En este grupo En todos

Foro de Historia

Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 02/12/2010

Rafael... Yo no sé que decirle, voy a imprimir todo y a leermelo muy, muy lentamente esta noche.

Me ha dejado sin palabras y la verdad es que no sé como agradecerle el esfuerzo... Pero mil, mil, mil gracias. Esto es.. Lo más increíble que he leído... , creo que en mi vida. No hay novela que lo supere, y lo peor... Es que yo me lo creo.

( ¡¡Ayy! ¡¡La que me va a caer! ,jajajaja)

IM-PRE-SIO-NAN-TE

Ahí tiene usted nada más y nada menos... Que cinco palabras.. ¡¡Imagínese como me siento!

Pido disculpas a su "Paz Vega", pero reciba de mi... Un beso muy, muy gordo (y otro para ella ;) ). Y lo lamento por usted... Pero no voy a parar de hacerle preguntas...

¡Qué le voy a hacer! Soy así de frikie, jeje.

De nuevo... Mil gracias.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 02/12/2010

Lo único que tengo seguro ante tanto agradecimiento sorprendente (viniendo de un monstruito cultural como tú) es que parezco haberte tocado la vena "atlántica" de canaria ejerciente.

Eso ya me convierte en la "bien pagá".

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 03/12/2010

Propongo un juego inocente, para los que quieran participar: ¿Qué suena a falso y qué suena a verdadero en el texto que ha conmocionado a Ariadna?

Si os gusta, jugamos.

Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 04/12/2010

Jajajaja ¿Monstruíto cultural? ¡Qué fácil es engañar cuando se tiene a mano internet y una buena biblioteca! ;)


No Rafael, no es mi vena atlántica, sino el hecho de que estos "fenómenos" me encantan. Y con estos fenómenos no me refiero sólo a la Atlántida o los mitos... Sino al relato, a la forma de exponer la información al más puro estilo "Indiana Jones".


Esa especie de gusto tan viejo como el propio hombre, de rodear todo de misterio y leyenda, cuando las realidades son mucho más prosaicas. Parece evidente que en este texto: "Del dicho al hecho.. Hay un trecho".


Sin embargo... Tengo a bien en mi andanza diaria por aprender un poco cada día, creer todo lo que se me dice. Confío..., ¡Que le voy a hacer! Le otorgo al otro la misma sinceridad argumentando, que yo intento mostrar en mis razonamientos. Así que, aunque la historia me parece un tanto sospechosa, me la creo a pies juntillas.


Evidentemente, es una postura como cualquier otra: también podría decir... "no me creo nada de nada". Pero entonces habría un problema: que al negarlo, lo descartaría y para mí , eso sería perder toda la curiosidad.

Y es que al espolear esa curiosidad, es cuando empieza lo "maravilloso", lo realmente divertido: el ahondar en "esa creencia",en ese texto sin sentido, para desentrañar cuanto hay de conocimiento y cuanto de ignorancia, porque toda argumentación humana, se crea en los límites de esta dualidad (momento filosófico, suenan violines)

Así que tu texto fue un "regalo" , porque hacía tiempo que andaba rebuscando en datos muy concretos de la vida de Colón y esto abre nuevos "horizontes", jeje.

Por tanto... Me uno gustosa a tu juego, de diferenciar lo falso de la verdadero.


(Si no escribo tanto estos días, no es por falta de interés, sino porque con esto del "acueducto" ando liada)

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 06/12/2010

Bonito sí, como las historias deliciosas que amenizaron mi primera juventud gracias a un hermoso libro de mitología grecolatina que tenía mi padre. Me hubiera gustado volar con las sandalias aladas de Mercurio, encontrarme con alguna hermosa ninfa en un lago o incluso liberar a Prometeo de sus cadenas. Pero verás Rafa, San Pablo, personaje que me causa cierta repulsión, dijo algo en una de sus cartas que siempre me ha parecido un carga de profundidad en la línea de flotación de los meapilas (con perdón) y que, se me ocurre, podría aplicarse a tus historias de gigantes o de un hijo ansioso de emular la gloria de su padre: “ Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice un hombre acabé con las cosas de niño. ”


Te sorprenderías también de la manera tan acogedora con la que aceptan determinadas sensibilidades femeninas a los tipos con cota de mallas, sobre todo si la posición de combate va acompañada de un cerebro medianamente amueblado. Así que, si me permites, reservaré mis ensoñaciones para cuando disfrute con la lectura de Calderón o Shakespeare y trataré de llevar todas las luces encendidas, tal y como Valdano solicitaba para sus discípulos, cuando se trata de razonar sobre cuestiones históricas.


