En este grupo En todos

Grupo de Ingenieria de alimentos



Adiós al carné de manipulador de alimentos

Francisco José
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 13/08/2010

En los últimos cinco años, se han tramitado en Navarra entre 10. 000 y 11. 000 carnés al año. Era obligatorio desde 1984 para todos aquellos que trabajaran manipulando alimentos pero la nueva normativa europea de higiene alimentaria, conocida como "Directiva Bolkestein" lo deroga.

11 de agosto de 2010

Diario de Navarra (Grupo La Información)

Desaparece el carné de manipulador de alimentos, esa figura obligatoria desde 1984 para todos aquellos que trabajaban en la manipulación de alimentos (en la restauración, empresas alimentarias, carnicerías, pescaderías, fruterías...). De esta forma, los establecimientos deberán adaptarse a la nueva normativa europea de higiene alimentaria, conocida como "Directiva Bolkestein" que deroga las anteriores y que entró en vigor el pasado mes de febrero.

El principal cambio reside en la formación, ya que los propietarios de los establecimientos asumen la preparación de su personal , algo que acreditaba antes el carné de manipulador.

En los últimos 5 años, se han tramitado en Navarra entre 10. 000 y 11. 000 carnés al año. Los titulares debían renovarlo cada 4 años. Si el trabajador cambiaba de especialidad debía modificar su carné para adecuarlo a la nueva actividad. El carné acreditaba que el titular poseía una formación en cuanto a higiene alimentaria. Esta figura quedó reglada en un Real Decreto de 1983 con aplicación desde 1984, aunque una orden del Ministerio de Gobernación de 1959 ya estableció unas medidas de control para los manipuladores. La norma estatal se modificó en 2000 y en Navarra se desarrolló con el decreto foral de 2003.

Javier Aldaz, jefe del servicio de seguridad alimentaria del Instituto de Salud Pública, presentó ayer las novedades junto a Marisol Aranguren, directora del instituto, e Ignacio Idoate, presidente de la asociación Restaurantes del Reyno, que agrupa a 12 establecimientos. Aldaz destacó que las nuevas normas "no deben significar una disminución de los conocimientos de los trabajadores del sector alimentario, ni por supuesto va a disminuir el control que el departamento de Salud ejerce en cuanto a la formación de ese personal".

En las incorporaciones

Aldaz añadió que esta formación se debe garantizar también en las nuevas incorporaciones en ocasiones como "picos de trabajo o sustituciones de personal más veterano". "En nuestras inspecciones periódicas comprobaremos que estos conocimientos están asumidos y que se actúa conforme a las prácticas de higiene. Además la formación también se puede impartir en entidades formadoras, o centros y escuelas de formación profesional", indicó.

La presentación tuvo lugar ayer en el restaurante Alhambra de Pamplona por ser uno de los que está adecuando sus programas de formación a la nueva normativa. Su titular, Ignacio Idoate, en representación de los 12 restaurantes que también lo han puesto en práctica, aseguró que la norma les beneficia en cuanto a la formación específica y continúa de los empleados. "Para nosotros es mucho mejor. Enseñamos teoría y práctica a la vez, aplicada a platos de nuestra carta. Resultan imprescindibles conocimientos sobre higiene, aseo personal y a la hora de manipular los alimentos, y sobre la conservación de los productos", señaló.