En este grupo En todos

Grupo de Desarrollo humano, personal y grupal



Accidente anunciado: mi encuentro con los ángeles o, intuición natural. Historia real sobre la traducción correcta de un caso de “resonancia emocional”. (1º parte)

Ricardo Raúl
Experto desarrollo humano, liderazgo, ...
Escrito por Ricardo Raúl Benedetti
el 04/01/2010

En el verano del '92, regresaba de unas espléndidas vacaciones junto a mi novia (actual esposa) y sus padres, habiendo disfrutado un excelente descanso en las cálidas playas brasileñas.


En esa calurosa tarde de Enero, conducía relajadamente por la ruta que atraviesa la República Oriental del Uruguay, desde la ciudad de Chuy hasta el Puente Internacional que une a este país vecino, con Argentina.


Teníamos toda la sensación de ser los únicos ese día en la ruta, rectas muy largas y tramos ondulados hacían al viaje monótono y relajado. Platicábamos sobre los fantásticos lugares que estuvimos y lo bien que disfrutamos cada instante.


Cómodamente sentado, con una postura particularmente tranquila, calma. Estaba en mi turno al volante y realmente no sentía ningún tipo de preocupación; el descanso había surtido efecto en todos y me sentía muy bien.


Con las manos al volante y un brazo apoyado fuera de la ventanilla, (en esa época todavía fumaba) disfrutaba del silencio de la ruta al transitarla. Ciertamente el entorno apacible favoreció aún más el estado distendido en el que me encontraba.


Durante el trayecto y sin previo aviso, sentí un imperceptible escalofrío que apenas me llamó la atención, y al instante y sin razón alguna, una idea me vino en mente:


" ¿Qué ocurriría si el parabrisas estallara?"


Resultó por demás interesante darme cuenta sobre la diferencia entre un pensamiento de este tipo que no tenía basamento alguno ni se apoyaba sobre ninguna experiencia personal, y que ocurría justamente cuando me encontraba en un estado de plena calma y tranquilidad; al contrario de aquello que sucede cuando sentimos inconscientemente un peligro que se acerca, de acuerdo a la lectura de datos imperceptibles y que nuestro cerebro traduce para posicionarnos en un estado de alerta extrema. Este último, no era el caso.


A partir de ese momento y mientras la familia continuaba con su amena charla sin percatar mi actitud, comencé a desarrollar mentalmente cuáles serían los recaudos necesarios que debía tomar para tal accidentada e hipotética circunstancia.


Comencé entonces a desplegar las siguientes ideas, en absoluto silencio:


“Bien, previo al estallido del parabrisas debería tomar el volante con ambas manos para continuar en una trayectoria firme y evitar maniobras bruscas"


"Tendría que guardar en mi memoria la imagen de la ruta un instante antes de cerrar los ojos para que las astillas no me lastimaran y luego si, protegerlos"


"Debería quitar mi pie del acelerador"


"Una vez que el parabrisas estalle y pasado el peligro de los pedacitos de vidrios volando en el primer instante, abriría los ojos"


"Para finalizar, apaciblemente me estacionaría al costado de la ruta"


Mientras iba construyendo mentalmente este plan, tomaba la postura corporal correcta para recibir el supuesto impacto. Había arrojado el cigarrillo, tomado el volante con ambas manos, y mis sentidos se habían despertado al máximo.


Me encontraba ya, en estado de máxima alerta.


(Continua en la respuesta siguiente)

Ricardo Raúl Benedetti
Experto desarrollo humano, liderazgo, ...
Escrito por Ricardo Raúl Benedetti
el 04/01/2010

Minutos después y saliendo de una curva extensa y amplia que me permitía mantener los 100 kilómetros por hora, mientras todos continuaban en su charla distendida, un automóvil que venía de la mano contraria levanta con una de sus ruedas una pequeña piedra, haciendo realidad esa imperceptible resonancia emocional que a Dios gracias supe traducir, impactando en el centro justo del parabrisas.