Si quieres hablamos de la gigantomaquia y nos deleitamos con los frisos de Fidias pero como todavía estamos en el foro de historia me limitaré, de momento, a comentar tu referencia a los neandertales. Es divertido que ahora los neandertales sean los listos mientras que los Cromagnones, por lo visto, se dedicaron a borrar, cual romanos en Cartago, la memoria más hermosa y elevada de la doliente humanidad que padeció la ira del Dios malvado de Marción (con el diluvio, por supuesto). Casualmente Arsuaga está de acuerdo con eso de que los colosos neandertales no tenían un pelo de tontos pero, fíjate qué divertido, establece la superioridad final de los sapiens-sapiens en su capacidad para contar historias, la capacidad para utilizar símbolos y el lenguaje articulado. Los neandertales, fuertes y mejor adaptados al medio y el clima europeo eran, por decirlo así, más realistas, “menos soñadores”. Dice literalmente Arsuaga que el cromagnon entendía mejor los fenómenos naturales, en él surgió la conciencia individual porque era capaz de ver las cosas desde el punto de vista del otro. Este tipo, amigo Rafa, es el que no quiso saber nada de esa gente tan lista que los balbuceantes neandertales (debían hablar como los indios) trataban de descubrirles sin éxito.

Maria Teresa Perez Alvarez
Profesorado de egb escuela de magisterio
Escrito por Maria Teresa Perez Alvarez
el 06/12/2010

...


"La corteza de nuestro planeta es, sin embargo,una especie de rompecabezas cuyas piezas, las placas tectonicas, se mueven unos milimetros al año: crecen, se sumergen una debajo de la otra, chocan. Los continentes se desplazan y Europa se aleja de America; pero las tierras emergidas son las mismas que han existido siempre. No hay ningun hueco en el que meter en un pasado remoto a la Atlantida. Ademas, hace 11. 000 años no habia ciudades: Atenas, a cuyos habitantes atribuye el filosofo la derrota de los atlantes, no existia; solo habia grupos de cazadores. -recolectores.

Los historiadores lo consideran un invento de Platon para componer un relato con fines moralizantes. No en vano los malvados atlantes son castigados por Zeus mientras que los atenienses se convierten en salvadores de la Humanidad. Es posible, no obstante, que Platon insertara en la historia elementos de la vida real, que la estructura anillada de la Atlantida sea un reflejo de asentamientos tartesicos; que su hundimiento sea una replica del de Helike, la ciudad del Peloponeso que se hundio en una laguna despues de un terremoto en tiempos del filosofo, y que el conflicto sea una reedicion de la Primera Guerra Medica, en la que los atenienses rechazaron a los persas en la batalla de Maraton como en la obra de Platon hacen con los atlantes."


Dossier 15 Mentiras. Muy Historia. Numero 32.


Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 06/12/2010

Juer... Tobías... Pues no sé como andarán la sensibilidad de otras féminas, pero la mía no se dedica a poner o quitar armaduras, según la coincidencia del discurso del noble varón.

Para ello, me baso en otros muchos atributos, como por ejemplo... Que se preste a defender en buena lid, sus ideas. Así que gracias por:

"Si quieres hablamos de la gigantomaquia y nos deleitamos con los frisos de Fidias pero como todavía estamos en el foro de historia me limitaré, de momento, a comentar tu referencia a los neandertales "

Y por cierto... No considero que tengas el cerebro " medianamente amueblado", sino " muy amueblado" ;)

¿Touché? :)

Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 06/12/2010

Dices Tobías, que Arsuaga dice:

"Casualmente Arsuaga está de acuerdo con eso de que los colosos neandertales no tenían un pelo de tontos pero, fíjate qué divertido, ESTABLECE LA SUPERIORIDAD FINAL DE LOS SAPIENS-SAPIENS EN SU CAPACIDAD PARA CONTAR HISTORIAS, LA CAPACIDAD PARA UTILIZAR SÍMBOLOS Y EL LENGUAJE ARTICULADO. Los NEANDERTALES, fuertes y mejor adaptados al medio y el clima europeo eran, por decirlo así, MÁS REALISTAS, "MENOS SOÑADORES”.


