En este grupo En todos

Foro de Educación



¿Quíen le pone el cascabel al gato?

David
Coquimbo, Chile
Escrito por David Maturana Céspedes
el 18/03/2011

¿Quién le pone el cascabel al gato?

En nuestros diálogos suele uno preguntar ¿Quién le pone el cascabel al gato?
En algunas oportunidades también he escrito este término aludiendo cuando una medida o decisión suele estar a la vista y es predecible, pero por algún motivo, nadie se atreve a hacerlo,ya que arrojarse a una acción como esa es muy difícil por los riesgos que involucra, por ello resulta prácticamente imposible encontrar un ejecutor, tal como le ocurrió a los ratoncitos de la fábula.
En una asamblea hubo muchas iniciativas para terminar con el gato, las que iban de llegar a un acuerdo con el felino, hasta dejarse caer entre todos y matarlo, pero uno de los jóvenes agregó lo siguiente, dijo - Yo os diré lo que hay que hacer - Atemos un cascabel al cuello del gato, y cuando éste camine advertirá con el sonido del cascabel el lugar donde se encuentra, así podemos salir a comer y a jugar, cuando se acerque todos tendremos tiempo de refugiarnos en nuestros escondrijos. (C omo siempre son los jóvenes los menos calculadores e ilusos)
La idea fue aceptada con ovación y reconocida como ingeniosa, ya se imaginaban salir de sus cuevas a disfrutar de lindas excursiones, pero esa efervescencia duro hasta que unos de los ratones veteranos, dijo.
- Muy bien, pero, ¿Quién de vosotros le pone el cascabel al gato?
Ninguno contestó.

COMENTARIOS.
Sin duda la decisión era fácil, pero contenía grandes riesgos y n o resulta tan simple vivir en una comunidad, donde los que habitan se conocen y el poderoso donde encuentre al débil lo perjudica.
Cuántas veces nos encontramos con personas que dicen lo que se debe hacer, pero a la hora de afrontar los problemas y resolverlos, se esconden. Es distinto opinar, hacer planes, pero quien los ejecuta da la cara y corre los riesgos.
Responda el Test.

Había unos ratoncitos en la cocina de una casa, cuya dueña tenía un gato, tan buen cazador, que siempre estaba muy alerta. Los pobres ratones no podían asomarse por sus agujeros, ni siquiera de noche.
No pudiendo vivir de ese modo por más tiempo, se reunieron un día con el fin de encontrar un medio para salir de esta terrible situación.
Amarremos un cascabel al cuello del gato –dijo un joven ratoncito y por su sonido sabremos siempre donde está.
Tan ingeniosa idea hizo revolcarse de gusto a todos los ratones, pero un ratón viejo dijo con inteligencia:
_Muy bien pero ¿Quién de ustedes le pone el cascabel al gato?
Nadie contestó
Entonces...

1. - Según el texto ¿Qué hacía al gato ser un buen cazador ?
A. Ser muy asustadizo.
B. Vivir en la cocina
C. Tener un cascabel
D. Estar siempre alerta

2.- ¿Para qué se reunieron los ratones?
A. Para escoger una nueva casa para vivir
B. Para revolcarse por el suelo de la casa.
C. Para buscar una solución a su problema.
D. Para elegir al ratón más inteligente.

3.- ¿Qué sintieron los ratoncitos cuando se propuso la idea de poner un cascabel al gato?
A. Curiosidad
B. Alegría.
C. Enojo.
D. Tristeza.

4. - En la siguiente oración, reemplaza la palabra Amarremos por otra que signifique lo mismo.
“Amarremos un cascabel al cuello del gato”
A. Agreguemos
B. Peguemos
C. Juntemos
D. Atemos

5. - En la oración “Amarremos un cascabel al cuello del gato –dijo un joven ratoncito- y por su sonido sabremos siempre donde está”, la palabra sonido se puede reemplazar por:
A. ronquido
B. campanillero
C. maullido
D. crujido

6.- ¿Por qué nadie respondió al viejo ratón, cuando preguntó quién le pondría el cascabel al gato?.
A. Porque el viejo ratón era muy inteligente.
B. Porque los ratones estaban enojados con el gato.
C. Porque les daba miedo ponerle el cascabel al gato.
D. Porque los ratones no entendieron la ingeniosa idea.

7. - El cuento “ ¿Quién le pone el cascabel al gato? ” está incompleta. ¿Qué crees que pasó después con los ratones y el gato? ¿Cómo terminará la historia?
Invéntale un final escribiendo en 15 líneas.
Nota.
Las fábulas tienen, por lo general un fin didáctico y moralizante, con un alto contenido de humor." ¿Quién le pone el cascabel al gato? ”. Este dicho viene de una fábula inglesa del siglo XIII, traducida al castellano en el siglo XV. Lope de Vega la pone en versos en La Esclava de su Galán. También la fábula fue desarrollada por Samaniego.
Escrito por David Maturana Céspedes
el 18/03/2011

  1. David Maturana Céspedes - david897.blogspot.com/
  2. David Maturana Céspedes - filosofiaeducacionysociedad.blogspot.com/
  3. Colegio Pichasca - colegiopichasca.blogspot.com/

Raquel Opazo Pacheco
Magíster en psicología con mención en ...
Escrito por Raquel Opazo Pacheco
el 18/03/2011

Ningún ratón le pone el cascabel al gato, porque es entretenido para los ratones espiar al gato. Cuando el gato esté dormido o se encuentra en el tejado, saldrán los ratones en forma rápida y astuta a comerle su alimento y el gato se quedará sin su wiska.

El gato debe andar sin cascabel, para que no se percaen de su existencia. Pero los ratones si se dan cuenta por el olor, así que el cascabel de nada sirve para los ratones que son astutos, rápidos y felices escapndo del gato.. Jajaja.

Mariano Antonio Aguirre Rojas
Tecnico en mantencion de equipos indus...
Escrito por Mariano Antonio Aguirre Rojas
el 18/03/2011

Como tu lo presentas esto ocurrio en remotos tiempos, pero hoy en dia habemos muchos ratoncitos que si le ponemos el cascabel al gato. Sin embargo siempre contratan gatos mas astutos y buenos cazadores pero los ratones son muchos se agrupan debaten , planifican ,se organizan , se comunican y le ponen un GPS al gato y siempre saben donde está.

Claudia Moreno González
Pedagogía en educ. gral. básica univ. ...
Escrito por Claudia Moreno González
el 19/03/2011

De acuerdo al texto yo lo he llevado a la vida cotidiana. Muchas veces actuamos como los ratones, porque cuando debemos tomar una determinación todos estamos de acuerdo, pero cuando hay que dar la cara respecto a una situación... Todos o la mayoría nos excusamos para no hacerlo.
Acá donde vivo, ocurrió que dejaron aparcados tres automóviles que estaban en panne y muy deteriorados, pasaron tres años y todos reclamaban, pero nadie quería ponerle el cascabel al gato, hasta que hice de lauchita astuta, escribí una carta a la Inspección del Tránsito, llevamos dicha carta a la Municipalidad y dos días después.... Asunto concluído. Se llevaron los automóviles (cacharros) y pasó por un zapatito roto y otro día les cuento otro.

Claudia Moreno González
Ex Docente Esc. Básica
El Tambo/ Salamanca