Instantáneamente estalla en mil pedazos, que ingresaron violentamente al interior del automóvil, provocando pequeños cortes en el cuerpo de todos los que allí estábamos...


En aquél entonces sentí que me prepararon al detalle para este evento, y mi reacción fue tal cual se había desenvuelto mentalmente minutos antes que ocurriera: en ningún momento sentí temor, ansiedad, o malestar alguno, simplemente lo viví como si me hubieran "programado para reaccionar fría y calculadamente".


Con las manos al volante guardé en mis retinas la imagen de la ruta, antes de cerrar los ojos, quité el pie del acelerador mientras terminaba de maniobrar el último tramo de la curva a ciegas, y una vez que los vidrios dejaron de impactarnos, abrí los ojos y estacioné el carro a la vera del camino.


Todos en silencio comenzamos a atender nuestras heridas producto de las astillas; a limpiar el interior, y seguir viaje.


¡Estábamos tan serenos! , en calma plena, con una actitud relajada, ¡Todos por igual!


Nos distendimos plenamente del nerviosismo del impacto, y nos divertíamos con mi suegro que venía de copiloto, saludando a los autos que venían de la mano contraria sacando un poco el cuerpo para afuera con el brazo en alto por la abertura donde tendría que estar el parabrisas, seguimos nuestras charlas, bromeando acerca de las nubes que acechaban.


Mi suegra me prestó sus lentes de sol para conducir mejor: un bonito, enorme, y sexy modelo Sofía Loren que cubría la mitad de mi rostro, fue motivo de burlas la manera en que lucía ese par de anteojos, durante mucho tiempo en la familia.


Días después me confiesa mi suegro su asombro por mi reacción tan calma, y la frase más comentada fue: "nos salvamos de milagro".


Mantuve silencio al respecto frente a los comentarios, mi costado racional debía encontrar imperiosamente respuestas y comencé a pedir "señales" que me expliquen los avisos.


Desde ese reclamo comencé a advertir en los diarios, en afiches de la calle, en la televisión, en todas partes donde posaba la atención un nombre: Gabriel.


Figuras de ángeles por doquier recorrían mis retinas, más otros datos que algunas personas me aportaron sin saber el origen de mis dudas. Tuve claro en aquél entonces que Gabriel Arcángel me había avisado y preparado para el accidente.


Varios años después me pidieron que cuente esta historia en un programa del canal Infinito "Casa Infinito Fuego" que conducía el investigador Fabio Zerpa, y fue allí donde se enteró mi familia de los detalles descubriendo al fin y al cabo la totalidad de los hechos que celosamente había guardado.


Desde entonces ejercito y mantengo abierto el canal espiritual, sintiendo y afirmando por la fuerza de la Fe sobre la existencia trascendental de la vida, más allá de este lapso terrenal que nos toca compartir.


(Continúa en la respuesta siguiente)

Ricardo Raúl Benedetti
Experto desarrollo humano, liderazgo, ...
Escrito por Ricardo Raúl Benedetti
el 04/01/2010

Hoy por hoy fundamento esta experiencia, en el don intuitivo que todos poseemos y que en mi caso en particular, tuve en aquella oportunidad, la gracia de poder traducir esa “resonancia emocional”, detallando los pasos a seguir para salvar las vidas de todos los que vivenciamos esa experiencia.


Aquí podríamos decir que efectivamente, alguien o algo generó ese “escalofrío imperceptible” que transportó valiosa información a mi ser integral, pudo haber sido un ángel como Gabriel, o quién sabe qué tipo de fuerza haya provocado tal aviso…


Hoy no encuentro interesante o importante revelar al Mensajero, ya no me ocupo de descubrir su nombre o “saber quién o qué es”, de más está decir que esa fue la primera de varias experiencias similares por las que transité, recibiendo distintas “resonancias emocionales” auténticas y sin previo aviso, las mismas que me asistieron a encontrar formas y técnicas que posibilitan la capacidad de discernir entre una resonancia emocional correcta, y otra que no lo es.


