En este grupo En todos

Foro de Valoración de empresas



¿TENEMOS REALMENTE UNA METODOLOGIA PARA VALORAR EMPRESAS?

LUIS
Experto contable (1990). master en dir...
Escrito por Luis Garrido Martos
el 30/03/2012

A la vista de la crisis que estamos sufriendo, para algunos de origen claramente financiero, creo que valdría la pena plantearnos, si realmente se dispone de una teoría/metodología que nos permita aproximarnos al valor de los bienes materiales e inmateriales, y más concretamente al valor de las empresas como unidades económicas generadoras de futuros beneficios.

Hace un par de años, en una conferencia en Barcelona, escuché decir públicamente a un profesor de una importante escuela de negocios la siguiente frase: " NO TENEMOS NI IDEA DE COMO VALORAR EMPRESAS".

¿Están ustedes de acuerdo con esta afirmación?

Luis Garrido Martos
Experto contable (1990). master en dir...
Escrito por Luis Garrido Martos
el 25/04/2012

Dice Enrique Ballesteros en su libro Principios de economía de empresa (edición revisada de 1978), “el problema de valorar una empresa no ha podido resolverse todavía con demasiada precisión........ Quizás no pueda resolverse nunca”.

Goxens Duch (profesor de profesores que fue) se refirió al tema como “una tarea compleja, delicada y difícil, pues al problema de valorar una masa de bienes (conjunto de elementos) hay que añadir la menos dificultad de valorar una renta futura”.

Esta visión de Goxens Duch queda representada por la siguiente formula:

Valor de la empresa= Valor sustancial+Valor expectativas de
beneficio

Y corresponde a una visión clásica de la valoración de empresas, con una utilidad más conceptual que práctica, visión que han compartido numerosos autores. Por ejemplo, el Profesor Alfonso Rojo (universidad de Almería) utiliza la siguiente formula para expresar el concepto:

Valor de la empresa = f (U; C; E;)

Donde: U = Utilidad o beneficio esperado

C = Inversión; capital sustancial, capital en funcionamiento, etc.

E = Intereses particulares, sinergias, etc.

Según el Profesor Rojo, el valor de las cosas está asociado a dos elementos básicos:

1) la utilidad de los bienes para el usuario de los mismos (U+E)

2) el coste de obtención de dichos bienes (C).

Supongo que estamos de acuerdo todos que indistintamente del método o formula de valoración que utilicemos, estos dos elementos debieran estar presentes.

Aceptado el punto anterior como punto de partida, valorar una empresa no deja de ser lo mismo que valorar una inversión. Por lo tanto, en principio podríamos utilizar el V.A.N. (Valor neto actual) para realizar este cálculo. Así de simple..... Si las hipótesis de valoración a utilizar son estables en el tiempo, y se cumplen, claro!.

Porque éste es el principal problema de la valoración de inversiones. Con horizontes temporales largos, es difícil acertar en todas y cada una de las hipótesis a manejar, y a veces, ni siquiera aproximarse.


David B. Hertz (el análisis del riesgo en la inversión del capital fijo) ya dijo que la dificultad de este tipo de cálculo, no está en el cálculo, sino que su verdadera dificultad está en las hipótesis utilizadas en los cálculos, y en sus consecuencias.

Quizás por eso, el Profesor José Mª Gay se hizo hace algunos años la siguiente pregunta :” ¿Analizar y valorar empresas o jugar al monopoly? ”. (Pueden encontrar en internet los apuntes correspondientes a una presentación en la Universidad Rovira i Vergili). Se los recomiendo.

Cierta tarde de sábado, buscando en una biblioteca, descubrí un libro de valoración de empresas en cuyo prólogo, el autor comparaba la tarea de encontrar una formula adecuada para valorar empresas, a la búsqueda del santo grial.


Queda claro pues, que distintos tratadistas –y en distintas épocas- han puesto de manifiesto, la dificultad del controvertido tema que nos ocupa.


El libro en cuestión, es de Vicente Caballer (Valoración de las empresas españolas, Editorial Pirámide, 1997) y expone con cierto detalle el método analógico-bursátil.