¿Ves Tobías, por qué yo prefiero seguir soñando con " volar con las sandalias aladas de Mercurio"? Es una cuestión de supervivencia... Prefiero sobrevivir como los Sapiens-Sapiens, "tan soñadores" a desaparecer como los Neandertales, tan "más realistas y menos soñadores".


Y si los Sapiens- Sapiens era tan proclives a contar historias y a utilizar símbolos, pues ya puestos, quiero saber el significado de los símbolos que utilizaron en sus historias, para conocer mejor su realidad y conocimientos.

Así de curiosa... , y "soñadora" soy. Así de bien, intento "sobrevivir". (un tanto cursi este recurso.. ¿Literario?)

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 06/12/2010

Vale, vale, touché. Es el problema que siempre he tenido en el ajedrez, cuando creo haber hecho un jaque siempre me está esperando la dama enemiga para darme el mate.

Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 06/12/2010

Jajajajajaja...

Esta "dama" no tiene nada de "enemiga", sino más bien de todo lo contrario. Siempre que usted lo tenga a bien...
Un beso.

Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 06/12/2010

De todas formas, dado que sapiens-sapiens y neandertales se cruzaron, siempre podremos acusar de nuestra mayor o menor tendencia hacia lo "onírico", a nuestra genética.

(es broma.. Obviamente)

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 07/12/2010

Estoy emocionado, intuyendo la vuelta a los viejos tiempos en los que alguien decía A y Tobías salía con Z. Lo digo por su siempre interesante referencia a los nehandertales, como si yo hubiera ido más allá de la mera palabra (también pongo el otro extremo en los extraterrestres y nadie dice nada, lo cual agradezco).

Pero parece que, una de dos: o Tobías aprovecha una referencia sin mayor propósito para hablar de ellos; o a Tobías se le queda bailando en su bulbo raquídeo la posibilidad "probable" de que esa fuera la raza de gigantes a la que aluden los mitos.

Bueno, ya lo aclarará él. A mí, desde luego, que me registren. No tengo ni idea, ni dije "mú".

Pero lo pondré algo nervioso (y de paso haré meditar a Ariadna): Thérèse Bouysse-Cassagne, directora del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica) situado en la Sorbona tiene un documento excepcional (que estoy traduciendo y me encantará que Tobías lo tenga) que reconstruye de arriba abajo las etnias del Titicaca desde su más remota historia (poniendo a parir a los cronistas españoles y a los incas). Comienza con la mitología local (ribereña) y fijaros si habrá sensatez y coherencia en ella (la mitología) que a diferencia de los que sostienen que la "civilización" prediluvial era avanzada, se expone lo siguiente:

En la memoria de la gente del siglo XVI y XVII, el lago no es solamente el lugar donde nace el sol y se forma el universo, sino que completa, con Tiahuanaco (en Aymara, Taipicala, o sea, “la piedra del medio”) la función de lugar de origen (pacarina) para ciertos humanos y a posteriori para los Incas, que veneraban allí al astro con el que se identificaban en el templo de la Isla de Titicaca (Isla del Sol).

El lago se percibía como “charnaca”, es decir, como “una masa de agua sin fondo, receptáculo de ríos y lluvias que él dejaba escaparse hacia el mar. El término aymara “charnaca”, que alude a aguas profundas y tenebrosas, designa también el crepúsculo o la madrugada y en la sucesión mítica de las edades, el tiempo de la primera humanidad [1] . Cechamaca pacha o tutayan pacha , corresponde al tiempo primordial durante el cual “la noche no se separa del día”, según la expresión tan justa de Molina. Este periodo abriga una sociedad salvaje de gente sin ley y sin fe, la de los purum larilari o choquela [2] . Ni hombres ni bestias, ya que pueden intercambiar sus formas con éstas, esos primeros humanos desconocían la mayoría de las técnicas, viven de plantas salvajes y visten la piel de los animales que han cazado o se cubren con hojas.

Así, en la sucesión de las edades, el lago habría precedido la llegada del sol, pero también de la luna y de la mayoría de las estrellas que pueblan la noche. Es en esta decoración, la claridad difusa del crepúsculo y el alba, esta luz entre perro y lobo donde no es ni día ni noche, donde se desarrolla el primer acto del mito. Una versión lacustre recogida por los jesuitas (1612) y publicada por Duviols (1984), precisa la naturaleza de esa luz [3] .