Es posible ejercitar la intuición al punto de obtener una Maestría en ella, aunque reconozco que el camino para obtenerla, exige superar aprendizajes dolorosos, realizar desapegos fuertes, y abandonar actitudes y distracciones dañinas para lograr la obtención de este grado especial de discernimiento.


Fin de la primera parte

Francisco José
Escrito por Francisco José
el 04/01/2010

Apreciado Lector;

Gracias por su mensaje. Le adjunto un link que pudiera serle de utilidad, en envento de que no lo conozca.


Con un cordial Saludo de Año Nuevo, desde Cali - Colombia


""Uno de los fenómenos psicológicos más estudiados en las relaciones interpersonales es la "resonancia emocional". Se refiere a la posibilidad de cada sujeto de sentirse afectado por determinada situación. Este es un fenómeno muy estudiado en los vínculos, aunque es tomado de la música. Si, por ejemplo, se toca una cuerda de una guitarra, resonará en otra guitarra cercana, la misma cuerda aunque nadie la haya tocado. Es decir, resuena por afinidad con el sonido de la primera. La única condición es que la segunda guitarra tenga dicha cuerda y que esté afinada como la primera""


Ver texto completo en;

https://74.125.93. 132/search? Q=cache:jkjlFkLsg-QJ:www.cementerioparque.com/new%2520letter/new01/Nota_09. Htm+%E2%80%9Cresonancia+emocional%E2%80%9D&cd=1&hl=es&ct=clnk

Betty Jhjsij Sanchez
Ingenieria quimica industrial institut...
Escrito por Betty Jhjsij Sanchez
el 04/01/2010

Gracias por compartirlo, pero creo que el subconciente,es el que verdaderamente nos avisa , de cualquier suceso, que pudiera, acercarnos al peligro,a la alegria en fin, saludfos

Martina Guadalupe Miranda Cabakkero
Preparatoria (cuarto semestre) uady un...
Escrito por Martina Guadalupe Miranda Cabakkero
el 04/01/2010

Hola ricardo, es hermoso, gracias por comprtir realmente si creo que existan personas con esa intuición, cuando se es capaz de persibir peligro en ciertas circunstancias que otras son incapaces de sentir.

Francisco José
Escrito por Francisco José
el 04/01/2010

Desde la perspectiva de la “Inteligencia Emocional”, las emociones son la forma que tiene nuestro subconsciente de comunicarse con nosotros para avisarnos de que tenemos que actuar referente a una situación personal. De la misma forma que si al andar por la calle tropezamos y nos hacemos una pequeña herida, nuestro cuerpo nos avisa mediante el dolor para que prestemos atención a la zona dañada y demos las solución más adecuada para sanar dicha herida, nuestro subconsciente crea un estado emocional con el fin de que prestemos atención a una situación social relacional que necesita de una serie de actitudes para mantener en equilibrio.

Para superar el síndrome postvacacional, podemos escuchar y prestar atención a este conjunto de emociones y no rechazarlas cómo algo negativo. Nos están indicando que actitudes tenemos que “sanar” para afrontar el cambio de una forma congruente y feliz.

Observa que situaciones o momentos concretos de la vuelta al trabajo son las que desencadenan esas sensaciones de apatía, y ansiedad. Una vez identificadas crea una lista de los aspectos positivos que estas te aportan.

Por ejemplo: Si el madrugar te “irrita” esta es una actitud a “sanar”. Si el hablar de nuevo con el jefe o algún compañero te “hace perder la calma” esta sería otra actitud a “sanar”, y así sucesivamente.

