eje renina-angiotensina (RAS): El eje RAS o sistema renina-angiotensina aldosterona (RAAS) es un sistema hormonal que ayuda a regular a largo plazo la presión sanguínea y el volumen extracelular corporal.

Cuando se pierde un volumen de sangre (ejemplo en una hemorragia), va a existir una reducción de la tensión arterial, y como respuesta a ésta o disminución del sodio en los túbulos renales, en el aparato yuxtaglomerular el riñón produce la renina y la descarga en el torrente sanguíneo.

La renina es una glicoproteína de 340 aminoácidos, es producida en las células yuxtaglomerulares de la arteriola renal aferente como una precursora de la proteína (prorenina) para producir una renina activa. La renina es una sustancia química muy potente con un efecto vasoconstrictor generalizado.

Una vez en sangre, la renina actúa sobre el angiotensinógeno “sustrato de renina en el hígado” produciendo angiotensina I (la angiotensina es la hormona más importante en la secreción de mineralcorticoides, aumenta la síntesis de aldosterona, conduciendo a la retención de sodio y a la hipertensión arterial y descenso de la renina).

La angiotensina I no posee efecto fisiológico aparente, pero al pasar a través del pulmón, la enzima de conversión de la angiotensina (ECA), transforma la angiotensina I en angiotensina II que es un vasoconstrictor potente con efectos directos sobre las arteriolas, inhibe la liberación de la renina. Es un potente estimulador de la liberación de la aldosterona (mineralcorticoide producido por la corteza suprarrenal).

La aldosterona va a producir la reabsorcion de sodio y agua por los tubulos renales. De esta forma se eleva el volumen intravascular y el volumen minuto de sangre, dando lugar a un aumento de la tensión arterial.

El sistema Renina-Angiotensina-Aldosterona, es el mecanismo de control de la presión arterial. En los casos de hipertensión, el Feedback negativo puede no funcionar, llevando a una excesiva producción de Angiotensina II, creando así una creciente vasoconstricción, secreción de aldosterona, retención de sodio y agua, dando como resultado la persistencia de una presión elevada.

Existe sin embargo un sistema renina-angiotensina local en diversos tejidos. En el parénquima renal, por ejemplo, la angiotensina es proinflamatoria y profibrótica.

Seno Renal: Está formado por: pelvis renal, cálices mayores, ramas del pedículo vascular renal y tejido fibroadiposo.

Las paredes del seno renal están tapizadas por tejido conjuntivo de la cápsula renal y presentan numerosas protusiones denominadas papilas renales. La pelvis renal se divide en dos o tres grandes ramas que se conocen como cálices mayores y, a su vez, cada uno de éstos se bifurca en varias ramas más cortas o cálices menores. Existe un total de siete a catorce cálices menores, cada uno con su extremo dilatado y acoplado alrededor de una a tres papilas renales. En los vértices de cada papila desembocan los túbulos colectores mayores, que perforan tanto la papila como el extremo del cáliz correspondiente, originando el área cribosa papilar.

Hilio Renal: El hilio renal está limitado por dos labios, uno anterior y otro posterior y se continúa con una cavidad denominada seno renal que se extiende hacia el interior. Por esta zona discurren los grandes vasos y los nervios renales, así como el extremo terminal superior del uréter, que tiene forma de embudo y se denomina pelvis renal. El resto del seno renal está relleno de tejido fibroadiposo. En una visión anterior de los riñones, la vena renal está en un primer plano, tras ella aparece la arteria renal, localizándose la pelvis renal por detrás de los grandes vasos.

Vascularización del Riñón:

Los riñones poseen una gran vascularización. La arteria renal es una rama de la aorta, alcanza al riñón por el hilio e inmediatamente se ramifica en dos grandes ramas, una anterior y otra posterior que, antes de penetrar en el tejido renal, se divide en varias arterias segmentarias. Una vez que éstas se introducen en el parénquima renal originan las arterias interlobulares, las cuales discurren por las columnas de Bertin hasta la base de las pirámides, donde dan lugar a las arterias arciformes que se incurvan para disponerse justamente entre la base de las pirámides y la corteza renal. A partir de ahí, las arterias arciformes emiten ramas denominadas arterias interlobulillares, que, de forma perpendicular a la superficie renal, ascienden por la corteza, donde pueden originar colaterales antes de seguir su trayecto directo hasta la superficie. De las arterias interlobulillares es de donde se van a originar las arteriolas aferentes, cada una de las cuales va a irrigar un solo glomérulo.