En pocas palabras, éste método equivaldría al método de comparación utilizado por los tasadores de inmuebles. Es decir, deducen el valor del piso o vivienda mediante comparación del piso a tasar con los llamados “testigos” que son pisos o viviendas en venta en la misma zona, y de características similares, ajustando el precio m2 mediante un coeficiente de homogenización.

En este caso, los valores utilizados para “deducir” el valor de la empresa a valorar, son las cotizaciones de las acciones en bolsa de empresas parecidas del mismo sector.

Si en palabras de algún tasador de inmuebles, “no hay dos pisos iguales”, mucho menos dos empresas iguales. Por lo tanto, no será fácil encontrar “testigos” que nos permitan hacer comparaciones “homogéneas”, porque además de las cotizaciones, necesitaremos realizar cierto análisis de los balances, cuentas de resultados, y proyecciones financieras de dichas empresas. (Está dificultad, también aparece como es obvio, cuando se aplica el método de los múltiplos o comparables).

Pero aparte de la dificultad práctica para obtener buenos “testigos” que nos permitan calcular un “valor representativo”, para mi entender, este tipo de métodos tienen el mismo defecto que se observa en la tasación de pisos: si en un momento determinado el mercado inmobiliario está sobrevalorado el precio resultante de los cálculos también lo estará . Es decir, la tasación podrá estar de acuerdo con el llamado precio de mercado, pero el “precio de mercado” (calculado) no necesariamente ha de ser siempre el correcto. Y creo que la pasada burbuja inmobiliaria, lo ha dejado suficientemente claro.

Y hablando de burbujas. ¿Sólo las hubo en la valoración de los inmuebles? O es posible, que las valoraciones de las empresas también sufrieran de lo mismo?

¿Hasta que punto se jugó al monopoly con las valoraciones de empresa?

Escrito por Corina_mercopym Espigares
el 15/11/2012

Existen numerosos métodos para valorar las empresas, a pesar de ello disponemos de un abanico de empresas dedicadas a la valoración de negocios, e incluso algunas facilitan la tarea de calcular el valor de la empresa a través de portales online como es el caso de Mercopym.

Algunos de los métodos de valoración se muestran a continuación.

Método de valoración estático, es un método tradicional que trata de calcular el valor de una empresa a través de la suma de su valor del patrimonio, por tanto sustenta la premisa de que el valor empresarial se encuentra en sus activos. Este método no tiene en cuenta la evolución futura de la empresa, por ello que se considere estático.

Método de valoración dinámico, a diferencia del método anterior éste no se basa en los balances a la hora de evaluar la empresa, sino que consideran que la empresa está en movimiento. Por lo que tienen presente el futuro basando la valoración de la empresa en los activos presentes y en las posibilidades de crecimiento futuras.

Dentro de esta clasificación podemos encontrar dos métodos muy interesantes:

- Método de Flujo de Caja Descontado

- Método de los dividendos

Métodos compuestos, es un método que no se utiliza frecuentemente. Conforma una mezcla de los dos anteriores, es decir, aportan una perspectiva estática y otra dinámica.

Método de valoración por múltiplos, consiste en encontrar unos ratios donde se relacione el valor de la empresa con otra variable de forma que posteriormente se puedan comparar con otras empresas de características parecidas. Todo ello con el fin de tomar una decisión en cuanto a la compra o venta de una organización. En este apartado podemos destacar que los múltiplos más utilizados son:

- PER

- Valor de mercado sobre el valor contable

- EV/Ebitda

- EV/ ventas

- EV/ EBIT

Pero sin duda el mejor de ellos es el método de valoración dinámico, especialmente el de flujo de caja.

Claudia Carlotti
Barcelona, España
Escrito por Claudia Carlotti
el 14/01/2016

Buenas :-)

Estaría interesada en aprender más sobre esta materia, y quién sabe si trabajar de ello (espero)

¿Me podrían asesorar sobre masters, postgrados y otras formaciones oficiales, cursos superiores o subvencionados? ¿Alguna recomendación sobre vuestra experiencia? ¿Por dónde debería tirar?

Qué opináis de los Masters oficiales de Análisis de empresas

¿Merecen la pena?

PD: España o formaciones a distancia

¡¡Gracias!