Una vez identificadas las actitudes a sanar, crea una lista con los aspectos positivos que te aportan cada una de ellas. El mero hecho que centres tu atención en lo positivo hace que desaparezcan las creencias negativas sobre estas. Cuando se envían pensamientos positivos al subconsciente, este responde “tus deseo son ordenes” poniendo en marcha una serie de procesos químicos, haciendo que el hipotálamo libere serotonina, endorfinas, y otros neurotransmisores relacionados con la felicidad.

Por ejemplo:

MADRUGAR: Hace que mi mente esté mas despejada, pueda enfrentar de forma más activa los retos del día, aprovecho mucho mejor el tiempo, me siento más dinámic@, y me lleva a tener mejor actitud conmigo mism@ y con los demás. Hace que durante el día luzca mi mejor sonrisa. Me siento satisfech@.

RELACIONARME CON MI JEFE Y MIS COMPAÑEROS: Me permite compartir experiencias y reflexiones, me permito aprender nuevas ideas y que ellos aprendan de las mías, intercambiamos información que podemos usar como aprendizaje en la vida, siento que aporto algo a los demás, me siento socialmente activ@, Hace que durante el día luzca mi mejor sonrisa. Me siento satisfech@.

Este tipo de afirmaciones positivas llegan a nuestro subconsciente, y responderá “Tus deseos son ordenes”

¿Qué realidad le vas a pedir al genio de tu lampara?


Ver texto completo en:

Http://blogs.ideal.es/franbarbero/category/inteligencia-emocional SEPTIEMBRE. ¿VUELTA A LA REALIDAD?... El trabajo.


Rosa Maria Cifuentes Castañeda
Ciencias de la comunicacion universida...
Escrito por Rosa Maria Cifuentes Castañeda
el 04/01/2010

Hola Ricardo, soy de Perú, pero me encuentro por unos día en Bogotá de vacaciones. Creo mucho en los ángeles. Yo pasé un accidente terrible en una couster en Lima hace un año y todos la gente salió herida, menos yo y por ese entonces quien era mi pareja. Antes del accidente vi pasar por las calles monjas corriendo, como avisándome de algo, eran como 4 a la vez. Atiné a cambiarme de lugar y decirle a mi entonces pareja que lo hiciese. Pues a los dos minutos la couster dio vueltas de campana al chocar con otra, fue espantoso. Me pare y no tenia un solo rasguño, solo mareos y mi pareja tampoco, ni uno solo. Y curiosamente él era el hombre mas alto del auto y el mas grueso, de manera que pudo sacar a casi todos los heridos cargandolos.

Esa es una de tantas experiencias que he vivido y vivo con los ángeles, todos los tenemos cercas y si oramos con fe llegan a toda hora

Feliz año y éxitos

Escrito por Gabriel Barrientos Ipanaque
el 04/01/2010

Hola, soy de aquellas personas que cree en lo divino o espiritual y lo podemos llamar milagro o intuicion pero debemos tener siempre en cuenta que somos seres que nos une lo real con lo divino, y a veces estas cosas que no podemos ver o percibir no le damos importancia

Jose Carlos Perez Garcia
Licenciado universidad tecnologica de ...
Escrito por Jose Carlos Perez Garcia
el 04/01/2010

Hola Ricardo, gracias por compartir tu experiencia, yo he vivido varias similares, estoy seguro que Angeles y Arcangeles, han estado presentes e involucrados para salvarme a mi y a mi familia de varios sucesos que pudieron ser catastroficos o fatales.

Te envio un saludo desde Mexico D.F. Y estare al pendiente de mas de tus experiencias.

César Eduardo Álvarez Rengifo
Ciencias de la comunicación universida...
Escrito por César Eduardo Álvarez Rengifo
el 04/01/2010

Si Ricardo, el planteamiento que haces sobre este suceso, tiene sentido y logica, pero en mi opinion particular creo que es una caso de "premonicion" y sobre este aspecto si tengo
suficientes elementos que me han confirmado su existencia, por experiencias vividas en
años anteriores. Gracias por narrar esa vivencia, y en realidad no debemos olvidar las teorias de Mesmer..... El ser humano tiene magnetismo animal, y este puede ser usado como un regalo, un don que la naturaleza nos ha otorgado. Creer o no creer ya es un tema estrictamente personal, lo cual no quiere decir que tal fenomeno, no exista.