Al entrar en el corpúsculo renal la arteriola aferente se divide en cinco a ocho ramas cortas, cada una de las cuales origina un segmento capilar diferente. En conjunto la red capilar constituye el ovillo o penacho glomerular, que es un tramado vascular de alta ultrafiltración de plasma sanguíneo. Los capilares glomerulares drenan hacia la arteriola eferente, a través de la cual la sangre abandona el glomérulo.

De las arteriolas eferentes que proceden de glomerulos yuxtamedulares, emergen entre doce y veinticinco capilares que descienden hacia la medula, siguiendo un trayecto entre los componentes tubulares, y que se denominan vasos rectos descendentes. Estos capilares se ramifican en forma de malla alrededor de las asas de Henle y túbulos colectores contribuyendo al intercambio de líquidos e iones que tiene lugar en al médula. Las terminaciones capilares convergen hacia los vasos rectos ascendentes que siguen un trayecto paralelo y opuesto a los descendentes, hasta desembocar en el sistema venoso.

El retorno venoso en el riñón sigue un trayecto opuesto a la circulación arterial. Los plexos capilares subcapsulares drenan hacia un plexo de venas estrelladas que, a su vez, desembocan en venas interlobulillares, las cuales descienden perpendicularmente a la superficie renal y van recibiendo la sangre procedente de las venas tributarias de al red capilar peritubular y, más abajo, de las venas tributarias procedentes de los vasos rectos. Sin embargo muchos de los vasos medulares desembocan directamente en las venas arciformes, paralelas a sus homónimas arteriales, en las que desembocan, igualmente, las venas interlobulillares. Las venas arciformes drenan en las venas interlobulares, situadas entre las pirámides medulares, y luego en las venas tributarias mayores del hilio renal para formar la vena renal que desembocará en la vena cava inferior.

Inervación Renal:

La inervación renal procede del plexo celíaco y se compone de ramas adrenérgicas y colinérgicas que pueden ser mielínicas o amielínicas, no está aclarada la distribución de las ramas nerviosas en el interior de la víscera. Parece que las paredes vasculares, el aparato yuxtaglomerular y los túbulos son los principales destinatarios de las fibras. El riñón está inervado a expensas de los esplácnicos o sistema simpático, cuyas fibras penetran por el hilio, previo relevo ganglionar. El nervio esplácnico inferior (nervio de Wather) se halla retrorrenal y en el lado izquierdo. El esplácnico mayor es el nervio grande de Chaussier. El ganglio de Hirscheld se halla detrás el pedículo vascular renal. El ganglio aórtico-renal se halla delante de la arteria renal.

Lecturas Recomendadas:

1-Amat Muñoz, P. , Bernal Valls, G. , Doñate Oliver, F, et al: Anatomía Humana funcional y aplicativa. (2 vols.). 4ª edición. Espaxs, Barcelona. 1990.

2-Cordova: Compendio de Fisiología para Ciencias de la Salud. McGraw-Hill-Interamericana, 1994.

3-Guyton-Hall: Tratado de Fisiología Médica. 10ª ed. , McGraw-Hill-Interamericana, 2001.

4-Netter, Frank H. “ Atlas de Anatomía Humana Barcelona”: Masson. , 1996.

5-Testut Latarjet: Anatomía Humana. Editorial Médica Panamericana, 2003.

6-Thibodeau y Patton: Anatomía y Fisiología. Estructura y función del cuerpo humano. Mosby/Doyma Libros, 1995.

7-Tresguerres: Fisiología Humana. Interamericana-McGraw-Hill,2ª ed. 1999.