“Estas islas del Titicaca son célebres en razón a las supersticiones que se practican allí, pero han cesado en su mayoría porque poca gente vive allí todavía. Una de ellas tiene por nombre la Isla del Sol y se dice que es de ella de la que el sol se levantó en los aires y fue a batirse con el lucero (Venus), de forma que éste no brilla más que por la noche y por miedo y por vergüenza se esconde llegada la mañana desde que el sol quiere aparecer” [4]

Pero la victoria del Sol sobre Venus, expresada por el mito, refleja también una realidad astronómica, ya que este planeta no es efectivamente visible cerca del sol sino durante el corto momento que sigue a su puesta o precede a su salida. Es, por excelencia, la estrella de la penumbra (chamaca); sin embargo su tamaño es tal que se la adivina aun durante el día [5] . De forma que sutilmente, casi de incógnito, se puede decir que acompaña al sol, a pesar de todo.

El paso de la primera edad a la siguiente esta simbolizada por un doble cataclismo (Pachacuti): el combate astral que acabamos de describir y un diluvio.

El drama cósmico que separa la primera humanidad de la segunda se juega, pues, en numerosos niveles. Pero el “diluvio”, al que reencontramos como un motivo recurrente en un buen número de mitos americanos y que es bien evidentemente la expresión cristiana del término uno Pachacuti andino, deberá ser analizado y comprendido aquí en el contexto lacustre.

_______________________________________________________________________________

[1] Bertonio (1984) designa la obscuridad con los términos aroma, cchikri, cchamaca, Iakha, chia, taypi aroma, manca. Para Urton, que analiza la terminología quechua de Holguín, luto corresponde al segundo y tercero cuartos de luna

[2] "puruma vel chamaca parha", "tiempo antiquicimo quando no habia sol segun imaginaban los indios, ni muchas cosas de las que ay agora." ( Bertonio, 1984)

[3] Bertonio designa ese momento como thami: "entre dos luzes de parte de noche o antes de amanecer claro" (1984: 334)

[4] Agradezco a P. Duviols hacerme conocer este documento.

[5] The morning star is referred to either as pachapacria ch'aska (dawn of the earth/time star"), illarmi ch'aska (dawn star), or locero (sp. Venus). A number of characteristics of Venus make it an especially interestingcelestial phenomenon ... Its magnitude is great enough to casi a shadow al night and 10 make it visible during daytime ... it will never be seen except during the daytime at an altitude of more than about 47O above the horizon. This is a result of the fact that Venus orbits the sun between the earth and the sun. When Venus is seen near the sun during the daytime it will always be located within one of the two areas of space/timewhich precede or follow the sun (i.e. Pacarin and ch'issin) (Urton, 1981: 114)


Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 07/12/2010

Como últimamente estás echando el resto en generosidad publicista voy rápidamente a tu alusión primera antes de disfrutar con tus siempre amenos comentarios. Es verdad, los viejos tiempos, tú dices una cosa, yo respondo a tus comentarios y tú me retribuyes con la vieja pepla de que nada de lo que digo tiene que ver con tus sabias palabras. Permíteme que deje a nuestro distinguido público que decida sobre la congruencia de mis palabras respecto a tu exhaustiva exposición.

Es obvio para una mente levemente avisada que soslayo tu historia porque no soy capaz de ir punto por punto comentando cosas sobre tus elucubraciones, de ahí mi referencia a San Pablo y a las ensoñaciones. Sobre los neandertales sé un poco más y como tengo derecho a responder a cualquiera de los aspectos que tratas (supongo que me dejarás que trate sobre lo que considere oportuno) me fijo en este comentario:


Hay un asunto sorprendente en toda esta historia. El diluvio está totalmente ligado a la extinción de culturas que muchos consideran evolucionadas y superiores a las que vinieron después; pero sobre todo, a una coincidencia en que los protagonistas de dichas culturas eran “gigantes”. Ignoramos por completo qué puede significar esta expresión. Puede ir desde los extraterrestres de los que hablan tantos, hasta los Nehandertales, que según Jean Ahuel eran menos tontos de lo que creemos (personalmente creo que tenemos todo por delante para conocer a fondo a los Nehandertales que, como ella dice, tenían registrado en su cerebro la memoria del mundo; olvidada por el homo sapiens).