Escrito por Gabriel Barrientos Ipanaque
el 04/01/2010

A mi personalmente me ha pasado algo similar cuando estaba en el colegio, soñando sucesos que me pasarían días después y llegado el momento los vivía tal como los soñé sin ningún cambio, y me daba cuenta y me ponía a pensar sobre lo que me había pasado y porque soñaba esas cosas... Nunca lo comentaba porque creía que me iban a tomar como un loco o solo una palabrería mas.

Me gustaría saber que fenómeno me estaba pasando porque no he tenido la oportunidad de ver a un especialista y poder conversar sobre estos hechos. Espero me repondan

Muchas gracias

Maria Gloria Penagos Vargas
Secretaria tecnica departamento antioq...
Escrito por Maria Gloria Penagos Vargas
el 04/01/2010

Hola Raul, muy bonita su experiencia, yo creo firmemente en los angeles de la guarda y todos tenemos nuestro propio angel, a su experiencia podria añadirsele una especie de don profetico, y le cuento mi experiencia de cuando yo era niña de 9 años y una hermana de 8 años. Viviamos en un pueblito donde pasa un rio y el puente sobre el rio es un puente que todavia existe y sigue igual por donde pasaba el tren. El puente tenia unos espacios en la madera que facilmente se le iban los pies. Bastante peligroso. A los lados la estructura de metal que sostenia el puente tenia un espacio de mas de un metro. Cierto dia venia con mi hermana pasando por el puente que a proposito, nos lo tenian prohibido por lo peligroso. Ademas estaba mojado porque habia llovido, estabamos en la mitad cuando sentimos que venia el tren y si corriamos nos ibamos por los huecos y no alcanzabamos a pasar, lo que hicimos mi hermana y yo fue abrazarnos y quedarnos quietas llenas de terror esperando el golpe. Paso el tren y cuando abrimos nuestros ojos estabamos en el hueco o canoa de la estructura de metall del puente, no supimos como llegamos alli y ahora teniamos otro problema no nos daban los pies para saltar porque caeriamos al agua, Paso un señor y nos dijo: NIÑAS USTEDES QUE HACEN AHI... Y COMO NO SABIAMOS NADA PUES NADA LE DIGIMOS, el señor en cuestion nos ayudo a salir de alli. Hoy analizo friamente los hechos y estoy segura que nuestro ángel nos salvó

Juan Manuel Lozada Gutiérrez
Administracion de empresas universidad...
Escrito por Juan Manuel Lozada Gutiérrez
el 04/01/2010

Es interesante el cómo de estar en una situación en calma, tu imaginación vuela hacia algo insospechado

nohe
Escrito por nohe
el 04/01/2010

Hola Ricardo gracias por invitarme a otro mas de tus debates, y es esencialmente relevante lo que dices alguna vez todos hemos pasado por esa intuicion de la que hablas, desarrollarla es algo que he querido aprender, he buscado caminos y algunos atrevome a decir, esto lo he sufrido en parte desde mi tierna juventud desarrollarlo ha costado trabajo y puedo decir que no he hecho mas que buscar el camino incansablemente algunas lo encuentro en la meditacion cual de ultimo no he sido muy constante otras en personas como tu que me hacen saber no estoy sola en ese camino y agradezco al universo por ello, me permito narrar una breve historia, hace algunos años mis sobrinos estaban jugando fuera de la reja en casa me pare unos segundos aobservarlos jugar de pronto paso una imagen por mi mente uno de mis sobrinos de 3 añitos de edad pasaba la calle y mi hno no se daba cuenta pasando la camioneta por el, en ese momento me asuste, respire profundo y vi venia una camioneta me dije no puede ser posible sin embargo mi hno. Que venia manejando por estar en otras cosas no vio al chico, di un brinco halando al chico de la parte media del cuerpo, de no ser por eso habria dado la vuelta sin fijarme habria ocurrido un accidente, como eso algunas otras cosas que en ocasiones como ser humanos aun provistos de muchos prejuicios no podemos ver o no queremos ver. Hoy sigo buscando la forma de desarrollar aquello y bueno me siento feliz de no saberme sola aun cuando soy neofita en el camino aun.