Dicen que nuestros jóvenes han mejorado en comprensión lectora, confío en que yo no me haya quedado atrás. Dice nuestro apreciado Rafa que el diluvio está ligado a la extinción de "supuestas" culturas evolucionadas (lástima, hemos perdido unos cuantos milenios por un capricho del Dios de los judíos), culturas propias de "gigantes". Es esta expresión la que se deja en suspenso, pueden ser extraterrestres o neandertales, cierto, Rafa no se decanta pero con su proverbial habilidad deja caer otro comentario sibilino: primero utiliza el criterio de autoridad de Ahuel (podías haber utilizado a Gamble o Stringer para tener mayor respetabilidad) y luego añade, como quien no quiere la cosa que los "colosos" neandertales, según Ahuel, tenían registrada la memoria del mundo que dejaron pasar los sapiens sapiens.

Verán señores, en mi modesta consideración de lector poco avisado, entiendo que cuando se remarca una idea (cosa que Rafa no hace, faltaría más, con los extraterrestres) se está tratando de inducir al lector a darle cierta verosimilitud. Por eso lo comento. ¿Te parece bien Rafa? Y ahora vuelve a decir lo de la A y la Z

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 08/12/2010

! Ay, Tobías! No me hagas trabajar, hombre, que es muy tarde y tengo que seguir traducidendo. Mira yo no sé si hago trampas, según tú. Pero lo que puedo acreditarte es que tú sí las haces de forma mucho menos "habilidosa" que yo. Fíjate en tu frase:

" Dice nuestro apreciado Rafa que el diluvio está ligado a la extinción de "supuestas" culturas evolucionadas "

Y ahora fíjate bien en lo que dije realmente: " El diluvio está totalmente ligado a la extinción de culturas que muchos consideran evolucionadas y superiores a las que vinieron después".

Lo más divertido es que estoy sacando mi propio comentario de la cita que haces tú del mismo. El acabose.

Y no sólo eso; sino que ya que deduces mi inclinación por la teoría de lo nehandertales como "gigantes" (te aseguro que no la tengo y que me limito a hablar de ellos como gente no estúpida, citando fuentes), también podrías haber rescatado que "yo" opino que los prediluviales eran " una sociedad salvaje de gente sin ley y sin fe, la de los purum larilari o choquela . Ni hombres ni bestias, ya que pueden intercambiar sus formas con éstas, esos primeros humanos desconocían la mayoría de las técnicas, viven de plantas salvajes y visten la piel de los animales que han cazado o se cubren con hojas".

A ver: ¿Qué te acepto? ¿Que defiendo que eran culturas evolucionadas; o que eran culturas nehandertales o salvajes?

A mí me da lo mismo. Lo creas o no, no tengo una opinión formada, aunque esté en ello. Y estoy en ello porque sí creo en el diluvio y, más o menos, en su cronología (+ - 10. 000 a.c.). Por tanto, a lo que me aplico es a adoptar una posición sobre el estado de la civilización en esa época. Cualquiera sabe que lo que ocurría en el 5000 a.c. Ocurría también en el 10. 000 a.c. (piensa en Jericó) aunque haya muchos menos vestigios. También sabemos que cada vez que se excava, y cada vez se excava más, se adelantan las fechas de la teorías históricas en varios siglos.

Pero te aseguro que no tengo la menor posición, por ahora, sobre si podría haber habido culturas "superavanzadas" o simplemente un estado del hombre próximo al Nehandertal. Las dos cosas son posibles. Seguro que has leído "La Isla Misteriosa" de Julio Verne, y cabe preguntarse qué pasa cuando desaparece todo y a uno lo agarran con "lo puesto".

Si tú quieres negar la recurrencia permanente y absoluta a "los gigantes", me parece perfecto. Pero esa recurrencia existe y es investigable. Y la mitología está siendo fuente, a veces más fiable que autores "imaginativos" (sobre todo cuando se la hace coincidir con otras disciplinas), de construcciones históricas evidentes.