Me atrevo a contar esto pues es algo que no suelo decir mucho, entre otras cosas sin embargo que maravilloso tienes esa don increible y desarrollado, sin embargo para lograrlo como dices es necesario aplicaquemos lo que narras en la ultima parte

"Es posible ejercitar la intuición al punto de obtener una Maestría en ella, aunque reconozco que el camino para obtenerla, exige superar aprendizajes dolorosos, realizar desapegos fuertes, y abandonar actitudes y distracciones dañinas para lograr la obtención de este grado especial de discernimiento."

Saber como para mi es importante, aplicarlo es esencial.

Un abrazo

Nohe ol.


Elva Luz Salinas Rojas
Trabajo social nac.federico villarreal
Escrito por Elva Luz Salinas Rojas
el 04/01/2010

Hola Ricardo, gracias por compartir tu experiencia me ayuda a sustentar las mías y disminuir mis temores, a veces me preocupa y me pregunto que si siempre los mensajes llegan del bien, siento ese escalofrió del cual hablas a veces para anunciar el paso a otra vida de seres conocidos, otras para alertarme que me sucederán hechos concretos, como robo, o perdida de algo. Inconscientemente doy gracias al Ángel que me ayudo a prevenir circunstancias. Me gustaria aprender a distinguir con claridad la resonancia Emocional.

Jorgelina Nayar
Técnico en perforaciones u.n.sa
Escrito por Jorgelina Nayar
el 04/01/2010

Creo que cuando se está en un plano imperceptiblemente tangible, hay gran conexion con la PACHA que suele anticipar sucesos inmediatos a quien está preparado para resolverlos

Laura Cazares
Solo la primaria solo estudie la pri...
Escrito por Laura Cazares
el 04/01/2010

Hola Raul

gracias por compartir tu experiencia yo creo que existe DIOS y que manda angeles guardines yo e tenido varias experiencias de percibir o soñar con lo que pasa pero nunca a pasado a mayores la mejor es cuando me operaron y no estaba nadie conmigo en el hospital pero esa presencia se sentia fuerte y pretectora y nunca me senti sola.

Silvana Torres
Santa Cruz, Argentina
Escrito por Silvana Torres
el 04/01/2010

Convivo con mis percepsiones, soy artista, pero hoy me encontraba en la vereda de enfrente, fastidiada porque al tratar de resolver un problema todas las ideas parecian diluirse, ya a las dos de la madrugada comencé a hilar en mi cabeza una serie de "coincidencias" que se habian venido dando a lo largo del dia y me habian señalado una solución posible y que por mi fastidio no habia podido "ver". Me levanté y comencé a escribir cada una de ellas hasta cerrar finalmente la idea que se habia estado gestando, luego abrí mi casilla y encuentro tu mail con ésta historia , Sonreí, ¡Claro que hay asistentes, siempre, en todo momento! Gracias por compartir tu experiencia
Silvana

Walter Daniel Ret
Río Negro, Argentina
Escrito por Walter Daniel Ret
el 04/01/2010

No existen casualidades lo que sintio en el escalofrio fue la sensacion de muerte es verdad qque fue Gabriel el que aviso o estubo en sus pensamientos,o Dios creo que despues de tal experiencia tendria que comenzar a leer la Biblia San Mateo12:43al45. Tambien lea Salmos 139:1al 13, Dios lo bendiga y lo siga cuidando.