Espérate a que tenga dispuesto el documento completo de Bouysse-Cassagne y verás lo que es "fabricar historia", armando un puzzle a base de retales inconexos.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 08/12/2010

Antes que se produzca un total desquiciamiento entre lo que tú dices y lo que dicen los demás sin suscribirlo, y antes incluso de que me acabe de quedar claro si crees en la Atlántida y si la Atlántida es Sudamérica (voy a quedarme con tu primera aseveración que lo niega, al menos hasta que vuelvas a decir que me equivoco) te agradecería que me indicarás donde esta eso de "la sociedad salvaje y sin ley...". Es que me pierdo en la maraña.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 08/12/2010

Está tres post arriba, en la cita que hago de Bouysse-Cassagne.
Desde luego no creo que la Atlántida, de haber existido, sea sudamérica, aunque como comentaste, Ariadna tiene la virtud de hacernos mover las neuronas, porque con tan poca base científica como la mía, habla de cosas posibles y problables y no de tonterías.
Como es indiferente que yo crea en La Atlántida, o no, para mis propósitos, digamos que me da igual que me da lo mismo. No me molesta tal posible existencia.
Para mí no es una pieza esencial para hablar de lo que creo realmente: las corrientes inmigratorias primitivas en América y la posibilidad cierta de viajes atlánticos hacia América en épocas ya históricas.

Conociéndote un poco, entiendo que te falta una pata esencial que, al menos, te suscitaría enormes dudas en tu inconmovible ortodoxia metodológica y en tu más incommovible corriente dentro de ella: la pata americana. O sea, los cientos de formidables trabajos de todo tipo de científicos que aluden permanentemente a coincidencias que van más allá de la casualidad con "asuntos" europeos y asiáticos en épocas más que sorprendentes.

Tampoco pretendo convencerte de nada (nulo intento). Simplemente aclarar algo más mis posiciones ante tu propia demanda.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 08/12/2010

Corrientes inmigratorias primitivas y viajes atlánticos hacia América en épocas históricas, perfecto. La primera premisa desde el erectus, no hay problemas. Y la segunda pues bien, hace un tiempo se discutió en el tema de Colón sobre un viaje de los chinos y tuvimos alguna discusión sobre el asunto Hannon. Hay un libro muy divertido que se llama precisamente "Lo siento Colón", ya te imaginarás de qué va. Pero, no quiero ser insistente ni cabezón, pero como me das legitimidad para esto dado que te permites reconvenirme con cierta frecuencia, en estas circunstancias es casi imposible determinar aquello con lo que estás de acuerdo y aquello en lo que no en tu abundante exposición desde el inicio de este tema.

Por supuesto, cada uno se conduce como quiere. A no ser que lo único que quieras es exhibir los delirios de soñadores para que los tuyos (tus sueños) estén un poco más justificados. Cuando quiera que te decidas a comunicarlos.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 08/12/2010

Yo no te reconvengo Tobías. Intento catequizarte.

Ariadna Criado García
Ninguno ninguno
Escrito por Ariadna Criado García
el 16/12/2010

Es curioso... No sé si conoceis este texto, que parece asemejarse a lo mostrado por Rafael sobre las Edades.

Copio, pego:


"Y Argos, ante su deseo les habló:

“Nosotros marchábamos a Orcómeno por donde mandó pasar ese veraz adivino con el que os encontrasteis antes. Pues hay otra ruta que han revelado los sacerdotes inmortales, los nacidos de Tebe Tritónide. Aún no existían todos los astros que giran en el cielo, ni aún podía, quien preguntase, oir hablar de la sagrada estirpe de los dánanos. Sólo existían los arcadios apidaneos, los arcadios que, según se cuanta, vivían incluso antes que la luna comiendo bellotas en los montes. Tampoco la tierra Pelásgide era entonces gobernada por los ilustres hijos de Deucalión, en el tiempo en que Egipto, madre de hombres de un linaje anterior, era llamada Eeria (Significa” Brumosa”) rica en mieses, y Tritón su río de ancho curso, por el que es regada toda Eeria; la lluvia de Zeus nunca la humedece bastante, y con sus corrientes se cubren las espigas de los campos. Desde allí cuentan que alguien recorrió en su contorno toda Europa y Asia, confiando en la fuerza, el poderío y el valor de sus gentes. En su marcha fundó innumerables ciudades, que unas están pobladas y otras no; pues muy largo tiempo ha transcurrido. Al menos Ea todavía ahora permanece firme, y los descendientes de esos hombres que él estableció para poblar Ea. Estos conservan inscripciones de sus padres, estelas en los que se hayan todos los caminos y términos de la ruta marítima y terrestre para quien se encaminen en su contorno."

APOLONIO DE RODAS, ARGONAUTICAS, CANTO IV (255) PÁG 273 “BIBLIOTECA CLÁSICA GREDOS”